domingo, 17 de julio de 2016

Yihadistas locales

Son porcentajes muy bajos sobre la población total y lo son también respecto a su supuesta población de origen (religión, geografía). Pero matan. Por eso es importante no dejarse llevar por visceralidades, pero, al mismo tiempo, estar atento a los análisis que se van produciendo sobre el fenómeno.
El estudio reciente en el caso español ha de ser tomado con cautela ya que se basa en detenidos, que es, al fin y al cabo, el dato disponible sobre el que calcular porcentajes. De los detenidos se sabe que poquísimos son "lobos solitarios", lo cual es lógico vista la población de la que se extraen los datos: los detenidos suelen serlo como parte de una investigación "por racimos", es decir, que la probabilidad de que los detenidos formen parte de un grupo o célula es muy alta. En todo caso, y por otros estudios, se puede suponer que son pocos y que el fenómeno del "lobo solitario" es más propio de grupos de extrema derecha en Europa y, en general, en los Estados Unidos.
Dos observaciones sobre los dos primeros estudios. La primera es que los datos no coinciden. No hay por qué extrañarse: son estimaciones por un lado y detenciones por otro. Aun así, es raro.
La segunda me importa más: los yihadistas detenidos en España y los otros europeos tienen una cosa en común: su adscripción al Islam es muy baja, no lo conocen más allá de generalidades y lo que tienen en común es un rechazo a lo que les rodea y algún que otro pasado delictivo. Una vez más, es problemático atribuir a la religión el papel de "causa determinante". Ni siquiera para el Estado Islámico (DAESH), añado por mi cuenta. Tiene su peso, sí. Y hasta se pueden escribir libros mostrando las suras del Corán que les podrían legitimar. Pero no es "la" causa.
Insisto: son pocos, no es una cuestión religiosa, pero pueden matar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada