lunes, 27 de febrero de 2017

Oscars-ACLU

Lo que los periódicos cuentan y he escuchado esta mañana en mi recorrido por las emisoras de radio y supongo que veré en las noticias en televisión de mediodía y de la noche es lo que mejor encaja con el interés que se le supone al respetable público, audiencia, lectores, a saber, quién ganó y en qué se equivocaron.
Obvio, se trata de una supuesta competición, largamente anunciada creando un "suspense" sobre el "the winner is" y que refleja esa competición que se supone es el criterio central en nuestras sociedades. Competición que tiene un final: alguien gana y alguien pierde. Por sus méritos comparativos ambos. No suelo ir al cine, pero hace años recuerdo que fui a ver una película que acababa de ganar varios Oscar y me pareció desastrosa. Evidentemente, no tengo el gusto de la Academia ni tengo la costumbre de dejarme guiar en mis gustos aunque siempre dejo abierta la puerta a que me estén manipulando.
Y el segundo punto es igualmente obvio: la equivocación de los presentadores declarando vencedor a "La La Land" cuando el vencedor era "Moonlight". Dramático, televisivo, espectacular: los que se creían vencedores y ya estaban aceptando el galardón tienen que cruzarse en la escalerilla con los "verdaderos" ganadores, políticamente correctos, todo sea dicho. Supongo que algo habrá tenido que ver el hecho de que el año pasado los premios fueron criticados, creo recordar, por su ausencia de "minorías". Este año se han portado mejor.
Todavía no he visto periódicos españoles en papel, pero sí he visto tres de ellos en pantalla. Lo interesante es lo que no cuentan y sí encuentro (en pantalla) en periódicos latinoamericanos como el argentino Clarín, nada sospechoso de izquierdista (o por lo menos, claramente enfrentado con la anterior presidenta del país). Por decirlo todo, sí lo he encontrado en La Vanguardia, de Barcelona. Varias "celebridades" llevaban un lazo azul con las siglas ACLU, Unión Americana (por Estadounidense) por las Libertades Civiles, una ONG que defiende los derechos de las minorías (por ejemplo, los homosexuales) y de los vulnerables (por ejemplo, los inmigrantes), todo ello desde el punto de lo que consideran la más estricta tradición estadounidense de "imperio de la ley". Y, claro, libertad de expresión y libertad religiosa. No tendría que hacer falta (mi retórica aparte) decir que critican al presidente Trump, por ejemplo en lo que respecta a los refugiados.
Claro que es menos noticia que las dos anteriores (ganadores y equivocación espectacular: que siga el espectáculo). Pero vale la pena tomar nota de estas "celebridades" que por snobismo o por convicción defienden en público a quien defiende a los menos "célebres".
(Añadido a las 10 de la noche: En el Telediario de la 1 (televisión española), sí se ha hecho referencia al lazo azul)
(Añadido el 8 de marzo: La ACLU, según el Washington Post, representaría el máximo antagonista de Trump):

No hay comentarios:

Publicar un comentario