martes, 8 de noviembre de 2016

Entretenimiento electoral

Aquí vienen los respectivos spots publicitarios con que cierran la campaña Clinton y Trump. Se observará el "busto parlante" de los dos minutos de la primera y el trepidante ritmo de los dos minutos del segundo. Me temo que el segundo "pega" mejor. Y me lo temo no porque se convierta en un factor del triunfo de Trump (tampoco es que haya tantas diferencias entre una y otro ni que sean el único problema político sobre el tapete) sino porque es un ejemplo más de la política como espectáculo. No en vano Trump llega a la política no desde su fortuna sino desde la televisión, en particular con The Apprentice. No es buena señal esta banalización de la política reduciendo sus elementos reflexivos y racionales y aumentando los teatrales y "brillantes". Pero así son las cosas aunque no me gusten.También en las Españas.
(Añadido el 9: otra cosa es el desfase entre la campaña y la realidad, es decir, entre lo que se dice para movilizar al incauto electorado y lo que se hace después si se consigue el poder. Trump es un buen ejemplo desde el primer momento de su victoria. Lo será todavía más cuando llegue enero y más teniendo el Congreso y el Senado en manos republicanas
Buen resumen de por qué perdió Clinton y cómo fue que Trump ganara)
(Añadido el 11: reflexiones sobre The Apprentice en la campaña de Trump y sobre el papel de Facebook creando falsas noticias y polarizando la campaña)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada