lunes, 28 de noviembre de 2016

Post-democracia

Va unido a lo de la post-verdad y gente seria se lo está planteando estos días. El abc de una democracia consiste en que haya elecciones competitivas entre propuestas que el elector conoce suficientemente. Después ya vendrá lo de la separación de poderes, la transparencia, el imperio de la ley y todo eso que se explicaba en Teoría del Estado en las antiguas carreras de Econòmicas (fueron las primeras clases que dí en la de Alicante).
Lo que a algunos preocupa es que los nuevos tribunos, que han llegado al poder mintiendo como el que más, hagan todo lo posible para soslayar a los otros poderes poniéndolos al propio servicio, todo ello con abundancia de "relaciones públicas" (es decir, mentiras y manipulaciones) y con buenos abogados para saltarse la ley siempre que quieran.
Si eso fuera solo problema del país todavía hegemónico, tal vez se podría soportar. Pero es que parece que es epidemia. En las Españas, hay partidos en la oposición(Podemos sin ir más lejos) tan convencidos de monopolizar la verdad y la razón que se saben ungidos para llevar adelante su toma del poder revolucionario en la que, si se extrapola lo que ahora se observa, no dejarían ni un resquicio para planteamientos alternativos a su Verdad, es decir, erróneos según su definición. 
Se dice que Trump no durará ni un único término en la Casa Blanca. Que acabará bajo el impeachment y, si no acaba ahí, no será reelegido para un segundo mandato. La imagen de Berlusconi y sus sucesivos mandatos es un buen ejemplo de lo que podría durar este. Y los trumpetas que pueblan la oferta política europea podrían estar en la misma línea. Lo iremos viendo: Austria, ahora; Francia el año que viene; Y alguno más que irá cayendo y que podrían dar paso a trumpetas reconocidos. En la antigua Europa del Este hay excelentes caladeros. Y no me parece que se tenga que excluir a Erdogan el otomano.
Los sistemas políticos que podrían salir de estas mentes (de su poder, para ser exactos) tal vez se seguirían llamando "democracias", pero es probable que se le añada algún adjetivo para distinguirlas de las anteriores democracias decadentes que no respondían a lo que la gente demanda (cómo se sepa lo que demanda es todo un misterio: normalmente viene en algún libro). Democracia popular ya es un término gastado. Democracia orgánica, mejor no mentalla. Democracia de la gente podría ser, o democracia avanzada. Veremos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario