sábado, 28 de febrero de 2015

El otro video

Cierto que las imágenes de la destrucción de restos arqueológicos en Mosul son impresionantes. Impresionantes, también, las razones proclamadas: son anteriores a la conversión al Islam y son, por tanto, ídolos que el Profeta rechazaba. Como es sabido, las religiones monoteístas de Libro (judaísmo, cristianismo e islamismo) tienen corrientes profundamente anti-imágenes (iconoclastas). 
Por eso me gustaría que se le diese la misma cobertura informativa al millón de personas que van a ser desplazadas en la zona por los enfrentamientos. Cierto que la generosa ayuda económica que recibe el Estado Islámico no es televisable. Se dice que podrían estar llegando a 200.000 militantes (pagados, eh, pagados). Tampoco son televisables los bombardeos "occidentales" y las actividades de sus drones. Esperable que la gente huya de unos y otros, pues nada tiene que ver ni con unos ni con otros excepto en recibir los efectos violentos de su enfrentamiento y los secuestros perpetrados por unos (los otros todavía no han echado pie a tierra).
Lo que sí espero es que, si se va a televisar esa catástrofe humana, no se haga como sucedió en Ruanda, en la que lo que se televisó fue la huida de los genocidas y se televisó como si fuesen "los de abajo" los que huían. 
No hay que fiarse de las imágenes. Es falso lo que anunciaba una cadena de televisión española -"está pasando, lo estás viendo"- ya que hay cosas que están pasando y no las estás viendo y cosas que NO están pasando y las estás viendo. El viejo consejo de la Ilustración era el de someter a la criba de la razón lo que nos entra por los sentidos. Por cierto, las cuestiones sobre la identidad tienen que ver con los sentidos y los sentimientos. Pero esa es otra historia.

viernes, 27 de febrero de 2015

Gobiernos, no países

Este es un "mapa" con una de las zonas "calientes" del momento (la otra sería USA, Rusia, Ucrania, Unión Europea).
Creo, de todas formas, que para entender sus alianzas y conflictos no hay que pensar en intereses eternos de unos u otros (cosa que tampoco hay por qué rechazar) sino en las coyunturas que atraviesa cada uno de sus gobiernos.
El más fácil es el de Arabia Saudita, país que no está sometido a los engorrosos rituales de las elecciones democráticas. No hay partidos y los líderes máximos son "de familia". Israel, en cambio, está en plena campaña electoral y los Estados Unidos se aprestan a entrar, en 2016, en año electoral y allí estas cosas se toman con tiempo, como se ve ahora en las escaramuzas previas a las decisiones previas que llevarán a elecciones primarias etc. En Irán las últimas elecciones (para cargos de cuatro años) fueron en 2013 (presidenciales y locales) y 2012 (parlamento). Como los candidatos iraníes tienen que ser aprobados por el Consejo de los Guardianes (en otros sitios tienen que ser aprobados por los donantes) no sé si están ya en pre-campaña. 
Las negociaciones gobierno USA - gobierno iraní se plantean en torno a su programa nuclear, asunto en el que parece haber un acuerdo entre Khamanei y Rouhani (no siempre lo hay o lo ha habido. Por cierto, las encuestas en Irán muestran que el apoyo al programa sigue siendo alto pero que también son altas las esperanzas de que se llegue a un acuerdo). La visita de Netanyahu invitado por los Republicanos (contra Obama) para hablar de Irán muestra hasta qué punto los puntos de vista de USA sobre Irán están sobredeterminados por el enfrentamiento Irán-Israel (insisto, entre sus gobiernos).
Este conflicto puede acabar manifestándose de forma violenta por parte de Israel, repitiendo sus políticas de atacar a los que percibe como potenciales amenazas. La novedad es que Israel tendría el apoyo de Arabia Saudita. La fuente ha de ser tomada con cautela, pero no deja de ser un notición, aunque comprensible: si Irán y Arabia Saudita (sus gobiernos) están enfrentados por ver quién manda en la zona, el enemigo de mi enemigo es mi amigo. Y nada que ver en el asunto las religiones (o variantes de religiones) dominantes en cada país, aunque acaben siendo utilizadas para movilizar opiniones en el caso de que tales opiniones importen.
Había un triángulo que se está descomponiendo aunque ahora aparezca esta nueva alianza. Me refiero a la que ha habido, durante mucho tiempo, entre el gobierno de los Estados Unidos y, por un lado, Israel y, por otro, Arabia Saudita. Ya me he referido a ambos en otras ocasiones, pero ahora es momento de levantar acta de su deterioro. En el primer caso, porque el gobierno estadounidense no es Republicano sino Demócrata. En el segundo, por la cuestión del apoyo económico de potentados sauditas (no necesariamente del gobierno) a los yihadistas.
Volviendo a mi "mapa", Irán es el único de los cuatro que solo tiene conflictos. Zona inestable, pues, como la otra zona "caliente" a la que me he referido al principio. Obvio qué tienen en común: producción de petróleo/gas y suministro a los Estados Unidos y a la Unión Europea respectivamente. Y el epicentro de mi "mapa", como se dice aquí, es Israel.
(Añadido el 2: Robert Reich avisa aquí -en su Facebook, pero ahí no quiero entrar- que la alianza entre Netanyahu, el Partido Republicano y algunos donantes muy ricos (tipo Sheldon Adelson, apoyo también de sionistas) puede entorpecer las relaciones entre el gobierno de Israel y el de los Estados Unidos. Digamos que entre los respectivos actuales gobiernos. Nada es eterno)
(Añadido el 3: Noam Chomsky afirma aquí que la posición de Netanyahu sobre Irán tiene menos que ver con la supervivencia de Israel y más con el proyecto israelí de hegemonía regional. Es cómico que Netanyahu hable del peligro de armas nucleares iraníes en el país que más armas de tal tipo tiene  -los Estados Unidos- y viniendo de un país -Israel- que también las tiene y no ha firmado el Tratado de No-Proliferación Nuclear)
(Añadido el 6: ¿Quién estaba entre los invitados al discurso de Netanyahu ante las dos cámaras estadounidenses boicoteando al presidente Obama? Sheldon Adelson, financiador tanto del partido Republicano como de Netanyahu y que estuvo a punto de conseguir una concesión para un centro de ocio con casinos en la comunidad de Madrid).

jueves, 26 de febrero de 2015

Empleo 2015

Tendencias en el empleo para 2015 según la OIT (informe en inglés aquí y resumen en español aquí). Digan lo que digan desde los gobiernos sobre cómo estamos saliendo, en algunos sitios, del agujero, las perspectivas para el empleo, a escala mundial, no son nada optimistas. Ni las diferencias salariales, ni el peso de la población envejecida, ni la desigualdad que, a su vez, dificulta la recuperación del empleo ni los problemas de orden público producidos por las muy elevadas tasas de desempleo juvenil en muchos países.
Malos tiempos para la lírica y fáciles para engañar a la gente con soluciones mágicas o con "virgencita que me quede como estoy" o con "más vale malo conocido que bueno por conocer". Volveré a este asunto de las reacciones electorales (las anti-democráticas me superan).
De momento, dice Amnistía Internacional, malos tiempos para los derechos humanos. 2014 ha sido un año particularmente malo. Y se anuncian decisiones guerreras.

miércoles, 25 de febrero de 2015

Con otros ojos

“Occidente” está en guerra contra el terrorismo, afirmaba el mes pasado Pedro Morenés, ministro de Defensa, que algo debe de saber del asunto. "Estamos en guerra, entendiendo como guerra el combate contra una amenaza que pone en riesgo nuestras vidas, nuestro modo de vida. La guerra es combatir lo que a uno le viene a destruir, es defenderse contra los ataques de otros agentes". Aceptémoslo, pero añadamos algunas dudas.
Una ha sido a propósito de la tortura que quedó descrita en un reciente informe del Senado estadounidense al que Amnistía Internacional apostillaba diciendo que "sin la ayuda de Europa, Estados Unidos no habría podido llevar a cabo detenciones y torturas en secreto durante tantos años. El informe del Senado muestra claramente que los gobiernos extranjeros fueron vitales para el 'éxito' de las operaciones de la CIA, y los indicios acumulados a lo largo de casi un decenio apuntan al papel clave de ciertos aliados europeos". Y no es lo único que no queda claro en esta “guerra contra el terrorismo, no contra la religión o contra el Islam”, como diría el primer ministro francés.
Demos un salto en el terreno de las dudas ya que, en este tema, las certezas son peligrosas. Que se lo digan a los terroristas. La primera duda viene de una entrevista que concedió Udo Ulfkotte, editor del Frankfurter Allgemeine Zeitung, periódico alemán “de referencia”, a propósito de su libro Periodistas comprados (Kopp, 2014), de momento solo publicado en alemán. En el libro, a sus 55 años y con mala salud, reconoce haber aceptado noticias redactadas y entregadas por la CIA para ser publicadas en su periódico con su firma. Se trataba, dice, de engaños para convencer a los lectores sobre la necesidad de ir a la guerra. Por lo que se ve, no siempre todos los periódicos recogen tales propósitos (el caso que seguí con interés a finales de los 80, fue el “ataque” a Libia por parte de los Estados Unidos bajo Reagan: no todos los medios dieron las falsas noticias de la misma forma y, los que las dieron, no todos reconocieron con el tiempo haberse, digamos, “equivocado”). Así que puede ser que, cuando hay unanimidad, la cosa sea cierta, aunque hay “unanimidades” derivadas de tomar la “noticia” de la fuente “apropiada” (agencia, medio “de referencia” o hasta twitter, medio particularmente engañoso sobre todo en las unanimidades).
Otra duda más, proviene de un par de artículos de William Astore, teniente coronel -retirado- de la Fuerza Aérea estadounidense. En ambos, 2010 y 2015, intentaba responder al por qué persisten las guerras de los Estados Unidos, incluyendo, obviamente, la “guerra contra el terror” bautizada así por el presidente Bush II (prepárese para Bush III en 2016) después de los ataques terroristas del 11-S. Los argumentos de 2010 para seguir guerreando incluían el que la respuesta militar era la única posible y que, si no se aplicaba, todo iba a ser mucho peor. No es seguro. Los motivos de 2015 explicando esas guerras incluyen: la privatización de la guerra, el apoyo de los dos grandes partidos a la particular idea de “seguridad nacional”, el “apoyar a nuestras tropas” como medio para no tener que pensar ni el por qué ni para qué guerrear, versiones sesgadas de la “guerra” de la que se borran aspectos no “digeribles” y, finalmente, la multiplicación de las amenazas.  
Con esta última lista volvamos a las dos primeras tomas de posición, la del gobierno español (y el principal partido de la oposición), frente al “terrorismo yihadista” y los silencios sobre los asuntos menos presentables de dicha “guerra”. No voy a decir que no existen tales amenazas ni, mucho menos, que los ataques no han sido reales. Sería una estupidez por mi parte. Lo que quiero decir, al ver esta cuestión “con otros ojos”, o sea, en este caso, con los ojos del establisment estadounidense, es que un mínimo de duda razonable, cartesiana si se me permite la pedantería, no vendría mal. Repase, si no, la citada lista del teniente coronel, y piense qué puntos de la misma se aplican a la actual discusión española sobre el “yihadismo” y el “pacto antiterrorista”. Si, aun así, no le nace la más mínima duda, pues qué le voy a hacer: asumo mi fracaso no en la desmovilización o la rendición que no pretendo, sino en evitar que se tomen como absolutamente ciertos algunos argumentos esgrimidos para legitimar esa “guerra” sin considerar otros posibles análisis. Mi razonamiento por yuxtaposición no prueba nada. Solo es un aviso.
(Publicado hoy en el diario Información -Alicante-)
Aquí hay otro aviso sobre lo que escribe The New York Times a propósito de Ucrania, recordando lo que se escribió allí sobre la existencia de las -inexistentes- armas de destrucción masiva en el Irak de los tiempos de Sadam Husein. Sí, claro, todo aquello sobre los "tubos de aluminio" y el "créanme" de José María Aznar.
Más comentarios sobre las mentiritas de corresponsales y periodistas-estrella en USA. Imposible, entonces, saber qué es verdad y qué es manipulación en este reportaje sobre los donantes privados que pagan, desde los estados del Golfo, los salarios del Estado Islámico que serían más de 100.000 militantes.
La mejor información sobre el intento de golpe de estado en Venezuela la he leído en la gubernamental TeleSur. Igual es verdad, igual es un truco. Se elegirá según opciones políticas previas, no según los datos...ofrecidos por TeleSur o por agencias contrarias al régimen.
Para completarlo, aquí se plantea el caso del Telegraph y la poca cobertura que ha dado al caso del HSBC: tenían relación económica. Más tomas de posición, aquí. Es la competencia la que se encarga de airear ese detallito. Se podria ver, en las Españas, cómo ha reaccionado cada medio. La libertad de expresión es que tiene eso, que viene coartada por la competencia y por los nexos económico-políticos-marketineros del medio. Pero contra eso no se protesta.
Hay quien afirma (creo que con razón) que el Estado Islámico es una prueba de que la "guerra contra el terror" no ha funcionado. Todo lo contrario. Pues eso: seguiremos en las mismas y se enviarán tropas de tierra a Irak y Siria. Al fin y al cabo, una "guerra", tarde o temprano, exige poner pie en tierra. Solo con drones solo se consiguen más enemigos. Y con tropas de tierra...

Más sobre Grecia y Syriza

Aqui un artículo de Zizek sobre las falsas percepciones en torno a los orígenes y coyuntura de la cuestión griega en relación a su deuda. He coincidido en el enfoque de la deuda como una relación en la que el acreedor puede tener como interés primario el mantener la dependencia del deudor, es decir, que no desee que se cancele la deuda (Zizek recuerda el caso de Argentina) sino que se "reconozca". Hay, como siempre, aspectos adicionales a esta relación "estructural" y es la contable: una deuda no se anota en los libros de cuentas de la misma forma que un crédito fallido. Y la relación de poder a la que se refiere Juan Torres ¿Quién va ganando, entonces, en esta aparente guerra entre el Sur y el Centro?
James K Galbraith responde aquí afirmando, contra la mayoría de los medios, que la batalla (o la escaramuza, que no la guerra) la ha ganado Grecia. Por lo menos, en el "frente" interno (otros dicen que no). No lo sé y no vendrá mal introducir el detalle de que Galbraith fue coautor con Varoufakis  de una "modesta proposición" para resolver la crisis eutopea (detalles aquí, aunque una cosa es hacer "propuestas" desde la academia y otra muy distinta es estar en el rifirrafe de la política, estando en la periferia).
Lo que sí sé es que demasiada gente lo tiene muy claro y en términos contradictorios con los que anteceden como para correr a apuntarse bajo una de las banderas. 

Relaciones sociales

Comprendo que alguien, profesional de la odontología por ejemplo, tienda a mirar los dientes de sus interlocutores al primer encuentro. Que los propios sean realmente hermosos les resulta irrelevante. Es lo que se llama deformación profesional. Mi comadre quiteña sabía, nada más verme, si tenía que decir eso de "te hace falta una limpieza" (de boca, se entiende)
Mi deformación profesional consiste en ver relaciones sociales donde otros ven otra cosa. Entendámonos, la percepción dentista no se queda en los dientes sino que ve muchas más cosas (ojos bonitos, conversación inteligente o lo que sea y su contrario). Tampoco yo me quedo en las relaciones sociales, pero es lo primero que me planteo. Por ejemplo frente al Pequeño Príncipe o también el Principito (representé una adaptación al teatro en mi lejana juventud. Con Grieg, Rachmaninov y Rodrigo como temas de fondo. Como dato anecdótico diré que el que hizo de aviador terminó de ministro en su país.Y lo hizo bien)

Cuatro relaciones en la obra:
1. Las relativamente superficiales: las que se establecen entre el principito y los habitantes de los sucesivos planetas que va recorriendo en su viaje desde su planeta a la Tierra ("y así bajó hacia la guerra, perdón, quise decir a la Tierra"). Pueden ser las relaciones entre la mayoría de miembros de un club que se reúne periódicamente, almuerzan, charlan y se va cada cual a su planeta, sea de geógrafo, de rey o de borracho. No son relaciones irrelevantes. Tienen sentido, pero se agotan en sí mismas.
2. La relación que lleva del trato a la amistad. "Domestícame" le dice el zorro al principito. Tratarse, con frecuencia, sin agendas previas, ocupados en la comprensión del misterio de la otra persona, con tolerancia de las diferencias pero sin ocultarlas. Amore, more, ore, re servantur amicitiae.
3. La relación de cuidado que se convierte en amor, en Eros. Es la del principito con su rosa. De tanto cuidarla, ha terminado amándola profundamente y deseando poder regresar a su planeta para seguir regándola y evitando que las raíces del baobab acaben con ella.
4. Pero hay más: la relación del principito con la serpiente. Freud hablaría, al respecto, de Principio de Muerte, Thánatos. Literariamente se plantea como el deseo del principito de regresar a su planeta, pero es, me parece, una visión del suicidio, un derecho, creo yo, de todo ser humano cuando ve que ya todo está hecho.  Bonum certamen certavi, cursum consummavi, fidem servavi, que diría Pablo de Tarso y que otros pueden decir quedándose solo en los dos primeros puntos: valió la pena, pero se terminó el camino.
Volviendo a Saint-Exupéry, tuve un amigo que lo conoció siendo niño. Era amigo de su padre, aviador republicano exiliado en Marruecos, y recaló varias veces en su casa. Este amigo, ya fallecido, había sido el masón más antiguo y viejo de España y miembro destacado del Rotary Club, dos instituciones en las que, por necesidad del número, pueden predominar las relaciones del primer tipo bajo el ideal de que den paso a las del segundo. Que yo sepa, no ha habído casos del tercer tipo. El cuarto es personal e intransferible.
(Añadido el 26: Se me olvidaba una relación que, en la obra, juega un papel literario importante, a saber, la del principito con el aviador. Este, mayor que el jovencito, intenta entenderle, desvelar sus misterios, ayudarle y el principito, mucho más joven como digo, va a su bola y quiere que le dibuje un cordero y cosas igualmente absurdas desde el punto de vista del que ya lleva años en esta vida).

martes, 24 de febrero de 2015

Los límites del extractivismo

Un excelente trabajo de Decio Machado aquí que muestra, para América Latina, los límites de una facilona economía extractivista. Es fácil, en efecto, dejarse llevar por una ola ascendente sin pensar que todo lo que sube, baja. Sin haberse planteado las teorías sobre el "decrecimiento", van a sufrir sus consecuencias aunque, visto que no todo ha sido negativo en el extractivismo (ha habido, por ejemplo, una notable disminución de la pobreza), ese "decrecimiento" no va a ser tan destructor como lo puede ser el de la Eurozona que, sin ser extractivista (lo suyo no son las materias primas ni, todavía menos, el petróleo), sí va a ver qué significa haber basado, como España, una política en el "sol y playas", una forma muy particular de extractivismo light.
(Añadido el 6 de marzo: Escrito por activistas del "Norte", una bienintencionada enumeración de los puntos en debate sobre el extractivismo en Bolivia)

lunes, 23 de febrero de 2015

Para discutir sobre Ucrania

Ahora entiendo mi confusión sobre el asunto: es que el asunto es confuso y está siendo confundido sistemáticamente. Aquí un buen artículo sobre el tema, con abundantes enlaces. No pretendo que sea verdad revelada, pero sí permite pensar que otras "verdades" que se presentan como "verdaderas" son, por lo menos, dudosas. Interesados en el asunto harán bien leyéndolo y viajando por sus enlaces desde lo que se sabe de la manipulación por parte de los Estados Unidos de lo que se publica al respecto en internet (wikipedia inclusive) a la "implantación" de noticias falsas en los medios occidentales para hacer ver que Putin es un imperialista (que tal vez lo sea, no digo que no), que se anexionó inmerecidamente Crimea, que el desarrollo político en torno a Kiev ha sido impecable y cosas por el estilo.

Los "viajes" de Gulliver

Reproduzco de The Guardian:
Stuart Gulliver, the HSBC chief executive who has vowed to reform the crisis-hit bank, sheltered millions of pounds in a Swiss account through a Panamanian company and remains tax domiciled in Hong Kong
Es suficiente para ver 1. cómo funciona este sistema realmente existente llámesele como se le llame; 2. en qué consiste eso que siguen llamando "globalización" (¿Inglaterra, Suiza, Panamá, Hong Kong? No está mal comparándolo con pueblerinos como yo que no salimos del pueblo y, si me apuras, del barrio) y 3. la facilidad que tienen los jefes para "avergonzarse" de lo que han hecho sus subordinados sin que los tales jefes supiesen nada de nada de lo que estaba pasando (millón más, millón menos) bajo sus narices. Los políticos hacen lo mismo.

Que viene el lobo

Ese ha sido, habitualmente, mi comentario cuando se anunciaba, incluso en boca de personas a las que respeto intelectualmente y aprecio personalmente, el fin del sistema (capitalista, por supuesto). Se ha anunciado tantas veces que es comprensible que el escepticismo reaparezca cuando se vuelve a escuchar dicho anuncio. Ahora es a propósito de Syriza, aunque no tanto por lo que puede significar para los griegos (aunque no sea más que reduciendo la creciente tasa de suicidios que la austeridad había traído consigo) sino por lo que parece significar para el sistema en su conjunto, vistas las voces que se levantan en partes muy diferentes del Planeta planteando el fin de un sistema tal y como lo conocemos.
Eso sí: esos movimientos antisistema (es decir, que van contra los aspectos más crueles del sistema dominante y, con ellos, contra el sistema mismo) se suelen plantear como cuestiones locales, que es lo que la ciudadanía (o los súbditos, o la "gente") entiende. Por ejemplo, en las Españas Podemos habla del fin del "régimen del 78" o IU el fin del "bipartidismo". Pero no son excepción los que, desde fuera, ven ese movimiento como parte de una ola más general, la del fin del sistema tal y como lo conocemos.
No puedo evitar recordar el pobre Kondratiev, el de los ciclos largos en la economía mundial. Al hombre se le ocurrió hablar de las crisis cíclicas de dicha economía cuando la línea oficial del partido (el PCUS) era la de la "crisis terminal del sistema". En ese contexto, nuestro autor salía diciendo que no, que las crisis eran un punto en una tendencia más general y que, igual que había "vacas flacas", volvería a haber "vacas gordas" que serían seguidas por otras "vacas flacas" y así sucesivamente. Demasiado. Lo enviaron a Siberia, también por haberse opuesto a las colectivizaciones forzosas, y allí murió el desdichado. Fusilado en 1938.
Es quizá el más evidente efecto de haber negado que venía el lobo de la crisis terminal del sistema que, entonces, se "sabía" iba a ser sustituido por un sistema mucho mejor: el socialista (dejo de lado el problemilla que dio origen a la distinción entre socialistas y comunistas que dura hasta nuestros días). Pero ha habido más, aunque ahora ya no está claro qué es lo que lo sustituiría.
Sigo pensando que, aunque el sistema no solo no me gusta sino que lo encuentro detestable, el sistema tiene una notable capacidad de reacción ante las dificultades que crea su mismo funcionamiento. El "que viene el lobo" planteado por Marx fue disipado mediante la creación del Estado de Bienestar con lo que las fuerzas que, según don Karl, iban a llevar a la "crisis terminal del sistema" fueron convenientemente cooptadas y el lobo no vino.
Una parte de la crisis contemporánea (no del sistema sino en el sistema) viene por el proyecto, iniciado en tiempos de Reagan y Thatcher, de desmantelar el dicho Estado de Bienestar aumentando la desigualdad: cautivos y desarmados los que podían producir la crisis terminal, las tropas del sistema han ocupado sus últimas posiciones sociales; la guerra ha terminado (disculpen los españoles de una cierta edad por esta cita), La corrupción política y sindical es una buena prueba de dicha cooptación.
Leído con atención el artículo que cito (como síntoma, no como prueba), se puede ver que, frente a esa crisis del sistema, ya se anuncian las alternativas para que no se trate de una crisis terminal: el reformismo. Del tipo Syriza o Podemos como cité el otro día a Chomsky. Se vogliamo che tutto rimanga com'è, bisogna che tutto cambi
Todo es posible, ahora que hay que reconocer que desconocemos las supuestas Leyes de la Historia, probablemente inexistentes. Es posible, sí, que haya elementos en el sistema capitalista que le permitan re-adaptarse a las nuevas circunstancias (incluidas las energéticas y mediambientales) y que estemos ante la enésima profecía fallida de "que viene el lobo". 
Pero, de todas formas, recordemos cómo termina el cuento: el lobo, al final, vino y pilló desprevenidos a los que se habían convertido en escépticos de tantas veces que se les había anunciado equivocadamente. Y es que, si tal cosa sucede, no sería a escala local, que es en la que se mueven los partidos y sindicatos incluso los falsamente internacionalistas. Si el sistema no es "nacional", los cambios "nacionales" acaban siendo fagocitados por el sistema mundial. Que se lo digan a los bolivarianos.

domingo, 22 de febrero de 2015

Guerra climática

Cerca de mi pueblo, a propósito de unas determinadas plantaciones, existe la leyenda de que en cuanto se da la más mínima probabilidad de lluvia, que sería poco beneficiosa para los cultivos, aparecen unos aviones que, después de dar varias vueltas sobre los campos, aclaran las nubes y la lluvia no se produce. He oído hablar de qué producto exactamente difunden en las atmósfera, pero no lo he retenido. Probablemente porque siempre he pensado que era eso, una leyenda urbana. Rural, en este caso. Y tal vez he estado totalmente equivocado.
He añadido este asunto a la lista de mis posibles equivocaciones al leer este artículo que habla del tiempo que hace que tanto los Estados Unidos como otras potencias están trabajando para controlar el clima. Casi en términos de lo que dicen algunos habitantes de mi vecino pueblo, en el artículo se habla del uso que hicieron los Estados Unidos de materiales para cambiar los esquemas del monzón, cuando intentaban ganar la guerra del Vietnam (que, después, perdieron, dicho sea de paso). Hay algunos enlaces curiosos junto a las típicas anécdotas del periodismo estadounidense que muestran los pasos que se han dado en tal propósito. El problema, como indico con el título de este post, es el paso de "control del clima" o "geo-ingeniería" a guerra climática cosa que se puede más que sospechar viendo quiénes financian algunas de las investigaciones sobre el tema.
El problema es que el clima, como saben bien los que hacen predicciones del tiempo, es el resultado de demasiadas variables como para que se puedan controlar los efectos de la modificación de alguno de sus elementos. Un sistema tan alejado del equilibrio, como probablemente esté el sistema climático planetario, puede sufrir cambios catastróficos precisamente por la introducción de ese pequeño elemento.
El panorama semi-desértico del micro-clima de las plantaciones de mi pueblo vecino tal vez no tenga mayores consecuencias (aunque habría que ver qué sucede con otras cuestiones como enfermedades o efectos a medio plazo de los productos así cultivados). La guerra climática sí que podría tenerlos.

sábado, 21 de febrero de 2015

DAESH, ISIS, Estado Islámico

Algunos medios tienen particular cuidado en añadir "el autodenominado" cuando se refieren al Estado Islámico. Llamarlo ISIS por sus siglas inglesas permite evitar lo de "autodenominado" pero IS significa Estado Islámico. Veo ahora que sus siglas árabes (DAESH) no son bien recibidas por ellos mismos, cosa que no comprendo, pero todo es posible en ese mundo enloquecido. Añado otras cuestiones que tampoco entiendo pero que las dicen los que sí saben (o creen saber) del asunto y que hay que tomar con cautela ya que pueden esconder agendas particulares de los que escriben o de quienes les financian o de aquellos a los que dicen representar.
1. Esta organización (llámese como se llame) no es una organización terrorista, dicen aquí llamándola ISIS. El argumento no es irrelevante ya que, si eso es cierto, las acciones puestas en práctica contra ellos ya no pueden ser las "anti-terroristas" que pudieron haber funcionado con Al Qaeda. La inercia de seguir pensando que se trata de lo mismo puede llevar a mayor fracaso del, por otra parte (vuelvo en un momento) previsible.
2. El objetivo de esta organización no es "Occidente". Ni siquiera Jerusalén. Lo que los de ISIS quieren conquistar cuanto antes, se dice aquí, es la Meca y Medina. Necesitan acceder a las dos Santas Mezquitas para mantenerse como organización. En el punto siguiente vienen algunas matizaciones al respecto.
3. Juan Cole enumera y documenta aquí una serie de mitos sobre DAESH.
a. Es una organización musulmana. Sin embargo, se trata de un islamismo muy marginal como Aun Shinrikyo podía calificarse de budista (o, añado, ETA de católica)
b. Son gente piadosa. De eso nada. Algunas de sus prácticas (asesinar a cristianos, traficar con personas) son poco propias de un musulmán que se precie de tal (recuérdese que todos los libros sagrados -la biblia, el talmud, los evangelios también- son libros complejos en los que se puede encontrar justificación para una cosa y su contraria, por ejemplo, hay frases que los evangelistas atribuyen a Jesús de Nazaret claramente pacifistas, pero también las hay claramente belicistas).
c. Se han incorporado innumerables europeos. Las cifras no dicen eso. Son pocos y suponen un porcentaje mínimo sobre las poblaciones que podrían emitirlos.
d. Ya ocupan un territorio enorme (añado: es el que aparece en mapas de la televisión). Parece que no. Ocupan, sí, un territorio en Siria e Irak, pero fuera de ahí, no pasan de ser una "marca" (o una franquicia, como sucedía con muchas "Al Qaedas").
e. Solo se les puede vencer con tropas de tierra. Peligro, peligro. Se puede repetir el desastre de las otras intervenciones estadounidenses en la zona a las que me he referido aquí. Y, añado, habría que explicar si es como "guerra", como "defensa" o como "defensa de intereses (más o menos inconfesables)" (volveré a ese tema el miércoles próximo).
La cumbre contra el yihadismo recién concluida no parece que haya llegado a grandes conclusiones. Y más cuando Obama ha insistido en que es una fea mentira (ugly lie) confundir la lucha contra el "extremismo violento" o el "terrorismo" con una determinada religión, país, grupo étnico o civilización.
Es que el asunto es todavía más complicado. Por ejemplo, aparece en Newsweek a propósito del posible "Grexit" (y cada vez más probable) que inestabilizara el país (estaba implícito en Varoufakis cuando recordaba que Amanecer Dorado era el tercer partido más votado en las últimas elecciones y lo decía a los alemanes que algo deben de saber por su historia con los nazis) y, con esa desestabilización, alguna más.

viernes, 20 de febrero de 2015

¿Por qué Irak?

Las invasiones "occidentales" iniciadas bajo Bush II han sido, en general, un desastre del que todavía no han pedido disculpas. Para muchos, la aberración del Estado Islámico sería incomprensible si no hubiese habido una invasión de Irak con todos los errores que la acompañaron. Fue error invadir, y fueron errores los cometidos por sucesivos virreyes y gobiernos marioneta. Algo parecido puede decirse de la invasión de Libia ya bajo Obama.
En ambos casos, se trataba de quitar de en medio a un infame dictador (que, por cierto, había sido "nuestro" amigo algo antes, cuando era igualmente infame dictador, pero era "nuestro" infame dictador), construir la democracia y evitar la inestabilidad en la región.
Cierto que, en cada caso, había sospechas de que había otras motivaciones subterráneas (petroleras en el caso de Irak, monetario-financieras y también petroleras en el caso de Libia). Pero está fuera de sospecha que se trata de dos casos en los que el pretendido remedio fue peor que la enfermedad y cuyos efectos dañinos y peligrosos se prolongan hasta ahora.
El "¿por qué Irak" me había interesado desde el principio. De hecho, le dediqué al asunto un par de libritos sobre la agenda hegemónica y sobre los elementos orwellianos de aquella interminada guerra.. Ahora encuentro una interesante recensión de un libro que intenta responder a esa pregunta. Como digo, no es un tema "antiguo", sino que sus efectos son todavía visibles en su dramatismo y en su peligrosidad para el conjunto mundial o, por lo menos, para "occidente", diga lo que diga la "gobernanza" atlantista.
El libro pasa revista a los factores que se han intentado poner sobre la mesa a la hora de responder a qué llevó a tal chapucería (y en la recensión hay enlaces a otras fuentes igualmente interesantes). El petróleo es la primera respuesta, pero no parece que los datos posteriores encajen con esa hipótesis. Tal vez se intentó, pero no se consiguió. El hegemonismo estadounidense es otra de ellas, pero si algo ha producido es su reducción. El "libre mercado" como motivación es, cuanto menos, dudoso: el libre mercado es para las "pequeñas y mediocres empresas", no para la "economía capitalista" como la llamaría Braudel. La agenda de los neoconservadores, en cambio, sí parece explicar algo de tal empresa: en la página de los tales (Project for a New American Century) se hablaba de invadir Irak mucho antes de que Sadam Husein hubiera sido apoyado en su loca invasión de Kuwait y, sobre todo, antes de que el 11-S se convirtiese en el Pearl Habour que convenciese, con argumentos falsos como los del Powell en Naciones Unidas, que había que lanzarse a tal aventura y los más de tres billones de dólares que ha costado.
Lo que el libro plantea y la recensión que cito recoge con detalles es por qué los neocon estaban tan interesados en aplastar a Irak. Respuesta: el lobby judío y los sionistas estadounidenses que formaban parte del núcleo duro de los neoconservadores. Era el gobierno de Israel el que estaba interesado en aplastar a Irak, según estos autores, y utilizó a los Estados Unidos para lograrlo. 
Si ahora estamos en esas respecto a Irán, esa es otra historia. No tanto el que, para solucionar el problema creado por la guerra de Irak, es decir, entre otros, el del Estado Islámico, se recurra a lo de siempre: a otra guerra. "No pretendas que las cosas cambien si siempre haces lo mismo", como dicen que dijo Einstein. Otros dicen que dijo: "Si buscas resultados distintos, no hagas siempre lo mismo". Y ahí está el quid: igual lo que se busca es el mismo resultado, no uno distinto.

jueves, 19 de febrero de 2015

Sobre paz y conflictos

Jan Oberg ha publicado una serie de reflexiones, basadas en su experiencia, sobre cómo afrontar los conflictos, en particular cuando ya han dado paso a la violencia. Se trata de Investigación para la Paz (o Peace Research en inglés, que evita ese "para" que puede resultar engañoso).
Hay algunos puntos en su "credo" que vale la pena subrayar. Pero antes una cuestión personal: hace tiempo que dejé de seguir cualquier "catecismo". Si escribiera uno para mí mismo, me reservaría el derecho de saltármelo y de someter a duda metódica cualquiera de sus elementos. Para el caso de Oberg, ya aviso que, estando de acuerdo en la mayoría de sus puntos, no lo tengo tan claro en algunos de ellos. Lo de siempre: duda metódica. Pero vamos a lo que quiero subrayar.
Primero, que todos los conflictos son complejos. Las versiones sencillas suelen ser engañosas (como "el conflicto es entre Cataluña y el gobierno español")
Segundo, y en la misma dirección, que raramente los conflictos que uno encuentra en este mundo son entre dos bandos únicamente. Tal vez los haya, pero conviene mantener una duda razonable sobre la tendencia de la menta humana a deformar la realidad mediante dicotomías, así que, ante un conflicto concreto, búsquense las partes que se añaden a los dos que parecen más evidentes.
Tercero, si uno quiere ser útil en casos conflictivos, es aconsejable reducir la propia toma de posición emocional a favor de alguno de los varios bandos. Los sentimientos son inevitables (somos animales emocio-racionales), pero conviene no dejarse llevar por ellos. Otra cosa es que lo que se haya hecho haya sido una toma de posición por una de las partes sin preocuparse por la resolución del conflicto y sí por la "victoria final".
Cuarto, cuanto antes se afronte el conflicto, mejor. Y si es antes de que estalle la violencia (una de las formas con las que se pretende afrontarlo), mejor también.
Quinto, los conflictos se afrontan mejor si se consigue que cada una de las diversas partes gane algo a cambio de ceder en algo. 
Perdí un amigo, que me ha costado mucho esfuerzo recuperar, por cumplir con alguno de estos puntos (el tercero en concreto). Cuando la emocionalidad del otro es ya muy fuerte, el llegar uno, como yo llegaba, con posiciones que mantienen una cierta distancia y procuran entender las lógicas en cada una de las partes (más de dos), suele generar problemas personales. Fue mi caso a propósito de un librito que escribí ya hace años sobre "el largo camino de la violencia a la paz". El capítulo sobre el caso vasco fue el "casus belli".

miércoles, 18 de febrero de 2015

Contra el antisemitismo

Que la islamofobia está ganando terreno al antisemitismo, parece claro. Los partidos conservadores y ultraconservadores que, tradicionalmente, fueron anti-judíos, se están orientando ahora hacia el rechazo de árabes y musulmanes, aunque todavía queden anti-judíos. Como todas estas reacciones viscerales e irracionales, no son muy capaces de distinguir las voces de los ecos. De hecho, se sigue llamando antisemitismo a lo que tendría que llamarse anti-judaísmo (los árabes también son semitas) y otros llaman islamofobia sin distinguir entre árabes y musulmanes (el país con más musulmanes no tiene, entre sus habitantes, muchos árabes: Indonesia) y rechazando a musulmanes cuando, en realidad, rechazan a inmigrantes, no a “jeques” (musulmanes y que, en muchos casos, financian a los fundamentalistas) que van de turismo y gastan millones. En este afán por hacer distinciones y no meter todo en un mismo saco, comento, a continuación, tres reacciones de judíos muy diferentes entre sí a propósito de los asesinatos en el supermercado kosher en París el mes pasado.
Está, en primer lugar, la invitación de Benjamin Netanyahu, primer ministro israelí, para que los judíos franceses emigren a Israel. No es la primera vez que cursa tal invitación. Que yo sepa, ya lo hizo en 2012. En Israel encontrarán la paz y la seguridad que los yijadistas europeos les niegan. Dejemos de lado el nivel de paz y seguridad que estos posibles emigrantes encontrarían en el Israel actual y, más bien, preguntémonos por los motivos que el político puede tener para invitarles a tal cambio de residencia. La versión benévola hablaría de solidaridad entre los miembros del Pueblo Elegido y de la preocupación del gobernante por el bien de sus súbditos actuales o futuros. La versión menos benévola hablaría (y no sería la primera vez) de búsqueda de argumentos para legitimar nuevos asentamientos en terrenos todavía palestinos: la “presión demográfica” exigiría incrementar los territorios judíos hasta que Israel fuese el Estado Judío que algunos políticos israelíes propugnan. Y si se cumple el deseo de sionistas extremos (Eretz Yishrael desde el Nilo al Éufrates), pues miel sobre hojuelas. No sé quién de todos estos tiene razón. Sí sé que es diferente de lo que otros judíos han propuesto estos días.
Se trataría del rabí Menachen Margolin, director del Centro Rabínico de Europa y la Asociación Judía Europea. En una carta dirigida a los ministros del interior se solicitaba una revisión de la política sobre las armas de fuego. Para el rabino, las personas designadas para ello en comunidades e instituciones judías podrían poseer armas para la protección esencial de tales comunidades. La desconfianza de algunos judíos europeos hacia la policía de  su país de residencia es comprensible. Los pogromos, las purgas y las expulsiones forzosas han sido obra, históricamente y en muchas ocasiones, de la misma policía. ¿Cómo fiarse ahora y suponer que la policía les va a defender cuando otras veces ha sido precisamente la atacante? Claro que si toda comunidad que se siente razonablemente amenazada tiene, por ello, derecho a portar armas, la cosa puede ponerse muy complicada ya que otras comunidades, con armas legales, pueden entrar en dinámicas de acción-reacción. Al fin y al cabo, la ultraderecha europea se siente amenazada, aunque, como he dicho, no por los judíos sino por los musulmanes. Y los musulmanes se sienten amenazados por la ultraderecha. Y los judíos por unos y, sobre todo, por los otros.
La posición de Moshe Kantor, presidente del Congreso Judío Europeo, sería muy diferente de las dos anteriores. A propósito de “A European Framework National Statute for the Promotion of Tolerance”, un borrador del Consejo Europeo sobre Tolerancia y Reconciliación (ECTR) distribuido a diversos gobiernos europeos, plantea la necesidad de “proteger a todos, no solo a los judíos”, aunque, en el caso de estos, para evitar un nuevo éxodo de judíos europeos. Pero su planteamiento es general. Se trataría, entre otras medidas, de criminalizar la “aprobación explícita de una ideología totalitaria, xenófoba o antisemita”. Los límites y su concreción no quedan claros. En Alemania  o en Austria es delito negar el Holocausto, pero no lo es negar el exterminio (porraimos) de entre doscientos mil y quinientos mil gitanos o el número indeterminado de homosexuales en su Homocausto. La razón contra el negacionismo del Holocausto es, básicamente, la de evitar el “antisemitismo”. Pero no parece que se logre ilegalizándolo y dejando en manos tal vez anti-judías el dictaminar qué conductas caen bajo tal categoría. Las de Pageda, de momento, no caen.
No se excluyen. Emigrar, huir, defenderse, ilegalizar y prevenir son opciones anti-antijudías compatibles.
(Publicado hoy en el diario Información -Alicante-)
Después de los atentados en Copenhague, Netanyahu ha repetido su propuesta de migración masiva de judíos a Israel. No todos los gobiernos han visto la propuesta con buenos ojos, incluidas las autoridades rabínicas europeas. El asunto me produce desasosiego ya que supone que hay un principio de pertenencia por encima de la nacionalidad. Son daneses (lo de judíos solo es relevante para los anti-judíos), no son JUDÍOS (accidentalmente daneses). Curioso caso de discriminación desde fuera. Aquí la opinión personal de un judío-británico. Complicado asunto. Eso sí, se renuevan las peticiones para armar a los judíos en Europa.
(Añadido el 23: Interesante artículo de Uri Avnery sobre el antisemitismo -antijudaísmo- en Europa, el real -que haberlo, haylo- y el inventado, que, en su opinión, no es antijudaismo lo de París y Copenhague) 

La distancia importa

Los seres humanos, como la mayoría de especies animales, tienen dificultades en matar a sus semejantes. Para conseguirlo, han de ser convenientemente entrenados.
En la misma línea, ha habido experimentos que muestran que esa dificultad en matar aumenta cuanto más cercana está la víctima y disminuye cuando la víctima queda lejana e invisible.
Tal vez sea eso lo que hace más monstruosos los asesinatos cometidos por el Estado Islámico, decapitando o fusilando a sus prisioneros.
Y eso es lo que hace comprensible que a poca gente le causen horror las 8.200 bombas teledirigidas estadounidenses que han caíso sobre el Estado Islámico en Siria e Irak desde el verano en 2.300 operaciones. La autoridad competente niega que haya habido víctimas civiles en ninguno de estos casos. 
Para decapitar a un rehén hace falta mucho entrenamiento. Para lanzar una de esas bombas, solo hace falta conocer la parte técnica. La dificultad en matar será mínima en comparación con la esperable cuando la distancia es al alcance de la mano.

martes, 17 de febrero de 2015

¿Qué es la UE?

Pues no está muy claro. Cito:
Some used to claim that the EU was a progressive ethical project of civilisation based on liberal market principles, standards of democratic governance and the rule of law.
Others used to claim that the EU was an anti-democratic imperialist project of international finance capital under the hegemony of Germany.
Given what has been going on in Greece, I wonder which one?
Además, para Syriza puede ser muy complicado mantener el poder, eliminar la austeridad y seguir en el euro, dice el autor. Tendría que abandonar por lo menos uno de los tres objetivos. Por eso acaba inclinándose por la segunda de las versiones sobre la UE, Y, encima, con prácticas de mala fe. Y esto es solo el principio. Cada vez más claro: es política y, solo después y a mucha distancia, economía, aunque, como ya comenté a propósito de la deuda, Grecia pidió prestado sabiendo que no podría devolver y los bancos (alemanes) le prestaron sabiendo que no podrían recuperar lo prestado. La política interviene cuando se decide quién tiene que pagar los platos rotos: los vulnerables de un lado y otro.
(Añadido el 18: Aquí un argumento en la misma dirección: no es Grecia la que depende de Alemania sino que la dependencia es respecto a los irresponsables bancos alemanes bien conectados con los políticos como para que estos decidan en los términos que convienen a esos bancos. El cascabel al gato es cómo reducir el poder de los bancos que, obviamente, no son "cosas" sino que están compuestos por personas que deciden, alternan, van a fiestas, se relacionan, tienen sus intereses personales etc.
Más argumentos a favor de que el asunto es más político que económico aquí y aquí)

Chomsky, la Unión Europea, Syriza y Podemos

Me ha interesado esta entrevista a Chomsky por cuatro razones
1. El autor es bien consciente de los males que aquejan al mundo en estos momentos y cómo nos acercamos a la catástrofe (usa la metáfora del reloj del Bulletin of the Atomic Scientist que ya he citado en otras ocasiones). Sin embargo, distingue entre el pesimista que se queda inactivo ante tantos problemas y el que se plantea qué se puede hacer y lo hace. Obvio que no se trata de la "omnipotencia de las ideas", de los ingenuos que creen que basta con desear ardientemente algo como para que se produzca. Un buen diagnóstico no lleva implícita una buena terapia. Y cada cual hace lo que puede, no más. Pero tampoco menos.
2. Su diganóstico de la Unión Europea es cáustico: lo que se está pretendiendo es acabar con el Estado de Bienestar y las conquistas laborales al tiempo que se aumenta el poder de los ricos. Se están destruyendo sociedades, pero eso no pasa de ser una nota a pie de página en los despachos del Bundesbank (o del BCE, añado). Su texto:
Now Europe is one of the worst victims with these economically crazy policies of austerity under recession. Even the IMF says that makes no sense. But it makes sense from another point of view: they are undermining the Welfare State; they are weakening labor; they are increasing the power of the wealthy and the privileged. So you can see in their failure there is a success that happens to be destroying societies. But that’s kind of the footnote that you disregard when you are sitting in the offices of the Bundesbank.
3. Su idea de socialismo, que no es, precisamente, lo que se puso en práctica en la URSS donde la revolución de los bolcheviques significó la gran derrota del socialismo llevando a la tiranía y a la marginación de los trabajadores controlados por el Líder. Su texto
Russia was more remote from socialism than the United States is; the Bolshevik revolution was a major defeat for socialism; it undermined the socialist movement and it led to autocratic tyranny in which the working people were basically what Lenin called a proletarian army under the control of a leader who had nothing to do with socialism.
4. Y ahora su opinión sobre Syriza en Grecia y, secundariamente, sobre Podemos en España. Syriza sería un partido de izquierda, claro, pero sin exagerar. No es revolucionario. Es anti-neoliberal, pero en ningún momento está hablando del control de la industria por parte de los obreros. Ni ellos ni Podemos ni siquiera son socialistas en el sentido tradicional. Su texto
Syriza is by today’s standards a left party, but not particularly because of its programs. It’s an anti-neoliberal party. They are not calling for workers’ control of industry.
They are not even traditional socialists. That’s not a criticism; I think it is a good thing, and the same with Podemos, which basically is a party that’s rising up against the neoliberal assault, which is strangling and destroying the peripheral countries.
5. Mi comentario: Son opiniones. Fundadas, pero que no todas son fácilmente demostrables fuera de toda duda. Y respetables. No se trata de estar de acuerdo con todo lo que dice (eso es beatería o incluso fundamentalismo), pero es igualmente infantil desdeñarlo todo. Omnia probate, quod bonum est tenete, como ya decía Pablo de Tarso.

lunes, 16 de febrero de 2015

Derecha, izquierda, Rusia y más

Este gráfico de The Economist viene de un artículo sobre las relaciones de algunos partidos europeos, que llama "populistas", respecto al gobierno de Rusia. En rojo los favorables (la mayoría), en negro el único contrario (Partido de los Fineses -llamado antes Verdaderos Fineses-) y en azul los intermedios, neutrales o sin acabar de definirse (tres: español, inglés y alemán).


 Los populistas, según este modo de pensar, pueden ser de derechas o de izquierdas. No es novedad. Tampoco es novedad, como se comenta en el artículo, que el gobierno ruso ha ayudado financieramente a las campañas electorales de algunos de ellos. Lo que para mí es novedad es que, en un mismo país, un partido de derechas y uno de izquierdas, ambos "populistas", estén entre los favorables al gobierno ruso. Sí, me refiero a Amanecer Dorado, derecha, y a Syriza, izquierda, ambos en Grecia -primero y tercer partido en las últimas elecciones-. Para ser "pro-ruso" no hace falta ser anti-estadounidense o anti-troika o anti-capitalista. La lógica parece que es otra.
Se podría ver desde el otro lado: ¿A quiénes apoya el actual gobierno ruso en esta Europa? No es novedad que, en geopolitica, eso de derecha e izquierda es vaporoso. Lo ha sido siempre. Que se lo digan a Orwell y su Homenaje a Cataluña o a cómo se alinearon los rusos -soviéticos- a favor de la Junta militar argentina en el conflicto de las Malvinas-Folklands. La lógica de "el amigo de mi enemigo es mi enemigo" o "el enemigo de mi enemigo es mi amigo" juega un papel más determinante. 
Pero hay algo que se me escapa. Entiendo que el gobierno de Rusia quiera debilitar a la Unión Europea apoyando a los euroescépticos nacionalistas. Aquí se explica mejor. Y entiendo que el gobierno de los Estados Unidos quiera, a la vez, que la Unión Europea sea fuerte (es su peón) y que sea débil (es su competencia, aunque no la más importante). Entonces, Rusia (su gobierno) procuraría debilitar a la UE mientras USA (su gobierno) procuraría fortalecerla... pero no demasiado. Y ahí es donde los matices se convierten en determinantes en el fácil juego de "amigo" y "enemigo". Primero, porque hace falta introducir la perspectiva temporal: qué puede pasar en, digamos, 10 años. Segundo, porque, como en la amistad entre humanos, hay amigos más amigos que otros. 
Debilitar a la UE, ya de por sí bastante debilitada por sus propias chapucerías económico-monetarias y políticas, puede ser interés común de USA y (iba a decir URSS) Rusia, porque su mundo ya está en otra parte del Planeta y no tienen mucho interés en que estos europeos metan sus narices en los asuntos de sus mayores. De paso, Rusia tendría mayores facilidades para gestionar su "near abroad",  que incluye a Ucrania y otros países de habla rusa o con poblaciones rusófonas significativas (esa no sería la causa, sino el argumento. En un mundo con solo media docena de países monolingües, la lengua es solo un banderín de enganche, no el motivo por el que un país quiere anexionarse a otro o una región quiere ser independiente -porque, encima, como sucede con Cataluña, tampoco es monolingüe y no solo por los castellanohablantes sino sobre todo por los araneses) 
Visión exagerada, tal vez. Pero no absurda.
Esta es, según Gallup, la evolución de las actitudes de los estadounidenses hacia Rusia:
Trend: Americans' Favorable/Unfavorable Ratings of Russia
Depende, creo yo, de cómo vayan la propaganda oficial al respecto. Se puede ver en esta tabla con los cambiantes enemigos de los Estados Unidos (a no perderse el porcentaje que dice que son los Estados Unidos mismos. Irán ya no toca)
What one country anywhere in the world do you consider to be the United States’ greatest enemy today? [OPEN-ENDED] 2011-2015 trend
Pero ningún enemigo importante. Es decir, con fuerte peso en la opinión pública convenientemente "informada"

domingo, 15 de febrero de 2015

Regiones, no países

Este mapa del Financial Times presenta la renta disponible de los hogares en Europa. Pero por regiones, no por países. Ahí las fronteras de los estados se hacen más difusas aunque los GIPSI sigan siendo visibles y la división Este-Oeste-Centro se ve también con claridad.



Los políticos, claro, hablarán de su país cuando les convenga sobre todo cuando se trata de salir de la Unión o de recordar lo que el país ha prestado a otro país dentro de la insolidaria Unión, como hace el gobierno español con sus exageraciones sobre lo que (nos) ha costado prestar a Grecia,
Hablarán de la Unión en sus ratos libres cuando lo que prima es el "interés nacional".
Pero también ocultarán las diferencias regionales a no ser que tengan reivindicaciones secesionistas respecto al Estado en el que ahora se encuentran. Parece que la secesión (el "exit") haría caer este indicador. Todo ello sin olvidar que algunos de esos secesionistas han tenido el buen cuidado de dejar sus dineros en los paraísos fiscales a su disposición y fuera de las fronteras de su "nación".
Obvio: es un mapa economicista. Pero primum vivere, deinde philosophari. Y el "filosofar" sería ver estas rentas respecto a la desigualdad en las mismas. He citado varias veces a Galtung cuando dice que dar solo la renta sin dar la desigualdad es como dar la posición de algo en el mapa solo con la longitud y, por tanto, sin la latitud. 

sábado, 14 de febrero de 2015

Evasores sin fronteras

Tomo este gráfico de The Economist de la semana que termina. Intenta mostrar de dónde vienen los dineros privados que buscan acomodo fuera del propio país (primera barra) y a dónde parece que van (segunda barra), con flechas que indican a dónde suelen ir generalmente.



Los orígenes mayoritarios, se ven: Europa. Y el destino mayoritario, también: Suiza. "NorteAmérica" no aparece como un gran emisor, pero sí, oh sorpresa, como receptor (algo tendrá que ver el "Minotauro" de Varoufakis). "Asia-Pacífico", en cambio, sí,  con tendencia a refugiarse en los relativamente poco democráticos Singapur y Hong Kong (los de los paraguas). Luxemburgo, donde ha gobernado el actual presidente de la Unión Europea largos años y con turbulento historial de triquiñuelas para atraer esos "pájaros errantes", está entre los receptores importantes.
Pero insisto: no es fácil evitar el nacionalismo y ver la cuestión como algo cuya unidad de análisis es el país, nación, estado (táchese lo que no proceda). Sin embargo, mejor haríamos viéndolo como un flujo de dinero que poco tiene que ver, como ya he dicho ayer, con las naciones y sí con las clases sociales. La "cosmocracia", como la llamaba un francés cuyo nombre no recuerdo. Pues sí: esos dineros no tienen fronteras. El nacionalismo es para los mindundis.

viernes, 13 de febrero de 2015

Clases, no naciones

Vuelvo al tema de la lista de cuentahabientes que ha publicado el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación que tanto ruido ha levantado sobre los tales y, no tanto, sobre el HSBC donde estaban las cuentas. Se trata del número de clientes por país, asunto del que quiero resaltar algunas cosas.
Primero, que, además de los sospechosos habituales, están los evasores y delincuentes de los BRICS, menos de la China.
Segundo, que Argentina, México, Panamá (volveré a este asunto), Venezuela y Uruguay también están.
Tercero, me llama la atención el puesto que ocupa Israel (el 6º) en la lista de número de clientes por país.
Cuarto, no me extraña que estén los países petroleros de Oriente Medio.
Quinto, ¿Siria, Líbano, Egipto?
El saldo de las cuentas también trae algunas sorpresas.
Primera, la abundancia de paraísos fiscales (dios los cría y ellos se juntan), Bahamas, Islas Caimán, Islas Vírgenes -británicas-, Luxemburgo (que se lo digna al actual presidente de la Unión Europes, si es que ese es su cargo) y Liechtenstein. Y Panamá, ya citado en las admiraciones anteriores.
Segunda, el papel tan elevado que ocupa Venezuela (el tercero en saldo de sus cuentas, después de Suiza -la anfitriona, por encima de toda sospecha- y el Reino Unido -anfitrión de la City-). Una parte importante debe de ser del mismo gobierno que puso a buen recaudo los dineros que se recaudaron cuando las vacas gordas del petróleo o el dinero de algún prócer boliviariano (cosa que no me extrañaría, visto cómo pagan a pólvora de rey los informes que encargan a los amigos y visto el nivel de corrupción reconocido por el sistema mismo).
Tercera, que aparece Grecia, puesto 28 (2.000.000.000 de dólares) que ya tenía 2.148 clientes en tal noble actividad.
Y ahí reside el fallo de todo este post: que da por evidente que la unidad de análisis es el pais. NO, NO LO PUEDE SER. La unidad de análisis es la de esta clase social interconectada y, ellos sí, globalizados. Pero como el nacionalismo manda (nacionalismo estatal, en este caso) el Newsweek titula
HSBC Leak Reveals Thousands of European Tax Dodgers
Como si no hubiesen estadounidenses. 7º lugar por clientes y 4º por saldo de cuentas. Los malos, siempre son los de la otra "nación". Las clases sociales, en cambio, son para académicos. O, en campaña electoral, para hablar de cómo vamos a defender a las "clases medias". Quién y cómo vaya a meter mano a estos evasores, esa es otra historia, más allá de benévolas regularizaciones. Por algo son la clase dominante.

jueves, 12 de febrero de 2015

Más sobre los Saud

Ayer reproduje lo que el Factbook de la CIA dice sobre el sistema político que controla la familia Saud en su Arabia, la Arabia Saudita. No es precisamente una democracia y los que se dedican a "democracy building" harían bien en plantearse el qué hacer. Los que se dedican a la defensa de los "derechos humanos", también, dados los casos de decapitaciones y azotes y también las condiciones en que se encuentran las mujeres y los inmigrantes (y no digamos las mujeres inmigrantes). Lo cual no impide que al funeral haya asistido lo más granado de la nobleza y política mundiales y hasta haya habido algún ex-rey que ha viajado al lugar después del funeral, vaya usted a saber para qué.
En mi texto insinuaba algo sobre el papel de la familia Saud o adláteres en el 11-S. Aquí se hace un poco la historia del asunto y se distingue relativamente bien entre lo que se sabe y lo que se sospecha verosímilmente. Veamos.
Allá por los años 70, los sauditas, controlando la OPEP, montaron un embargo contra los Estados Unidos (primera noticia que tengo al respecto) como protesta por el apoyo estadounidense a Israel. El amigo de mi enemigo tiene que ser mi enemigo. De lo que sí tenía noticia era del aumento del precio del petróleo, la escasez y aquel "feliz año negro" con que tituló la revista española Triunfo después de la llamada aquí "crisis" del petróleo y, en países exportadores, el "boom" del petróleo -todos hablan de la feria según les ha ido en ella-. Y ahí empezó la diplomacia estadounidense.
Ya en 1975 el petróleo se vendía en dólares (y, recientemente, Venezuela e Irán no han conseguido que la OPEP abandone tal política). Los saudíes vendían petróleo a USA y, con ese dinero (dólares), compraban armas a los Estados Unidos en magnífica "circulación del dinero", mientras estos apoyaban cada vez más a aquella Arabia, poco democrática y bastante fundamentalista.
Ahora aparecen saudíes relacionados con los posibles autores del 11-S. El informe completo todavía no se conoce, pero hay indicaciones de que aparecerá tal conexión, añadida al testimonio del atacante nº 20, de dudosa fiabilidad, pero que lo ha dicho. En todo caso, el dinero saudíta fluye para promover el wahabismo, versión puritana del Islam (el Islam no es monolítico). Se calculan en 70.000 millones de dólares lo bombeado desde esa Arabia, entre 1975 y 2002, para promover tal versión, cosa que algunos ven como intento de contrarrestar al Irán (cosa que yo no entiendo).
El fracking estadounidense ha cambiado el status quo. Y de nuevo aparecerían los saudíes haciendo bajar el precio del crudo y convirtiendo en poco rentable la extracción que daría a los Estados Unidos el predominio mundial por encima de la familia Saud.
Ahora parece que Arabia Saudita va a dejar de ser "nuestro hombre on the spot".
En resumidas cuentas, esta historia (con todas sus lagunas y todos sus puntos dudosas) sí muestra que hasta lo de "el enemigo de mi amigo es mi enemigo" puede dejar de ser cierto y más si se toma una perspectiva temporal suficiente.
(Añadido el 16; Algunas indicaciones sobre el heredero, nuevo rey)
(Añadido el 6 de marzo: Aquí sobre las condiciones laborales rayanas en la esclavitud de los trabajadores extranjero en la zona en general y en Arabia Saudita en particular)

miércoles, 11 de febrero de 2015

Bandos fabricados

Hay varias formas muy sencillas de criticar posiciones que no gustan el crítico. Una es simplificar la posición del "contrario" hasta convertir la crítica en un paseo triunfal contra un tigre de papel. Otra es caricaturizarlo, es decir, deformarlo hasta conseguir un efecto parecido al anterior aunque todavía menos respetuoso con lo que ha dicho el "contrario". Otra, muy frecuente también, consiste en señalar lo que el supuesto "contrincante" no dice, no ha dicho o podría no haber dicho. Como, obviamente, nadie puede producir un mapa a escala 1:1, siempre se dejan cosas fuera cuando uno dice lo que sea. Es una opción todavía más facilona que las dos anteriores.
En cambio, los bandos son mucho más problemáticos de lo que la "crítica" hace suponer. Sin embargo para movilizar al personal no hay como tener o inventarse un enemigo y arremeter contra él, aunque no sea más que un humilde molino de viento, pero utilizable si genera bandos. Ante la inminente fragmentación de las Cortes y la inestabilidad que conllevará (creo que añoraremos el “nefasto” bipartidismo), los partidos están procurando convertir sus respectivas campañas en una confrontación con un solo enemigo. Cada uno presenta la situación como si se tratase solo de dos bandos.
Todo esto lo saben bien los fabricantes de "diplomacia pública", término que el Departamento de Estado de Estados Unidos utiliza para sus actividades dirigidas no a los otros gobiernos (que eso sería diplomacia tout court) sino a las opiniones públicas de otros países para orientarlas convenientemente. Los expertos en la cosa también hablan de "gestión de la percepción" en términos más generales que incluyen a la propia opinión pública a la que hay que "orientar". Dicho gobierno no es el único que practica esta política de crear bandos para “orientar” a la opinión pública de otros países, por supuesto.
En todo caso, es una buena razón para desconfiar cuando algo se nos presenta como lucha de bandos sean clases ("clásicas" o "puestas al día"), sexos, naciones, religiones, razas, partidos, estados y así hasta completar una larga lista de versiones sesgadas de la realidad, y más sesgadas todavía cuando se elige uno de esos criterios de desigualdad y se excluyen sistemáticamente los demás.
No se trata de construir un absurdo e imposible mapa a escala 1:1 y quedar atrapados por "la complexité de la complexité", sino de evitar lo contrario: el simplismo tranquilizante y cómodo. Escila y Caribdis de cualquier intento de entender la realidad social, política y económica circundante. Vayan algunos ejemplos de creación de bandos para mejor argumentar o criticar.
Primero,Cuba, presentada como lucha entre dos gobiernos, dos ideologías o, mejor, de un gobierno (imperial, por supuesto) contra un pueblo. Si se quiere entender qué ha sucedido, mejor introducir al exilio (que vota en los Estados Unidos), recordar a los disidentes internos (haberlos haylos) y, al otro lado, a los beneficiarios de subsidios que les convierten en favorables al statu quo, el apoyo internacional y entusiasta a la Revolución, la contienda electoral estadounidense... y no magnificar el caso atribuyendo a Cuba un papel que ya dejó de tener hace tiempo o, en algunos campos, el que nunca ha tenido.
Segundo,el cuidadoso etiquetado de realidades políticas. Por ejemplo, "dictaduras islamistas". También aquí, haberlas haylas. Como hay democracias con gobierno islamista (Turquía ahora, Egipto hasta hace poco) y dictaduras "cristianas" (como fue la de Pinochet o la de Franco, amigo de entrar bajo palio en las catedrales). Además, depende de qué se entiende por dictadura. El World Factbook de la CIA dice que no hay elecciones, que su constitución se basa en el Corán, que, como Ley Básica de Gobierno, fue emitida mediante decreto del monarca, que sus leyes son las de la sharia (sistema legal islámico) y que una familia gobierna sin alternativa, excepto la sucesoria, ya que no hay partidos políticos, todo ello sin olvidar las restricciones para religiones distintas del Islam y añadiendo el hecho de que los no-musulmanes no pueden tener la nacionalidad saudí. No vendrá mal recordar el dicho atribuido al presidente Roosevelt a propósito del dictador Somoza: "es un hijo de puta, pero es nuestro hijo de puta". Es decir, lo importante no es la etiqueta (se usa como parte de unas relaciones públicas o diplomacia pública) sino que sea "nuestro" aliado o "nuestro" contrario. Porque ese sí que es un bando importante.Y al indiferente? La legislación vigente.
(Publicado hoy en el diario Información -Alicante-)
El problema de estos bandos fabricados es que el que hoy es "nuestro" aliado, mañana puede ser "nuestro" contrario. Juan Cole titula 
Ironies of Empire: US now Allied with Shiites Trained by Assassinated Hizbullah Leader
El gobierno de los Estados Unidos, en colaboración con el Mossad, habría asesinado en Damasco a quien entrenó a los que ahora son aliados, en Siria, del tal gobierno. En teoría, el amigo de mi enemigo tendría que ser mi enemigo. Pero es que, en la zona, las cosas no son tan sencillas y hay que estar explicando continuamente quiénes son "nuestros hijos de puta".

Grexit?

Los negociadores griegos no dan su brazo a torcer; los negociadores alemanes (es un decir) tampoco. ¿Les salvará Obama, según la mitología que dice que ya salvó a Europa en otras dos guerras "mundiales"?
De inmediato, no se descarta el Frexit de Le Pen ni el Brexit que encantaría a UKIP y cuyo referendum baraja Cameron. A su lado, el Grexit es secundario aunque es inmediato, serio, pero no desesperado. Pues sí, vaya lío.
(Añadido el 12: de momento, empate entre Alemania y Grecia. Pierde la Unión Europea. O podría perder si no aceptan la "rama de olivo" con que llega Grecia. Eso dice Pablo Iglesias, líder de Podemos, añadiendo lista de reacciones a la austeridad, no todos de "izquierdas", en The Guardian. También levanta acta de las dificultades, si no hundimiento, de los socialdemócratas europeos, SPD, PSOE, PS francés...)

martes, 10 de febrero de 2015

Decadencia del blog

No me refiero a la decadencia del presente blog, cosa constatable cuando se compara el número de entradas de hace un par de años con las entradas recientes. No me preocupa. No es ese mi criterio de evaluación, aunque sí reconozco que hay textos de hace un tiempo que me resultan mejores que los que he escrito recientemente. Igual es aquello de "cualquiera tiempo pasado fue mejor". Pero tanto da. Escribo porque me divierte (Bueno y por alguna que otra razón más, como puede verse en "Por Qué Escribo", ahí a la derecha del blog, debajo de los enlaces a blogs de amiguetes varios y variopintos y de la lista de posts publicados en el presente blog desde su origen).
A lo que me refiero es a la discusión sobre la decadencia de este tipo de comunicación en general y su progresiva sustitución por otros medios. De entrada, una buena tipología de las que a mí me gustaban, las de 2x2:
RTEmagicC_Blogs_Review_020915.png

Está tomado de este post donde también se recogen posiciones diversas al respecto. No tengo ni idea de si es cierto que este medio toca a su fin y veo que hay razones en un sentido y en otro. Pero me tiene sin cuidado, como puede suponerse.
"Popularidad" no me parece que sea el mejor criterio, pero sí parece que las redes que gozan de más adeptos son las que permiten rapidez, superficialidad y algún que otro exabrupto o insulto. O las que rodean, como fans, a un personaje público, sea cantante o gobernante, sin que se sepa si sus fans son auténticos o son inventados o son fruto de trolls convenientemente remunerados. El nivel que uno encuentra en los "comentarios" de algunos medios (incluidos los convencionales que se han pasado a digitales) es, muchas veces, deplorable. 
Pasé, hace años, por facebook y me di de baja por una serie de razones, algunas muy personales y dramáticas, otras más generales y evaluativas. No pienso volver. Ni me he planteado caer en los tuits, todavía menos con la ilusión de que en las emisoras de radio se citen los más pertinentes para la línea de la emisora. 
De momento, seguiré con la disciplina auto-impuesta de escribir un post al día a partir de mis lecturas, pero con la particularidad de que soy de los que creen que esas normas están hechas para saltárselas y, si un día no escribo, no tengo por qué avergonzarme ante mí mismo, que es ante quien, en resumidas cuentas, soy responsable en este asunto.
Entiendo el argumento del Bulletin of the Atomic Scientists según el cual una  meditada decisión que tomaron a principios de enero habría suscitado miles y miles de tuits y retuits y miles de reflejos en los medios llegando con ello a centenares millones de personas:
They stirred up some 150 million tweets and retweets, and more than 2,000 earned news stories, interviews, and op-eds--reaching an audience approaching 500 million people worldwide.
Con la veintena de entradas que tiene este blog al día me contento. Incluso si algunas no duran ni un minuto.

lunes, 9 de febrero de 2015

Por encima de toda sospecha

Hace ya muchos años que Ziegler publicó su Una Suiza por encima de toda sospecha, un demoledor análisis de dicha sociedad en general y de su sistema económico (bancario) en particular. Vistos los casos recientes de fuga de capitales para encontrar allí un nido benevolente y la enumeración de quiénes, cuánto y cómo han llevado sus dineros allí y por qué, el libro de Ziegler resulta escasillo, visto los fondos de dictadores, narcotraficantes, defraudadores, corruptos, delincuentes comunes o ladrones de guante blanco que han sido acogidos con comprensión y sigilo. Algunos nombres españoles ya se conocen (que, en buenos ahorradores precavidos, han tenido la buena idea de diversificar los paraísos a los que han llevado los resultados de sus delitos o, huyendo del fisco, donde han cometido uno propio o uno adicional, el de fraude fiscal). Falciani supongo que seguirá contando cosas. Pero hay ya listas importantes dando vueltas por ahí.
Sucede algo parecido a lo que pasa con la deuda: no se puede echar toda la culpa al que se endeuda irreflexivamente, sino también al que, con la misma irreflexión si no con mayor responsabilidad, ha prestado. El deudor, en su inocencia, creía que iba a poder pagar. Y el acreedor, en su ignorancia bancaria, creía que iba a poder cobrar o que iba a tener poder suficiente como para arramblar con lo que hiciese falta con tal de cobrar. La asimetría entre ambas posiciones es evidente.
Con los bancos en paraísos fiscales se trata también de un tango, que, como se sabe, es cosa de dos. Alguien lleva un dinero (no vamos a discutir su origen) y alguien lo recibe (no va a preguntar su origen: el dinero no tiene color). Si ahora comienza a haber presiones para que lo del secreto bancario tenga sus limitaciones, pues qué bien. De momento, ni Andorra ni Lietchenstein han contestado a algunos requerimientos españoles sobre algunas monedillas catalanas (no se olvide que "peseta" es el diminutivo catalán de "peça", pieza) que están allí "esperando la mano de nieve que sabe arrancarlas".

Seguridad nacional, pero menos militar

Cuando se piensa en seguridad nacional lo primero que viene a la mente es lo de defender las fronteras, mantener la integridad nacional y, si la policía falla, recurrir al ejército o a la guardia nacional. Es una versión estándar. Por eso me ha interesando la National Security Strategy publicada este mes desde la Presidencia de los Estados Unidos.
Claro, hay un énfasis en Rusia y en los militantes islámicos o el terrorismo o las armas de destrucción masiva, pero también en otros asuntos que uno no pensaría, a primer impulso, que se refiriesen a la "seguridad nacional". Pongo algunos casos: la salud (epidemias sobre todo) (pág. 13), la seguridad energética (pág. 16) y... el cambio climático (pág. 12), sea o no sea causado por la actividad humana, pero el hecho está ahí, dicen.
Pensándolo bien, para la única potencia que puede "pensar localmente y actuar globalmente", hay razones para ello. El cambio climático y la cuestión energética van unidos y los efectos de la interacción entre ambos asuntos lleva a hambrunas, sequías, catástrofes, escaseces, luchas por los yacimientos, control de materias primas y demás asuntos menores que afectan a la potencia que quiere seguir siendo global.
Otras cuestiones son más locales. Lo de la salud sospecho que se relaciona con la disputa partidista sobre el "Obamacare", pero no deja de ser curiosa la proliferación de temas no directamente militares pero que, llegado el momento, pueden requerir una intervención militar para proteger, allá lejos, los intereses locales estadounidenses. Locales que pueden ser, sencillamente, partidistas. O pueden tener que ver con los que han financiado la campaña electoral y piden ahora una "contraprestación".
No niego mi admiración por el sistema estadounidense (que no es admiración fundamentalista: sigo consciente de sus fallos). Tienen otro tipo de corrupción, diferente de la latina, pero tienen también un nivel de transparencia que para sí la querrían los que luchan contra la corrupción en países latinos. 
Mucha racionalidad, pero también curiosos casos de irracionalidad y entre políticos a los que se les supone bienestantes, educados y con posibles. Por ejemplo, la movida para re-escribir la historia de las cruzadas, borrando los elementos que no encajan con la política actual y aportando aspectos -falsos algunos de ellos, según parece- que la legitiman. Otro ejemplo, es la posición, sobre todo republicana, sobre la ciencia en general y sobre las vacunas en particular, que algo deben de tener que ver con intereses espurios. Pero también el mismo caso del cambio climático con posibles conexiones con empresas petroleras, productoras de carbón y químicas. Pero el que, en este caso, aparezca en la Strategy no deja de ser curioso.
Pero, a lo que iba. Comparada con las versiones anteriores (me vi con detalle las de Bush II), aparece o un interés por asuntos no militares o una militarización de asuntos aparentemente no militares. En todo caso, "piensan localmente" (grupos de presión, donantes, votantes) pero "actúan globalmente". Por algo tienen el despliegue militar que tienen. Siguen siendo el primer presupuesto militar del mundo, prácticamente igual a la suma de todos los demás presupuestos militares del mundo.
U.S. Military Spending, Share of Global Total
Sin embargo, la guerra ya no es lo que era y su futuro todavía no está escrito. La guerra, en todo caso, ya no es el enfrentamiento armado entre dos ejércitos. Ahora se ataca a sociedades, civiles, de manera indiscriminada (lo hacen los drones USA y lo hace el Estado Islámico), se usan los medios (electrónicos o no) y el ciber-ataque y hay guerra psicológica por encima de los desfiles del correspondiente día de la victoria.

domingo, 8 de febrero de 2015

Barbari ad portas?

El truculento asesinato del piloto jordano a manos del Estado Islámico, cuidadosamente trasmitido y, en algún caso, retransmitido, ha generado la comprensible reacción de rechazo y horror ante tamaña barbarie. En algún caso, el mensaje implícito en televisiones "occidentales" era que esos bárbaros ya están ante nuestras puertas, dispuestos a entrar en nuestro territorio sea en forma de "lobos solitarios", células asilvestradas o resultado de operaciones teledirigidas desde el comando central yihadista.
Claro que, inmediatamente, ha habido quien ha recordado actos igualmente barbáricos producidos por esos "occidentales" que se sienten amenazados. No se trata de viejos asuntos como la inquisición, la caza de brujas después quemadas en la hoguera o el castigo a herejes en la cristiana Europa de las guerras de religión. Se trata de los casos de linchamientos producidos en ese "occidente". Los hay en Europa, Asia, África y, sí, América (desde México hasta la Patagonia). Y los ha habido en los Estados Unidos: 4.743 linchamientos entre 1882 y 1968, el más dramático de los cuales se habría producido en 1916, en Waco, Texas, cuando un joven negro, Jesse Washington, fue quemado vivo, pero, encima, haciéndole entrar en el fuego para después sacarle y volverle a meter como si fuese una "barbacoa" (así hablaba uno de los presentes). La fotografía y estos datos vienen aquí y, para los que han visto lo del piloto (yo no la he visto: las televisiones que sigo han cortado la parte más horrorosa del evento) pueden comparar los efectos de tal barbarie.
Pero es que hay más: "Shock and Awe" contra Irak, bajo órdenes de Bush, entre marzo y abril de 2003. Se trató de 29.000 ataques aéreos con bombas de 225 kg. que produjeron la muerte de 2.760 civiles en esos dos meses (24.865 en dos años) de los cuales 46 por ciento eran mujeres y 39 por ciento niños. 
Si de quemar se trata, no se olvide que se usaron bombas BLU-82B de algo más 6.000 kg., que no dejan cráteres, pero que queman a todo lo que encuentran en kilómetro y medio a la redonda. Se dejaron de usar en 2008, pero quemaron a mucha gente (todos estos datos y sus fuentes están aquí)
En nada reduce la barbarie del Ejército Islámico. Simplemente, recuerda la barbarie del ejército "cruzado" (como en un primer momento lo calificó el mismo Bush). Los bárbaros no solo están a las puertas. También están dentro.
(Añadido el 9: Más casos de nuestros bárbaros, aquí)
(Añadido el 12: otro de nuestros bárbaros. Séalo o no, bárbaro no se nace, se hace. Y, mientras, los medios haciendo su papel)
(Añadido el 14: en torno al 60 por ciento de las muertes causadas por Israel en el pasado ataque a Gaza eran civiles, mujeres y niños sobre todo. Para ser "daños colaterales" son muchos daños. Por lo menos 508 personas)
(Añadido el 16: TonDispatch de Tom Engelhardt que comienza, como mi post, asombrándose de lo fácil que es horrorizarse con la barbarie de los otros y lo difícil que es hacerlo con la propia)