martes, 23 de agosto de 2016

Criticar al contrario: de te fabula narratur

Un grupo de 50 políticos, representativos del aparato de la defensa estadounidense, ha publicado una carta en la que ponen a Donald Trump en su sitio, razón por la que desaconsejan a los estadounidenses que le voten:
- carece de conocimientos básicos sobre leyes, normas e instituciones estadounidenses
- debilitaría el liderazgo moral que los Estados Unidos ejercen sobre el mundo libre
- y es incapaz de diferenciar la verdad de la mentira.
Resultaría divertido, si no fuera trágico, aplicar tales características a los firmantes de tal carta. Si queda sentido del humor, se puede leer aquí, donde, después de poner en solfa esa idea del "mundo libre" heredada de la Guerra Fría y de escasa base empírica en lo de "libre", se pone en duda lo del liderazgo moral con suficientes casos en la historia reciente que ya lo han dejado maltrecho, asunto en el que algunos de los firmantes han tenido algo que ver. Sobre los conocimientos de estos últimos, hay razones para dudar. Pero en lo que no se puede dudar es de su capacidad para confundir la verdad con la mentira.
Lo del "liderazgo" y lo del "mundo libre" se puede dejar de lado. Pero la falta de conocimientos básicos y la manía de dar por verdad lo que se sabe que es falso (que eso es una mentira) parece ser una de las epidemias que traen consigo las etapas de "vacas flacas" en las que algunos ciudadanos se percatan de cómo les han estado engañando, cosa que, en tiempos de "vacas gordas", disminuye ya que no se le va a culpar al político de haberlo hecho bien. Se podría aplicar, como digo, a muchos otros países, entre ellos las Españas (incluyendo a Cataluña) o a Venezuela.
Pero volviendo a los Estados Unidos, no deja de ser irónico que se critique a Trump por cosas que los criticantes también han hecho y se olvide de que algunas de esas cosas también se podrían aplicar a la otra candidata a la presidencia. 
Elección entre candidatos competitivos sobre los que se dispone de información suficiente y fidedigna, al igual que sobre sus propuestas. Bonito ideal cuando lo que prima son los envoltorios, no los contenidos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario