lunes, 4 de julio de 2016

Desglobalización, desintegración

Todavía hay quienes se refieren a los procesos que atraviesa el mundo como "globalización", es decir, se refieren a que numerosas actividades humanas son ya mundiales, "globales" según el anglicismo al uso. Cierto. Las finanzas, por ejemplo. Pero otras cuestiones que se daban como ejemplos de lo imparable del proceso globalizador y de la necesidad de que las sociedades particulares se adaptasen a tal proceso ya no está tan claro que se estén globalizando. De hecho, aparecen otras palabritas que pueden mostrar mejor qué sucede, más allá de los componentes ideológicos de la llamada "globalización". Me refiero a "desglobalización", "fragmentación" y a "desintegración". 
El artículo de Cockburn (traducido) que acabo de citar vale la pena de ser leído: guerras, medioambiente, decadencia de la potencia hegemónica (a la que Trump pretende hacer "great again"), proteccionismo, brexits varios ("mundo brexit", se dice), exiliados, desplazados, emigrantes, barreras, muros, aduanas, polarizaciones diversas, auges de las distintas formas del llamado "populismo", nacionalismos, chovinismos, xenofobias, nuevas formas de terrorismo "global" forman un conjunto bien poco "globalizante".

No hay comentarios:

Publicar un comentario