domingo, 21 de agosto de 2016

Crisis para ricos y pobres

Hablar del crecimiento sin añadir cómo está repartido es, ha dicho Johan Galtung en más de una ocasión, como el geógrafo que da la situación de un punto en el mapa solo con la longitud sin añadir la latitud.
Desde el punto de vista del crecimiento (que lo suelen medir con el crecimiento del PIB), hay países que habrían superado la crisis y son un modelo a seguir para los que ni siquiera han conseguido llegar a tasas de crecimiento "decentes", es decir, generadoras de empleo y sin entrar en el espinoso tema del crecimiento y el medioambiente, que es donde reside el problema central: es preciso crecer, bajo las actuales reglas del juego, si se quiere generar empleo, pero es preciso decrecer si se quiere ser medianamente respetuoso con el medio ambiente. En este último caso, hay cálculos sobre la "huella ecológica" que en nada animan al crecimiento bajo las actuales reglas del juego.
Pero a lo que ahora voy es a trasmitir un hecho adicional: se sabe que en algunos países, los ricos hace ya tiempo que superaron la crisis mientras que los pobres todavía no lo han hecho. Es otro defecto del PIB, que es una medida "nacional" o, cuando se calcula para el mundo, "territorial", pero no "social". Es posible que la lucha de clases haya terminado, pero clases haberlas haylas.

1 comentario:

  1. Esta claro que el PIB, no es una buena forma de medir la riqueza de un país, ni siquiera si se toma el PIB per cápita. Por otro lado, tenemos los índices de desarrollo humano o el alternativo índice bruto de felicidad, que si tiene en cuenta la huella ecológica. Por otra parte, en "La infelicidad colectiva" de las epidemiolgas Wilkinson y Pickett, que relaciona la desigualdad con un índice de problemas sociosanitarios, y que incluso tienen en cuenta la huella ecológica (Cuba y Costa Rica serían los países con una huella ecológica aceptable y una desigualdad tb aceptabñe); siempre nos vemos abocados a dos cuestiones. Por un lado,los distintos índices de pobreza o desigualdad, que tienen en cuenta aspectos económicos y por ende vinculados al empleo o las políticas sociales, sin tener en cuenta otros factores (https://carlosgomezgil.com/2016/07/25/repensar-la-desigualdad/) aún teniendo en cuenta que algunos científicos sociales empiezan a hablar del paradigma de la desigualdad (http://www.sinpermiso.info/textos/estamos-presenciando-un-nuevo-paradigma-sobre-la-desigualdad-en-las-ciencias-sociales), aunque esto ya lo señalaba Peter Townsend (http://www.mundosigloxxi.ciecas.ipn.mx/pdf/v05/19/04.pdf), sin embargo, no conozco un índice de privación que tenga en cuenta variables que tengan que ver con la redistribución del poder, que he aquí el quid de la cuestión, aunque hay intentos como el indice AROPE, de privación material severa, o el El Índice FOESSA de Bienestar Social, o el índice de privación de MEDEA (http://www.proyectomedea.org/indice-de-privacion.html). Mi planteamiento es que sino se tiene en cuenta la redistribución del poder en éstos índices no se pone el foco en el problema. Aunque esta claro que será muy díficil medir esta variable.
    Por otro lado, tenemos que el sistema actual necesita de crecimiento para crear riqueza o más bien maldesarrollo, pero lo que yo me planteo es que la discusión sería, ¿El sistema actual crea bienestar en la mayor parte de la población? Por ejemplo, cojamos las regiones con mayor esperanza de vida del mundo, lo que se llaman zonas azules (http://news.nationalgeographic.com/2015/04/150412-longevity-health-blue-zones-obesity-diet-ngbooktalk/), aunque principalmente las zonas azules son conocidas por sus dietas, habría que investigar más sobre sus forma de vida, desigualdad, etc.. Un ejmplo en Okinawa, sus pobledores cultivan sus propios aliemntos (sin pesticidas, etc) o pescan la mayoría del pescado que consumen), y el resto de zonas azules suelen ser regiones agricolas con formas de vida relajadas. Lo que quiero decir, es que al estar enfocada la discusión al crecimiento del pib, cualquier alternativa ésta descartada. Lo que creo que el cambio debería de comenzar por el cambio del modelo energético,pero eso es otra historia.

    ResponderEliminar