domingo, 26 de marzo de 2017

Globalización

Unos se reúnen para salvarla mientras otros la declaran el enemigo principal. En el primer caso, lo que consiguen es un aumento del proteccionismo. En el segundo, no consiguen nada.
Unos y otros tienen que empezar definiendo la palabreja y hasta cayendo, como el segundo, en recuerdos nominalistas por aquello de "mundialización" y "globalización". Sería un ejercicio interesante ver la reciente reunión del G-20 desde el prisma del segundo texto y el segundo texto desde el prisma del primero.
Words, words, words, que diría Hamlet. De lo que se trataría es de ver las relaciones concretas entre actores concretos (gobiernos, empresas, partidos, movimientos sociales), cómo manifiestan su respectivo poder y qué estrategias adoptan o podrían adoptar para satisfacer sus intereses de manera comprobable. Cambiarle el nombre a la cosa no la altera mucho.

No hay comentarios:

Publicar un comentario