martes, 27 de septiembre de 2016

Mundo orwelliano

Dice Chomsky que
Las actuales políticas están pensadas para proteger la autoridad estatal y los poderes nacionales concentrados en unos pocos grupos, defendiéndolos contra un enemigo muy temido: su propia población, que, claro, puede convertirse en un gran peligro si no se controla debidamente.
Ese es el cometido, añado, del Gran Hermano que te está mirando y que quiere que tú sepas que te está mirando. O te hace saber que te están hackeando, como pasó con los millones de usuarios de yahoo, para que te sientas inseguro y te pliegues a lo que te dicen los que saben más que tú, los del "partido interior". 
El artículo entra en lo de Snowden, Greenwald y demás. Y termina añadiendo otra nota owelliana: la necesidad de tener un enemigo exterior que haga todavía más aceptables las decisiones del Estado. En el caso USA 
Desde ese día en adelante, para exportar la violencia y la subversión al extranjero, o aplicar la represión y la violación de garantías individuales dentro de su propio país, el poder del Estado ha buscado crear la impresión errónea de que lo que estamos en realidad combatiendo es el terrorismo, aunque hay otras opciones: capos de la droga, ulemas locos empeñados en tener armas nucleares y otros ogros que, se nos dice una y otra vez, quieren atacarnos y destruirnos.
"Guerra es paz", será uno de los lemas del ingsoc en la novela.
Me pregunto si no será también esa la tarea de las potencias menores (Chomsky piensa en los Estados Unidos) y no habrá también vigilancia orwelliana en un país como España que también busca desesperadamente un enemigo del que defenderse. Otros países europeos ya lo han encontrado: el Islam que ataca a Occidente. Los políticos nacionalistas catalanes del "partido interior" lo tienen más fácil. Y los ministros del interior españoles, en connivencia con agencias catalanas, también saben escuchar y ser escuchados.

No hay comentarios:

Publicar un comentario