sábado, 30 de agosto de 2008

Azadi para Cachemira

Me entero gracias a un magnífico artículo que Cachemira, cuando la dolorosa partición de 1947 que tan poco entusiasmo provocaba en Gandhi, era un oasis de convivencia entre hindúes y musulmanes. Ahora no lo es y lo que cuenta el artículo son las propuestas para un arreglo del problema, importante donde los haya pues podría provocar un enfrentamiento entre dos potencias nucleares, la India y Pakistán, este último sufriendo tensiones internas que pueden ser proyectadas hacia el exterior fácilmente. Pero, ¿cómo se ha dejado aquella convivencia? A lo que leo, por decisiones políticas favoreciendo a unos grupos a lo que los otros grupos reaccionaron e introdujeron la variable religiosa para darle mayor dramatismo a su porfía. La religión no está en el origen del conflicto, pero sí sirve de banderín de enganche una vez provocado políticamente. Una vez más, acción-reacción, conflicto y metaconflicto que una vez puesto en marcha, resulta complicado detenerlo. Pero no imposible: las propuestas de Roy y Singhvi van en la dirección de intentar poner fin al conflicto y, añado, a su posible escalada e internacionalización del enfrentamiento armado. Que así sea.

No hay comentarios:

Publicar un comentario