martes, 21 de marzo de 2017

Glifosato

Escuché la palabreja, por primera vez, en una reunión en la gobernación de Cundinamarca, Bogotá, sobre el Plan Colombia (estadounidense, claro) y en el contexto del uso de tal pesticida contra los cultivos de plantas de las que se podría extraer algún tipo de droga mala.
La vuelvo a encontrar ahora a propósito de las denuncias contra la multinacional que lo comercializa en los Estados Unidos. Ahora, como entonces, los denunciantes afirman el carácter cancerígeno de los productos que lo contienen.
Pero la novedad para mí es la posible connivencia que se afirma entre la tal multinacional y la agencia estatal de protección del medio-ambiente. Desgraciadamente, encaja con el esquema producto-propiedad-corrupción: tenemos un producto (bueno o malo, no es ahora cuestión), tenemos una empresa que lo vende y tenemos una relación sospechosa entre dicha empresa y la agencia gubernamental encargada de aprobar o rechazar el uso de tal producto. Discutir sobre el producto es importante. Hay que saber, en efecto, si es dañino o no. Por ejemplo, si, como parte del herbicida, es parcialmente responsable de la progresiva desaparición de las abejas (ver los enlaces al final de esta cita, aunque para leerlos haya que desactivar el anti-anuncios que tengo instalado).
Pero el fondo de la cuestión está en la lógica del beneficio (caiga quien caiga) de esas empresas y la necesidad que pueden tener de "untar" convenientemente al vigilante, cosa que puede hacerse mediante sobornos personales o mediante financiación (legal o ilegal) de las organizaciones (partidos políticos o sus candidatos incluidos) en las que se encuadran sus jefes. Los jefes, como decían los falangistas españoles, nunca se equivocan.
Sociedad-Economía-Política inseparables en la realidad aunque se aborden por disciplinas demasiado separadas como para dar cuenta de esa realidad. La versión mecanicista de una economía separada de la realidad ha hecho daño.
(Añadido el 24: Los políticos de la Unión Europea (que otros llaman "Europa" como si los noruegos o los suizos no lo fuesen) prepara una legislación contra el uso de neonicotinoides - pesticidas - a los que se supone responsables de la progresiva desaparición de las abejas
En castellano, este texto sobre la carta de una científica de la EPA sobre las mentiras "negacionistas" sobre el glifosato)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada