martes, 29 de noviembre de 2016

Vendidos al oro de Moscú

Me he visto por encima esta lista y he encontrado varias fuentes que sigo habitualmente. Nada que extrañar si no fuera porque va acompañada por una advertencia: son sitios de internet a través de los cuales Moscú está influyendo (o intentando influir) en la opinión pública estadounidense. No soy estadounidense, eso es obvio, pero tendría que hacérmelo mirar, no sea cosa que lo que recibo sea propaganda como la de los tiempos de la KGB. Me ha tranquilizado un poco algún comentario poniendo en duda la veracidad de dicha perspectiva conspiratoria
(Por si acaso: no creo en las teorías conspirativas, pero es obvio que existen conspiraciones. Si no, que se lo digan a los que han recogido dinero para que se puedan recontar los votos en Wisconsin -y en Pennsylvania y Michigan- ya que temen que haya habido "injerencia externa" -lindo eufemismo- en el recuento oficial. Clinton se adhirió y, por supuesto, Trump considera ese recuento por posible amaño de votos, "un fraude". Quién te ha visto y quién te ve). 
Cada vez parece más claro que habrá que revisar planteamientos que parecen de sentido común y que pululan por las ciencias sociales. Y por el periodismo (esto último en castellano, digno de ser leído).
(Añadido el 10 de diciembre: el medio en el que se publicó la lista, recapacita)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada