sábado, 16 de julio de 2016

La polémica de los universales

No existen "los negros". No forman un grupo homogéneo ni siquiera, en los Estados Unidos, en lo que respecta a sus actitudes hacia la policía. Obviamente, un buen racista los pondrá a todos en la misma categoría despreciable, rechazable, temible, explotable o lo que corresponda. Y mejor no simplificar.
Tampoco existen "los ingleses" como una entidad homogénea y sin fisuras. Piénsese, si no, en esa división "fifty-fifty" a propósito del Brexit. Obviamente, un buen anglófobo (como aquel grupúsculo falangista español de la pre-guerra civil, AEMI, Arriba España - Muera Inglaterra, cuyos panfletos pude ver en mi juventud) tendrá muchas razones para rechazar esa arrogancia, prepotencia, individualismo, egoísmo, patanería que les caracteriza. Curioso, por cierto, que Jürgen Habermas no creyera, a propósito del Brexit, que "el populismo venciera al capitalismo en su país de origen".
Ya puestos, y sin necesidad de ulteriores citas de actualidad, tampoco existen "los musulmanes" o "los judíos" como grupo homogéneo dotado de características comunes, actitudes comunes y comportamientos comunes. La prueba más obvia son las diferencias entre chiístas y sunitas o las diferencias entre creyentes, practicantes, salafistas, wahabitas, radicales, yihadistas y terroristas. por un lado, y, por otro, los sionistas, los pacifistas, los falashas o los haredim. Obviamente, los islamófobos y los antijudíos (llamados "antisemitas" como si los árabes no fueran igualmente semitas) no verán estas diferencias y se quedarán en la afirmación sobre el conjunto.
Sin embargo, existen. Todos ellos. Cierto que, volviendo a la disputa medieval sobre los universales -términos que incluyen a muchos individuos-, había quienes atribuían a dichos conceptos una realidad y los que se la negaban totalmente reduciéndolos a un mero "flatus vocis", un mero sonido. Nos auten viam mediam tenemus y me refiero entidades que son "entes de razón", como pretendían los nominalistas, es decir, construcciones sociales, pero cum fundamento in re, es decir, con algo de base empírica.
Traduciendo: esos grupos se construyen a partir de elementos comunes pero no son ni homogéneos ni, sobre todo, "cosas". 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada