martes, 6 de diciembre de 2016

Contra extremistas/terroristas

No es lo mismo. Extremista se refiere a los fines, terrorista a los medios. Pero así titulan hoy, respectivamente, The Guardian y Le Monde la noticia del acuerdo de Facebook, Twitter, Microsoft y Google para luchar contra los "malos". Cómo se vayan a definir es otra cuestión y cómo lo vayan a poner en práctica, vistos sus antecedentes, otra todavía más complicada. 
¿Es extremista Trump? ¿Terrorista Putin? Habrá que verlo. Las fronteras entre buenos y malos no son tan claras como se pretende y permiten todo tipo de intervenciones. 
Sé que no soy terrorista (creo), pero no estoy tan seguro de que, puestos a fastidiarme, alguien no me tache de extremista... precisamente por colgar este post en el que, en el fondo, se entiende esa amenaza de esos grandes monopolios como algo con tintes que pueden ser extremistas y, según cómo se definan, terroristas. Por ejemplo, será extremista todo el que ponga en cuestión el poder de esas empresas y será terrorista la empresa que amenace con cortarle la conexión a quien diga tal cosa extremista. Pero el que manda, manda.
Para colmo
"Sadly, we live in a post-truth world dominated by fake news in which people increasingly seek information that confirms their ideological beliefs, rather than information that's factually accurate from reliable sources."
Y no veo por qué esas empresas no van a hacer lo mismo que tanta gente: buscar la información que confirme sus creencias ideológicas por encima de buscar la información sobre fuentes confiables a partir de definiciones hechas públicas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario