martes, 27 de septiembre de 2016

Teatro electoral

De acuerdo, me puedo creer que Clinton estuvo más serena y que Trump perdió los estribos e interrumpió a Clinton 51 veces, en plan sexista. Me puedo creer que para muchos europeos ganó Clinton, aunque en Rusia y la China las opiniones no sean tan claras. 
No me importa nada quién ganó ni quién "dió" mejor ante las cámaras o quién demostró mejor talante en el debate. Lo que me importa es qué dijeron, qué propusieron como acción de gobierno. Pero, por lo visto, eso no interesa a nadie más. La prueba es que los medios no lo están trasmitiendo. Las descalificaciones mutuas, sí

1 comentario:

  1. Al parecer, la política del espectáculo lo esta infectando todo (tb en España). Aunque, mas bien podríamos hablar de la política del esperpento. Creo que goebbels tuvo que ser el primer gran maestro en la utilización de los medios de comunicación para manipular a las masas. Lo curioso, es que los nazis eran mas sinceros que los actuales partidos políticos ya que a esto lo llamaban propaganda.

    ResponderEliminar