martes, 19 de julio de 2016

Refugiados, terrorismo, empleo

Estos resultados vienen de una reciente encuesta del Pew Research Center:

Many Europeans concerned with security, economic repercussions of refugee crisis

Siempre se puede dudar si las mayorías tienen razón (las mayorías no son un instrumento para conocer la verdad, sino una regla para tomar decisiones). Lo que sí es claro es que se da una notable diferencia de percepciones de un país a otro.
Como tantas otras veces, lo más interesante no son las respuestas sino las preguntas: terrorismo, desempleo, criminalidad asociados en el imaginario de los encuestados con el fenómeno de los refugiados. No sé, podrían preguntar por rejuvenecimiento de poblaciones, ocupación de empleos que nadie quiere, salarios medios ("ejército de reserva", que diría Marx), acceso real a los servicios "universales" y cosas de esas.
Para colmo, el muchacho (17 años) que entró en el tren alemán armado de un hacha y cuchillos y, al grito de "Allah es grande" (según un testigo), atacó a los pasajeros, resultó ser refugiado afgano. Había llegado solo y vivía con una familia de acogida.
La Fundación Friedrich Ebert había publicado en abril un estudio precisamente sobre esa población. Llegaron 154.000 afganos a Alemania en 2015 (213.000 en toda la UE) y pidieron asilo 31.000, muy por encima de los 9.000 que lo habían solicitado en 2014. Las condiciones de salida y de llegada son presentadas con la voz de esos refugiados. De todos modos, el grueso de esa población se habría desplazado a los vecinos Irán y Paquistán. ¿Afganistán? Me suena.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada