jueves, 6 de abril de 2017

Desesperanza con Siria

Ayer y anteayer se celebró en Bruselas una conferencia Brussels Conference on Supporting the Future of Syria and the Region”, co-presidida por la Unión Europea y las Naciones Unidas con los gobiernos de Alemania, Kuwait, Noruega, Catar y el Reino (todavía) Unido. Aquí hay un comentario que titula con la imposibilidad de reconstrucción mientras Asad siga en el poder y aquí está el comunicado final de la conferencia, lleno de buenos deseos acompañando la consternación por los horrores de esa guerra que ya dura más de seis años.
Cuando, ante el horror del destrozo causado por los enfrentamientos (todos con ayuda internacional, no se olvide), la reacción es la de expresar los buenos deseos ("hay que ser buenos", "hay que ayudar a los niños que serán generación perdida", "hay que reconstruir"), el "color de mi cristal" me hace desesperar. Solo son buenas frases en las que el "hay" tendría que traducirse por un "habría", es decir, que todo se queda en buenos deseos sin indicar cómo llevarlos a cabo, por quién, cuándo, cómo y con qué castigo para el que no los lleve a cabo y, encima, practique todo lo contrario.
El optimismo a toda costa consiste en mirar hacia otro lado (por ejemplo, que el Barça ganó al Sevilla, por supuesto si uno es del Barça y no del Madrid) o expresar buenos deseos reconfortantes sin mover un dedo, más allá de la declaración o soflama, para solucionar algunos problemas graves. Los de la Conferencia han sido optimistas en este último sentido. Buenos deseos que se quedan en eso, en freudiana "omnipotencia de las ideas" o, a lo más, en "wishful thinking".
El optimismo, también, consiste en reconocer que uno no tiene la más mínima capacidad de influir en tales situaciones y, entonces, se dedica a "alcohol y mujeres" como gentilmente ha dicho Dijsselbloem de  los países del Sur de la Unión Europea, donde el Sur también existe, aunque él se refería a la alegría en el gasto de dichos países (no será en los Presupuestos españoles de 2017. Pero esa es otra historia).
Tal vez lo de Siria tenga remedio posible y viable, sobre todo viable. Pero no se conoce, que yo sepa. "Aparentemente", claro. El que el manipulador Consejo de Seguridad se reúna para "hablar" de lo sucedido con la última masacre, no es suficiente para enfrentarse a la envergadura del problema. Y  la amenaza de una acción unilateral de los Estados Unidos, "aparentemente" tampoco. Lo que faltaba.
(Aquí cuentan el papel de Rusia en el Consejo de Seguridad y cómo actúa el cimarrón USA que va por libre -y eso que Steve Bannon ya no está en el Consejo de Seguridad Nacional-)
(Añadido el 7: sobre los fracasos de esas políticas intervencionistas de los últimos 15 años que Trump parece desconocer, aquí hay un alegato. Hay dudas sobre el ataque USA  en respuesta de la masacre anterior, fruto "aparentemente" de un "pronto" de Trump, pero parece que los misiles estadounidenses evitaron cuidadosamente acertar en cualquier elemento ruso situado en la base y fueron "a por los aviones que habían bombardeado en Idlib. Por supuesto, Rusia, como si no tuviera nada que ver en el asunto, denuncia la agresión extranjera estadounidense que los aliados de estos aplauden. Una vez más, el color de mi cristal. Los muertos no son importantes
Más ejemplos de verdades, verdades alternativas, verdades, postverdades, mentiras cochinas y suposiciones para arrimar el ascua a la propia sardina,  aquí, en castellano
Pintan bastos, malos presagios)

No hay comentarios:

Publicar un comentario