viernes, 31 de julio de 2015

Bullying y algo menos

Ahora resulta que el "bullying" es algo resultado de la evolución y positivo para la especie.  Los que lo practican tienen ventajas evolutivas de forma que les resulta beneficioso desde el punto de vista de su vida social. Sin ir más lejos, tienen mayor "sex appeal".
Lejos de mí la funesta manía de discutir metodologías y sus giros epistemológicos, aunque reconozco que lo que he leído sobre la economía me ha interesado.
Pero el estudio de estos de la British Columbia me ha dejado "rêveur". Me he visto a mí mismo , adolescente, interponiéndome en el colegio entre una banda de colegiales estúpidos atacando a otro de ellos, mi amigo entonces y ahora. No sé si ligaban más, pero creo que la evolución también comporta aparición de nuevos valores, por ejemplo los que moderan la "lucha por la existencia" y la "supervivencia del más fuerte" que preconizaban los nazis. Si el "beneficio evolutivo" implica cámara de gas para los débiles y dependientes, me borro de la evolución. Que la paren, que me bajo.

jueves, 30 de julio de 2015

UE, barbari ad portas?

Pues no. Dentro de la Unión Europea. Los bárbaros están dentro y la cosa puede empeorar. Esa es mi conclusión después de leer este texto de Yanis Varoufakis publicado en Le Monde diplomatique y subido a su blog, de donde lo cito. Es también la idea con que termina su narración de las "negociaciones" del gobierno de Syriza con un inexistente (desde el punto de vista legal) Eurogrupo.
No European people should ever again be put in a position of negotiating in fear. For that to happen, Europeans must not fear to negotiate a European New Deal that restores the dream of shared prosperity within a democratic polity. If we fail, barbarism will rise up from within. For a continent that has generated the best and the worst humans are capable of, this ought to be a sobering thought.
Pero no es este epílogo lo que me ha impresionado, impresionante como es. Lo que me ha impresionado es lo que le antecede. ¿Donde vas, Unión Europea?
Añade a su blog este nuevo post. Murphy era un optimista.

Ciberlinchamiento

Es el que parece estar sufriendo el dentista estadounidense que, en un safari, mató a un león muy popular en Zimbabwe. El lenguaje utilizado no puede ser más explícito y duro: hay que matar al que mató al león, no a cualquier león sino a ese león precisamente.
Algunos casos emergen por implicar a personajes como este león cuya muerte hay que llorar o como esta concejala alicantina cuyos tuits de animalista militante implican violencia contra los que practican violencia contra los animales.
Pero también hay violencia gratuita, mobing y, sí, linchamientos verbales. La red, efectivamente, permite desahogos que antes quedaban en otros ámbitos y ahora se hacen "universales". Una vez más, el esquema clásico: frustración, agresividad, violencia. Alguien está frustrado por lo que sea, eso le produce agresividad y cuando encuentra un objeto sobre el que descargarla, la descarga como violencia. Verbal en el caso de la red, física en otros casos. Si es así, el problema no está en la red (un medio) sino en la razón o causa de la frustración. Si la agresividad se dirige contra otros o contra uno mismo (depresión: el suicidio como gran causa de mortalidad), eso ya no sé por qué es. Porque es evidente que el suicidio tiene otras muchas causas (incluidas algunas, no todas, de las que habló Durkheim, el clásico que todo sociólogo debe visitar por lo menos una vez en la vida, como los musulmanes la Meca). Este es el último dato que he encontrado
Ahora hay que esperar los mapas sobre ciberlinchamiento y sobre asesinatos "a la manera estadounidense".
(Añadido el 31: Hoy dedica El País (Madrid) una editorial a las reacciones excesivas contra el dentista que mató a Cecil)

miércoles, 29 de julio de 2015

La abstención que viene

No sé cuánta habrá. Es muy pronto y carezco de instrumentos para su medida. Pero hablando con quienes me rodean y olisqueando en los medios creo que sí puedo encontrar, si no cuánta, por lo menos cuál, qué tipo de abstencionistas se preparan para las elecciones generales (las catalanas son otra historia).
Los primeros abstencionistas que encuentro son los desilusionados. Mala cosa es en política (y lo digo como gato escaldado) ilusionarse, porque tarde o temprano la “rugosa realidad” impondrá su peaje. En las pasadas elecciones locales hubo una cierta sobredosis de ilusión: algo iba a cambiar y, por supuesto, para bien. Los discretos pensaban en que mejoraría y los lanzados suponían que el cambio se iba a notar. Estos desilusionados se encuentran con que las promesas eran de varios tipos y con dos extremos. Por un lado, las promesas falsas. Por otro, las promesas imposibles de cumplir. Dicen que cuanto más sube la mona al árbol más se le ve el  c... Algo hay de eso y algo de eso se podía esperar, al margen de pactos (los conocidos; no sé cómo irían los secretos, pero vaya usted a saber) y de las coaliciones, algunas de ellas tan contra natura que solo podían producir desilusión a los que esperaban algo distinto y no se dejan encantar por detalles anecdóticos.
Después están los sorprendidos. Algunos de estos votaron por miedo, no por ilusión, y se encuentran con que no había tal motivo para el miedo. Eran los que veían (algunos todavía ven, aunque no sé dónde) odio en alguno de los contendientes (que tampoco he podido entender contra quién se suponía que se concretaba el dicho odio). No creo que los que se pueden clasificar en esta categoría  se sientan engañados por  los que les anunciaban tragedias inconmensurables cuando llegaran “esos” al poder. Primero, porque ninguno tiene el poder absoluto. Sus líderes mandan, sí. Y hasta recurren a truquillos y prestidigitaciones varias. Pero eso lo hacen todos. Iglesias lleva su partido con la misma mano que Rajoy el suyo o como le gustaría llevarlo a Sánchez aunque no le acabe de salir la cosa. ¿De qué tenía miedo yo? se preguntan estos. ¿En qué se les ve el odio? se preguntan también. Y no hay buenas respuestas, así que se retiran a sus cuarteles de invierno superando la sorpresa recibida.
Pero hay más. La campaña continua que se está sufriendo desde las elecciones europeas agota a las piedras. Siguen los unos intentando ilusionar a los propios mientras los otros procuran agitar el miedo para mantener lo que se pueda del naufragio. Volver a empezar: ilusionados y asustados otra vez y convenientemente manipulados. Pero aquí aparece un tercer tipo de abstencionista: se trata de los agotados, de los que pedirían, como el rey en Don Mendo, que “cese ya el atambor”. A medida que se acercan las elecciones (no la campaña, que sigue siendo campaña permanente) el “atambor” es cada vez más insoportable para esta gente que, cuando ve salir a uno de nuestros “amados líderes” por la televisión o se huele que hay algún corifeo en los alrededores, le da con entusiasmo al botón del cambio de canales y se pasa a ver lo que sea con tal de no ver cómo repiten, unos y otros, sus respectivos argumentarios, cómo siguen practicando el “y tú más” y como, en realidad, están cumpliendo con el papel que les asigna el libreto de ese gran teatro político, sabiendo que, en cuanto acabe la función, se irán de copas, pactos y componendas. Eso sí, dejando detrás de sí, para los que no hayan cambiado de fuente de información, secuelas de ilusión falsa y odios entre personas. Es tal vez el argumento más duro, aunque no lo parezca: esos políticos que se enfrentan hoy y que hacen que nosotros nos enfrentemos son los que mañana (si no esta noche) estarán celebrando su amistad habiéndonos dejado enemistados entre nosotros. Quien así piensa, se abstiene. No nos merecen.
Son, como pueden entenderse, tres posiciones extremas que, a todas luces, no cubren todo el electorado. Ni al que votará racionalmente ni tampoco al que votará sin saber lo que hace ya que su fuente de “indagación” es solo “su” cadena de televisión. Pero no estaría de más que los políticos metidos a políticos se plantearan estas cuestiones. No para cambiarlas, ya que las reglas del juego son las que son y, si juegas, tienes que aplicarlas. Pero sí para pensar por una vez en el ciudadano corriente.

Escándalos privados

La otra tarde me lo comentó un amigo. Había visto por televisión la noticia de la orgía de Lord Sewel (cocaína y prostitutas, todo ello con el lenguaje "apropiado" lleno de tonos despectivos y de mezquindades por parte del responsable del "comité de conducta" de la Cámara de los Lores inglesa). No me escandalizó lo más mínimo. Hagan con su dinero lo que mejor les plazca, como Strauss-Kahn o en su día Roldán -entonces director de la guardia civil española- o PJ Ramírez -entonces director del periódico español El Mundo-. Es gente bien que se puede permitir esos desahogos que los jornaleros no pueden permitirse, aspecto que tampoco me escandaliza. 
Dos cosas añado. La primera es quién hizo el "reportaje" y para qué y quién. Eso es lo interesante ya que se trata de una operación para dañar la reputación (nunca mejor dicho) del personaje en cuestión ya que se supone que "en las alturas" todos son educados, finos y castos (y no usan el vocabulario de los mafiosos) y exponer sus pecadillos reduce esa imagen de estar au-dessu de la melée. Quién encarga el "reportaje" y quién lo lleva a cabo y quién lo filtra es lo que me interesa en todos esos casos (de alguno se sabe: el de Ramírez por ejemplo).
La segunda es con qué dinero se pagó el desahogo. Como bien se dice aquí, el escándalo de Lord Sewel no es sexual sino financiero. Pagar esas cosas con dinero público es lo que ya no está tan claro y lo que lleva a un cierto escándalo. Como los prostíbulos pagados con "tarjetas black" en el escándalo de Caja Madrid. No es una cuestión sexual (hagan con sus "bajos fondos" lo que les venga en gana y puedan) sino política: de dónde sale ese dinero.
Un amigo empresario, creyendo que soy un implacable puritano, me decía al comentarme que había puesto a su hijo (mi antiguo alumno) en un puesto importante en su empresa: "Es nepotismo". Le dije que no. Que con su empresa podía hacer todo lo que legalmente se puede hacer. Otra cosa habría sido si, siendo alcalde o concejal, hubiese nombrado a dedo a un familiar en un puesto municipal bajo su responsabilidad. Eso sí que habría sido nepotismo, aunque fuese la esposa de su capo de familia política.
La vida privada es privada. Cómo se financie, ya no tanto.

martes, 28 de julio de 2015

Éxodos,eixida, exit

Son tres situaciones problemáticas diferentes, pero que pueden tener un efecto parecido.
1. Éxodos es el asunto todavía pendiente de la posible salida de Grecia de la Eurozona y, tal vez, de la Unión Europea. Parece que era el plan de algunos jerarcas alemanes y es un punto en el que gobierno y oposición griegos parecen estar de acuerdo: nada de Grexit. Pero el asunto no esta zanjado. Sigue siendo posible aunque el carácter disciplinario de la imposición reciente pueda haber retrasado tal salida.
2. Eixida (o sortida) para Cataluña. El 27 de septiembre están convocadas unas  curiosas elecciones. Al decir del gobierno central ("Madrid") se trata de unas elecciones autonómicas sin más. Paro al decir del gobierno de Mas y de sus aliados lo que está en discusión no es quién va a formar gobierno (Mas, por supuesto) sino si se van a dar pasos hacia la independencia de Cataluña respecto al gobierno central ("Madrid"), cosa que se haría si obtuviese mayoría una determinada lista, la de Convergència (Mas), ERC y personalidades de la llamada "sociedad civil" -ay, pobre Hegel y su "sociedad burguesa"-. Falta por saber si esa eixida de España implica una eixida (o sortida) del Eurogrupo y, tal vez, de la Unión Europea. No hay nombre para la hipotética moneda que sustituiría al euro. Podría ser la peseta que, al fin y al cabo, es palabra catalana (diminutivo de "pieza"). No he oído ni leído nada al respecto, dado el nivel de entusiasmo, histeria, sentimientos, amor, desprecio, prejuicio, irracionalidades que adornan el proceso en todos los lados posibles (tal vez excepto en el caso de Unió Democràtica de Catalunya, que todavía razonan). Dejar de depender de Madrid para depender todavía más de Bruselas es un tema que no se afronta.
3. Exit. El año próximo (todavía sin fecha) se tendría el referéndum en el Reino Unido sobre su pertenencia a la Unión Europea. Como nunca quisieron dejar la libra, el tema del euro no les afecta demasiado, excepto a la City, pero eso es solucionable. Supongamos que gana la respuesta a favor de la salida. Habrá que ver qué sucede con Escocia, Gales e Irlanda del Norte y algún que otro paraíso fiscal en medio del mar que separa al Continente de Inglaterra (hace años, cuando se heló el mar de Inglaterra o Canal de la Mancha, algún tabloide tituló "El Continente de nuevo unido a Inglaterra")
0. ¿Crisis de la Unión Europea? No sé por qué. Encima, hay quien lo propone como proyecto político en otros países e incluso consiguen formar grupo parlamentario propio ¡en el llamado Parlamento Europeo! discutiendo la salida de su país de tal institución. Y hay académicos que lo proponen también. No busquen diferencias entre derecha e izquierda. Hay que buscar populismos y nacionalismos (estatales y sub-estatales). Entretenido. Pero no es de eso de lo que hablan los periódicos.

lunes, 27 de julio de 2015

Niños robados

Bienpensantes variados creen que es mejor que esos recién nacidos no vivan con su madre sino en una familia "mejor". También hay quien los vende, sencillamente. Pero me refiero ahora a los que piensan que los niños de madre soltera o de madre de ideas no convencionales es mejor que vivan con familias "decentes". Casos de niños robados por uno u otro motivo, los ha habido en abundancia en las dictaduras. En la española (y en lo que duró mentalmente cuando Franco ya había muerto) o en la argentina.
Hay un caso particular que parece más generalizado de lo que yo creía. Me refiero a los hijos de familias indígenas que son apartados de sus padres y dados en adopción a familias "no-indígenas" cumpliendo así con una especie de genocidio ya que dejan sin sucesores a los tales indígenas que, una vez muertos, se habrá terminado el problema de los "pueblos originarios". Lo había visto para Australia y ahora lo encuentro para los Estados Unidos. Ya no es cuestión de dictadura sino de genocidio limpio y sin sangre. De gente civilizada, vamos.

domingo, 26 de julio de 2015

Terroristas o locos o ambos

Está por ver si el que ha matado a varias personas en Louisiana y, después se ha matado a sí mismo ("al ver que la policía ya estaba allí" -vaya prontitud-) puede ser calificado de loco. Algo le iba mal en aquella cabeza. Lo mismo al muchacho de Charleston que es capaz de asistir pacientemente a un encuentro bíblico y, al terminar, emprenderla a tiros con sus compañeros de sesión porque son negros, están dominando Estados Unidos y violan a nuestras mujeres. Son locos. Los terroristas son los de Boston, Sea.
Pero el de Louisiana ha tenido una cierta actividad en redes anti-gay, anti-gobierno y blanco supremacista (es decir, anti-negro). No les llamaremos terroristas, que dejaremos para los que tengan la etiqueta de musulmanes, árabes y similares. Pero sí se puede llamar fanático a quien sigue ideas como esta, incluida la de que, como los judíos mataron a Jesús, hay que ser anti-judío (a Jesús lo mataron los romanos, si hemos de hacer caso a los evangelios).
Menos en el caso de Boston, donde uno de los "locos" siguió con vida, lo habitual es que el "loco" muera con sus víctimas, fruto de una pronta intervención de la policía, que es lo que más me extraña del asunto. Igual es que me han contagiado y yo también soy un conspiranoide como el de Louisiana.
Lejos, de todas formas, de los casos de Waco (1993), Columbine, Aurora, Tucson, Sandy Hook o Newtomb (2015) que se describen y analizan aquí.

sábado, 25 de julio de 2015

El capitalismo se acaba

Se ha anunciado repetidas veces (lo de la crisis terminal del capitalismo) y siempre ha habido quien ha puesto peros a partir de aquello de "que viene el lobo". Con frecuencia menciono que, cuando la línea del Partido en la URSS era la susodicha crisis, salió Kondratiev a proponer una teoría alternativa: la de los ciclos que no permitía tomar como terminal lo que era una fase B transitoria. Lo pagó con su vida. En Siberia. Como reza el titular del artículo que cito: los informes sobre la muerte del capitalismo habían sido muy exagerados.
No digo si es buena o mala noticia. Puede que lo que venga detrás sea peor para "los de abajo" ("los de arriba" buscarán cómo adaptarse, como los apparatchiks comunistas que se trasformaron en gestores/propietarios de empresas privatizadas o como nobles del Antiguo Régimen que se trasformaron en terratenientes del negocio export-import). O puede que hayamos llegado al paraíso, cosa que dudo. Vista mi esperanza de vida, me toca asistir al parto, pero no conoceré a la criatura. O, igual, el sistema se lava la cara (o se la ensucia como en las películas de comandos para no ser vistos en la selva) y, en el fondo, sigue tal cual para los que se aprovechan de él y, muerta la socialdemocracia, algo peor para los que pagan el pato.
Efectivamente, más vale un movimiento que mil programas. Pero si el movimiento se queda en lo estético-simbólico de quitar un busto de un salón de plenos o en el puro grito, estamos donde estábamos.

viernes, 24 de julio de 2015

Cuatro sobre Europa

Interesante la carta que cuelga Varoufakis en su blog, dirigida a él y al Strauss-Kahn por parte de Savona y Tremonti. Cuatro en total las razones de la "decadencia" de la Unión Europea: la ampliación, la globalización, el euro y la crisis.
Las primeras ampliaciones se habían producido después de suficiente trabajo de profundización en las relaciones entre los miembros, pero hubo un momento en que se amplió por ampliar (o por motivos que poco tenía que ver con la "construcción de Europa" y sí con los intereses inmediatos de sus miembros con más peso. Si se quiere  una fecha, la de la (re)unificación de Alemania) y esas prisas se pagan.
La globalización recuerda uno de los factores que llevaron a la caída y desaparición de la URSS: una economía planificada por el Estado carece que agilidad para adaptarse a las circunstancias cambiantes que trajo consigo la globalización sobre todo financiera y petrolera. Cierto que la UE no era un sistema planificado centralmente, pero sí parece justo atribuirla un cierto peso al burocratismo bruseliano dictaminando, como se dice en la carta, el tamaño de los vegetales.
El euro (tendría que ser reconocido y puestos en la picota los que cometieron el despropósito) fue una operación mal planificada y mal llevada a cabo al quedarse en una moneda única y punto. Los que  defienden tal posición me convencen.
La crisis fue la guinda. Donde no hay harina, todo es mohína.
Tal vez no anden tan descaminados como se piensa los catalanes que plantean un Catalexit antes  de que sea demasiado tarde. Si hay que hacer caso a algunos que saben del asunto, no van a llegar a tiempo.
(No voy a comprar el libro, pero tiene muy buena pinta)
(Añadido el 25: si se le añade el factor político internacional, hay quien piensa que la crisis en Europa no ha hecho más que empezar y eso sin añadir a Rusia, China, los Estados Unidos desde una perspectiva geopolítica. Eso sí, los telediarios de mediodía que he visto -dos emisoras- han abierto con una estúpida discusión sobre el busto del anterior rey en el ayuntamiento de Barcelon y otros símbolos monárquicos en otros ayuntamientos. Política de gestos que es como discutir del color de la chimenea -¿roja, amarilla, morada?- del Titanic cuando el Titanic se está hundiendo)

jueves, 23 de julio de 2015

Datos sobre pobreza

Conviene decir las dos partes. Por un lado, los gobiernos (algunos) maquillan la realidad para que no aparezcan tantos pobres: se cambia la definición de lo que es pobre y ya está. No exagero. Sucede en las mejores familias. No lo hacen todos, y por eso añado lo de "algunos". 
Y lo mismo sería obligatorio decir para los que pueden estar interesados en hinchar las cifras: la oposición y (algunas) ONG, no todas. Es, pues, una exageración (que igual no la ha dicho el político-estadístico) que, según el titular,
 Leguina asegura que las ONG inflan los datos de pobreza para tener trabajo.
No lo niego, aunque niego que sean todas. Y menos todavía las que se dedican a otros asuntos como el medioambiente o la defensa de los animales. 
Pero el punto a discutir no es ese. Es mucho más complicado: la pobreza existe y, probablemente, a niveles que se daban por superados en el pasado.
El maestro Amando de Miguel decía que, con la pobreza, sucede una especie de principio de Hiesenberg: si ves a los pobres es que no los estás contando y si los estás contando es que no los estás viendo. Es una paradoja que incluye el hecho de que los pobres existen, es decir, hay personas que tienen insatisfechas de manera permanente e involuntaria sus necesidades básicas de alimentación y habitación. Cuántos sean, hay varias formas de "contarlos". Las que usan los gobiernos (incluido el de la Unión Europea) suele ser el más facilón y el que más manipulaciones permite. Agunas ONG, como la última que he citado, o, dentro de la academia, el grupo de Oxford son menos simplones (aunque alguna ONG sigue los pasos de Bruselas)
En todo caso, la cita de Leguina es desafortunada: con los pobres no se juega. Eso se deja para los gobiernos (incluido aquel en el que este polítco participó)
Y una anécdota española: una conocida ONG hizo una "medición" del número de pobres (el mismo método que yo considero poco serio, incluso en sus AROPE posteriores); el gobierno del partido del sr. Leguina se cabreó y su ministra decidió hacer una encuesta sobre el tema por su cuenta. La diferencia con la ONG fue mínima. Conclusión: no "inflaban los datos para tener trabajo" sino que, aplicando un determinado método con seriedad, se obtiene el mismo resultado lo haga una ONG o la ministra del ramo.
Pero pobres haberlos, haylos. Por eso mi interés fue no tanto "medirlos" sino individuar los factores de empobrecimiento. Lo hice en viejos libros y viejos artículos "académicos". Y en un inútil informe para la Dirección General no-me-acuerdo-cuál de la Unión Europea. Que por cierto me generó algún problemilla con la susodicha ministra. Ese fue el único efecto conocido.

miércoles, 22 de julio de 2015

Corrupción: la otra cara

Es evidente que la corrupción, como el tango, es cosa de dos. Hace falta un corruptor y un corrompido aunque a veces, como en el amor, no quede muy claro quién toma la iniciativa y quién decide finalmente, piensen lo que piensen los "varones conquistadores" o piensen lo que piensen los que creen que es cosa de políticos y que “todos son iguales”. Tengo el caso de un amigo empresario al que se le ofreció una importante contrata, eso sí, "pagando", y la rechazó por considerarla ilegal, ilegítima o inmoral, que eso ya no lo recuerdo, aunque sus profundas convicciones católicas me hacen pensar que se trata del tercero de los argumentos. Pero también tengo el caso de miembros de un ayuntamiento que pidieron (y obtuvieron) cifras sustanciosas cada uno por adjudicar otra contrata. Cosa de dos, pues, y, como en el caso de los políticos, sin que sea cierto, sino todo lo contrario, eso de que "todos son iguales". Porque conozco políticos que rechazaron, por lo que fuese, las ofertas del corruptor.
Lo curioso es que, generalmente, solo se hable de una de las partes y no creo que sea porque los empresarios corruptores son anunciantes (también anuncian los políticos) y el que paga manda o, más probablemente, porque sean accionistas del medio en el que está prohibido tratar determinados temas espinosos (práctica no impensable, según pude constatar hace ya tiempo). Si nos reducimos a la provincia de Alicante, parece que hay decenas de políticos corruptos mientras que no deben de pasar la media docena los corruptores aunque alguno salga con frecuencia en los medios. Seguro que hay más.
En este contexto, me interesó el suelto que se publicaba en  INFORMACION el pasado 15 de mayo sobre el tema. Se basaba en una encuesta llevada a cabo por EY (antigua Ernst&Young) a una muestra de 5.000 personas. En ella veníamos a saber los altos porcentajes de empresarios que justificaban el soborno como proceder habitual "si con ello se consigue generar beneficios más rápidamente". La lógica del beneficio, evidentemente, que eso es, guste o no, el capitalismo realmente existente incluso para los partidos comunistas y países pseudo-comunistas. Regalos, viajes y ocio y sobres con metálico eran los medios habituales para los que cualquier lector del periódico habrá encontrado ejemplos en su lectura habitual. La investigación encontraba, además, que el 61 por ciento de los encuestados en economías en rápido crecimiento creían que la corrupción y el soborno estaban ampliamente difundidos en sus respectivas sociedades.
 Pero la encuesta era internacional y no trataba de los “sospechosos habituales” alicantinos. Así que me he puesto a buscar otros trabajos parecidos para ver ese otro lado de la corrupción, el del corruptor, que no se reduce, como hay quien podría pensar, a un solo nombre y en un solo lugar.
Un estudio de PwC para 2014 se refería a España y allí un 24 por ciento de los empresarios encuestados reconocían haber estado involucrados en un soborno o haber conocido casos de tal, porcentaje prácticamente inalterado desde 2011. Dicho porcentaje no difería mucho del obtenido por encuestas semejantes a escala mundial. Por lo que a opinión se refiere, el 95 por ciento de los encuestados españoles aseguraba que la corrupción es un problema muy extendido en las instituciones locales y regionales (vienen a pensar lo que los encuestados no-empresarios). Para hacerse una idea, la media de los encuestados en la Unión Europea era del 77 por ciento, que tampoco es cifra despreciable como para que se siga hablando casi únicamente de una parte de los del tango (Paréntesis: solo tertulianos desinformados pueden decir eso de “esto en el extranjero no pasa”).
Finalmente, la OCDE publicaba, para 2014, los resultados de un análisis de 427 casos denunciados con algunos de ellos ya sentenciados. Dos asuntos me llamaban la atención. Primero, que no es cierto que la corrupción sea propia de países considerados “pobres”. De hecho, la mitad de los analizados por el informe de la OCDE se referían a países con alto o muy alto índice de desarrollo humano. El segundo asunto se refería a los sectores en los que el soborno y la corrupción eran más frecuentes: dos tercios de los casos analizados se habían producido en el sector extractivo (19 por ciento), la construcción, sí, sí, la construcción (15 por ciento), trasporte y almacenamiento (15 por ciento) y comunicación e información (10 por ciento).
Insisto: la corrupción, como el tango, es cosa de dos. No vale hablar solo de uno de los danzantes.
.(Publicado hoy en el diario Información -Alicante-)

Fuentes:
1. sobre fraude económico 2014 de PwC
Para Expaña
General

2. informe 2015 EY sobre el fraude y la corrupción

3. Informe de la OCDE sobre la corrupción
http://www.oecd.org/corruption/

martes, 21 de julio de 2015

Grecia: una de buenos y malos

Schauble es el bueno y Tsipras el malo. El primero ha evitado lo peor y el segundo es un traidor.
Claro que puede decirse lo contrario. Varoufakis habla  en este post sobre los vengativos de Europa y este otro sobre las razones que tuvo para votar NO.
Siempre se puede elegir. Pero este (Prodi) me rompe el esquema: "Hemos evitado lo peor, pero hemos creado el mal". Ni blanco ni negro: gris. En el mismo sentido, Varoufakis: la troika obligó a elegir entre la ejecución y el suicidio. ¿Cuál es el bueno y cuál es el malo, o el blanco o el negro?¿Son compatibles las tres propuestas de ¨Varoufakis? Creo que no.
(Añadido el 23: Este sí, firmado por Zizek, es un punto final sobre el tema con un "lasciate ogni speranza voi ch'entrate")
(Añadido el 2 de agosto: Wallerstein prefiere presentar el asunto como resultado de dos versiones. Todavía no está colgado ni en su página ni en FBC, pero se trata del comentario "Greece: Who's to Blame, and For What?" Commentary No. 406, August 1, 2015. Deben de estar a punto de publicarlo)
                                            

MH-17 y Tonkin

El incidente de la Bahía de Tonkin dio paso a la intervención estadounidense en Vietnam como el hundimiento del Maine (1898) ayudó a su intervención en Cuba contra los ocupantes españoles. Aquí se compara el primero de dichos casos con el del derribo del MH-17 todavía sin resolver aunque siguen apareciendo versiones que ahora incluyen el error de los pro-rusos que no creyeron que fuese un avión comercial sino de guerra. 
Que todas las partes implicadas acusan a alguna de las otras partes es el hecho comprobable. El resto es nebuloso. Pero el artículo que lo compara con Tonkin no está exento de interés, aunque me cuesta también creerlo ya que no tuvo los efectos de los otros dos casos y la argumentación por comparación puede ser muy traicionera. Usted puede elegir según sus preferencias y verá que sí hay datos que la respaldan, sea cual sea su pre-juicio. Normal.

lunes, 20 de julio de 2015

El futuro ya no es lo que era

Apocalípticos o integrados fue la división que allá por los años 60  hizo Umberto Eco sobre las actitudes hacia la entonces nueva tecnología de la información o la comunicación de masas.
La palabrita, ahora, es tecno-optimistas y supongo que su conrario es tecno-pesimistas.  Conozco ejemplares de ambas actitudes, pero el artículo que cito se refiere a los primeros, los que se asombran de las novelerías y esperan de ellas crecimiento y bienestar. Lo que cito, sin llegar al tecno-pesimismo (el correspondiente al apocalíptico de Eco), pretende llevar las cosas a su sitio. De entrada, el ritmo de "invenciones" se ha ralentizado aunque siga habiendo cosas espectaculares. Después, es dudoso que estén trayendo crecimiento. Lo trajeron al principio de esta ola (las innovaciones tecnológicas parece que se sitúan en puntos concretos de los llamados ciclos largos o ciclos Kondratiev), pero ahora su impacto es menor. Y los datos disponibles no permiten ser muy optimistas de cara al futuro. No parece que vayamos a aquel benévolo "Del paro al ocio" del que hablaba Racionero en los años 80.
Tampoco pesimistas, todo sea dicho, con revoluciones de los robots, alienación total, paro generalizado y demás componentes de un futuro del que previno el personaje de Frankenstein.
Sucede algo parecido con los europeístas, los euro-críticos y los euro-escépticos, aunque aquí, al no tratarse de dicotomías, la clasificación resulta menos vendible pero más ajustado a la realidad.
Sí parece probable que el futuro que nos viene no encaja en ninguna de las posturas extremas. razón por la que no es aconsejables adoptarlas como guías. Cierto que preferimos las dicotomías (blanco o negro) y que busquemos las certezas y las ideas claras y distintas. Pero no tenemos más remedio, si queremos que lo que pensamos se adecue a la realidad, que reconocer que el gris es dominante, que las certezas, de serlo, son provisionales y que la lucha intelectual es por reducir la confusión, pero sabiendo que nunca se suprimirá del todo. Por eso hay quien sigue obteniendo ganancia de pescadores en estos ríos revueltos.
(Añadido el 20 de julio: Alguien con mayores dosis de pesimismo, interesantes viniendo que quien ha escrito en prensa de referencia y ha ocupado cargos en gobiernos estadounidenses. El texto viene en la lengua del imperio y de los JCR, su lengua. Nadie es perfecto)

domingo, 19 de julio de 2015

Europa: complemento directo

Otros dos artículos que, como los de ayer, se complementan (todos los enlaces en castellano)
Por un lado, tenemos un descripción pormenorizada de la victoria pírrica del Eurogrupo legalmente inexistente sobre el gobierno de Tsipras (ya cuesta decir que de Syriza). La conclusión que extraigo es que la Unión Europea, que no es unión ni europea, se hunde. La hunde el gobierno alemán. Varoufakis dice algo así al respecto (en inglés, aquí en castellano)
Por otro lado, está un artículo sobre lo que puede significar el Banco del Sur en la arquitectura financiera internacional, Mi conclusión es que el mundo está dejando de estar estructurado en torno a la potencia hegemónica (los Estados Unidos) que, sin perder poder, va a ver cómo otros consiguen parcelas importantes en la configuración del mundo. BRICS y OCS han de ser tenidos en cuenta, aunque no sin problemas cada uno de sus integrantes.
La cuestión es que ambos puntos se complementan
Grecia, cuna de la civilización según los eurocéntricos, ha sido aplastada. La (des)Unión (semi)Europea podría ir detrás, por lo menos en el sentido de, vieja dama, quedarse al margen de las peleas entre estos jovencitos y jovencitas, mezcla de amor y odio. El horizonte temporal es de diez años. Para entonces, el mundo será otro, si el medioambiente lo permite, claro. En ese contexto, resultan peregrinas, pero comprensibles, las propuestas secesionistas en la (des)Unión. A estas alturas, no se va a pedir racionalidad a ninguno de los actores de esta comedia bufa y no precisamente a la italiana.
Ah, y no se olvide que "los de arriba" griegos siguen tan panchos. No es Grecia la aplastada sino sus clases medias y bajas. Y lo mismo puede decirse de la (des)Unión. Y de los secesionismos, lo mismo que de Grecia. Pagarán los de siempre.
(Añadido el 20: Aquí una descripción en Reuters sobre las divisiones internas en la Unión: los que no quieren dar ni un céntimo más a Grecia, los que quieren salvar el euro y los que quieren evitar algo peor)
(Añadido el 23:Aquí más constataciones sobre cómo está cambiando el mundo y por que hay que mirar hacia lo BRICS y demás)

sábado, 18 de julio de 2015

Pragmatismo e idealismo europeos

Así concluye su artículo Alberto Piris:
Que el futuro de Grecia es muy oscuro es algo que se confirma al conocer las declaraciones de Martin Schulz, actual presidente alemán del Parlamento Europeo, que ejerce como dirigente del grupo socialdemócrata. Según publica The Guardian Weekly, sugirió “derribar el Gobierno griego democráticamente elegido y sustituirlo por otro Gobierno de tecnócratas”. Si desde la socialdemocracia europea se propugna semejante aberración, no es de extrañar el auge de los partidos que buscan nuevos modos de hacer política en beneficio de los pueblos que sufren los efectos de las viejas prácticas habituales.
Nada que añadir. Y, ahora, cita del final de un artículo de Raúl Zibechi:
Todo indica que Grecia y también Europa ingresan en un nuevo período de su historia. El relato sobre la “Europa de los pueblos” fue demolido por Bruselas y Berlín. Se está ante el fin del Estado del bienestar, pero también ante una crisis de la democracia representativa, ya que las mayorías se quedan sin voz. Las izquierdas –incluso las nuevas, como Syriza y probablemente sea el caso del Podemos español– han mostrado una carencia poco creíble de estrategias alternativas. De ahora en adelante les costará mucho volver a convencer de que representan el cambio.
Los pragmáticos, de todos modos, parece ser que han sido los de Goldman Sachs

viernes, 17 de julio de 2015

Populismo

Tomo de este artículo de Óscar Iglesias esta larga cita:
En su libro, La Razón populista, (Ernesto Laclau) cita a Gino Germani para definir qué es el populismo. Así, señala que “el populismo tiende a negar cualquier identificación con, o clasificación dentro de, la dicotomía izquierda/derecha. Es un movimiento multiclasista, aunque no todos los movimientos multiclasistas pueden considerarse populistas. El populismo probablemente desafíe cualquier definición exhaustiva. Dejando de lado este problema por el momento, el populismo generalmente incluye componentes opuestos, como ser el reclamo por la igualdad de derechos políticos y la participación universal de la gente común, pero unido a cierta forma de autoritarismo a menudo bajo un liderazgo carismático. También incluye demandas socialistas (o al menos la demanda de justicia social), una defensa vigorosa de la pequeña propiedad, fuertes componentes nacionalistas, y la negación de la importancia de la clase. Esto va acompañado de la afirmación de los derechos de la gente común como enfrentados a los grupos de interés privilegiados, generalmente considerados contrarios al pueblo y a la nación. Cualquiera de estos elementos puede acentuarse según las condiciones sociales y culturales, pero están todos presentes en la mayoría de los movimientos populistas”.
Seguro que hay más definiciones y seguro que algunas contradicen a esta. Sé que es un término de difícil definición. Pero me ha resultado simpática.

Con judíos y por Israel

Son dos casos interesantes, en mi opinión.
El primero viene en Newsweek y cuenta de los intentos de los partidos de la extrema derecha europea para ponerse de acuerdo con organizaciones judías para mejor organizar sus campañas anti-islámicas. Algunas de sus fuentes son discutibles (por ser anónimas y ahí cabe todo), pero otras vienen con nombres y apellidos tanto de los políticos como de los personajes judíos que informan sobre esta posibilidad. No me extraña, de todas formas. Ya se podía pensar cuando la hija Le Pen se enojó con su padre Le Pen por haber hecho comentarios anti-judíos. Eso era fastidiarle el proyecto. Curioso: si hace unos años un indicador de la extrema derecha era el anti-judaísmo (solo hay que pensar en los nazis y la shoah), ahora, según este tipo de noticias, sería el anti-islamismo.
El segundo es el comunicado de AIPAC, el principal lobby israelí en los Estados Unidos, en el que se espera que el Congreso promueva un acuerdo "mejor" que el alcanzado por los gobiernos estadounidense e iraní sobre el tema nuclear. Pueden verse allí los argumentos que, sintiéndolo mucho, también se aplicarían a los Estados Unidos y a Israel, pero esa es otra historia. La de ahora es la de saber que también aquí va a haber propaganda contra el acuerdo y algunos de sus efectos ya me llegaron el mismo día de la firma. Esta vez no es anti-árabe (los iraníes no son árabes, ni son semitas) sino lógicamente pro-israelí (por definición) dirigiéndose a los políticos estadounidenses que pueden intentar bloquear el acuerdo (Recuérdese, en este contexto, los tratos de Reagan con los iraníes fundamentalistas para proporcionarles armas). 
Mis indicadores, muchas veces, no van más allá de las conversaciones con amigos de muy diverso "pelaje" ideológico. Y me ha extrañado estos días el aumento del anti-islamismo por un lado y la repetición de los argumentos de AIPAC por otro. En este último caso, en el mismo día de la firma del acuerdo. Igual tienen razón ambos y habría que aconsejar a los contrarios para que llevasen adelante una mejor campaña de "comunicación", es decir, de propaganda. No les vendría mal algo contra el anti-islamismo y algo contra el anti-iranismo (muchos de ellos musulmanes, por supuesto). Y es que este Obama no es suficientemente defensor de Israel y ya Clinton, como conté aquí, ha dicho que lo hará mejor. La política es que tiene esas cosas.
De momento, si AIPAC se queja del dinero que va a ir como "ayuda" a Irán, Obama se apresura a prometer a Israel un dinero adicional "de consolación". Poderoso caballero es don dinero. Mientras, hay quien teme un nuevo ataque israelí contra Gaza hasta hacerla totalmente inhabitable. Antes de que se supere la ruina actual, se trataría de destruirla todavía más. Para 2020 la ocupación definitiva y la anexión por parte del proyecto de la Tierra de Israel, Eretz Israel, como su dios les prometió varias veces.
(Añadido el 18 de julio, fecha memorable en las Españas: No extrañe que los actos anti-islámicos hayan aumentado mucho más que los anti-judíos en Francia. Eso cuenta Le Monde)

jueves, 16 de julio de 2015

Grexit. Y punto

Los expertos en Grecia han aparecido hasta debajo de las piedras. Si, encima, vienen desde ideologías diferentes, el color del cristal con que miran la realidad hace que haya enormes disparidades entre sus diagnósticos y sus pronósticos, todo ello complicado por el hecho de que la mayoría de actores en esta tragedia (si no todos) mienten descaradamente, se desdicen con mucha elegancia o juegan de farol de manera muy profesional. No es, por tanto, excepcional que los que sabemos poco de Grecia y solo recordemos un viejo viaje profesional a Atenas y a Delfos (por lo del oráculo), nos contentemos con avisar de lo difícil que es encontrar al experto "verdadero" y no caigamos en la tentanción de echar nuestro cuarto a espadas. Si todavía diera clases, pediría a mis estudiantes que comparasen estas tres piezas que, encima, se han publicado en una misma página, Naked capitalism.
1. Volver al dracma no es cosa fácil y, encima, hay que situarlo en declaraciones antiguas de algunos de los actuales protagonistas de la tragedia.
2. Sin embargo, ese parece ser el plan: Grexit. Y alguno de los actores ya lo planteaba en 2012
3. De todos modos, esta tragedia no tiene solo dos actores (Grecia y los Bruselianos). También está el FMI. cuyo papel en el sistema internacional no es imparcial: defiende algunos intereses por encima de otros.
4. Mi conclusión: no busquen economía, busquen quién tiene poder para hacer qué a favor de quién, es decir busquen sociedades y busquen política. Las ventajas de la pertenencia a la Unión no han sido repartidas de forma homogénea entre países y entre clases. Todos los animales son iguales, pero algunos son más iguales que otros. Que ahora se evidencien elementos colonialistas en el funcionamiento de la Unión es, probablemente, lo que más ha interesado a algunas izquierdas por aquello de "ya lo decía yo". Que las relaciones de poder son, por definición, asimétricas, tampoco es una novedad: el que manda, manda. Y decir que la rebelión de los perdedores contra los ganadores se da igualmente en términos asimétricos es una banalidad total. Creerse omnipotente cuando se está entre los perdedores es comprensible: es un mecanismo de defensa del que ya Freud tuvo algo que decir y lo llamaba "omnipotencia de las ideas", comportamiento infantil según él. Sin embargo las revoluciones han existido. Menos que las que se dice y se enumeran, pero no por ello inexistentes. Y me temo que nadie sabe con exactitud cómo se produjeron excepto cuando fueron precedidas por el colapso del gobierno previo. Las guerras civiles (revolucionarias, por supuesto) son otra cuestión y siempre hay que preguntarse si es el ejército el que está dividido o si hay armas para ambas partes, sean locales o importadas a cambio de algo (petróleo, diamantas, coltan). Tampoco hay certezas sobre cómo podrían promoverse dichas revoluciones sin caer en un efecto bumerán: conseguir un endurecimiento del régimen con el que quieren acabar (en Bolivia hubo varios casos). Así que es "Grexit y punto", pero punto y seguido. Y con nuevos actores (Rusia, China, Turquía y quién sabe quién más).
(Añadido el 20: aquí sobre la tendencia a traducir mal y presentar peor las tomas de posición del FMI)

miércoles, 15 de julio de 2015

El machismo es cosa de dos

El caso explícito de machismo, entendido como ideología, lo escuché en los consejos que, hace años, una abuela dirigía a sus nietos varones sobre cómo tratar con sus futuras parejas. No había violencia, todo sea dicho. Pero sí trucos varios para mantener una posición de predominio y dominación sobre la mujer que la venerable anciana trasladaba, con todo el cariño, a sus nietos y que me asombraban hasta a mí que, en público y en broma, me he declarado “machista leninista”. En aquellos tiempos, y más en determinadas clases sociales, la ideología machista se trasmitía, sobre todo, a través de las mujeres. “Sobre todo” significa que también a través de los varones, receptores interesados de tales consejos muy a su favor. No sé si algo ha cambiado. En cuyo caso qué y mis dudas provienen de dos anécdotas recientes.
La primera fue en el campus de una universidad en la me encontraba unos días y donde un cambio de tiempo me hizo buscar una sudadera para defenderme del fresco de la mañana. Pregunté a la señora del kiosco de prensa (uno tiene sus drogodependencias y necesita su dosis diaria de periódicos impresos) y me dijo que no comprara las de aquella universidad, que eran muy feas. Le contesté, bromeando, que no era eso lo que me preocupaba ya que no pensaba dedicarme al “ligoteo”. La señora me contestó: “Ni se le ocurra. Porque aquí las chicas...” y acompañó la frase llevándose la mano a la frente en gesto que indicaba el poco seso de las estudiantes que por allí transitaban. No creo que fuese un caso de envidia del viejo hacia el joven, que no sé si es más frecuente entre varones o entre mujeres (los varones siempre se creen aptos para la procreación a cualquier edad, incluso si ya necesitan echar mano de la “pastilla azul”). Pero sí era una actitud despectiva hacia las mujeres jóvenes que nada tenían que ver con la realidad de todas las colegas que encontré aquellos días.
La otra anécdota sucedió a pocos días, paseando por el pueblo y saludando a una amiga, de muchos años menos que yo. Por motivos que no hacen al caso, salió en la conversación lo “princesas” que se han puesto las jovencitas, cosa que resulta extraño para el “pobre aliño indumentario” femenino de hace años. No era solo cuestión de que quisiesen “marcar las diferencias” sino el de vestirse con exceso de cuidado y mimo. Discutible. Sobre todo porque también aquí, como en el caso de las mujeres machistas de otros tiempos, es preciso introducir la variable de clase social: no era ni es lo mismo en todas las clases sociales. Pero de ahí, en nuestra charla callejera, pasamos a algo menos discutible: el aumento ahora de violencia por parte de los jovencitos contra sus parejas y el aumento de sumisión por parte de las jovencitas de ahora hacia esos jovencitos (cosa que puede ir acompañada de actitudes más rebeldes de lo habitual hacia los padres). Ni mi amiga ni yo pensábamos, en ningún momento, que dicha sumisión fuese “la” causa de dicha violencia. Pero sí que nos extrañaba que, después de tantos años de luchas feministas, algunas de estas “prinsesas” acaben sometiéndose a los dictados del varoncito de turno que las controlará, les dictará lo que hay que hacer y, sí, podrá llegar, en casos extremos, a la violencia física. Es bastante sintomático que hasta en televisión haya anuncios aconsejando a las jóvenes que sufren esa violencia que corten la relación con los jóvenes que se la practican.
Mi amiga, con sorna, me decía eso de que “tú, como sociólogo, sabrás qué está pasando”. Y le dije la verdad: que no. Haberse dedicado a la sociología no significa que uno tenga respuesta para todo tipo de preguntas, incluso para estas que sí son muy importantes sobre todo por lo “cargadas de futuro” que vienen. La alternativa, cuando no se tienen respuestas, es hacer alguna chanza, que siempre será bien recibida por los que no quieren complicarse la vida. Pero si no se tienen tales respuestas y no se sabe qué ha producido este retroceso, lo menos que puede hacer el plumífero de turno, el arribafirmante ahora, es levantar acta del hecho. Como “notario social” doy fe de que el machismo no es solo cuestión de los varones, más o menos “machos”, sino que ha sido y es en muchos casos también cuestión de las mujeres que lo trasmiten, lo reproducen, lo toleran o lo sufren en silencio.
)Publicado hoy en el diario Información -Alicante-)

Irán nuclear

Hay motivos para alegrarse por el acuerdo alcanzado sobre la nuclearización de Irán, firmante previo, por cierto, del Tratado de No Proliferación Nuclear.
Por lo visto, firmar esos acuerdos no es suficiente y la prueba es que Israel, potencia nuclear y contraria a este acuerdo, no ha firmado el Tratado. Supongo que no le gusta el acuerdo porque, por él, pierde una excusa para poder atacar a Irán. Pero, normalmente, no las necesita (que se lo digan a los gazatíes o a los libaneses del sur, por no recordar viejas incursiones en lejanos países).
La opinión pública estadounidense y, con más razón, la iraní que sufría los efectos de las sanciones impuestas contra sus ciudadanos (no contra sus élites), están a favor del acuerdo. Sin embargo, no está claro qué van a hacer los parlamentarios republicanos en Washington y sus colegas demócratas igualmente "halcones". Pueden votar en contra (Obama podría superar tal voto: tiene medios legales). No sé qué harán, pero ya es significativo saber que podrían votar en contra de algo que la opinión pública de su país aprueba. ¿Devoción por el actual gobierno de Israel? ¿Recuerdo de la visita de Netanyahu al Congreso para darle en la cara a Obama? Puede ser. 
La pregunta que se hacen esos republicanos (y con ellos mucha gente bienpensante) es si se podrá controlar a Irán e impedir que se salte el acuerdo a la torera. Esto último no es impensable vistas las dificultades que tuvieron los funcionarios de la Agencia Internacional de la Energía Atómica para ver si, efectivamente, lo que tenían los iraníes eran "átomos para la paz" como pretendían los iraníes o las nuevas dificultades que podrían aparecer para tal control.
Lo que llama la atención es el énfasis en la no-proliferación por parte de países que tienen almacenadas suficientes bombas nucleares como para destruir el Planeta varias veces (ya me dirán para qué sirven tantas veces: con una basta). En un mundo racional (y este no lo es), el acuerdo podría haber sido un "do ut des". Por ejemplo: renunciamos a dichas armas e Israel destruye las suyas o, todavía mejor, renunciamos a tener dichas armas (insisto en que siempre han dicho que no pretendían tenerlas) si todos los países que las poseen entran en una dinámica de desarme y destrucción de las que poseen. Pero eso es pedir demasiado al supuesto "animal racional" que asola el Planeta con sus agresiones sistemáticas como para poner en peligro la mera existencia de la especie. 

martes, 14 de julio de 2015

Otra sobre Grecia

He leído de todo sobre el asunto: que si Tsipras tiene mucha cara, que si Tsipras defiende a su país, que si la troika son unos desalmados, que si la troika defiende a los acreedores, que si la Unión Europea quería "disciplinar" a Grecia, que si la Unión Europea ha dado un golpe de gracia a la Unión Europea, que si la culpa de todo la tenían los griegos, que si la culpa de todo la tenía Merkel y así sucesivamente. Me faltaba una perspectiva y la he encontrado aquí: la perspectiva de clase.
Para muchos, es una perspectiva "démodé". Ahora no hay "clases sociales". Hay "gente" o, un poco antes, "multitud". Hasta hace poco, había "los de abajo". Nada. se acabaron las clases en la discusión. Sin embargo, no hay perspectiva por rara o equivocada que sea o esté que no contenga algo de útil para entender qué está sucediendo. Y no hace falta elaboraciones teóricas muy alambicadas. Basta con ver la frase con la que comienza el artículo que cito:
The poor and the working class in the United States know what it is to be Greek.
Vale la pena darle un vistazo a esas complejas relaciones entre "Grecia" y la "Unión Europea" o la "troika" y leerlas desde esa sencilla perspectiva: quiénes ganan qué y quiénes pierden qué dentro de cada sociedad y si hay algún tipo de relación entre los que ganan (que la hay) y entre los que pierden (que no la hay, a no ser que entre los que pierden estén los viejos amigos Syriza en Grecia y Podemos en España). 
Pero sin simplismos. En el curso de verano al que asistí el fin de semana pasado había una constante en las muy documentadas presentaciones sobre África, República CentroAfricana, Ucrania, África Subsahariana... Cada uno incidía en uno o dos aspectos pero todos añadían de inmediato que no hacía justicia a la realidad el reducirse a ese o esos aspectos ya que había otros factores que había que considerar. 
Algo parecido se puede decir aquí: la perspectiva de clase ayuda a entender lo que sucede, pero es preciso introducir otras perspectivas (hasta la de género si me apuran) para aclararse en el embrollo. No digo cómo me aclaro yo. Cada cual es muy libre de aclararse a su manera ya que en tal proceso interviene la ideología de cada cual. El color con que se mira forma parte de lo que se ve.
Para algunos, la lucha de clases ha terminado: hemos perdido.
(Añadido el 19: Aquí una descripción de esa derrota)

lunes, 13 de julio de 2015

Hechos, suposiciones, interpretaciones

Sigo perplejo por el caso griego, y con mayor motivo ahora que he hablado largo y tendido con un amigo (casado con una griega) que acababa de regresar de aquellas tierras y he compartido charla con otro amigo, experto en eso que llaman relaciones internacionales.
Mi problema consiste en poder distinguir lo que son hechos, es decir, aquello que puede ser verificado y compartido de manera intersubjetiva, de lo que son suposiciones, es decir, aquello que no puede ser verificado y que es compartido por los que se encuentran bajo banderas ideológicas semejantes y, con tales suposiciones, arriman el ascua de lo que dan como un hecho (aunque es una suposición) al ascua de sus opciones previas. Entre las suposiciones están los juicios de intenciones (del tipo "Lo que X pretendía es...")
Finalmente, aparecen las interpretaciones, eso que ahora es moda llamar "narrativas", es decir, el resultado de seleccionar (porque siempre se selecciona) hechos y algunas suposiciones y proponerlo de modo que se entienda lo que ha sucedido, es decir, se entiendan las conexiones entre hechos (y suposiciones) entre si. Si esa forma de interpretar añade visiones sobre posibles conexiones causales entre los hechos, pues miel sobre hojuelas. Por ponerme pedante, Verstehen y Erklären.
Encontrar que se dan suposiciones como hechos y cualquiera de sus posibles interpretaciones como hechos probados es una nueva fuente de perplejidad por mi parte. Obvio que, cuando no se tienen hechos comprobables, una estrategia posible es desdeñar cualquier tipo de hecho por aquello de que han sido hechos, construidos (que, en parte, es verdad: conocemos introduciendo orden en el caos de las percepciones y eso lo hacemos produciendo, haciendo, construyendo "hechos", pero que tienen que ser comprobables e intersubjetivos)
Para que aumente la perplejidad, aparecen los que se saltan los hechos, las suposiciones y las interpretaciones y se van directamente a hacer afirmaciones sin fundamento alguno que no supere las preferencias del que afirma que se ha visto el triunfo de la democracia, que la UE queda definitivamente dividida, que los que salen perdiendo (sin saber de qué) son estos o los otros.
No pongo ejemplos de estas cuatro especies. Hace demasiado calor.
Y esto para que se me entienda: que no pongo ejemplos es un hecho; que hace calor, es otro. La suposición es que hay una relación causal entre ambos hechos. No es un hecho. Y la interpretación la dejo al ocio del ocioso lector o lectora. De paso sirve para ver que no es tan fácil distinguir entre suposición e interpretación.

viernes, 10 de julio de 2015

Ausencia

Voy a estar tres días en el curso de verano de la Universitat Internacional de la Pau, en Sant Cugat, Barcelona. Me volveré a conectar el lunes 13 con permiso de la autoridad y si el tiempo no lo impide.

jueves, 9 de julio de 2015

El beneficio no tiene precio

Son interesantes, en particular, los enlaces de este post. Muestran que las grandes empresas petroleras supieron del riesgo de que se produjese un cambio climático altamente peligroso para la Humanidad. Y lo supieron antes de que paneles internacionales, Naciones Unidas, investigadores independientes estableciesen que el riesgo era real. Las tales empresas no solo no lo tuvieron en cuenta sino que financiaron a los "negacionistas" y han seguido trabajando para que el asunto no se tome en serio y, a lo más, para que se gasten dineros para "adaptar" mejor a las poblaciones al riesgo que se nos viene (la tal "adaptación", a beneficio de la empresa productora, claro).
Es de una lógica clara y distinta: los directivos de la empresa, convenientemente pagados y suficientemente protegidos para su vejez, piensan en la asamblea de accionistas, es decir, en el corto plazo en el que su empleo puede verse dificultado si no se cumplen objetivos y los accionistas no cortan el correspondiente cupón de sus beneficios particulares. El tal "cambio climático" es algo que, si viene, vendrá dentro de muchos años, cuando los directivos ya estén todos calvos o convenientemente incinerados, así que un "el que venga detrás, que arree" puede ser un buen eslogan para ellos.
¿Los gobiernos? Al margen de eventos folklóricos llamados "cumbres" cuyo resultado más seguro es decidir dónde y cuándo volverse a reunir, puede asumir algunas obligaciones "a titulo personal" y sin que suceda nada si tales obligaciones quedan incumplidas, que es lo más probable. Incumplidas porque la población (los votantes, ahora llamados "la gente" -será porque no votan  o tienen el voto ultra-manipulado-) no está dispuesta a hacer sacrificios hoy para salvar a sus vástagos en un lejano futuro en el que tampoco ellos estarán, convenientemente enterrados o incinerados.
Evidente quién es el triunfador: el beneficio a corto plazo.

Grecia en su contexto

Excelente artículo de Alberto Rabilotta poniendo la situación actual de Grecia en su contexto europeo primero y en su contexto mundial después (Estados Unidos, Rusia). Es obvio que el sistema se encuentra muy alejado del equilibrio, razón por la que todo es posible. Hay fuerzas en todas direcciones y, en un caso así, es muy problemático intentar hacer predicciones.
Así que es posible que el gobierno griego baje la cabeza y se someta a los dictados de los eurócratas y sus compañeros y mantenga sus políticas austericidas, es posible que la troika decida ser "benévola" (a instancias de los Estados Unidos  y del ¡FMI!) y se salte las normas y acepte quitas, reestructuraciones y envío de fondos (liquidez), es posible que no se produzca ninguna de las anteriores y se dé el "Grexit"  ya preparado y, en su caso, con mayor acercamiento a Rusia en general y a los BRICS en particular por parte de Syriza, en cuyo caso mayor presencia estadounidense para lograr el "cambio de régimen" y mantener al país dentro de la OTAN y así sucesivamente.
Interesante el dilema estadounidense: le viene bien una Unión Europea debilitada, pero no débil; debilitada para no tener ahí otra cosa que un súbdito más (sería una nueva versión del "patio trasero"), pero no débil ya que, en la nueva "guerra fría", hay que "contener" a Rusia que pretende (imperdonable) tener su propia agenda independiente de la expansiva de los Estados Unidos. Los Balcanes, recuerden los historiadores, no solo incluyen a Ucrania. También a Grecia. Y esa inestabilidad algo tuvo que ver con hechos del pasado.

miércoles, 8 de julio de 2015

Lo que los medios ocultan

Los medios griegos fueron, en su mayoría, favorables al SÍ. Pero ganaron los del NO. Ese es el hecho. La explicación es que tal vez unos y otros ocultaron aspectos que no permitían arrimar el ascua de los datos a la propia sardina política. Pero esa suposición tiene sus problemas.
Me he tenido que acordar de lo que escuché hace poco en boca de expertos en comunicación alternativa que, para las Españas,  decían eso de "lo que los medios ocultan" o, mejor, "lo que nos quieren hacer creer a través de los medios" o “que no quieren que sepamos”. ¿También en Grecia?
Vaya por delante que se me escapa el sujeto de la frase y no sé quiénes son esos que "nos quieren hacer creer... etcétera". Pero es lo otro lo que ahora me intriga. Vayamos a los que dicen eso de "lo que los medios ocultan" y preguntémonos con toda la inocencia del mundo, cómo se han enterado de lo que nos ocultan y, ya puestos, preguntémonos cuántos medios han leído o visto los que tal cosa dicen. Obvio que no los han leído todos ni, mucho menos, han sido capaces de seguir todos los medios audiovisuales de manera simultánea (a lo más, sucesiva).
A lo mejor, lo que realmente está sucediendo es que el medio o medios que yo leo habitualmente no dice o dicen exactamente lo que yo quisiera leer, sea o no sea verdad, que eso es secundario.  Suele pasar: uno es fiel por lo menos a un medio y se siente frustrado no por lo que encuentra, sino por lo que no encuentra. Solución fácil: vaya probando y, finalmente, cambie de medio. En televisión es facilísimo: se llama “mando a distancia”
No les quito fundamento a los que piensan de esa manera. Los medios son empresas y, como tales, dependen, además del material físico en que están hechos, de la propiedad y del mercado. La propiedad puede tener sus agendas políticas, sobre todo cuando compra un medio. Por ejemplo, son notables (y sutiles) los cambios a favor de Israel y no tanto hacia Palestina cuando en el accionariado de un periódico entra una fuerte presencia judía. No se harán los fundamentalistas, pero sí irán introduciendo argumentos que lleven a sus fieles creyentes en la "correcta" dirección.
Lo del mercado es otro asunto. Los medios venden audiencia/lectores a los anunciantes (ese es su negocio) y tienen que hacer complicados equilibrios para mantener la fidelidad de marca y la captación de nuevos compradores. Hay un caso realmente simpático cuando se ve cómo van apareciendo determinados asuntos que hasta pueden escandalizar al lector habitual, pero que dan señales a los sectores del mercado que se quiere captar y, de paso, hacer algo homogéneo con respecto a la propiedad. El caso en el que estoy pensando es uno de lectores relativamente envejecidos y a quienes hay que buscar sustitutos cuando la Parca les visite. Porque la Parca no sabe de estos asuntos.
Algo hay pues de razón en los que desconfían por principio, aunque no vendrá mal recordarles que las noticias posibles son infinitas y no hay más remedio que seleccionar. También entiendo a quienes no quieren calentarse los cascos por aquello de "lejos de mí la funesta manía de pensar". Es frecuente aquí y ha sido frecuente en Grecia, tanto en unos como en otros, a tenor de lo que se escuchaba.
Pero menos comparto con los que creen que la alternativa está en internet, fuente de toda verdad y donde nadie oculta nada. Y es que es falso.  Empresas, servicios secretos, policía, grupos de presión trabajan sistemáticamente para colocar en la red asuntos más o menos falsos, pero que encajan con los intereses empresariales, políticos o ideológicos de los que, troles o no, trabajan para que esos medios también oculten asuntos importantes, por ejemplo enterrándolos bajo una capa enorme de entradas, tuits, comentarios, hashtags que impidan llegar a lo que ellos no quieren que lleguemos. Como usuario constante de dicho medios, creo que puedo llamarlos, sin ninguna maldad, "medios de confusión" que tienen en común con los convencionales el que proporcionan al usuario la (falsa) impresión de que ha podido conocer lo que "ellos" le ocultaban.
 "Ellos", he dicho, mostrando así que es posible la misma paranoia sobre internet que sobre los medios convencionales. Y pensar que es evangélico lo de que "la verdad os hará libres"...
(Publicado hoy en el diario Información -Alicante-)
(Otro caso de abuso mediático: la exageración del peligro del Estado Islámico. No lo ocultan los medios: lo exageran)

Filósofo-rey

El OXI ha tenido ya sus víctimas: Yanis Varoufakis, que había anunciado que dimitiría si ganaba el SÍ, ha dimitido cuando ha ganado el NO.  De hecho, ya había sido apartado de la negociación con la Unión. Ahora, el exuberante Yanis es sustituido por el "discreto" Euclides. No es fácil saber por qué y cómo se ha producido la dimisión o despido, si es por desacuerdos internos, como cordero expiatorio, como forma de indicar a la UE que "aquí no ha pasado nada" o como indicación de que se está dispuesto a negociar más austeridad con tal de no ser castigados con el fuego eterno de la bancarrota (al que podrían ser castigados, a pesar de todo, el próximo domingo, cinco días de plazo).
Vaya por delante mi aprecio por el trabajo de Varoufakis, cuyo blog he seguido antes de que fuese ministro, cuyo libro sobre el "minotauro global" (el monstruo -Wall Street- que recibía incansable los dones del resto del mundo) me resultó esclarecedor y cuyos trabajos con Galbraith y Holland sobre la Unión Europea tendrían que haber sido lectura obligatoria para los que quisieran entender qué estaba sucediendo en ese espacio del Planeta (Aquí la referencia al libro - aunque hay traducción al castellano- pero que sirve para ver la dirección de su blog)
Sucede que en esta guerra, como en tantas otras, se produce el manido dicho de que la primera baja es la Verdad. No sé, pues, qué ha sucedido, así que me puedo permitir especular sobre esos hechos (dimisión anunciada en un sentido y producida en el contrario). Especulación pura, pues.
Era Platón el que hablaba de la conveniencia de que el gobernante fuese el filósofo, el amante del saber, es decir, el buscador de la Verdad. Se equivocaba (los filósofos, clásicos o contemporáneos, tampoco tienen el monopolio de la Verdad), como la experiencia de Siracusa no tardó en demostrar.
El asunto puede psicologizarse y ver la rabieta que le dió al salir una vez "dimisionado". Narcisismo del intelectual, por ejemplo. O puede recurrirse al choque entre los atildados y sutiles petimetres bruselianos y sus coches oficiales de alta gama con el directo y poco diplomático descorbatado conductor de moto. Pero es otro asunto el que me parece interesante
Se trata, como digo, del filósofo-rey. El filósofo busca la Verdad ("amigo de Platón, pero más amigo de la verdad", de diría Aristóteles). El político no. El político busca el poder. Y eso tiene una lógica muy diferente a la del "amante del saber". El político tiene que mentir muchas veces y, si no, está perdido. Tiene, jugador de póquer, que hacer algún que otro farol (como el del referéndum de Tsipras, según algunos). Tiene que engañar a propios y extraños y, sobre todo, a lo que antes se llamaba ciudadanía o electores y ahora se llama "gente" (pero es lo mismo). Si hay participación, es para que le voten del modo que aseguren su victoria (de eso critica el sector crítico de Podemos a las decisiones del "líder máximo"). La verdad, para el político, es un estorbo. 
Por eso lo  más que se puede permitir es la existencia de asesores que, si no son aduladores, sí buscan la verdad y que la ofrecen al líder para que haga con ella lo que más le plazca. A veces hasta aceptándola, pero siempre bajo la lógica del poder (conseguirlo, mantenerlo). 
Poder y Verdad son lógicas muy diferentes que, a veces, coinciden, pero que van cada cual por sus objetivos y métodos bien diferentes. Los "filósofos" pueden ser buenos, si no se dejan llegar por sus militancias previas y su intelectualidad orgánica, en el diagnóstico y hasta en el pronóstico, pero suelen fallar en la terapia, que raras veces incluyen una consideración de los obstáculos que impone la "rugosa realidad". Los políticos trabajan en las terapias, pero no siempre consideran los diagnósticos y los pronósticos más allá de arrimar el ascua a su sardina. Así es la vida.
Hay, eso sí, un caso extremo: cuando el líder se sabe depositario de la verdad absoluta (la Historia, la Raza, la Clase, la Religión). En tal caso, tenemos un "rey" que hace de filósofo. No le preocupa la búsqueda de la verdad porque ya la posee y la monopoliza. Eso le da derecho a todo. Hitler o Stalin como ejemplos extremos, Pero desgraciadamente hay más, muchos más, aficionados que les imitan. Y que vienen cargados de futuro.
(Añadido el 15: Aquí los comentarios de Varoufakis al "acuerdo" alcanzado entre Tsipras y la "troika" en la maratoniana e histórica sesión del 12 de julio. Faltan las eventuales aprobaciones en los respectivos parlamentos -el FMI y el BCE no tienen "parlamentos": responden ante sus accionistas-. Hoy el de Atenas, en agosto el de las Españas)

martes, 7 de julio de 2015

Guerra aérea

Datos y reflexiones aquí sobre el uso y abuso de la guerra aérea por parte de los Estados Unidos. Hay, en sus altos mandos, un rechazo explícito a "poner las botas sobre el terreno". Aviones y bombardeos -y drones, claro-, sí. Poner en pie en el terreno enemigo, no. Hay buenas razones.
La primera y más evidente, es que invadir por tierra precisa de un conocimiento del terreno y de un relativo apoyo de la población del que se carece a todas luces. Queda lejos aquel "nos recibirán gozosos" del gobierno de Bush II a propósito de la invasión de Irak, de conocido éxito, y mucho más conocido apoyo por parte de la población del terreno invadido.
La segunda, preocupante, es que ahora no se trata tanto de conquistar un país ocupándolo sino de enfrentarse a un enemigo difuso. Incluso el Estado Islámico, que sigue ampliando su territorio hasta llegar a la Meca y Medina, no acaba de estar definido territorialmente. Meter soldados ahí sería condenarlos a una muerte segura.
La tercera, obvia, es lo que Amnistía Internacional ha llamado “accountability-free zone”, es decir, en una zona libre de responsabilidades por parte del que bombardea. Los Estados Unidos, con esa política, se reserva el derecho de bombardear (o enviar drones) a cualquier parte del mundo sin tener que dar cuentas a nadie. No pasas nada si un ataque aéreo en Yemen, alcanza un mercado y mata 45 personas dejando heridas a otras 40. Son cosas de ese tipo de guerra. Igual ni viene en los periódicos ni, claro, en las televisiones si no hay imagen que acompañe a la tragedia. Víctimas anónimas que no merecen atención por parte los bienpensantes.
Como país elegido por Dios (después de Israel), no acepta ninguna institución entre ellos y Dios. No necesita tener que declarar la guerra y someterse a convenciones internacionales. Le basta con atacar desde el aire. Como el Dios de las Batallas. "In hoc signo vinces", que le dijo Dios a Constantino o el sol que Josué detuvo en su sitio a Jericó, cuando las batallas todavía eran sobre la tierra y el terreno. Ahora son desde el cielo.
Y los efectos se enumeran (con enlaces) en el artículo que cito con la salvedad de que, aunque un tribunal internacional les haya condenado a pagar reparaciones de guerra, no parece que estén dispuestos a hacer caso ni respecto a Nicaragua ni respecto a Vietnam, cuando todavía había algo de "botas en el terreno". Ahora ya pueden fallar los tribunales internacionales, a los que también harán caso omiso. Impresionante.

lunes, 6 de julio de 2015

Do ut des u otra cosa

La primera lectura de estas declaraciones de Hillary Clinton, candidata demócrata a la presidencia de los Estados Unidos, es sencilla si se lee como dirigida a los donantes judíos ricos: ustedes me dan dinero para mi campaña y yo me comprometo a defender a Israel mucho más de lo que lo ha hecho Obama. Más claro, agua. Tú me das plata y yo te doy las decisiones que estás comprando con esas donaciones. Es la miseria de esas campañas tan increíblemente costosas: que hay que sacar dinero de donde sea, pero que hay que devolver hasta el céntimo el dinero recaudado. No extrañe que haya quien habla de "gobierno de los ricos", es decir, gobierno de facto de los que tienen dinero para comprar favores.
Hay, de todas formas, otra lectura menos cruda aunque más maquiavélica y tiene que ver con las negociaciones con Irán que tanto disgustan a Israel, que prefiere que Irán sea un estado-paria ya que no se discute que mantendrá su monopolio local de armas nucleares. Lo que Clinton viene a decir es: ustedes me dan el dinero, yo apoyo a Israel y les anuncio que, aunque también apoyo las negociaciones con Irán, lo hago de manera no contradictoria con mi apoyo (pagado) a Israel.
Y los españolitos siguen asombrándose de que haya habido (¿hay?) donaciones a los partidos políticos por parte de bancos, empresas y magnates. No vendría mal que se preguntasen a cambio de qué lo fueron (¿o lo son?).
(Añadido el 7: vista la carta de Clinton a un mega-donante de la que se habla aquí, la primera hipótesis parece más verosímil que la segunda: el que paga, manda; y punto).

domingo, 5 de julio de 2015

A una Grecia desconocida

Esta es una lista de las cosas que no tengo claras en parte por haber escuchado o leído opiniones contradictorias.
1. No sé de qué va la pregunta, sobre todo sabiendo que el gobierno griego ha cambiado varias veces de posición desde la convocatoria del referéndum al día de hoy. Lo mismo puede decirse del FMI. ¿Se tienen que pronuncias sobre lo de entonces o sobre lo de ahora? Lo que no me encaja es que el SÍ signifique estar a favor de la "austeridad" y el NO estar en contra.
2. No sé qué significa cada una de las opciones. Por lo que veo, votar SÍ es votar por Europa, el Euro y lo que diga la "troika" (esto último no lo dicen todos los que van a votar sí). Votar NO es votar por Europa, el euro y contra lo que diga la "troika" (esto último lo dicen casi todos; lo de Europa y el euro, no tanto)
3. No sé si se trata de un ejercicio de democracia (no hay nada más democrático que la democracia directa, como dicen en las Españas las izquierdas) o de una manipulación o maniobra distractiva (el referéndum tiene que ser sobre algo que se va a hacer o legislar -véanse los dos puntos anteriores-. Eso dice en España la derecha).
4. No sé qué efectos tendrán los posibles resultados. Si gana el SÍ, no sé si habrá elecciones anticipadas o se irá a negociar con la cabeza gacha. Si gana el NO, no sé qué impacto tendrá sobre las negociaciones. Pero parece que en las alturas el talante es negociador. Mucho ruido.
5. Tampoco sé qué efectos tendría cada una de las opciones sobre la permanencia en el euro y, en su caso, en la Unión o en ambas (ver punto 2). Si gana el SÍ el gobierno tendría que hacer caso y seguir en el euro y la Unión. Si gana el NO, también. Pero hay demasiados que dicen que el NO es Grexit.
6. Y, ya puestos, no sé qué efectos podría tener cada una de las opciones, el significado que se le atribuirá dentro y fuera de Grecia, la estabilidad del gobierno, la credibilidad de la Zona Euro y algunas cosillas más, como las relaciones de Grecia con Rusia (y el gasoducto) y con la China (y sus inversiones en el Pireo).
7. No sé si las opciones, expresadas en las plazas, tienen una lectura "clasista", a saber, los movimientos populares por el NO y los empresarios por el SÍ. En todo caso, "los de arriba" o, si se prefiere algo orwelliano, los del "partido interior" no van a las manifestaciones.
Ahora vendría el paulino "esta es la Grecia que os vengo a anunciar", pero eso solo sucedería si el autor de este blog fuese otro. No yo.
(Solo para sociólogos: un mismo tema se puede formular de varias maneras. Por lo general, los convocantes de referéndum saben que lo que quieren aprobar tiene que tener una respuesta afirmativa -hay una ligera tendencia a votar SI-. Mi caso favorito fue el del referéndum de 1970 en Italia sobre el divorcio. El gobierno sabía que había muchos favorables al divorcio, así que no podía preguntarlo directamente. La opción fue brillante: ""Es usted partidario de la abrogación de la ley Fortuna-Basilini?". De esta forma, los partidarios del divorcio tenían que contestar NO. Por eso me extraña la formulación del referéndum griego: los partidarios del gobierno tienen que votar NO. ¿Aprovechan así la indignación y el rechazo? Es posible. Pero sé que la formulación no es inocente.
La pregunta del referéndum era esta -si no entiende inglés, no se preocupe: es igualmente incomprensible-:
“Should the proposal that was submitted by the European Commission, the European Central Bank, and the International Monetary Fund at the Eurogroup of 25 June 2015, which consists of two parts that together constitute their comprehensive proposal, be accepted? The first document is titled ‘Reforms for the completion of the Current Programme and beyond’ and the second ‘Preliminary Debt Sustainability Analysis.’ ”
Lo sucedido después del 25 de junio por lo visto no va para examen) 

sábado, 4 de julio de 2015

Auge ¿y caída?

Tal vez no sea la lectura más apropiada para hoy, cuatro de julio, fiesta en los Estados Unidos, pero está escrita por estadounidenses a los que no considero "antiamericanos" (con esa manía de designar a la parte -Estados Unidos de América- con el nombre del todo -América-)
Es sabido que otras potencias imperiales, ya en la época capitalista, se vinieron abajo y han dado pie a numerosos trabajos sobre su auge (qué las llevó a dominar el mundo) y su caída (qué las llevó a quedar relegadas e incluso muy relegadas -no es lo mismo la caída de Inglaterra que la de España-)
El punto en esta lectura que cito no es que los Estados Unidos estén en proceso de caída. Es un argumento como el de "que viene el lobo" que nunca viene cuando se lo anuncia (recuérdese "la crisis terminal" que anunciaban desde la vieja URSS), pero que alguna vez sí que viene... y podría ser esta. Su argumento es sobre el contexto de esa posible caída (a la que habría que unir sus condiciones internas a las que se refiere Alberto Piris)
Militarmente, nadie duda de la potencia estadounidense. Sus presupuestos militares vienen a ser la mitad de todo el presupuesto militar mundial. Pero como sucedió con otras superpotencias anteriores, esa fortaleza es parte de su debilidad: hay que pagarlo. Y se hace con desigualdad y explotación de su entorno que es el mundo. No es indefinido si, encima, aun siendo la primera potencia económica mundial, sus problemas comienzan a ser visibles. Culturalmente, la tercera pata de una hegemonía, ya no son lo que eran y no es que crezca el "antiamericanismo" interno y externo sino que sus modos y costumbres son vistos progresivamente como irrelevantes aun siendo todavía dominantes. Finalmente, en la cuarta pata, la política, es donde más claramente se percibe su decadencia: hay ya muchos gobiernos que no le hacen caso, que tienen alternativas consolidadas y que trabajan con relativo éxito por un mundo menos centrado en USA (con de tres a siete posibles polos). 
Sigue siendo la primera potencia, pero su caída es la preocupante, según el texto. Primero, porque se produce con un armamentismo que no hubo en las anteriores caídas. Ahora hay un arsenal nuclear que, de ser usado, sería capaz de destruir el Planeta varias veces . Después, porque no se ve que se resuelva la cuestión energética y alimentaria. Y, sobre todo, porque la cuestión mediambiental está sin resolver. 
De producirse la caída (si, efectivamente, esta vez sí que viene el lobo), lo haría en un sistema mundial tan alejado del equilibrio que cualquier resultado es posible. De nuevo, la maldición china: ojalá vivas en tiempos interesantes. Y estos, efectivamente, lo son. Aunque el ayuntamiento de mi pueblo sea aburrido en comparación.

viernes, 3 de julio de 2015

Prometer y no dar trigo

Eso dice el refrán: que una cosa es prometer y otra dar trigo. La lógica es la misma pero el contenido es el opuesto. Aquí se trata del desconocido desfase que existe entre lo que los gobiernos se comprometen a recortar en lo del carbono y lo que algunos científicos han puesto como nivel mínimo para lograr que la temperatura del Planeta no alcance niveles muy peligrosos. Puede que los científicos se equivoquen (dicho sea para tener contentos a los negacionistas), pero lo que sí sé es que los políticos mienten. Así que, el que venga detrás, que arree.