domingo, 9 de abril de 2017

Contando muertos

Es un entretenimiento desagradable, pero los encuentro hoy. Los asesinados en Brasil  entre 2011 y 2015 han sido 279.567. Muertos en la guerra de Siria  256.124. Son cifras que, seguro, no son exactas y, probablemente, son discutibles.
Como lo son las víctimas mortales de ETA en estos 50 años: 829 o 856 según Interior, 858 según la asociación de víctimas Covite y 849 según el Gobierno vasco. 
En Brasil y en 2015, el 54% de las víctimas tenían entre 15 y 24 años y el 73% eran negros o morenos. 
En Siria, se da por sabido que mujeres y niños en particular y civiles en general suponen porcentajes importantes sobre el total de bajas.
Para el caso de ETA, sin entrar a cuantificar las bajas, se sabe que los miembros de la Guardia Civil han sufrido 352 ataques terroristas; los de las Fuerzas Armadas, 234; los de la Policía Nacional, 212; y los de la Ertzaintza, 11.
No hace falta insistir en que se trata de tres casos totalmente distintos. Pero los muertos, muertos están y no es fácil poner fin a tal dolor. Parece que ni se pretende. Tal vez en el caso de ETA, sí. Pero mejor si el objetivo es, precisamente, el de evitar que se produzcan muertos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario