sábado, 23 de agosto de 2008

Ejércitos pacifistas

La salida del ejército ruso de Georgia/Osetia del Sur sigue sin estar clara. Primero, si se ha producido (los de aquí dicen que no, los de allí dicen que sí) y, segundo, a qué territorio se refiere exactamente, si al "independiente" Osetia del Sur o a la independiente Georgia (que incluye o no incluye a Osetia del Sur). Parece que tampoco en esto me voy a aclarar.
Pero sí me aclaro con la propuesta rusa de dejar "500 soldados de paz" en el terreno. Ha sido recibido con risas como si fuera la primera vez que un ejército se dedica a la paz. Puede hacerlo: "peace making" como fuerzas de interposición entre contendientes en guerra; "peace keeping" como fuerzas, igualmente de interposición, entre contendientes en conflicto pero no armadao; "peace building" como fuerzas de reconstrucción (las otras dos "R" -resolución del conflicto y reconciliación- no suelen saber afrontarlas). Todo esto en teoría. En la práctica, tenemos varios "soldados de paz" en el mundo: en Iraq, el ejército ocupante procura evitar el desorden creado por su ocupación (que resulta un tanto paradójico, pero así es la vida). Y en Afganistán, más de lo mismo, aunque con mandato diferente: muere gente (soldados y civiles) en enfrentamientos de paz. Pues vaya.
No puedo negar la irritación que me produce el abuso de la palabra paz. Es más fácil y barato conseguirla por medios noviolentos en muchos casos, pero los que mandan a los "ejércitos de paz" prefieren los medios violentos. Y, en muchos casos, la palabra oculta, como en el caso de Rusia en Georgia y de los Estados Unidos en Afganistán, otro tipo de intenciones que nada tienen que ver con la paz. Si, encima, se habla de castigar a Rusia por invadir Georgia, que está en su frontera, o de disuadirla de volver a emprender tales aventuras, ¿qué habría que decir y hacer a los que invaden países lejanos cuya existencia desconocía la mayoría de los habitantes del país invasor tres días antes de la ocupación?

No hay comentarios:

Publicar un comentario