domingo, 12 de junio de 2016

Eso es nación

Es para asombrarse. Esto decía Sarkozy hace un par de días y lo subrayo
« La France, c’est un corps, c’est un esprit, c’est une âme »
Es un cuerpo, es decir, es un Estado. Es un espíritu, es decir, es algo que se trasmite de padres a hijos. Es un alma, es decir, es un sentimiento nacionalista. Nada que le diferencie de los nacionalismos sin Estado excepto en que ahí sí que hay un Estado. Por lo menos desde la Grand Révolution, la de 1789. Cierto que hay pequeños problemas con algunos corsos que quieren tener su propio Estado. Y los hay en Bretaña o en el Languedoc porque, aun aceptando el "cuerpo", preferirían otra alma.
Pero es que los dichos del nacionalista no tienen desperdicio y se pueden leer en Le Monde cuando trona contra la:
« tyrannie des minorités qui fait chaque jour davantage reculer la République »
Ah, sí, hay algo más ¿Inmigrantes? En particular, ¿musulmanes?. Evidente, Francia es un:
« pays chrétien dans sa culture et dans ses mœurs, un pays ouvert, accueillant, tolérant », « un pays que doivent respecter ceux qui veulent y vivre ».
Así que ya saben los que vengan.
¿Nacionalismo excluyente? Pues eso parece.
« Pourquoi, dans une société multiculturelle, tout le monde aurait-il le droit de cultiver sa différence, tout le monde sauf la majorité, tout le monde sauf le peuple français qui commettrait un crime contre l’altérité en voulant demeurer lui-même ? »
Me suena. Como si ya hubiese leído esas cosas en otras partes tanto desde Estados a la búsqueda de su nación como de naciones a la búsqueda de su Estado.  Pero me temo que ese no es el problema. Yo antes preguntaría sobre el poder de quién sobre quién para qué. Sobre todo para qué. Y me temo que lo de la identidad no es más que un medio presentado como si fuese un fin para esconder el fin que realmente se está buscando mientras los que escuchan quedan arrobados por tales propósitos que les enaltecen aunque sean unos mindundis.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada