viernes, 7 de abril de 2017

Renta Básica Universal

Tal vez influienciado por alguno de sus voceros monotemáticos, he mantenido mis reticencias hacia la propuesta de una Renta Básica Universal y no solo por lo que preguntó un amigo economista a otro amigo, abogado este, que estaba dándole vueltas al asunto: "¿Has hecho cuentas?". Algo me chirriaba.
Ahora me comprendo y gracias a este artículo en el que documenta, con los apropiados enlaces, la heterogeneidad que yace bajo algo aparentemente tan claro como la RBU (UBI en el texto en inglés). Si hay que hacerle caso, las motivaciones ideológicas (al margen de las narcisistas de algunos monotemáticos) son muy heterogéneas desde la izquierda tradicional o la nueva izquierda europea a los anarcocapitalistas o los liberals estadounidenses en la derecha más reconocible. 
Quiere eso decir que las motivaciones son muy heterogéneas y es lo primero que hay que preguntar ante una de esas propuestas. Mejor: saber la finalidad de tal propuesta puede ser un buen indicador sobre el tema. Y es que, ahí también, hay un abanico de posibilidades no necesariamente excluyentes: son cosas bien diferentes acabar con el renqueante Estado de Bienestar tal como lo conocemos (privatizando los servicios) o responder al futuro desempleo que generarán los robots en los países centrales (los países periféricos parece que no entran en la discusión). Lo mismo puede decirse de convertir el asunto en una distribución de vales ("voucherisation") o distribuir dinero que el individuo pueda gastar como más le guste.
La discusión política entre estas diferentes (y algunas incompatibles) versiones de la RBU es asunto digno de atención. Cierto que algo parecido a la RBU (Speenhamland) existió en Inglaterra a mitades del siglo XIX y fue abolida por la Ley de Pobres de 1834 y recibió críticas de Karl Polanyi, precisamente por sus efectos. Pero unos y otros se enzarzan sobre las hipotéticas consecuencias que tendría cada una de las versiones que, como puede imaginar el ingenuo lector que soy, son positivas para la propia y negativas para las ajenas y viceversa.
Creo que vale la pena leer sosegadamente el texto que cito más arriba. Como bien saben muchos jubilados y todos los parados de larga duración que ya no tienen ningún tipo de subsidio, el tener un trabajo es fuente de satisfacciones no solo monetarias. El trabajo es algo más y los jubilados medianamente avispados lo sustituyen con voluntariado, hobbys, asociaciones varias, trabajo autoimpuesto (como es mi caso). Pero los parados de larga duración lo tienen más complicado y no se les va a solucionar su problema con la RBU. Lo diga Polanyi o su porquero.

No hay comentarios:

Publicar un comentario