viernes, 31 de marzo de 2017

Falsa neolengua

Véase este titular:
Como ya ha sucedido otras veces, desde el Mil novecientos ochenta y cuatro de Orwell a nuestros días, pasando por aquellas sustituciones franquistas del 1º de Mayo que se convertían en Fiesta de San José Artesano (no "obrero", faltaría más), este titular recuerda esos usos de la neolengua que consiste en dar nombres biensonantes (como "pueblos jóvenes" ) a situaciones malsonantes (como "barriadas de inmigrantes empobrecidos"). Me refiero a lo que hizo una vieja Junta en el viejo Perú.
Pero volvamos al orwelliano titular en el que el "partido interior" prohíbe a los funcionarios del "partido exterior" que utilicen palabras malsonantes como "cambio climático", cosa que se hace por seguir los dictados del Gran Hermano, fautor del ingsoc. ¿De acuerdo? Pues no mucho.
Si se lee el artículo completo se verá que se trata de un  "dicen que han dicho que parece que sí" que se utiliza para denigrar al gobierno de los Estados Unidos, denigrable por otros motivos, pero no por este, que no acaba de tener base empírica o, por lo menos, confirmación creíble. 
Poca gente lee los periódicos y, de los que los leen, muchos solo leen los titulares (excepto las páginas que les interesan, sean deportes, delitos o ecos de sociedad). La opinión del periódico (respetable como todas) se expresa legítimamente en sus editoriales. Para eso están y por eso casi nunca los leo. Lo que ya no es de recibo es que se exprese a través de los titulares, comparta o no su punto de vista.
Item más: si se comparan los titulares de hoy de El País (Madrid) que aparecen en su edición en papel con los de la edición digital, se entenderá lo que quiero decir y es, sencillamente, que hay que tener cuidado con los titulares: no siempre informan, sino que, a veces, opinan de tapadillo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario