martes, 13 de septiembre de 2016

Catástrofes clasistas

Las catástrofes parece que saben sociología y distinguen a sus víctimas según su clase social, ensañándose particularmente con las de clase baja. La metáfora sigue siendo el Titanic: el porcentaje de víctimas de primera clase fue muy  inferior al de la clase "turística" (ojo: digo porcentaje, no cantidad ya que es obvio que había más gente en la clase "turística" que en la primera clase).
El otro caso paradigmático fue el terremoto de Haití, distinguiendo cuidadosamente los barrios populares de los barrios acomodados. Mejores casas, mejor preparadas para tales eventualidades, en mejores terrenos. 
Y así sucesivamente.
Lo que me faltaba: ahora dicen que el "cambio climático" también es clasista, feroz en sus consecuencias con los países periféricos y, en todo caso, con las minorías vulnerables que, como su mismo nombre indica, son más vulnerables que el resto. Y vulnerable quiere decir "clase baja".
Obvio, no son las catástrofes como tales sino que estas tienen efectos sobre lo que ya la sociedad ha preparado en una dirección u otra. Ni siquiera ante la Naturaleza todos somos igualmente iguales: algunos son más iguales que otros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario