jueves, 15 de abril de 2021

Estrés mundial

 Los datos por país tendrán que esperar. De momento, Gallup presenta qué porcentaje de entrevistados ha dicho que el día anterior a la encuesta sintió estrés. Como se ve, con una forma ligeramente ascendente, del 2019 al 2020 el porcentaje ha aumentado visiblemente, lo cual significa, dicen, que hay 190 millones de personas más que lo sienten.


No voy a discutir de metodología (tampoco es que el enlace sera muy expresivo al respecto). Parece claro que el estrés no se siente igual en todas las horas del día, en todos los días de la semana y por todos los grupos sociales posibles, pero encaja con mi idea de que el mundo va mal en términos generales del bienestar de sus componentes. Un 40 por ciento estresado no es para echar cohetes.
Va en la línea de Informe sobre el Desarrollo Humano de 2020, recién publicado. Su esquema es claro (ver primera columna y piénsese en lo que se puede estar haciendo respecto a la segunda):


Y véase, siempre según el UNDP, de dónde podría venir ese estrés de que habla la encuesta de Gallup:

Una visita a lo que he estado publicando estos días, en particular lo del informe del National Intelligence Council de USA, muestra o lo selectivo que soy o lo imponente que es el acuerdo en el enfoque de tres agencias tan diferentes como UNDP, NIC y Gallup. O ambas cosas.

miércoles, 14 de abril de 2021

Polarización

 Todo lo que dicen los "otros" es falso. Y la prueba es la cantidad de datos y argumentos que confirman lo que pensamos "nosotros". Nada de equidistancia ni personas con dos manos que pueden decir "on the one hand" y "on the other hand": solo se puede tener una mano: la "nuestra", la de nuestro grupo, mejor si es un chat homogéneo.

El "nosotros" es eterno. Vean, si no, las dificultades para abandonar un "nosotros" como el QAnon, que estuvo presente en el asalto al Capitolio. Sabemos que el mundo está dirigido por un "estado profundo" de pedófilos y solo Trump nos podrá salvar. Sea. Y si se han equivocado en más de un centenar de predicciones, no importa. Hay que volver a leer When prophecy fails para ver casos parecidos y cómo se mantienen las opiniones, hasta sobre el fin del mundo, contra toda evidencia.

Sin ir tan lejos, el Financial Times cuenta cómo la polarización política española (digamos derecha-izquierda, que sería lo clásico, pero, para nuestra desgracia, es más complicado) se convierte en polarización sanitaria. "Nuestros" políticos son los que monopolizan la verdad sobre contagios, vacunas y perspectivas. Lo de los "otros" es política mientras que lo "nuestro" es verdad... que es exactamente lo que predican (no sé si piensan) los "otros". Algún político ha dictaminado como si fuera un especialista en inmunología.

No son anécdotas. Son síntomas que encajan con los esquemas de lo  contemporáneo que diagnosticaba el Consejo Nacional de Inteligencia estadounidense en los gráficos que reproduje ayer. La polarización política se agudiza por la polarización social (ricos más ricos, clases medias menguantes, pobres más pobres) a la que también me he referido. No es fácil decir que tal situación se acaba cuando se rompe el sistema o cuando las partes se avienen a razones y reconocen la parte de razón que puede haber en los otros. Así que, inestabilidad. Y el pesimismo que también aparecía en los gráficos de ayer.

(Las noticias de hoy me han traído a la memoria a Jansen y el jansenismo, una vieja polarización, pero hasta con las religiones se puede transigir con un nos autem viam mediam tenemus)

martes, 13 de abril de 2021

Escenarios 2040

 Acabo de encontrar el informe sobre tendencias globales que publica el National Intelligence Council de los Estados Unidos. Me remito a su lectura. Es denso. Y subrayo estos tres gráficos que resumen algunas de las tendencias actuales que podrían llevar a esos escenarios.




Subrayo el lenguaje directo del primer gráfico, cambio climático incluido. Después, el resumen, en el segundo, de los sentimientos específicos que intervienen. Por algún lado aparece el pesimismo. Finalmente, la poco "políticamente correcta" observación (supongo que también se aplica a su país) de que las demandas de los ciudadanos se contraponen a las capacidades de los gobiernos. Entiendo y, en su caso, comparto los desacuerdos y coincidencias que su lectura pueda producir en el lector. En todo caso, no es un "largo me lo fiais" (2040): el futuro nace ahora, en las tendencias que se observan.

lunes, 12 de abril de 2021

Crisis futuras

 Se anuncian varias posibles: crisis económica que seguiría a la crisis sanitaria, crisis climática y crisis política fruto esta de los efectos sociales de las anteriores. Todas tienen sus negacionistas. También hay quien niega que la Tierra sea esférica y predican que es plana. De los que sí creen (porque fe es creer en lo que no se ve y el futuro nadie lo ve) me da que pensar sus reacciones en términos de acciones concretas, sean gobiernos o particulares. La encuesta de Gallup seguro que tiene paralelos en otros países:

A slightly diminished 56% majority of Americans, compared with a year ago, think the U.S. government is doing too little to protect the environment, while 15% say it is doing too much and 29% think its actions are about right.

El gobierno no está haciendo lo suficiente en el caso del cambio climático. Me interesa la lógica de este desfase entre creencias y acciones y que es válido para gobiernos y particulares, electores o no.  Y no solo para la crisis climática.

Primero está la cuestión del tiempo. Largo me lo fiais, piensan. Bastante tengo con mis problemas cotidianos, importantes y urgentes, como para dedicarme a problemas futuros que igual supondrían decisiones contrarias a mis intereses inmediatos. Los gobiernos no pueden ir demasiado lejos, no sea que vayan a perder electores y estos no pueden ir demasiado lejos (si es que van a algo) no sea que pierdan el bienestar de ahora. Algo de pereza también se da: ¿reciclar?¿cambiar consumo?¿trasporte?¿energía? Uffff. ¿Y perderme el botellón con los amigos? Ni se nombre.

También está la cuestión del espacio. Todas esas crisis son planetarias y exigirían soluciones planetarias, pero, ay, el nacionalismo, el localismo  y el egoísmo se imponen. Ande yo caliente, ríase la gente. Es"mi" problema, no un problema mundial que, encima, no tengo capacidad para abordarlo. No hay un gobierno mundial que pueda dirigir la porfía. Encima, ante las pocas cosas que se hacen en la dirección que considero correcta, siempre sale el gorrón que se aprovecha: tú reduces el impacto de tu producto, pero tienes que aumentar su precio, así que yo me olvidaré de ese impacto y venderé a un precio más competitivo que el tuyo. En eso acaban los "acuerdos" internacionales

Hay modos de ser, individuales, grupales (se incluyen las formaciones políticas, sean partidos o no) y colectivos (idiosincrasias "nacionales", por ejemplo). Las mentalidades no se cambian por decreto ley y tienen un ritmo de cambio normalmente lento, aunque algunos "choques" puedan producir reacciones claras e inmediatas. Hay quien piensa que "lo que es del común, no es de ningún", así que yo no soy responsable de eso y puedo tirar papeles en el suelo del bar (si está abierto, claro). Y el que venga detrás, que arree.

Pues sí, puede ser que esas crisis lleguen (el todavía no, pero ya no) y si al freír será el reír, al pagar será el llorar.



domingo, 11 de abril de 2021

Herederos

 Se trata de la operación más trascendental que pueden llevar a cabo los reyes o príncipes consortes como Felipe V o Felipe de Edimburgo: dejar sucesor, a ser posible varón. El entrenamiento extraconyugal se comprende y los borbones no se han quedado atrás en la porfía. Los pajilleros, que también los hubo, recibían, en país católico, la excusa de su confesor: mientras lo hicieran pensando en su esposa legítima, nada que objetar ya que no sería pecado mortal.

Resulta divertido y sencillo aunque no exento de posibles movidas hereditarias. Que se lo digan a Jordania. Movidas que casi se acercan al método republicano para elegir al presidente de la república. Y no me refiero a si se hace por voto directo (sistemas presidenciales) o por voto en el parlamento. Me refiero a las "movidas" para nombrar al candidato. Véase Alemania.

Y hoy, precisamente, se elige presidente en el Ecuador y en el Perú. En el primer caso, Ecuador, hay un "heredero" del que fuera presidente (Correa, no tanto Moreno). Por cuestiones de aritmética electoral, habrá que ver qué peso va a tener el "voto nulo" que se pide a quienes no puedan votar ni por el "heredero" ni por su antagonista y a qué distancia quedan los dos candidatos. En cambio, el Perú, rompe con la regla y "cualquiera puede ser presidente", con cinco cadidatos mejor situados pero sin que ninguno/a llegue a una expectativa ni de un 20 por ciento. Ni la posible "heredera" Fujimori.

