domingo, 27 de julio de 2008

Interés por las elecciones

Véase este gráfico que publica el Pew Research Center (no se ve mal del todo)


La línea superior (que primero desciende y comienza a ascender a partir de 2000) es la de los que ha contestado, en cada año electoral estadounidense, que se había ocupado y preocupado por las elecciones. La línea intermedia (medio roja en mi pantalla) es la de los que afirmaron, cada año, que estaban más interesados en la campaña presidencial que en la anterior, cuatro años atrás. Finalmente, la línea inferior, que ya no tiene la forma en U de las dos anteriores, es la de los que afirman que han seguido las noticias sobre las elecciones con detenimiento.
Las elecciones de 2000 (o, en mi opinión, el uso del Perl Harbour del 11-S de 2001) marcan un punto de inflexión para las dos primeras tendencias. La tercera es una progresión ascendente desde 1992, desde los ridículos 24 por ciento que seguían las noticias sobre la campaña muy de cerca hasta el 46 por ciento en la encuesta de esta campaña de 2008.
Ahí los tienes. Otra cosa es qué es lo que están siguiendo tan detenidamente y me temo que lo que siguen es el plato que comió McCain en el restaurante alemán el día en que Obama se dirigía a 200.000 alemanes (y asimilados, que algún soldado de las bases habría) en Berlín. O el dicho del primero de ellos en el sentido de que dará un discurso en Berlín pero cuando sea presidente. O qué ha pasado con el artículo que McCain envió al New York Times y que le fue rechazado después de haber publicado el de Obama y cosas por el estilo. O, para que se vea lo semejantes que son los electorados a ambos lados del Atlántico, cuál es la religión de Obama. Este último asunto debe de ser tan importante que ha merecido una encuesta ad hoc cuyos resultados reproduzco a continuación



¿Se imaginan que en España hubiese sido tema de campaña saber si Zapatero es masón o no? Sólo al diablo se le ocurre ;-) O, como sucede con los que piensan que Obama es musulmán, con los muy conservadores, lo que no hace la cosa ni más probable ni menos probable, pero sí más sospechosa.
De todos modos, más sospechoso, para el interés en las elecciones, son los temas que, en la semana que referencia, han obtenido el máximo de cobertura en los medios estadounidenses: como para interesarse.


Me interesa el segundo (la guerra de Iraq). Los demás, como si no se hubiesen publicado (aunque confieso que, en cuanto la vi, dediqué un post a la portada del New Yorker). Sea como sea, los medios estadounidenses están cambiando sus énfasis. En tres años,los periódicos tienen menos páginas,y las noticias internacionales y nacionales han reducido su presencia en un buen porcentaje de diarios mientras ha aumentado lo local


Esto es todo, amiguitos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario