domingo, 5 de septiembre de 2021

Cerrado por vacaciones

 Como música de fondo

No se fíe

 Ayer reproduje un tremebundo texto comparando los jóvenes de antes y los de ahora en su relación con sus "ídolos". Una comparación entre dos tipo de fans. Evidente, según el texto, que la cosa ha empeorado.

Pero vendrá bien saber (como prometí ayer) que la cita está tomada de The Global Times, un periódico chino, y que les sirve para justificar los recortes al acceso juvenil a determinadas fuentes, por el bien de los jóvenes por supuesto. Como decía Péguy en su Eva (mi favorita), "on ne travaille que pour les enfants". Es por su bien y, ya puestos, por el bien de la sociedad. 

Usted verá. Pero sí creo que se trata de un caso extremo de maniobra informativa para justificar decisiones políticas tomadas antes de efectuar tal análisis (si es que análisis puede llamarse). Con algo de malicia, seguro que se pueden encontrar casos parecidos sobre otros asuntos en la prensa de su localidad, aunque me parece que será difícil encontrarlos tan extremos. Cautela, pues.

sábado, 4 de septiembre de 2021

Estos jóvenes...

 Este es el texto que quiero comentar:

While teenagers have always chased after celebrities, today's young "idol" worshippers are taking matters to concerning extremes. Gone are the days when celebrities served as role models to exemplify what hard work could accomplish. "Fan circle" culture today is witnessing youths supporting scandal struck starlets. They spend their idle time following these idols and spending massive amounts of money on them - and frequently engaging in verbal abuse of other celebrities' fans.

Evidente. Los jóvenes de antes tenían sus "ídolos" en los que encontraban modelos a seguir. Eran modelos respecto a que había que trabajar para lograr algo en la vida. La verdad es que me extraña. Los "ídolos" de mi juventud no tenían esas características. Pienso en los Beatles que escuché en el Perú con devoción, por primera vez, en un "jukebox" de un bareto, en la carretera de Lima a Tarma, años ha, muchos años ha. Pero, en fin, algo sabrá el periodista que prosigue diciendo que los de ahora (típico comparar los buenos de "antes" con los "malos" de ahora) son seguidores de estrellas cargadas de escándalos, gastan un montón de dinero siguiendo a esos sus ídolos, pudiendo, incluso, en su entusiasmo, llegar a las manos con seguidores de otras "celebrities" organizados en grupos unos y otros. Pandillismo, vamos. Un desastre.

Vuelva a leer el texto que he cortado y pegado y piense, si es "mayor", si es ajustada a la realidad esa diferencia entre los jóvenes de antes y los de ahora. En todo caso, piense si los jóvenes de ahora son así. En el fondo, un peligro para la sociedad. Mañana le contaré la segunda parte.

viernes, 3 de septiembre de 2021

Creen, sospechan, acusan

 No todo el mundo recibe de la misma forma las decisiones de su gobierno sobre cierres, toques de queda y demás restricciones relacionadas con la pandemia. En el caso de Europa y por países, se sabe cuántos creen que dichas decisiones son correctas, cuántos sospechan sobre las mismas ("hay gato encerrado", hay intenciones ocultas) y cuántos acusan directamente a sus gobiernos de intentar manipularles con tales decisiones. Este es el resultado:

Los cuatro primeros están claros, con Suecia y Dinamarca con su bajo nivel de "acusadores". Pero los cuatro últimos son también curiosos por el porcentaje de encuestados que sospechan de su gobierno. Cierto que Polonia tiene una reacción extrema que se une a las diversos problemas internos y de relaciones internacionales (con la Unión Europea y, sí, con los Estados Unidos). Recurrir a la opinión pública como argumento a favor de la propia opinión es poco aconsejable si se quiere conocer la realidad o, mejor, reducir la propia ignorancia.

jueves, 2 de septiembre de 2021

Mu o Mi (táchese lo que no proceda)

 Seguimos con el alfabeto griego. Delta ya es conocida. Y cuando la Lambda todavía no había subido al palmarés, ya aparece la Mu (en francés y en castellano, aunque yo la llamaría Mi), todavía peor que la Lambda que ya fue peor que la Delta.

Mientras, seguiremos discutiendo sobre el virus "chino", es decir, sobre si se originó desde un pangolín o por una fuga de un laboratorio en Wuhan. ¿A quién le importa eso a estas horas? Pues a los enzarzados en ver quién manda aquí, a saber, los Estados Unidos y la China. El contraataque chino consiste en decir, con la misma base que los USA dicen lo del laboratorio de Wuhan (la OMS dixit), que el coronavirus se originó en los Estados Unidos y dan el nombre, que ya he citado aquí un par de veces, del laboratorio estadounidense de donde se habría escapado. Todo eso sin olvidar que, para algunos, todo forma parte de una conjura de "los de arriba más arriba" que, a diferencia de los proletarios del Manifiesto Comunista, no tienen patria. Las cosmocracia como la llaman algunos.

Tres juegos, tres. El conflicto por la hegemonía, la crisis climática y la pandemia con todas las intersecciones que se quiera poner para evitar un problemilla de fondo: la desigualdad entre países y dentro de los países. Pero podemos entretenernos viendo la hegemonía- crisis climática (qué hacen las superpotencias frente a la crisis y que es muy poco, más allá de la retórica), la hegemonía-pandemia (el culpable es el otro) y la crisis climática-pandemia (estén atentos a sus pantallas).

(Añadido por la noche: dicen que los efectos de la crisis climática, en los Estados Unidos, serán más negativos para los negros. La desigualdad cuenta)

miércoles, 1 de septiembre de 2021

Riesgo de terrorismo

 Riesgo de terrorismo según reproduce The Economist

No todo el problema es terrorismo islámico como el de Afganistán (también ahora, con el DAESH-K, en inglés ISIS-K), Irak o Siria. También es terrorismo de extrema derecha en los Estados Unidos o el caso bien particular de Colombia. O Francia peor que España peor que Portugal. Y los escandinavos, claro. Y la China.

martes, 31 de agosto de 2021

Entre rejas

 Presos en proporción a la población del país

Sin comentarios.