Claro, claro, faltan los sistemas en los que no puede haber heredero porque el Jefe (que, como el Duce "non si sbaglia mai") es eterno e inamovible. Rusia se está acercando. Lo malo es que la única certeza indiscutible es la muerte. Así que estos políticos, como hizo Franco, acaban buscando un "heredero", aunque no sea biológico como el de las monarquías. De todos modos, algún caso ha habido como el haitiano Papa Doc cuyo heredero, Baby Doc, ya no pudo tener herederos a su vez. Y no digamos Corea del Norte con su "dinastía" de los Kim como Líder Supremo. 

(Añadido el 12 casi a mediodía: El "heredero" ecuatoriano ha perdido en esta segunda vuelta, pero hay quien dice que el ganador fue el que había quedado tercero en las primarias y, por tanto, no se presentaba en este balotage. La "heredera" peruana podría pasar a la segunda vuelta al haber quedado segunda ayer con un 15 por ciento de los votos frente al 18 del ganador. Datos provisionales)

sábado, 10 de abril de 2021

Ricos del mundo, uníos

 El informe de Forbes sobre los millardarios (mil-millonarios) trae algunos datos a considerar. Primero, que la riqueza de estos ha aumentado en billones (trillions). En cinco billones colectivos, para citar la fuente. Segundo, que las nuevas tecnologías han producido un cambio en los ingresos y su composición: hay menos hereditarios (que era lo clásico) y más self made men (un 84 por ciento de los recién llegados), añadiendo de inmediato que las mujeres han duplicado su presencia en la lista en estos cinco años. Y los nuevos millardarios son, en su mayoría, "gente de color", dicen.

Estos datos, discutibles como todo dato de esta índole, no prueban nada. Simplemente dan una posible descripción de lo que está sucediendo (más ricos más ricos) a lo que habría que añadir lo de más pobres pero  más pobres. Aquellos pueden unirse para defender sus derechos y propiedades o para reconocer que si los extremos del sistema mundial se siguen separando, acabará por romperse y, por tanto, sería una táctica defensiva pagar más impuestos, por ejemplo, o convertirse en ONG "desarrollistas". Indicadores hay en los dos sentidos. 

Lo que no hay es que los parias de la Tierra, famélica legión, estén haciendo lo propio: unirse y coordinar estrategias. Esto es sólo un símbolo.

Comprendo a los que creen que la única esperanza sean los hiper-ricos. Porque la otra opción son Estados intervencionistas y autoritarios (algo así) que digan que están defendiendo al Mundo pactando con los ricos y apacentando a los pobres.

jueves, 8 de abril de 2021

Coincidencias y pruebas

 Esto se las trae. Ha corrido por las redes la "noticia" según la cual el Even Given, de la empresa EverGreen, que encalló en el canal de Suez trasportaba... ¡niños! y formaba parte de la red pedófila en la que hay que incluir a Hillary Rodman Clinton (HRC), cuyo nombre en clave para los servicios secretos es Evergreen. El barco encalló como parte de una operación de rescate. Lo de la pedofilia ya estuvo en el Pizzagate. Y una prueba adicional: en una serie televisiva (Dexter) aparecen niños en un contenedor serigrafiado "Evergreen". ¿Qué más pruebas hacen falta? En realidad, son confirmaciones. Por ejemplo, aunque H3 es el código radio para Panamá, el hecho de que el barco tuviera como indicativo radio H3RC se convierte en una prueba más. Quite el 3 y verá las iniciales de la Clinton. El que su nombre completo sea Hillary Diane Rodham Clinton  es irrelevante para el caso.

Me interesa este tipo de razonamiento. Se parte de saber algo. Cómo se sabe es indiferente. Ese algo se comparte con otros, lo cual comienza a ser una parte de la prueba: si tantos lo creen, tiene que ser verdad. Y, a partir de ese momento, cualquier coincidencia se convierte en una prueba. Personalmente, lo he comprobado con temas relacionados con las vacunas donde un caso, un único caso, se convierte en una prueba irrefutable de una creencia recibida de una autoridad super-respetable. No importa que el caso suponga uno en un millón. El caso es prueba. Si sabemos que hay una conjura internacional de pedófilos de alto nivel, un par de coincidencias se tomarán como prueba adicional. No digo que se equivoquen necesariamente. Lo mismo sucede con las religiones. Solo digo que esas "pruebas" no lo son. De momento solo son coincidencias.