lunes, 6 de marzo de 2017

Triunfo del microbio

Antes de la llegada de españoles, portugueses y otros europeos, la Amazonía era habitada por varios pueblos que habían domesticado plantas y animales y construido diques, terraplenes y villas. Casi sin contacto directo con los conquistadores, desaparecieron. Un libro y un artículo reciente (lo cuenta Le Monde) da cuenta de lo que hubo y de cómo el "choque microbiano" acabó con lo que había. Así, casi de golpe.
No es difícil imaginar algo parecido con el abuso de antibióticos que ha producido una notable resistencia de los microbios anunciando la victoria final de los mismos frente a la especie humana, con la que han tenido un trato de simbiosis (numerosísimos habitan en el cuerpo humano), pero también de relación depredador-presa. Si, por culpa de los humanos, acaban triunfando, será a su contra: perderán el cobijo de sus cuerpos. Es la relación depredador-presa: si hay muchos depredadores, dismimuyen las presas y los depredadores tienen problemas para mantenerse; si hay muchas presas (la especie humana ha crecido desmerusadamente y, encima, ha hecho inmunes a los microbios), eso beneficia a los depredadores que acaban con más presas que antes, aumentan en número y disminuyen el número de presas. Pienso en los microbios como depredadores y a los cuerpos humanos como presas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada