miércoles, 22 de junio de 2016

Psicopatología política

Vuelve, después de casi un siglo de existencia, la cuestión sobre los comportamientos de los políticos que pueden ser analizados desde el punto de vista de su psicopatología. Era la versión más suave. La de ahora habla de la locura colectiva de determinados miembros del establishment político estadounidense que se enredan en repetir viejos errores y lo hacen con una pasión digna de mejor causa. Pero siempre hay alternativas.
Sin llegar a aquellas distinciones de Lasswell (agitadores, administradores, teóricos) y sus raíces personales, hay un modo alternativo de entender estas aparentes locuras y que conviene tener en cuenta: el pensamiento grupal, el "groupthink" de Janis que se puede aplicar a cualquiera de nosotros y, por tanto, también a los líderes políticos y, obviamente, al establishment político.
Los chats, whatsapps, redes y demás formas de relacionarse pueden ser una fuente de pensamiento grupal para los mortales convenientemente conectados, cosa que saben bien los especialistas en manipular el comportamiento, ideas y preferencias (comerciales o políticas, tanto da) de los así enganchados.
Pero eso también puede funcionar para los expertos de un departamento de defensa como el que critica el texto citado como locura colectiva: puede que no estén locos sino que, simplemente, hayan generado un acuerdo sobre determinados temas (ayudados, creo yo, por la industria que se beneficia de tales acuerdos, como es el caso de la armamentista y la de seguridad privada). Visto desde fuera, pueden parecer locos. Desde dentro, son simplemente humanos.
Y no hay que irse tan lejos y tan "arriba". Quien más quien menos tiene experiencia (incluso mediante la introspección) de haber caído en el pensamiento grupal. No extrañen pues, determinados comportamientos aparentemente enloquecidos e incluso violentos.
¿Remedios? Se me ocurre uno: pertenecer a grupos diversos, es decir, tener identificaciones diferentes con lo que el Yo puede emerger con más facilidad que cuando cae en fenómenos de "Psicología de masas y análisis del Yo" en un solo grupo con una sola agenda. Ya sé que no es fácil, pero en un mundo que se está fanatizando progresivamente no es mala idea intentar resistirse. ¿Anarquismo individualista? Es posible. Pero no letal como su alternativa.

1 comentario:

  1. Creo, que alguna vez se le he nombrado al filósofo francés Rene Girard. Aquí, una tesis "Hacia una teoría mimética de lo político: René Girard y su escuela" (http://eprints.sim.ucm.es/33357/1/T36455.pdf). Tb, "René Girard:
    la impotencia política de un pensador apocalíptico"(https://dialnet.unirioja.es/descarga/articulo/4727431.pdf). Aquí, uno de sus colaboradores, Jean-Michel Oughourlian, quien escribió "Psychopolitique" (https://books.google.fr/books?id=xxE4AQAAIAAJ&q=jean+michel+oughourlian&dq=jean+michel+oughourlian&hl=fr&ei=rl9ETZKhFMbx4QaC6OxN&sa=X&oi=book_result&ct=result). Lo interesante, es la utilización dela teoría mimética de Girard para explicar comportamientso políticos. Qizás, un poco extravagante.

    ResponderEliminar