sábado, 23 de agosto de 2008

Democracia made in USA

Hace tiempo que no hago comentarios sobre el proceso electoral estadounidense. Y no es por falta de material, que sigue, como era de suponer, siendo muy abundante. Las encuestas no aclaran mucho y, a falta de ver qué pasa con la elección de Biden como compañero en las elecciones, casi todas dan empate (excepto algunas encuestas algo enloquecidas de las que no me acabo de fiar). La de Gallup de ayer era ésta:


Sé muy poco de hacer encuestas, pero sí sé que si la diferencia entre dos candidatos es menor que el margen de error de la encuesta, aquella diferencia no significa nada. De todos modos, como ya me equivoqué en mis predicciones (creí que la candidata iba a ser Clinton y que ganaría en noviembre), ya no me tendría que atrever a decir algo, vistos los cambios que se han producido.
Intentando entender qué pasa allí, he visto textos de todos los colores. Los "progres" que ya dan a Obama como perdedor por no ser "progre", los "no-progres, pero no conservadores" que ya dan a Obama como perdedor por no decir las cosas claras y tener un exceso de márketing y los "conservadores" que dan como perdedor a Obama porque sería un peligro para la nación. Hay gente pa' to'.
Un punto que me fascina es que parece que el Partido Demócrata se está haciendo "progre" ("liberal" que dicen ellos): más impuestos a los ricos, más gasto público, no a la guerra de Iraq. O los "progres" quisieran que se hiciese. Pero si es así, va a ser divertido ver a Obama diciendo que sí en la convención y haciendo una campaña "centrista" el resto del tiempo hasta noviembre.
La elección de Biden como posible vicepresidente también ha tenido todo tipo de comentarios. Desde los que ven que es una confirmación de que Obama no es "progre", a los que ven que es un producto demasiado "marketineado", hasta los que ven que la elección demuestra falta de confianza en sí mismo por parte de Obama. Me ha interesado la reacción de los que recuerdan que Biden ha sido partidario de la partición de Iraq en tres Estados étnico-religiosos (kurdos, chiítas y sunitas) y que, por tanto, Biden es peor (y más estúpido, dicen) que McCain.
No es un gran argumento: Al Gore también era un ecologista antes de ser vicepresidente (escribió un libro; o lo firmó) y dejó de serlo durante la vicepresidencia, para recuperar su "ideología" cinematográficamente, con las ganancias de todos conocidas.
Algún comentarista ha dicho que Obama es tan "anti-guerra" como Bush fue adalid de un "conservadurismo compasivo". Una cosa es lo que prometen en campaña, y otra la que hacen. La diferencia es que Obama no ha sido "anti-guerra" en toda esta campaña aunque votara en contra como senador.
Un amigo me ha envidado desde Irlanda un texto simpático en el que se supone que Su Graciosa Majestad, al ver la incapacidad reiteradamente demostrada de los estadounidenses para elegir buenos gobernantes, recuperaba el mando sobre la ex-colonia. La incapacidad para elegir buenos gobernantes no es propia de los Estados Unidos. Un vistazo a los periódicos hace crecer la lista de países en tal circunstancia.
Pero, sea como sea, el caso de Obama es curioso y ahí sí que mantengo mi opinión inicial: yo no me fiaría de él. Así que si gana Obama, mal. Y si gana McCain, peor. ¡Cuánta razón tiene el colega que dice que, a corto plazo, lo más que dan de sí nuestras opciones reales (no las retóricas ni las fantásticas) es lo del mal menor! Pero hay que ver lo malos que son algunos males menores...
Para acabar de arreglarlo, no está claro que se hayan corregido los fallos que, en las dos elecciones anteriores, llevaron a pensar en pucherazo. En particular, no se han disipado las dudas sobre el sistema de voto mediante ordenador que no deja huella en papel y no puede ser contrastado.
Entre un Obama abandonado por los clintonitas y los "progres" (pocos, pero suficientes como para darle esa décima que necesita para ganar) y del que la gente empieza a cansarse y un McCain que avanza triunfador con sus medallas de guerra puestas, todo ello aderezado por el pucherazo, me parece que el resultado podría ser el de McCain. Y si me vuelvo a equivocar, pues me vuelvo a equivocar. Guatemala y Guatepeor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario