lunes, 29 de mayo de 2017

Mirar a Venezuela, más allá de la polarización

Por la presente, como académicos, intelectuales y activistas sociales queremos manifestar nuestra profunda preocupación frente a la incontrolada situación de violencia política y social que atraviesa Venezuela, la cual se ha traducido ya en más de cincuenta muertos, centenares de heridos y detenidos, puestos a disposición de tribunales militares.  
No dudamos de que la situación de violencia en la que está sumida Venezuela tiene  orígenes complejos y compartidos, en el marco de una polarización política cada vez más virulenta y de un escenario de desintegración del tejido social. Así, el conflicto venezolano tiene diferentes rostros.
Por un lado, existe un gobierno cada vez más deslegitimado, con marcados rasgos autoritarios. Esta dinámica arrancó con el desconocimiento por parte del ejecutivo de otras ramas del poder (la Asamblea Legislativa) donde la oposición hoy cuenta con la mayoría, luego del triunfo en las elecciones de diciembre de 2015. Esta se fue potenciando exponencialmente con el posterior bloqueo y postergación del referéndum revocatorio -una herramienta democratizadora introducida por la propia constitución chavista-, la postergación de las elecciones a gobernador el pasado año, hasta llegar el fallido autogolpe del ejecutivo. A esto se ha sumado la reciente convocatoria a una Asamblea Constituyente en forma claramente inconstitucional, que está lejos de resolver la crisis; antes bien la alimenta y recrudece, en la medida en que trasluce el intento de consolidar un régimen totalitario, en el marco de una enorme crisis social y económica (carencia de alimentos, medicamentos, entre otros).
Dicho esto, no creemos, como afirman ciertos sectores de la izquierda latinoamericana, que hoy se trate de salir a defender a “un gobierno popular anti-imperialista”. Este apoyo incondicional de ciertos activistas e intelectuales no sólo revela una ceguera ideológica sino que es perjudicial, pues contribuye lamentablemente a la consolidación  de un régimen autoritario. La identificación del cambio, aún de la crítica al capitalismo, no puede provenir de la mano de proyectos antidemocráticos, los cuales pueden terminar por justificar una intervención externa, "en nombre de la democracia". Desde nuestra óptica, la defensa en contra de toda injerencia extranjera debe basarse en más democracia, no en más autoritarismo.
Por otro lado, como intelectuales de izquierda, tampoco desconocemos la realidad geopolítica regional y global. Queda claro que existen sectores extremistas de la oposición (la cual es muy amplia y heterogénea), que también buscan una salida violenta. Para éstos se trata de exterminar, de una vez por todas, el imaginario popular asociado a ideas tan peligrosas como la organización popular, la democracia participativa, la transformación profunda de la sociedad en favor del mundo subalterno. Estos grupos más extremos de la derecha han contado, por lo menos desde el golpe de Estado del año 2002, con apoyo político y financiero del Departamento de Estado norteamericano.
Como ciudadanos de América Latina y otros países, sostenemos un compromiso doble. Por un lado, un compromiso con la democracia, esto es, con una democracia participativa, lo cual implica elecciones periódicas, ciudadanos en las calles y ampliación de arenas públicas para la toma colectiva y comunitaria de las decisiones; así como con una democracia igualitaria, lo cual conlleva la ampliación de la frontera de derechos, en pos de una sociedad más justa. Por otro lado, tenemos un compromiso con los derechos humanos, el cual coloca la base mínima e innegociable del respeto mutuo, que impide la tortura, la muerte del oponente, la resolución de nuestros conflictos a través de la violencia.
En esa línea, creemos que el principal responsable de la situación en Venezuela –en tanto garante de los derechos fundamentales- es el Estado, en manos de las actuales autoridades gubernamentales. Pero, como ya hemos dicho, es fundamental colocarse por encima de esta polarización, y buscar las vías de otro diálogo político y social, que dé lugar a aquellos sectores que hoy quieren salir de dicho empate catastrófico y colocarse por encima de toda salida violenta.
En razón de ello, nos manifestamos solidarios con el reciente llamamiento a un dialogo democrático  y plural, que incluya las diferentes voces, no exclusivamente aquellos sectores polarizados del campo del gobierno y la oposición, que ha sido realizado por sectores autoconvocados de Venezuela, entre ellos, dirigentes políticos, académicos, activistas sociales y organizaciones sociales y políticas de alcance nacional, ex ministros de Chávez y ex dirigentes de sectores de la oposición, activistas de derechos humanos, comunitarios, sindicales y políticos (ver https://www.aporrea.org/actualidad/n308976.html.)
Convocamos a la urgente conformación de un Comité Internacional por la paz en Venezuela, a fin de detener esta escalada de violencia institucional y callejera. Apostamos, desde la izquierda, a que otro diálogo es posible en Venezuela, más allá de la polarización y de la violencia.
Las salidas a tales crisis siempre son largas y complejas, pero requieren más democracia, nunca menos. Y este proceso solo podrá concretarse  por la vía del respecto de los derechos humanos, así como de la autodeterminación del pueblo venezolano.

Enviar adhesiones a: comiteporlapazenvenezuela@gmail.com

Primeras firmas

Alberto Acosta, economista, ex presidente de la Asamblea Constituyente, Ecuador.
 Maristella Svampa, socióloga y escritora, investigadora del Conicet, Argentina.
Roberto Gargarella, Abogado Constitucionalista, Investigador del Conicet, Argentina.
Carlos Altamirano, Historiador, ensayista, Profesor de la UNQUI, Argentina.
José Nun, Abogado y politólogo, Presidente Fundación de Altos Estudios Sociales, Argentina
Chico Whitaker, Brasil, co-fundador del Forum Social Mundial, Premio Nobel Alternativo de 2006
Raúl Prada, Coordidador de Pluriversidad Oikologías) miembro de Comuna, Bolivia
Raphael Hoetmer, Holanda/Peru
Enrique Viale, Abogado Ambientalista, Argentina.
Beatriz Sarlo, Ensayista, escritora, Argentina
Carlos Walter Porto-Gonçalves – Brasil
Miguel Alonso Arconada García, Ingeniero Geólogo. Universidad de los Andes. Venezuela
Catherine Walsh, Universidad Andina, Ecuador.
Pablo Alabarces, Sociólogo, Universidad de Buenos Aires, Argentina
Horacio Machado Aráoz, Investigador del Conicet y docente de la Universidad Nacional de Catamarca, Argentina
Massimo Modonesi, Historiador, UNAM, México
Adrian Gorelik, Arquitecto, Universidad Nacional de Quilmes, Argentina
Patricia Zangaro, Dramaturga, Argentina
Ruben Lo Vuolo, Economista, CIEPP, Argentina
Samuel Farber, Profesor Emérito de Ciencias Políticas, Brooklyn College de la Universidad de la Ciudad de Nueva York (CUNY), Estados Unidos
 José Miguel Onaindia, abogado, gestor cultural, Uruguay-Argentina
Julio Aguirre, Politólogo, Universidad Nacional de Cuyo, Argentina
Patricia Pintos, Geógrafa, Universidad Nacional de La Plata, Argentina
Osvaldo Acervo, Politólogo, Argentina.
Marcelo Plana, Ingeniero, Argentina
Dr. Alex Ricardo Caldera Ortega, Director de la División de Ciencias Sociales y Humanidades, Campus León de la Universidad de Guanajuato, Mexico
 Rafael Rojas, Centro de Investigación y Docencia Económicas, CIDE, México
María Eugenia Borsani, Universidad Nacional del Comahue, Directora del  CEAPEDI, Argentina.
Daniel Chávez (Uruguary), Instituto Transnacional (Amsterdam)
Elizabeth Peredo Beltran -  Psicóloga social, investigadora y activista,  Bolivia
Darío Lagos, Psiquiatra, Eatip, Argentina
Ana Sarchioni, Politologa, Argentina.
Jorge Jabkowsky, Médico, Colectivo Andrés Carrasco, Argentina
Vera Carnovale (CeDInCI/UNSAM-CONICET), Argentina
María Suárez Luque, Escuela de Educación, Universidad Central de Venezuela
Gilles Bataillon, Ecoles des Hautes Etudes en Sciences Sociales, Francia

 

Desplazados internos y refugiados

Estamos hablando de 31 millones de desplazados internos, es decir, el doble que refugiados han buscado cobijo en 2016. Es comprensible el interés que estos últimos suscitan. Además, pueden proporcionar imágenes dramáticas. Pero no menos dramática es la situación de los desplazados internos.
Estos son los datos:
Faltan los datos de refugiados en 2016, pero se observa el aumento de la distancia entre una y otra magnitud y el salto producido en los últimos cinco años en el caso de los desplazados internos por enfrentamientos armados, violencia en general y, no se olvide, cuestiones ambientales.

domingo, 28 de mayo de 2017

Riesgos globales: lectura dominical

El nivel de riesgo viene marcado por la probabilidad de un evento y su impacto. No me impresiona que 8 de cada 10 encuestados en los seis países más poblados teman un cambio climático catastrófico. En tiempos de Galileo era todavía mayor el porcentaje de los que creían que la Tierra estaba quieta y era el Sol el que se movia a su alrededor. La opinión pública solo refleja la opinión, no necesariamente la realidad.
Pero esto no quiere ser un argumento contra tal eventualidad, ni contra las que se muestran con agilidad aquí. Se añaden los colapsos ecológicos, los enfrentamientos con armas nucleares o químicas, el choque de un asteroide, la super-erupción de un volcán y varias más, como las pandemias que el Banco Mundial reconoce que pocos países están preparados para enfrentarse a ellas.
No todas tienen el mismo nivel de impacto ni la misma probabilidad. El informe se lee y se ve con facilidad y es un buen antídoto para los localismos extremos y para la ideología del pensamiento positivo.

viernes, 26 de mayo de 2017

Preocupación por el extremismo islámico

Datos del Pew Research Center sobre la preocupación en Europa y América del Norte sobre el extremismo islámico

Dos extremos en Europa: Italia y España en uno y Suecia en el otro. No acabo de entenderlo. Sí entiendo que no haya comentarios ni encuestas sobre otros extremismos que, encima, producen más muertos que el islámico (y este es solo un caso. Hay más). Claro que estos son "salvajes", como los de Sudán para Churchill, y los nuestros "civilizados".

jueves, 25 de mayo de 2017

Cataluña, cherchez l'argent

Un interesante artículo situando el separatismo catalanista y el unionismo españolista más allá de los sentimientos. Es decir, bajando a la cuestión financiera: deuda del Reino de España, PIB, consecuencias para uno y otro bando, atrapados ambos por la política antes que por la economía. Por eso ambos están atrapados y no saben por dónde tirar, siendo, como parece ser, un juego de suma negativa.

Empleos locales, robots internacionales

Fueron muchos los que avisaron de que la propuesta de Trump de no deslocalizar empleos en una empresa lo que conseguiría sería destruirlos. Se trataba de que los empleos no se fuesen a México, en busca de mano de obra barata. Se pretendía, así, mantener los empleos estadounidenses. Pero lo que se consiguió fue que la empresa, efectivamente, no se llevara la planta a México, pero que, costes de producción a la vista, sustituyera los empleos por robots. Era previsible y así ha sido.

Timeo danaos

La visita de Trump al Vaticano se suponía que tenía motivaciones electorales, al saber aquél que el apoyo entre los católicos, sus seguidores, estaba menguando. Tal vez por eso su esposa (la que evita ir de su mano) y su hija (la convertida al judaísmo con su matrimonio con un judío) llevaron el velo que no habían llevado en su visita a países de mayoría musulmana y que sí lucieron en ese estado católico. En Arabia Saudita había suficientes negocios de por medio (armas, armas, pero no solo armas) como para que nadie se preocupara de tales detalles mínimos y banales.
Ya no fue tan mínimo el regalo que el papa Francisco hizo, como despedida, al presidente Trump: textos sobre defensa del medioambiente y elogio de una política económica que no encaja bien con la de Trump puesta de manifiesto en su reciente presupuesto federal y medallón con símbolos referidos a la paz y contra la violencia. No sé si las motivaciones iniciales se cumplieron. Estos jesuitas...
Por muy entrenados que estén, estas son las caras.