lunes, 7 de noviembre de 2016

Toca hablar del cambio climático

Copio de la fuente, el boletín del Banco Mundial:
El presidente del Grupo Banco Mundial, Jim Yong Kim pidió a los líderes del mundo mantener el sentido de urgencia para enfrentar el cambio climático y estableció cuatro prioridades para la acción climática: incorporar la ambición climática en los planes de desarrollo de cada país, acelerar la transición a una energía más limpia, ayudar a los países a resistir las crisis climáticas y hacer más proclive al medio ambiente al sector financiero.
Mi temor, pero predictivo:
Los planes de desarrollo seguirán siendo, en su mayoría, extractivistas y poco respetuosos del medioambiente ya que su finalidad es el crecimiento y el crecimiento saben perseguirlo atacando al medioambiente. Lo países periféricos piensan, con razón (aunque suicida), que ellos tienen que hacer lo mismo que hicieron los países centrales para "desarrollarse".
La energía más limpia depende de su rentabilidad y de que se agote la capacidad de obtener rentabilidad de las energías dominantes, las no renovables.
La ayuda a los países enfrentados a crisis climáticas se pueden plantear post hoc, a toro pasado. Predecir y prevenir es demasiado costoso, excepto para los países o zonas que ya pueden quedar sumergidas, en cuyo caso hay que deportar a la población amenazada directamente.
El sector financiero no tiene ni idea de qué hacer al respecto. Bastante tienen con la que ellos han producido y ahora tratan de torear.
Words, words, words. Pero los hechos son tozudos, reconoce el PNUMA/UNEP. Y las decisiones esperables en Marruecos, cortas.
Ah, y no se olvide que si hay algo supraestatal es el medioambiente. Las soluciones locales aisladas son muy encomiables, pero para ser efectivas tienen que ser supraestatales para que no se aplique la "teoría del gorrón". Una Bolivia "verde", con todo lo que dice el del Banco Mundial, si los Estados Unidos y la China no lo son, es una forma de mantener a los Estados Unidos y la China por encima de Bolivia... y acabar todos en el mismo saco. Trump lo tiene claro al proponer un recorte a los 100.000 millones de fondos para el medioambiente: es la manera de "make America great again". Y mientras el reloj hace tic tac.

No hay comentarios:

Publicar un comentario