lunes, 31 de agosto de 2015

Crisis humanitaria

El Washington Post habla de la peor crisis humanitaria en muchos años. No es la de los que buscar refugio/asilo/trabajo/paz en Europa sino los desplazados por la guerra de Siria en los países vecinos. De hecho, parece que los que intentan llegar a Europa son un 10 por ciento del total de afectados por esa guerra. El artículo incluye este expresivo gráfico tomando datos de ACNUR:
Expresivo por que muestra varias tendencias. Primera, la de los refugiados sirios en otros países que en 2015 podrían llegar a los 4 millones. Segunda, la de los fondos que harían falta en los países vecinos de Siria para atender a los refugiados (en amarillo los que harían falta -crecientes como creciente ha sido la cifra de refugiados; en azul los recibidos realmente). 
Este es el mapa de los refugiados, de nuevo con datos de ACNUR, a los que habría que añadir los  8 millones de desplazados internos (artículo en página de RTVE)

Para empeorar el asunto, aparece un tema recurrente en los conflictos actuales: el agua.


domingo, 30 de agosto de 2015

Mafias y "mafias"

Cuando se habla de la mafia siciliana o de la "onorata società" napolitana se suele olvidar que no nacieron de la nada ni necesariamente para cometer crímenes. Si yo entiendo bien, fueron en su origen sociedades secretas para defenderse del invasor y/u opresor que después pasarían a lo que ahora se llama "crimen organizado". Mis colegas en Nápoles me explicaban en el 92 que, en esos tiempos en que di clases en su Istituto Universitario Orientale, la "mafia" local había sido un intento de ocupar el espacio que el Estado no había sabido ocupar después del terremoto. Sabido: cuando se exportaron a los Estados Unidos ya fueron, básicamente, organizaciones dedicadas a la ilegalidad (sea alcohol bajo la "ley seca" o drogas en general o, como habían hecho en origen, "protección").
Ahora se habla de mafias a propósito de la crisis migratoria y su crisis humanitaria. No justifico a lo que reiteradamente se llaman "mafias", pero intento entender qué ha sucedido. Tenemos, en primer lugar, una demanda creciente de huida de un país, sea porque está en guerra, hay represión política o hay hambre. Por motivos obvios, los respectivos gobiernos no responden a esa demanda y entonces aparece la oferta, privada casi por definición. Son, desde este punto de vista, ONG dedicadas al traslado de emigrantes, desplazados y demandantes de asilo. Pero como toda empresa privada que no tiene ningún control (absolutamente ninguno) por parte de los gobiernos de origen, sucumben (como sucede con otras multinacionales que se dedican a temas menos escabrosos) a la tentación del beneficio fácil, cosa que obtienen (como algunas empresas farmacéuticas) aumentando el riesgo que corren los clientes. Hay, en efecto, muertes o accidentes graves (el de la talidomida todavía está por resolver en España) y hay enormes dificultades para seguir los patrones propuestos por los "mafiosos" que, como se ha escuchado en alguna grabación, siguen la ley de la oferta y la demanda y ajustan sus precios como se hace en el regateo cuando no hay precio fijo "oficial". Lo peor del caso es que la crisis mediambiental puede hacer crecer la demanda de tales servicios.  Los gobernantes europeos podrán seguir discutiendo cuotas para recibir a tales fugitivos o aumentando los controles en frontera con alambradas o muros (aquí el punto de vista de Joschka Fischer). El negocio de las llamadas "mafias" está asegurado.
Ahora me aparece lo de "mafia" en un contexto diferente aunque también relacionado con el mediambiante, a saber, los trucos para saltarse el protocolo de Kioto sobre emisiones de carbono en los que aparece el crimen organizado en Rusia y Ucrania. No es novedad en los territorios de lo que fue la URSS. Existían la pipriska, es decir, la falsificación de resultados por parte de los gestores de empresas públicas, y existía lo que los brasileños llaman jeitinho, la mordida al funcionario para agilizar la burocracia. Pero también existía el crimen organizado que ha seguido existiendo, corregido y aumentado, con el paso al sistema de "mercado libre", si es que puede llamarse libre al proteccionismo reinante (también de personas, claro). No conozco cómo surgieron pero sí he visto trabajos sobre sus campos de acción, muy parecidos a los de la mafia estadounidense. Lo que no podía imaginar es que me los iba a encontrar en el terreno del medio ambiente.
Claro que son criticables, aunque no sea más que por las víctimas que producen de manera inmediata o a medio plazo. Pero antes de resolver el problema achacándolo a las "mafias", no vendrá mal intentar entender por qué han aparecido, cosa que, sintiéndolo mucho, no suele ser frecuente en el caso de la crisis migratoria.

sábado, 29 de agosto de 2015

Agua dulce, agua salá

Hoy en las Españas de ahora (y de hace ya tiempo) un conflicto complicado por el acceso al agua de un determinado río, el Ebro. Las Comunidades Autónomas por donde pasa, exigen tener acceso, por diversas razones, a sus caudales. La Comunidad Autónoma de Cataluña todavía no ha dicho nada, que yo sepa. Y no es el único punto de conflictos locales ni el único anuncia de "guerras del agua" en el sentido estricto de la palabra guerra.
Como siempre hay quien achaca estos planteamientos a "ecologistas infantiles", me permito reenviar a dos fuentes nada sospechosas de tal acusación
La primera es la U.S. National Oceanic and Atmospheric Administration y se refiere a los previsibles problemas causados por lo que ellos llaman "cambio climático" (ese que otros dicen que no existe) sobre los océanos, es decir, ciudades costeras y pesca, que ya es decir. Aquí la versión que yo he visto.
La segunda es el Banco Mundial sobre los recursos renovables de agua dulce. Si se ve el mapa, solo tres o cuatro países pueden presumir de un acceso per cápita alto a tal recurso. ¿El resto? El mapa es malo, pero es muy expresivo.
Podemos seguir jugando con el tema.

viernes, 28 de agosto de 2015

Los otros emigrantes

Son 260 millones. Si fueran un país, serían el cuarto país del mundo en cuanto a población. Sin embargo, solo son el 20 por ciento de la población china y se trata de los "inmigrantes internos", particularmente jóvenes, que han emigrado del campo a la ciudad y se ven atrapados por el hukou, el sistema que ideó Mao para que los campesinos siguieran proporcionando alimentos a las ciudades que estaban creciendo (y a los que hubo que imponer la política de "un hijo por familia", la del "pequeño emperador" como me contaban en Chengdu, Sichuán, mis colegas economistas.
Este artículo del Foreing Affairs me ha soprendido no tanto por las cifras (cualquier porcentaje sobre una población de más de mil millones arroja resultados espectaculares) sino por la semejanza que establece entre la relación campo-ciudad (campesinos-obreros) en la China de Mao y en la Rusia de principios de la URSS.
Yo creía que los comunistas rusos, apoyados por los obreros y distanciados de los mujiks, habían tenido políticas "anti-campo" que habían llevado, en los últimos tiempos de tal régimen a "periodos de condiciones climatológicas inusualmente adversas", es decir, a una especie de huelga de brazos caídos por parte de los campesinos. Así lo vi reflejado en varios textos de la época, cuando yo leía Tiempos Nuevos y Novedades de Moscú.
En cambio, yo creía que la revolución maoísta había sido con los revolucionarios moviéndose "como pez en el agua" entre los campesinos que les apoyaban y contra los obreros urbanos menos dispuestos a la revolución igualitaria, es decir, a que se rompiesen las desigualdades entre campo y ciudad con lo que la ciudad, es decir, los obreros que tal cosa creían, planteaban sus reticencias.
Puede que fuera así, pero que el sistema de hukou hizo cambiar las prioridades del nuevo gobierno. No lo sé, pero el artículo que cito da por supuesto que los maoístas estuvieron con los obreros contra los campesinos.
En todo caso, ahora, el problema migratorio interno chino está creando nuevos problemas de descontento ya que el hukou se les sigue aplicando incluso viviendo en las ciudades con lo que no consiguen llegar a los niveles de consumo de sus convecinos urbatitas de toda la vida. Continuará.

jueves, 27 de agosto de 2015

Globalización y terrorismo

Es posible que tengan alguna relación entre sí, pero para eso es preciso haber definido ambas palabras que, desgraciadamente para quien quiera responder, son polisémicas. Y si no se explicita en qué sentido se están usando, carece de sentido hablar de la relación que pueda haber entre ellas. Y más cuando se usan de manera sospechosa.
Que la palabra terrorista tiene muchos sentidos ya lo expuse en 2006 y para ver que se usa según convenga, es suficiente ver qué sucede con actos violentos llevados a cabo en los Estados Unidos por alguien con apellido árabe (no hace falta que sea musulmán salafista o incluso que sea sencillamente musulmán) frente a actos semejantes llevados a cabo por un WASP (White, AngloSaxon, Protestant). El primero será, sin duda, un terrorista. El segundo, un loco, un desquiciado y hasta un fanático, pero no un terrorista. No hay que irse tan lejos. Los atacantes a Inma Sequí, jovencísima presidenta del partido Vox en la Cuenca española, golpeada y herida al grito de "fascista", nunca serán tildados de terroristas. Es "otra" violencia. Sin embargo, los que no han practicado directamente la violencia y se han dedicado a reclutar yihadistas para el Estado Islámico, son, por definición, terroristas, amén de fanáticos musulmanes, claro. Detenerlos se enmarca en la "lucha anti-terrorista". Los anteriores no están incluidos porque no son terroristas.
Algo parecido sucede con la palabra globalización como expuse en 2009. En el Financial Times se omenzaba un artículo diciendo:
World trade recorded its biggest contraction since the financial crisis in the first half of this year, according to figures that will fuel a debate over whether globalisation has peaked.
Globalización es comercio mundial que se supone es comercio libre. Y ya he comentado aquí hace un par de días hasta qué punto el comercio mundial es libre, al decir de Wallerstein y otros. Es un porcentaje relativamente pequeño sobre todo el comercio local y, excepto para las multinacionales que pueden hacer sus trucos de un país a otro en el que tienen filiales, la dosis de proteccionismo es elevada y parece que creciente (una razón adicional para suponer que la globalización, en el sentido ahora usado, se está contrayendo como dice el FT). 
En el artículo de 2009 que cito, había otras definiciones de globalización y alguna referencia a su uso sospechoso y ayer daba mi opinión sobre los campos en los que podría usarse esa palabrita que, a lo que veo, vuelve a estar de moda.
Total: ¿la globalización es causa del terrorismo -yihadista, por supuesto-? Primero, nunca hay una sola causa y, segundo, dígame primero en qué sentido quiere que planteemos la discusión.

miércoles, 26 de agosto de 2015

Del dos al muchos

Supongamos un pueblo cuyas casas se distribuyen regularmente a lo largo de una línea recta. No tienen bares y dos avispados emprendedores deciden instalar sendos bares cada uno por su cuenta. ¿Dónde? Después de muchos titubeos encuentran que el mejor sitio es el centro. No habiendo coches, los usuarios del bar irán al que tengan más cerca y si uno se pusiese en un extremo del pueblo y el otro en el centro, este último tendría más clientes si solo tenemos en cuenta el esfuerzo de caminar a uno o a otro. Rápidamente, el otro emprendedor se daría cuenta y movería el suyo hasta estar muy cerca del otro de modo que uno recogería a los clientes de un lado del pueblo y el otro a los del otro lado. El bipartidismo habría nacido y más si precisamente en el centro del pueblo se agrupaban más habitantes, cosa que sucedía en muchos otros pueblos incluso muy alejados de su entorno y costumbres.
La cosa funcionó relativamente bien, con sus más y sus menos (guerras de precios, promociones de dos por uno, "happy hour", espectáculo musical y cosas parecidas), pero sin alterar la estabilidad del sistema de los dos bares. Cierto que en uno de los extremos había una tabernilla que servía alcoholes más fuertes para gustos muy particulares, pero su existencia no afectaba a la alternancia de los beneficios de los dos grandes: un año la cuenta de resultados de uno era mejor que la del otro y al año siguiente las cosas podían cambiar, siempre sin grandes diferencias entre uno y otro.
Pero, de repente, el pueblo sufrió una fiebre del oro. Había, sí, oro en los alrededores que atrajo un aluvión de nuevos habitantes que arrambló con la placidez de un pueblo distribuido según una línea recta de derecha a izquierda. Las calles se hicieron al estilo de las callejas de muchas ciudades españolas, sobre todo si han tenido un pasado árabe estable (la mayoría, dicho sea de paso). Los de los bares y el de la tabernilla empezaron a no tener claro si tenían que seguir donde estaban o tenían que buscar otro sitio para atraer a más clientes y engordar su cuenta de resultados. Para colmo, la fiebre del oro se interrumpió de golpe (los yacimientos se agotan tarde o temprano) y dejó a muchos de los nuevos habitantes (y a bastante de los antiguos) con deudas y sin lugar a donde ir.
Las desgracias nunca vienen solas: llegó un predicador que convenció a muchos antiguos clientes de las bondades de ser abstemio y, en lugar de ir a bares y tabernas, ir a locales en los que se servían zumos y combinados sin alcohol.
Evidentemente, el cálculo racional de los tiempos de los dos bares que les llevaba a situarse en el centro ya no servía. Ahora había más criterios para montarlo: si los posibles clientes tenían con qué pagar, si veían a los viejos bares como parte del problema causado por el fin de la fiebre del oro, si la frustración que les producía dicho final la orientaban, como agresividad, en una dirección u otra, si los viejos bares (y la tabernilla) habían generado una fuerte fidelidad de marca y así sucesivamente.
Si yo entiendo bien, los dos bares del principio de esta historia no tenían la culpa de lo que había sucedido después. Sencillamente, se habían adaptado a aquellas sencillas circunstancias, tenían todavía una clientela fija, pero no sabían adaptarse a los nuevos tiempos en los que incluso llegaron a aparecer bares ambulantes (como ese masterchef que va de pueblo en pueblo, pero sin salir del pueblo).A pesar de todo, se siguió pensando en los viejos términos. Es lo que los viejos sociólogos llamaban "cultural lag": el hecho de que las circunstancias cambian mucho más rápido de lo que cambia la percepción que tenemos de las mismas.
Y, por supuesto, me estoy refiriendo, de modo muy estilizado, a mi pueblo donde se encuentran bares a diez pasos uno de otro o cuatro peluquerías en las cuatro esquinas de una intersección, que tal vez sean casos para los emprendedores, pero que no indican un exceso de racionalidad económica. El hecho es que igual que se crean, se cierran, aunque los clásicos siguen existiendo gracias a su clientela más o menos fija. Pero fija. Muy mal tienen que hacerlo para perderla, pero algo sí que pierden. Los nuevos, que todavía no han generado fidelidad de marca, lo tienen algo más complicado. Nadie es perfecto.

Globalización, pero menos

Terminaba ayer mi autoimpuesta tarea diaria de subir un post indicando la posibilidad de un cambio drástico en el funcionamiento de la Unión Europea, visto, sobre todo, el auge que las clases dirigentes están encontrando en el tema (porque tema es) del nacionalismo, un excelente instrumento para reducir las pretensiones de supuestas globalizaciones.
Sin embargo la globalización sí que existe, pero, en mi opinión, solo en dos campos. O tres, si se prefiere.
Al primero he hecho varias referencias aquí: la energía en general y el petróleo y gas en particular está globalizada. No conoce fronteras. Cierto que está la OPEP pero, primero, no todos los productores de petróleo están en ella y, segundo, los intentos de utilizarla para defender intereses nacionales no acaban de funcionar. 
El segundo es el mundo financiero, de nuevo visible estos días con el funcionamiento de las Bolsas en cualquier parte del mundo respondiendo a lo que está sucediendo en la China. Es un único mercado y el capital no conoce fronteras y no solo en el terreno bursátil. Las burbujas inmobiliarias, por ejemplo, se suceden de país a país y es un terreno en el que el capital global logra beneficios aunque sea a costa de dejar detrás miseria y desahucios.
El tercero es todavía más evidente: el medioambiente. Chernobil no fue un hecho local como tampoco lo ha sido Fukushima. El exceso de emisiones de carbono se podrán producir aquí o allá, pero sus efectos son planetarios. Solo hay un medioambiente: Gaia, la Tierra.
Aun así, y confesando haber utilizado en exceso esa palabrita, "globalización" sigue siendo un término engañoso si no se añade a cuál de ellas se está uno refiriendo. Porque, en otros terrenos, no hay tal "globalización". No hay una cultura mundial como no hay una lengua mundial (y eso que el inglés ha logrado lo que no consiguió el francés o, antes, el castellano, a saber, ser lingua franca por lo menos para algunas élites). No hay una política mundial (y menos en las tres globalizaciones a las que acabo de hacer referencia, la energética, la finaciera y la mediambiental). Y no hay una  potencia mundial aunque los Estados Unidos tengan bases y soldados en todo el Planeta y sus drones lleguen a donde no llegan sus soldados. Pero sigue habiendo alternativas, marginales, opuestos, terroristas, otros fanáticos. No tendría que hacer falta decirlo: ninguna religión está globalizada ya que hay suficientes religiones en el mundo como para que ninguna tenga un papel tan predominante como para llamarse, en verdad, "católica", "kath'olon", "de acuerdo con el todo", "universal", es decir, globalizada. Lo intentan, sí, como los Estados Unidos (o antes Inglaterra y antes los Austria)  lo intentan o intentaron. 
Pero es que, incluso en el caso de que fuese cierto, no hay nada eterno: ni la energía, ni las finanzas globales ni el cambio climático. Panta rei y por eso evito terminar con un punto final

martes, 25 de agosto de 2015

Qué será de Europa

La Eurozona no cubre todo el territorio de la Unión Europea (por ejemplo, Inglaterra no está incluida en la tal zona). El grupo Schengen tampoco (por ejemplo, Inglaterra no está incluida en ese espacio de libre circulación). Y ambos están en discusión.
Lo sucedido en el tren francés hace que se alcen voces contra la facilidad que da Schengen para que se muevan los "terroristas".  Cada país tendría que controlar sus fronteras incluso para viajeros del país vecino y miembro de la Uníón.
Y el asunto de la "austeridad" y, en concreto, lo de Grecia, hace que se sigan produciendo tomas de posición contra el euro y a favor de monedas propias para cada país.
Falta por ver qué está sucediendo con el proteccionismo entre países incluso vecinos por ejemplo en el campo de la agricultura y es previsible que, en la medida en que sucesos climáticos extremos sigan produciéndose, también aumenten las presiones proteccionistas en dicho terreno, aunque los países exportadores de productos manufacturados harán todo lo posible para que sus productos se muevan libremente, pero no los de los productos de países competitivos dentro de la Unión.
¿Qué va a quedar de aquellos bellos ideales de los Padres Fundadores?. Si, durante un tiempo, la dinámica de la Unión era "extensión (nuevos miembros) - profundización (más relaciones y  más concretas) - nueva extensión - nueva profundización etc.", con la llegada de la moda neoliberal casi parece que se está tomando el camino inverso: expulsión (o marginación) - superficialización  y veremos si hay más expulsiones-marginaciones. Si es así, es obvio que los días de la Unión están contados y que se podrá emitir un comunicado que los españoles de una cierta edad recuerdan:.  
"Cautivos y desarmados los ejércitos europeístas, las tropas nacionalistas han alcanzado sus últimos objetivos económicos y políticos. La Unión ha terminado."
No hace falta decir que lo de las "tropas nacionalistas" se refiere a la "clase de tropa", no a los mariscales que, desde arriba, gestionan la muerte de los demás. Muerte por la patria ("que morir por la patria no es morir: es vivir", como dice el himno nacional colombiano que cantan los "morituri te salutant" pero no los que les envían a la muerte). Muerte por desempleo, precariedad, indefensión, vulnerabilidad, pobreza, desabastecimiento, salarios de miseria y demás regalos de los mariscales.
Sin exagerar: los que hicieron la Unión podrían estar interesados en deshacerla. Quién tenga que pagar los platos rotos no les interesa saberlo. Ya saben que no son ellos.

lunes, 24 de agosto de 2015

Depredador humano

Creo que fue en un libro de sinergética (del que no entendí casi nada) en el que encontré una sugestiva disquisición sobre la relación entre depredadores y presas. El libro lo complicaba para expertos, pero, para un lego como yo, lo que venía a decir que que si hay demasiados depredadores y el número de presas no aumenta, los que tienen problema, a la larga, son los depredadores, que se van a quedar sin presas. Por el contrario, si las presas aumentan desproporcionadamente, harán que el número de depredadores aumente igualmente, con lo que lo que parecía un éxito puede convertirse en fracaso.
Lo he recordado al ver este artículo en Science analizando el comportamiento depredador de la especie humana comparada con otras especias depredadoras tanto de peces como de animales terrestres (El ABC, cada día más "progre" entre la prensa española, se hacía eco el sábado). Resulta que el ser humano es el mayor de los depredadores conocido, con evidentes problemas futuros respecto al número de presas disponibles. No solo ha aumentado su población, sino que su tasa de depredación supera a la de todos los demás depredadores. La sostenibilidad de las presas disponibles está en riesgo. Hasta cuándo, no lo sé. Sí sé que se pueden hacer cosas: el artículo las enumera. Pido disculpas por mi derrotismo (que reduce el ímpetu hacia la aplicación de tales propuestas), pero me temo que no se van a poner en práctica. Somos así de irracionales y me remito a lo que conté de ayer.

domingo, 23 de agosto de 2015

La otra negación del cambio climático

Una interesante entrevista con el psicólogo noruego Stoknes sobre las reacciones ante el cambio climático que se produciría si la temperatura media del Planeta aumentase 2 grados centígrados. Es  a propósito de su último libro en el que analiza dichas reacciones o, para ser exactos, las no-reacciones.
La primera razón por la que no reaccionamos es porque lo vemos como un problema lejano. Los gráficos y tablas, por ejemplo, del PICC, se refieren al 2100 con el consiguiente "largo me lo fiáis". Demasiado lejano como para preocuparse con todo lo que uno tiene que preocuparse por lo inmediato.
Otra razón es el modo con que se presenta el problema: tan tremendo, tan terrorífico que produce un miedo que impide reaccionar: paraliza. Este ejemplo se acerca a lo dicho, aunque no llega.
La disonancia se refiere al sentimiento de hipocresía que acompaña a los preocupados con el problema cuando lo comparan con lo que están (estamos) haciendo para afrontarlo. Seguimos consumiendo, quemando, deforestando, conduciendo, viajando...
El negacionismo no es solo el de los negacionistas sino, en la práctica, también el de los que aceptan lo que están diciendo numerosos científicos, pero prefieren mirar hacia otro lado.
Y la identidad es lo que afecta a los que no aceptan lo que entra en contradicción con los valores propios, la propia nación y demás objetos de identificación.
Propone cambiar la "narrativa" (él no usa ese vocabulario), el modo de presentar el problema. Pero parte de una constatación: en los países periféricos hay más actitudes positivas una vez reconocido el problema que en los países centrales, donde aumentan los afectados por estos factores psicológicos que hacen que, al final, los mayores contaminadores sean los menos preocupados por sus efectos.

sábado, 22 de agosto de 2015

Sospechosos empleos

Imagine que se encuentra con estos dos hechos independientes entre sí. Por un lado, un gobernante que decide domiciliar importantes transacciones y fondos bajo su responsabilidad en un determinado banco. Hablo de muchos millones. Por otro lado, un gobernante que, al dejar de serlo, es contratado como consultor por un banco a, digamos, 1,3 millones al año.
No se lo creerá, pero se trata de la misma persona, el banco es Lehman Brothers y el gobernante lo era del Estado de Florida y ahora es pre-candidato a la presidencia de los Estados Unidos, a saber, Jeb Bush. Sí, sí, aquel que fue a España a convencer al entonces presidente José María Aznar de los "incalculables beneficios" que se derivarían para el país si intervenía en la invasión de Irak. Su hermano, el de Jeb, entonces presidente, se reuniría con él y con Blair y Barroso en las Azores para visualizar el futuro voto de España y su participación en el entuerto. Aquel que, enteradillo, habló de Aznar como "presidente de la República".
Sería lícito, pero no debe hacerse sin pruebas, hacer depender un hecho de otro. Quiero decir, la domiciliación y el empleo. Pero demasiados casos hay en las Españas, Alemania o Francia en los que los ex-gobernantes han encontrado acomodo como consultores de empresas importantes como para no sospechar que también en estos casos algo debieron haber hecho para merecer tales empleos y sus jugosos salarios. 
De nuevo, expreso mi profunda admiración por el sistema estadounidense: ahí los dos hechos se conocen y se publican. En los que acabo de insinuar, solo sabemos que fueron gobernantes y que tienen ingresos "interesantes" por parte de determinadas empresas de las que son consultores. Lo que no sabemos es qué hicieron, cuando gobernantes, a favor de tales empresas. De estas sabemos que son agradecidas. Lo que no sabemos es de qué.

viernes, 21 de agosto de 2015

Vae victis

Con o sin elecciones el gobierno de Grecia ha perdido una batalla (no sé si también la guerra). Uno puede plantearse infinidad de cuestiones al respecto: si es un triunfo de la democracia, como supone Pablo Iglesias, de Podemos, o si es un fracaso del populismo, como suponen los sucesores del otro Pablo Iglesias, es decir, los del PSOE. Pero como siempre que los prestidigitadores agitan una mano, conviene preguntarse qué está sucediendo con la otra mano, con la de los vencedores. Y aquí hay una respuesta: Alemania está saqueando Grecia. Como en otros tiempos.

El mundo no acaba el 27 de septiembre

Ha corrido por internet la idea de que el mundo iba a acabar entre el 15 y el 28 de septiembre debido a la colisión de un asteroide con el planeta Tierra. La NASA ha emitido un comunicado negándolo. La probabilidad de que un asteroide haga impacto sobre la Tierra sigue siendo del 0,01 por ciento y, en todo caso, no está prevista tal llegada para dichas fechas. Mucho menos si se concreta tanto como para dar el día exacto. Y, en buenos etnocéntricos, si confundimos el mundo con el país cuyo pasaporte llevamos.

¿Yemen? ¿Dónde está Yemen?

Las noticias de la radio que he escuchado esta mañana se dividían en dos grandes grupos: la dimisión de Tsipras, con las consiguientes secuelas, y la muerte de Lina Morgan, la artista y empresaria a la que yo respetaba por haber dicho las cosas más sensatas sobre la confrontación política (ellos se enfrentan; nosotros les seguimos y nos enfrentamos; ellos negocian y se alían; nosotros nos quedamos con nuestro estúpido enfrentamiento).
No hay espacio sobre Yemen, asunto del que no puedo sino citar el comienzo de este artículo que resume lo que hay que saber:
Yemen has been the target of a brutal U.S.-backed war led by Saudi Arabia. While ordinary civilians are suffering horrific violence and starvation, there is deafening silence from the U.S. and others who claim to be defenders of human rights.
The situation is so bad now that nearly every major global human rights organization has issued dire warnings of the humanitarian catastrophe unfolding in the Persian Gulf’s poorest nation.
Guerra brutal de la democrática y respetuosa de los derechos humanos Arabia Saudita apoyada por los Estados Unidos. Violencia y hambre contra los civiles y silencio por parte de los USA, defensores de los derechos humanos. No importa que las principales ONG defensoras de los derechos humanos haya expuesto sus alarmas sobre la catástrofe. Lo que hay es silencio sobre el país más pobre del Golfo Pérsico. Normal.

Catástrofes clasistas

Diez años después de la catástrofe de Katrina, se describen aquí dos tipos de catástrofes: las naturales y las clasistas.
No es novedad. Hay otros ejemplos muy gráficos. Primero, en el Titanic, el porcentaje de muertes de primera clase fue significativamente menos que el porcentaje de los de tercera clase (y no digamos de la tripulación, los currantes). Hablo de porcentajes, no de cantidades, que ahí la diferencia sería, lógicamente, mucho mayor. Y segundo, Haití, donde la catástrofe se ensañó en los barrios populares y dejó prácticamente intactos a los barrios ricos (que haberlos, haylos).
En el primer caso, son las facilidades de la naviera a favor de los ricos lo que explica la diferencia. En el segundo, es el tipo de construcción y el lugar en que se construye el que explica la diferencia.
En el caso de Katrina, que se comenta en el artículo que cito, fueron las políticas y no-políticas aplicadas por los gobernantes las que explican que los más vulnerables (que ya traían la vulnerabilidad por otros motivos -raza, clase-) fueran menos protegidos, llegando a aquel indecente comentario de la sra. Bush, como Primera Dama,  sobre los que estaban hacinados en instalaciones deportivas: que no se quejaran, que allí estaban mejor de lo que estaban antes del Katrina.
El artículo que cito está lleno de citas a comentarios realmente obscenos sobre lo allí sucedido y sobre lo que golpeó particularmente a los más vulnerables gracias a la ausencia de políticas públicas a favor de ellos en tales circunstancias (fuera de tales circunstancias, no es que dichas políticas fueran particularmente brillantes).
Hay una parte de la pobreza que se deriva del individuo (tienen razón los conservadores), pero también hay una parte que se deriva de la violencia estructural (tienen razón los marxistas, si es que queda alguno, y los alternativos) y también hay una parte que se deriva de las políticas públicas (tienen razón los socialdemócratas). El artículo que cito se centra en este último punto y hace ver cómo las políticas que se alejan de las socialdemócratas (las de los conservadores) tienen que ver con este caso extremo que va más allá de la pobreza y llega a la miseria.

jueves, 20 de agosto de 2015

Multas sin sentido

Fermín Bouza, en su blog de aquí al lado, se adelantó el 14 de agosto. Después (el 15), ya vino en el periódico alicantino Información. Ayer 19 lo leí en Le Monde y en el Newsweek. Y por la noche se informó de ello en un telediraio. Serias razones para tenerlo en cuenta. Sobre todo vista la rapidez con que la primera cadena de televisión (gubernamental) mostró para hablar del asunto.
La noticia: una señora, en Petrer, Alicante, es multada con 800€ por haber fotografiado un coche de la policía local aparcado en el espacio reservado a los discapacitados y haberle dado difusión (no excesiva, todo hay que decirlo; y tampoco muy duradera, claro). Se le aplica la brillante "ley mordaza" con la que el gobierno central ha regalado a cualquiera que cometa delitos de tal calibre. No se ría. Y se reiría menos si tuviese que pagar los 800 leurillos del ala. Seguro que a esta infractora no la recibe el ministro del Interior, haciendo gala de que todos somos "iguales ante la ley" y en prueba de "transparencia".
(Añadido el 31 de agosto: la tendencia a impedir que se graben las actuaciones policiales parece que también se da en los Estados Unidos sin necesidad de "ley mordaza". Malos presagios)

miércoles, 19 de agosto de 2015

Ortodoxia por todas partes

El “narcisismo de las pequeñas diferencias” es esa aversión hacia lo poco que nos separa olvidando lo mucho que nos une. En su fase más patológica las pequeñas diferencias son exageradas haciendo que los “otros” queden a mucha distancia intelectual y afectiva de “nuestra” posición. Nosotros quedamos como guardianes de la ortodoxia y los otros quedan relegados al apelativo de heterodoxos.
En religión, es clásico el enfrentamiento entre los reformadores o protestantes y los católicos o romanos. Tal enfrentamiento fue utilizado por reyes de cuando la soberanía no residía en el pueblo. Lo del pueblo era una fea heterodoxia desde el punto de vista de aquellos en quienes residía, es decir, los reyes. No se extrañe que ahora sunismo y chiísmo sean banderines de enganche en la lucha por el poder en que anda metido Oriente Medio y, por extensión, las superpotencias actuales o que quieren serlo. Cuando lo de Lutero, ambos bandos defendían la correcta interpretación y aplicación de los textos sagrados mientras existían iglesias que se autodenominaban (y se denominan) ortodoxas (algunas, incluso, acéfalas). ¿Quién era el ortodoxo? Pues el que tuviese suficiente poder (terrenal, humano, demasiado humano) para declararse tal, haciendo que los otros quedasen entren los heterodoxos. Por eso lo de “Los heterodoxos españoles” no es tan claro como parece.
Este tipo de relaciones se da en todas las ideologías, en particular las que tienen como objeto algo indemostrable empíricamente: religiones, naciones, razas. Existen, sí, pero en la cabeza de sus creyentes que son los que reaccionan ante el etiquetado como heterodoxo. Acabo de referirme a un caso con las religiones. Sobre las razas, ha habido recientemente un asunto interesante en los Estados Unidos cuando se descubrió que una destacada dirigente “negra” no era negra aunque ella se declaraba negra. Claro que hubo quien afirmó que las razas son un mito, pero hubo quien contestó presentando las estadísticas de negros  asesinados por la policía, encarcelados o, sencillamente, apartados de piscinas en las que había “blancos”.
Sobre las naciones, permítaseme una anécdota personal. Di recientemente una conferencia en Cataluña  sobre las identidades que unen y las que matan evitando cuidadosamente tocar “el tema”, cosa que no pude evitar en el coloquio. Y dije lo que pensaba y que he publicado aquí en otras ocasiones, Que un referéndum habría sido fácil (una tercera modificación de la Constitución no habría sido imposible), que suponía que ganaría el NO y que yo, de ser catalán, habría votado NO, no porque crea en la sagrada unidad de España sino porque creo (como muchos en Unió, poco sospechosos de anticatalanistas) que la aventura no trae ningún beneficio excepto a una parte de la clase política. Sin problemas. Añadí que a principios de los noventa en un librito que publiqué en Cataluña veía posible la independencia para 2020, sin hacerlo depender de que la viese como deseable o indeseable. Tampoco hubo problemas. Pero hice una observación sobre el carácter cíclico del nacionalismo catalán. Y ahí vino el lío por parte de los que tienen una visión de su supuesta nación (tan supuesta como la española) monolítica y eterna. Me invitó a comer para explicarme la verdad de los hechos (nada de ciclos) y por suerte tenía que comer con los organizadores con lo que escapé de la discusión. Si, en general, no me gusta discutir, mucho menos me apetece hacerlo sobre religión, nacionalismo e ideologías políticas.
Porque ahí también se juega a ortodoxia, sobre todo en las izquierdas. Las derechas parece que son más pragmáticas y no pierden el tiempo discutiendo sobre el concepto de mercado en Adam Smith y cosas parecidas. Son, a este punto, enternecedoras las discusiones sobre palabras (porque en muchos casos no son más que palabras, flatus vocis que decían los nominalistas medievales) que un ortodoxo debe utilizar si quiere ser considerado como tal. Pero aquí, como en los casos anteriores, es ortodoxo el que tiene poder para serlo, como Humpty Dumpty explicaba claramente a Alicia.
Sucede en muchos otros campos. Pienso, por ejemplo, en el feminismo como ideología, al que me referí hace unas semanas. Es difícil saber quién tiene poder para decidir qué es ortodoxo y qué es heterodoxo y ahí parece que el recurso es o esencialista o, mejor, pragmático. Esencialista es quien sabe cuál es la esencia de algo y, por tanto, sabe lo que se aparta de tal consideración. Pragmático es el que sabe que las palabras “son un arma cargada de futuro” y hay que tenerlas controladas para conseguir objetivos referentes al poder.

Niños felices

El estudio trata más bien de la infelicidad en sus múltiples aspectos (satisfacción, profesorado, "bullying" físico y emocional, autoconfianza). Solo son 15 países, pero vale la pena darle un vistazo por si está el propio (que es la tendencia natural de todo nacionalista), para ver cómo se diferencian los países según el criterio que se le aplique y para darse cuenta de que, en su conjunto Sudáfrica y el Reino Unido tienden a aparecer al final de la lista donde están los que tienen peores resultados, aunque no en todos.
¿España, Colombia, Noruega, Polonia, Argelia, Turquía, Nepal, Israel, Corea del Sur? Véanse los gráficos.
Como el estudio es inglés, nada que objetar a que estén interesados en el Reino Unido.
Me interesa, como ya se ha visto, el tema del bullying, círculo vicioso (se hace porque se ve hacer) y respuesta agresiva de quien está frustrado.

martes, 18 de agosto de 2015

UE: confianza no mutua

Vea estos dos gráficos del Eurobarómetro
El primero se refiere a la confianza que merece la UE para conjunto de sus habitantes
Siga la línea azul, la de los que dicen que sí confían en la UE: estabilidad primero, leve caída después y recuperación en las dos últimas encuestas. Al final, un 40 por ciento decían en la primavera de 2015 que confiaban en las institución. Y por encima de la media de los que confiaban en su respectivo gobierno o parlamento.
Y ahora va el segundo, el de los que no creen (línea roja) que su voz sea tenida en cuenta por la UE.

Los que no están de acuerdo con la opinión según la cual su voz cuenta en la UE, ha ido aumentando progresivamente, aunque ha tenido esas tres bajadas en las últimas encuestas. De todos modos, son el 50 por ciento de los entrevistados.
Dos opciones: 1. olvidemos las tres últimas encuestas, afectadas por las turbulencias de deudas, bailouts, austeridades, indignados etc. y quedémonos con el resto. En ese caso, hay una cierta relación entre la desconfianza creciente hacia la institución y el poco caso que la UE hace a sus ciudadanos. 2. concentrémonos precisamente en esos tres últimas oleadas de encuestas: mejora la confianza y aumentan los que creen que se les escucha.
Y ahora la cuestión: ¿qué va a tener más peso 1 o 2? Es decir, estos tres últimos sondeos ¿son algo transitorio y vamos a volver a las andadas de una institución en la que no se confía -aunque en los respectivos gobiernos de confíe menos- o estamos ante un cambio de tendencia y la UE recuperaría lo que los Padres Fundadores quisieron de ella, a saber, algo por encima de los gobiernos en lo que se puede confiar y atiende las preocupaciones de sus ciudadanos saliendo de la torre de marfil en la que viven sus petimetres funcionarios? La respuesta se sabrá pronto. Pero es difícil aventurarse en una u otra dirección.

lunes, 17 de agosto de 2015

El comercio libre no es tan libre

Este es el Comentario 407 de la serie que publica Immanuel Wallerstein y que me permito copiar. Lo titula "Free-Trade Treaties are Anti-Free Trade" y se refiere a los tratados de libre comercio y a su contenido proteccionista, por lo menos por parte del bloque que lo propone frene al resto de países, pero también en su interior donde algunos países se reservan la protección de algunos de sus productos, con lo que el TPP (y, por extensión, añado, el TIPP) se convierte en un tratado proteccionista bajo la capa retórica del libre comercio. El comentario se publicará, espero, en su página de Binghamton o en su página personal. Vale la pena leerlo.
Free trade is one of the principal mantras of capitalism as an historical system. Free trade is preached as the optimal arrangement for expanding production, lowering costs of production and therefore prices for consumption, and increasing income equality over the long run. This all may be true. We shall never know since we have never ever known a world of free trade. Protectionism has always been the dominant mode of economic relations between states.

But, you may think, are not states constantly ratifying treaties that are termed free-trade treaties? Yes, they are. But such treaties are not really based on free trade but rather on protectionism. Let us start with the first basic fact. There is no such thing as free trade that does not include every state in the world-system.

If a treaty includes any number of states running from two states to n-1 states (n being the totality of states at any given time), this means by definition that some other states are excluded from the provisions of that treaty. The collectivity of states within this so-called free-trade treaty are in fact creating a protectionist zone against the excluded state or states.

One of the reasons why it always seems so difficult for states to agree upon a so-called free-trade treaty is that the states involved have to negotiate a trade-off. Each of these states is deciding which protectionist measures it is ready to sacrifice vis-à-vis the limited group of states to be included in the treaty in order to obtain the advantages it would obtain from the readiness of some other state or states to sacrifice some particular protectionist measure.

We can see this how this works by looking at a major negotiation that has been going on for some time under the heading of the Trans-Pacific Partnership (TPP). There are currently twelve states involved in the prospective treaty: Australia, Brunei, Canada, Chile, Japan, Malaysia, Mexico, New Zealand, Peru, Singapore, United States, and Vietnam. This group of 12 began negotiations in 2008 and they set a date of 2012 for completion. The year 2012 is behind us. They now are claiming in 2015 that the current negotiations will be a final phase and presumably completed this year.

If one looks at the list of states involved, it is a curious hodgepodge geographically. In addition, the countries are quite different in size, in GDP, and in importance in the world-economy. There is said to be a long list of potential other countries that may seek to enter once the TPP is functioning. There are however two very large countries that are not being talked about as potential members - China and India. Why is that?

The current and potential list is obviously based first of all on political, not economic, considerations. However, rather than discussing the politics of choosing the outer boundaries of the TPP zone, let us rather look at why it has taken so long to arrive at a treaty that all twelve states will be ready to ratify.

Take the question of dairy products. Canada protects them. New Zealand exports them. Canada is about to have elections. The party that governs Canada currently is afraid of losing these elections. Hence, there is no way Canada will sign on to a reduction of protection for its dairy farmers. New Zealand's prosperity depends on being able to expand sales of dairy products.

Take another issue that involves New Zealand. It keeps its extensive medical benefits by using generic drugs extensively. So does Australia. Pharmaceutical companies in the United States are anxious to impose severe restrictions on use of generics, which hurt income from protected drugs. They call this "safeguarding intellectual property," safeguarding being a euphemism for protecting.

Or take another issue: so-called human rights concerns. Trade-unions in the United States assert that there is an exodus of jobs from the United States because other countries permit conditions for their workers that seriously abridge their rights, thereby lowering the cost of production. The trade-union opposition is joined by opposition from human rights groups.

To achieve this objective however various other countries in the TPP would not only have to promise multiple unpalatable measures but actually enforce them. The political problem for the United States is how to arrive at wording that will keep these other states in the TPP but not alienate a sufficient number of members of the U.S. Congress to endanger ratification of the TPP. So far, it has proved difficult.

One could go on about protecting sugar or defining what is a truck produced within the TPP zone. The essential point is that the TPP states have now missed the most recent "final" date for an accord. The headline reporting it by The New York Times was "What Was to Be the Last Of the Trade Pact Sessions Ends With Heels Dug In."

Given various requirements of U.S. Congressional schedules, even if an accord were now to be reached, no vote could be taken in the U.S. Congress before 2016, an election year. It seems at the very least unlikely that the treaty would be ratified. If this is true of TPP, it is even more true of the negotiations for a trans-Atlantic treaty, which are at an earlier stage of discussion.

I return to my fundamental point. So-called free-trade treaties are about managing the protectionist interests of the various parties to these treaties. Whatever they do, the results are anti-free trade. To understand what is going on, we have to start with that, and evaluate any proposal with that in mind.
A todo esto, el TTIP solo puede leerse en una sala de lectura segura en Bruselas. ¿Comercio libre bajo texto secreto? Qué raro.
(Añadido el 24: Traducido al castellano en La Jornada, México)

domingo, 16 de agosto de 2015

COP 21: el que manda, manda

Un pronóstico bastante pesimista sobre los posibles resultados de la cumbre sobre el clima a celebrar en París. Su argumento último es muy sencillo: las grandes empresas que viven del petróleo harán lo que tienen que hacer, es decir, poner los intereses de dichas empresas por encima de los intereses de la gente, lo cual no es novedad, pero esta vez la "gente" es el Planeta. 
Es una trampa de la que es difícil salir: la lógica del beneficio, razón última de la existencia de dichas empresas que, por supuesto, se deben, antes que a nadie, a sus accionistas que quieren ver dividendos a corto plazo.
Doble trampa, pues: la del corto plazo (beneficio inmediato) frente al largo plazo (largo me lo fiáis) y la del interés propio frente al interés colectivo, en este caso la supervivencia.
¿Solución? Negar el problema medoambiental y reducirlo a unos parches que no afectan al fondo de la cuestión, que es intocable. Por eso hay quien ve que la cumbre no va a traer soluciones sino cosmética. Y el que venga detrás, que arree.
En asuntos menores, como es la presidencia de los Estados Unidos, véase qué dice, según el New York Times,  uno de los candidatos demócratas sobre el papel de las grandes empresas en tal cuestión.

sábado, 15 de agosto de 2015

Deudas desiguales

La deuda de  los hogares estadounidenses casi llega a los 12  billones (trillions) de dólares. No sé cómo  estará para las Españas. Pero sí sé de un par de cosas que pueden tener en común.
La primera, que se vio clara durante la burbuja inmobiliaria, es que cuanto más gana el 10 por ciento más rico, más se endeuda el 90 por ciento más pobre. Que hubo gente que ganó a espuertas, parece fuera de discusión. Y lo mismo puede decirse sobre los que se endeudaron hasta las cejas, con la inestimable ayuda de los bancos con exceso de liquidez.
La segunda es que, ahora, se están pidiendo préstamos para cosas que antes se compraban con los ingresos regulares. Basta ver, en las televisiones españolas, los anuncios para préstamos de poca cuantía (microcréditos) para unas gafas, el ticket para un concierto o cosas por el estilo. Las Cajas de Ahorro, ahora inexistentes, se crearon en España para luchar contra la usura.
No hacen falta dotes adivinatorias para anticiparse a lo que pude venir, signifique lo que signifique la situación china actual para los flujos de capital y esas cosas.

viernes, 14 de agosto de 2015

Población mundial

Cuando mi nieta sea viejecita (2100), el mundo, según Naciones Unidas, tendrá 11.200 millones de habitantes. Para hacerse una idea, ahora tiene 7.350 millones.
Esta página del Banco Mundial proporciona algunos gráficos interesantes al respecto.
Primero, que África seguirá creciendo en población y Europa disminuyendo. Aunque Asia seguirá siendo mayoritaria, su crecimiento se ralentizará. Casi se le da la razón a los que dicen que el mejor control de la natalidad es el crecimiento económico.
El 80 % de la población mundial vivirá en África o Asia.
Después, que el crecimiento mundial se deberá, básicamente, a ocho países (India, Etiopía, Uganda, Nigeria, Indonesia, Pakistán, R.D. del Congo y ¡los Estados Unidos!, asunto este último que debilita la hipótesis de la relación entre crecimiento de población y crecimiento económico a no ser que...). El comentario que cito añade:
En siete años (para 2022), la población de India superará la de China, alcanzando 1700 millones en 2050. Esa variación por sí sola representará el 17 % del aumento total de la población mundial entre el presente y 2050. Es interesante que Estados Unidos es el único país de ingreso alto en esta lista, y para 2050 será el cuarto país más poblado después de India, China y Nigeria. De hecho (¡un gráfico extra!), se espera que la población de Nigeria sobrepase a la de Estados Unidos en algún momento entre 2045 y 2050 para llegar a casi 400 millones

jueves, 13 de agosto de 2015

Hay propuestas

Aunque en los países periféricos de la Unión Europea (el caso típico es España) domina el viejo TINA (No Hay Alternativas) de Lady Thatcher, es fácil encontrar propuestas que tienen o pueden tener apoyo popular (democráticos, en consecuencia) aunque sus efectos puedan ser discutidos (los efectos de las políticas TINA ya son conocidos). Dos ejemplos.
El de Gallup para los Estados Unidos

$RZXO6Z9
Y el de Galtung para su país, Noruega.
Insisto: son discutibles como todo en esta vida a no ser que la evidencia salte como ya reconocía el Financial Times y recogí aquí. Frente a esas propuestas, contrastan los "tacticismos" de los diferentes partidos españoles y catalanes enzarzados en la "larga marcha" hacia nuevas y variadas elecciones y no hacia nuevas y diferentes decisiones políticas sobre los problemas reales a partir de análisis concretos de situaciones concretas (el texto de Galtung es un buen ejemplo de diagnóstico-terapia).
Con permiso de Machado:
Españolito/espoñolita que vienes al mundo,
te guarde Dios:
una de las cuatro o cinco Españas
ha de helarte el corazón

miércoles, 12 de agosto de 2015

Razones para votar

Comentaba hace dos semanas, sin datos,  las posibles razones que podía tener la gente para abstenerse. Ahora, gracias a la encuestadel CIS publicada la semana pasada (datos de julio) se pueden comentar las posibles razones que puede tener para votar por uno u otro partido.
1. La razón que más respuestas recibe es la de que es quien mejor representa las ideas e intereses de la gente como yo  (un 37 por ciento). Es lo que se llama “voto racional”: conozco mis intereses, sé cuáles son mis valores y busco quien más se acerque a su defensa. De algunos que han podido contestar esto, me puedo permitir algunas dudas. Primero, que conozca realmente sus intereses y que no sea efecto de un “bombardeo” propagandístico para que “sepa” cuáles son sus intereses... cuando no lo son. Segundo, tengo mis dudas sobre la capacidad de conocer qué intereses defiende el partido en cuestión. Porque lo que más de un partido dice es (oh, sorpresa) que defiende los intereses de España o su gente.
2. Y esa es la segunda razón en cuanto a recibir respuestas, a saber, que sea la fuerza política que mejor defiende los intereses de España (un 23 por ciento). Cuáles sean los intereses de España, queda por definir, y más si se supone que puedan existir intereses de un conjunto tan heterogéneo de ciudadanos. No solo porque los intereses del banquero no tienen por qué coincidir con los del fontanero sino, sobre todo, porque, siempre según la encuesta, casi un 13 por ciento de los encuestados se siente de su Comunidad Autónoma más que español y casi un 7 se siente únicamente de su Comunidad Autónoma (los que solo se sienten españoles son un 15 por ciento).
3. Si eso fuese todo, las cosas estarían relativamente claras, pero resulta que la tercera razón en cuanto a respuestas es la de sentir una necesidad de cambio, de otras alternativas (19 por ciento). Es el comportamiento del consumidor que se ha cansado de una marca y quiere hacer otras experiencias, aunque sean discutibles desde la razón 1 y la 2.  
4. Siguiendo con las marcas, aparece la cuarta razón: la de los que siempre votan a una misma opción política (casi un 10 por ciento). Si yo entiendo bien esa encuesta, leída a vista de pájaro, el Partido Popular es el que tiene un mayor índice de fidelidad de marca. Obtiene el mayor porcentaje de los que dicen que “le votarían siempre”. Obviamente, con independencia de lo que haga o haya hecho o vaya a hacer.
5. Efectivamente, en política no hay solo racionalidad (que se lo digan a los que están dándole vueltas a cómo y por qué van a votar en las otras elecciones, las catalanas -porque la encuesta del CIS trata de elecciones generales-). Un buen ejemplo es el votar por antipatía, para evitar que gane otro partido (no llegan las respuestas al 5 por ciento, pero por ahí se andan). Claro que también aquí sería posible encontrar alguna racionalidad: veo un partido que puede ganar y que o no representa mis intereses (más bien todo lo contrario) o no defiende los intereses de España (eso que llaman el “interés general”, palabritas que ya se las traen).
6. La sexta opción en cuanto a respuestas recibidas es un poco cajón de sastre: por rechazo, insatisfacción, castigo a los partidos de siempre (4 por ciento). Supongo que ahí están los contrarios al “bipartidismo”, a los de la Transición del 78 o a lo que hasta hace poco se llamaba “la casta” y que, milagrosamente, ha desaparecido del lenguaje tertuliano.

Con estos mimbres es difícil hacer un cesto. Cada una de estas razones puede servir para un partido o para otro, aunque no siempre, claro. Los que siempre votan (opción 4) a los partidos del “bipartidismo”, difícilmente van a estar en la opción 6. Con el agravante de que, si ya hay quien miente cuando se le pregunta a quién piensa votar, muchos más creo que puede haber cuando la pregunta es sobre algo que implica “racionalidad” o “patriotismo” o “indignación”. Cuál vaya a ser su razón última para votar a unos o a otros o, como decía el otro día, para abstenerse, no es fácil de predecir. Y más estando por medio las elecciones autonómico/plebiscitarias de Cataluña cuyos resultados pueden cambiar los porcentajes de estas seis razones que proporcionaba el CIS, sobre todo entre los españolistas que se horroricen o que se queden tranquilos. Chi vivrà, vedrà.
(Publicado hoy en el diario Información -Alicante-)

Las otras balsas

The Raft of the Medusa (Le Radeau de la M  duse), 1818-1819, by Théodore Géricault

Es la Balsa de la Medusa, de hace 200 años. Sobrevivieron 17 personas. Aquí hay un comentario de Jonathan Jones sobre la crisis migratoria actual en el Mediterráneo a partir de aquellos sucesos. Para estos que ahora sufren les podemos dedicar unos instantes de sensibilidad, pera después pasar a otros asuntos más importantes y que nos hagan olvidar la sucesión de tragedias personales. Porque son personas concretas, con trayectorias vitales concretas, con proyectos concretos y con motivaciones diferentes (no todos limpios, reconozcámoslo; pero mueren igual que los demás). No son estadísticas (recuérdese que la capacidad de empatía casi desaparece ante las estadísticas y es máxima ante el análisis concreto de la situación personal concreta, cara a cara, mirando a los ojos).
¿Los gobiernos? Discutiendo cuotas y sin decir ni mu sobre las causas de la tragedia.

Rusia, OTAN: juegos de guerra

Tanto va el cántaro a la fuente que, al fin, se rompe. Ese es el resumen de este informe sobre las maniobras militares a un lado y otro de lo que fue el Telón de Acero, cada vez más vivo (y que lo digan a los muertos en Ucrania). 
Dichas maniobras tienen dos lecturas. La primera es que, si se hacen, es para estar preparados para pasar a la guerra real. La segunda es que, dicen, puede llevar a escaladas que, efectivamente, lleven a la guerra real.
Lo que queda por saber es el por qué de ese enfrentamiento larvado. Ahora ya no vale el cuento de la defensa de Occidente democrático frente al Este comunista. Fue el que recitaron los gobiernos durante la Guerra Fría. Ahora es que, en ambos lados, no se acepta al otro lado una potencia que les haga sombra y que pueda amenazar con la guerra real si los demás mecanismos de dominación dejan de funcionar. 
Soy pesimista, pero no tengo motivos, en este caso, para ser particularmente pesimista. Pero el problema está ahí y, al carecer de una legitimación tan clara como la que tenía en la Guerra Fría, el gasto público en estos juegos de guerra es más difícil de legitimar. Pero la razón es la misma: poder. Solo que ahora eso de la guerra no interesa a nadie, excepto a los que la planifican.
Menos mal que el previsible fracaso de la cumbre de París (COP 21), con los riesgos planetarios que conlleva, hace una guerrita de más o de menos en Europa un asunto menor.
(Añadido el 13: Otro que también se preocupa por los "juegos de guerra". Y Newsweek que se hace eco del informe citado al principio)

martes, 11 de agosto de 2015

Datos, más datos y mentiras por silencio

Me encantaría que fuese fácil obtener para España los datos accesibles de los Estados Unidos como este o este. Tratan de la evolución de la pobreza en su país y del efecto de políticas sociales y no-políticas sobre las divisiones existentes en su sociedad. La pobreza, en efecto, no llueve del cielo sino que se produce en sectores de la sociedad mediante decisiones concretas que se toman en la política o en las altas esferas de la economía (la economía capitalista, que llamaba Braudel a lo que no es ni economía de mercado ni economía material).
En la prensa española convencional hay un cierto silencio sobre estos temas de fondo y, sin embargo, abundan las encuestas electorales (y yo soy el primero en hacerme eco de ellas) y, a lo más, hay algún dato marginal sobre aumento de la desigualdad (diferencias entre el salario de los altos ejecutivos y el de los currantes), sobre desahucios (cuántos al día) o, sí, sobre la pobreza. Pero son datos, como digo, marginales, nada comparables a los que toman el toro por los cuernos como en los Estados Unidos. No me venga ahora a decir que son "anti-americanos". Pero no hablar de algo cuando se debería (me refiero a los políticos que se quedan en el "crecimiento" o en el "y tú más") es también una forma de mentir. Como el prestidigitador, agitan una mano para que nos fijemos en ella y, mientras, con la otra mano están haciendo (o no haciendo) lo realmente importante. Al fin y al cabo, quién manda, con o sin independencia catalana, es irrelevante si no se dice qué va a hacer (si es que puede) sobre determinados temas.

lunes, 10 de agosto de 2015

Como ovejas con pastor

Así termina el artículo de Álvaro Cuadra admirándose del peso que está consiguiendo Donald Trump entre los precandidatos estadounidneses a la presidencia.
Ayer los judíos en Alemania, hoy los árabes en Francia y los latinos en Estados Unidos. La pregunta que sigue pendiente es si acaso la mentada “democracia americana” se ha degradado lo suficiente para soportar a un personaje de las características de Donald Trump como aspirante a la Casa Blanca. Es prematuro todavía adelantar una respuesta, pues la historia suele darnos sorpresas. Como se ha dicho, un idiota es un idiota, dos idiotas son dos idiotas, pero unos cuantos miles forman ya un movimiento político.
También Al Qaeda se asombraba del éxito que estaba consiguiendo el Estado Islámico, sin intelectuales, con un mensaje burdo y cambiante y propuestas enloquecidas que venían no de intelectuales sauditas y de familias bien sino de un tendero jordano y, encima, tatuado.
Hay un auge de la irracionalidad en muchos países y de los líderes que la aprovechan para arrimar esa ascua a su sardina que no es otra que el poder. Trump puede ser un caso, No tiene por qué ser lo estúpido que parece sino que parece estúpido ante sus fieles seguidores que lo que quieren escuchar son estupideces.
Viene a cuento la escena de La vida de Brian, cuando Brian dice a sus seguidores: "Tenéis que pensar por vosotros mismos" y ellos contestan "Sí, tenemos que pensar por nosotros mismos".
(Añadido el 28 de diciembre: Paul Krugman añade algunas razones por las que Trump podría terminar siendo el candidato republicano para las elecciones de 2016)

domingo, 9 de agosto de 2015

Otro antiamericano

Imagine alguien que dice lo siguiente:
the United States is now an “oligarchy” in which “unlimited political bribery” has created “a complete subversion of our political system as a payoff to major contributors.” Both Democrats and Republicans, [...], “look upon this unlimited money as a great benefit to themselves.”
Eso, que los Estados Unidos no son una democracia sino una oligarquía en la que la corrupción ha subvertido el sistema político para pagar a los grandes contribuyentes de las campañas tanto de Demócratas como de Republicanos que buscan en este dinero ilimitado un beneficio para ellos mismos. Más o menos.
¿Es un "antiamericano" digno de ser llevado ante una comisión sobre actividades antiamericanas digna del más escrupuloso macartismo? Pues no parece. Se trata de un ex-presidente, Jimmy Carter y lo ha dicho en público
Hablar sobre las perversiones de un sistema político no es necesariamente una actividad contra el país sino a favor del mismo, para el que se desea un sistema político menos oligárquico.
Lo mismo sucede con Israel. Estar contra las actividades de un gobierno (terrorista según algunos) no convierte a quien tal posición exhibe en un "antisemita" (o anti-judío). Hay muchos judíos organizados (aquí una de las organizaciones) que rechazan las políticas de los asentamientos en Cisjordania  o la de la "tierra quemada" para Gaza. Y hay "terroristas judíos" a decir del gobierno tachado de "terrorista"
Los que critican, con razón, el comportamiento anti-democrático de la Unión Europea a propósito del caso extremo de Syriza, ¿son anti-europeos? Son los comportamientos que se apartan del ideal deseable lo que se critica y se critica precisamente porque se apartan del comportamiento democrático deseable que parece desaparecido.
En tiempos de Franco, los antifranquistas eran llamados anti-españoles. Y no, eran contrarios a un régimen incluso tal vez por aquello falangista de "amamos a España porque no nos gusta"... su sistema político de ese momento.
Es la manía de tomar la parte (el sistema político y su funcionamiento observable) por el todo (el país), como lo es también tomar la Unión Europea (la parte) por el todo (Europa, como si Suiza o Noruega no fuesen europeos) o, como en la cita que hago, tomar la parte (Estados Unidos) por el todo (América, como si los bolivianos o los haitianos no fuesen americanos). Sintomáticos ambos errores: el político y el geográfico. Pero muy frecuente a lo que parece.
(Añadido el 13: Hoy se ha sabido que Carter padece cáncer y que ya has metástasis. Tal vez su texto sea un caso de "dixi, et salvavi animam meam")
(Añadido el 21: otro estadounidense que comenta la oligarquía poco democrática de su pais. Cita a Carter, claro)
(Añadido el 1º de octubre: aquí otro artículo, esta vez en castellano, con referencias a las fortunas de los congresistas y su realción con el dinero)

sábado, 8 de agosto de 2015

Pamplinas

En inglés bullshit (que yo traduciría como caca de la vaca) es el poco elegante término que utilizan algunos filósofos y economistas de encumbradas universidades anglosajonas (ver aquí) para referirse a propuestas de "sentido común" que no resisten a la prueba de los hechos, razonamientos y demás elementos del "tribunal de la verdad" sino que son aceptadas por lo claras que son  y los "muy sabios sabios" que las proponen, y más si son políticos. El texto que cito trata de una de ellas: la del déficit y vale la pena darle un vistazo. Pero no son las únicas pamplinas que hay que escuchar de boca de los políticos y sus corifeos.
Como las pamplinas son, como dicen, insensibles al razonamiento y a los hechos, es inútil discutir con ellas y solo se consigue algo oponiendo una pamplina a otra pamplina. Así es la vida.

viernes, 7 de agosto de 2015

Drones españoles

En un ejercicio de demostración de  cuáles son las prioridades del gobierno español, se anuncian 171 millones de euros para construir cuatro drones capaces de llevar armas, pero que, "se asegura", solo servirán para más vigilancia. Por mí, que me miren.

Descanso semanal

Los musulmanes podrán verlo hoy, los judíos mañana y los cristianos pasado mañana. Es una divertida sucesión de fotografías en cada una de las cuales hay un pequeño detalle que muestra un fallo de quien ha puesto el original. El periódico se refiere a los "amantes de la perfección" que pueden molestarse por tales pequeños fallos. 
En mi caso, teniendo ahora en casa fontaneros, pintores, técnicos de paneles solares y vendedores de toldos contra el sol (bella contradicción aparente con el anterior), pongo las fotos sabiendo que encontraré  en mi casa múltiples casos de esos "pequeños detalles" que no llegan a chapuza pero que la recuerdan. Amén

En broma o en serio. Adivine

1. Según las encuestas, muchos estadounidenses estaban preocupados por la posibilidad de que el debate entre los pre-candidatos republicanos a la presidencia del país se pudiese retransmitir y ser visto por todo el mundo, que podría tener vergüenza ajena al ver el nivelazo de tales candidatos, muchos de ellos rayanos en la estupidez o fanfarrones o insolentes. La noticia, aquí.
2. La guerra contra el Estado Islámico tiene ganadores en los Estados Unidos: las empresas ("contractors") que proporcionan material al ejército. Estamos hablando de millones de dólares de los contribuyentes que están yendo a manos de determinadas empresas privadas cuyos beneficios crecen con la guerra. La noticia aquí
Respuesta: la primera es en broma y la segunda en serio. No hace falta que diga que me encantaría que fuese al revés, que la primera fuese en serio y la segunda en broma. La segunda porque siempre temo las malas artes para conseguir beneficios "ordeñando" a un gobierno.

jueves, 6 de agosto de 2015

Hiroshima

Además de Fiestas Patrias en Bolivia, motivo siempre de alegría, hoy es el 70 aniversario del genocidio producido en Hiroshima que The Lancet recuerda publicando lo que les queda en la memoria a tres supervivientes. Es tiempo de revisar algunos mitos, sobre todo el de que fue necesario (o aconsejable) para evitar males mayores y obligar al Japón a rendirse. Más parece que se trataba de poner a prueba tal arma en dos ciudades que no habían sido tocadas por los bombardeos (dos, para tener un término de comparación) y, de paso, dar un aviso a la URSS (aquí más referencias). Buena cosa es que, desde Irán, se pida una política mundial más seria sobre las armas nucleares. Tal vez, como dice el ministro de asuntos exteriores iraní, habría llegado el momento del desarme nuclear.
Si le va la historia y va a por nota, aquí hay una buena colección de documentos estadounidenses recientemente desclasificados (desde el Proyecto Manhatan a las discusiones sobre la posible rendición del Japón). Y si prefiere estilo tuiter, basta con el titular de Le Monde que se pregunta si habrá nuevos "hijos de puta" (sic, sic y recontrasic) que inventen cosas parecidas y que las usen.


La manipulación de la historia da para legitimar muchos nacionalismos, pero hay hechos concretos que los provocan.

miércoles, 5 de agosto de 2015

Sentimientos de la Nación

Esta es una propuesta revolucionaria aunque, por respeto a mis 750 palabras, voy a resumirla manteniendo la numeración original: y añadiendo entre paréntesis algún comentario bienintencionado intentando ver si se trata de un programa electoral o una propuesta reciente en España.
5. “Que la Soberanía dimana inmediatamente del Pueblo, el que sólo quiere depositarla en el Supremo Congreso Nacional (...), compuestos de representantes de las provincias (...)” (Empezamos bien: el soberano es el pueblo y actúa a través de sus representantes ya que resulta un poco complicado estar convocando un referéndum cada dos por tres, aunque no vendría mal hacerlo de vez en cuando. Como en Suiza, por ejemplo)
6. “Que los poderes Legislativo, Ejecutivo y Judicial estén divididos en los cuerpos compatibles para ejercerlos”. (Lo mismo: es la división de poderes clásica desde que Montesquieu la propuso y los sistemas parlamentarios se la saltan ya que el que manda en el Legislativo es también el jefe del Ejecutivo con capacidad para nombrar a gente de su "cuerda" en el Judicial. Nada es perfecto).
7. “Que funcionarán cuatro años los vocales, turnándose, saliendo los más antiguos para que ocupen el lugar los nuevos electos” (Esto no suena a España, donde los cargos pueden ser eternos y, si se sale de uno, se le busca al interfecto o interfecta un puesto decente en otro lugar)
8. “La dotación de los vocales será una congrua suficiente y no superflua, y no pasará par ahora, de (...)” (Ahí la cosa se pone chunga ya que los que deciden su salario son precisamente los perceptores del mismo)
9. “Que los empleos solo los (autóctonos) los obtengan” (Suena al inconsciente de España, pero pocos se atreven a plantearlo en campaña electoral -haberlos haylos-. Muchos lo piensan)
10. “Que no se admitan extranjeros, si no son artesanos capaces de instruir y libres de toda sospecha” (Una inmigración "razonable" parece "razonable", no venga a ser que vienen los de fuera a quitarnos nuestros puestos. Forasters vindran que de casa mos traurán, decían en la Valencia de los años 50)
12.”Que como la buena ley es superior a todo hombre, las que dicte nuestro Congreso deben ser tales, que obliguen a constancia y patriotismo, moderen la opulencia y la indigencia, y del tal suerte se aumente el jornal del pobre, que mejore sus costumbres, alejando la ignorancia, la rapiña y el hurto” (Rarísimo: un legislativo que luche contra la desigualdad y evite los males que se producen en los dos extremos de la sociedad cuando la desigualdad se dispara)
20. “Que las tropas extranjeras, o de otro Reino, no pisen nuestro suelo; y si fuere en ayuda no estarán donde la Suprema Junta”. (USA firma con España el pacto para la presencia de 3.500 "marines". Parece que el texto no se refiere a España)
21. “Que no se hagan expediciones fuera de los límites del Reino, especialmente ultramarinas, pero se autorizan las que no son de esta clase para propagar la fe a nuestros hermanos tierradentro”.
¿Qué, qué, qué dice? ¿Que los cargos no son para siempre, que han de ser pagados con moderación, que nada de que vengan extranjeros, que nuestro ejército no vaya al Líbano, Afganistán, Yemen, Ruanda o Haití? No se preocupe. Faltan algunos artículos importantes:
2. “Que la religión católica sea la única, sin tolerancia de otra” (Bravo: la religión verdadera debe tener derechos sobre todas las demás imponiendo sus preceptos a creyentes y no creyentes en el terreno que, por lo visto, les obsesiona: el sexo)
3. “Que todos sus ministros se sustenten de todos y solo los diezmos y primicias, y el pueblo no tenga que pagar más obvenciones que las de su devoción y ofrenda” (Es una contrapartida: si van a mandar tanto, lo lógico es que, en compensación, vivan de sus fieles, forma absolutamente definitoria de quiénes están con ellos y quiénes no).
Ufff, qué respiro. Lo malo es que lo que a unos gusta a otros disgusta y viceversa. Encima, el documento se titula como esta colaboración y eso de "sentimiento" va a sonar mal a los de más allá, que temen que eso de la Nación sea un sentimiento y no un "plebiscito cotidiano" o "comunidad de hombres -y mujeres- de un determinado territorio". Aclarémonos. Se trata de una selección de los 22 puntos que José María Morelos y Pavón presentó el 14 de septiembre de 1913 en plena efervescencia de la independencia mexicana. Por eso su punto 1, con el que se inicia, dice "que la América es libre e independiente de España y de toda otra Nación, o Monarquía y que así se sancione, dando el mundo las razones”. Que algunos de sus puntos sigan siendo un problema en nuestros días (la xenofobia o la intolerancia religiosa) llama la atención. Pero más llama la atención que propusiese soluciones a otros problemas que siguen siendo tales (la duración de los cargos y el pago que se recibe por los mismos, por ejemplo).
Razones, sí, no solo sentimientos. Y en esas estamos en estas campañas. Las de aquí, digo. Sobre todo la que viene.
(Publicado hoy en el diario Información -Alicante-. El texto de Morelos se lo debo a mi amiga Natalia, mexiquense, que amablemente me lo hizo llegar como regalo. Mi homenaje)

El coste de la recuperación

La fuente no es sospechosa de progre, es el Financial Times
New world of work: political cost of Spain’s recovery
¿Cuáles son los costes de la recuperación española?
Y el subtítulo
Price of economic revival is more workers on precarious contracts
La recuperación tiene un precio: más trabajadores con contratos precarios. Luego hay una recuperación en la que otros ganan, no esos trabajadores 
Ese es, dice el titular, el nuevo mundo del trabajo.