domingo, 31 de agosto de 2014

Bombas para la paz

Una reciente entrada en el Bulletin of the Atomic Scientists refleja el particular nivel de locura que aqueja al mundo de ahora. Hay, dicen, 16.300 armas nucleares en el mundo. Los propietarios son los Estados Unidos y Rusia (93 por ciento del inventario total) seguidos del Reino (de momento) Unido, Francia, la China, Israel, la India, Pakistan y Corea del Norte, y también se encuentran, incluyendo a los dueños, en Bélgica, Alemania, Italia, Holanda y  Turquía hasta llegar a los 14 estados en los que se encuentran almacenadas. Para nuestro consuelo (es un decir) tan solo 1.800 se encuentran en estado de alerta entre las 4.000 operativas (el resto se encuentra en arsenales o en espera de pasar a "mejor vida").
Hubo un tiempo en que solo los Estados Unidos eran propietarios de tales inventos. Fueron los tiempos de Hiroshima y Nagasaki, genocidio que algunos ven como algo cuyo objetivo no era acabar con la II Guerra Mundial sino que se buscaba con ello enviar a la entonces URSS un aviso de que, efectivamente, eran los amos en exclusiva. Como dioses.
Ese tiempo fue breve y, por espionaje y/o actividad investigadora, la URSS obtuvo las suyas, como bien se pudo ver en Siberia, lugar de pruebas. Pasar de uno a dos  fue pasar de la amenaza posible a la locura (MAD, loco en inglés, pero también siglas de 'destrucción mutua asegurada', que es lo que habría sucedido de haberse producido una escalada entre ambos locos). Locura que fue seguida por otros igualmente locos, de los que hay varios tipos.
Unos, por grandeur como la Francia de De Gaulle o la Corea de los Kim. Otros, por seguidismo, el Reino Unido, con particulares problemas si se produce la secesión de Escocia, donde se albergan submarinos y armas "inglesas".
El caso de Israel se parece al estadounidense original: al estar solo en la zona, puede sentirse dios. No es de extrañar que no vean con buenos ojos el programa iraní, aunque no sea militar (el de Israel tampoco lo era en origen). Ni se planteen la posibilidad de que Arabia Saudita quiera llegar a tal estatus internacional: loco entre los locos.
La China fue a la URSS lo que la URSS había sido a los Estados Unidos: si uno lo tiene, el otro lo quiere igualmente, como "buenos" vecinos en este caso.
Insisto en que, desde el punto de vista del posible invierno nuclear consiguiente a un intercambio nuclear -que era lo que significaba MAD-, el problema ahora es la India y Pakistán, ambos nucleares como se ha dicho, y con un conflicto territorial que podría derivar en escalada y llegar al uso del arma nuclear. Si, en el artículo que cito al principio, se ve el lugar en el que se encuentran las armas en uno y otro lado, se  verá que coinciden en una zona, el Punjab, que es donde reside el conflicto entre ambos. 
Para la disuasión, dicen que sirven. Pero no tengo claro el contenido de su capacidad disuasoria. Tal vez disuadan de ser racionales. La esperanza  matemática (racionalismo a tope) aplicada a tales comportamiento no los deja particularmente bien parados: disuaden una vez los disuasores han muerto.
(Añadido el 1º de septiembre: En el senado estadounidense dicen que Putin amenaza con usarlas, razón por la que los Estados Unidos deberían proporcionar a Kiev defensas apropiadas. Supongo que armas nucleares "disuarorias". Están locos estos humanos)

sábado, 30 de agosto de 2014

Religiones del mundo

Curiosa serie de mapas del Pew Research Center que espero no se molesten que reproduzca. Se trata de dónde vive la mitad de los que se declaran de las principales religiones. 
El primer mapa es de los cristianos. En 11 países (38  por ciennto de la población mundial) vive la mitad de los cristianos del mundo (obsérvese que está la China entre ellos).
El segundo mapa, para aquellos que confunden árabe con musulmán, muestra dónde está algo más de la mitad de los musulmanes del mundo: Indonesia y la India y Bangladesh y, claro, Pakistán.
El tercer mapa indica dónde vive el 81 por ciento de los judíos del mundo: en dos países, Israel, por supuesto, y los Estados Unidos que, más o menos, tienen tantos judíos o de ascendencia judía como Israel.
El resto va de soi: Budistas y no-adscritos en la China e hinduistas en la India (el hinduismo no es únicamente una religión: también es un sistema social; por eso un hindú puede convertirse a cualquier religión por no es posible que desde otra religión alguien se convierta al hinduismo)
Where at least half the followers of the world's religions live

viernes, 29 de agosto de 2014

Nacionalismo, internacionalismo

La idea de que todo Estado tiene que ser una nación es reciente. Se intentó en Inglaterra allá por 1600 (y ya se ve cómo están yendo las cosas con Escocia) y lo intentaron, un siglo después, en la Revolución Francesa (y habrá que ver cómo termina la cosa en Córcega). Una de las razones es que, ya en el siglo diecinueve, se difundió la idea de que toda nación debía tener su propio Estado. Las Cortes de Cádiz, muy a la francesa, pero españolistas, coincidieron en el sigloXIX con el nacimiento de los nacionalismos, por este orden, catalán y vasco. Y en esas estamos.
El problema es que las naciones, como los dioses, no existen. Pero existen, todas, como los dioses, en las mentes de sus creyentes con los efectos conocidos de guerras de religión (las hubo entre católicos y protestantes como ahora las hay entre suníes y chiíes) y de guerras nacionalistas. Ahora es el caso, pacífico, entre nacionalistas españoles (España, la única nación) y los catalanes o vascos que creen que la suya es la verdadera y la españolista falsa.
Es inútil discutir con nacionalistas, como es inútil discutir con miembros de otras religiones, sin embargo es muy frecuente organizar congresos para demostrar que la propia es verdadera y la de los otros “falsa”. Existen, sí, los nacionalistas y son, además, la mayor dificultad para una idea anterior a la de los nacionalistas: el internacionalismo.
Claro que, antes de los nacionalismos, no había “internacionalistas”. Pero ya el cordobés Séneca, en tiempo de los romanos, tenía claro que lo que realmente existía era la Humanidad. Hubo, después, una corriente, allá por la Europa del siglo XV, igualmente humanista, que pensaba por encima de los reinos en los que entonces estaba dividido el continente. Herederos de unos y otros, pero, en algunos casos, añadiéndole un contenido de clase, fueron las Internacionales del siglo diecinueve y su tremendo fracaso en la I Guerra Mundial, la del 14, cuando muchos “internacionalistas”, imbuidos de fervor patriótico, se enfrentaron con las armas a muchos “internacionalistas” que luchaban bajo una bandera patriótica diferente.
Un nuevo golpe al internacionalismo se dio con la Revolución Rusa, la creación de la URSS y la política soviética del “socialismo en un solo país”, sometiendo a otros “internacionalistas” a los intereses “nacionales” de la nueva entidad política. Orwell lo describió en primera persona a propósito de la Guerra Civil española del 36-39. 
No es mala cosa, de todas formas, intentar recuperar los aportes positivos del internacionalismo, sobre todo en un contexto mundial en el que los nacionalismos de todo tipo están haciendo perder tanto tiempo que sería necesario dedicar a la respuesta a la crisis y a la satisfacción de las necesidades de “los de abajo”, una vez más, engañados por mitologías nacionalistas. Si el problema es mundial (el problema es el capitalismo), la solución solo puede ser internacional

jueves, 28 de agosto de 2014

Cambiantes enemigos

No hace mucho el presidente de Siria, Assad, era comparado con Hitler, la concentración de todos los males políticos y militares. De repente, en unos pocos meses, es casi un aliado al que hay que apoyar y con el que se puede compartir "inteligencia" (es decir, espionaje, ya que, como se verá, inteligencia parece que no hay tanta) aunque sea a través de terceros. La historia viene detallada aquí. Muy detallada, incluso. ¿Qué ha pasado? ¿Metamorfosis? ¿Conversión paulina, cayendo del caballo? Pero ¿de qué caballo? Recapitulemos.
No hace mucho, el malo de todos los malos, era Al Qaeda a la que se suponía como una estructura jerárquica y piramidal de la que bastaría suprimir su cabeza para que todo se viniese abajo. Plumíferos y turiferarios incidían e insistían en lo malo malísimo que era Al Qaeda y la necesidad que tenía "Occidente" de luchan contra La Base. No hacía falta mucha información para sospechar que se trataba de una manipulación más: la "inteligencia"· puesta al servicio de decisiones políticas entre las cuales estaba la necesidad de presentar un enemigo claro y distinto con el que justificar cualquier tropelía que, por motivos inconfesables y, en todo caso, inconfesados, se le ocurriese al político de turno. Pero Al Qaeda no era eso: era más una idea, un banderín de enganche, con franquicias como Al Qaeda en el Magreb Islámico (cambio de nombre para un grupo argelino muy anterior a Al Qaeda) y grupos organizados (¿finaciados por quién?) como el Estado Islámico (antes EIIL).
Ahora el enemigo es el EI y las declaraciones explicando que son malos malísimos se suceden. Amenaza a "Occidente" otra vez. La diferencia es que pilla a la "inteligencia" con el paso cambiado y no porque no puedan encontrar datos sobre el nuevo enemigo malo malísimo sino porque han estado apoyando a EIIL y a Al Qaeda mientras Assad fue el malo malísimo según aquello de que "el enemigo de mi enemigo es mi amigo": el enemigo de mi enemigo Assad es mi amigo, aunque sea Al Qaeda y el EIIL Cambiadas las tornas, el principio permanece: el enemigo de mi enemigo EI es mi amigo, aunque mantengamos reticencias sobre Assad.
Como dice Greenwald, es lo divertido que tiene ser un "imperio" o, si se prefiere, es lo divertido que tiene el ser la hiperpotencia militar a escala mundial que quiere mantener su hegemonía a bombazos. El enemigo es lo de menos. Tal vez sí sean constantes algunas amistades (la de Israel, por ejemplo, y con la inestimable ayuda de AIPAC) o la "special relationship" con Inglaterra (y Escocia). Pero hasta esas pueden ser cambiantes. Y los de la Unión Europea pensando que es eterna y así poder dedicarse a discutir quién tendrá el sueldo mayor en Bruselas, si el delantero centro o el lateral derecho, sin hablar por un momento del ¿qué hacer? como si las decisiones fuesen algo menos importante que quién ocupa el carguico (pagando, ¿eh?, pagando).
(Añadido el 29: la cosa se complica todavía más cuando se piensa en quiénes son amigos de mis amigos Pakistán y Arabia Saudita, que algo tienen que ver con esos enemigos que tengo ahora
¿Es entonces una guerra a mayor escala la salida previsible para la crisis económica de los países centrales y sus desastres en Oriente Medio?)
(Añadido el 30: Así lo ve KAL en The Economist


(Añadido el 1º de septiembre: Hasta los Estados Unidos e Irán pueden llegar a ser "amigos" en el caso de Irak. Algo está cambiando)

martes, 19 de agosto de 2014

Para cosmopolitas, nosotros

Se critica en esta entrada de Le Monde la barbarie (que viene de 'bárbaro") de las acciones destructoras del Estado Islámico, arrasando edificios y monumentos que pertenecen a otras confesiones religiosas. Por muchos motivos, comenzando por la historia de esos lugares, cuna de civilizaciones (de "la" civilización, por cierto, ya que a veces parece que solo hay una, la "nuestra"). Se echa de menos, de nuevo con motivos, el cosmopolitismo y el respeto a las creencias de los otros, cosa que incluye el respeto a los lugares en los que llevan a cabo sus acciones de culto y de encuentro entre creyentes (Ya se sabe que las religiones, como toda creencia que no puede demostrarse con pruebas intersubjetivas, necesita congregar a sus adeptos para que puedan "anclar" sus creencias en la comunidad, fuente de legitimidad y verosimilitud de tales comportamientos y creencias). Hay un cierto regusto por lo antiguo en estas manifestaciones que ya se produjeron cuando los taliban destruyeron aquellos budas.
Este respeto a las creencias de los otros y esta defensa de sus lugares de culto me parece que sería buena idea que la practicasen los adeptos a "la" civilización y a las variantes de su  religión (verdadera, por supuesto) ante otras civilizaciones (inferiores, por supuesto) y religiones (aunque falsas, por supuesto). No es momento ahora de recordar las guerras y matanzas que asolaron Europa cuando católicos y protestantes (es decir, sus reyes y no por motivos religiosos precisamente) se enfrentaban de manera sangrienta y "bárbara". Pero sí de recordar las dificultades que afrontan los musulmanes (no tanto los judíos, a pesar del anti-judaísmo  -llamado histórica y equivocadamente antisemitismo-  creciente en Europa, sufriendo prácticas igualmente bárbaras) para construir sus mezquitas y el auge de partidos "anti" que defienden la pureza cultural de sus estados de forma bien poco cosmopolita y bien poco tolerante.
Pero, ya se sabe, "el infierno son los otros".

lunes, 18 de agosto de 2014

Misión humanitaria

Se refiere Juan Cole, con sarcasmo, a la "misión humanitaria" de los Estados Unidos en lo que queda de Irak después de la ocupación iniciada hace 8 años en lo que se llamó Guerra de Irak y que tendría que haberse llamado II Guerra del Golfo. Si, aquella del cuarteto de las Azores de la que nadie ha pedido disculpas aunque alguno (Blair) haya tenido algunos problemas internos al respecto. 
La "misión humanitaria" sería como si, después del fatídico 6 de agosto de hace 69 años, se hubiera hecho un envío de alimentos a Hiroshima... antes de lanzar una nueva bomba atómica, esta vez sobre Nagasaki. Los datos de Cole son claros:
- La ocupación ha producido un millón de desplazados, sobre todo a Siria y a Jordania. Y cuatro millones de desplazados internos.
- La "limpieza étnica" interna ha sido constatable: En Bagdad los suníes eran el 45 por ciento de la población y ahora son el 15 por ciento (Recuérdese que el gobierno  de Al Maliki era de chiíes y que una de las tareas de nuevo gobierno es de ver cómo se integra a los suníes). No extrañe que el Estado Islámico -suníes- quiera recuperar lo perdido "gracias" a la ocupación (Que la religión es etiqueta, no causa del comportamiento: es la política, estúpido)
- Otro caso, el de la ciudad de Tel Afar que era suní y ahora es chií y que, claro, está siendo amenazada por el EI (Que no, que la religión cuenta poco: es el poder de unos grupos sociales anmenazados y reducidos frente al de otros victoriosos y expansivos)
- La guerra civil iniciada con la ocupación habría producido, entre 2006 y 2007, unos 3.000 muertos al mes. Calculando a partir del aumento de mortalidad, se trataría de 300.000 muertos y un millón de heridos con las consecuencias sociales imaginables en viudas, huérfanos y familiares enfurecidos por la matanza.
No extraña el sarcasmo de Cole con la "misión humanitaria" y solo humanitaria.
Perdón por la frivolidad con esta coplilla clásica en España:
"El señor don Juan de Robles,
de caridad sin igual,
hizo esta santo hospital,
pero antes hizo a los pobres"
Es difícil hablar bien de Sadam Husein y hay musulmanes que lo recuerdan al tiempo que rechazan  las violencias del EI en Irak y en Siria. Pero más difícil es hablar bien sobre esta inmensa chapuza que fue la ocupación, de la que, progresivamente, se fueron dando de baja los de la coalición de los voluntariosos y que ha terminado dejando al país peor de lo que estaba. Menos mal que el señor don Juan de Robles acude ahora en "misión humanitaria". Por lo menos, habría estado bien que los voluntariosos pidiesen disculpas, aunque los muertos no las iban a oír. Pero los vivos sí.
Eso sí: la noticia en El País era ayer la actualidad en la edición digital:
Los iraquíes huyen del terror de la ofensiva de los cruzados yihadistas
¿Cruzados yihadistas? Los cruzados fueron otros. Menos mal que en la edición impresa que llega a mi pueblo de Extremadura lo que dice en segunda página es "terror yihadista", no "cruzados yijadistas".. Sin copiar y pegar como en la edición digital, ponen :
"Los iraquíes huyen del terror yihadista"
Servidumbre del espacio. El anterior no les cabría. Pero, revisitado, había desaparecido a mediodía lo de "cruzados". Gajes del oficio.

domingo, 17 de agosto de 2014

De perros y gatos

Los que prefieren perros (ser amados) a gatos (amar) son, según dicen, diferentes. Pero también son diferentes, según dicen, los países en los que predominan los dueños de perros o los dueños (es un decir) de gatos. El Washington Post  publica un mapa de países de uno y otro tipo, con el que se puede jugar en plan interactivo aquí. Se aprecian algunas continuidades culturales o de centro/periferia (además de las "ausencias de datos" en la periferia), aunque no se puede exagerar la conclusión. No consigo copiar y pegar el mapa, pero es fácil de localizar en la página que cito.

