martes, 18 de abril de 2017

Tercermundismo

Mantengo muy buenos amigos en Latinoamérica, en países en los que o he vivido o he pasado temporadas docentes. Nos escribimos de tanto en tanto. Y no es raro que comenten sobre sus respectivas repúblicas en términos nada elogiosos. Haciendo uso del dicho de que "en todas partes cuecen habas y en la mía a calderadas", les sugiero que lean estas dos noticias de una país limpio, culto, libre, despierto y feliz (y por tanto en el que, según diría Espriu, la gent és neta i culta i lliure, i desvetllada i feliç).
1.- El hijo de uno de los padres de la patria catalana ha estado evadiendo 14 (catorce) millones de euros mientras ya estaba siendo investigado por diversas malas conductas económicas extendibles al resto de su familia. Ocultar tal vez legítimamente pero en todo caso ilegalmente esos 14 millones adicionales a la justicia.
2.- Quien fuera vicepresidente, ministro de economía, director (dimisionario por oscuros motivos) del FMI, y gestor de la fracasada (tal vez ilegalmente) Bankia es autor de varios desaguisados (pro domo sua, por supuesto) y es calificado así por un periodista:
Rato se comportó en el poder como un cleptócrata profesional, como el vicepresidente de una república bananera, con el descaro y la impunidad de quien se sabe por encima del bien y del mal
Mis queridos amigos tercermundistas: ¿quién es el tercermundista?
A todo esto, el Partido Popular ha ofrecido dos tipos de argumentos. El primero consiste en recordar que el que fuera su vicepresidente y ministro no es militante del partido desde 2014, es decir, que sí lo era cuando los hechos. Se le dio de baja, previo expediente y por un asunto menor. El segundo es todavía más brillante: recordar que los nombramientos fueron por parte de José María Aznar, nada sospechoso de estar en el Partido Comunista. "In vigilando", que diría Esperanza Aguirre. Eso sí, al FMI llegó apoyado por el presidente socialista Rodríguez Zapatero. A ciascuno il suo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario