viernes, 31 de octubre de 2014

Riesgos mundiales

Repito hoy mi pecado de ayer: me autocito. Se trata de un texto que publiqué en 2008 con los "Riesgos para el sistema mundial". La lista sigue vigente, pero añadiendo que, al no introducir la fecha en que tales riesgos se podrían convertir en realidad, pierde todo su valor predictivo. No vale decir "tal cosa se puede producir" si no se dice cuándo. En mi defensa diré que, además de las profecías que se autorrealizan, hay profecías que se hacen con el deseo implícito o explícito de colaborar en que no se realicen. De mi lista (y de las otras listas que reproduzco) hay riesgos que escapan totalmente de la capacidad de reacción de un ciudadano corriente y moliente. Paciencia. Pero otros sí que están en manos por lo menos de los que son elegidos por ese ciudadano mediante su voto. Y algo puede hacer también en su vida cotidiana, en su contexto inmediato, en su trabajo y en su posible proyección externa.
Sigue produciéndose "la pérdida gradual de influencia de Estados Unidos, al que ningún país puede reemplazar y al que pocos están dispuestos a ayudar a promover el orden". Ese y otros factores, llevan, aquí, a anunciar "La era del desorden", cuyo "resultado será, en comparación con el período posterior a la Guerra Fría, un mundo menos pacífico, menos próspero y menos capaz de resolver los desafíos que enfrente".

jueves, 30 de octubre de 2014

Malvados bancos

Lectura poco edificante sobre el comportamiento de diversos bancos, locales y extranjeros, actuando en los Estados Unidos. El reportaje aparece en el New York Times, no en Granma o Aporrea
Mi pregunta es cuál será el comportamiento de los bancos que actúan en países más "liberales", es decir, más permisivos. 
También es poco edificante que esos datos se sepan para los Estados Unidos y que, para, por ejemplo, España, solo se sepa de un quebranto general por malas prácticas (sin especificar, aunque solo referida a los bancos nacionalizados) y algunos latrocinios y fraudes menores (y muy publicitados) por parte de ejecutivos desaprensivos en el único provecho que entendían: el propio. Todo es comparar.

Causas de las guerras

La disminución de los recursos, el aumento de la pobreza, la violencia generalizada y un presidente incapaz de lograr un cambio
Se pueden añadir algunos detalles, por ejemplo, la corrupción, la imposición de determinadas políticas desde fuera del país o la fractura social o territorial, y el avispado lector ya habrá comprendido que se trata de su país, es decir, del país cuyo pasaporte lleva o país en el que reside. Podría ser España, aunque la violencia todavía no esté generalizada (más bien ha disminuido con la "crisis" y las políticas de reforma o austericidas -según se prefiera-), pero el resto, encaja bastante bien. O podría ser Venezuela, aunque la imposición desde fuera no vaya más allá que la del precio del petróleo. México, entonces. Ahí sí: hay más violencia que en España y sufre imposición de políticas que no es tan clara con Venezuela.
Sin embargo, la cita con la que comienzo este post es de un reportaje sobre Yemen que publica Newsweek esta semana. Lo que añado es de mi cosecha, pero se aplica, a lo que parece, también a dicho país. Y de la cita se pasa a anunciar la posibilidad de que el país se deslice hacia la guerra civil. No así los otros citados.
Aun así, la lista de factores no es la de factores a una guerra inminente. Hacen falta otros elementos (en el cuadro 1, mi lista de factores posibles). The Economist, hace años (también mi texto tiene los suyos) daba este gráfico tomado del Instituto de Heidelberg sobre Investigación de Conflictos Internacionales. Pero, me temo, sabemos de las causas cuando ya se ha producido el estallido. Obvio que predicar benévola e inocentemente sobre "cultura de paz", al estilo de la UNESCO de Mayor Zaragoza, no es suficiente, vistas las listas disponibles.

Lo que queda por dilucidar es hasta qué punto hay indicios de guerra en los tres países indicados. Yemen, parece que sí. Los otros dos, tienen cosas en común y cosas que los diferencian. Venezuela, tiene al "imperio". España, al secesionismo. Son precipitantes, no causas.

miércoles, 29 de octubre de 2014

"Desamigar" en Israel

El periódico israelí Ha'aretz informa de una investigación llevada a cabo en la Hebrew University sobre qué sucedió en Facebook a propósito de la Operación Margen Protector. El estudio se llevó a cabo una semana después de que "la guerra terminase" analizó 1.013 declaraciones de "desamistad" entre usuarios judío-israelíes de Facebook.
Dos observaciones previas: primera, que "desamigar" consiste en darle a la tecla mediante la cual se declara que alguien deja de ser "amigo" en Facebook. Segundo, que el periódico hace notar que no se trata de israelíes sin más sino de judíos israelíes (hay palestinos israelíes, como a veces se olvida).
Los investigadores no pretenden que su estudio sea representativo de la sociedad israelí por una razón adicional: los usuarios de facebook son más jóvenes que la media y tienden a ser menos religiosos que la media de su país.
Primero, la muestra: un 20 por ciento se declaraba de izquierdas, 20 de centro y 60 por ciento de derechas.
Segundo, un 20 por ciento de la muestra borró como "amigo" a alguien por las ideas expresadas sobre la Operación. Pero estos "desamigadores" lo eran, sobre todo, respecto a personas con las que tenian relación solo por internet y no conocían personalmente (este punto es importante para valorar qué es ese tipo de comunicación). Además, los situados en los extremos del espectro ideológico (fuese derecha o izquierda) tendían más a "desamigar" que los autoubicados en el "centro".
La relación a través de internet no es una relación personal. Lo que sí puede serlo es la escalada inamistosa entre el gobierno de Israel y el de los Estados Unidos.
Por su parte, el gobierno español viene diciendo (con escaso eco en la prensa española) que rechaza la política de nuevos asentamientos (ilegales como casi todos) en Jerusalén Este. La agencia palestina Ma'an no sé si se refiere a una nota anterior o a una de hoy, pero recurrir a la prensa española es casi inútil. Y no te digo a la que tiene accionariado judío.
Las tres "desamigaciones" (en el primer caso, solo la de algunos, tal vez de izquierdas) parecen tener un elemento en común: la pretensión de que "defender el Estado de Israel" significa expandirlo indefinidamente, cosa más importante que un supuesto "proceso de paz". No me extraña que también los palestinos que viven en el actual Estado de Israel estén preocupados por su futuro.
(Añadido el 30: Un detalle que me intriga. Este artículo publicado hoy en El País y que encuentro en la edición en papel que llega a la periferia de la periferia de Madrid es crítico con el modo con que el gobierno de Israel está acelerando los asentamientos en Palestina, dificultando la resolución del problema de Jerusalén y poniendo trabas de difícil superación para cualquier "proceso de paz". Sin embargo, en papel no aparece este otro artículo que, obviamente, sí que aparece en la edición digital. Titulares:

El intento de asesinato de un judío ultranacionalista eleva la tensión

La Policía israelí mata a un palestino sospechoso del ataque a tiros a un judío en Jerusalén

Este segundo mantiene el lenguaje "correcto": hay un "intento de asesinato" por parte palestina mientras que la "policía israelí mata a un palestino sospechoso de...". Pero, ¿no les cabía este artículo en la edición impresa?  Un intento de asesinato ¿eleva la tensión? La muerte (que no asesinato) de un palestino ¿no la eleva?. Me intriga, como digo).

A modo de metáfora

Comparto casa en un pueblecito de unos 500 habitantes en una Comunidad Autónoma lejana. No hay peluquería ni kiosco de prensa. Es decir, es un lugar ideal. Pero tampoco hay Bancos, lo cual hizo en su día que abriésemos todos, y yo el primero, una cuenta en un pueblo cercano para poder domiciliar allí los gastos comunes. Ya se sabe: agua, luz, contribución. Ningún problema. Ingresaba cada cual su parte, y tutti contenti.
Mas hete aquí que uno de nosotros recibe una carta conminatoria desde la central del banco (catalán, por cierto) para que, en aplicación de la Ley 10/2010 de Prevención de Blanqueo de Capitales y de la Financiación del Terrorismo (recuerde que estamos en 2014), nos personemos sin demora a proporcionar “copia actualizada de la documentación de identidad”. Caso de no hacerlo, no se podría ni hacer ingresos ni reintegros en efectivo aunque, eso sí, los recibos domiciliados se atenderían “hasta agotar el saldo disponible en la fecha del bloqueo”.
¿Dónde estaba el problema? Pues en que la copia de, precisamente, mi dni que obraba en poder de la entidad mostraba que ya había caducado. Todo sea por la honradez bancaria, me dirigí a la oficina del tal banco más cercana a mi casa habitual (a muchos kilómetros de aquella en la que estaba la cuenta), presenté mi documento, lo escanearon y enviaron a la oficina donde está la cuenta en cuestión. Eso sí, me hicieron firmar un papel en el que me comprometía a no “efectuar movimientos de fondos con jurisdicciones de riesgo como paraísos fiscales” (que bien sé lo que son, visto dónde “residen” algunos de nuestros egregios próceres) y a no “efectuar otras operativas relevantes” (que eso sí que no sé lo que son).
Bastaba ver qué saldos y qué movimientos tenía nuestra cuenta como para saber que no pensábamos efectuar ningún movimiento hacia paraísos fiscales. Eso se lo dejamos a los que sí tienen dinero. Y ahí viene lo de la metáfora.
En primer lugar, se podría pensar que se trata de un caso de “dura lex, sed lex”, latinajo que se puede traducir de dos maneras. La primera es que la ley puede ser dura, pero hay que cumplirla. Si en esta ciclópea y bienintencionada lucha contra el blanqueo de capitales y el terrorismo (qué dos patas para un banco) hay una ley ad hoc, pues no hay más que acatarla y cumplirla, sea quien sea y en la Comunidad que sea. La segunda es que la dichosa ley es dura como todas las leyes convenientemente promulgadas y esta lo es. Así que, a hacer cola, entregar el dni y firmar el compromiso a no realizar otras operaciones relevantes: es dura porque incluye cosas que el pobre súbdito desconoce y que pueden volverse inesperadamente con dureza contra él.
Pero, en segundo lugar, este asuntillo personal e intrascendente es metáfora de lo que está sucediendo a nuestro alrededor: es a los mindundis como yo a los que se les aplica la ley... por otro lado plagada de dificultades. Primero, porque no me parece que el poner al día mi dni impida que tenga la tentación de blanquear capitales (que no tengo) o financiar al terrorismo (que detesto). Y, segundo, porque el firmar el curioso documento de marras no significa que vaya a cumplir lo que allí digo. Los que tienen capitales “blanqueables” y, además, desean hacerlo, no me parece que dejen de practicar tan patriótica tarea solo porque han firmado un papelito diciendo que van a ser buenos y van a evitar tarjetas opacas.
Me intriga, de todas formas, ese desfase de cuatro años entre la promulgación de la ley y su “obligado” cumplimiento con gentecilla como yo y mis compañeros de cuenta corriente. No creo que en ese tiempo haya caducado mi dni (me toca renovarlo en 2019, como diría mi madre “si Déu ens dona vida i salut”), así que no me parece el mejor argumento. No tienen, por otro lado, ningún motivo para “castigarme” por algún artículo escrito que no les haya gustado. Eso sería muy pretencioso por mi parte. Así que solo me queda suponer que el problema lo tienen ellos, que les ha entrado la histeria colectiva en sus grupos directivos ante “la que está cayendo” y que no solo afecta a clientes. Pero no hay tal: ya vienen aplicando (es un decir) la susodicha ley casi desde su promulgación, así que me quedo sin saber de qué va este asunto. Y eso es lo peor de esta metáfora.
(Publicado hoy en el diario Información -Alicante-)

martes, 28 de octubre de 2014

Disparidad de géneros

El Foro Económico Mundial ha publicado un estudio sobre la disparidad de género a escala mundial (con algunos países sin datos, todo hay que decirlo).
El mapa completo está aquí y solo consigo copiar una parte, pero suficiente como para ver las diferencias entre países (faltan, en mi copia, evidentemente, el Asia más oriental).

En el estudio se pueden ver los criterios que se usan para producir este índice. No todos son evidentes. Pero es lo que hay.


lunes, 27 de octubre de 2014

Historias sobre deflación

Uno de los grandes problemas que afronta la economía mundial es la economía de la eurozona en general y su riesgo de deflación en particular. The Economist lo explica de modo que hasta yo puedo entenderlo. Este artículo en el Washington Post se queda en ver qué factores llevan a la deflación en la zona euro. En ambos casos, perspectivas poco halagüeñas para los que van uncidos a tal carro y alardean, como el gobierno español, de su buen funcionamiento económico. 
Comprensible esto último. Sea o no sea verdad (y hay motivos para pensar que no es verdad), el país está en campaña electoral para las municipales y el partido en el gobierno necesita ardientemente un tema para hacer olvidar el goteo interminable de escándalos (reales o ficticios, tanto da) con que va perdiendo votos que, a lo que parece, van a la abstención. Para las siguientes elecciones generales, si no se ha producido la recuperación de la que alardean (hasta decir que es más importante que los escándalos -y, si fuera cierta, tal vez fuera tan importante por lo menos-), sus perspectivas electorales se convierten en problemáticas. Por supuesto, estarían lejos de la mayoría absoluta actual y hay motivos para pensar que ni siquiera mayoría simple: habría más "simples" acompañandoles, a saber, los socialistas y Podemos. Un Parlamento muy inestable, que es lo menos deseable en las condiciones europeas a las que hacen referencia los dos artículos que cito al principio. ¿Podría alguno de ellos hacer coalición con alguno de los dos restantes? No lo veo.
Lo que me gustaría saber es hasta qué punto la posición alemana -personalizada en Merkel, pero es obvio que no es de ella solamente- es efecto de un caso más de "groupthink". Sostenella y no enmendalla, contra viento y marea. Tal vez. Pero los efectos son constatables. Las decisiones, sean equivocadas o no, tienen consecuencias reales.

domingo, 26 de octubre de 2014

Más doble moral

Desertar, ¿está mal? Depende: si desertas de un ejército "bueno", estás haciendo una cosa mala. Pero si desertas de un ejército "malo", mereces un monumento. El problema reside en decidir qué ejército es el "bueno" y cuál es el "malo". 
Que el "bueno" sea siempre el vencedor, me parece un criterio muy discutible, aunque sí suele ser cierto que la historia la escriben los vencedores, capaces entonces de dictaminar la bondad (la propia) y la maldad (la de los vencidos).
Otro criterio problemático es el de la Ley: si cumple con el derecho internacional (convención de Ginebra y esas cosas), es "bueno" (dura lex, sed lex). Si se salta la Ley, entonces es "malo". El problema, en este caso, reside en el hecho de que hay países "buenos" que se saltan la ley propia e internacional con un cierto desparpajo. Pero, como todos los gobiernos, persiguen al desertor de manera implacable. Desde el punto de vista de cumplimiento de la Ley, son ejércitos "malos", pero desde el punto de vista de sus medios de comunicación (propios o de sus vasallos internos o externos), son ejércitos "buenos".
Ampliando el campo, el respeto a la Ley es también un asunto espinoso. Valoramos a los que cumplen "nuestra" ley, rachazamos a los que la incumplen, pero también valoramos a los que incumplen la ley de los "otros". El mismo gobierno que persigue los incumplimientos en casa propia, acepta y hasta fomenta los incumplimientos en otros lugares si sus gobiernos no son de los "nuestros". En la "antigua área de la peseta" hay algunos ejemplos actuales con sugestivas distinciones entre legalidad y legitimidad (la "nuestra" es legal y legítima, la de los otros es ilegal e ilegítima para unos e ilegítima para otros). Tal vez la legalidad de los "otros" sea ilegítima, pero es legal, guste o no guste.
Lo que sí está claro es, como acabo de decir, que todo gobierno considera "malos" a sus desertores, sea cual sea la cualificación que el propio ejército merezca. "Bueno" o "malo", no importa; lo que importa es que cace ratones, es decir, que sea el "nuestro".
¿Por qué no, entonces, considerar "buenos" a todos los desertores, tengan la legalidad que tengan y estén en el país que estén? Obvio que la consideración va por un lado y las prácticas observables por otro. Aquí hay otro ejemplo: un gobierno bajo sospecha (y más que sospecha) de haber cometido genocidio, es criticado por algunos de sus connacionales por vender armas a un país que puede usarlas para cometer, a su vez, genocidio (recuérdese que el genocidio va contra el derecho internacional público). Interesante el argumento que utiliza el periódico: sería como vender armas al ejército nazi de la II Guerra Mundial... cuyos desertores ahora merecen un monumento, como se ve en la primera cita que he hecho en este post.
Un caso más: muertes de niños judíos o palestinos y cómo son vistos por unos o por otros, de modo que lo que es "terrorismo" en un caso, es un "accidente" en el otro. Espectacular la narración de Greenwald.

sábado, 25 de octubre de 2014

Espía, que no es poco

Inglaterra tiene una larga tradición de profesores "rojos" (rosado, como dirán algunos, pinko). Sencillamente alineados a la izquierda del laborismo, es decir, en el entorno del entonces Partido Comunista, o claramente alienados con la entonces Unión Soviética hasta el punto de espiar para sus conmilitones. Entiendo, pues, que el MI5 les haya estado espiando a su vez, cosa que ahora se ha sabido por documentos desclasificados. Algunos son archi-conocidos en el mundillo académico y sus aledaños internacionales como Eric Hobsbawm, Doris Lessing o Christopher Hill. Otros son conocidos más en su ambiente que fuera de él, pero son muchos. He buscado en el artículo el nombre de "the most remarkable person I ever met", un economista que estuvo en el Partido Comunista hasta los sucesos de Hungría (que también impresionaron a los tres que acabo de citar), lo dejó para llegar al laborismo y lo dejó cuando vio de qué era capaz Tony Blair.
Hubo un tiempo en el que visitar la Unión Soviética, como alguno de los citados, era ya un motivo para ser espiado (teléfono, correspondencia, micrófonos). Y no solo en Inglaterra. También, por ejemplo, en la pacífica Noruega. Otro amigo, cuyo cumpleaños precisamente se celebra hoy, la visitó siendo líder estudiantil. Ha pensado en pedir a la policía de su país su propio dosier. Será divertido.
Volviendo al artículo que cito, se ve cómo el MI5, el MI6, el FBI y demás agencias de "inteligencia" colaboraron en la vigilancia de los presumiblemente díscolos y en concreto si eran díscolos en el terreno intelectual. Como bien supo Edgar Hoover desde el FBI, "saber" cosas de esta gente podía ser utilizada para acallarla, distraerla o llevarla por otros derroteros. Hay que controlar las ideas, cosa que ahora se hace con trolls, infiltrándose en las redes sociales y demás artimañas de los que vigilan y de los que quieren orientar las ideas en la dirección "correcta", es decir, la propia.

viernes, 24 de octubre de 2014

Corrupción, corregida, si; ¿aumentada también?

Encuentro un artículo en Foreign Affairs que parte de la constatación del incremento del interés por el tema. Se publican más libros ahora que hace, dice, cuarenta años y el buscador de san Google da más entradas para "corruption" que para "terrorism". Es también voz común en muchos países, a veces con el añadido de que "esto, fuera de aquí, no pasa". Y pasar, pasa. Y mucho.
Es difícil saber si, efectivamente, los comportamientos corruptos han aumentado objetivamente a escala mundial. En muchos, cierto, ha aumentado el ruido que generan tales comportamientos. Pero que hagan ruido no significa que sea porque hay más. Puede ser que sea porque ahora se le da más cobertura, hay un acceso mayor a la información, internet se convierte en un aplificador y, en muchos países, la democracia ha permitido que ciertas cosas se sepan con claridad. Y si no ha sido democracia, como es el caso de la China, sí ha habido mayor posibilidad de conocer el asunto que cuando de lo que se trataba era del Libro Rojo o, en España, de la "unidad de destino en lo universal"  (mi padre, poco sospechoso de antifranquista, se asombraba, en los años 50 y 60 del nivel al que podía estar llegando la corrupción... cosa que, obviamente, los periódicos no reflejaban). De todas formas, y volviendo a la escala mundial, sí es posible que haya aumentado.
Terminé hace casi dos años un librito con tal título (Corrupción, corregida y aumentada, el índice, el prólogo de Alberto Acosta y mi nuevo prólogo -20 años después, ya que hacía ese tiempo que había publicado una primera versión, Corrupción tout court-, se encuentra aquí). Lo que, con la que está cayendo en las Españas (Cataluña incluida), también se podría pensar que, comparado con el griterío de los años 90, la corrupción había aumentado. Pero lo mismo piensan mis amigos con los que estoy en comunicación en varios países latinoamericanos. 
Lo que, de todas formas, es menos discutible es que se ha "corregido", aunque no en el sentido de que los poderes públicos han intentado corregirla, evitarla, prevenirla, castigarla. Estando, por definición, implicados en la transacción corrupta (que es cosa de dos, no solo empresarios sino también políticos), estos últimos no suelen pasar de la retórica en su "lucha contra la corrupción" y, a lo más que llegan, es a aumentar las penas sin aumentar las probabilidades de "pescar" a los corruptos. Inútil es aumentar las penas de los que piensen que soy tonto si no aumentan los medios para localizar a los que lo piensan y para castigarles consiguientemente.
Es "corregida" porque el capitalismo ha cambiado. Las posibilidades de fraude, lavado de capitales, tráfico de divisas, estafa, esquemas piramidales, robo sin más, coimas y corruptelas adquieren ahora una coloración particular por la irrupción de dos fenómenos a su ver relacionados entre sí: la financiarización de la economía (lejos queda el capitalismo industrial al que se refería don Carlos Marx) y las nuevas tecnologías de la comunicación y la información. 
Cierto que muchos comportamientos corruptos a escala local no han cambiado notablemente con el tiempo: alguien paga para que el político tome la decisión que conviene a los intereses del pagador y eso tiene que ver con servicios públicos, urbanismo y, en general, con las competencias de los gobiernos locales. Lo mismo puede decirse sobre las decisiones de los gobiernos centrales sobre compra de armamentos, grandes equipamientos e infraestructuras importantes. Y, claro, algo habrá que decir sobre la corrupción de los organismos internacionales de los que poco se sabe pero que ya han producido algún que otro escándalo o sospecha de corrupción. Pero, como digo, se han introducido, a lo que parece, interesantes correcciones apareciendo nuevos campos como el monetario o bursátil. 
De todos modos, y siendo un terreno por definición tan poco transparente, siempre queda la sospecha de que lo que se está viendo sea la punta del iceberg y que, por encima (no por debajo) de lo que se ve, haya una corrupción sistémica de la que no es políticamente correcto hablar. Así que, de lo que no se puede hablar, mejor callarse.
(Añadido el 7 de noviembre: otra lista sobre el problema global)

jueves, 23 de octubre de 2014

Creatividad y "groupthink"

Que la situación económica exige nuevas ideas, me parece evidente. Las viejas no parece que estén sirviendo. Que el contexto no favorece la aparición de ese tipo de ideas, me parece todavía más evidente. Y por dos razones: el ambiente no favorece la creatividad y hay un exceso de "groupthink" es dicho ambiente. Me explico.
Sobre la creatividad. Algo más de cincuenta años después de su escritura, se acaba de publicar un texto de Isaac Asimov sobre cómo aparecen nuevas ideas. El lugar en que se publican ahora ya es sintomático. A partir de algunos ejemplos históricos, Asimov piensa que el "experto", el proyecto de investigación financiado, la extroversión, los grandes equipos, el formalismo académico son otros tantos obstáculos a la emergencia de la creatividad, de las nuevas ideas. 
Sobre el "groupthink". El introductor del término, Irving Janis, lo definía como "Un modo de pensamiento que las personas adoptan cuando están profundamente involucradas en un grupo cohesivo, cuando los esfuerzos de los miembros por unanimidad hacen caso omiso de su motivación para valorar realísticamente cursos de acción alternativos". El inglés hace referencia al "doublethink" orwelliano, de modo que la traducción de "pensamiento de grupo" pierde la relación con la "neolengua" de Mil novecientos ochenta y cuatro. Departamentos universitarios fuertemente jerarquizados y/o muy cohesionados no son tampoco un lugar apropiado para la aparición de nuevas ideas sino, más bien, para la práctica del "groupthink".
Los partidos políticos pueden mostrar lo peor de ambos casos: falta de creatividad y exceso de "groupthink" y mucho más los movimientos asamblearios en los que el "groupthink", a pesar de las apariencias hiper-democráticas, prima con más fuerza que en los partidos políticos. Además, tampoco es que estén por la labor de producir nuevas ideas: lo que les importa es el poder, ganado, mantenido, o conquistado.
El paso de un movimiento social a partido político es un caso interesante de reducción del "groupthink" y emergencia de "aparatos" de "expertos", formalistas y en grupos más grandes, en cuyos "comités centrales" suele mantenerse la tendencia al "groupthink". En 1981 José Elizalde publicó un artículo con los resultados de su observación participante en el paso del anarcosindicalismo español de la clandestinidad a la legalidad y el efecto que el aumento de sus miembros tuvo en sus planteamientos.
Poco puede esperarse de partidos y movimientos. Y, tal como van las cosas, del mundo académico. Pero siempre podrá aparecer un Darwin que renueve las ideas siempre y cuando no entre en partidos y movimientos ni, mucho menos, saque una plaza docente e investigadora en departamento universitario jerarquizado y cohesionado.

miércoles, 22 de octubre de 2014

"Podemos" especular

Voy a especular sobre el asunto. Es una forma de intentar aclararme las ideas al respecto. De entrada, olvidaré las encuestas que solo les daban un escaño en las europeas y, coherentemente, olvidaré las que les dan el tercer puesto, incluso el segundo, en las preferencias de los españoles, siempre, claro está, detrás del Partido Popular. Y, llegado el momento, no compararé los incomparables votos en las europeas con los de las locales y no solo porque son dos lógicas muy diferentes sino, sobre todo, porque Podemos no puede/quiere presentar candidatos diferenciados en todas las localidades mientras que las europeas fueron de circunscripción única.
Mi especulación es sobre el futuro y es obvio que se abren dos escenarios extremos: Podemos se deshincha o Podemos sigue adelante.
El primer escenario lo he visto, a su vez, en dos versiones: la de los que piensan que se deshincha ya y la de los que creen que se deshinchará después de las locales una vez toquen poder. El argumento de estos últimos es claro: una cosa es predicar y otra dar trigo. En efecto, una cosa es hacer promesas sobre las que no se tiene ninguna posibilidad de influir y otra distinta sería decidir si se iban a aprobar unos presupuestos, un plan general o una ordenanza de basuras o votar en un parlamento autonómico. Ahí te quiero ver, dicen estos, como ha sucedido con otros "alternativos" enfrentados a decisiones concretas en contextos concretos.
La hipótesis de que se puedan deshinchar antes de dichas elecciones, me parece algo descabellada. Evoca una forma de pensar que oculta deseos inconfesables propios de los que no les daban ni un escaño en las elecciones pasadas. De todas formas, esta posición tiene su base en las divisiones internas entre “jerárquicos” y “asamblearios” (las etiquetas son mías).  El segundo escenario es algo más complicado. Suponiendo que no se deshinche ahora ni después de las elecciones locales, ¿qué puede especularse sobre lo que puede suceder después, ante las elecciones generales? Se me ocurren, también aquí, dos opciones: que tengan una victoria como para formar gobierno o que se queden como un partido marginal. Claro, formar gobierno tendría que ser con una mayoría suficiente para ello, cosa que, a estas alturas, no parece probable, o en alianza con alguno de los partidos "casteros", lo cual no dejaría de ser una curiosa ironía, más propia de los partidos "casta" que de quienes se han opuesto verbalmente a la misma.
Obvio que no hay por qué descartar una mayoría suficiente como para gobernar solos. A pesar de las alegrías de la "recuperación", sigue habiendo motivos más que probables como para saber que ni el austericidio/reforma local, ni el estancamiento europeo, ni las dificultades estadounidenses, ni la inestabilidad guerrera, financiera y petrolera mundial pueden hacer disminuir el número de indignados ante tanta corruptela y manipulación, indignados que gustosos darán su voto a quien se enfrenta a los que se presentan (exageradamente) como únicos causantes de esta debacle: el bipartidismo. Será (o sería) interesante ver cómo pondrían en práctica lo que fue su programa para las europeas si es que lo trasladasen a las generales. No sería el primer caso en que, de nuevo, una cosa es predicar en campaña electoral (cuando todo vale) y otra dar trigo (cuando lo que hay son habas contadas y una soberanía todavía más reducida gracias a Maastricht).
Pero como el triunfo no lo da la imposible constatación de sus prácticas (a no ser que su paso por ayuntamientos y autonomías sea un desastre, cosa difícil de imaginar en estos politólogos), sino su programa (antecedentes: los 800.000 puestos de trabajo del PSOE  y las -incumplidas- promesas del PP que le dieron la mayoría absoluta), ese triunfo no es descartable y, mucho menos, si, como sucedió con esas dos victorias, fuese acompañado por la descomposición, ahora, de los dos partidos que han estado pudiendo formar gobierno.
Queda la posibilidad de un interregno de partido minoritario, al estilo UPyD, de cuya inercia hacia la victoria final no dudo, pero que creo que yo ya no vería (demografía manda).
Que han generado nuevas identificaciones (las hay de Podemos como las hay del Barça) y que su voto, en muchos casos, es efecto de un cálculo racional, es algo fuera de toda especulación. Lo que queda por ver es qué da de sí y hasta cuándo y dónde. La respuesta queda en manos de sus militantes y sus votantes. No en manos de las encuestas y opinadores varios, favorables o contrarios.

Bienestar comparando

Agradable tertulia de los martes. Clase media, con algunos de clase media alta, profesionales, empresarios, gente de la universidad. Nada sospechosos de izquierdistas, aunque una joven afirma que va a votar por el nuevo partido, Podemos. Justo a mi lado, un amigo que ha pasado los recientes cinco años en una ciudad del norte de Africa. Se le ha terminado el contrato, regresa a España y se asombra del tono con que se conversa: depresivo, indignado, pesimista. Se asombra porque no puede menos que comparar con lo que ha dejado recientemente. Aquí las cosas muestran niveles muy aceptables de bienestar comparados con los de allí. Incomprensible, dice, el malestar que encuentra en la mesa (insisto, una veintena de personas de escasas veleidades izquierdistas).
Puede explicarse. Se trata de comparar no los niveles de bienestar sino los cambios en dichos niveles. Lo he constatado haciendo la misma comparativa con países que conozco algo menos mal.
Lo que hace que la gente sienta el bienestar (o la felicidad) es el resultado de comparar, pero no el nivel de su país con el nivel de otro sino las propias experiencias en el tiempo con independencia del lugar que ocupen en un supuesto "ranking" de bienestar o felicidad. Puede darse (se da) el caso de que mucha gente de un pais situado "abajo" se encuentra satisfecha con su nivel de bienestar (y se declare feliz) pero porque ha percibido una ligera (y percibile) mejora en dicho nivel que, por otro lado, no llega al del otro país, mejor situado en el "ranking", pero con niveles decrecientes para quien habla.
El malestar español no se produce porque sus niveles de seguridad social, sanidad, sistema educativo, pensiones sea bajo. Lo que sucede es que, gracias a las reformas/recortes/austericidio (hay que tachar lo que no proceda), perciben una tendencia claramente decreciente en dichos niveles. En cambio, desde otros lugares, sin sanidad pública prácticamente, con un sistema educativo deficiente y una seguridad social escasa, se perciben mejoras en tales niveles, con lo que la gente puede mostrar mayores cotas de satisfacción que los españolitos de la tertulia de ayer.
El ejemplo particularmente claro es el de los niveles de pobreza (y, sí, pobreza infantil) y de desigualdad en España y en el lugar del que se estaba repatriando mi amigo: En España son relativamente bajos pero crecientes mientras que en otros lugares son relativamente altos pero decrecientes. En mi caso, pienso en Bolivia y el Ecuador.
La gente no compara país con país. Eso se deja para los organismos internacionales. La gente compara el cómo está ahora con el cómo estaba antes. Si empeora se preocupa, sea cual sea su nivel. Si, encima, hay corruptelas, robos, abusos, incompetencias e irresponsabilidades varias (como ha sido el caso de España estos recientes meses en particular), es compresible que de preocupados pasen a indignados. E, insisto, sin que eso les ponga en un extremo del tablero.

martes, 21 de octubre de 2014

Libre mercado manipulado

Texto para anglófonos, que entiendan de Bolsa y sus elementos esotéricos y que todavía crean que la Bolsa es de los pocos mercados realmente libres y que encajan mejor con los mercados tipo Adam Smith (infinitos ofertantes, infinitos demandantes, decidiendo libremente a partir de la información completa de que disponen). Y, encima, volatilidad, es decir, "a río revuelto, ganancia de pescadores".
Otra cosa es saber por qué y para qué se manipula un mercado. El caso más inmediato es el del petróleo y sus precios del Brent a la baja. Unos dicen que es Arabia Saudita "contra" los Estados Unidos, su "fracking" y los que quieren "mandar" vendiendo caro. Otros dicen que es el "mercado" que responde así a la disminución de demanda a causa de la crisis. Otros dicen lo contrario, que es el "mercado" que responde así al exceso de oferta de los que quieren hacer caja. Lo que sí sé es que las versiones economicistas no me convencen por simplistas: hay geopolítica, no solo microeconomía.

lunes, 20 de octubre de 2014

Entusiasmo en política

Dedicado a J.A.M.C., alias McFly
Siempre que me he entusiasmado en política ha sido porque me estaban engañando los que dejaban el entusiasmo para los mindundis y se reservaban el conocimiento de los detalles menos entusiasmantes. Tal vez por eso, reconozco que el gato escaldado del agua fría huye y, por ello, dejo los entusiasmos para otra ocasión, que espero que no se produzca, ya que sería tener certeza de que me volvían a engañar. Este rechazo del entusiasmo no significa que crea que ya no me van a engañar en política. Solo quiere decir que voy a evitar esta puerta (la del entusiasmo) por la que entra el engaño, aunque sé que hay muchas otras puertas.
El entusiasmo viene de dos fuentes. Una, interna y, la otra, externa. La demanda de entusiasmo es frecuente en momentos de frustración, descontento, indignación, repugnancia, hastío, desagrado frente a lo que el individuo observa. El entusiasmo proporciona un antídoto para dichos males. El tardofranquismo y sus manifas, la transición (y el desencanto que se vino abajo en el 23-F y subsiguientes "defensas de la democracia"), las sucesivas crisis hasta llegar a la actual son buenos caldos de cultivo para que aparezca dicha demanda. Y ahí entra la otra fuente: la de los que son capaces de concentrar en sí mismos las ansias por ver una luz al final del tunel o, mejor, un futuro esplendoroso del que nadie habla pero todos imaginan. "Habla, pueblo, habla", "el cambio", "la libertad está en tu mano", los "800.000 puestos de trabajo", el último programa electoral del PP y ahora Podemos. Si se habla es de los motivos para estar indignado, desencantado, asqueado. De lo que venga detrás...lo menos posible y, si se habla, mintiendo. O, como Felipe o Iglesias, amenazando con irse si las cosas no salen como ellos, democráticamente, prefieren.
El periodista Jordi Évola unía anteayer (no lo encuentro en la edición digital de El País, donde lo leí) Podemos y el independentismo catalán en un punto: ninguno de los dos habla del día siguiente. Les basta con el entusiasmo del primer paso ("ahora sí se puede" -no se sabe qué- e "independència" -sin decir para hacer qué-). Son dos buenos casos de entusiasmo "gestionado". No niego que, de ser catalán, podría votar "independencia" (ahora sin acento grave) ni que, llegadas las elecciones generales, pueda votar por Podemos (aunque lo dudo, pero no me niego). A lo que me niego es a entusiasmarme como forma de curar mi desasosiego con la incompetencia con el évola, la desvergonzonería con las tarjetas opacas de Bankia o las mentiras sobre la "recuperación", la "transparencia" y la "lucha contra la corrupción" que predican los que, por ahora, gobiernan y, por ahora, encuestas en mano, podrían gobernar. El recurso a los "movimientos sociales" (a "la calle") es igualmente sospechoso: recuerda, el que ahora hace Podemos, al que hizo el PSOE del movimiento vecinal mientras les fue útil. Los "movimientos", al sumergir al individuo de forma que se sienta sumergido en la muchedumbre, es una excelente instrumento para entusiasmar... hasta que ya no haga falta. Et in Arcadia ego.
Tal vez sea la vejez, pero sí tengo claro que voy a procurar no entusiasmarme otra vez. Lo cual, como digo, no significa que no me vuelvan a engañar. Pero intentaré evitarlo. Los analgésicos del tipo "entusiasmo" no curan la enfermedad: la ocultan.

domingo, 19 de octubre de 2014

Revisionismo

Hubo un tiempo, y no tan lejano (es decir, en mi último "último libro"), en el que las ideologías se podían clasificar según este gráfico que yo he tomado en varias ocasiones de Galtung. Las ideologías, como se ve, se clasificaban según el peso que atribuyesen al Estado o al Mercado. Rojo, azul y verde se entienden muy bien. Rosa es el intento socialdemócrata de equilibrar ambos polos. Dorado, el modelo japonés, creo que se perdió.

Hace como 25 años me preocupé aquí de las posibles crisis de cada uno de ellos. Lo que no me podía imaginar es que lo que iba a cambiar de modo más profundo fuese, preicsamente, el sistema de clasificación.
Estado y Mercado se presentaban como instrumentos para lograr, respectivamente, mayor igualdad y mayor crecimiento y las "economías mixtas" (de componente socialdemócrata) eran un intento de conseguir lo mejor de ambos en una especie de juego de suma cero ("menos Estado, más Mercado" fue el eslogan neoliberal... hasta esta última crisis en la que se pidió desesperadamente "más Estado" pero dejando el Mercado intacto y sin llegar a la suma positiva del modelo japonés, ya desaparecido). De hecho, el modelo neoliberal fue de "más Estado" pero para conseguir más crecimiento (o menos decrecimiento, si se quiere). El problema, entonces, fue la desigualdad rampante tanto causa de la crisis como, para lo que aquí me ocupa, efecto de la misma. Mi esquema, en aquellos años, era el que ahora reproduzco:



Las condiciones socio-económicas han cambiado de tal forma que ya no resulta extraño que la presidenta de la Reserva Federal, Janet Yellen, haga una encendida defensa de la lucha contra la desigualdad (educación, reforma laboral diferente de la desigualitaria que se aplica en la Eurozona) como medio de salir del estancamiento. Eso sí: lucha contra la desigualdad en la que tendrían que estar implicados el Estado y sus politicas sociales, pero también el "Mercado", es decir, y por egoísmo ilustrado, los empresarios. Si va a ser posible es otra cuestión. Lo que sí sé es que el gráfico ya no sirve y no soy de los que, ante los hechos que no encajan con mis versiones previas, proclamo un hegueliano "peor para la realidad".

sábado, 18 de octubre de 2014

Nuevos miembros al Consejo de Seguridad

Se trata de un caso más de "arrimar el ascua a la propia sardina". Va para examen comparar estos dos casos:
1. El ministro de Asuntos Exteriores español, una vez producida la votación que daba un puesto no permanente a su gobierno en el Consejo de Seguridad de la ONU  destacó, según cuenta Abc, que la candidatura ha sido «un ejercicio de patriotismo», con un trabajo «espléndido» en el que han participado «el Rey, el presidente del Gobierno, las fuerzas de la oposición y funcionarios de todos los ministerios». Sea. El presidente del Gobierno fue más allá, según RTVE."Es una noticia excelente que revela el nivel de confianza de la comunidad internacional en nuestro país" (subrayado mío; el de antes era de la fuente)
2. Este es más sencillo. Se trata de la versión que se da en el mexicano La Jornada el resultado de la votación que daba un puesto no permanente al gobierno venezolano en el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas. Patriotismo, confianza, pero, ay, rechazo por parte de los Estados Unidos. Solo para los que quieran nota, podrán leer lo que, según El Universal, ha dicho Capriles al respecto. Lo que no vale la pena leer es lo que dice el español El País sobre el mismo tema y "ONUvictoriadelapatria", aunque sí hace bien recordando que no es la primera vez que Venezuela ocupa tal puesto... como sucedió con España bajo el gobierno de Aznar, lo cual llevó a que se adulara al ego del susodicho presidente para que apoyase, después de la foto de las Azores, la chapucería con Irak que todavía dura.
Los suspendidos irán al examen del 1º de enero, cuando tomen posesión, ya que, para entonces, ya espero poder ver las cosas claras.
La pregunta será la misma: ¿Cómo puede ser que con tan poca ascua aparezcan tanto las sardinas? Y una pista: ¿no será que los nacionalismos hacen ver ascuas conde solo hay oropel?

viernes, 17 de octubre de 2014

Peligros para el mundo

Este mapa lo publica el Pew Research Center con los países en los que los diferentes peligros son vistos de manera significativamente superior al resto (si no se ve bien, se puede ir al original):
Subrayo algunos particulares: el peligro del odio religioso o étnico en países de mayoría musulmana (sobre todo los Territorios Palestinos), pero también el Reino Unido; el de la desigualdad en Europa (no porque sea alta sino porque está aumentando) y el SIDA y otras enfermedades en África. Hay algo que se me escapa en los otros dos peligros, aunque entiendo la preocupación con la contaminación en la China. ¿Búsqueda trabajosa de lo obvio? Yo no diría tanto.

jueves, 16 de octubre de 2014

Kobane y Turquía

Dos artículos complementarios sobre la situación de Kobane, que vendría a ser la capital del Kurdistán, caso de existir. Uno, para francófonos, y el otro, para anglófonos (Comentario del 15 de octubre). 
El primero es una buena descripción de la ambivalencia del gobierno turco ante los avances del Estado Islámico en Kobane, las presiones estadounidenses para que participe en su enfrentamiento y sus propios problemas con los kurdos.
El segundo, de Wallerstein, utiliza un argumento que recuerda el Mil novecientos ochenta y cuatro de Orwell, a saber, la situación tan inestable que se produce cuando son tres los enfrentados. Inestable porque (como en el mundo orwelliano) son frecuentes los intentos de trasformarlo en un enfrentamiento entre dos mediante la alianza de dos de los elementos contra el tercero, pero en la que los dos aliados temen que en cualquier momento su respectivo compañero de coalición haga lo mismo con el tercero en discordia, se alíe con él y vaya contra el actual socio (Hay un viejo libro, traducido al castellano en 1974, de Th. Caplow, Dos contra uno: teoría de las coaliciones en las tríadas, que plantea el asunto en términos generales).
No es la única tríada en la zona, comenta Wallerstein: gobierno de Siria, EI y oposición moderada a Bashar al-Assad también opuestos al EI. De ahí los problemas del gobierno de Obama, opuesto a al-Assad y al EI, para lo cual ha tenido que apoyar a la oposición como, en su momento, apoyó al EI (Al Qaeda) como forma de ir contra el gobierno sirio. Pero el problema de Turquía es parecido: opuesto al gobierno sirio, contrario al EI y contrario a los kurdos (sobre todo a los kurdos turcos, pero, por extensión, a los kurdos sirios, opuestos al gobierno de Siria). A diferencia del gobierno de Obama, el de Erdogan piensa que ir contra el EI es dar fuerza a los kurdos y al gobierno de Assad. 
No lo tienen fácil.

miércoles, 15 de octubre de 2014

Cataluña: otro mundo era posible

El laberinto de Cataluña podía haberse planteado de otra forma. Prescindo de la chapuza con la reforma del Estatuto y los tira y afloja con el pacto fiscal a la vasca. Se podía, sencillamente, haber cambiado la Constitución como se hizo con Maastricht y el límite a la deuda pública (artículo 135), es decir, saltándose la Constitución, de tapadillo, en el Congreso y sin referéndum posterior. En un santiamén. Se podría haber convocado y llevado a cabo la “consulta” legalmente y ver qué sucedía.
Si ganaba el NO a la primera pregunta (Quiere que Cataluña sea un Estado), teníamos una situación como la escocesa. Se podría haber ganado introduciendo racionalidad en lo que ha sido irracionalidad sobre irracionalidad por ambas partes, la catalanista y la españolista. Menos sentimientos y más argumentos.
Si ganaba el SÍ y después el NO en la segunda pregunta (Quiere que este Estado sea independiente) se podía negociar (también con el País Vasco en su momento) una situación de “estado libre asociado” como propuso en su día Ibarretxe. En la práctica, más o menos lo que ya se tiene ahora.
En cambio, si ganaba el SÍ, habría que sentarse a negociar más cosas: primero, si se independizaban realmente, hipótesis nada absurda; y, segundo, en qué condiciones, es decir, cómo se iba a repartir la deuda del Estado (la enorme deuda del gobierno catalán seguiría donde está), qué se iba a hacer con la “hucha de las pensiones”, qué parte de los servicios públicos (funcionarios desde el ejército a la diplomacia) se trasfería y cosas por el estilo.
Si esta negociación se hacía “a las buenas”, el gobierno de Barcelona estaría en inferioridad de condiciones para negociar. El gobierno de Madrid siempre podría utilizar su gran baza: la negociación con la Unión Europea por parte catalana, pertenencia que, a lo que dicen, los secesionistas desean mantener. Anunciar un veto español a tal pertenencia habría sido un buen argumento “anticatalanista”.
Pero no ha sido así. Con las espadas en alto, podían pasar varias cosas: que ambos gobiernos se mantuviesen en sus trece, se celebrase una especie de “consulta” cuyos efectos serían inexistentes y cuya negociación posterior también. Si, en tal “consulta”, ganaba una u otra opción, estamos donde estábamos y acabo de indicar, solo que ahora la negociación posterior sería imposible. También podía suceder que una de las partes se echase atrás. Si era Madrid, volvíamos al punto de partida indicado. Si es Barcelona, “much ado about nothing”, que diría Shakespeare, aunque queda enquistado.
En este contexto de irracionalidades rampantes, no vendrá mal recordar un principio psicológico básico: que la frustración genera agresividad que busca cómo expresarse, sea mediante agresión a otros -quiénes- o agresión a uno mismo -depresión, colectiva en este caso-. Y frustración la va a haber y no solo en uno de los varios campos (porque no hay únicamente dos, como pretenden hacernos creer esos dos). Y eso es justo lo que nos faltaba en plena contracción económica europea.
Encima, sí que ha habido racionalidades en este embrollo emotivo: la de los que pretendían incrementar sus perspectivas electorales sea mediante el españolismo (el caso del PP al que UPyD podía restarle votos) o mediante el catalanismo (solo que ahí le salió muy mal a Convergència y se vieron embarcados en un viaje del que no podían apearse so pena de perder todavía más votos). Las neurosis experimentales de Paulov son conocidas: un animal, sometido a estímulos contradictorios, se queda inmóvil. Como le ha pasado, en parte, a algunas izquierdas.
El otro mundo posible es el que yo habría preferido: aceptar la votación. Añado: si yo fuera catalán, probablemente habría votado SÍ y NO a las respectivas preguntas. Un “Estado libre asociado”, que es, en la práctica y poco más o menos, lo que hay ahora, habría conseguido, en cambio, dejar tranquila a mucha gente y ahí podría haber tenido sentido la propuesta del PSOE de una reforma constitucional (me olvido del “proceso constituyente” sin sujeto conocido que se propone desde otras posiciones). Pero NO a la independencia no porque crea en tal palabrita (ya no hay independencia ante Bruselas y Francfurt -BCE-; que se lo digan a los que tuvieron que cambiar “soberanamente” la Constitución con “nocturnidad y alevosía” para así obedecer a los soberanos). NO porque creo que los costes serían muy elevados para los catalanes tanto si las negociaciones con Madrid iban por buen camino como si, con más razón, lo que había era otra confrontación. Pero lo mío no es la política.
(Publicado hoy en el diario Información -Alicante-)
(Añadido el 20: Durán i Lleida, desde Unió Democràtica, dice algo que me parece de sentido común -el menos común de los sentidos-, a saber, que la independencia sería muy problemática sin negociar con el gobierno de Madrid, que la negociación es poco probable que se produzca -dice- por uno y otro lado y sin tener en cuenta a la Unión Europea)

Israelíes pro-palestinos

El Jerusalem Post habla de 363 figuras públicas israelíes (muchos de los cuales, supongo, son judíos) que han apoyado, frente al parlamento del Reino Unido, la propuesta de un estado palestino. 
No es solo por ser de izquierdas (que eso dice el diario). Se trata de "egoísmo ilustrado". En buena racionalidad, es la mejor respuesta a un conflicto que se arrastra con dolor y muerte por ambas partes aunque sean evitentes y abundantes las que se producen en el sector más vulnerable.
Haga lo que haga el parlamento de su Graciosa Majestad, todo parece indicar que los asentamientos (ilegales, contrarios a derecho como los ha calificado Ban Ki-Moon en Israel) van a seguir siendo "el pan nuestro de cada día", dificultando o aguando la que parece ser la mejor respuesta, como dicen estos personajes, al problema de fondo: el conflicto por saber de quién es esa tierra, cosa que se resuelve mejor dividiéndola, pero con juego limpio, no con asentamientos progresivos hasta que no quede tierra para los palestinos. Lasciate ogni speranza voi ch'entrate. La prueba mayor está en cómo, una vez aprobada la simbólica moción en el Parlamento británico, el gobierno de Israel se ha apresurado a condenarla.

martes, 14 de octubre de 2014

Ébola y otros fallos del sistema

Hay fallos del sistema que son sospechosos. El primero que se me ocurre es aquel "el sistema se cayó" que, en 1988, produjo la derrota de Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano en su candidatura a la presidencia de México y dió el triunfo a Salinas. Sistema electoral, por supuesto, pero palabra a la que algunos malintencionados dieron otro significado.
Para algunos inquisitivos, el fallo del sistema (informático) en las elecciones bolivianas del domingo podrían ser del mismo tipo. Visto lo que primero dijo su Tribunal Supremo Electoral y lo que ha dicho esta mañana europea, no parece que se puedan aplicar las sospechas suscitadas por el entorno del PRD mexicano de hace años. Haber dado resultados contrarios al gobierno del MAS al principio y, ahora, reducir su margen de victoria a un 53 por ciento (victoria sin duda, pero ya no del 60 como se decía al principio desde el Palacio Quemado basados en encuestas a pie de urna). El triunfo de Evo Morales no lo discute Doria Medina,  el segundo mejor situado en la contienda.
Hay otros fallos del sistema más dramáticos y menos sospechosos. Los dos tienen que ver con los primeros casos de contagio de ébola fuera de África, asunto para el que, según parece, no se estaba preparado ya que se suponía que era un asunto "distinto y distante" de los países centrales.
Está, en primer lugar, el caso de los Estados Unidos, segundo país, después de España, en el que tal cosa se ha producido. El principal sindicato de asistentes sanitarios (ATS o enfermeros, que no se distingue a lo que veo) habla de fallo del sistema al afirmar que los hospitales privatizados no han proporcionado ni entrenamiento ni equipo adecuado para afrontar a la epidemia. Los hospitales privatizados o privados no son una organización humanitaria o "charity" generosa sino una empresa que busca el beneficio y puede hacer costar al infectado sus buenos 500.000$USA. En todo caso, 1.000$ la hora., Como es sabido, el beneficio se obtiene también vía trabajadores (precarios, mal formados, a tiempo parcial y mal pagados como eran los vigilantes en los aeropuertos en tiempos del 11-S, otro fallo del sistema, después corregido, aunque no sé si para mejorar los controles ahora de posibles infectados). O vía equipamiento (los trajes protectores, las medidas higiénicas, los medios de desinfección etc.).
El caso español, además de pertenecer al grupo de los que creyeron que eso era para África y que los que iban a morir en cosa de días -los dos misioneros- no iban a suponer mayor problema, más allá del despliegue de "marca España", era un caso en el que algunos hospitales se estaban privatizando en su gestión (de nuevo, la lógica del beneficio) o que sufrían los recortes del austericidio/reformas (táchese lo que no proceda). Pero, por lo menos, los pacientes enfermos o en cuarentena no tienen que pagar, que yo sepa, las facturas de alguno de los  infectados estadounidenses.
Los dos primeros casos, los electorales, tuvieron una excusa muy clara: la informática, que tiene fallos y no siempre se puede "apagar y encender" ("reset") el sistema si es que falla. En los dos segundos casos, los sanitarios, la excusa inmediata es muy parecida: la culpa la tienen los infectados, llegando a las cotas inalcanzables del consejero de Sanidad madrileño.
Las elecciones pasan, la histeria sanitaria permanece y muestra, mejor que en aquellas, dónde están los fallos de un sistema. Cada cual con los propios. En el español, incompetencia e improvisación.
El caso africano puede ser peor, a lo que dice la OMS: "State failure", el Estado se viene abajo. Eso no es exactamente "fallo del sistema": es mucho peor. O igual es lo mismo, aunque en grado diferente.
(Añadido el 16: el segundo caso de contagio en los Estados Unidos hace pensar, allí, que, al margen de los fallos humanos, hay un problema con los hospitales privados (for profit, que buscan el beneficio. El sistema español es en mayoría público, pero en franco proceso de privatización. Encima, allí también hay un proceso de privatizaciones, por ideología y para hacer caja, como en las Españas, Cataluña incluida.
Sobre el caso español y sus "fallos del sistema", un buen texto aquí a partir de la incumplida normativa sobre higiene y seguridad en el trabajo y las alternativas que hubo para repatriar a los misioneros contagiados)

domingo, 12 de octubre de 2014

Opinión y realidad

Una última entrada del Pew Research Center permite ver la diferencia entre lo que la gente opina (en encuestas o no, tanto da) y lo que realmente sucede. Vayan los tres ejemplos
La primera se refiere a la pregunta sobre qué futuro para los niños de hoy, cómo será su futuro en el terreno financiero si se compara con el presente de sus padres:
Little Optimism for the Next Generation in Advanced Economies
El pesimismo de las "economías avanzadas" es notable. ¿Significa que su futuro va a ser peor? Tal vez (yo también lo creo), pero puede significar que se está proyectando sobre el futuro la experiencia actual: la del deterioro producido por la "crisis" que afecta a los países centrales más que a los emergentes e incluso más que al conjunto de las "economías en desarrollo". El futuro nadie lo conoce. Pero el presente, comparado con el pasado, sí. Y es fácil extrapolar.
La segunda trata de cómo ve, el conjunto de encuestados "mundiales", lo que es más eficaz para mejorar la propia situación.
Education Important for Getting Ahead
La educación como medio de "salir adelante" aparece como el mito más difundido. No encaja con datos sobre comportamiento, sí con el mito. En cambio, la importancia de pertenecer a una familia rica recibe relativamente pocas respuestas... en contradicción con una de las conclusiones del publicitado libro de Piketty. "Ser varón" supongo que habrá sido recibido con poco entusiasmo desde las filas del feminismo. Y lo de la corrupción... Algunos detalles como este a propósito de cómo un miembro de la élite utilizó una tarjeta "opaca" pocos días antes de ser destituido de una institución financiera en apuros y que precisaba rescate, muestran hasta qué punto la codicia sin límites es un factor de desigualdad. El que lleva a cabo tan mezquino proceder es posible que dispusiese de una jugosa jubilación de ministro, de presidente de organismo internacional y estaba a punto de percibir la de director de la institución financiera de la que habría cobrado un sueldo nada desdeñable, amén de la más que probable herencia, siendo de familia bien situada. 
Finalmente, si la desigualdad es un problema importante en el país:
Inequality Seen as Major Challenge
El orden que se puede establecer entre todos estos países me da que no acaba de coincidir con el que proporciona, por ejemplo, el Libro de Datos de la CIA, sobre la desigualdad de renta medida por el coeficiente de Gini. Y me extraña que Israel y los "Territorios palestinos" reciban, prácticamente, el mismo porcentaje. Y es que no están diciendo si el nivel de desigualdad es alto o bajo sino si el nivel (sea alto o bajo) es un problema para el país. En muchos casos no lo es porque se ha reducido aunque sea muy alto comparativamente hablando. En otros, porque va acompañado por una fuerte ideología de igualdad (por ejemplo, el "Amercian dream") que poco tiene que ver con la realidad. Si ha aumentado o hay una ideología domiante del tipo igualitarista, las respuestas, sea cual sea el valor de su Gini y el puesto que ocupe en el ránking, serán otras: lo verán como problema. El cuadro da para más, pero es domingo.

sábado, 11 de octubre de 2014

Ébola: el fin del principio

Desde el Banco Mundial llaman "un gran fracaso" a lo hecho hasta ahora a propósito del ébola. Piden dinero para intervenir, pero se anuncia un coste que podría llegar a 33.000 millones de dólares para África Occidental. Y ya hay o ha habido infectados en los Estados Unidos, Alemania, Noruega y España. Algunos han sobrevivido, otros han muerto. Y los familiares de los muertos no siempre han podido asistir a sus exequias. La prevención manda. Y los mitos también.
El caso de España es particular ya que es el primero en el que el infectado lo es en el país, y no se trata de un repatriado después de haber sido infectado fuera (en África). Por eso le adjudico el papel de fin del principio. Lo que venga después, se verá. Pero vale la pena detenerse en algunas de sus características. No son las lecciones que extrae The Lancet de esta semana, sino los puntos que me han llamado la atención.
Tenemos, en primer lugar, la improvisación (por no decir incompetencia) con que se ha llevado este asunto. Ahora he entendido el correo que me envió un amigo médico cuando se llevó a España al primero de los enfermos: no podía entender que se estuviesen haciendo las cosas tan mal y con tan escaso fundamento médico. Los profesionales levantan acta de la chapucería de un sistema sanitario en plena contracción, desinversión y recortes. Incluso en formación (Alberto Piris enlaza aquí chapucería y corrupción, reproduce las afirmaciones de algunos profesionales de la salud y recuerda que hay una Unidad Militar de Emergencia UME y la Unidad NBQ dedicada a asuntos parecidos).
Tenemos, después, la histeria colectiva. Pánico lo han llamado en otros países O psicosis. Por lo visto, no hacía falta prever y proveer para algo que quedaba lejos (África) y que no iba a llegar a países "limpios, cultos, libres, despiertos y felices" como decía Espriu en su Ronda de mort a Sinera. Llegó y ahora se teme hasta por el turismo y las empresas turísticas. Y con la inestimable ayuda de medios de comunicación que han encontrado una veta de audiencia y redes sociales con su habitual uso por parte de frustrados que quieren desahogar su frustración mediante esos juegos, el caso es que hay una cierta histeria. Y, como se ha dicho para otros lugares, "el pánico es peor que la enfermedad". Entre otras cosas porque hace hacer o decir muchas tonterías.
Finalmente, sí, tonterías puras y simples. Un reconocido científico (aunque ya no practique la ciencia) ha llegado a decir que, ahora, siempre, habría que evitar darse la mano y darse dos besos al saludarse (una visita al centro de recursos de The Lancet sobre el tema, no le habría ido mal). El mismo científico ya recomendaba en agosto suprimir todos los vuelos con países afectados. Sin llegar a tanto, se van a introducir en los aeropuertos estrictos controles como los que había para "evitar" el terrorismo. Y tan inútiles como esos: tomar la temperatura al que llega es desconocer lo que hasta yo conozco, a saber, que la temperatura no indica infección sino estado de la enfermedad (ya pasó con el liberiano  fallecido en los Estados Unidos). Se trataría de hacer creer a la gente que la situación está bajo control y evitar el punto anterior. Tarde me lo fiáis. Como me decía otro médico amigo, "habrá que ver qué pasa con la próxima patera". Si la política europea (y la estadounidense) sobre las migraciones tiene más de ideología que de "análisis concretos de situaciones concretas", pues miel sobre hojuelas.
No parece una tontería ni tiene que ver con el pánico, reconocer, como se ha hecho,  que cuando nos despertemos de esta histeria, el problema de África todavía estará ahí y, si hay que hacer caso al FMI, particularmente empeorado por el ébola, sobre todo en los relativamente pocos países afectados allí. A lo más, se envían soldados. Crisis de desigualdad, efectivamente. Con todos los ingredientes.
(Añadido el 12: ya hay un caso parecido -segundo en la lista- en USA)
(Añadido el 13: en los Estados Unidos -la mejor medicina del mundo como ellos, al parecer equivocadamente, creen- tienen problemas para afrontar los nuevos casos)

viernes, 10 de octubre de 2014

Noticias más censuradas

En los Estados Unidos y, por tanto, en casi todo el mundo:
  • El aumento veloz de la acidificación de los océanos pone en peligro la vida marina
  • Los gobiernos que más se benefician con ayuda de EE.UU. practican la tortura
  • La gran prensa ignoró denuncia de WikiLeaks sobre el Tratado Trans-Pacífico (TTP)
  • Corporaciones proveedoras de Internet amenazan su neutralidad
  • Banqueros de Wall Street tienen apoyo pese a sus crímenes mayores
  • Estado profundo: “Gobierno sin referencias al consentimiento del gobernado”
  • FBI ignoró plan de asesinato contra líderes Occupy mientras la NSA y el gran capital daban golpes bajos a los disidentes
  • Grandes medios ignoran conexión entre excesos del clima y calentamiento global
  • Hipocresía mediática de EEUU en la cobertura de la crisis de Ucrania
  • OMS suprime informe sobre cánceres y defectos de nacimiento en Irak
Tomado de Censored  2015 y traducido en América Latina en Movimiento donde se comentan y amplían.

Otra pena de muerte incumplida

Conté el otro día sobre las penas de muerte en Arabia Saudita (por decapitación). Ahora hay que contar sobre las de los Estados Unidos y no solo por las fallidas al no funcionar el sistema de "asesinato judicial" que se utilice en su estado. Ahora hay que contar sobre un caso más de pena de muerte no cumplida y de manera doblemente afortunada. Primero, porque toda pena de muerte es discutible porque discutible es el derecho de los humanos a matar a sus semejantes, sea judicialmente sea extrajudicialmente, pero si es judicialmente tenemos un caso de lo que decía Bernard Shaw: que mala cosa es que los antropófagos se coman a los misioneros, pero peor es que los misioneros se coman a los antropófagos. Pero el caso, el de Manuel Vélez, es de una pena de muerte afortunadamente no cumplida: era inocente. Analfabeto, con un CI de 65 e inocente a todas luces, fue condenado porque firmó un papel que le pusieron delante en el que confesaba el crimen de haber matado al bebé de un año, hijo de su novia. Se puede repetir hasta la saciedad (e inútilmente): la pena de muerte, a diferencia de otros castigos sociales o autoprotección social, es irreversible si se cumple. Si ya es, de por sí, una enorme injusticia, si se aplica a un inocente (y no es el primer caso conocido) es ya monstruoso.

jueves, 9 de octubre de 2014

Adiós crecimiento

El último World Economic Outlook del Fondo Monetario Internacional (FMI) ha rebajado sus previsiones de crecimiento para la economía mundial. Siendo frecuentes estas revisiones, se podría esperar que volviesen a revisar estas predicciones tanto a la baja como al alza. No sé qué harán. Sí sé que este informe de octubre va en la misma dirección que la de muchos otros agoreros que van más allá y proclaman no solo una depresión mundial sino un cambio civilizatorio (a veces, la economía es el determinante en última instancia, pero no siempre: esta vez podría ser una de ellas).
El The Economist de esta semana, menos tecnocrático aunque más "leído" (citan más autores), presenta una visión algo más matizada: las revoluciones industriales anteriores también causaron mucho daño al empleo y al crecimiento. La actual ola podría tener elementos semejantes y, una vez pasada la "terapia de choque" inicial, encontrarse ante un nuevo crecimiento que el mero juego con cifras no permite vislumbrar, pero sí la historia, cualitativa ella. (En el número del 11 de octubre, las perspectivas son sombrías pare la economía mundial)
Modestamente, quiero echar mi cuarto a espadas. La situación actual tiene elementos nuevos: una crisis alimentaria, otra energética (aunque se podría encontrar cómo usar una posible fusión fría) y otra (y esta sí que es importante) mediambiental. Estas tres interactúan entre sí y con la crisis económica mundial como para que las predicciones sean particularmente difíciles (ver el capítulo 1 de esto). Para el caso mediambiental, vale la pena levantar acta de la "utilidad" que tienen los sistemáticamente incumplidos acuerdos internacionales al respecto: sirven para volverse a reunir, pero no para resolver esa crisis. Así que igual el FMI, en sus juegos estadísticos, resulta ser demasiado optimista.
(Añadido el 16: buenas perspectivas para la fusión nuclear, previsible en 10 años. Algo es algo. Pero no es todo)

miércoles, 8 de octubre de 2014

No es islamofobia

Pero el caso es que el gobierno de los Estados Unidos, desde 1980, ha intervenido en 14 países de mayoría musulmana, matando y muriendo. Irán (1980, 1987-1988), Libia (1981, 1986, 1989, 2011), Líbano (1983), Kuwait (1991), Irak (1991-2011, 2014-), Somalia (1992-1993, 2007-), Bosnia (1995), Arabia Saudita (1991, 1996), Afganistán (1998, 2001-), Sudán (1998), Kosovo (1999), Yemen (2000, 2002-), Pakistán (2004-) y ahora Siria, según la lista que encuentro aquí, en el Washington Post. No hace falta remontarse a la Sykes-Picot o a la causa perdida de Palestina. Basta con estos datos para plantearse algunas preguntas sobre qué pasa por la mente de algunos musulmanes. Otros, por decirlo todo, se dedican a las guerras de religión que los europeos conocen bien: guerras dentro de la misma religión, pero por motivos poco religiosos.

martes, 7 de octubre de 2014

Misterios en la antigua área de la peseta

No sabemos a dónde vamos, pero vamos a toda velocidad. Detalles, aquí.

Hong Kong en perspectiva

Johan Galtung escribe aquí sobre la situación de Hong Kong, No sobre la situación en HK, que eso lo deja para los periodistas (en particular, los que cita en el INYT), sino sobre la situación de HK, algo más a vista de pájaro.
Dos puntos me han llamado la atención. Uno, histórico: mientras fue colonia inglesa, no hubo democracia que valiese. El gobierno de Londres temía una independencia "antes de tiempo". El otro, contemporáneo, a saber, la mejor reacción de la policía de Hong Kong frente a los manifestantes, mucho mejor que la de los Estados Unidos ante el movimiento Occupy (y, añado, la española frente a la Marcha de la Dignidad) y la del gobierno de Israel ante sus propios manifestantes. Tal vez estas dos (tres) últimas democracias tengan algo que aprender de la evidentemente no-democracia china con sus propios movimientos centrífugos (Uigures en Xinjiang, Tibet, Mongolia interior y, añade Galtung aunque es un caso muy diferente, Taiwán.
La historia de la China ha sido la de sus sucesivas desmembraciones y reunificaciones (ahí sí que vale decir "historia milenaria") y los dirigentes chinos (al margen de sus ansias de poder -la erótica del poder parece ser humana, demasiado humana- y de sus corruptelas más o menos generalizadas) saben que son los garantes de la unidad actual, como antaño lo fueron los mandarines. 
Prescindo de esas historias (las de la novela "Los tres reinos") y me quedo con la diferencia con que se valora el Occupy actual (y, en su día, Tiananmen, lucha por la democracia y el poder -sí, el poder-) por un lado y, por otro, los dichos y hechos estadounidenses (más o menos conocidos: 77 personas muertas a manos de su policía solo en septiembre pasado) y los israelíes (prácticamente desconocidos aunque Galtung cita una fuente: Mairav Zonszein, How Israel silences dissent” INYT 27/28-09-2014, accesible en su edición "no-internacional" del New York Times aqui, firmada por quien fuera director de la Unión de Sionistas Progresistas y referida a las manifestaciones de israelíes en Tel Aviv contra las acciones de su gobierno contra Gaza -es de suponer que no se trataba de judíos "antisemitas"-)
(Añadido el 9: Aquí otro caso de policía que dispara contra manifestante -entre 5 y 7 disparos, dicen, y como respuesta a los del joven muerto- en los Estados Unidos)

lunes, 6 de octubre de 2014

Quién decapita a quién y por qué

Vale la pena dar un vistazo a este artículo estadounidense sobre las execrables decapitaciones del Estado Islámico llevadas a cabo contra extranjeros y al margen de cualquier ley o legalidad: solo brutalidad, “savage, barbaric and animalistic” lo llamarán en USA.
Y digo que vale la pena porque se lleva a cabo una comparación con las decenas (sic) de decapitaciones producidas anualmente en los últimos tiempos en Arabia Saudita (un estado islámico, a fin de cuentas) cuyas características se comparan con las del EI. 
Estas son las semejanzas:

  • Both ISIS and Saudi Arabia are lead by fundamentalist religious extremists.
  • Both ISIS and Saudi Arabia routinely oppress the will of the native population, particularly religious minority groups.
  • Both ISIS and Saudi Arabia embrace foreign nationals who support the will of the regime.
  • Both ISIS and Saudi Arabia routinely and publicly behead people who oppose the authority or will of the current regime.
  • Both ISIS and Saudi Arabia are free to chop the heads off of citizens and foreign nationals without any accountability to anyone but the rulers of the regime.
  • Both ISIS and Saudi Arabia do so in order to send a message of fear to those who oppose them.
  • Neither ISIS nor Saudi Arabia need any proof of wrongdoing in order to stage a public beheading.
  • Both ISIS and Saudi Arabia perform these public beheadings in the name of God.
Y estas las diferencias:

  • Saudi Arabia is an ally who sells us oil for cheap, whereas ISIS is sitting on oil fields we don’t control.
  • Saudi Arabia is friends with Israel, whereas ISIS is not.
  • Saudi Arabia has its own nationalized oil fields, whereas ISIS is threatening the Israeli-held shale oil fields in Syria, in the occupied Golan Heights.
  • Saudi Arabia is friends with FOX and its British cousin SKY, whereas ISIS is directly threatening the Israeli-held shale oil fields owned by Rupert Murdoch (FOX) and Jacob Rothschild (SKY).
  • Saudi Arabian oil money funded Osama Bin Laden, whereas ISIS oil money funds a bunch of guys who aren’t friends with the Bush family, American oil companies or conservative media billionaires.
Se puede ver la lista de "delitos" cometidos por los decapitados en AS (algunos, yemeníes) y saber que no hay leyes vigentes en el país que condenen a dicha pena algunos de los "delitos" (solo los de asesinato y violación), pero no los de la lista de varios de los decapitados: Apostacy (leaving Islam), Blasphemy, Idolatry, Homosexuality, Sedition, Sorcery, Witchcraft, Adultry, Drug Use.
Las fotos, mejor olvidarlas. Lo que, al parecer, pretenden estas decapitaciones es dejar claro "quién manda aquí" y que "el que se mueve, la paga", cosa que el texto que cito aplica con especial énfasis a AS.

Hostes ad portas

Los enemigos (extranjeros, por supuesto) están a punto de entrar, saltándose las murallas. Encuentro esta frase (en castellano en la traducción, junto a la de "divide y vencerás") en este texto, sumamente interesante, sobre el Estado Islámico. Lo de "divide y vencerás", táctica imperial donde las haya, se aplica a la "hazaña" de los Estados Unidos y sus aliados en Irak, sustituyendo aquella dictadura (porque lo era) por una exacerbación de los sentimientos étnicos y religiosos.
El texto que cito, como otros igualmente convincentes, hace pensar que sin tal chapucería como la de Irak, el EI no se habría producido. Y si "Occidente" (es decir, los chapuceros recién citados) no hubiera apoyado a Al Qaeda (y a su escisión el EI) contra Asad en Siria, tampoco habría tenido la fuerza que ha adquirido. Con alguna salvedad.
Y es esta: lo de las "hordas extranjeras en la frontera" se refiere a la táctica propagandística de políticos tan dispares como Netanyahu, Sisi o Asad y, si me apuran, por parte de algún ministro español que ya ha explicado que el EI puede atacar a España en cualquier momento (algo así como Blair anunciaba que Sadam Husein podía bombardear Inglaterra en 45 minutos). Funciona. Claro que puede haber ataques suicidas, pero resulta sospechoso el anuncio de una "larga guerra" al respecto. Bonito mapa.
isis-khilafah-1
No son los únicos "hostes ad portas" que aparecen en las propagandas. Pienso, ay, en algunas proposiciones catalnistas ("España nos roba") y en sus correspondientes españolistas, dispuestos, estos últimos, a encontrar a España al borde de una nueva guerra civil, como si se tratase del 1934, prólogo de 1936, última guerra civil española (porque española fue. Que se lo hubiesen dicho a Orwell y su Homenaje a Cataluña)