miércoles, 15 de marzo de 2017

Distopía

Son dos formas de enfrentarse de forma imaginativa al futuro, la utopía y la distopía. La primera puede ser, al mismo tiempo, una forma de criticar el presente pero cada vez más se ha convertido en presentar un horizonte, como diría Galeano, inalcanzable pero que te permite caminar. La distopía, en cambio, consiste en una descripción muy negativa del futuro (próximo o lejano, no importa) con un propósito parecido a la utopía, a saber, permitir caminar pero ahora evitando los males que ese futuro distópico pronostica. 
La etimología es algo engañosa: utopía significa "no-lugar", que no existe "aquí y ahora", mientras que distopía sería "mal lugar". Olvidémosla.
Lo que ahora propongo es una distopía que refleja o cita, al mismo tiempo, los autores que más me han influido, citando a algunos con nombres y apellidos y sugiriendo a otros mediante algunas de sus frases o títulos de obras conocidos. Mi nivolita (diminutivo de nivola, que es término de Unamuno) está en la columna de la derecha en este blog con el título de "El eterno trastorno"  que no "retorno", o aquí. Me uno así a lo que parece una moda con egregios antecedentes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada