martes, 31 de marzo de 2015

Narcisistas, paranoides, psicópatas

No se trata de intercambio de pareceres entre personas de bien, educadas y pijas aunque ligeramente provocadas por más de un par de pintas de cerveza en el pub o varias rondas de vino en la taberna. Se trata de los apelativos que un alto funcionario inglés lanza contra las empresas petroleras y sus políticas que afectan al cambio climático y a la producción de carbón.
Narcisistas: solo ven lo suyo.
Paranoides: se creen (equivocadamente) perseguidas.
Psicópatas: insensibles (mañana le dedico algo más de espacio a esta bonita apelación, ampliando el campo)
Véanse sus argumentos y piénsese si el hombre tiene razón en su sobriedad. 

lunes, 30 de marzo de 2015

De ángulos y nalgas

El periódico ABC (Madrid), haciéndose eco de una investigación estadounidense, titulaba hace unos días: "Los hombres prefieren la curvatura de la espalda a las nalgas de las mujeres". Por lo que allí contaban, las preferencias tienen más que ver con la figura c (que ellos reproducían de la investigación original), es decir, con un determinado ángulo de curvatura lumbar. 45,5 grados en concreto.

Los hombres prefieren la curvatura de la espalda a las nalgas de las mujeres
De gustibus non est disputandum, pero se ha escrito bastante sobre la evolución del "canon de belleza" y sobre las "bases sociales del gusto". No voy a ser yo quien lo discuta. Ni, mucho menos, el estudio que cita el ABC (por cierto, con una errata en el título de la revista en que se ha publicado -por lo menos en la edición digital que he leído-). 
Pero me interesa porque pone en su sitio al sociologismo y a otras ideologías que reducen el papel de la biología en esas preferencias. La razón que esgrimen esos investigadores es simple: tiene que ver con la capacidad reproductora de la mujer y eso, aunque los varones no lo sepan, y la "ideología del género" minimice, es un criterio demasiado importante como para no considerarlo.
Hay, en efecto, numerosos comportamientos humanos cuyo origen no es social sino que tienen que ver directamente con lo más básico: la supervivencia de la especie, el instinto de supervivencia individual y colectivo. Desde el Neardental, prosiguen las explicaciones, la cuestión no son las nalgas sino aquellos indicadores físicos que parecen mostrar una mayor facilidad y predisposición a tener descendencia. 
Que después entre la sociedad y defina los comportamientos esperables de un sexo u otro (las diferencias de género) y añada detalles sobre lo que las mujeres entienden como un varón deseable y los varones entienden como una mujer deseable, tampoco se niega. Pero hay algo previo: la necesidad biológica que, cierto, podrá ser moldeada por la sociedad, pero no por ello deja de tener su lógica propia.
(Añadido el 31: me dice un amigo, muy avezado en estas lides, que a los varones lo de la descendencia no les preocupa mucho, que su interés es muy otro, expresado por una única neurona que poseen -sexual, por supuesto-)

domingo, 29 de marzo de 2015

Para poner en la agenda

Aquí vienen las fechas inmediatas que habrá que tener en cuenta para el seguimiento de la crisis griega, crisis de la eurozona o crisis de la Unión Europea (táchese lo que no proceda). Los políticos prefieren hablar de otras cosas al tiempo que, en España, ocultan sus vergüenzas.

sábado, 28 de marzo de 2015

China desigual

Hubo un tiempo en el que los expertos (como Bobbio) decían que la diferencia entre derecha e izquierda era que los unos se preocupaban sobre todo del crecimiento y los otros se preocupaban de la igualdad. Por supuesto que ninguno de ellos se olvidaba de lo que preocupaba al otro. Era, simplemente, cuestión de énfasis. Llevado a sus últimas consecuencias, unos preferían crecimiento aun a costa de la desigualdad y otros preferían reducir la desigualdad a costa del crecimiento. 
No sé si Singapur y Cuba encajan en estos extremos. Pero lo que me fascina ahora es el aumento de la desigualdad en la supuestamente comunista comunista china. Según un trabajo del FMI (que cita el Wall Street Journal), la China podría ser el país más desigual del mundo. 
Siempre se podrá decir que la China lo que pasa es que no es comunista. No es la primera vez que se dice desde la revolución de Mao, aunque otras veces ha sido seguida por mini-revoluciones igualitarias (como fue la Revolución Cultural). No lo sé. Pero sí parece que los esquemas de los expertos (como Bobbio) no acaban de aplicarse a este país de derechas e izquierdas simultáneamente o, para ser más precisos, sucesivamente. Pero esta vez, la etapa de crecimiento a costa de la desigualdad ya va siendo muy larga comparativamente. Se verá. Igual es que han dejado de ser taoistas.
(Añadido el 30: Igual es que se trata, una vez más, de una estrategia de prueba, acierto y error)
(Añadido el 12 de abril: Un criterio para dictaminar qué es derecha y qué es izquierda ha sido la base social del partido en cuestión. No ha funcionado como tal criterio. Y sigue sin funcionar)

viernes, 27 de marzo de 2015

Rusia e Irán quieren guerra

La prueba, se dice aquí, es que han puesto sus países muy cerca de las bases estadounidenses.

Irse de putas

Lo mejor: que te las paguen otros, que sean de un cártel de la droga y que tú seas agente de la DEA, la agencia estadounidense de lucha contra la droga. Quis custodiet ipsos custodes? Eso sí: supongo que en la "fiesta" no se utilizaría ningún tipo de droga, ni siquiera viagra o cialis. Aquí más datos al respecto, incluyendo otras dádivas proporcionadas por cárteles y castigos infligidos a los agentes que aceptaron esos regalos.
Hace muchos años, almorzando el Toluca, México, con un fiscal anti-droga, dijo claramente que el problema no era que ellos tenía dificultades en infiltrarse en el mundo de la droga: el problema era que el mundo de la droga se había infiltrado en fiscalía, policías, políticos etc. Al fin y al cabo, disponen de más y mejores medios.
(Añadido el 31: Desde el MI6 -casa de espionaje- se constata que, con los criminales, se encuentran en una "carrera de armamentos tecnológica". Eso ya no es cooperación como la de las putas: es competencia)

Lo de la energía no es preocupante

Aquí puede verse, según Gallup, la evolución de las opiniones de estadounidenses sobre el problema de la energía. Estos son los que lo ven como un problema serio, nada baladí:
Seriousness of U.S. Energy Situation, According to Americans
Los picos son interesantes, pero, para mí, esta bajada de los últimos años es fascinante. ¿Vox populi, vox Dei? Tal vez. No voy a ser yo quien niegue que "el pueblo nunca se equivoca", aunque lo dudo profundamente. Y lo dudo porque hay explicaciones más sencillas: el inmediatismo, el papel de los medios y, ahora, la caída del precio del petróleo. Al fin y al cabo, lo que se pregunta es el hic et nunc, el aquí y ahora. Y lo que se contesta es lo que percibe el entrevistado en su entorno inmediato.
El entrevistado no se pone a evaluar textos sobre el pico del petróleo y sus efectos como este. Mira su coche, llena el depósito, ve que sigue habiendo gasolina y que el precio no se ha disparado y concluye que no hay problema con la energía (algo más amplio que su gasolina, por supuesto). Si, ahora, con la guerra en el Yemen (uno de los factores indicados en el texto que acabo de citar), el precio del petróleo vuelve a subir, eso no estaba en el mundo del entrevistado medio.
Los políticos que piensan en las siguientes elecciones (ese es su horizonte temporal) saben que, por ahí, no hay que preocuparse. Si el pueblo dice que no hay problema, es que no hay problema (electoral, se entiende). Pues bien.

jueves, 26 de marzo de 2015

Para fiarse de los reyes

Los análisis en torno a Ricardo III, no el de "my kingdom for a horse" sino el de verdad, o sea, sus restos, parece mostrar otra quiebra en la línea sucesoria de la casa real inglesa. En términos menos educados: que ha habido más de un ilegítimo en la línea sucesoria. O, a lo bestia, que hubo reyes y reinas que fecundaron o fueron fecundadas fuera del matrimonio con lo que el vástago, propiamente, no sería el heredero "según la sangre", que es el argumento legitimador por antonomasia.
El caso muestra hasta qué punto la institución de la monarquía es curiosa. Se es rey porque sus padres mantuvieron una relación sexual que llevó a su nacimiento antes que a sus hermanos (lo de Arabia Saudita no cuenta para esta regla general: es peor. Tampoco cuenta que el hermano mayor muera en un accidente). 
En la historia de las Españas los ha habido tontos, pero eso no importaba. O ineptos, y eso tampoco. Supongo que todos hijos legítimos, pero, visto el caso inglés, eso tampoco importa. Entonces, ¿qué importa? Pues la estupidez humana que proporciona unos funerales "dignos de tal rey" a estos huesos. ¿"Polvo seré, mas polvo enamorado"? De eso nada. Bueno, igual enamorado de alguien fuera del matrimonio legal como para hacer saltar la divina línea sucesoria y sustituirla por una linea sucesoria más humana, demasiado humana, para serlo "por la gracia de Dios".

miércoles, 25 de marzo de 2015

Lavado de capitales

España es el segundo "inversor extranjero" en España. Suena raro, sí. Lo mismo he pensado yo cuando he leído la noticia a poco de ir a digitalizar mi dni en una entidad bancaria. Explico antes esto último para situar mi asombro ante la noticia en cuestión. Resulta que esa entidad ha bloqueado la cuenta donde están domiciliados algunos pagos del piso de mi madre. Es decir: comunidad de propietarios, impuestos municipales y demás. El Banco la ha bloqueado porque no tenían mi dni convenientemente digitalizado, habiendo tenido firma en dicha cuenta mientras ha hecho falta. ¿Razón de tal urgencia digitalizante? Pues que el Banco tiene que aplicar una ley contra el blanqueo de dinero que obliga a que los documentos de identidad estén controlados y al día. Le digo a la empleada que, con el saldo que hay en la cuenta, no parece que pueda blanquear grandes capitales, sobre todo comparando con los dineros que, ahora sabemos, han blanqueado próceres y magnates. La buena señora me dice que lo de digitalizar se lo están pidiendo a todos, sea cual sea su saldo en cuenta. No dice dura lex sed lex, ni, mucho menos, que vaya ley más tonta. Está en su papel. Pero, por lo que a mí respecta, es que me conozco la historia: es la segunda vez que he tenido que desplazarme a un banco para llevar a cabo tan importante tarea, importante por lo que impide, a saber, blanqueo de dinero y evasión o elusión fiscal.
De acuerdo. No voy a ser yo quien critique al Legislador (así, con mayúscula, como si fuese divino). Pero, como digo, la noticia de que España es un importante inversor extranjero en España me llega en ese momento, así que procuro enterarme algo más. Lo primero que encuentro es que un 12,4 por ciento de la inversión que llega a España desde un paraíso fiscal como inversión extranjera proviene, realmente, de nuestro mismo país. Son los datos de un informe (confieso que no lo he entendido todo, y eso que, al final, viene un glosario de términos técnicos) que ha presentado Intermón-Oxfam hace unas semanas, a mitad de mes, La ilusión fiscal, que puede leerse por internet.
Lo primero que me ha llamado la atención es que 34 de las 35 empresas del IBEX35 tenían presencia en paraísos fiscales, contabilizando un total de 810 filiales en 2013, fecha del informe, lo que significa un incremento del 44 por ciento con respecto a 2012. España va bien. Entre esas empresas se encuentra el Banco Santander, el BBVA, el Banco Sabadell, Caixabank o Bankinter. Lejos de mí la funesta manía de pensar que alguno de ellos tenga algo que ver con el blanqueo de capitales, algo así como la Banca Privada de Andorra y de los Pujol.
Sí sabemos, prosigue el citado informe, que la inversión española hacia paraísos fiscales creció en un 205 por ciento entre 2013 y 2014. De nuevo, España va bien. Además, 26,4 por ciento de la inversión española en el exterior son préstamos de empresas españolas a sus filiales (las pobres filiales, allá "en tierra extraña" como cantaba el pasodoble, seguro que tienen necesidad de ayuda por parte de la Madre Patria). Total, que la inversión española en paraísos fiscales representa el 24 ciento del total de la inversión en el exterior, y un 12,4 por ciento es inversión circular (inversión que sale de España y regresa a España después de haber pasado por un paraíso fiscal). Con ello llegamos a donde habíamos partido: un 12,4 por ciento de la inversión que llega a España desde un paraíso fiscal como inversión extranjera proviene realmente de nuestro país.
El informe constata el exceso de retórica gubernamental a ese respecto si se la compara con las decisiones concretas y prácticas aplicadas por los gobiernos (y más, como cuenta José Bono en sus memorias, si la "independencia" catalana es cuestión de cuánto dinero se pone sobre la mesa, fruto de chalaneos entre Mas y Zapatero). Para los inasequibles al desaliento, el informe proporciona una lista (casi de sentido común) de lo que se puede hacer para evitar esas fugas, que no incluye digitalizar dni de mindundis como yo. Y la cosa tiene su importancia: lo que se evade viene a ser, más o menos, el gasto total en sanidad en todas las Españas, con o sin chalaneo. Nada en comparación con el billón de dólares que las grandes empresas estadounidenses evaden de su fisco gracias a esta “exportación”. Todavía hay clases.
(Publicado hoy en el diario Información -Alicante-. Vale la pena comparar ese billón -con b, un trillion en el inglés de los estadounidenses- de dólares que las empresas estadounidenses evaden al fisco gracias a la exportación de capitales con la decisión de un banco estadounidense de impedir el envío de remesas de inmigrantes somalíes a su país de origen. Estamos hablando de 1.300 millones de dólares al año, una cuarta parte del PIB de Somalia. Para hacerse una idea, las remesas de angolanos que trabajan en Portugal han superado ligeramente los 2 millones de euros este enero, creciendo. Eso sí, las remesas de portugueses que trabajan en Angola fueron de 15 millones. Sería interesante conocer las remesas de estadounidenses que trabajan fuera de los EE.UU. dirigidas hacia su propio país)

Sobre Yemen

Al Yazira proporciona aquí este mapa del Yemen:

Como se ve, decir que el gobierno yemení controla el país es una exageración. Por lo menos en términos territoriales. En rojo, los territorios controlados por los hutíes, acusados por Arabia Saudita de estar siendo apoyados por Irán. Son chiítas. Ante el colapso del gobierno, Arabia está pidiendo a los países del Consejo del Golfo una pronta intervención para restablecer... ¿qué? ¿La división entre Yemen del Norte y Yemen del Sur que dio su juego en la Guerra Fría? ¿El gobierno menguante? ¿El papel de los Estados Unidos?
Desconociéndolo todo sobre el asunto, solo se me ocurre redibujar el mapa y poner las zonas en litigio con el color de una de las partes. Si, por ejemplo, las zonas disputadas entre el gobierno y los hutíes se pone con el color del gobierno, cierto que hay un conflicto armado, pero el gobierno no controla un territorio tan exiguo como sugiere el mapa frente al gran territorio de los hutíes. Pero lo contrario puede estar más de acuerdo con la realidad: el gobierno es una ficción.
Y ver que hay una parte del territorio controlada por Al Qaeda me hace recordar que, sí, hay una organización difusa, reticular y con franquicias llamada Al Qaeda.
(Añadido el 26: Arabia Saudita, como potencia regional -que no quiere que Irán lo sea-, lanza su ofensiva en la guerra civil de Yemen. Contra los que están apoyados por Irán, por supuesto. ¿Se trata de una guerra de baja intensidad como las de otros tiempos, una "proxy war"? Por supuesto, los Estados Unidos proporcionarán apoyo logístico y de inteligencia -es un decir- a Arabia y sus aliados del Golfo. Otros dicen que atacan juntos a los hutís, pero esa no es la versión que hay que "vender" en los USA)
(Añadido el 29: Si el mapa de Al Yazira no le ha gustado, hay otro y, además, incompatible con él. Esta vez el El País a partir de agencias y en edición papel:
Según esto, Al Qaeda es muy potente y el gobierno también. Los hutíes, no tanto. Usted escoge el mapa que más le guste -este último es fruto de una copia un tanto chapucera, pero ese no es el argumento-





martes, 24 de marzo de 2015

Violencia descontrolada

El diagnóstico que reproduzco aquí no puede ser más terrible. Han decapitado a centenares de personas, han dejado sus cuerpos a lo largo de los caminos como advertencia a los que pretendan resistirse a su poder, se han infiltrado en diversos niveles del gobierno, apoyan a sectores empobrecidos dándoles trabajo que su gobierno, corrupto, represivo y torturador no les proporciona y seducen a jóvenes de diversos países, también de los Estados Unidos, para que se adhieran a sus actividades violentas, a sus asesinatos.
They behead people by the hundreds. They heap headless, handless bodies along roadsides as warnings to those who would resist their power. They have penetrated the local, state, and national governments and control entire sections of the country. They provide employment and services to an impoverished public, which distrusts their actual government with its bitter record of corruptionrepression, and torture. They seduce young people from several countries, including the United States, into their murderous activities.
Si no se ha dejado llevar por la curiosidad y no ha abierto el enlace que cito al principio ni los que acompañan al texto en inglés, casi seguro que ha pensado en Daesh, EISI, Estado Islámico o como quiera llamarlo. El problema es que el texto se refiere a México y en él se hace ver el papel que, también en esa violencia, ha ejercido Estados Unidos y su particular mal uso de la "curva de aprendizaje": no aprenden y, en lugar de resolver los problemas, los agravan. Incluso hay quien cree que los crean. En todo caso, resulta chocante lo claro que lo ven cuando se trata del EI y cómo miran hacia otro lado cuando se trata de México.
Pienso en mis amigos y amigas mexicanos, en particular mexiquenses, y pienso que no hay derecho a la inseguridad que el mal gobierno de los propios y el peor gobierno de los vecinos ha producido hasta en sus vidas cotidianas. No se lo merecen.
(Añadido el 15 de abril: Aquí otro reportaje, desde la perspectiva de los feminicidios)

lunes, 23 de marzo de 2015

Impacto de las universidades

Lo que hoy estén "produciendo" las universidades tendrá su efecto con el tiempo. No es que, por ejemplo, las universidades del 68, revolucionarias, hayan producido algo mejor que el neoliberalismo, pero tal vez su abandono de las cosas cotidianas hizo que los que sí se preocupaban de esas cosas encontrasen el camino libre. Ahora el péndulo está en el otro lado. En los Estados Unidos y, por tanto, en la Unión Europea, el énfasis es en la "empleabilidad". Lo del "espíritu crítico", la "cultura", "la formación personal" y zarandajas semejantes se dejan para otra ocasión. Lo que hay que hacer ahora es preparar a los estudiantes para el mercado laboral en general y, como cuenta el artículo que cito sobre los USA, para el sector empresarial y, sobre todo, financiero en particular. A eso, en las españolas en concreto, se une la necesidad de financiarse por encima de los magros fondos que les llegan desde los respectivos gobiernos. Y se financian con investigación que proviene de empresas que, no descubro ningún secreto, serán las verdaderas propietarias de los hallazgos investigadores de modo que si no les conviene, no se harán públicos (el caso de las farmacéuticas es paradigmático) y si les conviene, se presentará a bombo y platillo convenientemente maquillados muchas veces ad usum delphini. Sí, el que paga manda. Y si no, véase quién paga a los negacionistas del cambio climático y quién paga a los que dicen constatarlo. (No exageremos: no es un principio de aplicación universal. Un antídoto aquí)
¿Qué queda fuera? Pues "mayo del 68".
La tentación del pesimista inveterado es atisbar negros nubarrones en el horizonte producidos por las decisiones universitarias contemporáneas. Pero, visto lo que fue el 68, tampoco hay que darle tanto bombo a esa institución, una más de tantas que acaban moldeando el futuro.

domingo, 22 de marzo de 2015

Errores políticos, manipulaciones y contexto mundial

Este puede ser un ejercicio entretenido en plan dominical. Leer este muy bien construido artículo, firmado por una catedrática de la Católica de Quito y comparar sus argumentos con la situación de las Españas (puede hacerse, también, para otros países, seguro, pero yo no lo he hecho). Semejanzas y diferencias.
El artículo, "Crónica de un fracaso anunciado: fin del “milagro ecuatoriano”", cuenta el auge y caída de una determinada política puesta en práctica por el gobierno de la "revolución ciudadana" que aprovechó un boom (el del petróleo) para lanzarse a una promoción desaforada del consumismo y el gasto público. Por supuesto, por encima de sus posibilidades, pero permitiendo que determinados sectores se enriqueciesen mientras se endeudaban. La burbuja reventó y la deuda contraída por estos últimos está teniendo que ser pagada por los que no la contrajeron o contrajeron deudas menores (hipotecas, préstamos). Si antes lo que se predicaba era "a gastar", ahora se predica "apretarse el cinturón" que, por cierto, permite que se enriquezcan los mismos que generaron el problema. Se podría haber hecho de otra forma, claro. Pero el petróleo ya no es lo que era y las "commodities" tampoco, La deuda que se contrajo con la China y el BM en su caso. hay que pagarla. Y para pagarla, hay que contraer nuevas deudas. Eso sí, lo que cuentan desde el gobierno es la "modernización" del país, que la salida del túnel está cerca y demás manipulaciones bien conocidas en otros lugares del Planeta. Nada original.
Tampoco es original el percatarse de los límites que el contexto mundial impone a las decisiones políticas. "Los que mandan" desde fuera (los bancos alemanes en el caso español) quieren que se les pidan préstamos en las vacas gordas y quieren recuperarlos en las vacas flacas (Yanis Varoufakis lo acaba de plantear aquí para Grecia). El precio de lo que se exporta (el turismo, en el caso español) tampoco está en manos de los gobernantes locales. Tampoco la moneda en que se paga en origen o en destino (la caída del euro no tiene el mismo impacto que la recuperación del dólar, pero ambos asuntos se producen fuera de España y del Ecuador respectivamente). Pero cuando el viento (exterior)  sopla adecuadamente, los bienes que produce son resultado de la inteligente actividad política de los gobiernos. Cuando ese viento sopla de cara, lo que suceda es culpa de los que tienen que "apretarse el cinturón", sean ciudadanos de a pie o exgobernantes.
Muchas, muchas diferencias. Pero me han llamado la atención las semejanzas. Aquí he mezclado unas y otras.

sábado, 21 de marzo de 2015

Viejos sabios viejos

En el otoño de la vida, por no decir el invierno, se tiene la tentación de decir eso de que los viejos somos más sabios. No me lo creo, aunque ahora sea primavera astronómica, que "la sangre altera". Es posible que, con la edad, sepamos más. Pero también sabemos que no sabemos muchas más cosas. Por lo menos, es lo que me pasa a mí: he aprendido mucho, pero también he aprendido que lo que no sé es infinitamente más abundante que lo que sé y, encima, eso que sé no estoy muy seguro de saberlo bien. Si algo ha aumentado con la edad son mis dudas.
Sí parece que, por el contrario, memoria, entendimiento y voluntad (las viejas "potencias del alma") se deterioran con el tiempo aunque sus trayectorias medias no coincidan exactamente. Este es uno de los gráficos producidos al respecto (se recoge aquí, con la correspondiente cita acompañada de otros estudios y con advertencias sobre las debilidades de este tipo de investigaciones que no tienen en cuenta clase social, generación, nivel de estudios y otras variables nada irrelevantes). 
cognitive skills rise and fall psychology intelligence graph
No se trata de un destino irremediable. De hecho. conozco personas mayores que yo (incluso mucho mayores) que conservan una lucidez, memoria y, en general, inteligencia fuera de lo común aunque sus cuerpos ya no estén en perfectas condiciones. Para ser precisos, un noruego, un inglés y un estadounidense, que siguen pensando, produciendo y publicando a niveles muy por encima de la media de sus colegas jóvenes y en plena posesión de sus facultades mentales. Excepcionales, es decir, que son excepción. Lo normal (es decir, lo más frecuente) es que suframos los estragos producidos por la "flecha del tiempo", irreversible. Tempus fugit. Y todavía más en sociedades en las que la esperanza de vida ronda los 40 años, como la de aquellos hombres que me despertaron al amanecer en Condoriri, Bolivia, para que les acompañase en su saludo al sol naciente. Sus quenas, pinquillos, sicus todavía están en mi memoria cuando ellos, con toda probabilidad, ya estarán muertos.

viernes, 20 de marzo de 2015

Olimpiadas de corrupción

Obsérvese este mapa copiado de The Economist


En él se pueden ver, para los países latinoamericanos, dos tipos diferentes de datos referidos a la corrupción. Por un lado, según los colores del mapa, la percepción de la corrupción (mapamundi aquí, con referencia a casos latinoamericanos), y, por otra, en los círculos correspondientes, el porcentaje de personas que han sido objeto de un acto de corrupción (petición de coima por ejemplo).
Uruguay no genera ningún tipo de problema: la percepción es la más baja y el porcentaje de "víctimas" es también muy bajo. Como Chile. Al contrario que el Paraguay, muy alto en percepción y casi el más alto en "víctimas" Pero por el otro extremo hay interesantes discrepancias. Por ejemplo, Bolivia, que no está en el grupo de mayor percepción, tiene, sin embargo, el mayor porcentaje de "víctimas" del grupo. 
Como siempre, el problema es que se están mezclando peras con manzanas. Ambas son frutas, cierto. Pero no son exactamente la misma cosa.
Hay, por un lado, la "corrupción mosquito": el dinero que hay que pagar al policía de tráfico para que no te ponga una multa o al funcionario de aduanas para que haga la vista gorda por lo que hay en tu maleta o valija o al funcionario que extiende pasaportes o documentos de identidad para que "acelere" el proceso (jeitinho en portugués). 
Por otro lado, la "corrupción dinosaurio", el dinero que políticos, altos funcionarios (civiles y militares) y empresarios locales y extranjeros intercambian por decisiones importantes (infraestructuras, equipamiento, armamento, obras públicas, construcción etc.). 
Después está la "corrupción de país pobre" y la "corrupción de país rico", la de "país exportador de corrupción" y la de "país importador de corrupción", la de "país relativamente igualitario" y "país relativamente desigualitario", "corrupción de país exportador (de mercancías, equipamientos, recursos, finanzas)" y "corrupción de país importador". Las circunstancias en las que se produce el intercambio de "favores" cuenta mucho. Más incluso que su supuesta ética cívica, sin, por ello, quitarle importancia a la ética o la moral. Pero mejorar estas últimas sin cambiar las anteriores, tal vez no produzca tan buenos resultados como cambiar las circunstancias. Sucede algo parecido con la tasa de natalidad: si quieres que se reduzca, aumenta el nivel de vida de los habitantes y si quieres que aumente, mejora los servicios públicos, todo ello con un impacto relativamente pequeño de las creencias o preceptos morales de las religiones dominantes en cada contexto (cuando más cayó la natalidad en las Españas fue cuando el franquismo, nacionalcatólico mayores propagandas hizo a favor de tener "cuantos hijos mandara Dios").
Volviendo a la corrupción, hay otro caso curioso: el Brasil, con su porcentaje relativamente bajo de "víctimas", su situación intermedia en cuanto a percepción y las manifestaciones contra la corrupción de su gobierno central (entre un millón y dos millones -probablemente exagerados-).
La percepción, quiérase o no, depende, a su vez, de otros factores: los medios de comunicación. Y puede ser la profecía que se autorrealiza: una percepción alta aumenta las probabilidades tanto para la "corrupción mosquito" (iré a la oficina pública con el dinero por delante) como para la "corrupción dinosaurio" (si tengo que hacer una negocio, ya sé cómo tengo que conseguir el trato). Evitar las ocasiones de pecar, decían en los tiempos del nacionalcatolicismo que recibí.

jueves, 19 de marzo de 2015

Guerra o terrorismo

He escuchado esta mañana, por una de las varias emisoras de radio españolas que sigo a esas horas, a uno de sus radio-predicadores afirmar, a propósito de los asesinatos en Túnez, que esto es una guerra, que hay que ir a por ellos y matarlos y que hay que dejarse de buenismos y derechos humanos (sic). Vuelvo a citar lo de que "mala cosa es que los caníbales se coman a los misioneros, pero peor es que los misioneros comiencen a comerse a los caníbales". Pero lo que me ha disgustado especialmente de tal soflama ha sido la falta de "información" que tenía tal exceso de visceralidad.
Primero, si hay una guerra, es en Siria e Irak (donde, por cierto, los estadounidenses se van a quedar más de lo que habían dicho; como se están quedando en Afganistán). De ahí viene el nombre de EISI, después abreviado en Estado Islámico (EI).
Segundo, suponiendo que haya sido EI (que lo hayan reconocido por mensaje de voz y por internet no prueba nada: puede ser un aprovechar el hecho para hacerse propaganda y conseguir nuevos adeptos) un informador no tiene que dar por hechos lo que son suposiciones.
Tercero, la fortaleza del débil es su terrorismo. Suponiendo que haya sido EI, hay que darle la razón a Valls, el primer ministro francés: sabemos que se volverán a producir actos parecidos aunque no sabemos ni dónde ni cuándo. Luego el "ir a por ellos" no parece que sea un objetivo viable: el terrorismo no está en ninguna parte... hasta que ataca. No hay modo de salir a buscarle. Excepto donde hay guerra: en Siria e Irak, con ocupación de territorio, frentes más o menos definidos y maniobras militares convencionales.
Cuarto, lo que ha dicho el presidente español, Rajoy, parece más razonable: mejorar la prevención, compartir información, mejorar la autodefensa etc. mejor que eso de "ir a matarlos porque esto es una guerra"... porque no lo es. La contraposición entre "civilización" ("nosotros") y "barbarie" ("ellos") ya no me parece tan apropiada. También en "nuestro" bando ha habido y hay barbarie, todo ello sin discutir si se trata de dos bandos... que no lo son: es más complicado que esa fácil dicotomía. Pero eso es comprensible en un político, no en un informador.
Comprendo la visceralidad del locutor si es que es real y no es un truco más de fomentar visceralidad y conseguir "fidelizar" un determinado tipo de escuchantes. Pero hubiera preferido algo más de información (aquí un buen ejemplo) y algo menos de exaltación. Para exaltarme, ya me las pinto solo. Si escucho la radio es para informarme, ingenuo de mí.
Por cierto, ¿ya no existe Al Qaeda? ¿Ha dejado de ser malo malísimo por su participación en Siria?

Discusiones apasionadas, discusiones ausentes

Las discusiones políticas, sobre todo en campaña electoral, suelen ser apasionadas, aunque muchas veces sobre asuntos absolutamente irrelevantes, poco serios. O sobre asuntos cargados de futuro (como han sido las elecciones en Israel), importantes sin duda (por lo que afecta a los palestinos y por lo que puede suceder con Irán, Estados Unidos, Arabia Saudita, el petróleo, el arma nuclear que también asoma la oreja por el otro asunto, el de Ucrania, Rusia, la Unión Europea y, sí, los Estados Unidos). Pero ni siguiera estos asuntos urgentes y dramáticos tocan los problemas de fondo, en los que se plantea la supervivencia de la especie, asunto del que el Planeta estará encantado de su desaparición. Vayan dos gráficos sobre esos asuntos ausentes de la discusión política y, sin embargo, mucho más importantes incluso que los dos grandes riesgos a los que me acabo de referir.
El primero, se refiere a los límites que la humanidad ha traspasado y los que podría estar traspasando, con consecuencias que se retroalimentan y el interrelacionan en modo que es difícil modelizar.

9 planetary boundaries
 Este tal vez sea menos catastrófico  en su dibujo (más "científico", más cauto), pero muestra incertidumbres y certidumbres actuales.
Ah, y tampoco se discute sobre el TTIP, TTP y demás variantes con las que se quiere acabar con la democracia (ya de por sí bastante maltrecha) y sustituirla por formas más adaptadas a las necesidades de la economía, es decir, de las grandes empresas que algo tienen que ver con los problemas que reflejan los dos dibujos que reproduzco.
¿Grecia? ¿Quién dijo Grecia? ¿Y Le Pen o Cameron en sus elecciones propias? Cosas locales, evidentemente, que nada tienen que ver con la Eurozona ni con la economía mundial. Ah, ¿y el nuevo banco chino? Nada, nada, a la campaña electoral local, que es lo que cuenta. ¿Lo otro? O no tienen ni idea, o no les importa, o no saben qué hacer o excede a sus competencias. Pero afectarles, claro que NOS afectan aunque parezca que a ellos no.
(Añadido el 20: los mapas sobre el problema del agua que presenta Le Monde son también interesantes a este respecto, sobre todo el primero, sobre el "estrés hídrico" que no parece afectar a la discusión celtibérica:
Stress hydrique dans le monde.

miércoles, 18 de marzo de 2015

Maneras de votar

Los partidos (y los medios y ambos) hacen encuestas preguntando por la intención de voto. Los partidos quieren ver cómo van las cosas para, así, intentar cambiarlas sea para mejorarlas o para evitar hecatombes. Son fotografías fijas que, unidas a encuestas anteriores (comparables, no sirve cualquiera) pueden poner de manifiesto tendencias a la baja o al alza. Lo que ya no está tan claro es por qué la gente vota en una dirección u otra. Los medios, con sus encuestas, pretenden responder a la curiosidad que todos tenemos por atisbar qué es lo que se nos puede venir encima. Pero el voto que vale es el de las urnas y lo que sucede “dentro” del elector es un misterio que nadie conoce. Presento a continuación diez posibilidades (seguro que hay más) de lo que puede pensar un elector a la hora de decidir su voto.
1. Premio al buen comportamiento. Un partido, en el gobierno o la oposición, lo ha hecho suficientemente bien como para votarle sea para que repita en dicha posición o para que logre el gobierno. Qué sea ese “bien” está por ver.
2. Son los míos. Es una forma de contestar a la pregunta anterior. Carl Schurz dijo lo de “my country right or wrong”, mi país tenga o no tenga razón. Pues eso para el partido, que, al ser “mi” partido, me dará igual si lo ha hecho bien o mal. De hecho, este suele ser uno de los elementos que se tienen en cuenta en la “cocina” de las encuestas: la identificación con el partido.
3. Me prometen un puesto remunerado si ganan. Carlos Fabra, el de la lotería, se vanagloriaba de la cantidad de puestos de trabajo que había dado en Castellón. Los puestos pueden ser de muchos tipos (interinos, asesores, promovidos etcétera). Es lo que se llama “clientelismo”: suele ir el pan en ello.
4. Prometen lo que yo quiero. Es una versión menos impresentable que la anterior. Se vota al que promete lo que yo quiero ver que se pone en práctica. Conozco mis intereses (o el “bien común”) y voto por quienes van en esa dirección. Es un argumento complicado ya que te pueden mentir al prometer o se van a tener que envainar la promesa una vez en coalición con otros que prometían otra cosa.
5. Castigo al incumplidor. Es una variante del anterior y es lo contrario del punto 1. Dijeron una cosa, han hecho la contraria, pues no les voto. En general, castigo al mal comportamiento, sea cual sea (abusos, corruptelas, intransigencias etcétera). Cierto que, a veces, me olvido de lo que prometieron, pero ya se encargan otros de recordármelo.
6. Promete lo que yo no quiero. “Es que me los veo venir y me asusta la que pueden montar”, se piensa o se dice. No se trata de lo que otros dicen que dicen estos, que puede ser intencionadamente exagerado, sino de lo que realmente dicen, cosa no siempre fácil de distinguir (entre lo que se dice y lo que me llega, hay muchas mediaciones). En este caso, no les voto y veo a quién voy a votar según otros criterios.
7. No voto porque el tipo me cae fatal o voto porque me cae bien. Es esa antipatía o simpatía casi visceral que algunos líderes o lideresas generan en algunos votantes que creen que lo importante es quién manda y no qué propone. Se trata de un voto nada razonado, pero hay que reconocer que es frecuente. Para eso están los cabezas de lista.
8. Me lo pide el cuerpo. Es una motivación a votar que me parece creciente en este año de gracia. Se trata de votar por pura rabia, indignación, rencor o cualquier reacción negativa. Si se repasan los puntos anteriores, se verá que no siempre la racionalidad está presente a la hora de decidir el voto. En este punto está todavía más ausente.
9. Más vale malo conocido que malo/bueno por conocer. Son dos versiones: los que creen que todos son malos y se queda con lo que hay (los experimentos con gaseosa) y los que, todavía más aferrados a la no-experimentalidad del voto, el “bueno por conocer” no les afecta particularmente.
10. Más vale malo desconocido que malo conocido. Es una mezcla de punto 7 y 8 pero con un puntín de optimismo: ya sabe que todos son malos pero, ¿por qué no probar con este malo que todavía no ha gobernado?
Pueden mezclarse y ampliarse, pero puede ser útil considerarlos.
(Publicado hoy en el diario Información -Alicante-)

Tres mitos económicos

Robert Reich enumera aquí muy rápida y claramente tres mitos que se suelen encontrar en los pronunciamientos sobre la economía (lo acompaña con un video)
El primero es que los empleos los crean las empresas, los emprendedores, los directivos. No, dice. Los crean las clases medias y los pobres cuyos gastos inducen a los anteriores a crear empleos para satisfacer esa demanda.
El segundo es que la opción es entre mercado libre e intervención del gobierno. Falso, dice. El mercado libre existe en la medida en que el gobierno lo protege (ya he comentado en otras ocasiones la tendencia del "mercado" hacia la creación de monopolios anti-mercado libre, y cómo los gobiernos tienen que defender al mercado de sus tendencias suicidas). Añade una lista de asuntos muy importantes que afectan al "mercado" y que están en manos de los gobiernos.
Finalmente, el de que hay que preocuparse por el tamaño del gobierno ("big government"). Nanay. De lo que hay que preocuparse es de para quién gobierna el gobierno. Cuando las grandes empresas, especialmente las financieras, "orientan" las actividades gubernamentales, las decisiones del primer mito y del segundo van a ir en una dirección, con independencia del tamaño del gobierno.
En las numerosas campañas electorales que se avecinan en las Españas, nada de esto se va a discutir, excepto por parte de los/las "liberales" que seguirán predicando estos tres mitos en plan retórico: la empresa, el mercado libre y el Estado mínimo. ¿La iquierda? Ni está ni se la espera.

martes, 17 de marzo de 2015

Peligro fundamentalista

A propósito de la visita de Netanyahu, más como líder del Estado Judío que como primer ministro del Estado de Israel, al Congreso-Senado de los Estados Unidos por invitación del Partido Republicano, ahora con mayoría en ambas cámaras y contrarios, claro está, a Obama, encuentro este texto que vale la pena leer completo. Natanyahu alertó a los estadounidenses del peligro del fundamentalismo, en particular el iraní, pero con excursiones al Estado Islámico y demás formas de fundamentalismo. Un grupo de parlamentarios estadounidenses se apresuraron a escribir una carta al gobierno iraní comunicándole que, sea cual sea el acuerdo al que lleguen con Obama, ellos ya saben a dónde van. E irán en cuanto ganen la presidencia en 2016.
Copio y pego:
While the Muslim version thereof is non-state, informal and on the fringe of the global Muslim community, its counterpart in Judaism is in government, formal and mainstreamed, while in the US, the Tea Party and the rightwing Christian evangelical groups are, through the Republican Party, are in control of Congress and equally mainstreamed.
No se trata de un fundamentalismo violento y extremista sino de tres. El de los musulmanes es no-estatal, informal y en los márgenes de la comunidad musulmana. El de los judíos es gubernamental (basta ver qué están diciendo los que pueden ganarle estas elecciones, la Unión Sionista), mayoritario, aunque tampoco incluye a todos los judíos del mundo. El de los cristianos es el de los grupos evangélicos de ultraderecha que canalizan su fundamentalismo a través del Partido Republicano. 
Los tres son fundamentalistas, es decir, leen su texto sagrado de manera literal, rechazando interpretaciones y puestas al día. Los tres son integristas, es decir, quieren que su ley sea la ley para todo bicho viviente. Y los tres tienen una más que evidente inclinación a la violencia, sea contra los que no creen como ellos, sea para llevar a la práctica su integrismo.
La yihad de los fundamentalistas musulmanes es fruto de esa lectura literal del Corán. El expansionismo sionista lo es de la Torah. Si los primeros se creen con derecho a matar al infiel, los segundos se creen con derecho a ocupar militarmente su Tierra Prometida, si hace falta, degollando a los gentiles que la habitan (palestinos en este caso, pero, texto en mano, no se tendrían que detener con Palestina). Los fundamentalistas evangélicos tienen más variedades: está el destino manifiesto, está el ser el nuevo "pueblo elegido" o está la obligación de todo cristiano que facilitar la Segunda Venida del Cristo, el Mesías -que algunos hacen coincidir con la recuperación para Israel de sus fronteras bíblicas-.
Obvio que no todos los musulmanes, judíos y cristianos son fundamentalistas. El problema no es su religión y no está en el respectivo texto sagrado -y sus elementos comunes- sino en cómo lo leen y por qué y para qué.
Para nuestra desgracia, no son los únicos que están haciendo sonar los tambores de guerra... nuclear, por supuesto.
(Añadido el 25: Aquí algunos comentarios sobre el pre-candidato a presidente Ted Cruz,  republicano del Tea Party)

lunes, 16 de marzo de 2015

Razones para dudar

Sé que el ser humano busca certezas. El fundamentalismo es su forma más extrema: el tomar un libro sagrado (Biblia, Torah, Corán, Das Kapital etc.) como fuente absoluta de conocimiento y verdad que ha de ser tomada literalmente, digan lo que digan los descreídos, gentiles, infieles, alienados etc.
Sin llegar a tanto, la búsqueda de certezas aparece también cuando se trata de las relaciones entre gobiernos (o entre países, estados, naciones, pueblos). Desgraciadamente, es imposible tener acceso directo a todas esas cuestiones, así que no queda otro remedio que confiar en las fuentes (gobiernos, sus agencias, los medios, internet). El problema es que lo que nos dicen puede cambiar con el tiempo o ser, sencillamente, mentira o, si parece excesivo, digamos que manipulación.
El que lo que hoy es blanco mañana puede ser negro es más frecuente de lo que parece. El caso inmediato es el malo malísimo que era Bashar al-Asad, opresor de su pueblo, intransigente dictador, violento. Era tan malo que los Estados Unidos podían estar de acuerdo con la franquicia de Al Qaeda que operaba en Siria por aquello de que el enemigo (Al Qaeda) de mi enemigo (Al Asad) es mi amigo. Cierto que Al Qaeda había sido el enemigo desde antes del 11-S, pero evidente desde el 11-S. Pero ahí ya había habido un cambio: el (autodenominado) Estado Islámico, Daesh. Y ahora resulta que nuestro hombre en el lugar resulta ser... ¡Al Asad! Con él habrá que conversar, negociar y llegar a acuerdos contra el EI.
Cómo no recordar cómo cambió la actitud ante Gadafi, en Libia, sin que Gadafi cambiase mucho en su política: fue malo malísismo (1986-1988), de ahí pasó a ser nuestro amigo (que se lo digan al expresidente Aznar -2004 y sigs.- y al ministro de Exteriores Moratinos), para acabar siendo malo malísimo  (2011) digno de ser asesinado. Perdón, ajusticiado.
Los enemigos cambian o se crean. Para esto último, nada mejor que filtrar noticias falsas y sostenella y no enmendalla. Un caso curioso ha sido el del vuelo MH 17 de Malaysia Airlines, derribado en julio de 2014 en Ucrania, en zona problemática. También era problemática la autoría, pero a los cinco días la Inteligencia estadounidense daba por hecho que había sido Rusia y con nombres y apellidos, Vladimir Putin, razón por la que se habló de sanciones contra Rusia (algunas bastante dolorosas para... ¡los agricultores españoles! Pero esa es otra historia). La historia ahora es que esa acusación, entre dos potencias nucleares, tendría que ser muy cuidadosamente analizada. Y no lo ha sido. Con todo lo que se ha visto desde julio de 2014, la versión oficial estadounidense se mantiene inalterada. Tal vez tengan razón. Pero, insisto: hay razones para dudar de estos y otros asuntos. Si las hay para asuntos en los que uno mismo ha participado, ¿cómo no las va a haber para cosas cuya información depende de numerosos filtros, no todos honrados?
(Añadido el 22: Aquí  las razones que había, en 2002-2003, para dudar de lo que decían los medios estadounidenses sobre Irak. Porque o se engañaban o mentían a tal propósito, consciente)

sábado, 7 de marzo de 2015

Un juego inofensivo y nuclear

Se trata de un entretenimiento para este fin de semana (por cierto, he visto que la carnicería halal de mi pueblo cierra los viernes). 
Primero, entre en este enlace del Bulletin of the Atomic Scientists y vaya al gráfico en el que se ve el arsenal nuclear del mundo. 
El gráfico es interactivo, borre el total que aparece por defecto a la izquierda de la parte inferior del gráfico y elija alguno de los países que poseen dichas armas y que se encuentran a la derecha de dicha parte inferior. 
Verá, por ejemplo, cómo ha evolucionado el número de armas nucleares en Corea del Norte. Vaya añadiendo países siguiendo esa dirección de derecha a izquierda, es decir, Pakistán (cuidado, cuidado), la India, Israel, la China y así sucesivamente (observe, de paso, que Irán no está, ni el Brasil ni Sudáfrica). 
Irá viendo cómo va cambiando el gráfico a medida que se acerca a Rusia, cuando el cambio ya es espectacular, y no te digo si termina poniendo al primero entre los primeros, los Estados Unidos. 
Piense en la proporción entre unos y otros y tómese una cervecita pensando en cosas más entretenidas y gratificantes que estas locuras. Seguro que está de acuerdo conmigo (a no ser que esté en esa industria armamentística y ese sector militar) en que hay locuras mucho más sugestivas que esta. A mí se me ocurre alguna que otra, pero no tan tonta como esta ni tan peligrosa como esta otra.

viernes, 6 de marzo de 2015

Manipular elecciones

Para estar "al día" y ser "moderno" y "actual", no hay nada como defender el voto a través de ordenadores y, todavía mejor, a través de internet. Algunos partidos, en las Españas, hacen gala de sus discusiones por ordenador mientras otros hacen planes para que las innumerables campañas que se van a producir este año en el país tengan elementos ciberespaciales. "Hay que estar en las redes sociales" es el mantra que casi todos ellos repiten creyendo que así llegarán a donde quieren llegar, es decir, a convencer a votantes numerosos.
Vaya por delante que depende de qué público sea la "target" de tal propósito. Las campañas por internet llegan a determinados grupos y, de ellos, no afectan en nada a algunos, que, a estas horas, ya saben "separar las voces de los ecos".
Pero si se entretienen con eso, mejor que gritándose unos a otros, que es cosa que molesta a los oídos sensibles y, sobre todo, a los de incipiente sordera como los míos. Claro que, por internet, todo vale: el insulto, la manipulación, la mentira, la exageración...y el anonimato. No me afecta, finalmente.
Sí me afecta que, de vez en cuando, se hable de votar a través del ordenador (sea en el colegio electoral o, peor, desde casa o desde el trabajo). Mi problema, al margen de la identificación de quién vota desde su ordenata, doméstico o laboral, es cómo se cuentan los votos, es decir, qué programa tiene el servidor para sumar los votos que van a unos y a otros y dar con ello un resultado fiable. No es impensable que el programa "sumador" tenga una instrucción para que, cuando los votos al partido A (normalmente el que ha contratado a la empresa para que ponga los ordenadores) lleguen a determinado nivel, deje de sumarle más votos y los que aparezcan para A se vayan, informáticamente, al partido B. Claro que si el ordenador deja una "huella" en papel, la cosa puede ser relativamente subsanable. Pero muy poco. El pucherazo, ahora, sería informático.
¿Soy un anticuado? ¿Un neo-ludita? Tal vez. Pero léase este texto sobre los Estados Unidos antes de negar la posibilidad de pucherazos "modernos". En USA son gente seria y corren ese riesgo. Imagínese lo que puede producirse en países latinos, dados a "hecha la ley, hecha la trampa" y, con tradición católica, a pecar con tranquilidad ya que después basta con confesarse, sabiendo, además, que el delito de "los de arriba" se ve de manera diferente a los delitos de "los de abajo". Cambiando de tema, pero no de país, compárese la situación de Snowden con la de Petraeus.

jueves, 5 de marzo de 2015

Contra Venezuela

Un interesante artículo ("Maduro, la defensa del petróleo") que comienza afirmando que:
Todo el aparato ofensivo de Estados Unidos (EU) está focalizado en contra de Venezuela. Nicolás Maduro dirá que se trata de un atentado a la revolución bolivariana iniciada por Hugo Chávez. Los conspiradores que no es verdad. Pero la guerra es en muchos frentes; desde la confrontación a la mediática.
Un poco excesivo me parece eso de "todo el aparato", pero no soy quien para discutirlo como tampoco entrar en discusiones sobre qué fue exactamente el "golpe" en el Ecuador de 2010 o si el cáncer de tantos dignatarios latinoamericanos tiene un origen militar estadounidense. Me quedo en lo del título, lo del petróleo. Dice así:
¿Por qué tanto arrebato de EU? Por el petróleo, por qué va a ser. Las reservas probadas (a 2014) de Venezuela son de 298.352.689 millones de barriles, ¡las más grandes del mundo!, por arriba las 267.501.000 de Arabia Saudita. O sea, petróleo ¡para 290 años! Un pastel más que deseable.
De entrada, las reservas petroleras de un país son siempre datos muy manipulados. Alberto Acosta, que fue ministro de Energía y Minas del Ecuador, lo reconoció por escrito hace años. Pero no voy a negar que las reservas de Venezuela son mayores que las de Arabia Saudita. Lo que ya no tengo tan claro es que con esas reservas haya para 290 años ya que dependerá de hasta dónde llegue el extractivismo. Las reservas duran en función del ritmo con que se extraiga el petróleo.
Pero lo que más dudas me genera es lo del "arrebato" por hacerse con ese pastel tan deseable. El hecho es que Venezuela ya es el cuarto proveedor de petróleo de los Estados Unidos quien, además, está reduciendo sus importaciones porque, gracias al "fracking", podría convertirse en el primer productor del mundo, por encima de Arabia Saudita (los países de los que más petróleo importan los Estados Unidos son la tal Arabia Saudita, Canadá, México y, sí, Venezuela).
Si los EU están contra Venezuela, me parece que el petróleo no está entre los motivos más importantes. Como digo, la producción estadounidense está aumentando (aunque la bajada -provisional- de precios ha hecho menos rentable o incluso abandonable algunas empresas extractoras por "fracking" y, de paso, tal bajada se convierte en un problema adicional para el extractivismo venezolano) y los Estados Unidos ya reciben petróleo venezolano sin mayores problemas que se sepan.
¿"Todo el aparato ofensivo de los Estados Unidos está focalizado en contra de Venezuela"? No hay como tener un enemigo exterior que explique todo lo malo que se produce en el interior y unifique a los de dentro contra los de fuera. Lo cual no quita que tal ataque exista. Pero en su medida real, no en la imaginada y proclamada.
(Añadido el 14: No es Estados Unidos contra Venezuela -eso fue retórica hasta que Maduro la cambió por fomentar la paranoia hacia "Rajoy", presidente español. Es Arabia Saudita contra los Estados Unidos para mantenerse el primero de la fila y debilitar el "fracking" estadounidense al hacerlo poco rentable al tener precios bajos el crudo. Ahora Arabia clama victoria. ¿Venezuela? Nada, nada, que siga siendo el cuarto proveedor de petróleo a los Estados Unidos sin necesidad de tener estos  todo su aparato ofensivo focalizado contra Venezuela. Fantasías movilizadoras frente al enemigo externo, real o inventado).

miércoles, 4 de marzo de 2015

Playing chicken

Me referí el otro día a uno de los "mapas" de la complicación actual, el de USA, Israel, Irán, Arabia Saudita. Este otro "mapa" es, aparentemente más sencillo en cuanto a actores, pero más complicado en cuanto a relaciones (siempre entre gobiernos, no entre países ni, mucho menos, entre religiones).
USA y Rusia siguen enfrentados por cuestiones de hegemonía, la Unión Europea sigue los dictados de los Estados Unidos y mantiene con Rusia una complicada relación. Primero, porque, siguiendo instrucciones, tiene que amenazar con sanciones (y cumplirlas) contra las maldades de Rusia, pero, segundo, porque depende de Rusia para su abastecimiento de gas, en parte a través de Ucrania. Rusia ejerce su poder sobre una parte de la (ex)Ucrania, en particular en Crimea pero también en las zonas "rusas" enfrentadas al gobierno de Kiev que depende de Rusia para su abastecimiento y que no tiene grandes posibilidades de pagarlo. Y es evidente que falta un nexo: el de USA y Kiev, sea por el apoyo de un gobierno al otro, sea por el proyecto de que Ucrania llegue a formar parte de la OTAN, es decir, que quede todavía más bajo la hegemonía estadounidense y enfurezca más al gobierno de Rusia.
Comparando ambos "mapas", es decir, ambas problemáticas, ya se ve que el petróleo/gas juega un papel importante y más en la actual coyuntura de precios al alza, pero que podrían volver a la baja. Pero hay otro punto más preocupante todavía: el nuclear.
En el mapa anterior había dos potencias nucleares (USA e Israel) y uno que parecía querer serlo (aunque sus autoridades digan que no es con objetivos militares sino que se trata de "átomos para la paz"), es decir, Irán.
En el presente "mapa" vuelve a aparecer USA y está Rusia más Francia e Inglaterra dentro de la UE. 
Y llegamos al "playing chicken", ese juego absurdo en el que, en cochas poderosos, se trata de acercarse a toda velocidad al abismo y será "gallina" el primero que frene. Obvio que uno o los dos pueden caer en el abismo si no quieren pasar por "gallinas" ante al contrario. De hecho, se ha usado esa metáfora para describir el juego entre el gobierno griego y la "troika" (las "instituciones"). Pero, preocupantemente, se ha usado aquí en pleno rifirrafe por la visita de Netanyahu a Washington para ridiculizar a Obama y su política sobre Irán al grito de "que viene el lobo". Se ha usado aquí, digo, para describir el juego entre USA y Rusia a propósito... ¡de las respectivas armas nucleares! Ucrania, claro. La pequeña diferencia con el juego es que, en este caso, si uno cae en el abismo, caemos todos en él. No está el sistema climático planetario tan equilibrado como para resistir una aplicación de energía y residuos que serían los enfrentamientos nucleares: invierno nuclear al canto para contendientes, aliados, neutrales e indiferentes. Para todo el Planeta.

martes, 3 de marzo de 2015

Diez mandamientos estadounidenses

El original dice "americanos", pero ya se sabe que no es correcto llamar a la parte (los Estados Unidos de América) con el nombre del todo (América). Como acabo de tener una interesante conversación, via e-mail, sobre las lenguas imperiales (desde el quechua inca al español castellano pasando por el inglés de los dos imperios -el inglés y el estadounidense-), "copio y pego". O sea, que van en inglés y son los mandamientos para un mundo "americano" mejor (subrayo por mi cuenta la palabrita que define al mandamiento).
1. Thou shalt not torture
2. Thou shalt not send drones to assassinate anyone, American or not
3. Thou shalt not invade another country
4. Thou shalt not occupy another country
5. Thou shalt not upgrade thy nuclear arsenal
6. Thou shalt not intercept the communications of thy citizens or others all over the world or pursue the elaboration of a global surveillance state based on criminal acts
7. Thou shalt not be free of punishment for crimes of state (se trata de prohibir que Washington se convierta en una "crime-free zone" para los crímenes de estado)
8. Thou shalt not use a massive system of secret classification to deprive Americans of all real knowledge of acts of state
9. Thou shalt not act punitively toward those who want to let Americans in on what the national security state is doing in their name (protegar a gente como Snowden)
10. Thou shalt not infringe on the rights of the citizenry to life, liberty, and the pursuit of happiness
Este último mandamiento podemos dejarlo únicamente para los estadounidenses ya que implica una referencia a su Constitución: no ir contra los derechos de los ciudadanos a la vida, la libertad y la búsqueda de la felicidad. Pero es obvio que esos mantamientos se aplican a muchos otros países, centrales, periféricos y semiperiféricos.
(Añadido el 7: los mandamientos están traducidos al castellano aquí)

lunes, 2 de marzo de 2015

Nemtsov, ¿quién ha sido?

Encuentro sospechosa la unanimidad al respecto: ¡ha sido Putin! (o su entorno). Aunque lo diga la calle. Como argumenta aquí Rafael Poch, es demasiado contra sus intereses como para que sea cierto. Y hay otras opciones. Cito de la misma fuente:
¿Estamos ante una acción autónoma de fuerzas nacionalistas rusas, más o menos descontroladas, contra la “quinta columna”? ¿Voluntarios del frente de Donetsk que ajustan cuentas con los “traidores que desde Moscú critican la intervención”? ¿Una especie de GAL a la rusa, o una versión aún más salvaje de aquellos “titushki” (bandas de lumpen) utilizados por el poder ucraniano contra el Maidan en Kíev en noviembre y diciembre de 2013? ¿Se inscribe este asesinato en la lógica de los imperios combatientes, de la que el propio Maidán de Kiev ofreció tantos ejemplos? Sea como fuere, este hecho confirmaría mucho más la debilidad y vulnerabilidad del poder ruso, que su agresividad y potencial dictatorial.

No hay solo una voz que atribuye a los neoconservadores estadounidenses y a su ideología (no a sus análisis concretos de situaciones concretas) este "revival" de la guerra fría que hace a la URSS (perdón, a Rusia) en general y a Putin en particular culpable de todos los desmanes que ocurren en el mundo o, por lo menos, en la zona. Ucrania incluida. Y no sería de extrañar que tuviésemos una nueva edición de Bahia de Tonkin o voladura del Maine. Y hasta de Pearl Harbor.
(Añadido el 24 de marzo: En Newsweek plantean algunas hipótesis sobre el dicho asesinato nada tranquilizadoras)

Religiones y violencia

Hay religiones pacíficas y religiones violentas, ¿cierto? Pues no estoy tan seguro. Se habla, por ejemplo, del budismo como religión especialmente pacífica. Pero que no vayan a contárselo a algunos musulmanes y a algunos cristianos de Sri Lanka, objeto de violencia por parte de turbas budistas. Ni tampoco a los musulmanes que la han sufrido en Birmania/Mianmar.
Y si los musulmanes son violentos, no sé cómo encajan los sufíes, ni sé cómo clasificar a los cristianos que matan por defender al feto o atacan sinagogas o mezquitas.
En general, la regla tendría que ser "siempre que A, entonces B", siendo A la religión correspondiente y B el comportamiento pacífico o violento empíricamente observado. Y si se trata de un país con mayoría de alguna de las A (la católica España, la musulmana Tánger, por ejemplo) ver si siempre, a lo largo de su historia, ha sido B.
La alternativa es ir a buscar en sus textos sagrados. Ciñéndome a las religiones del Libro (Tamud, Biblia -que incluye el Antiguo Testamento judío- o Corán), es obvio que los respectivos violentos y sus respectivos pacíficos encuentran inspiración en su correspondiente texto. Véanse, si no, las interpretaciones contrapuestas al respecto. Al fin y al cabo, son textos "inspiracionales", escritos por muchas personas y, si no, a lo largo de un tiempo suficiente como para que hayan cambiado las posiciones de sus autores. Por eso se puede encontrar, dentro de los cristianos, textos que apoyan al violento cruzado Urbano II y al pacífico Francisco de Asís.
Pero es que, encima, siguiendo con esas tres religiones, verlas como algo homogéneo son ganas de saltarse lo que la realidad impone: católicos y sus variantes y protestantes y sus variantes son un conjunto muy heteroéneo. Y lo mismo puede decirse de los musulmanes y de los judíos. Demasiado diferentes de un grupo a otro como para quedarse en un "siempre que A, entonces B". Cierto que algunos de sus adeptos (de algunas de sus variantes) ahora muestran comportamientos violentos (o pacíficos, tanto da). Primero, no son siempre mayoritarios. Y, segundo, no siempre han sido así.
Quiero decir que el contexto histórico y social juega un papel muy fuerte y, de hecho, explica por qué no "siempre que A, entonces B".
La brutalidad de algunos episodios y organizaciones actuales (o pasadas, como la Inquisición) ha de verse no como "efecto" de su respectiva religión, sino como resultado de otros factores adicionales incluso más importantes que, además, explican por qué, cuando se trata de condenar tales organizaciones, se olvida el sencillo hecho de miembros de la misma variante religiosa y en su mismo espacio geográfico no muestran tales comportamientos violentos o, sencillamente, se dedican a financiarlos mientras son recibidos en los mejores salones "occidentales". A fin de cuentas, no se trata de una Enszustand, de un estadio final, sino del resultado de un proceso: el de la radicalización., que puede darse apartándose del origen.
Seguiré intentando aclararme en este embrollo, pero siempre intentando no caer en los dos escollos que amenazan la comprensión del problema: el simplismo y el refugio en la "complexité de la complexité". El primero, es útil para los que quieren movilizar opiniones y ánimos. Aunque hay quien piensa que "la verdad es revolucionaria", el hecho es que muchos revolucionarios lo han sido a partir de falsedades, errores o mentiras. El segundo, es acusado de lo opuesto, de desmovilizador y, por tanto, de defensor del status quo. 
Para los que temen un nuevo fascismo en el mundo, comprendo que lo vean tanto entre los violentos brutales como entre los simplistas "revolucionariios". O "reformistas" si se prefiere. Tal vez sea cierto lo que el evangelista Juan ponía en boca de Jesús de Nazaret: aquello de que "la verdad os hará libres". Pero, como le diría, siempre según los evangelistas, el romano Pilatos, escéptico, "¿qué es la verdad?" (ejemplo este último de acudir a los textos sagrados para encontrar los pasajes que encajan con la propia postura previa. Podría haber escogido, del mismo evangelista, "Yo soy el Camino, la Verdad, y la Vida").