martes, 31 de enero de 2023

Solo es un juego

 Esto cuentan aquí sobre las falsas soluciones a la cuestión climática:

false solutions to the climate crisis: from the push to replace fuel-engine vehicles with electric ones, to so-called climate-smart agriculture, to protected areas for nature conservation and massive tree planting projects for carbon offsets.

All this trickery is called “greening” and it is designed to profit off of climate fears, not stop climate change. 

Se trata de medios para obtener beneficiios del miedo a la crisis climática, pero no de detener el cambio climático. Coches eléctricos, dice, agricultura inteligente y sigue.

Recuerda la "solución" a las pandemias que no consiste en mejorar los servicios sanitarios (públicos, a ser posible), sino financiar a las empresas farmacéuticas, a ser posible añadiendo una buena patente. Y, ya ideal, un monopolio.

No sorprede. Es el juego capitalista (que, como decía Andre Gunder Frank, está funcionando desde la Prehistoria). Alguien gana, alguien pierde y las reglas no son para favorecer al perdedor, sino para fortalecer con el beneficio al ganador. El juego tiene trampas, trucos, prestidigitación, publicidad como el mejor posible, adicciones y "efectos secundarios", pero no deja de ser divertido y hasta generar una ingente cantidad de estudios científicos que muestran cómo profundizaar en él sabiendo que es el único posible.

Mas hay de ti si te pasas: si te pasas es peor. Como en el "siete y medio".

lunes, 30 de enero de 2023

Curioso "cumpleaños feliz"

El periódico italiano La Repubblica festeja el 55 cumpleaños de Felipe, actual rey de España, con este reportaje en el que, entre otras afirmaciones interesantes, está la de ponerlo "a la sombra de su esposa Letizia" y recordar a su antecesor Juan Carlos.
Nato nel 1968, salito al trono nel 2014, il sovrano è noto ai più come marito di Letizia Ortiz, regina consorte e fashion influencer. Vita, amori e curiosità sul re spagnolo nel giorno del suo 55esimo compleanno
Da para mucho, pero no para tanto. Hay, en efecto, reyes que pueden intervenir aunque sea poco en la política del país y reyes que solo son puro símbolo. Y reyes, como el ex de Grecia, recientemente fallecido, con decisiones públicas que le costaron el cargo o, como el ex de España, hoy con "residencia fiscal" en emiratos árabes, con decisiones privadas que le costaron el cargo.

domingo, 29 de enero de 2023

2024

 No encuentro vaticinios para el final de la guerra que comenzó por una invasión de Rusia a Ucrania y se está convirtiendo en una guerra OTAN-Rusia

Puede que Ucrania termine independiente, que sea absorbida por Rusia o que se llegue a un acuerdo sobre la zona rusófona que puede quedarse en Ucrania, "regresar" a Rusia u obtener un estatus de autonomía que los locales crean que es independencia y los extranjeros sepan que es eso: estatuto de autonomía. Cualquier opción para Crimea. Ahora bien, ¿para cuándo? No veo quien se atreva a pronosticarlo. Difícil en este 2023, pensable (aunque nada seguro) para 2024, si acaso 2025. Porque nada hay eterno..

Pero hay cosas que sí van a suceder en 2024 y las comenta Global Times: elecciones presidenciales en USA y "regionales" (las llama el periódico chino) en Taiwán. Eso, dice el periódico, permitiría que ya algún militar estadounidense plantee la posibilidad de una guerra de China invadiendo Taiwán, aprovechando las transiciones locales. En tal eventualidad, no veo a la OTAN añadiendo leña al fuego. No sería una guerra de "Occidente". Pero sí podría ser de ANZUS (Australia, Nueva Zelanda y Estados Unidos). En todo caso, USA.

Entiendo el eurocentrismo de las noticias "occidentales", pero el mundo es ancho y ajeno. Haya o no haya la globalización que hubo (y que se describía, como ya he contado, en el Manifiesto de Marx y Engels), las cadenas de mercancías siguen siendo determinantes. Y más para las llamadas "nuevas tecnologías". Que se lo digan a Taiwán. Y a la China cuando salga del bache del Covid (si es que sale). 

(Añadido el 30: un excelente artículo en castellano sobre Taiwán y las posibilidades bélicas

Y otro, del RT (Russia Today), también en castellano, sobre el posible papel de la OTAN en la cuestión China-Taiwán. Ahí se dice

 se hará resaltar la retórica del "peligro proveniente de China" para impulsar la creación de la "versión asiática de la OTAN" y presionar a los aliados en la región para que presten "ayuda militar pasiva a Ucrania".

"Es cuestión de tiempo que los equipos militares de Corea del Sur y Japón entregados a la OTAN aparezcan en el campo de batalla ucraniano",

Pero mejor ver el original. 

sábado, 28 de enero de 2023

Territorios en disputa

 Se cumplen 50 años del fin de la guerra en Vietnam. Hay quien ahora pide que se recuerde su brutalidad en aquella pelea por ver quién unificaba al país. Tuve un buen amigo vietnamita, que ya murió, que después fue preso de conciencia de Amnistía Internacional, a guerra terminada: no aceptaba que los que lo unificaron fueran los que fueron, los comunistas. Pero unificar el territorio, había que unificarlo en un único Estado. Ya se sabe Estado=nación y nación=Estado.

Sigue la guerra en Ucrania (Ucrania se traduce como "en el borde"). Se trata como posibles finales de mantener un territorio tal y como está ahora o incorporarlo a la Madre Rusia (Crimea ya lo está) o, por lo menos, que las zonas que hablan ruso regresen a su "lugar natural", Rusia (recuérdese, de paso, que ha habido secretarios generales del PCUS, comenzando por Breznev, que hablaban ruso, claro, pero con acento ucraniano). 

Hay judíos que creen firmemente que su Dios (Yahweh/Elohim) dio al pueblo judío los territorios que van desde el  Éufrates al Nilo. Y los hay que, de momento, se contentarían con que el Estado de Israel ocupara los territorios actualmente palestinos además de los que recibieron en su momento, después del Holocausto cuyo final también se conmemora estos días. Así que, Israel es una nación con derecho por lo menos a todo ese territorio. Pero hay un problema: los palestinos que todavía viven en el territorio actual del Estado (judío) de Israel (ojo: algunos están en el parlamento, Knesset) o en sus inmediaciones. La política del actual gobierno es clara: si es una nación tendría que ocupar "su" territorio, tal vez sin llegar a las pretensiones bíblicas. Así que hay que expulsar a los palestinos que viven en el actual Estado (porque no son judíos aunque sean semitas) y expulsar, mediante ocupación, a los palestinos que viven en Gaza y Cisjordania para así completar ese estado digamos "mínimo" al que tienen derecho divino. Y obran en consecuencia.

El territorio de una nación que quiere ser Estado o de un Estado que quiere ser nación (que de todo hay), excepto si viene dado por Dios, es cosa de los hombres, es decir, de opinión, ideología, religión, política, intereses, egoísmos, fuerza bruta y demás adornos de la especie humana, compartidos algunos con otros animales.

Esto dice Stiglitz

The frontier is not just a geographical location. It is a moral and political boundary where people build infrastructure and forge institutions. It is integral to the formation of the modern state. That is why a changing climate constitutes Europe’s new frontier (subrayado añadido)

(Nota: El País también cubre la noticia de la sinagoga en Jerusalén, pero en la edición termina con este texto que no está en la digital:

El año ha empezado con más de un muerto palestino de media al día: 30 [sic]. Es un balance notablemente superior al de 2022

Y nótese que el ataque se produce en una zona ocupada, asentamiento judío, de Jerusalén. 

I stay warm with a fiery rage, the flames of which are fanned by reading the news.

viernes, 27 de enero de 2023

Solo para escépticos

 Este es el gráfico con el que comienza Le Monde para mostrar la "urgencia climática":

Si entra en el periódico y pincha en estas casillas podrá ver los detalles para cada una de esas variables que van de la temperatura media del Planeta a la masa de los glaciares pasando por el nivel de los mares, el calor de los océanos, la concentración de CO2 hasta la superficie helada. Unanimidad ¿no?

Si usted ha seguido este blog, sabrá que me preocupa el llamado cambio climático o, por lo menos, la crisis climática contemporánea, pero...

No deja de extrañarme la escala temporal de los seis gráficos: no coincide, luego no deberían compararse. No tendría la misma forma ascendente (sean medias aritméticas o datos directos) si comienzan sus datos en 1900, en 1960 ó en 1993. Poniéndose meticuloso, esa forma ascendente no sabemos si es tan clara si todos los gráficos comienzan en 1900 o en 1993. Es explicable que, en algunos casos, no haya datos disponibles, pero no deja de ser un defecto en la comparación inesperado e inesperable.

Como ya he declarado mi fe (creer en lo que no se ve) en el cambio climático y mi preocupación por el futuro de mis nietas al respecto, este no es un caso de negativismo, sino de poner cada cosa en su sitio, en la medida de lo posible. Por ejemplo, los altibajos en alguna de las variables, si se toma el tiempo más corto de otras, ya no parecen tan ascendentes.

jueves, 26 de enero de 2023

El modelo americano

 Hoy me toca revisión en el centro de salud del pueblo. Se trata de revisar los análisis de sangre y orina que me hicieron la semana pasada. Rutina, si se quiere. Sector público, por supuesto. Y me encuentro que cuentan en este tuit en los Estados Unidos

Get shot in a mass shooting, go to hospital, try and leave early because the debt would kill you instead. Complete and utter perversity

 Herido en un atentado, va al hospital, pero intenta dejarlo antes de estar curado vista la factura que va a tener que pagar. Quiere irse a casa aunque eso le suponga perder su empleo al no tener su pierna, necesaria para su trabajo, en condiciones apropiadas.

Hoy siguen las manifestaciones sanitarias en varias comunides autónomas españolas. Sector público, por supuesto. Presupuetos, dotaciones, horarios.

La esposa de un colega estadounidense, mientras paseábamos por la montaña alicantina, tuvo una caída. La llevamos al centro de salud más cercano. Le hicieron la conveniente cura, le tomaron los datos y le dijeron adiós. La buena señora no se podía creer que no le hubieran cobrado nada. Decía que en su país hay que entrar con la tarjeta de crédito en la boca para que te atiendan incluso de una herida menor como era su caso. El que fuera pareja de un colega muy conocido mundialmente no importaba allí. Tampoco importó aquí.

miércoles, 25 de enero de 2023

El navío de colores

 Si disminuyen los nacimientos y aumenta el número de  viejos, la pirámide de edades puede venirse abajo. Pasa con el Japón y, en particular, en la China, donde hubo una política que solo permitía tener un hijo por pareja (ahora son dos) y donde la población anciana crecía desproporcionadamente, aunque ya no. Y en Castilla-La Mancha, España.

En los años de mis primeras clases en Alicante, comenté con los estudiantes un artículo de la revista francesa de sociología con el mismo título que este post  (bueno, era solo "El navío"). Lo que venía a decir es que la población no tiene frenazos fáciles: es como un navío cuya velocidad no puede tener brusquedades. Mi broma, años 70, era que yo, desde el "cielo", ya muerto, me reiría de ellos al ver los problemas que tenían con su vejez: ingresos, servicios, rechazo y así. Una cámara de gas incluso.

Hay una solución  inmediata ante este déficit de población activa y las perspectivas de que no vaya a crecer suficientemente, dada la baja natalidad, a saber, importar personal, inmigración, como en Castilla-La Mancha. Pero si se hace cuestión de  identidad, la cosa se complica sobre todo en países heterogéneos con necesidad (¿evitable?) de reducir todos los problemas a cuestión de identidad. 

Hay países más heterogéneos que otros (he visto el trabajo de Mansilla sobre Bolivia, el país al que quise pertenecer en mi juventud). Pero la tentación de convertir el asunto en cuestión de identidad compartida, da pie a movimientos xenófobos, a pesar de su escasas base argumental empírica.

Los habitantes en el Estado español son muy heterogéneos. Basta recorrer los apellidos y la toponimia. Apellidos "extranjeros" hasta en personajes mediáticos, apellidos que resultan ser sefardíes (y que permiten obtener la nacionalidad española a ciudadanos de otros países por el mero hecho de tenerlo), toponimia bien poco "castellana" (nací en un pueblo que se llama Albaida que, en árabe, significa La Blanca y que tiene una hermana con el mismo nombre en Libia) y una historia de invasiones, colonizaciones y asentamientos que hacen pensar en algo bien distinto de la homogeneidad racial (las fascistas españoles tuvieron que recurrir a la "raza ibera" en sus cantos guerreros "a la alemana", en un canto a Valencia, por cierto).

La demografía es observable. La identidad no: tiene un elemento subjetivo que hace que dos individuos idénticos en todas sus características objetivas (se incluye lengua, nacimiento, "raza")  tengan "identidades" diferentes e incluso opuestas. Y ahí está el problema del navío demográfico: que se cruza con tormentas identitarias que rechazan el "diferente". Cuestión de opciones.