miércoles, 16 de noviembre de 2016

Tiempo de nacionalismos

Un libro sobre los nacionalismos (recuérdese que el nacionalismo no es solo el de California o Cataluña o Quebec o Santa Cruz sino también, y principalmente, el de los Estados Unidos, España, Canadá o Bolivia). Incluye cuatro ideas que me parecen relevantes para la preocupante proliferación de nacionalismos estatales y subestatales (sobre todo los primeros).
1. Comencemos:
A nation is a body politic, that is, a projection of one’s own body. The nation (unlike actual organisms) is conceived as omnipotent, indeed immortal. Human being seek to fuse with their nations—become “one” with them—in the hope of achieving an omnipotent, immortal body.
Que es proyección de uno mismo, no es novedad. Don Carlos Marx ya hablaba de esa ampliación del propio campito agrícola a un terreno más amplio. Tampoco el que se conciba como una entidad omnipotente e inmortal, pero no se me había ocurrido (y constato que parece acertado) que el individuo se identifique con la nación en su esperanza de conseguir, él también, un cuerpo omnipotente e inmortal.
2. Sigue el papel de la imaginación, cosa esperable en lo que otros autores han llamado a las naciones "comunidades imaginadas":
Nationalism is relocation of the self: from one’s own body to an omnipotent body politic. One imagines one exists “out there”—participating in world historic events.
Es una forma de "ser más", sobre todo viendo que ese elemento "imaginado" es compartido por mucha otra gente, lo cual hace pensar que se trata de algo "verdadero", no imaginado. De ahí la importancia de los actos masivos de "afirmación nacional", forma ritual, al fin y al cabo, de "confirmarse en la fe" precisamente porque es compartida. He dicho muchas veces que las naciones, como los dioses, solo existen en la mente de sus creyentes, así que estos necesitan unirse con los que tienen esa misma mente para así "demostrar" que tienen razón.
3. La existencia de un enemigo (interno, pero, sobre todo, externo) es otra demostración de la existencia de la nación:
Nations want and need enemies—can’t live without them. Nations come into being by identifying an enemy against which a struggle can be waged. One may call this enemy a Jew or a communist or a terrorist—it doesn’t matter—if there is an object or class of people against which a struggle can be waged.
De Simmel a Coser se ha subrayado el hecho de que el enemigo exterior unifica al grupo, así que nada mejor que encontrar tal enemigo. Si es real, mejor, Pero es suficiente con que sea igualmente "imaginado" o "magnificado" artificialmente. 
4. Y esta es la peor
What distinguishes nations from other social entities or institutions is that they have the right to kill. A cursory study of history reveals that killing is what nations do best.
A este último respecto, no viene mal recorrer los himnos nacionales y encontrar sus elementos violentos ("aux armes, citoyens", "bon colp de falç", "mexicanos, al grito de guerra", "a millares surgir" etc. -como es sabido, el himno español no tiene letra, pero eso no hace a su nacionalismo menos violento-) 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada