domingo, 19 de mayo de 2019

Hundido

Una larga sucesión.
El hundimiento del Maine que, en 1898, dio paso a la guerra entre los Estados Unidos y España con gran alegría de la prensa amarilla (físicamente amarilla) de Hearst y que llevó a la independencia de Cuba.
El ataque a Pearl Harbor en 1941, cuyos efectos siguen siendo atracción turística en Honolulu, y que movilizó a los estadounidenses para responder y así entrar en la II Guerra Mundial atacando al Japón.
Y el incidente en el Golfo de Tonkin, 1964, que dio paso a la intervención de los Estados Unidos en el Vietnam dividido, tomando parte por el Sur contra el Norte y unificando el país. No siempre el "atacado" ha salido con la suya ni la guerra producida ha sido suave (recuérdese Hiroshima y Nagasaki,  atacadas con la nueva arma atómica para que la URSS supiera de qué iba el asunto y, por cierto, los científicos pudieran comparar los efectos en ambas ciudades que habían sido preservadas hasta entonces: conocer es comparar)
En todos estos casos, los medios de comunicación jugaron un papel importante, en especial en el primero. Ahora se levantan sospechas de si no será una continuación de la saga lo que hace unos días tuvo lugar: unos barcos saudíes bombardeados. Por Irán, por supuesto. Los medios han cumplido con su cometido, sea o no real el incidente y, en su caso, haya sido o no Irán el atacante. No sería, por tanto, el primer evento en que "alguien" ataca al objetivo para justificar un ulterior ataque contra el supuesto atacante. A veces, ni eso, como ahora se recuerda a propósito de Irak.

sábado, 18 de mayo de 2019

Son como animales

Lo dice este titular sobre algo sucedido en Tailandia: que un perro, por cierto discapacitado, salvó de la muerte a un niño a quien su madre (teenager) había enterrado vivo.

Euroescépticos, eurófobos y otros

Este artículo, en el contexto de la actual campaña electoral al Parlamento Europeo, me ha hecho ver la diferencia dentro de los que reciben etiquetas que van desde extrema-derecha, populistas de derecha y hasta fascistas. Termina así:
Understanding the populists’ weaknesses is also critical—and here there is a paradox. (Civic) nationalism now provides these parties with a key strength. Yet it is simultaneously a barrier to their forming an effective transnational bloc.
La autora reconoce el papel que han jugado factores socio-económicos en la demanda de estos partidos llamados populistas, factores que, de alguna forma, terminan llevando a la constatación de la creciente inseguridad en amplias capas de la población (europea, y no solo la que está dentro de la Unión). Pero añade una serie de reflexiones sobre la oferta que proponen partidos muy variados y cuya lista recoge el artículo.
Su idea final es que esa oferta de nacionalismo basado, como todos, en un "nosotros" diferente de "ellos" incluye definiciones muy sugestivas de esos "ellos" que ponen en riesgo al "nosotros" (y no solo su identidad, sino también su seguridad). Lo que sugiere es que, planteado así, tienen serias dificultades de organizar una respuesta común a escala transnacional: sería demasiado contradictorio con sus "reconquistas", "America first", nacionalismo "local".  Claro que algunos lo pueden intentar mediante, por ejemplo, la islamofobia o el anti-inmigrantes. Pero su nacionalismo es particularmente contradictorio con ese mínimo internacionalismo que supone la Unión Europea, que también tiene su nacionalismo (no muy vibrante, todo hay que decirlo) y sus nacionalismos sub-estatales. En otras palabras, que la Unión Europea ya tiene sus propios problemas que dan pie a los euroescépticos que no ven que la cosa dé mucho de sí. Pero a eso se le añade la llegada de estos "nacionalistas cívicos" que exaltan con entusiasmo su nacionalismo local y ven a la Unión como amenaza al mismo y, por tanto, les hace eurófobos y llegan hasta desear prohibir la emigración de sus connacionales para que no abandonen la Tierra Sagrada en la que les nacieron. Total, la dificultad algo mayor para la UE, aunque habrá que ver qué se produce en las votaciones del domingo 26 y cómo se forman los grupos parlamentarios y en base a qué. Para eso, y en contexto de este post, puede resultar útil darle un vistazo a esta entrevista (en castellano) al candidato Jan Zahradil.

viernes, 17 de mayo de 2019

Preguntas retóricas

Se trata de saber si los Estados Unidos van a intervenir militarmente en Venezuela (viene en Al Yazira) o lo va a hacer en Irán (viene en la Fox News). Pongo las fuentes porque pretender responder a tales cuestiones es más cosa de intereses que de conocimiento y las fuentes no son mero espejo de la realidad, sino que colaboran en darnos la perspectiva "adecuada" sobre la misma. Porque, si la hubiera (la intervención, quiero decir), no estaríamos hablando de "versiones" o de "narrativas", sino de cosas observables que, cierto, tendrían una etiqueta u otra, pero los muertos no serían etiquetas.
El hacerse esas preguntas en titular es una forma de intervenir sobre la realidad. Y la respuesta, en honor a Doris Day, es ¿qué será, será? what will be, will be. Pero será. Para algunos, la primera sería un "costoso error" y la segunda "un error grave". Pero véanse las respectivas fuentes.

Ideología y realidad

Me ocupé del caso ETA hace ya tiempo. Ahora, ante la detención de quien fuera su jefe, se vuelven a presentar los resultados de las respectivas ideologías y que pueden resumirse en las intervenciones de quienes tienen objetivos diferentes y, por tanto, ven la realidad según el color del cristal con que la miran, como me sucede a mí. Las reacciones coinciden con las posturas previas, así que no tienen por qué ser alteradas por esta detención.
1. Está, en primer lugar, la de los que achacan a los gobiernos aviesas intenciones "precisamente ahora". Cuando todo había acabado, dicen, es decir, cuando ETA ya se ha disuelto, esta detención no hace más que mostrar el uso que se ha hecho desde el poder de una ETA que "se disuelve" para "disolverse en el pueblo" (vasco, por supuesto).
2. Está, después, quien recuerda el papel que el ahora detenido tuvo precisamente en dicha disolución. Dice que en todo proceso de paz o de "resolución de conflictos", hace falta un facilitador por ambas partes, amén de quien sea capaz de hacer de intermediario entre ambos facilitadores. El ahora detenido, se dice, fue el facilitador por parte de ETA y, por tanto, uno de los que intervinieron en su disolución. 
3. Y, como es comprensible, están los que se escandalizan de tal postura y exigen que pida perdón por haberla expresado. Tal vez el detenido no sea un héroe, pero sí parece que tuvo, desde dentro, su papel en el fin de ETA.
Obsérvese, en los tres casos, la combinación, por un lado, de constatación de hechos constatables (por lo menos, en algunos casos, si hacemos caso a sus protagonistas) y, por otro, la valoración de esos y otros hechos, estos "inventados". Excepto en el punto 2, no parece que haya intereses que guíen la constatación (hechos) y valoración (ideología). Pero sí en los otros dos puntos que se sitúan, como ya he dicho, en una tendencia anterior a este hecho concreto y que no van a ser estropeados por la "rugosa realidad". Los del punto 3, en concreto, parten de un principio propagandístico, a saber, que el gobierno ha pactado con los separatistas (vascos y catalanes) y no están dispuestos a que un dato (este para el caso vasco y lo de Iceta para el catalán) les estropee tan buen reportaje. 
El problema es que no resulta tan fácil separar realidad e ideología (real o impostada por el márketing político).

jueves, 16 de mayo de 2019

Borrachos

Una curiosa encuesta sobre abuso de alcohol y demás drogas. Interesante este gráfico sobre los que han contestado cuántas veces han estado borrachos en los últimos doce meses. Solo países en los que por lo menos 250 encuestados hayan dicho que beben alcohol. Supongo que no se ve muy bien, así que los interesados pueden ir al original que, por cierto, no es precisamente "user friendly".
Destacan, a la izquierda, los anglosajones con tasas casi tres veces superiores a la más baja, la chilena. Pero también la India está por encima de la media. Por debajo de la media, y en plan etnicista, los latinos desde los franceses y españoles a la mayoría de latinoamericanos (menos los mexicanos, que están por encima de la media o los suecos que están por debajo).
No hay, como se ve, una tendencia general y me hace especular sobre las diferencias culturales no en cuanto a la borrachera, sino en cuanto a contestar en una encuesta, a un desconocido, que uno o una se ha emborrachado por lo menos una vez los últimos 12 meses y estimar cuántas veces lo ha hecho. Incluso puede haber diferencias, de país a país, en lo que significa la palabra "borracho". Pero por datos que no quede.
(No lejos de donde vivo se habla de "turismo de borrachera". No hace falta decir de dónde vienen esos turistas)

miércoles, 15 de mayo de 2019

Cuestión de edad

Doctores tiene la iglesia, los gerontólogos en este caso, que seguro tienen su fundada opinión al respecto. La mía es una banalidad: todas las categorías que construimos sobre los seres humanos son heterogéneas. Por lo menos, sus supuestas características comunes tienen excepciones y, a veces, muy notables.  Tirando de medios de información, destaca el candidato a la alcaldía de Barcelona por parte de Esquerra Republicana de Catalunya y sus 76 años. Su vejez es un argumento en boca de alguna de sus adversarias. Y algo parecido con un pre-candidato (todavía no hay primarias) a la presidencia de los Estados Unidos: 78 años. Se dice que hasta partidos españoles oficialmente de izquierda han tenido en cuenta sus propuestas.
En términos personales, dos grandes amigos me han dado lecciones sobre el envejecer bien. Uno, ya fallecido (porque de eso no se salva nadie), a sus 96 años me preguntaba por skype, desde su Inglaterra, qué libro estaba leyendo yo y me mostraba el que él estaba leyendo. Seguía escribiendo recensiones en revistas profesionales de reconocido prestigio. El otro, noruego de 87 cumplidos, me llama por teléfono de vez en cuando (o intercambiamos correos electrónicos) comentando la actualidad e informándome de los temas que está tratando de cara a su publicación. Nada banales, debo decir.
Estos casos, bien conocidos, llevan a memes como el que dice que los viejos no nos acordamos de las cosas porque tenemos un exceso de información en el cerebro. No sé yo si no recordar a principios de mayo que tu hijo querido se ha casado en abril es un caso de "overload" de información. Es otra cosa.
Porque la "oxidación" se produce. Y hay patologías en paralelo con el deterioro que traen los años. Afecta más a unos que a otros (pienso en el final de mi madre y de mi suegra, totalmente ajenas al mundo, ensimismadas). Pero no es un argumento si se generaliza. Porque esa generalización es un prejuicio y basta aportar, como hago, egregias excepciones para saber que los efectos de la "oxidación" son reales, pero no generales. Una vez más y para evitarlo: análisis concretos de situaciones concretas. Cierto que una golondrina no hace verano. De su presencia hay que sacar otras conclusiones, no las facilonas. Y sin caer en el optimismo ingenuo de la eterna juventud o la vida eterna.
(Añadido el 18: la actual alcaldesa de Madrid y que opta a la reelección tiene 75 años y ha sido tildada de "senil" en boca de una diputada por Barcelona en un partido allí minoritario)