sábado, 31 de enero de 2015

Omnipotencia relaltiva de la política

Omnipotencia y relativa son casi términos contradictorios: si es "relativa", no es "OMNIpotencia". Pero ahí reside el juego real. Un gobierno puede hacer muchas cosas, sí, pero no es omnipotente. Hay margen para la política local, pero tiene límites. Sin irse muy lejos, algo así va a experimentar Syrza en Grecia: una cosa es predicar, y otra dar trigo. Lo primero es fácil. Para lo segundo, hay que sortear muchos obstáculos y algunos son insalvables. Véase, si no, el caso de mi Bolivia.
Leí hace poco un vibrante artículo (que ahora no encuentro) sobre los logros del gobierno boliviano. Cierto que, al final, había una nube en el horizonte protagonizada por la caída de precios del gas y de las "commodities" en las que basa Bolivia su comercio exterior y, sí, los ingresos del Estado. Pero, en resumen, la actuación del gobierno del MAS había conseguido logros espectaculares en la erradicación de la pobreza y satisfacción de necesidades básicas de la población, amén de un nuevo sentido de la dignidad de un país relativamente pequeño, 10 millones de habitantes, y continental.
Aquello estaba en castellano y se puede adornar con este artículo de su actual vicepresidente, García Linera, más conceptual y autolaudatorio que empírico.
Ahora encuentro este otro, aunque en inglés. No se niegan los logros del gobierno del presidente Morales Son muchos. Es lo que estaba a su alcance, pero también ha hecho cosas más discutibles aunque no sea más que porque son contradictorias con la retórica gubernamental del Vivir Bien, la Pachmama y el indigenismo (hay algunas imprecisiones menores en el texto, pero eso: son menores). Son, ciertamente, discutibles los inventados rituales "indígenas" de la última toma de posesión del Presidente. Pero igualmente inventados son los rituales "blancos", "criollos" o "q'aras". En todo caso, la tradición en aymara no tiene por qué coincidir con la quechua, la tupí guaraní o, sencillamente, la del vicepresidente, blanco. Todo ello al margen de que el presidente Morales no habla aymara.
De todas formas, el artículo que cito es un buen ejemplo, además de que hasta el mejor gobierno comete errores, de un hecho incontestable: los países no están aislados del mundo circundante y, aunque el artículo citado de García Linera vaya en otra dirección, ese mundo circundante establece muy claramente los límites de la acción posible: India, China o Irán invierten en Bolivia y no bajo criterios "socialistas" precisamente. Y, aunque ha aumentado el consumo interno -hasta la aparición de una nueva "burguesía", poco indigenista por cierto, la exportación es demasiado importante para las arcas del Estado, pero sus precios del gas y las "commodities" no los fija el gobierno sino un "mercado" capitalista, es decir, que no es mercado y, en todo caso, pronto se notarán (todavía no se nota, dados los plazos en que se negocian las ventas) las caídas de dichos precios (caída que no será eterna, pero eso importa menos para la inmediatez política).
Tal vez el punto en el que Bolivia va a sentir con mas fuerza el impacto del contexto es en lo que se refiere al "cambio climático" con el que, por cierto, colabora mediante extracciones bien poco "ecológicas" y contaminaciones urbanas semejantes a las de la China . De momento, en las tierras bajas son previsibles más inundaciones como las últimas del Beni, y más sequia en el altiplano con problemas adicionales en el suministro de agua a las grandes ciudades (La Paz con El Alto) por la pérdida de glaciares. En términos anecdóticos, el calentamiento en el altiplano está dificultando la producción de un producto que echo de menos en mi cocina: el ch'uño, la papa congelada durante la noche a la intemperie y deshidratada al día siguiente. 

viernes, 30 de enero de 2015

Pánico bancario griego

Resulta curioso cómo, por lo menos televisiones y periódicos españoles, hablan de la actual retirada de fondos por parte de... pues no de los grandes capitalistas que se llevan los dineros al extranjero, sino por parte de los griegos que temen un "corralito" a la argentina o "feriado bancario" a la ecuatoriana (este último lo viví on the spot, en Cuenca, Ecuador, para ser exactos). Se ha retirado ahora el 10 por ciento de los depósitos bancarios, en su mayoría para guardarlos "en el colchón", por si el "feriado".
Y resulta curioso, igualmente, cómo se habla (en concreto el ministro De Guindos, español) de lo que "hemos" prestado a Grecia y no queremos perder. 
¿Es ese el problema?
Los datos son tozudos. Pueden verse aquí. El triunfo de Syriza ha tenido un papel menor en la tormenta. Papel real, obvio. Pero la serie temporal dice otra cosa. Y las hemerotecas, también.
Lo cual no quita para que La Razón (Madrid, España) hable del "efecto del Podemos griego" y de una "fuga de capitales sin precedentes". ¿Sin precedentes? Haberlos, haylos. Por lo visto, el problema de cara al futuro es Podemos.
¿Problema inmediato? Las acciones de los bancos que caen ante el temor de los depositarios griegos que corren a guardar sus billetes en casa (en las Españas sucedió levemente al principio de la crisis, pero no se publicitó).
Que algunos, una vez más, intentan engañar al personal, me parece claro. Contra ello, duda metódica.

Para ricos, los de antes

Encuentro este artículo en el New York Times en el que, a partir de los datos de Emmanuel Saez (coautor en otras ocasiones con Piketty), expone que la recuperación económica en los Estados Unidos está afectando, básicamente, al 1 por ciento, es decir, a los más ricos. No es sorpresa, como tampoco es sorpresa que eso se pueda aplicar a otros países. Ni lo es el gráfico de Saez que acompaña el artículo y que, tras ímprobos esfuerzos, he conseguido copiar:
Sin embargo, hay un detalle que se me había pasado por alto en anteriores visionados del dicho gráfico. No es tanto lo que ocupa al autor del artículo que cito, lo de los últimos años, a saber, el incremento del porcentaje que el 1 por ciento supone sobre el total de las rentas. Lo que me preocupa (tal vez por que otros asuntos actuales hacen de fondo a este gráfico) es la semejanza del nivel de ahora con el que hubo en los años 20 y 30, feos años para la historia de "occidente", cuando se vió en qué consistían los "valores occidentales" y estos días se han recordado a los 70 años de la liberación de Auschwitz, aunque no de todos sus encarcelados, muchos de los cuales fueron trasladados antes de que llegasen las fuerzas liberadoras.

jueves, 29 de enero de 2015

Syriza y Rusia

El gobierno griego no se ha opuesto a nuevas sanciones de la Unión Europea contra Rusia sino al hecho de que se haya dado como decisión unánime sin haber consultado con el gobierno griego. No es una distinción tan difícil de hacer. Lo que, con razón, molesta al gobierno griego es que no se le informe y se dé por hecho que someterá su ya exigua soberanía a los diseños bruselianos. Yanis Varoufakis, ministro de Finanzas, lo expone aquí a título personal y sin asumir el papel que le corresponde al de Asuntos Exteriores. Suena a sospechoso que tantos medios no hayan hecho esa distinción y ya saquen consecuencias sobre qué se puede esperar de Syriza. El palo va ser la tónica. Veremos qué sucede con la zanahoria. 

Petróleo, una vez más

Hace cuatro años me preguntaba por el gas y el petróleo en el Mediterráneo oriental, frente a Gaza e Israel. Reproducía un mapa estadounidense sobre el tema.
Ahora veo  que la empresa más importante explotando el gas en la zona resulta ser... estadounidense. Y, como solo puedo leer un artículo al mes, no puedo ver este ominoso artículo en Foreign Affairs sobre los malos augurios que ese gas tiene para la paz en la zona. No sé si tiene algo que ver la invitación republicana, saltándose al presidente Obama, para que Netanyahu hable al Congreso estadounidense. Sabiendo el papel que el dinero empresarial tiene en la politica estadounidense (los hermanos Koch y su red presupuestan donaciones del orden de los 900 millones de dólares -mil millones según otros,  889 millones según los de más allá, aunque ellos lo niegan-,  en la campaña electoral de 2016 y eso solo ellos) no extrañe que se busque cómo responder a los intereses de las petroleras estadounidenses que ya no ven tan clara la rentabilidad (gran palabra) del fracking. Cierto que es ilegal dar dinero para que te hagan algo concreto, pero sí se puede dar dinero para que te vean con buenos ojos... y hagan lo que tú quieres. Y, al contrario, no vendrá mal saber que gran parte del dinero para la campaña de la reelección de Netanyahu es de origen estadounidense (en torno al 90 por ciento) y que tres familias suponen la mitad de dichos fondos (otra cosa es lo que sucede con los judíos estadounidenses que apoyan mayoritariamente a Obama y sus políticas "progres" -liberal, como dicen allí- y no tienen el tema "Israel" entre los que más les preocupan).
Aunque el precio del petróleo haya caído, no ha desaparecido la preocupación por el pico del petróleo, así que no es mal principio el de "cherchez le pétrole"
(Añadido el 1º de febrero: Pero no todo es petróleo. Tambien está el proyecto sionista de ocupar todo el territorio de Eretz Yishrael mediante asentamientos vistos como "ilegitimos e ilegales" desde los Estados Unidos y el Reino Unido. Para ello, la "presión deográfica" resulta un buen legitimador y "legalizador".

miércoles, 28 de enero de 2015

(E)lecciones griegas

Ya pasaron los nubarrones. Ahora viene la tormenta a partir de los resultados griegos del domingo. Algunos paralelismos son sugestivos. Y no solo comparando el caso de Syriza en Grecia con el de Podemos en las Españas. Comparación que, además, solo se puede hacer viendo una campaña reciente, la griega, y la que se avecina, la española.
Los argumentos utilizados sobre Syriza han sido curiosos. Pero veamos antes algunos hechos casi olvidados: Cameron, en el Reino Unido, replanteándose un referéndum para salir de la Unión Europea; en el mismo país, incremento de las posibilidades de los euroescépticos de UKIP; mejora, en las últimas elecciones suecas, de las posiciones de Demócratas Suecos, euroescépticos y pelín xenófobos; perspectivas electorales favorables para el Frente Nacional en Francia, nada europeísta y con tintes igualmente xenófobos aunque abandonando su tradición antisemita (antijudía) para sustituirla por lo islamófobo (anti-árabes de clase baja, que los de clase alta son “jeques”) y más después de Charlie Hebdo. Estos últimos puntos son particularmente interesantes si uno se olvida del corto plazo y echa la vista tanto atrás como hacia el futuro: coinciden con el auge, en Alemania, de organizaciones como Pegida en la misma línea y que olvidan lo antijudíos que fueron los nazis para convertirse ahora en anti-árabes en el sentido recién indicado. Tienen base en la opinión pública y son más de una tercera parte de los encuestados los que creen que a Alemania le iría mejor sin musulmanes, más de la mitad afirma que los árabes le son “desagradables” y un 58 por ciento cree que “habría que prohibir la práctica de su religión”. Eso sí que son nubarrones.
Sin embargo, el nubarrón por antonomasia ha sido Syriza comenzando por las supuestas filtraciones en Der Spiegel. Iba a ser el gran culpable del descalabro del impecable proyecto europeo como si nadie, desde el gobierno de Atenas, hubiese mentido y, con la inestimable ayuda de Goldman Sachs, hubiese “maquillado” sus datos de gasto y deuda. No fue, ciertamente, Tsipras el que lo hizo, ni fue él el que llevó a que, para muchos, Grecia fuese, a la Unión Europea, lo que Lehman Brothers (que bien conoce el ministro De Guindos) fue para los Estados Unidos y para la economía mundial. Hace ya un mes que, saltando tertulias radiofónicas de una a otra, encontraba una casi constante: el peligro que suponía Syriza para... pues para casi todo: para el euro, para la estabilidad económica de la Unión, para el efecto dominó en la Eurozona en general y en su “fondo sur” en particular y para mil males más. Todo ello, a lo que algunos tertulianos reconocían, sin tener mucha idea de qué iba el programa (cambiante, por cierto) de Syriza.
Fue una campaña del miedo, sobre todo desde Alemania, pero también un “cuando las barbas de tu vecino veas afeitar etcétera”. Sí, lo que algunos tertulianos intentaban trasmitir hablando del miedo a Syriza era el miedo a Podemos. De hecho, resultaba sintomático que con todas las chapucerías de los partidos políticos españoles en la financiación de las últimas campañas electorales, el Día de Reyes fuesen varias las emisoras que abrieron noticiario con la referencia a las dudas sobre el “crowdfunding” de tal partido. No me quedó claro de cuánto dinero hablaban, pero era, en todo caso, una cifra ridícula comparada con la que se había denunciado en otros partidos que, por supuesto, se apresuraron a desmentir.
Antes habíamos tenido el caso de la beca de Errejón y, después, la empresa de Monedero que tanto dieron que hablar. De hacer caso a algunos tertulianos, tales desaciertos eran mucho más graves que todos los Gürtel-EREs y Cajas B o los de los defensores de la catalanidad frente al “caballo de Troya” de estos recién llegados. No solo estaban los Pujol, sino también los lances de Convergència y, también, de Unió, todos ellos casi olvidados frente a los errores de Podemos.
Cierto que si vas de “vengador justiciero” tienes que tentarte la ropa por encima de la media. Pero de ahí a magnificar los errores de unos y dejar en una nota a pie de página las barbaridades de los instalados, hay más que un trecho.
Visto lo cual, se presenta una pre-pre-campaña (la de las generales) en la que se nos mostrará el peligro que supone Podemos para casi todo. Que “modulen” su programa, como hizo Syriza, no les va a servir de mucho. Pero España no es Grecia. Ni el “Frexit” de Le Pen es el “Grexit” de Tsipras.
(Publicado hoy en el diario Información -Alicante-)
(Añadido el 26: un excelente post de Juan Torres, poco sospechoso al respecto, sobre si son irrealizables o no las propuestas de Syriza y Podemos. Vale la pena su lectura para no entusiasmarse ahora y desilusionarse después. Ya pasó con Lula al principio de su primer mandato en el Brasil. También vale la pena leer esta evaluación de lo sucedido y por suceder en la Unión Europea, con un recuerdo a lo que fue la cuestión de la deuda en la Alemania de 1953).
(Añadido el 28: lo dicho hoy en el post: el The Guardian, que se supone "progre ma non troppo", tilda a los ministros griegos recién nombrados de "inconformistas/rebeldes -maverick- y visionarios". No sé si es alabanza, crítica o aviso a navegantes. Me quedo con lo de Juan Torres, reafirmado por la presencia, en el ministerio de defensa -ejército-, del representante de partido, ANEL, Griegos Independientes, xenófobo, reaccionario y, eso sí, anti-austeridad y euroescéptico, que ha sorprendido a los izquierdistas de otros países. No es Amanecer Dorado -tercera fuerza en el Parlamento-, pero....)
(Añadido el 30: Pegida ya se manifiesta en Copenhague, Dinamarca. Las divisiones internas en su cúpula alemana no son tan importantes)

Xenofobia clasista

Sabía de problemas de los chinos en Malaysia. Los malayos les acusaban de quitarles trabajo. Pequeñas tiendas, algún usurero, pequeños negocios como los "paki shops" en Inglaterra, lugar en que toda la familia se deja la piel trabajando. Ahora lo encuentro aquí en jóvenes sudafricanos que atacan a los somalíes y sus pequeñas tiendas que quitan empleo a los sudafricanos aunque algunos de ellos dicen que lo que pasa es que los somalíes trabajan duro y los sudafricanos (¡raza!) son "perezosos". En los años 70 el Perich publicó una viñeta en La Vanguardia de Barcelona en la que un hombre estaba a punto de echarse encima, de manera agresiva, contra otro, negro, y que era retenido por la mujer. El hombre decía "Es que venís a robarnos el pan a los charnegos" (charnego es el mal nombre para el no-catalán de clase baja, como maketo lo es en el País Vasco). Es clase, no identidad. Nadie, en Barcelona, va a poner ninguna dificultad  que unos jeques árabes y musulmanes "compren" un equipo de fútbol que es "més que un club". Pero si un grupo de "diferentes" arma jaleo en el autobús, mi amigo catalán, en Barcelona, me dirá algo sobre "estos que vienen etc.". Demasiado fácil como para evitarlo.

martes, 27 de enero de 2015

Descomposiciones sincronizadas

Oriente Medio fue una construcción "occidental", europea básicamente, con los acuerdos Sykes-Picot planeando por encima de aquel Big Game para repartirse sus despojos. Ahora, la descomposición de aquella construcción se vuelve contra Europa, sus creadores. Aquí se recuerda cómo se ve tanto por la violencia que se vuelve contra Europa como por la descomposición de ese proyecto europeo que podía haber significado "el fin de la Historia", dado el triunfo del Estado liberal, o el TINA (No Hay Alternativas, que predicaba Lady Thatcher). Fracaso de un proyecto no causado por el triunfo de Syriza en Grecia y sobre el que hay un sospechoso silencio. Casi como si fuera un tabú hablar de los últimos años en los que el "federalismo" se vino abajo y se vieron las lacras que producía el "neoliberalismo". Que se lo digan a los jóvenes griegos o españoles, no a sus Bancos en cuyo auxilio ha corrido, coherentemente, el Banco Central Europeo.
Una descomposición ha llevado a la otra y viceversa.

lunes, 26 de enero de 2015

Cortoplacismo petrolero

El "juego global" llamado capitalismo tiene una regla básica muy clara: busca el beneficio o perece. Meglio stasera che domani. ¿Mañana? Eso queda fuera del tablero. Pero sin exagerar.
Es uno de los puntos que quedan claros aquí a propósito de las políticas del gobierno de Arabia Saudita sobre el petróleo. Controlando como controlan un porcentaje tan alto de la producción mundial, el que no corten la producción para así, en lógica economicista de oferta y demanda, volver a aumentar los precios es porque tienen claro dónde está su beneficio... a medio plazo: reducir la competencia del fracking estadounidense que podría haber convertido a dicho país en el primero mundial. A precio bajo, el fracking deja de ser rentable. Pero hay más: a precios bajos se consigue reducir el papel de las energías alternativas y de los coches a bajo consumo. 
¿A largo plazo? ¿Medio ambiente? Paparruchas. Mantengamos el control y el beneficio (no se trata, por tanto, únicamente del beneficio económico) cuanto más tiempo, mejor, aunque llegará el día en que se verá que el petróleo no ha sido eterno. Pero, para entonces, todos calvos. El que venga detrás, que arree.
Recojo, de Politica Exterior, esta cita del libro La sexta extinción:
"La mayoría de los biólogos coincide en que hay otra extinción masiva en marcha (…) se calcula que, de continuar las actuales tendencias, para finales de este siglo habrán desaparecido nada menos que la mitad de las especies de la Tierra”
¿La especie humana está en la lista? ¿Por qué no? La respuesta de los fundamentalistas (cristianos) es conocida: Dios, que creó al Hombre, no va a permitir que se extinga como especie.
La regla de oro sigue siendo, en este sistema, el dicho de Horacio "carpe diem, quam minimum credula postero", "aprovecha el día, no confíes en el mañana", que The Economist de la semana pasada proponía en primera página a propósito de estas cuestiones petroleras: "Seize the day"
Seize the day

Sin embargo, el punto de vista en P.E. y en T.E. es muy diferente. Estos últimos, en su "leader", hablan de una ocasión óptima para cortar ayudas y subsidios al petróleo... para bien del medioambiente. 

domingo, 25 de enero de 2015

Tres minutos para la medianoche

El Bulletin of the Atomic Scientist lleva, desde 1947, utilizando los minutos que faltan para llegar a la medianoche como una metáfora de lo que nos aleja o nos acerca a una catástrofe apocalíptica que "acabe con la civilización tal y como la conocemos". Hace un par de días movió las manillas del reloj a tres minutos para las doce. Nos acercamos a la catástrofe si no se hace nada y, parece, no se está haciendo nada. Cambio climático, modernización de las armas nucleares y su difusión se encuentran entre las razones para esta simbólica indicación de que algo va mal en la gobernanza del Planeta. Para más inri, cambio climático y armas nucleares están relacionados: el uso de estas aceleraría dicho cambio y ese cambio, generando tensiones geoestratégicas, aumentaría la tentación de usarlas. Mala barraca.
Los Estados Unidos son paradigmáticos a este respecto: sus republicanos han cambiado línea argumental  y ya dicen que el cambio climático no es un "hoax", aunque, eso sí, no están dispuestos a reconocer, de momento, que es producido por los humanos. De sus armas nucleares, mejor no se hable. Y tampoco se hable del otro país nuclear, altamente contaminante y acelerador del mentado cambio: la China. Eso sí: ambos llegan a acuerdos que no practican. Para complicarlo: un Pacífico poco pacífico en su modo de resolver los conflictos de la zona.

sábado, 24 de enero de 2015

Alasitas

Este es mi Ekeko


Agenda mundial

El Foro Económico Mundial (Davos) suele acompañarse de diversos informes. He seguido, durante años, los que tienen que ver con lo que llaman "agenda global" y sus análisis sobre tendencias mundiales. Tampoco sus intelectuales orgánicos tienen la bola de cristal que les permita visualizar el futuro. Pueden, eso sí, procurar anticiparse, pero con las más que previsibles equivocaciones propias de la debilidad humana. Lo he constatado en alguna publicación, como lo hice con las predicciones publicadas por la CIA. Se puede decir que son indicativas de lo que les preocupa más que de lo que puede suceder. Este año no es una excepción y estos son sus diez tendencias principales (el informe está aquí)
1. Va a aumentar la desigualdad de renta
2. También va a aumentar el desempleo
3. Pero faltará liderazgo
4. Y habrá más competencia geoestratégica
5. Se debilitará la democracia representativa
6. Aumentará la contaminación en el "mundo en desarrollo" 
7. Y los eventos climáticos severos
8. Se intensificarán los nacionalismos
9. Y los problemas del agua
10. Y la importancia de la salud en la economía
El impacto de estas tendencias, dicen, no será igual en todas las regiones del mundo que, además, tendrán, cada una, sus propias tendencias.
¿No decían que la globalización iba a ser beneficiosa para todos y, en particular, para los que se sometiesen a ella? Qué tiempos aquellos.

viernes, 23 de enero de 2015

Verifica, que algo queda

Un artículo de Política Exterior no solo predicando la duda metódica ante todo lo que uno encuentra en internet, sino también proporcionando el enlace a un manual para ponerlo en práctica. No acabo de entender que se tenga que pedir permiso para reproducir determinados contenidos (imágenes, por ejemplo) si uno ya cita la fuente. Pero ellos sabrán.

Crisis y políticos

El presidente ha sido claro y en un contexto más bien solemne: "La sombra de la crisis ha pasado". No para muchos, ciertamente, pero los datos son indiscutibles. Cierto que, otros, dirán que se trata de una maniobra electoralista, que hay que insuflar optimismo antes del voto. Y otros dirán que demasiado dinero "oscuro" está yendo a esas elecciones que se avecinan. Estos otros, no el presidente aunque tal vez lo piense, se asombran de la credulidad de la gente, de cómo se dejan engañar por la repetición de una falsedad o, si la palabra parece demasiado fuerte, de una media verdad. Y llegan a afirmar que los que se dejan engañar son el 99,9 por ciento. Exageran en esto último, pero no creo que exageren en lo anterior: repican las campanas por el fin de la crisis y por la mejora que este año y, ya con todavía mayor claridad, el año entrante van a mostrar en la economía, el crecimiento, el empleo (digno de tal nombre) y demás cuestiones que unos llaman macroeconomía y otros microeconomía y, sin embargo, las condiciones de vida de mucha gente no tiene la más mínima mejora, pero las "relaciones públicas" o "márketing político" exigen que se plantee el fin de la "sombra de la crisis" y que se repita hasta la saciedad hasta hacérselo creer a la mayor cantidad de votantes, que no otro es el objetivo de tal sermón. Y, por si acaso, se explicará que hay un enemigo exterior que nos amenaza y contra el que tenemos que defendernos uniéndonos como un solo hombre (y mujer) detrás de los gobernantes actuales.
Viñeta - INFORMACION
Los españolitos que ya han venido al mundo (les guarde Dios) y que estén entre los pocos que leen estas notas mías, pensarán que me estoy refiriendo al presidente Rajoy y a sus diversas oposiciones. Pues no. El texto del que he sacado las ideas anteriores se refiere a los Estados Unidos, a la frase de Obama en su discurso sobre el Estado de la Nación y a lo que piensan algunos "alternativos".
Claro que hay diferencias entre un país y otro, pero no me dirán que no resulta curiosa la semejanza. Los españolitos ya "saben" que lideran el crecimiento y que son la envidia de todo Davos, del mundo y demás países extranjeros. Los catalanes, por cierto, no: tienen que esperar a la independencia y, de momento, todo lo que les va mal es por culpa del gobierno de Madrid, pero esa es otra historia.

jueves, 22 de enero de 2015

Hiper-ricos

Con el Foro Económico de Davos en marcha y como prueba de oportunidad, el Guardian, el Financial Times. el New York Times, la agencia France-Presse y Le Monde (en los de Madrid, El País y el Abc), se hacían un inusitado eco de un último informe de Oxfam sobre la desigualdad de la riqueza a escala mundial (aquí en castellano). Tanta unanimidad llama a sorpresa (otra cosa es que tomen del informe de Oxfam solo los datos que se refieren al propio país: eso es habitual).
En términos generales y redondeando, dice el informe, el 1 por ciento de la población mundial posee la mitad de la riqueza mundial y su situación no hay hecho más que "mejorar", es decir, que la desigualdad a escala mundial ha estado aumentando de manera constatable, por lo menos en estos años de "crisis" que han enviado a la vulnerabilidad a muchas personas.


Esa desigualdad puede criticarse en términos éticos, religiosos (léase el Evangelio)  o ideológicos (la "lucha contra la desigualdad" de los socialdemócratas de antes -los de ahora, ni están ni se les espera, pero peor es a su izquierda y su propuesta de suprimir la ley de la gravedad-). Pero sí parece que es mala para la economía misma. Es decir, si se me permite la metáfora, que se puede estirar un resorte separando sus extremos pero no indefinidamente: al final, se rompe. Pues eso es lo que quieren decir los que auguran malos efectos, tarde o temprano, a la desigualdad de riqueza: que el sistema se romperá tarde o temprano. Y lo que venga después, eso nadie lo sabe. Las "leyes de la Historia" no las conoce nadie.
¿Qué se puede hacer? El informe de Oxfam contiene algunas propuestas, como, por ejemplo, el aumentar la presión fiscal sobre los más ricos. Contra-ejemplo: el presidente Obama se lo ha propuesto y el Congreso, que se ocupa de los intereses de los más ricos -muchos de congresistas ya lo son-, se lo tumbará. En las Españas está de momento en la retórica de Podemos. No sé si durará mucho, vistas las "modulaciones" que ya se han ido produciendo en su programa. Pero como el que gobierne en solitario es poco probable a resultas de las elecciones generales (noviembre 2015 o no más tarde de enero de 2016), la coalición que forme o la que organicen otros no parece que vaya a entrar en tan espinoso tema y, a lo más, se quedará en medidas cosméticas de cara a la galería. El que manda, manda.
¿Se puede acabar con esa desigualdad? Se podría, claro, aumentar la riqueza de "los de abajo", pero con fondos cuyo origen no queda muy claro. Volvemos a lo de Obama: tendría que venir de los impuestos a los más ricos para favorecer, así, a las "clases medias", de las que habla en las Españas el Partido Socialista que fue Obrero Español (PSOE). O se podría igualar por arriba, Robin Hood a lo bestia. Pero también con dificultades: la riqueza es mundial, la política es local -gobierno central en la mejor de las hipótesis, no gobierno mundial, que no existe ni existirá-. En efecto, ese "uno por ciento" son internacionalistas, como también lo son, cuando toca al dinero, los nacionalistas ricos, como los Pujol en Cataluña, que llevan a paraísos fiscales sus fondos (no entro a discutir cómo se han obtenido ni en estos ni en los anteriores, el "uno por ciento"). Pero "all politics is local", que decía Tip O'Neill) en evidente asimetría. Encima, ese 1 por ciento, tiene mucho que ver con las elecciones, por lo menos en los Estados Unidos y, probablemente, en otras partes menos transparentes.
¿Qué se puede hacer etonces? Pues lo que se pueda, que es poco, pero que no en poco. Quiero decir que, frente a la riqueza mundial, se puede hacer muy poco. Pero frente a la vulnerabilidad y pobreza local sí se pueden hacer cosas desde los diferentes gobiernos. 
Hace años, la primera postura era, básicamente, la de André Gunder Frank. La segunda sigue siendo la de James Petras. Se presentaban, como buenos académicos, como excluyentes mutuamente. 
Creo, sin embargo, que ambas son ciertas, es decir, se corresponden con las posibilidades reales: el sistema mundial no hay nadie que tenga capacidad de cambiarlo -"no hay escapatoria para las leyes de la economía mundial", que rezaba un artículo de Frank-. Cambiará probablemente, fruto de la creciente desigualdad que lleva a la ruptura. 
Pero sí se pueden hacer cosas a escala local (gubernamental: ese era el error del "pensar globalmente, actuar localmente": que se olvidaba del Estado) sin engañar sobre los límites reales de la acción posible, pero subrayando las posibilidades igualmente reales que sí están al alcance de los gobiernos. Hablar de "límites" no parece que encaje con el "márketing político" al uso, pero así es la "rugosa realidad". 
Defenderse desde lo estrictamente local es otra opción. No cambia el sistema, pero satisface las necesidades inmediatas de las personas concretas. Petras no lo veía de esa manera: afirmaba que esa huida hacia lo local detraía energías para lo importante: el cambio de gobierno y de sistema estatal. Es posible, pero comprensible. Primun vivere, deinde philosophare. En todo caso, esa retirada defensiva a lo local (de la que también hablaba Frank), difícilmente va a cambiar la hiper-desigualdad a escala mundial.
Concluyendo: larga vida para los hipre-ricos, pero no hay mal que cien años dure. Tal vez yo ya no lo vea, pero se verá. Eso creo, por lo menos. No son dioses: eternos, omnipotentes, omniscientes y omnipresentes. Algo es algo.

miércoles, 21 de enero de 2015

¿Choque de civilizaciones?

De los muertos en Paris sabemos que, en la redacción, la mayoría eran cristianos (si eran fervorosos y practicantes, se puede discutir) pero que también había una judía y un musulmán. Hay que añadir los policías, uno de ellos musulmán. Después están los muertos judíos en la tienda kosher. Añádanse los dos atacantes cuyo nivel de creencia y práctica islámica se sabe que no era muy elevado. El del secuestrador del supermercado, era todavía menor. Casi parece que para luchar se convirtieron a la versión más salafista del Islam, no al revés: no fue ese Islam el que los llevó a la violencia.
Ha vuelto, en este contexto, la discusión sobre el “choque de civilizaciones”, continuando los pasos de un artículo de Huntington de 1993, seguido a los cuatro años del libro del mismo título que alcanzó bastante difusión en su tiempo. El contenido se resume así: 1. el mundo está dividido en civilizaciones 2, las civilizaciones son como capas tectónicas y chocan de vez en cuando y 3. el choque que se iba a producir era el de los confuciano-musulmanes frente a los judeo-cristianos. Lo de confuciano iba por Corea del Norte y lo de musulmanes por Libia. Ya es dudoso que haya “ahí fuera” una cosa llamada “civilizaciones”, pero mucho más lo es que se puedan clasificar ad usum delphini y, por ejemplo, los cristianos no se dividan en católicos y protestantes (que alguna vez han chocado), pero sí en cristianos y “ortodoxos”, es decir, Rusia. Los musulmanes tampoco se dividen en chiítas y sunitas, que también han chocado y siguen chocando sangrientamente. Y los latinoamericanos son dejados con el hic sunt leones, la frase de quien no sabía distinguir y los metía a todos en el mismo saco, Argentina y Haití, por ejemplo.
Se ha preguntado si ahora sí se puede hablar de tal choque. Para responder no me voy a situar en las alturas de Huntington sino que voy a estar ras de tierra. Primero, lo que hay “dentro” de las civilizaciones es demasiado heterogéneo como para atribuirle un carácter unitario. Segundo, las “civilizaciones” no son como un señor que tiene que decidir si va por la Rambla o el Carrer de la Mar: no actúan, no son cosas que se mueven y pueden chocar. Y, sobre todo, no se puede atribuir al todo lo que es propio de una parte: los yijadistas son islamistas y estos son musulmanes. Todos. Pero no al revés: no todos los musulmanes son islamistas (como no todos los católicos pretenden, como integristas, que sus normas sean la norma de toda una sociedad -divorcio, matrimonio del mismo sexo, aborto-) y no todos los islamistas son yihadistas violentos. Si pusiéramos nombres y apellidos, la cosa sería todavía más sencilla. Recuérdese:
Unos musulmanes mataron a dos musulmanes (y no se trataba de un montaje como se encargó de desmentir el hermano del policía asesinado). Grave pecado, según el Corán, aunque sea frecuente que lo cometan cuando se trata de matar a musulmanes de la “otra” corriente. Pero es que son herejes
Un musulmán salvó la vida a un grupo de clientes judíos del supermercado kosher frente al poco creyente musulmán (ese sí anti-judío) que mató a algunos de ellos y fue rematado ¿por un cristiano? (la imagen era tan desagradable como la del musulmán rematando al policía musulmán).
Ha habido cierta confusión entre quién estaba detrás de los asesinatos. Ha habido, como aquí con el 11-M, “teorías de la conspiración” incluso por parte de gobiernos insinuando manejos de servicios secretos (contrarios, no propios, por supuesto). Pero a la hora de reivindicar los hechos, hubo dos tendencias por parte de los asesinos: los Kouachi dijeron que Al Qaeda en la Península Arábiga (AQPA) y Coulibaly que el Estado Islámico. Ambos movimientos “apoyaron” los hechos y solo AQPA reivindicó lo de Charlie Hebdo. Muy confusa la relación. También el video. Pero que hay una pelea entre uno y otro, eso sí parece claro: quieren ser los primeros de la lista para captar “combatientes” y, sobre todo, para recibir apoyo financiero de países de mayoría musulmana (no “países musulmanes” como dijo el ministro de Asuntos Exteriores). Demasiado heterogéneo como para que haya “una” civilización que “choca” con otra. 
Porque ¿cuál es la otra? La nuestra, claro, se dirá. Igualmente heterogénea e igualmente hipócrita que sabe reaccionar enviando más portaviones a la zona y, olvidando las causas, convertirlo en otra “guerra contra el terror”. Nada nuevo. Pero si el “choque” es discutible, lo que se observa, no.
(Publicado hoy en el diario Información -Alicante-)

Falsas pruebas policiales

Quis custodiet ipsos custodes. No es novela. Es crónica.
Hace años, regresando en coche a Toluca, México, con un par de amigos, la policía nos detuvo y pidió que se abriese el capó del vehículo. Bajaron mis dos amigos para efectuar lo ordenado, se abrió, lo vieron, se bajó y nos marchamos. Pregunté por qué habían bajado los dos cuando con uno bastaba. Me contestaron que era para tener DOS testigos de lo sucedido ya que no era impensable que la policía depositase en el motor del coche, en el momento de su apertura, droga con la que incriminar al conductor por tráfico de estupefacientes, denuncia que se podría levantar mediante la igualmente poco impensable "mordida". 
Esas cosas pasan en las mejores familias. Aquí está el caso estadounidense, según cuenta el New York Times. No es impensable, sino constatable, el uso de falsas pruebas por parte de la policía para incriminar a sujetos, por ejemplo como portadores de armas ilegales o portadores ilegales de armas (la Constitución estadounidense y la National Rifle Association defienden el derecho a llevar armas para la autodefensa).
Sobre el derecho a llevar armas y según Newsweek, un importante rabino europeo ha solicitado, después de lo sucedido el 7 de enero en un supermercado kosher, el cambio de legislación en la Unión de modo que algunos judíos puedan llevar armas para su defensa. Dice así:
In a letter sent to interior ministries around Europe and obtained by Newsweek, Rabbi Menachem Margolin, director general of the Rabbinical Centre of Europe (RCE) and the European Jewish Association (EJA) - the largest federation of Jewish organizations and communities in Europe - writes: “We hereby ask that gun licensing laws are reviewed with immediate effect to allow designated people in the Jewish communities and institutions to own weapons for the essential protection of their communities, as well as receiving the necessary training to protect their members from potential terror attacks.”
No tiene nada que ver con falsas pruebas policiales, pero sí con el uso de hechos como los citados (Charlie Hebdo incluido, claro), para llevar adelante determinadas políticas. Netanyahu habría invitado a los judíos  (y no por primera vez) que se sintiesen amenazados en Francia a emigrar a Israel.
(Añadido el 24: debe de ser epidemia lo de denunciar las falsas pruebas policiales. Aquí las de Madrid. Como se ve, las motivaciones cambian, pero el hecho es el mismo)
(Añadido el 29: En los Estados Unidos, 2014 fue el año con más errores policiales en mucho tiempo. Se trata del aumento de encarcelados que fueron liberados al descubrirse que eran inocentes)

martes, 20 de enero de 2015

Sobre la usura

En las Españas, las Cajas de Ahorro nacieron como alternativa a la usura. Gestionando patrimonios familiares, procuraban evitar que, ante reveses de la vida, la urgencia llevase al endeudamiento excesivo y a la ruina a manos de los usureros. Las Cajas de Ahorro han desaparecido prácticamente y, en su lugar, se anuncian por televisión micro-créditos fáciles, desregulados, que, a lo que parece, ocupan el lugar de los viejos usureros. Ahora es por internet y cualquiera puede acceder a esos micro-préstamos y no solo en España..
Algunos cálculos que he escuchado hablan de intereses reales hiper-abusivos y catástrofes familiares causadas por estos nuevos usureros. La victoria de los Bancos sobre las Cajas de Ahorro y la obsesión de algunos directivos de estas por parecerse a aquellos (corruptos aparte) ha dejado indefensa a una parte de la población y más en medio de esta "crisis". Todo va en contra de los más vulnerables.
(Añadido el 9 de febrero: un ejemplo aquí de cómo, prestando 4.000 euros en 2011, se exigen del endeudado 32.000, con el consiguiente desahucio de quien cobra 66 € al mes como renta mínima de inserción)

lunes, 19 de enero de 2015

Matizaciones sobre el terrorismo

Juan Cole vuelve a proporcionar algunas matizaciones sobre los musulmanes europeos que viajan a Siria y vuelven y son muchos. Se refiere al caso belga (Verviers y demás), pero creo que se puede pensar que otras situaciones no son muy diferentes.
En primer lugar, el porcentaje de tales jóvenes sobre el total de las respectivas poblaciones musulmanas es muy bajo. Bajisimo. En el caso belga, no llega ni al 1 por ciento.
En segundo lugar, lo que han encontrado en Siria no solo es yijadismo (variopinto, por cierto) sino también movimientos anti-gobierno ajenos al yijadismo. Lo que han encontrado no es necesariamente fanatismo. Una prueba adicional son las tropas estadounidenses enviadas al lugar para apoyar a dichas organizaciones "moderadas".
En tercer lugar, los que regresan no son únicamente los entrenados y adoctrinados (haberlos haylos), sino que también hay datos que parecen indicar que algunos vuelven asqueados de la violencia ciega y la corrupción de algunos de los movimientos que han encontrado.
Una vez más: generalizar puede servir para justificar políticas (sobre todo las represivas y hasta indiscriminadas -esto último casi por definición-) y fomentar ideologías (sobre todo las xenófobas), pero no se corresponde con la realidad. Claro que hay quienes van, quienes son entrenados y quienes regresan dispuestos a matar y eso proporciona sentido a la actividad policial (aunque no vendría mal completarla con escuela y servicios sociales, al modo danés). Pero hay que ver la cuestión en su justa medida. Es la falta de matización lo que resulta preocupante. Casi tanto o más que la amenaza terrorista. Un pequeño grupo enloquecido es preocupante. Una sociedad instalada en la irracionalidad, mucho más.
Claro que hay que reforzar la seguridad pero sin mentiritas o medias verdades. Y no a cualquier precio.

domingo, 18 de enero de 2015

Entender al Otro

Por razones históricas (la terapia de choque en Bolivia), no le tengo muchas simpatías a Jeffrey Sachs. Sin embargo, aquí hay un buen artículo explicando que atribuir los ataques terroristas a locura o insensatez no ayuda mucho a entender lo que está sucediendo y lo que puede suceder. Es la geopolitica y su historia lo que ha de ser tenido en cuenta para entender (que no es justificar) esos ataques. Como hay que entender (sin por ello justificar) las agresiones de "Occidente" a Oriente Medio.
Eso sí: el mundo es suficientemente complicado como para no dejarse clasificar en dos bandos (los buenos -es decir, nosotros- y los malos -es decir, el Otro-). Eso es ideología que legitima en todas partes (no solo en "Occidente") otro tipo de percepciones, políticas y decisiones.

Ante judíos y musulmanes

Este es un gráfico del Pew Research Center, con datos de la primavera pasada, que muestra las opiniones favorables o desfavorables hacia judíos y musulmanes en siete países europeos. Poco que comentar. Subrayar el caso francés, que muestra los mayores porcentajes de opiniones favorables tanto hacia judíos como hacia musulmanes, y el caso italiano, con sus opiniones desfavorables hacia los musulmanes. También se puede leer en términos de países en los que "favorable" o "desfavorable" hacia las dos ¿religiones? supera el 50 por ciento.
Europe France views of Muslims, Jews
Explico, de inmediato, mis dudas. No tanto sobre las preguntas sino sobre lo que han podido entender los entrevistados. Judío no es lo mismo que israelí y opiniones hacia el gobierno de Israel no tienen por qué coincidir con las opiniones hacia israelíes o hacia judíos. Musulmán no es lo mismo que árabe y ahí el "corte" de clase social puede ser más fuerte. No sé cuántos entrevistados han pensado en términos de "moros" (es decir, de clase baja) al contestar esa pregunta. Supongo que el PRC habrá controlado esos problemas, pero ya se sabe que las prisas por producir datos pueden tener malas consecuencias. Religión es una cosa, política es otra y clase social otra. Relacionadas en muchos contextos, pero con lógicas diferentes y refiriéndose a "cosas" diferentes. No siempre el entrevistado (ni el bloguero, ni el periodista de primer nivel) es consciente de eso.

sábado, 17 de enero de 2015

Terrorismo religioso

Con una definición de "terrorismo" un tanto amplia (es la de Europol), este es el resultado de los últimos años para la Unión Europea:
terrorism EU 2
El dos por ciento fueron ataques relacionados con la religión (sea la que sea). No es el Islam, entonces.
Pero los datos pueden ampliarse y, con fuentes poco sospechosas (como el Departamento de Estado de los Estados Unidos), encontrar que, a escala mundial y si se pregunta por la religión de los que cometen tales actos, haya terroristas cristianos, judíos, budistas y musulmanes. Las proporciones varían de país a país (no es lo mismo Birmania que Israel, por poner casos en los que ha habido ataques terroristas budistas y judíos respectivamente). Pero sí parece que hay una tendencia a darle a la religión un papel dominante en este problema y, dentro de él, a subrayar el papel del Islam en el mismo. "El Islam, enemigo de Occidente" al que me refería ayer aquí mismo. Tendencia con escasa base empírica a lo que parece. Haberlos, haylos. Pero lo del terrorismo va mucho más allá de la religión.

viernes, 16 de enero de 2015

¿Falsas amenazas?

Parece que las ha podido haber recientemente en los Estados Unidos. "Fabricadas" por la policía, agencias de espionaje o, en general, los gobiernos. En Europa es impensable. No encaja con los "valores europeos" que legitimaron conquistas y colonizaciones. Sin embargo, hay quien ha llegado a decir que los ataques en París fueron "fabricados" por agencias de los Estados Unidos para mejor someter al gobierno de Francia a su órbita. Poco fiable, pero indica hasta qué punto lo peor que le puede pasar a un paranoico es que le persigan de verdad. O haya antecedentes probados. Vaya usted a saber. De ahí mis signos de interrogación.

El Islam, ¿enemigo de Occidente?

He vuelto a leer este viejo texto publicado en 1999 (y pido disculpas por la autocita). Pero me ha hecho pensar en lo poco que se ha avanzado y lo mucho que se ha retrocedido en esa percepción del Islam por parte "occidental". Ha habido casos de políticas sensatas, como la danesa de ESP (escuela, servicios sociales y policía, es decir, no solo policía, espionaje y represión), pero, en general, la espiral de violencia ha deteriorado notablemente las percepciones mutuas, por lo menos las de las que conozco, es decir, las "occidentales". También, a lo que parece y dicen los "occidentales", las percepciones en países de mayoría musulmana (no, como ha dicho alguna vez el ministro de Asuntos Exteriores español, "países musulmanes" que sería como llamar a la Unión Europea "países cristianos" -se pretendió, se pretendió que la referencia a la "cristiandad" estuviese en el amago de Constitución de la U.E, pero el "lacismo" imperante lo impidió. O el sentido común, sencillamente-).
Sobre la cuestión demográfica, un trabajo del Pew Research Center recuerda que, aunque la población musulmana sigue creciendo en la Unión Europea y es, relativamente, más joven que el resto de sus habitantes, en 2030 estará en torno al 8 por ciento. No parece que vayan a tener mayoría absoluta, como en la novela de Houellebecq. Ni siquiera en los dos países con mayor presencia, Francia, sí, y Alemania. Estos son los datos. Primero, en mapa, los porcentajes sobre la población total de cada país y, después, su monto total y, de nuevo, el porcentaje.
Muslim population in Europe
Otra cosa es que esas poblaciones se encuentren concentradas en determinados lugares (ciudades, barrios) dando, así, la impresión de ser muchos más de los que realmente son. También ayuda el hecho de que algunas de sus mujeres lleven prendas de vestir diferentes a las del resto. Pero percibir no es ser, aunque Berkeley dijese lo de "esse est percipi" (ser es ser percibido), pero no es lo mismo.

jueves, 15 de enero de 2015

Hipócritas

Así llama Juan Cole a los "líderes mundiales" que asistieron a la manifestación parisina con objetivos poco claros. Si era por "libertad de expresión", algunos de ellos habrían llevado a la cárcel a los dibujantes de Charlie Hebdo de haber publicado  en su país sus caricaturas (de gusto discutible, todo sea dicho -véanse los ejemplos que adjunta Cole sobre Netanyahu, Le Pen o incluso Depardieu-). Si era por "tolerancia" volteriana (y más en la Rue Voltaire), lo mismo. Si era por los "valores occidentales", seguro que no saben cuáles son ni a qué etapa de su respectiva historia se refieren. En el caso español, habría que elegir entre la conquista árabe, la Escuela de Traductores de Toledo, la reconquista, las Cortes de Cádiz, el motín de Esquilache, Fernando VII, las repúblicas, las guerras civiles -incluyendo a las carlistas-, la dictadura franquista, la "Transición" (sobre la que no hay acuerdo ya que unos la deifican y otros la llenan de denuestos) o el futuro esplendoroso bajo el cambio climático y la contaminación mediambiental.
Muchos de ellos aprovecharán los asesinatos para arrimar el ascua a su sardina, sea electoral, represiva o de simples relaciones públicas (del tipo "en esos actos es que hay que estar"). Ahí sí que hay diferencias, pero no tantas.
Mientras, las motivaciones y objetivos de los asesinos siguen estando poco claras y, sobre todo, no está claro quién estuvo detrás de la acción de los tres atacantes. Ya no solo dentro del Islam, pero es que entre las organizaciones yijadistas hay notables diferencias que dificultan saber quién estuvo detrás de tales acciones, todo ello al margen de "teorías de la conspiración" a las que ya me he referido en otros posts.
De momento, vaya este artículo con el siguiente titular y entradilla:
Days After Free Speech Rally, France Arrests 54 People for Offensive Speech
Observers warn that government reaction in wake of Charlie Hebdo killings reminiscent of post-9/11 fear campaign
No es el único que se asombra de esta versión tan peculiar de la "libertad de expresión". Y no se diga nada de Arabia Saudita. Eso queda para otros (los calificativos escuchados esta mañana en las radios españolas para los que sí pueden saltarse la libertad de expresión y que lo hacen bien si son de los "nuestros" y los calificativos para los que lo critican, son de antología).
Y, a todo esto, para luchar contra el Estado Islámico, Francia enviará más tropas y al Charles de Gaulle (todo un símbolo). Bombardear a los yihadistas del EI es venganza como la supuesta venganza de Bush II después del 11-S: bombardear Afganistán y, ya puestos, invadir Irak para acabar con el que quiso "matar a papito" (daddy), un tal Sadam Husein que, encima, era lo más alejado no solo al yijadismo sino también al islamismo que se puede encontrar en la zona.
Nihil novi sub sole
(Añadido el 20: Chomsky incide aquí en la hipocresía de los que condenan por un lado y practican el terrorismo por otro. Incluye al gobierno de Obama)

miércoles, 14 de enero de 2015

Derechos humanos violados

Recapacitemos ahora: malo es que los caníbales se coman a los misioneros, pero es peor cuando los misioneros se comen a los caníbales. Vayan algunos casos para una reflexión desapasionada, de cabeza fría.
Hace años escuché decir a un candidato a gobernador de un estado mexicano que los derechos humanos eran para los humanos, no para las ratas. Es un ejemplo de cómo prescindir de tal engorro: declarar que los destinatarios no son humanos.
Cuando ya se habían formulado los derechos del hombre y del ciudadano (fue en 1789), los nazis del siglo XX aplicaron la misma triquiñuela en los campos de concentración: declararon sub-humanos a judíos y gitanos, con lo que, obviamente, los tales derechos no se les aplicaban.
Yendo todavía más atrás en el tiempo, la Controversia de Valladolid (1549) enfrentó a Ginés de Sepúlveda y Bartolomé de las Casas a propósito de la conquista de América. El problema de fondo era saber si los conquistadores tenían derecho para ocupar tales tierras y, sobre todo, si tenían derecho a forzar el trabajo de los indios. Si los habitantes de América resultaban ser humanos, la cosa se ponía complicada para su explotación. Así que los dos religiosos discutieron si los indios tenían alma, es decir, si eran tan humanos como los europeos. Sepúlveda decía que no y De las Casas que sí, aunque parece que ambos estaban de acuerdo en que se podía esclavizar a los negros, mucho más alejados de la humanidad que los indios.
Los derechos humanos salieron a relucir a finales de 2014 en el contexto del acuerdo entre Obama y Castro sobre la tenue mejora en las relaciones entre sus respectivos países, cosa que algunos vieron como un triunfo del castrismo, otros como una infamia por parte de Obama y los de más allá como un ingreso de ambos gobiernos en la modernidad, superando anacronismos. La nota leída por el ministro de Asuntos Exteriores español hablaba, en efecto, de “democracia y derechos humanos” en la línea de varios mandatarios occidentales. En Cuba, se insinuaba, los derechos humanos eran violados por el gobierno de los Castro, y eso había que ponerlo sobre el tapete para que quedase claro..
Se supone que los derechos humanos son para los humanos, “caníbales” incluidos.. Y sus violaciones deben ser denunciadas vengan de donde vengan. Cierto que en Cuba algunos derechos del hombre y del ciudadano, derechos básicos, no son respetados y no está de más el subrayarlo. Pero también están, al mismo tiempo, las tremendas violaciones de los derechos humanos por parte de los torturadores de la CIA y otras agencias gubernamentales planetarias. Se habían venido a saber, más o menos, por las mismas fechas y si en este caso no se denunciaban, como no se denunciabaGuantánamo, que está en Cuba, tal vez era porque se consideraba que los torturados pertenecían a la categoría de sub-humanos o se ponía, por encima de los derechos humanos de unos, los derechos a la seguridad de los posibles objetivos de actos terroristas (por cierto, el informe del Senado mostraba que, desde ese punto de vista, las torturas habían sido inútiles: no habían proporcionado información relevante). Que yo sepa, nadie ha sido acusado ni, por tanto, condenado por tales fechorías. Y Guantánamo sigue aún en Cuba.
Se puede discutir si la pena de muerte está entre las violaciones de tales derechos. Hay quien piensa que sí, y lleva a cabo campañas para su supresión. Con independencia de lo que se piense al respecto, la pena de muerte tiene una característica particular: es irreversible. Viene a cuento porque, por las mismas fechas, se supo del asesinato judicial de George Stinney Jr. en 1944. Y si en otros casos en lugar de ajusticiados hay que decir asesinados judicialmente, en este con más razón. Stinney, de 14 años, había sido llevado a la silla eléctrica (hubo que ponerle algo en el asiento para que llegase a los electrodos) por un delito que no había cometido. Más: con su masa corporal era prácticamente imposible que hubiese sido culpable. Pero, negro, fue condenado rápidamente por un jurado de blancos... y exonerado del crimen a finales de 2014. 
Todo hay que decirlo: las penas de muerte se han reducido en los Estados Unidos durante 2014, aunque ha habido varios casos de extrema crueldad en su ejecución. Y no son el país con más aplicaciones. La China o Arabia Saudita le ganan en tal porfía. Cuántos han sido violaciones irreversibles de derechos humanos de inocentes, eso todavía no se sabe.
(Publicado hoy en el diario Información -Alicante-)
(Aquí algo más sobre Charlie Hebdo. La frase inicial es atribuida a Bernard Shaw y tiene evidentes tonos coloniales. A estas alturas, todos somos caníbales de una forma u otra, pero todos creemos estar en el lado de los misioneros: nuestros valores son sagrados y no pueden ser tomados a broma)
(Añadido el 17: Aquí hay un brillante artículo de Chomsky comparando la historia de la intervención estadounidense en Vietnam con la de Cuba. El imperialismo, dice, actúa de forma parecida en continentes diferentes. Pero la historia manda y no es lo mismo la cuestión cubana bajo la Guerra Fría que después. ¿Derechos humanos? ¿A quién le preocupa eso? Léase y disfrútese).

Nueva corrupción

Así la llama una antropóloga estadounidense en el Washington Post a partir de los casos de "vieja corrupción" como la que ha llevado a la cárcel a un ex-gobernador (su mujer está a espera de juicio) que habría aceptado regalos a cambio de decisiones.
La nueva corrupción, dice, es la de 
1. Médicos e investigadores en el campo sanitario que siguen dócilmente (a cambio de "astillas", claro), las indicaciones de las industrias farmacéuticas. No es novedad: se publican los datos que convienen a sus intereses y se silencian los que no convienen. Y uno va y se cree lo que dicen los "expertos".
2. Economistas de alto nivel que siguen dócilmente (a cambio de prebendas, fondos para la "investigación" o, sencillamente, dinero) las indicaciones de empresas y no solo las financieras. Tampoco tendría que ser novedad: publican, convenientemente maquillados los datos que convienen a sus intereses y se silencias los que no convienen. Y uno va y se cree lo que dicen los "expertos", tan dedicados a la ciencia desinteresada como los anteriores.
3. Ex-militares (se jubilan pronto) que asesoran al gobierno mientras mantienen lazos con industrias armamentísticas y "contractors". Tampoco es novedad: baste recordar el discurso de despedida del ex-general Eisenhower cuando dejó la presidencia de los Estados Unidos y denunció el "Complejo Militar-Industrial" que tomaba decisiones por encima de los intereses del país y siguiendo sus propios intereses.
4. Los lobbies, dedicados al cabildeo, que cambian ropaje, dejan de llamarse tales y pasan a ser "profesionales de las relaciones con el gobierno". Que eso esté pasando en las Españas (incluyendo a Cataluña) explica asuntos tan chuscos como el del "pequeño Nicolás". Y va uno y se cree que los gobiernos actúan en pro del "bien común".
Nihil novi sub sole.

martes, 13 de enero de 2015

50 civiles muertos

Así es la guerra. Se destruye un "centro de detención" o cuartel general del Estado Islámico y se mata a 5 civiles por cada "combatiente enemigo" muerto. Sucedió el pasado 28 de diciembre en Al Bab, Siria, pero es ahora, el domingo pasado, cuando el Comando Central estadounidense lo confirma. Bueno, confirma el ataque, no los muertos, que se conocen por otras fuentes igualmente fiables. En todo caso, se tardó bastante en recuperar los cuerpos entre los escombros.
Este terrorismo también es rechazable.
Y puestos a rechazar las muertes cometidas por movimientos que se relacionan con el Islam, ¿por qué no hablar de las muertes en Baga, a manos de Boko Haram en Nigeria que ha causado más muertos que por el ébola? ¿Porque son "occidentales"? ¿Porque no hay "libertad de expresión" de por medio? (De todos modos, expuse mis dudas sobre el origen exclusivamente musulmán de sus actividades ya en 2011, 2012 y 2013. En todo caso, más musulmanes que alguno de los supuestos asesinos en Charlie Hebdo y, en particular, mucho más que el secuestrador del supermercado judío)

lunes, 12 de enero de 2015

Muertes evitables

No somos inmortales: todos moriremos. Pero sí es posible retrasar algunas muertes que son evitables. Las causadas por atentados terroristas, sin duda. Y aunque la esperanza de vida ha aumentado en el mundo, las muertes por tales atentados también se han multiplicado, por lo menos según algunos cómputos a los que ya me he referido en otras ocasiones. Aquí, hace casi un mes, reproduje datos de fuentes especializadas, planteé la necesidad de defensa frente a tales actos, pero también la de analizar cuidadosamente sus causas si lo que se quiere es evitarlos, no aprovecharse de ellos para determinados tipos de políticas. También, siguiendo la fuente que usaba, recordé que las muertes por homicidio son más frecuentes que las muertes por ataque terrorista, y muchas de esas muertes también son evitables.
Ahora encuentro un texto en el que se comparan las muertes por ataque terrorista con las muertes (evitables) producidas por determinadas enfermedades, cifras que, de nuevo, vuelven a ser superiores a las producidas por aquellos ataques. Los datos son de la OMS y el argumento es sencillo: se salvarían más vidas en ese terreno sanitario que en el terreno policial-militar-jurídico "anti-terrorista"..
Insisto: curar enfermedades no es garantía de inmortalidad sino de mayor esperanza de vida. Eso tiene sus problemas, como los que indicó Alfred Sauvy, ya en 1977, refiriéndose, sobre todo, a Francia, pero en términos aplicables a otros países y en términos que ahora se están viendo con mayor crudeza. Ya no se anticipan: se observan. Pero no es esa la cuestión, sino la del "anti-terrorismo", relativamente evitable como relativamente evitables son otras muertes.

domingo, 11 de enero de 2015

Terroristas con DNI

Las dudas razonables de Gilad Atzmon sobre la autoría de los asesinatos de Charlie Hebdo incluyen un hecho curioso: el que los "terroristas" llevaran su documento de identidad para perpetrarlos (o para que se atribuyesen a ellos). Como los que llevaron a cabo los atentados del 11-S dejaron aquel pasaporte de uno de ellos encontrado por el suelo. 
Una vez muertos "en combate", recuerda también las muertes de los supuestos actores del 11-M en Atocha, Madrid, España. En el caso del supermercado kosher, rematándole en el suelo y retirándose de inmediato. Eso sí: ya hay quien, en Madrid, aprovecha los hechos de París para afirmar que "demuestran" que el 11-M español "no fue por Irak". El ascua y la sardina, una vez más.
Solo los muertos son reales e incontrovertibles, las razones supuestas para asesinarlos son discutibles (¿venganza por caricaturas? ¿por el torturismo francés en Argelia? ¿terrorismo? ¿contra la libertad de expresión o los valores occidentales?¿Irak y Abu Ghraib?), las causas de tales comportamientos son olvidadas (¿"cruzadas" en Afganistán, Irak, Libia, Siria? ¿contextos personales? ¿marginación o exclusión?) y las razones para sospechar numerosas.
Las respuestas fáciles (y mucho más las que suenan a "choque de civilizaciones" o a la religión -la de los asesinos- como causa única o última de su delito) son particularmente sospechosas cuando se sabe que un empleado musulmán de una tienda kosher (para judíos) salvó vidas de los clientes cuando fue atacada por el "terrorista" (yijadista). Lo cuenta Ha'aretz.
En Time se recuerda que cuando el Ku Klux Klan quema una cruz en sus rituales, a nadie se le ocurre pedir cuentas a los cristianos y a sus iglesias sobre los desmanes que los acompañan. Una vez más, dejen a Dios en paz.
(Y aquí está por qué procuro usar la palabra terrorista entre comillas al tratar estos casos: son actos criminales y es preferible tratarlos como tales antes que usarlos para otros propósitos)
(Excelente articulo de Johan Galtung que da que pensar sobre un asunto en el que sobran las "certezas" y faltan las preguntas. Aquí las hay)
(Añadido el 13: ya hay "teorías de la comspiración" disponibles en Turquía y Rusia. Algunas, como las producidas en España sobre el 11-M en Madrid, con el comprensible arrimar del ascua a la propia sardina. No es la única forma. Los gobiernos también tienen la suya)

sábado, 10 de enero de 2015

La parte por el todo

No me refiero a la figura retórica (sinécdoque) sino al uso político que se hace atribuyendo al todo lo que es propio solo de una parte, parte que se podría extraer del todo sin que por ello dicho "todo" sufriera un deterioro notable.
Viene a cuento, a propósito de la masacre en Charlie Hebdo, no tanto por los asesinos, sino por las reacciones que han suscitado y de la que se han aprovechado a río revuelto gobierno y parte de la oposición en Francia. 
Los asesinos decían matar a quienes habían insultado al Profeta. Absurdo. Pase. Execrable. Sin duda. Encima, entre los asesinados se encontraba un policía de religión musulmana, Ahmed Merabet. Pero los que, en venganza, han atacado mezquitas (musulmanas, casi por definición) y establecimientos (árabes) han atacado a quienes, en muchos casos, han rechazado los crímenes perpetrados en la sede de Charlie Hebdo. La parte son estos asesinos, hijos de inmigrantes, inadaptados que usan la violencia como forma de expresar su rechazo a su situación y que muestran una relación bastante problemática con el conjunto de creencias y prácticas musulmanas (véase el post de Ignacio Álvarez-Osorio aquí al lado). El todo es el conjunto de musulmanes, la umma si se quiere, el Islam en su conjunto. 
La nueva corriente europea consiste en sustituir a los judíos (el viejo antisemitismo) por los árabes-musulmanes (la nueva islamofobia). Estos últimos son considerados los culpables de la situación en que se encuentran muchos ciudadanos y, en cualquier caso, se convierten en un objeto sobre el que proyectar las frustraciones que la "crisis" impone y la agresividad que la frustración provoca. Es un buen objeto a odiar y hay partidos (el Frente Nacional en el caso francés) dispuesto a beneficiarse de ese odio, en parte fomentado por el mismo partido (también hay críticos, claro).
Algo semejante, aunque menos dramático, sucede cuando se confunde a los nacionalistas (la parte, observable y hasta cuantificable) con la "nación" (el todo, ente metafísico y, a lo más, referente a una entidad administrativa definida por unas fronteras convencionales -no hay fronteras "naturales" definitivas-). Sucede en las Españas (y en Cataluña en particular) y está sucediendo en Francia cuando se intenta "unifircar" a la "nación" atacada en sus "valores" frente a un enemigo cruel e inmisericorde, que puede tener esa nacionalidad, pero no comparte sus valores. Es uno de los instrumentos más utilizados para unificar a un grupo humano: el presentarle un enemigo externo, amenazador y peligroso, ante el cual solo cabe la unión por encima de cualquier diferencia. Los "valores" de una "nación" suelen ser los valores de una parte de la misma, si por nación, como digo, se entiende habitantes de una determinada circunscripción administrativa, en general un Estado (o, en las Españas, una comunidad autónoma). Y más en el caso francés. Se trata de construcciones benevolentes a partir de retales de la historia de sus poblaciones, en las que lo negativo es puesto en sordina y lo positivo y presentable es resaltado: esos son "nuestros valores" (Charlie incluido). Lo exponía claramente aquí Santiago Alba Rico):
defender los valores de Francia es quizás defender la revolución francesa, pero también Termidor; es defender la Comuna, pero también los fusilamientos de Thiers; es defender a Zola, pero también al tribunal que condenó a Dreyfus; es defender a Simone Weil y René Char, pero también el colaboracionismo de Vichy; es defender a Sartre, pero también las torturas de la OAS y el genocidio colonial; es defender mayo del 68, pero también los bombardeos de Argel, Damasco, Indochina y más recientemente Libia y Mali. Es defender ahora, frente al fascismo islamista, la igualdad ante la ley, la democracia, la libertad de expresión, la tolerancia y la ética, pero también defender la destrucción de todo eso en nombre de los valores de Francia. 
Aquí hay otro que, desde otro "frente", se niega a decir que "Je suis Charlie".
Es posible que uno de los efectos de los asesinatos de Charlie Hebdo sea el mejorar, todavía más, las perspectivas electorales del Frente Nacional, euroescéptico y algo xenófobo. Si tanto teme "Europa" a Syriza en Grecia, no estaría de más que temiese el auge del Frente Nacional en Francia. Frexit antes que Grexit. Ahí si que no hay sinécdoque y sí se puede extraer una parte sin que el todo sufra de manera excesiva, más allá del horror al cambio.

viernes, 9 de enero de 2015

Los datos son mudos

Se suele decir que "los datos hablan por sí solos". Me cuesta creerlo. Más bien, me parece que se les hace hablar y de diversas formas. Vayan algunos casos y sus correspondientes reflexiones.
Uno. Ejemplo que lo resume todo. Algo más del cuarenta por ciento de estadounidenses encuestados sigue creyendo que los invasores encontraron armas de destrucción masiva en Irak. Es verosímil, sobre todo cuando, bajando a los detalles, se ve que tal creencia está relacionada con la ideología del encuestado y con los medios de comunicación de los que obtiene información. Es obvio que yo tomo como datos los que me da esa encuesta. Perdóneseme. Pero a estas alturas parece que lo de las armas de destrucción masiva en Irak fue una mentira por parte de los políticos que iniciaron tal aventura, un medio de convencer a la opinión pública de que era la opción correcta ("créanme", diría alguno de ellos ante la televisión) y asunto sobre el que, posteriormente, se ha preferido pasar como gato sobre brasas, visto que el remedio ha sido peor que la enfermedad y visto que nadie pudo presentar prueba física de la existencia de tales armas.
Dos. Los prejuicios son un buen envoltorio que hace ver unos datos y no otros y que, al interpretarlos de una manera o de otra, se trasforma su significado. Hace unos días, en el blog vecino de Juan Torres, hubo un intercambio de mensajes y comentarios a propósito de las "food stamps" estadounidenses. Dato va, dato viene (y con notable diferencia entre el equilibrio de Torres y el "sostenella y no enmendalla" de su crítico) se discutió sobre tal asunto. En asuntos complejos como este (y puede verse aquí alguna observación adicional, con datos, claro) la interpretación se "pega" de tal forma al dato que se hace inseparable. Y la interpretación tiene que ver con la ideología del que observa.
Tres. La postura previa (parti pris) lleva a interpretar las cosas de una manera u otra. Incluso a buscar unos datos y no otros. El ejemplo puede ser la caída del precio del petróleo. No es lo mismo verla como resultado de las fuerzas del mercado (menos demanda, producida por la "crisis", y más oferta, producida por el fracking y el pánico de los estados que ven reducidos sus ingresos y pretenden compensarlo con más producción, con lo que aumentan la oferta) que verla como resultado de una "conspiración" de algunos países (Arabia Saudita en primer lugar) para reducir el papel de los Estados Unidos en dicho mercado (al bajar el precio, el fracking deja de ser rentable), pero también como una conspiración de los Estados Unidos (y otros países enriquecidos) para domeñar a algunos "emergentes", e.d. a Rusia. El problema está en que lo de la fracturación hidráulica aparece en las dos interpretaciones, con lo que tal vez ambas sean correctas, pero es probable que los que creen que el mercado energético es un mercado libre vayan hacia la primera opción, mientras que los que creen que ese mercado es tan "libre" como el financiero vayan hacia la segunda. Y encontrarán datos para reforzar su postura previa.
Cuatro. El etiquetado con que viene un problema hace que se busquen unos datos u otros o que se interpreten de manera diferente. Tomemos el caso de los asesinatos producidos en el Charlie Hebdo de París. El ataque contra la "civilización occidental" y la "libertad de expresión" será el leit motiv dominante. Pero hay problemas con los detalles que olvidan otras masacres (como la de Noruega) o balaseras (como la de Wisconsin) o bombas (como la de Colorado Spring por las mismas fechas) y, en general, que el "terrorismo" de extrema derecha ha matado a más gente en "Occidente" que el terrorismo yihadista. Más allá de la condena que tal acto merece, no habría estado de más el intentar entender qué ha podido llevar a sus perpetradores a cometer tal aberración: la cárcel donde se radicalizaron (algo insinúa Le Monde), los ambientes sociales previos (¿nadie recuerda lo sucedido con los "banlieusards" en 2005?) y las muertes producidas por drones, soldados y "contractors" en países invadidos o atacados y de mayoría musulmana. Si a "terrorismo" se le añade el adjetivo "islámico", se etiqueta una realidad de forma que se fomenten las diversas xenofobias y se revisen políticas, por otro lado discutibles. Si los asesinatos en Charlie Hebdo son injustificables (de la caricatura, aunque se vea como insultante, al asesinato hay demasiado trecho), también son injustificables los posteriores ataques a mezquitas como si todos los musulmanes fuesen culpables.
Cinco. He dicho muchas veces que "conocer es comparar". El problema es qué se compara y, sobre todo, por qué. Según el Washington Post, en los Estados Unidos hay más cárceles que universidades ("colleges" en el sentido estadounidense, no en el inglés).
Seis. Ya agotado, datos "que vaya usted a saber". Por ejemplo, este dato de Gallup según el cual el porcentaje de casos de gripe y resfriado en los Estados Unidos es el más alto desde 2008. En cambio, en Cataluña, la incidencia de la gripe es "baja" respecto a años anteriores, según La Vanguardia. ¿Y qué? Sin embargo, aquí vuelve a estar la clave: la relevancia es un juicio externo al dato y se "pega" a él. Lo que le hace hablar al dato es su relevancia y, sobre todo, la interpretación que se hace de él.
De todas maneras, no se olvide que no hay dato que, convenientemente torturado, no acabe confesando. Lo que quiere el torturador, claro.

jueves, 8 de enero de 2015

"Populismos" y futuro

Un artículo de Paul Collier que plantea algunos interrogantes sobre los "populismos" (de derechas y de izquierdas) que pueblan la Unión Europea, pero no los Estados Unidos.
La primera es sobre la palabra "populismo". Comprendo que se use, pero no me convence su uso ya que parece servir para un roto y un descosido.
La segunda es por qué esa diferencia entre la UE y los EE.UU. Collier lo explica por las diferencias de constituciones, sistemas electorales y financiación de los partidos. También es posible que los "populismos" estén dentro de los partidos (republicanos y demócratas)
La tercera es sobre el dilema de los partidos mayoritarios: si plantean coaligarse con su correspondiente "populista", demuestran que estos son aptos para gobernar; si la opción es por la Grosse Koalition, entonces dejan la oposición en manos de los "populistas" (Piénsese que, en las Españas, las elecciones previsibles de noviembre podrían dar como resultado un 25 por ciento para el PP, otro tanto para el PSOE y otro tanto para Podemos, quedando el resto para partidos menores o nacionalistas).
Y la cuarta, insiste Collier, es que se avecinan tiempos turbulentos para las democracias.
Añádansele las sucesivas mutaciones de la "crisis" en la UE (y, probablemente, en los EE.UU.), agítese y sírvase bien caliente.
¿Soluciones? Las plantea, a corto y medio plazo, Dani Rodrik a partir de un diagnóstico más economicista pero compatible aquí.