sábado, 31 de octubre de 2015

Nos espían

Puede ser para ver lo malos que somos o, sencillamente, para tener "big data" con los que confeccionar campañas publicitarias. Y no excluyo la corrupción de vender los resultados a empresas de márketing. De hecho, 32 países usan el FinFisher.
image00
Aquí el informe de CitizenLab y aquí resumen y comentario en castellano. Volveré sobre el tema, pero parece que Orwell y su Gran Hermano de 1984, se quedó corto. Por lo menos, en la novela el mundo estaba dividido en tres bloques. Y, por supuesto, el mapa solo trata de ese spyware y no dice nada sobre los trabajos de gobiernos y sus espías de otros países. Basta ver el mapa y saber qué hacen rusos, chinos y estadounidenses sin ir más lejos. O qué van a hacer los británicos.

viernes, 30 de octubre de 2015

Crimen y confesión

El juicio en Galicia sobre la muerte de Asunta, en el que el jurado acaba de declarar culpables a los padres, me ha traido a la memoria un viejo texto de Umberto Eco (siento no tener la cita a mano) en el que exponía los problemas que tiene la investigación criminal y los comparaba con los que tiene la investigación en general.
Decía Eco que las novelas policíacas (y yo añadiría las series televisivas de ese tipo, de las que soy consumidor casi compulsivo) plantean un paralelismo complicado entre el mundo de la investigación criminalística y el de la realidad, que solo se conectan cuando el acusado confiesa. 
En efecto, y el caso de Asunta encaja en ese planteamiento, las pruebas nunca son totalmente conclusivas. Siempre hay margen para la duda que solo se termina cuando el acusado confiesa. A veces, en las series, no ha habido forma de concluir con certeza que estamos ante el asesino, pero con sutiles añagazas se consigue que el sospechoso pase a ser acusado y reconozca su crimen y ahí suele entrar la escena final.
La realidad, en efecto, se demasiado complicada como para que nuestros mapas sobre ella la reproduzcan completamente, razón por la cual siempre es bueno mantener una duda sobre esos mapas (fenómeno, que diría Kant) que pretenden dar cuenta de la realidad (númeno). Guste o no guste, siempre hay elementos discordantes sobre nuestro mapa. En el caso Asunta, por ejemplo, está el semen encontrado y que pertenece a otra persona ajena a los que ahora el jurado afirma haber sido los culpables de aquella muerte.
Si eso es así para un suceso puntual, con protagonistas fotografiados hasta la saciedad y con informaciones diarias sobre el mismo (incluido el enternecedor "todavía no hay veredicto", es decir, una no-noticia con que las televisiones nos han regalado estos días en las Españas), ¿qué no será para asuntos más complicados en los que no está claro quiénes tienen algo que ver y quiénes quieren mentir y nunca confesarán? 
Un ejemplo también de hoy, tomado de la edición digital para Inglaterra (la hay para los Estados Unidos) de The Guardian. Son dos noticias que van seguidas. 
Una es el aviso de la China a los Estados Unidos a propósito de la tensión entre ambos países en el mar de la China. Podría haber una guerra, dicen. La otra es sobre el caza estadounidense que intercepta un bombardero ruso en el mar del Japón (otra versión con matices respecto a la anterior, aquí). Otra tensión en dicha zona y con los Estados Unidos como protagonista en ambas.
¿Qué es lo que está sucediendo realmente? Se puede pensar que hay movimiento en aquella zona para que no miremos hacia otros sitios o hay sucesos en otros sitios para que no miremos hacia esa zona. Podría llegar a haber un crimen, es decir, algo más que avisos e interceptaciones en un clima de tensión, es decir, enfrentamientos armados que no excluirían a Corea del Norte que también avisa de que no teme a nadie. Nadie confesará.
Nota: pongo el nombre de los respectivos países como una abreviatura de lo que sería poner "goberno de" o "incontrolados de ... que van por cuenta propia con agendas propias". Como hemos visto, no siempre los gobiernos son los criminales que inician una guerra aunque finalmente la declaren: los criminales pueden ser otros que sí están interesados en vender armas para lo cual nada mejor que usar las propias. Estos confesarán todavía menos. Y no hay jurado que valga. Ni eso que dicen de que "la Historia les juzgará". Vistos los problemas de los historiadores en las Españas (catalanes y no-catalanes) en reconocer esa historia, no parece que la Historia sea un buen juez.

Corrupción y armamento en Oriente Medio

Transparencia Internacional ha publicado un informe en el que clasifica a los países de Oriente Medio y Norte de África según su nivel de corrupción (no voy a entrar en cómo se elaboran esos niveles). 


Siria, Irak y Yemen (y yo añadiría Libia) en particulares situaciones de fragilidad.
Hay dos puntos, al margen de estas olimpiadas, que son de interés. El primero es el tema de la defensa (armamento, ejército y demás). Como es sabido, es un sector particularmente predispuesto a la corrupción. En general, todos estos grandes equipamientos que compran los gobiernos, sirvan o no sirvan, y en cuya compra pueden aparecer intereses ajenos, a la defensa en este caso, y en cambio relacionados con los bolsillos del comprador. Caveat emptor, sí, porque será tentado por la serpiente en el Paraíso del dinero público. 
Y ese es el segundo punto, el de los vendedores, países occidentales dispuestos a vender y a no preocuparse por el destino final que tengan sus ventas. No es su problema, a lo que parece. Incluso estarán interesados en que sus equipos se utilicen (el destino de las armas es ser utilizadas y no archivadas en un museo militar), para lo cual no vendrá mal que los conflictos armados se eternicen y, si puede ser, se extiendan. 
Dentro de este punto está la cuestión del terrorismo que, obviamente, necesita equipamiento como cualquier otra actividad violenta. Alguien lo vende.

miércoles, 28 de octubre de 2015

Sostenella y enmendalla

Cosas de “guiris”. Aquí lo habríamos hecho mucho antes encargándoselo, por ejemplo, a la FAES, que tan buenos consejos sabe dar al gobierno de la nación (Nación: palabrita de la que se abusa sin haberla definido antes y que, por tanto, sirve para un roto y un descosido). Pero el caso es que en la Gran Bretaña, hace algunos años, se nombró una comisión dirigida por sir John Chilcot para analizar el papel de su gobierno de entonces en la invasión de Irak que apoyó y en la que intervino a través de su ejército. La tal comisión había anunciado que terminaría sus trabajos en un año y ya lleva, por lo menos, cinco. Trasparencia elogiable, retraso incomprensible. No es España.
Parece, de todas formas, que las conclusiones están a punto de ser publicadas finalmente, y Tony Blair ha salido a la palestra para repetir cosas que viene diciendo los últimos años. En eso también se diferencia de los restantes componentes del “cuarteto de las Azores”, alguno de los cuales desapareció incluso de las fotos. Barroso, sin ir más lejos. Bush no ha sido muy locuaz (no me refiero al actual pre-candidato a la presidencia y a sus actuales problemas con la financiación), los artífices de aquella invasión tampoco (me refiero a Rumsfeld y a Cheney) y Aznar ya explicó que su “créanme” sobre las armas de destrucción masiva se debió a un fallo en la información recibida, no a su intención de mentir a los españoles que le escuchaban por televisión.
Tony Blay ha ido más allá hace un par de días. ¡Pedía disculpas!, en la CNN, porque las informaciones recibidas eran falsas (les engañaron a los muy incautos sobre las armas de destrucción masiva, aunque se sabe que el apoyo a Bush era de un año anterior a los hechos), porque cometieron errores de planificación y porque se equivocaron en su comprensión de lo que sucedería después de terminar con el régimen de Sadam Husein.
Pues sí: la preparación no fue primorosa que digamos, aunque tiempo sí que tuvieron. Y a eso se añadieron los errores de Paul Bremmer, enviado presidencial, respecto al partido Baaz y, sobre todo, respecto al ejército iraquí. Pero ahora el problema no es el caos que sigue habiendo en el país, prodigio de invasión chapucera. El problema ahora es el Estado Islámico.
A ese respecto, el entorno de Blair reconoce que el gobierno títere impuesto a Bagdad se convirtió en talmente sectario que generó una reacción en la población, en los militares desmilitarizados y lanzados al desempleo, y en los miembros de facciones religiosas diferentes de la dominante en el nuevo y flamante gobierno. Si a eso se añade el paso de un gobierno “laico” (detestado por Al Qaeda precisamente por ello) a un gobierno “religioso” chiíta, se entenderá por qué ahora se le ha preguntado a Blair si no se siente responsable del nacimiento del Estado Islámico (DAESH en sus siglas árabes, ISIS en las inglesas),
Efectivamente, esta inicial rama de Al Qaeda, nacida en Irak de esa mezcolanza de factores, extendida a Siria y retornada a Irak, se habría convertido en una de las grandes preocupaciones de gobiernos de diversa coloración y de geografías variadas. ¿Fue entonces la chapucera invasión de Irak la causa principal del nacimiento del EI? Blair responde: “I think there are elements of truth in that”, algo hay de verdad en ello.
No exageremos (y Blair tampoco exagera y con mayor motivo): la decisión de 2003 de quitar de en medio a Sadam difícilmente pudo ser “la” causa del Estado Islámico que no empezaría a ser conocido hasta 2008, que es cuando se inicia el declinar de Al Qaeda (ahora “nuestro” aliado contra Al Asad en Siria) y el auge del EI. Pero es curioso (para un político retirado) reconocer el papel que las decisiones en las que participó tuvieron en el nacimiento de este Estado (o, si se prefiere, “nación”, que es como, en el fondo, ellos se consideran -definiciones al margen-)
Es posible que el cuarteto de las Azores (incluyo a Bush II) fuera engañado y hasta que Colin Powell también lo fuera y que todavía esté avergonzado del papelón que hizo ante Naciones Unidas contando “errores de inteligencia” (y lo de “inteligencia” se las trae). Obvio: no tenían más remedio que confiar en lo que les decían ya que no me los imagino viajando al lugar para cerciorarse de la verdad de la información recibida. ¿Exceso de confianza, superficialidad, narcisismo, arrogancia? No lo sé.
(Publicado hoy en el diario Información -Alicante-)
(Aquí prefieren titular "Non-Apology Apology" que se podría traducir como "enmendalla y sostenella")
(Añadido el 2 de noviembre: aquí las cosas del ex-presidente Aznar al respecto)

martes, 27 de octubre de 2015

Despliegue militar estadounidense

Vaya por delante esta cita:
In the last decade, Green Berets have deployed into 135 of the 195 recognized countries in the world. Successes in Afghanistan, Iraq, Trans-Sahel Africa, the Philippines, the Andean Ridge, the Caribbean, and Central America have resulted in an increasing demand for SF around the globe.
Boinas verdes, sí. Y la cita está tomada de la página web de la Comandancia de Operaciones Especiales del Ejército de los Estados Unidos. El análisis del texto da mucho de sí.
Primero, que las tales boinas verdes están, como quien dice, en todos los países (135 sobre 195). No es una buena noticia para ellos: los excesos militaristas han sido el inicio de la decadencia de otras potencias que les precedieron en la hegemonía mundial. Tal vez esa sea una de las pocas cosas, si no la única, que la historia de España (comenzando por los territorios propiedad de los Austria) puede enseñar a los Estados Unidos. Encima, resulta que, si se tienen en cuenta otros cuerpos del ejército, el número de países en los que los estadounidenses están presentes militarmente llegaría a 147
Segundo, que sus éxitos son conocidos: Afganistán e Irak por delante (¿en serio?)
Y, tercero, que su despliegue no se debe a ningún tipo de proyecto "imperial", como el que tuvieron los romanos, sino que responde a la creciente demanda de fuerzas especiales en todo el Planeta. Me imagino, como hizo Rumsfeld, a los iraquíes saludando en las calles al ejército que los liberaba de Sadam y... los abocaba al caos.
Vistas mis dudas con los puntos segundo y tercero, tendré que extenderlas al primero. Igual no son tantos los países en los que estas FS están presentes. Pero si ellos lo dicen... 

lunes, 26 de octubre de 2015

Emisiones de CO2

El Banco Mundial mantiene una página sobre el cambio climático. No está, pues, entre los negacionistas reclacitrantes. De esa página extraigo y copio este mapa que indica quiénes son los países que más CO2 emiten. Ya he comentado en otro post la curiosa contradicción entre este ecologismo de los datos y las prácticas mostradas por el Banco en sus proyectos, no excesivamente cuidadosos con el medioambiente. Pero, pase. Este es el mapa:


Borroso, pero suficiente como para ver quiénes son los mayores emisores de CO: la China, los Estados Unidos y la Santa Rusia. Se dirá que porque son grandes, pero también es grande el Brasil y casi ni se le ve. Pero no está ahí lo interesante. Resulta que el mapa es interactivo y permite reconstruir el mapa desde 1981. No he recorrido todos los tiempos que proporciona el trasto. Me basta con ver el primero de la serie, el de 1981 para darme cuenta de lo poco que ha cambiado el mundo en estos 30 años bajo tantas y tantas conferencias sobre el medioambiente. Ahi va el viejo:


Muchas diferencias no veo, más allá de lo que significan los colores para indicar las emisiones. Porque esas sí que han cambiado de 9.000 millones a 4.000 millones. El Planeta está salvado. Ya no habrá que hacerle caso a Stephen Howking y marcharnos a colonizar otros planetas ya que este ya no nos sirve para destrozarlo.

domingo, 25 de octubre de 2015

Paz positiva

Este es el mapa de este año


Cómo se calcula puede verse en el informe que cito. Y el mapa puede parecer banal. No es tan banal saber en qué países se ha deteriorrado más la situación, a saber, Hungría, Grecia, los Estados Unidos e Islandia (otrora modelo de alternativos).

sábado, 24 de octubre de 2015

Contra los impuestos a los ricos

No hace falta que diga quiénes están contra tal política impositiva: los ricos, claro. Aunque, añado, también los que creen que aumentar la presión fiscal sobre ellos lo que consigue es ralentizar la economía. De momento, y en la pre-campaña electoral estadounidense, se van a dedicar 150 millones de dólares, según cuenta el Financial Times,  en un Comité de Acción Política (PAC, super-PAC para ser exactos) que luchará por convencer a los candidatos de que aumentar los impuestos a los ricos es malo para la economía en general (el que sea malo para los ricos se da por supuesto).
Atención, pregunta: En los países en los que se ha bajado dicha presión fiscal o se han dado vericuetos para reducirla, ¿cuál de los dos criterios ha primado: el bien común del crecimiento económico o el interés de los super-ricos? No tendria que hacer falta (la frase, evidentemente, es retórica) añadir que la teoría sobre el papel que esa presión tendría contra el crecimiento económico no tiene muchos apoyos empíricos, aunque sí teóricos (una famosa curva  de Laffer diseñada en una servilleta de restaurante). La segunda parte, la de los intereses de los super-ricos tiene algunas excepciones empíricas (Warren Buffett, por ejemplo), pero sí parece reflejar un asunto general. Está por ver quién gana. De momento, la lucha de clases ha terminado: hemos perdido. Bueno, en realidad, la están ganando los super-ricos y el que lo dice es nada menos que el citado Warren Buffett, que algo debe de saber del asunto.
No hace falta recurrir a complejos conceptos marxistas que nunca he entendido (como lo de la subsunción del capital, que sigo sin saber lo que es). Basta saber qué dijo Donald Trump en uno de los debates cuando le dijeron que por qué daba dinero a demócratas y republicanos, él pre-candidato republicano. Contestó:
“I give to everybody. When they call, I give. And do you know what? When I need something from them two years later, three years later, I call them, they are there for me.”
Do ut des, que quede claro. La recensión en el New York Review of Books de la que tomo la cita está llena de observaciones sobre ese fenómeno de la plutocracia como esta citando al libro recensionado:
the super-rich, the wealthiest one to two percent, “set the national political agenda, select the candidates, bankroll the campaigns…, and enjoy privileged postelection access to government officials.” The rest of us are left to “navigate among the choices made available” by the super-rich.
Sin duda exagera. La lucha de clases de los ricos, como dice Buffett, la van ganando, pero no la han ganado del todo todavía. Pero están en ello. Y si, para ganar, tienen que aceptar un aumento cosmético a los ricos (como promete el PSOE en España -y prometer es gratis-), eso es táctica en función de una estrategia, que es ganar.
(Añadido el 26: Para el caso estadounidense, las cinco razones que esgrime Robert Reich contra los que dicen que los ricos ya pagan muchos impuestos y que no vale auemtarlos)

viernes, 23 de octubre de 2015

Efectos de las crisis financieras

 Un amigo (gracias, Alberto) me hace llegar este artículo que une un tratamiento matemático que, como siempre, no entiendo y una perspectiva histórica desde 1810 a 2014. Interesante perspectiva comparada. 
Las crisis financieras, dicen, y más que las otras crisis económicas, tienen, entre sus efectos, una mayor polarización y un auge de los extremismos, en particular los de derechas. Copio y pego de su conclusión:
The typical political reaction is as follows: votes for far-right parties increase strongly, government majorities shrink, the fractionalization of parliaments rises and the overall  number of parties represented in parliament jumps. These developments likely hinder crisis resolution and contribute to political gridlock. The resulting policy uncertainty may contribute to the much debated slow economic recoveries from financial crises. 
Como correlación no significa causalidad y como es imposible construir un modelo que tenga en cuenta todas las variables importantes y sus relaciones y retroalimentaciones, me quedo con la lista de problemas que plantean esas crisis financieras, con las más que probables excepciones que, en contra de lo que se dice, no confirman la regla sino que la invalidan. 
Pero, sí, el fin de las mayorías absolutas en los parlamentos, el aumento del número de partidos, el incremento del voto a paridos xenófobos (acaba de suceder en Suiza, pero no ha sucedido en Colonia, donde ha obtenido una notable mayoría para la alcaldía la apuñalada candidata a manos de un xenófobo) o de extrema derecha están detrás de la crisis financiera descubierta a partir de lo de Lehman Brothers y se convierten en un factor que dificulta la recuperación.

jueves, 22 de octubre de 2015

Menos fe, menos xenofobia

Vaya usted a saber de qué va el experimento del que se habla hoy en Le Monde. Resulta que un grupo de investigadores de los que tienen como lengua la de los JCR dice haber encontrado que estimulando una determinada zona del cerebro humano se reduce la fe religiosa y, con ella, la xenofobia. Conozco muchas excepciones: religiosos poco xenofóbicos (más bien lo contrario: xenofílicos) y muy xenófobos y nada religiosos, de los que podría dar nombres y apellidos. De hecho, no encuentro en mi entorno tal covariación. Claro que no me he puesto a estimularles esa zona del cerebro, que es lo que dicen los investigadores. Pero, no sé, me chirría el resultado. Igual es que, como no me preocupa el JCR, no entiendo bien lo que quieren decir. Igual es que saben mucho de cerebro, pero no se han puesto a definir "fe" y "xenofobia" o la han "operacionalizado" de manera chapucera. Vaya usted a saber. No da para más. Pienso en el obispo valenciano (se le supone religioso) y su evidente xenofobia poco cristiana y tengo que dudar de ambos extremos o pensar que tiene un cerebro privilegiado.

Hackers y no hackers

Uno se puede asombrar de que no sea tan difícil entrar en la cuenta personal del director de la CIA. La lista de logros de los hackers es larga: bancos, gobiernos, centros oficiales, empresas competidora, "celebrities" etcétera son objeto de sus prácticas. Pero no hay por qué asombrarse.
La policía española (y no te digo las de otros países) "saben" que una pareja viaja a Turquía para unirse al Estado Islámico o, incluso, a una joven que iba a viajar a Turquía para lo mismo. Y los detienen. No lo saben por ciencia infusa: han seguido sus andanzas por internet y han visto, por lo menos en el segundo caso, cómo se iba adhiriendo a las doctrinas del EI.
Periódicamente, hay detenciones de pederastas o, por lo menos, con aficiones de ese tipo aunque su delito sea el acumular material pedófilo en su ordenador.
Pero no hay que ir tan lejos. Los lunes suelo ir a comer a un "bar de tapas" cercano, ya que ese día tienen como plato del día una rica "olleta". El lunes pasado no fui. Pues bien, el ordenador, sin que yo se lo pidiera, me indicó el camino desde mi casa a dicho restaurante y el tiempo que tardaría caminando hasta él. ¿Que cómo lo sabe el omnisciente? Pues porque también me conecto a la wifi del bar cuando estoy en él y "algo" toma nota de mi regularidad y de mis wifis. No es el primer caso que conozco, pero este lo cuento en primera persona. ¿Intimidad? jaja. Moraleja: no hace falta ser un hacker experimentado para hacer seguimiento de un ciudadano jubilado y provinciano como yo. Google ya se encarga de eso y te presenta sus resultados en "google maps" para que no te pierdas en los 17 minutos que tardas de tu casa a la "olleta" que, aunque no sea de trigo, está muy rica y eso me hace olvidar que el Gran Hermano me mira. Big Brother is watching me. Y no solo es el gobierno. Ya he vuelto a terminar en Orwell.

miércoles, 21 de octubre de 2015

Compasión, cálculo y más

La foto de Aylan, inerte en la playa que su padre buscaba, previo pago de 4.000 dólares, para obtener una vida mejor, me ha recordado la de aquel niño ruandés, con evidentes signos de malnutrición por no decir hambre y cuya previsible agonía era observada con ojos concupiscentes por un ave de rapiña dispuesta a darse el festín con el cadáver más que inminente.
En este último caso, la foto, que llamaba a la compasión, ocultaba un pequeño dato: el niño formaba parte de la caravana de genocidas tutsis que huían de los hutus que habían recuperado el poder después de haber sufrido una de las mayores matanzas (a machetazos) conocidas en el siglo XX, fomentadas desde una emisora, "Las mil colinas" y con conocido apoyo francés. La compasión era, pues, problemática y el cálculo intervenía en el uso que alguna ONG hacía de la foto para conseguir apoyo de los que se dejaban llevar por el sentimiento. Compasión legítima, faltaría más. Pero no tanto el  cálculo o manipulación interesada del sentimiento ajeno.
La compasión, la empatía, en estos casos, es fruto de una de nuestras reacciones animales frente al débil y al moribundo. Los psicópatas no la tienen, pero el resto sí. De hecho, es uno de los problemas que afronta el entrenamiento militar cuando tiene que enseñar a matar, para lo cual la pedagogía militar y la de los pandilleros tienen, salvadas las enormes distancias, muchas cosas en común. No es idea mía. Es de un libro (On Killing), que publicó un ex-militar estadounidense, Dave Grossman, hace ya años y que ha sido lectura obligada en varias academias militares de aquel país.
Como gato escaldado que del agua fría huye, tiendo a sospechar cuando una imagen se abre camino hasta ocupar un lugar central, imagen que conlleva una fuerte carga de sentimiento. De compasión en este caso. Adelanto que no soy contrario, ni remotamente, a esa compasión, pero, hijo de la Ilustración, me pregunto qué puede aportar una visión más racional sobre el asunto.
Primero, tener cuidado con aquel eslogan de una emisora televisiva ahora desaparecida: "está pasando, lo estás viendo". Ni hablar: hay muchas cosas que estoy viendo y, sin embargo, no están pasando y, todavía más, muchas cosas que están pasando y no estoy viendo. No sé si este es el caso y se trata de un "hoax" más, a los que hay que ir acostumbrándose. Lo que sí sé es que el otro eslogan ("Estar informado") es también problemático: dejan, necesariamente, muchas cosas fuera y no todas las que incluyen vienen envueltas en el ropaje de la ausencia total de manipulación (pienso, por ejemplo, en los datos que se conocen sobre conflictos -violentos- entre miembros de religiones diversas: no siempre los cristianos son el objetivo preferido cuando, además, hay casos en los que son los agentes de tales violencias).
Segundo, porque una foto, por definición, carece de contexto. El de la de Aylan sería el siguiente: los sirios que buscan asilo o domicilio en Europa son un porcentaje relativamente pequeño respecto a los 4 millones que están en los países limítrofes y los 8 millones de desplazados internos en Siria. Además, no todos son sirios. Hay afganos, eritreos, nigerianos, paquistaníes en esas olas que vienen a romper en las tranquilas playas europeas. Pero, sobre todo, porque el quedarse en el problema "europeo" inmediato (que ya se las trae, dicho sea de paso) y no plantearse cuáles pueden ser las causas, impide darse cuenta de lo que sequías, episodios climáticos extremos, hambrunas, guerras o pobreza pueden producir en un futuro nada lejano. El cálculo es de 50 millones, vista la deforestación a escala mundial y la desaparición de la mitad de la fauna marina ya producida.
Todo hay que decirlo. Detrás de la muerte de Aylan hay una historia de intervenciones europeas (se incluye a Rusia) y estadounidenses en la zona, apoyando a unos, armando a otros (que se lo digan a Arabia Saudita, algo menos democrática que Cuba aunque sea Cuba la que parece poco democrática), invadiendo al de más allá, cambiando de bando según les conviene y generando guerras absurdas con el apoyo de líderes locales que podrán ser unos hijos de puta, pero son nuestros hijos de puta. Todo ello en función de intereses concretos, ajenos a cualquier compasión o sentimiento más allá del egoísmo personal, grupal o incluso nacional.
Mi pregunta: ¿qué cálculos, qué intereses hay detrás de esta manipulación de sentimientos? No es mala pregunta, incluso para el caso de Cataluña.
(Publicado hoy en el diario Información -Alicante-)

Hay que ser buenos

Desde fuera de la política, es frecuente encontrar posturas como las de los que, sin hacer un buen diagnóstico, recurren a la terapia del "hay que ser buenos". Suele suceder, por ejemplo, en el caso de la corrupción política: cuando se ve que no funciona el aumentar los castigos sin aumentar las probabilidades de "pillar" a los delincuentes, se suele recurrir a la ética o a la moral, a un genérico "hay que ser buenos" ajeno al funcionamiento real de ese do ut des que es la corrupción. Bernie Sanders, pre-candidato demócrata a la presidencia USA, lo ha expuesto con claridad como parte de su propia campaña:
Saying to Wall Street and the drug companies and the rest of the billionaire class, "please, do the right thing" while taking their money to fund your campaign is both naive and ultimately ineffective
Es un caso en el que el "hay que ser buenos" salta por los aires como ingenuo y, finalmente, inefectivo: decirlo a determinados grupos mientras se reciben donaciones de dichos grupos no acaba de tener sentido... excepto en el de engañar a los votantes. 
Pero no me refiero tanto a los políticos usando ese argumento (que ya se las trae), sino a los opinadores que proponen esa "solución" para acabar con los comportamientos corruptos. En una campaña electoral, pueden abundar los "hay que ser buenos" seguidos por la promesa (normalmente incumplida si se llega al poder; si no se llega, es gratis) de aumentar las penas para los "malos" denunciando sus "maldades" y sin, por ello, aumentar las probabilidades de descubrir sus fechorías, es decir, sin aumentar el personal dedicado a la investigación policial. No suele haber, en cambio, muchas propuestas para prevenir el tema, quedando muchas veces reducido al "hay que ser buenos" o esperando un cambio civilizatorio que escapa de la capacidad de decisión de (casi) todos los habitantes del Planeta. 
Dicho recurso al cambio puede venir acompañado por referencias a casos concretos en los que, a escala local, se ha producido tal cambio de lógica olvidando que el do ut des de la corrupción ya se daba en contextos pre-capitalistas; baste recordar lo sucedido en Roma en su decadencia, cosa que ahora se desentierra para encontrar analogías con lo que ahora sucede. Mi problema, al margen de mis dudas sobre el funcionamiento real de dichas experiencias locales al margen de sus relaciones públicas que suelen ser buenas, es que para conectar físicamente dichas experiencias hacen falta carreteras, aeropuertos, tendidos de ferrocarril en los que se da, precisamente, una mayor incidencia de corruptos que acuden como las cien mil moscas al panal de la rica miel del presupuesto del Estado. ¿Tienen ordenadores y wifi para pregonar sus éxitos? Pues queda por saber si los han producido a escala local y si las concesiones para la fibra óptica se han llevado a cabo suponiendo que "hay que ser buenos".
No soy contrario a los predicadores de la ética o la moral. Solo digo que no es suficiente ni hay por qué sentirse auto-satisfecho por usar de tales prédicas. Hace falta algo más: prevención, prevención y prevención, que es lo que hay que exigir a los partidos políticos que concurren a unas elecciones. Prevenir es curar. Decir que la salud es mejor que la enfermedad son ganas de decir algo obvio. Y eso vale para la paz, el desarrollo y la política decente.

El futuro de entonces era hoy

Una lista de aciertos y errores de "Regreso al futuro" respecto a lo que, entonces, imaginaban sus guionistas que iba a ser el futuro, es decir, hoy. Efectivamente, el futuro ya no es lo que era. Tampoco la nostalgia. Habrá que volver a ver "Blade runner". O "Cuando el futuro nos alcance" ("Soylent green"). "El planeta de los simios", no.

martes, 20 de octubre de 2015

Menos "ayuda al desarrollo"

Angus Deaton, el "Nobel" de economía de este año (y no lo digo a su favor, vistos los antecedentes - como con el de la paz, por cierto) ha publicado un artículo reproducido en diversos sitios. Termina con este párrafo:
One thing that we can do is to agitate for our own governments to stop doing those things that make it harder for poor countries to stop being poor. Reducing aid is one, but so is limiting the arms trade, improving rich-country trade and subsidy policies, providing technical advice that is not tied to aid, and developing better drugs for diseases that do not affect rich people. We cannot help the poor by making their already-weak governments even weaker. (El subrayado es mío)
Vale la pena leer el argumento que lo precede. Hace ya muchos años que un colega, que por primera vez visitaba América Latina, se quedó horrorizado por el modo con que la ayuda estaba sustituyendo al Estado. Su argumento acaba siendo el de Deaton: es evidente que esa ayuda proporciona servicios que, de otra forma, no se producirían y eso, desde el punto de vista del receptor, es bueno (es mejor que te curen a que te dejen morir, por ponerlo en su extremo). Pero el problema de fondo, a medio plazo (no el inmediato, que es curar), es el de fortalecer al Estado y hacerlo responsable ente sus ciudadanos. Pero mejor vea el artículo, que uno es Nobel y el otro, mi colega, ha regresado muchas veces a algunos países latinoamericanos y ha llevado a cabo, allí, tareas elogiables desde cualquier punto de vista, excepto el de los que comercian con armas. Ya puestos, se puede leer, en castellano, una perspectiva crítica sobre el citado premio Nobel.

lunes, 19 de octubre de 2015

Tiempos interesantes

No se trata de la maldición china, aunque hay que reconocer que vivimos en tiempos interesantes. Se trata del tiempo (meteorológico) que resulta impredecible en los próximos 18 meses (y no te digo después) con posibilidades extremas de frío en Europa aunque no se sepa hasta dónde llegará. ni en temperatura ni es geografía El artículo de The Guardian termina, precisamente, diciendo que son tiempos interesantes. No creo que la climatología se haya puesto de acuerdo para asustar a los políticos que se reunirán en París a finales de noviembre para hablar (¿solo hablar?) del clima. Curiosamente, los modelos que se aplican funcionan mejor para el medio-largo plazo que para el día siguiente. Por lo menos en eso no tenía razón el actual presidente Rajoy, entonces candidato. Ahora irá a París, espero que no como si fuera Canosa y piense que "París bien vale una misa".

Hay terroristas y terroristas

El gráfico es expresivo. Compara, para los Estados Unidos, los muertos por ataques de yihadistas (en azul) y de extremistas domésticos, generalmente de extrema derecha (en rojo). 
rightwing-jihadists (2)
No es la primera vez que lo encuentro. Lo curioso es que estos "rojos" no son considerados terroristas, calificativo que se reserva para los que tengan que ver algo, aunque sea remoto, con el mundo musulmán. El artículo que cito, en cambio, llama terroristas a ambos, "rojos" y "azules".
(Añadido el 22 de octubre: peor es el caso de Israel donde el comportamiento de una persona es tildado de terrorista mientras se piensa que es un palestino y cuya cualificación se borra cuando se ve que es un judío)

domingo, 18 de octubre de 2015

Crisis de refugiados

Las hay peores. que los que preocupan a los gobernantes europeos y a los medios. Aquí (en el New York Times) se describen los campos de Dadaab (norte de Kenya) y los de Gaza, que se unen a los que hay en Etiopía, Sudán del Sur, Tailandia, Yemen y los que ha creado la guerra de Siria (Líbano, Jordania y Turquía). Obvio que los gobernantes europeos se tienen que preocupar de la pequeña fracción que les toca de las decenas de millones de refugiados que hay en el mundo. Pero el problema es mucho, mucho mayor.

Predicar y dar trigo

Suelo citar la página del Banco Mundial dedicada al cambio climático como síntoma de que el problema va en serio, digan lo que digan los negacionistas. Encuentro ahora un informe del Institute of Policy Studies y la universidad de Brown sobre los proyectos que el dicho Banco ha apoyado en los últimos años (2000-2004) comparándolos con los recientes (2010-2014). Por lo que se refiere al sector energético, se constata una notable divergencia entre los planteamientos de aquella página y las prácticas observables. Nunca mejor dicho: una cosa es predicar y otra dar trigo. Por muy interesantes que sean los planteamientos, se convierten en retóricos cuando se los compara con las prácticas observables.
No es el único caso. Trump decía que iba a financiar su campaña con su propio dinero y sus propios datos muestran que usa más el dinero de los demás. Eso sí: los favoritos para las donaciones de Wall Street siguen siendo Bush y Clinton que son apellidos que, no sé por qué, me suenan.

sábado, 17 de octubre de 2015

Drones inteligentes

Afganistán, Pakistán, Yemen y Somalia los sufren. Por lo menos que se sepa. Son esas nuevas armas que permiten matar a mucha distancia con lo que el que mata siente mucho menos que si estuviese cerca (se sabe desde los experimentos de Milgram). Tienen un problema: que en torno al 90 por ciento de los muertos no eran el objetivo. Todo ello al margen de que no acaba de tener justificación el ataque contra países contra los que no se ha declarado una guerra. Son asesinatos y, encima, de gente que nada tenía que ver con el supuesto conflicto. Y con efectos contrarios a los pretendidamente buscados. The Drone Papers que publica The Intercept, aquí.
Supongo que están en pruebas y nada mejor que hacerlas contra poblaciones "inferiores", no se vaya a repetir lo sucedido con armas anteriores que tuvieron como conejillos de indias a soldados voluntarios o campesinos que nada sabían de lo que estaba pasando. Ahora ya no lo hacen contra los propios estadounidenses. Por lo menos que se sepa.
(Añadido el 18: Le Monde resume en diez puntos los problemas levantados por The Drone Papers sobre estos "assassinats ciblés")

viernes, 16 de octubre de 2015

Es el petróleo, estúpido

Cuando menos se piensa, salta la liebre del petróleo. Casos curiosos recién cosechados:
El Estado Islámico controla yacimientos, los explota con mucha profesionalidad y comercia con el petróleo con quien quiera comprárselo. Los detalles, aquí, que incluyen que algunos de sus enemigos acaben comerciando con ellos.
En Siria se dan cita, en un lado y otro, numerosos exportadores de petróleo con evidentes intereses en el tema.
Gaza-Israel-Egipto tienen evidentes y recurrentes problemas militares entre ellos que se convierten en mucho más interesantes cuando se los ve desde el prisma del gas. Egipto descubre nuevos yacimientos, Gaza compra a Ascalón, Israel, que no tiene problemas en venderlo a sus enemigos. E Israel está interesado en que Gaza (no me atrevo a llamarlo Palestina a estas alturas) no acceda a los pozos "offshore" que controla, sea de quien sean.
Yemen es una masacre tras otra en más que evidente violación de derechos humanos y leyes internacionales. Lo cuenta Amnistía Internacional. Los agentes son una coalición liderada por Arabia Saudí que compra armas a los Estados Unidos y le vende petróleo (primer proveedor, si no recuerdo mal). Arms for oil. Ah, y los Estados Unidos algo tienen que ver directamente, y bastante chapucero por cierto.
Añádanse oleoductos hacia Europa central, problemas chinos con el abastecimiento, abaratamiento de países que creyeron que el asunto iba a ser eterno como Rusia, Irán, Venezuela y alguno más ccomo Escocia y su independencia e incluso los que sabían que no iba a ser eterno y tomaron sus medidas cautelares, como Noruega, y se tendrá una imagen relativamente curiosa de este Planeta dispuesto a expulsar a la dañina especie que lo esquilma.
(Añadido el 18: Las elecciones de mañana, en Canadá, también permiten una lectura "petrolera")

jueves, 15 de octubre de 2015

Noticias mundiales

El Financial Times de ayer daba las siguientes "world news". Las repito y, en su caso, comento, por orden de aparición.
- El informe sobre el derribo del MH17. Informe cauteloso que ha sido inemdiatamente "matizado" por las partes contendientes, en particular Kiev y Moscú. El gobierno de Kiev acusando a los pro-rusos y el gobierno de Moscú dudando de tal versión, en particular de que el misil ruso sea una prueba (demasiado antiguo, demasiado poco ruso). Léase en términos del conflicto entre los gobiernos de los Estados Unidos y el de Rusia, lo que llaman la Nueva Guerra Fría, también visible en Siria y en la propuesta rusa de negociar entre USA y ex-URSS (con o sin Al Asad, es otra cuestión).
- La reacción de los musulmanes en Rusia. Las autoridades musulmanas en Rusia apoyan al Kremlin (suele ser frecuente: no muerdas la mano que te da de comer; en las Españas cambia un poco). Pero hay musulmanes muy cabreados por lo que el ejército ruso está haciendo en Siria, apoyando a Al Asad y atacando a todos los demás (Estado Islámico incluído). Efectivamente, en Rusia está Chechenia.
- Lo que llama "Intifada de Jesuralén" (que otros llaman "intifada de los cuchillos"), habría pillado al gobierno israelí con la guardia bajada. Me extraña. Continuas violaciones del acuerdo sobre la explanada de las mezquitas/templo, insolencia de los colonos ilegales en todo el territorio incluido Jerusalén, arrogancia policial y dinámicas de acción-reacción (difícil saber quién fue primero), tendrían que tener más despiertos a los gobernantes. De momento, han cerrado los barrios palestinos en Jerusalén.
- Syriza presenta sus planes. Austeridad, supongo. Y aceptación de lo que haya dicho el Eurogrupo en concreto y, en general, la Troika. Es malo, pero evita lo peor. Y en lo malo se incluye cómo se han deshinchado las ínfulas revolucionarias internacionalistas del partido de Tsipras. La Unión Europea manda sobre los parlamentos "nacionales" (y no te digo en los "subestatales"). Los nubarrones sobre la Unión no los despejan (todo lo contrario) los funcionarios que los niegan.
- El parlamento iraní aprueba el acuerdo nuclear. No está lejos el día en que se decía que Irán era una teocracia. Tal vez lo sea, pero respeta las formalidades democráticas como cualquier otro país democrático en el que las decisiones se toman "arriba" y ni siquiera se cumple ese ritual democrático de preguntar al parlamento. Y si el gobierno tiene mayoría absoluta en el parlamento (sistema europeo), pues no te digo.
Hay noticias económicas variadas y sobre el Reino Unido en concreto, pero no hay noticias sobre el Yemen, Eritrea, Nigeria entre los vecinos ni sobre la China (excepto en las páginas de economía), las Koreas o Japón. ¿América?  Sí, claro, la del Norte, pero también en páginas de economía)¿América Latina? ¿Donde está el Brasil, más grande que Europa?. Obvio: no cabe todo y hay que elegir. Y se elige según criterios claros y distintos, aunque la frase sea cartesiana.

miércoles, 14 de octubre de 2015

Imputación en Cataluña

La cuestión no es saber por qué, aunque ahí también hay opciones en esta imputación/investigación, que no acusación y, menos, condena del candidato a la presidencia de la Generalidad de Cataluña. Por un lado, los que dicen que porque ha habido una vulneración de la ley, siguiendo indicaciones del fiscal. Por otro, los que dicen que aquí no hay delito alguno ya que no se produjo el preceptivo requerimiento ni se contestó a las demandas. A lo más, dicen estos, se habría tratado de un ejercicio de rebeldía democrática. Los jueces decidirán y se podrá, supongo, impugnar, recurrir y toda la parafernalia garantista de la que, por suerte, se dispone.
La adivinanza consiste en saber por qué precisamente ahora, y aquí hay más opciones a la hora de responder.
La primera, llamémosle oficial, es la de los que dicen que se trata de un nuevo truco del Estado contra dicho candidato. Haciéndolo ahora, el Estado (bueno, dejémoslo en el gobierno de Madrid) intenta evitar la elección del candidato al gobierno de Barcelona. No sé qué dirán desde la CUP a tal propósito, pero desde el entorno del candidato se daba por hecho, en público, que se intentaba boicotear tal elección. Para saber si lo pensaban, espérese a que lleguemos a la tercera opción.
La segunda, igualmente oficial pero de otros diferentes a los anteriores, dice que ha sido ahora porque así había quedado establecido siguiendo los procedimientos habituales en una justicia lenta. Cierto que el ministro de Justicia cometió el error de decir que si se hubiese convocado a los imputados durante la campaña electoral, habría sido peor. Igual no quería decir que alguien, en el gobierno, tuviera poder para establecer la fecha de tal convocatoria, sino que lo que quería decir es que la reacción anterior habría sido todavía más fuerte. Vuelvo ahora al asunto, pero antes constato la abundancia de afirmaciones en el sentido de que aquí no ha influido nadie del “entorno de Madrid” (encima, a un “tribunal de Barcelona”).
La tercera pertenece al “lado oscuro de la fuerza”. Es la de los que, para explicar que sea precisamente ahora cuando el candidato tiene que ir al juzgado, recurren al hecho de que sus abogados no consiguieron que la convocatoria fuese justo durante la campaña del 27S. Tan verosímil como las anteriores, tiene también su lógica: un líder atacado (un Moisés que, como comenté la semana pasada, estaba conduciendo al Pueblo Elegido hacia la Tierra Prometida, la Arcadia feliz de la independencia) aumentaba las probabilidades de ser votado. Como es sabido, uno de los factores que cohesionan a un grupo es la amenaza desde el exterior. Darth Vader, para entendernos, hace que la princesa Laia tenga mayores apoyos. Seguro que pocos se esperaban unos resultados como los del 27S ni las andanzas de la CUP, que ahora sí que podría entrar al trapo de “defender al atacado”.
Llegados aquí, ¿cuál juzga usted que es la versión que encaja mejor con la realidad? Supongo que usted, como yo, no tiene acceso a información privilegiada y tiene que guiarse por lo que le dicen y por lo que encaja con sus preferencias. Pero eso no es garantía de que se trate de la versión correcta.
Si usted solo había oído, visto o leído una de las versiones, piénselo dos veces. Hay, efectivamente, procesos de manipulación para que usted vea las cosas de una manera y no de otra.
Si usted, antes de ver las opciones, ya sabía cuál era la verdadera porque es la que encaja con sus preferencias (con su ideología, si me permite la expresión), piénselo dos veces. Las ideologías son útiles para guiar la acción posible, pero no siempre funcionan para conocer las cosas como son. Por lo menos, las ideologías de los demás que, como todo el mundo sabe, son falsas y solo la nuestra es la apropiada para dar un conocimiento correcto de la realidad.
Observe, para terminar, que lo que está en discusión no es el hecho en sí (imputación/investigación) sino la interpretación que se hace del mismo en una dirección u otra. Si tengo que dar mi opinión (páginas de opinión al fin y al cabo) creo que algo hay de verdad en las tres versiones: independencia “relativa” del poder judicial (hay jueces recusados), ambigüedad de un “ataque” como este -que puede servir para debilitar a un candidato al tiempo que lo refuerza- y manía de ver las cosas bajo un solo prisma cuando la realidad no se deja encasillar tan fácilmente. 
(Publicado hoy en el diario Información -Alicante-)

Antisistema

La palabrita se usó con profusión en los 80 en estas Españas. Por ejemplo, para referirse al "cojo Manteca". En general, se ha venido usando para referirse a comportamientos de personas (las personas, en sí, no lo son: es su comportamiento el que lo es -sucede como con la palabra terrorista-). Es una forma de banalizar el problema atribuyendo tal etiqueta, la de antisistema, a okupas, descamisados, alternativos y, ahora, a partidos que no encajan con la corriente principal defensora del orden, la Constitución, el bipartidismo y la "sagrada unidad de España". Es el caso de las CUP en Cataluña.
Véase, ahora, la declaración de Tiquipaya, Bolivia, elaborada en la Conferencia Mundial de los Pueblos continuación de la convocada en 2010. La declaración se llevará a la COP21 a finales del mes que viene en París, la Cumbre sobre el Cambio Climático. No fue una reunión de frikis trasnochados, Ban Ki-moon asistió. Las prácticas de algunos mandatarios allí reunidos dista mucho de ser antisistema: están dentro del sistema aunque su retórica, a veces, no más a veces, parezca antisistema. Pero podria llevar a prácticas antisistema partir del reconocimiento de que el capitalismo es el cáncer de la Madre Tierra. No es novedad, otros lo han dicho antes, mucho antes. También Chomsky, aunque no encuentro la cita y creo que él se refería, más bien, a la especie humana como cáncer de la Tierra.
Digamos, entonces, que el modo con que se está poniendo en práctica el capitalismo (financiero, extractivista, desigualitario) está poniendo en peligro al sistema mismo y, posiblemente, a la especie humana incluso. Razón para o modificar el sistema (reformismo) o cambiar el sistema (revolución), pero a escala mundial (los parches locales no son una solución automática a un problema mundial). 
O sea, que lo de antisistema es algo más serio que lo del "cojo Manteca" y no refleja algo anecdótico sino estructural. Como lo es el rechazo que produce en tal vez crecientes capas de la población mundial que empieza a ser conscientes de lo que está en juego.  
El diagnóstico que hacía el gobierno de Bolivia ante la Conferencia era claro:
La causa estructural que ha provocado la crisis climática es el fallido sistema capitalista. El sistema capitalista promueve el consumismo, guerrerismo y mercantilismo, generando la destrucción de la Madre Tierra y de la humanidad. El sistema capitalista es un sistema de muerte. El capitalismo conduce a la humanidad hacia un horizonte de destrucción que sentencia a muerte a la naturaleza y a la vida misma. Para resolver estructuralmente la crisis climática tenemos que destruir al capitalismo.
Qué medios sean los más aptos para ese, por lo visto, necesario cambio de sistema, esa es otra cuestión. Romper farolas es evidente que no es un medio que lleve a tal fin. Ser realista y pedir lo imposible, tampoco. Decir una cosa y hacer otra, como el gobierno de Bolivia, tampoco. Pero igual el cambio, en un sistema tan alejado del equilibrio como el actual, se produce de forma "catastrófica" por un pequeño cambio en la periferia del mismo, incluso un cambio que no iba, intencionalmente, a tal fin. Chi vivrà, vedrà. Pero no "largo me lo fiáis", ya que puede suceder más pronto de lo que lo desea la generación presente.

martes, 13 de octubre de 2015

Si el dinero mandase

Es el New York Times el que se ha puesto a indagar sobre el dinero aportado a esta primera fase de la campaña electoral a las presidenciales estadounidenses del año próximo.  158 familias han proporcionado en torno a la mitad del dinero donado a tal efecto, 176 millones de dólares. Muchos más vendrán.
Estas golondrinas (que, como es sabido, y más en esta época, no hacen verano) tienen algunas características interesantes. La primera es que se trata de fortunas en su mayoría no heredadas sino del "self made man". La segunda, que es la que más me ha llamado la atención, son los sectores mayoritarios a los que pertenecen dichas fortunas: el sector financiero (que sería todavía mayor si se añadieran otros que también aparecen en el informe, como los seguros) y el sector energético. Es decir, los dineros que conforman lo que sí puede llamarse globalización, pero que, aunque jueguen en en todo el mundo, no dejan de tener su base local desde la que jugar. Y tener a un presidente que les deba ese favorcillo, no les viene nada mal.
A todo esto, no todo el dinero privado que fluye hacia los candidatos es conocido. También ahí, con todas sus transparencias, hay dinero oculto, oscuro.

lunes, 12 de octubre de 2015

Antes engañaban, ¿ahora no?

Tomo este párrafo de un artículo de Robert Parry que lo resume:
In February 1983, global media magnate Rupert Murdoch volunteered to help the Reagan administration’s propaganda strategy for deploying U.S. mid-range nuclear missiles in Europe by using his newspapers to exacerbate public fears about the Soviet Union, according to a recently declassified “secret” letter.
Trata, en efecto, de cómo Murdoch y la gente de Reagan llegaron a acuerdos para difundir la propaganda sobre la amenaza soviética, propaganda dirigida a convencer a la gente de que había que desplegar misiles de medio alcance en Europa. 
Agua pasada no mueve molino, pero sí permite dudar de la propaganda estadounidense y otanística actual sobre la amenaza rusa (antes URSS) dirigida a convencer a la gente de que hay que desplegar tropas en Europa Oriental. Es evidente, prosigue la "narrativa", que Rusia quiere recuperar el espacio perdido con la URSS y por eso apoya a Al Asad y no ataca a los malos en Siria, que son los del Estado Islámico y no los de Al Qaeda. 
Como me suspendieron geografía varias veces en mi lejano bachillerato, no acabo de entender que la OTAN vaya a desplegarse más en Europa Oriental ya que Rusia está jugando un feo papel en Siria. Por lo menos en tiempo de Reagan lo hacían más creíble. 
Aun así, me queda la duda: ¿en qué me están engañando ahora?

domingo, 11 de octubre de 2015

Atentados y similares

No puedo menos que levantar acta de los atentados suicidas de los que hoy viene cargada la prensa que manejo. 
El Chad, Boko Haram, casi 40 muertos
Ankara, autores desconocidos, casi 100 muertos
Gaza, Cisjordania, Jerusalén, Palestina-Israel, disparos, explosiones, misiles (interceptados), bajas indeterminadas.
En Siria, cualquier cosa es posible.
Kunduz, Afganistán, todavía colea el atentado de los Estados Unidos contra el hospital de Médicos Sin Fronteras
Kabul, Afganistán, coche bomba contra tropas de la OTAN que pasaban por allí. Sin muertos civiles ni militares (los civiles suelen ofrecer mejor diana). Han sido los talibán.
Mineros muertos en Nicaragua y la China (no son atentados propiamente, pero las condiciones de trabajo son asesinas; los muertos por la explosión en un restaurante de China no entran en este capítulo ya que, probablemente, se trata de un accidente)
Un deportista estadounidense muere del disparo que recibió hace un mes en un aparcamiento. No ha habido disparos en ninguna universidad. A diferencia de casi todos los anteriores, que son "terroristas suicidas", estos suelen ser simplemente "suicidas" y "locos". 1.000 en tres años.
Puesto en la perspectiva de familiar de muerto, es obvio cuál sería, de esta lista, el más importante: el que se llevó por delante al propio familiar. Los demás, se ordenarían de más cercano o parecido a más lejano o diferente. 
La pregunta es: ¿reaccionan los medios de la misma manera? ¿Es la cantidad de muertos o la calidad de los muertos lo que da cobertura al tema? ¿Por qué en unos países el orden de importancia de estas muertes es diferente al de otros países, al margen del país en el que se produce el atentado?
(Añadido el 12 de octubre: muy recomendable artículo de Johan Galtung aquí sobre lass matanzas en centros educativos estadounidenses. Véanse, por lo menos, las cifras del primer párrafo)
(Añadido el 13: numerosos estudios de caso y generales sobre los "locos" estadounidenses aquí, con muchos más distingos y sutilezas que cuando se trata de los "otros", los "terroristas")

A por los bancos

Los viejos falangistas españolas, antes de ser absorbidos por el Movimiento Nacional franquista, preconizaban la nacionalización de la Banca. Ahora son las CUP catalanas las que reintroducen el tema y aparece no solo en su programa electoral sino en su tácticas hacia Mas-Junqueras de cara a la investidura del primero como presidente del gobierno autónomo de Cataluña. Puedo suponer que esta nueva propuesta quedará como la antigua, mostrando, de paso, los diversos orígenes que puede tener la propuesta.
Algunos economistas (y no solo ellos) hablan de la financiarización del capitalismo que habría pasado de basar su beneficio (el de "los de arriba", vocabulario que ha desaparecido en las Españas) a través de la industria y de la explotación del hombre por el hombre y todo aquello que explicaba Marx, a obtener su beneficio a través de un sector financiero hipertrofiado (algunos aspectos aquí).
Puesto en concreto, la cuestión son los Bancos y no extraña que el tema haya aparecido en la campaña pre-presidencial estadounidense, sobre todo con Sanders (más claro) y Clinton (algo más pacata).
El hecho es que algunos bancos se han hecho todavía más grandes en cuanto a depósitos controlados, que siguen campando por sus respetos y poniendo en riesgo al conjunto de la economía, es decir, a los empleos y a la financiación de las políticas sociales (educación, salud, protección, bienestar en general de la población, no solo de los altos ejecutivos). Robert Reich, que algo debe de saber por sus cargos pasados y su posición académica actual -esto último no siempre es automático-, lo plantea con crudeza en el post que acabo de citar.
Y el hecho es que, aunque ex-altos cargos (nótese el ex) del gobierno estadounidense como Bernanke digan que algunos ejecutivos del sector financiero (Wall Street) tendrían que haber ido a la cárcel, el caso es que, aunque culpables, fueron "too big to jail", demasiado grandes como para acabar en la cárcel. Y eso acaba dando la razón a Reich en su aprensión hacia la nueva crisis financiera que podría venir. Sanders y Clinton se preocupan del asunto. Los Republicanos no. Dicen que se arreglará solo.
No es tan complicado extrapolar lo dicho a otros países, como las Españas (incluyendo a Cataluña). Al fin y al cabo, si hay algo globalizado es el sector financiero. Que se lo digan a Rodrigo Rato, ex-ministro, ex-director del FMI y ex-presidente de entidades bancarias españolas que acabaron intervenidas. ¿Too big to jail?
Seguro que hay casos más sustanciosos y de los que nunca se sabrá nada.

sábado, 10 de octubre de 2015

Nos hacemos viejos

Este es el mapa que publica el Pew Research Center sobre los respectivos porcentajes de los mayores de 65 años sobre el total de población. La ironía está en Siria:
FT_15.10.05_agingEurope640px
Por lo que se refiere a la vieja Europa, estos son sus datos:
FT_15.10.05_agingEuropeRegion_2_420px
Los datos, de tener una perspectiva temporal sensata, permitirían dar la bienvenida a oleadas de jóvenes inmigrantes, sobre todo en la Europa del Sur y en la Occidental. Pero lo que reciben estas nuevas generaciones es xenofobia. Estúpidos hasta en eso.

viernes, 9 de octubre de 2015

Frente al TTP

Es una forma de abreviar la frase, pero es engañosa. Me refiero a la tendencia a atribuir a los países (sean Estados o naciones subestatales) sentimientos, proyectos, acciones y reacciones que, evidentemente, no tienen. Cuando algunos independentistas catalanes dijeron que "Cataluña ama a España" es obvio que tanto el sujeto como el complemento directo del verbo "amar" tenía serias dificultades. Es frecuente: "Lo que España quiere es..." resulta una forma de abreviar lo que tendría que ser "lo que los españoles -o una mayoría de los mismos- quieren es..." o, normalmente, "lo que el gobierno de Madrid quiere es...".
Ahora encuentro ese atajo en el titular de este post en el que se dice que, ante el TTP (el Acuerdo Trans-Pacífico al que me he referido varias veces estos días), tal vez Europa y la China tendrían que unir fuerzas. No entro en el detalle del post y me quedo con el titular. Primero, el frecuente equívoco que hablar de la Unión Europea como si fuese (toda) Europa, algo así como decir "América" para los Estados Unidos de América como si fuesen (toda) América. Pase. Pero lo que hasta Hillary Clinton acaba diciendo es que el TTP va a funcionar aumentando el poder de las multinacionales con sede en algunos países del Acuerdo, empresas que van a su bola y no se preocupan de que desaparezcan empleos y se contamine más. Lo mismo, supongo, se podrá decir del TTIP (Trans-Atlántico). 
No son los intereses "nacionales" de la Unión Europea (debilitada no por el nacionalismo sub-estatal sino por el estatal) sino los intereses de las multinacionales con sede en dicha Unión los que pueden pensar que el TTP les resta posibilidades o el gobierno (nacionalista) de la China el que piense que sus inversiones en LatinoAmérica o las de sus bancos (nacionales) o de sus empresas (nacionales y multinacionales privadas pero con conexiones -guanxi- con el Partido) o su acceso a materias primas en general y al sector energético en particular pueden tener problemas adicionales.
Ya sé que el reconocer las cosas como son hace que la frase se alargue excesivamente y ocupe demasiado espacio en el titular. Pero los países (y mucho menos las Uniones como la Europea y su vacilante -si es que existe- política exterior) no actúan, reaccionan, se alían o proyectan. A lo más, son sus gobiernos y, como van las cosas, sus grandes empresas los que buscan alianzas o alternativas a las alianzas de otros (gobiernos, empresas, pero no estados, naciones o, mucho menos, pueblos).
(Añadido el 10: a todo esto el texto del TTP -no digamos del TTIP- se conocerá en un mes. Difícil saber de qué se está discutiendo)
(Añadido el 11: Stiglitz y Hersh niegan aquí que se trata de "libre comercio". Y aquí  se niega que la economía sea una ciencia merecedora de tener un Nobel propio)
(Añadido el 22: el TTIP no solo afecta a los firmantes sino a Turquía y a los países mediterráneos, según este artículo en castellano)

jueves, 8 de octubre de 2015

Preguntas sobre el FMI

Las tomo de aquí:
¿Qué dice el FMI como garante de un sistema económico que permite que el 90% de los movimientos de capitales sean no productivos? ¿Cuál es la política económica del FMI para un sector financiero que es 18,1 veces superior a la economía real? ¿Por qué no prohíbe la existencia de fondos buitres que atentan y desestabilizan las economías de muchos países? ¿Por qué no dedica sus informes a exigir el cumplimiento de normas concretas para acabar con la conexión privilegiada entre transnacionales y paraísos fiscales? 

"Narrativas" sobre Siria

Son versiones sobre la realidad, evidentemente violenta. Cada cual extrae los elementos que le interesan para justificar sus acciones y hacer olvidar sus intenciones más o menos manifiestas, además de sus más que evidentes acciones que contradicen dichas "narrativas".
El Estado Islámico es el primer caso según un estudio de su propaganda citado aquí. Se acerca al modelo de la Arcadia Feliz al que me referí ayer. Somos una nación y, como tal, desarrollamos toda una serie de actividades culturales, religiosas y civiles como efecto de tal nacionalidad al tiempo que la construimos.
La versión rusa que se describe aquí sería esta:
The Russians define the conflict as an invasion by foreign Islamic radicals, paid and supported by U.S.’ Middle Eastern allies.
El país ha sido invadido por extremistas islámicos apoyados por los aliados de los Estados Unidos en Oriente Medio. No se entiende el problema sin incluir a los EE.UU. y a la Unión Europea y sus relaciones con Israel (Recuérdese que Israel y Arabia Saudita han dejado de lado viejas rencillas y se encaminan hacia la alianza explícita). Los medios de comunicación oficiales rusos (a lo que cuentan) trasmiten esta versión cuyos elementos discutibles son subrayados por la versión estadounidense, es decir, la "occidental" (se incluyen bromas sobre la locutora de televisión hablando del tiempo meteorológico propicio para bombardeos).
La versión estadounidense, dominante en "occidente" con algunas matizaciones en la Unión Europea sería esta: 
The U.S. and its allies have defined the Syrian conflict as a civil war against a despotic regime.
Guerra civil contra un régimen despótico. Si esta es la versión, difícilmente se pondrán de acuerdo con el detalle de qué hacer con Al Asad en caso de negociaciones. Los anteriores están dispuestos a mantenerlo en el poder (no es el problema) mientras que estos ponen como condición que Al Asad se vaya. Si, de todos modos, se puede negociar con él, eso divide a los "occidentales". 
Como suele suceder, cada una de estas tres versiones (difícil de saber cuál es la versión de los más de cuarenta grupos contrarios a Al Asad) rechaza lo que de correcto que puedan tener las otras que, cada cual, juzga como falsas, alejadas de la realidad de las cosas. 
Sin embargo, no es tan difícil reconocer que el EI puede ser una nación si se autodefine como tal (eso hacen todas las "naciones" del mundo, solo que algunas son reconocidas por el Estado, sean internas al mismo como en el caso de estados constitucionalmente plurinacionales como Bolivia, sean externas a través de gobiernos de otros Estados, sean porque forman un Estado-nación de los pocos que hay en el mundo, que seguro que no llegan a una docena). Tampoco es difícil reconocer que hay presencia extranjera y apoyo extranjero a la oposición a Al Asad en general y a los yihadistas en particular (ver nota de Oxfam). Tampoco es imposible ver, sobre todo dada la presión mediática "occidental", que estamos ante una guerra civil con sus Brigadas Internacionales como las hubo antes en Afganistán o Irak y, mucho antes, en España.
Pero lo que está en juego no es la verdad o falsedad de estas versiones sino los intereses geopoliticos (y de la globalización petrolera) que las utilizan como justificación de las acciones tomadas para el logro de tales intereses. Que sean verdaderas o falsas es irrelevante, excepto para lograr el apoyo de los que creen que lo que se discute son esas "narrativas". Se discute de poder. Y esa es otra "narrativa".
(Añadido el 8: el gobierno USA se pregunta qué hacen tantos toyotas en manos del Estado Islámico, a lo que hay que añadir quién los ha pagado y quién ha hecho caja)
(Añadido el 9: efectivamente, faltaba una "narrativa", a saber, la del pueblo sirio, si es que se puede generalizar facilmente)

miércoles, 7 de octubre de 2015

Comunicación estratégica

También llamada “stratcom”, es el conjunto de operaciones psicológicas, propaganda y relaciones públicas con el que los distintos organismos del gobierno estadounidense buscan influir en la opinión pública mundial. Uno de sus instrumentos son las “narrativas”, versiones sobre la realidad que encajan con los intereses de sus emisores.
Es bien sabido que es imposible reproducir la realidad socio-político-económica-militar del mundo, así que no hay más remedio que escoger algunos de sus componentes y hacerlos creíbles mediante una especie de narración o cuento que pueda ser digerido por las destinatarios de tales “narrativas”. Su fuerza no depende de que reflejen la realidad (pueden estar llenas de falsedades) sino de la credibilidad de la que sean portadoras, cosa que, muchas veces, se consigue recurriendo a mitos o a arquetipos de lo que podría ser un “inconsciente colectivo” o “cultura profunda”. Vayan algunos ejemplos recientes, aunque no tomados de fuentes estadounidenses, sino más cercanas a usted.
1. Arcadia. Es un mito potente: existe un lugar en el que todo es positivo, la gente es culta, limpia, libre, despierta y feliz y a donde podríamos llegar en un futuro inmediato. “Junts pel sí” lo utilizó con profusión. Si los 16.000 millones los administrásemos nosotros, otro gallo nos cantaría.
2. El infierno. Hay que ir a la Divina Comedia para encontrar aquel “lasciate ogni speranza”. Os quedaréis fuera de la Unión Europea, fuera del Euro, fuera de la OTAN y a ver cómo pagáis las pensiones y afrontáis vuestra prima de riesgo y vuestros bonos basura.
3. Armagedón. Es la “lucha final” entre el Bien y el Mal que también se encuentra en muchas otras religiones y, ante la tal, solo queda un “agrupémonos todos”. Es evidente que nos jugamos el todo o nada, la Arcadia o el Infierno y hay que optar. O hay que votar porque la lucha va a ser encarnizada, nada de unos días de puente en la playa.
4. Moisés. Es el mito del líder ilustrado e iluminado que sabe cómo llegar a la Arcadia feliz luchando esa lucha final contra las fuerzas del Mal y del Infierno. Moisés nos lleva a la Tierra Prometida, donde “mana leche y miel”. Pero igual que el mito de la Arcadia incluye la presencia de la muerte (“Et in Arcadia ego”), el mito de Moisés incluye la posibilidad de que vaya a ser sustituido por Aarón sin que el líder puede ver de cerca el efecto de sus desvelos.
5. Maquiavelo. La misma persona (Mas en este caso) puede ser presentada como un Moisés, pero también como un maquiavélico manipulador que sabe que el fin justifica los medios y que para llegar a Arcadia se puede mentir y, sí, arriesgar. El que no se arriesga, nada consigue. Y arriesgarse no necesariamente tiene que ser según las normas vigentes. Maquiavelo está por encima de ellas.
6. Progres trasnochados. El mito creo que lo inauguró Aznar. Pero, desde dentro, es como una capa que convierte en bueno todo lo que uno hace ya que lo hace por el progreso y el bien común. Desde fuera, se utiliza como un argumento para desacreditar lo que los “progres” ven como positivo y sus críticos como negativo. Progre, por ejemplo, sería aceptar “el derecho a decidir” añadiendo que se votaría “no” a la independencia. Razonable, ya que una y otra cosa pertenecen a ámbitos distintos, pero rechazable por los críticos que solo ven el Armagedón entre dos fuerzas y nada más que entre dos fuerzas.
7. Carcas furibundos, también llamados “fachas”. Es otra forma de zanjar una discusión poniendo esta etiqueta sobre las proposiciones de los que no están con nosotros (y, por tanto, es probable que estén contra nosotros). Aferrados al pasado, defensores de la autoridad y algo misóginos en sus prácticas, los carcas se saben factor de estabilidad y seguridad y sus contrarios los ven como factores de inmovilismo y de obstáculo a la innovación (también la social).
He leído hace poco un trabajo estadounidense sobre “el poder de las falsas narrativas”, la fuerza que pueden tener estos mitos a la hora de entender qué sucede a nuestro alrededor y, consiguientemente, a la de tomar decisiones sobre asuntos que nos conciernen, aunque no sea más que el voto. Leídas con desapasionamiento, las siete anteriores son, a la vez, falsas y verdaderas. Verdaderas porque que hacen referencia a cosas reales. Falsas porque excluyen a las otras y, sobre todo, someten a la realidad a una cierta violencia al presentarse como absolutas. Pues ahora vienen las elecciones generales.
(Publicado hoy en el diario Información -Alicante-)
(Obsérvese cómo estos siete mitos funcionan en las "narrativas" británicas respecto a mantenerse o salirse de la Unión Europea. Puede servir este artículo de El País)

Informar sobre Kunduz

Que ha muerto gente en el hospital de Médicos Sin Fronteras de Kunduz está fuera de discusión. No es la primera vez que mueren civiles en esos bombardeos ni, me temo, será la última. Podían haber sido los rusos o los franceses que bombardean Siria, pero fueron bombas estadounidenses. 
La novedad, al tener víctimas "occidentales" y no solo locales, es el eco que ha tenido la matanza y, sobre todo, la sucesión de versiones sobre lo sucedido: cuatro versiones en cuatro días es todo un récord y, a la espera de nuevas versiones, uno puede elegir la información que más le acomode. A veces, no más a veces, los hechos son tozudos. Pero me habría gustado que otras matanzas de civiles en Siria hubiesen tenido el mismo eco que esta, que se lo merece. Pero también las otras. ¿Crímenes de guerra todas? Tal vez.
(Añadido el 9 de octubre: Aquí se enumeran casos semejantes, pero que no han recibido la reacción de Kunduz. Lo importante, se dice, no ha sido cuántos o cómo han muerto sino quiénes eran. Si se recorren matanzas parecidas se entiende mejor por qué)
(Añadido el 27 de octubre: parece que los que bombardearon sabían muy bien qué estaban bombardeando. Pero me lo pones: no hay modo, entonces, de entender el porqué lo hicieron)

Disminuye la pobreza

El Banco Mundial anuncia una notable disminución de la pobreza extrema en el mundo. Si la anterior medida la situaba en algo más de 1.000 millones de personas, ahora serían 700 millones. The Guardian se hace eco aquí. El País, aquí.
Una observación previa: prescindo de los porcentajes (que también se reducen) por una razón muy sencilla, a saber, que dicha reducción puede ser engañosa ya que, aunque se mantuviera estable el número de pobres, bastaría que el resto de la población aumentase para que el porcentaje disminuyese. Ese era, al fin y al cabo, el truco del Objetivo de Desarrollo del Milenio referido a la pobreza (más críticas a esas medidas y, de paso, a la nueva parla sobre Objetivos de Desarrollo Sostenible, aquí).
Pero una observación más. Si vamos a los viejos datos (los de 2011), se observa algo obvio: a medida que aumenta el umbral de pobreza (los dólares a paridad de poder adquisitivo de que dispone una familia al día), aumenta el número de pobres. Así, con un umbral de 1,25 $ teníamos los 1.000 millones citados; con 2 dólares, 2.200 millones y con 2,50 dólares, 3.000 millones (por cierto: recuérdese que en los Estados Unidos hay 1,5 millones de familias que viven con menos de 2 dólares al día, lo cual significa 3 millones de niños, todo ello sin necesidad de la paridad de poder adquisitivo. Con su línea de pobreza -16 dólares al día-, habría más de 46 millones de pobres).
Y ahora la conclusión: el recuento de pobreza que hace el Banco Mundial ha disminuido aunque se ha aumentado el umbral de pobreza que ha pasado de 1,25 dólares a 1,90. Bienvenido sea, aunque eso a los 700 millones les tiene sin cuidado y aunque el B.M. no las tenga todas consigo de cara al futuro ya que, además de perspectivas económicas sombrías, harían falta "billones" (trillions) de dólares y los países ricos no son muy internacionalistas al respecto (no cumplieron el compromiso del 0,7 de hace muchos años). Al final, alguien tiene que pagar el "espejismo del crecimiento" indefinido.

martes, 6 de octubre de 2015

TTP

"Solo las palabras importan; el resto es charlatanería" (Ionesco).
Anoche, en mi viaje de tertulia radiofónica en tertulia radiofónica, escuché algunas alegrías en torno al TTP, con todo eso del 40 por ciento de la economía mundial. No hablaron de la China, ausente en el acuerdo. Ni del secretismo que ha acompañado las negociaciones como sucede con el TTIP. Se quedaron encandilados con unas palabras: libre comercio. Eso era lo que santificaba todo el resto. Primera objeción, aquí. Segunda objeción a su entusiasmo, aquí.
Nada que objetar a estas personas que se quedan atrapadas por las palabras, aunque sean retóricas y manipuladoras. Bueno, sí: un poquito más de información no les habría venido mal, por lo menos ahora que ya se sabe de qué va el asunto (y se puede suponer que el TTIP no será muy diferente). Por eso me resulta interesante el rápido análisis que hace Robert Reich que, conocido su curriculum, algo debe saber del asunto. Mi conclusión de su entrada: de libre comercio, nada. O, si se prefiere, muy poco. Y, como suele suceder, con ganadores y perdedores, como bien sabía Adam Smith.  La entrada, en inglés, eso sí.
(Añadido el 8: Una recensión en el New York Review of Books del libro de los "behavioral economists" Akelrof y Shiller -no sé si añadir que son Premio Nobel habla a favor de ellos o en contra- que harían bien en leer los devotos de la palabra "libre comercio" o "mercado libre", Pero también los que creen a pie juntillas en lo de la "mano invisible".
Desde el Partido Demócrata, los pre-candidatos Clinton y Sanders también se oponen a este tratado "pro-empresa" firmado por su correligionario Obama)

Experiencia o nuevas ideas

En la historia interminable de las elecciones en España, el partido en el gobierno ha sacado el argumento de que son preferibles los candidatos con experiencia en la cosa pública antes que los que vienen con ideas nuevas (tachadas negativamente, por supuesto, como "genialidades, ocurrencias y frivolidades"). 
El argumento tiene un punto a su favor: los errores cometidos por los nuevos cargos municipales que llegaban al cargo sin experiencia previa aunque sí con nuevas ideas. Y lo tiene a su favor porque algunas de estas ideas son estrambóticas o son presentadas con evidente desconocimiento de cómo funcionan algunas cosas como, por ejemplo, la comunicación política. 
Pero el argumento tiene un punto en contra: sin ideas nuevas se condena a un país al marasmo.
Tal vez, entonces, convenga ver cómo se plantea en otros sitios esa alternativa. Y, como tantas veces, los Estados Unidos proporcionan buenos datos. Estos son del Pew Research Center
GOP Voters Now Prefer 'New Ideas' to Experience; Democrats are Divided
Evidente que no sé si estos datos se aplican a las Españas, pero permiten dos observaciones. La primera, que en una sociedad tan conservadora como la estadounidense han aumentado los que prefieren nuevas ideas y que eso es particularmente visible en los votantes del Partido Republicano (o simpatizantes), llegando hasta el 65 por ciento los que valoran más las ideas que la experiencia (mala cosa para Jeb Bush). Lo contrario ha sucedido con los votantes y simpatizantes del Partido Demócrata: en la última encuesta la experiencia ha obtenido más respuestas que las nuevas ideas (mala noticia para Bernie Sanders).
Si se aplicaran a las Españas sería curioso: los conservadores, desde el gobierno, alaban la experiencia mientras que, a su izquierda, proliferan las nuevas ideas (o ni una ni otra, todo sea dicho).
¿Qué es preferible? Tanto da. Lo que cuenta, en plan pragmático, es lo que digan los votantes.