sábado, 16 de agosto de 2014

Clases sociales (II)

Hace un año mis paseos matutinos sirvieron aqui como metáfora de los problemas que tiene analizar las clases sociales, para lo cual antes hay que enumerarlas. Observando los olivares y las diferencias entre los distintos campos intentaba dilucidar diversas posibilidades desde "el uno por ciento" (por seguir con lo que dicen los de Occupy Wall Street) a los infraclase, underclass o, sencillamente, Lupen Proletariat. Añado ahora dos matizaciones.
1. Algunos campos disponen de una puerta y, en muchos casos, de un "muro protector" que los abarca. Ahora bien, este año he visto que alguna de esas puertas (aparentemente utilizadas para impedir el acceso al olivar sobre todo por parte de furgonetas o camionetas que puedan robar y llevarse lo robado) tiene, a unos cincuenta pasos en un sentido de la marcha y otro, sendas posibilidades de acceder en cualquier tipo de movilidad. Es decir, que las puertas carecen de la instrumentalidad que sospechaba, ya que el acceso, en realidad, no se impide, vistos los dos caminos que se abren a un lado y otro.
Me parece claro que recurrir, al analizar los comportamientos de los miembros de las diferentes clases sociales, no es suficiente recurrir a lo instrumental (se hacen las cosas para conseguir algo). Hay que recurrir igualmente a lo expresivo (se hacen las cosas para que se vean, esse est percipi). Es por ejemplo el "consumo ostensivo" del que hablaba Veblen en sus reflexiones sobre la "clase ociosa" que pueden extenderse a las otras clases. El elemento objetivo puede ser importante, pero es preciso añadir otros elementos. Simbólicos en este caso.
2. En una de esas puertas he encontrado ahora el letrero de "coto deportivo de caza" del que hablaba en mi post de hace un año. Pero junto a mismo, aunque ya en el suelo pero visible, ahora he encontrado otro letrero: "coto privado de caza" (indicador de clase superior a la anterior). No lo he visto en posteriores paseos, pero no se trata de imaginaciones mías ya que, y esto es igualmente importante, mi acompañante puede testificar lo que vimos. En otras palabras, que el elemento intersubjetivo de estas apreciaciones es igualmente importante. Si no se puede trasmitir, ser entendido y discutido, aceptado o rechazado, devuelto en forma de otro razonamiento, mal vamos en la tarea de identificar las clases.
Me ha intrigado el doble cartel. La serendipia es, en efecto, algo a lo que hay que estar abierto. El dogmatismo de quien no quiere discutir las propias ideas da mucha tranquilidad, pero no permite la "desvelación" que es la huida del error, central en la actividad intelectual. La palabra griega para verdad -alezeia- sugiere esa tarea de ir reduciendo los velos que ocultan la realidad.
Lo que no acabo de saber es lo que significan los dos carteles, contradictorios ya que no creo que se puedan ser las dos cosas a la vez. Tal vez se trate de un cambio del olivar concreto. Puede ser, en efecto, un caso de movilidad social o desclasamiento o ascenso en la escala social. O de expansionismo por parte del "uno por ciento". No afecta al sistema clasificatorio, pero afecta a los componentes del mismo. Se puede juzgar positiva o negativamente, pero lo que no se puede es negar el hecho.
3. Moraleja: reducir el análisis de las clases a solo dos (burgueses y proletarios, "los de arriba" y "los de abajo") resulta útil a veces. El caso es que lo utilizo de vez en cuando, pero bajo la condición de saber que se trata de una  simplificación, aceptable si su finalidad es mejor comprender un determinado asunto, rechazable si se trasforma en simplismo (movilizador, tal vez, pero no por ello adecuando el intelecto a la realidad).
4. Advertencia final: las metáforas, como esta de los olivares, no prueban nada si no van acompañadas de un razonamiento del que solo son ejemplos, no pruebas.

viernes, 15 de agosto de 2014

No son dioses

Hay un "dios de las batallas", nada benevolente y sí muy violento. Los muertos son reales, el dolor de sus familias también, los desplazamientos forzosos son habituales mientras sus líderes parecen inmortales. En muchas religiones hay un "dios de la violencia". Parece que están de guardia.
Ya me he horrorizado por la situación de Gaza. Ahora una "flotilla de la libertad" intentará romper el cerco al que está sometida la población gazarí, alguno de cuyos líderes reacciona con violencia ante esa frustración constante. Tarde o temprano, acaba hablándose del petróleo en la zona, además de las ideologías de una y otra parte: el derecho a "su" tierra que proclaman los palestinos y los israelíes.
La situación en Ucrania no es menos enloquecida. Siguiendo la estela de las "revoluciones de colores", un nuevo gobierno se instaló en Kiev mientras Crimea se declaraba rusa (fue un regalo de Kruschof a la república de Ucrania, cuando esta pertenecía a la URSS) y, al ver que allí funcionaba, otras zonas con mayoría de habla rusa pensaron que también era su momento. Es decir, era el momento de sus líderes para mandar más. El peso de la ideología también es claro: el nacionalismo según el cual toda nación (definida por la lengua) tiene que tener un Estado, por un lado, y, por otro, todo Estado debe convertirse en una nación por encima de las lenguas (solo hay, en el mundo, seis estados monolingües). También hay petróleo. Oleoductos en este caso cuyo grifo puede convertirse en una baza de poder al tener la capacidad de cerrarlo y dejar sin petróleo al otro lado del conducto.
La guerra civil en Siria sigue cobrándose más y más vidas, con un gobierno inamovible y una oposición armada cada vez más fuerte, en particular el Estado Islámico. Ideología del poder por el poder e islamismo. En este caso, la pregunta es "por qué Irak y no Siria". ¿Qué tienen los yazidíes? Se me escapa.
Por lo visto, el "dios de las batallas" (omnipotente, omnipresente y omnisciente) interviene al lado del gobierno de Israel y del gobierno de Ucrania y, en Irak, frente al sustituto de Al Qaeda que es el Estado Islámico porque sabe cómo hacerlo. Siria es demasiado complicado: recuerda a Libia. 
El petróleo no aparece en todos los casos (en Irak está ahora latente, pero hay que pensar en el futuro). Tampoco aparecen pasadas políticas monetarias de difícil aceptación para Wall Street. Las ideologías se las lleva el viento o se usan hoy para dejarlas mañana (el EI, como el FIS argelino, primero fueron opciones políticas y después adoptaron el ropaje islámico). Pero la geopolítica permanece aunque no de la misma forma. 
En el caso de Israel, el apoyo a su gobierno por parte del de los Estados Unidos tiene elementos geopolíticos, pero también internos: si se quiere salir adelante hay que ser pro-sionista, como ha demostrado Hillary Clinton. Rusia ha mirado hacia otro lado. 
En el caso de Ucrania, parece un ejemplo de conflicto de "baja" intensidad (lo de baja es irónico, pero hace referencia a los enfrentamientos por grupos interpuestos entre USA y URSS en tiempos de la Guerra Fría). Rusia está evidentemente presente. No hay que mirar, pues, hacia el interior sino hacia el exterior. Y desde hace tiempo.
Rusia apoya al gobierno de Siria y los Estados Unidos solo podrían apoyar al EI allí, mientras lo atacan en Irak. Demasiado complicado.
Ahora no es cuestión de valores: libertad estadounidense frente a igualdad soviética, según las respectivas retóricas (no prácticas) de la Guerra Fría. Ahora, y entonces, es cuestión de intereses para cuya satisfacción, como pensaba Napoleón respecto a sus soldaditos, pasa por sacrificar algunas vidas humanas, solo sagradas si son de no-nacidos.
Juegan a dioses. Pero son humanos, demasiado humanos. Cierto que "los dioses traman la perdición de los mortales para que los siglos venideros tengan algo que contar". Pero no siempre consiguen lo que quieren. No son omnipotentes. Lo demostraron en las dos guerras de Irak y podrían demostrarlo si se meten en una tercera "Guerra del Golfo" (The Economist de esta semana cuenta la hisotira, deja bastante mal parados al cuarteto de las Azores -sin citarlos- y pone sobre la mesa el complicado futuro de la zona, muestra de la escasa omnipotencia de los USA). Tampoco, viendo los errores de sus servicios de "inteligencia", son omniscientes, aunque lo han intentado (véase Wikileaks y las cosas de Snowden y Greenwald). Solo les queda ser o intentar ser omnipresentes, cosa que los Estados Unidos casi logran, militar y económicamente, y por eso ironizan sobre esa "potencia local" llamada Rusia.

jueves, 14 de agosto de 2014

Palestina-Israel: dixi

La cuestión de fondo se suele presentar como conflicto entre Israel y Palestina. Los hechos recientes, por su parte, aparecen como operación de Israel contra Gaza o, en términos más concretos, como operación del gobierno de Israel contra Hamás o contra la población de Gaza. Tales presentaciones puede llegar a ser engañosas si ocultan las divisiones internas y los problemas que tienen que afrontar los principales actores del enfrentamiento.
Por un lado, las divisiones políticas simbolizadas por la división entre Gaza y Cisjordania y las dificultades que tienen que resolver el gobierno de Hamás en Gaza. Ganaron limpiamente las elecciones anteriores, pero ahora, se dice en el artículo que cito, tendrían más complicada la reelección. Atrapados en la lógica del poder, los políticos de Hamás (demonizados además como terroristas en varias listas de validez harto dudosa, todo sea dicho) pueden estar tentados a una fugue en avant o un "sostenella y no enmendalla" bajo el discurso de "nos atacan", "son ocupantes", "quieren nuestra destrucción".
Por otro lado, Israel no es un todo homogéneo detrás del gobierno de Netanyahu. Están, antes que nada, los palestinos que tienen la ciudadanía israelí (aunque no la nacionalidad, pero sí la obligación del servicio militar; eso sí,  se les proporcionan alternativas) llegando incluso a ocupar algunos escaños en la Kneset. Pero algunos protestan y se les detiene. Después, están los judíos pro-palestinos que se oponen al colonialismo realmente existente. Laicos y a la izquierda de los laboristas (también allí hay dos partidos dominantes en un bipartidismo muy imperfecto). Y los pacifistas y defensores de los derechos humanos, tipo B'Tselem, vistos a veces como traidores por no apoyar al gobierno. A estos les siguen los ultra-ortodoxos que, aunque viven en y del Estado de Israel, consideran la existencia de tal Estado una abominación contraria a las Escrituras y se niegan a hacer el servicio militar. Una variante de esta ortodoxia es la de los sionistas que defienden un Eretz Israel (sin palestinos) que vaya desde el Eúfrates al Nilo, cuya facción moderada tiene como objetivo inmediato la creación de un Estado Judío (solo para judíos) que implica aumentar los asentamientos hasta que no quede ningún palestino bajo su territorio. Aquí se encuadran los políticos que citaba ayer y que estarían encantados de ocupar toda Gaza y limpiarla de palestinos. Los laboristas y el Likud tienen que capear esta heterogeneidad electoral y acaban siendo prisioneros de las facciones más extremas del sionismo con lo que también acaban aplicando un "sostenella y no enmendalla" bajo el discurso de "nos atacan", "son terroristas", "quieren nuestra destrucción". 
Junto a esto, conviene no olvidar los cambiantes apoyos que cada parte recibe del exterior. Ninguna es eterna y todas han oscilado en mayor (Liga Árabe) o menor medida (gobierno de los Estados Unidos) en función de sus propios intereses y no en función de las necesidades a un lado y otro de las fronteras actuales o de las reconocidas internacionalmente. Caso evidente: lo que pueda decir la sra. Clinton frente a lo que dice el presidente Obama hay que interpretarlo en el contexto de las próximas elecciones presidenciales y en las inminentes de mid term en los Estados Unidos, no en el de las necesidades de la población en Palestina-Israel.
Cierto que se pueden pensar soluciones creativas para este impasse que dura ya lustros. Pero con estos mimbres es prácticamente imposible hacer el cesto de la paz. Nada que añadir a lo que dije hace un año.

miércoles, 13 de agosto de 2014

Los hechos no importan

Se puede empezar recordando lo sucedido con el MH17, el avión de las líneas aéreas de Malaysia, que en julio de 2014, según algunos habría sido derribado  por fuerzas separatistas, mal entrenadas pero con material suministrado por Rusia, al confundirlo con un avión de Kiev. Otros llegarían a decir que fueron los mismos ucranianos lo que lo habrían perpetrado, confundiéndolo con un avión ruso en el que podría encontrarse Putin. Sin embargo, y muy rápidamente, se produjeron comentarios en la prensa estadounidense "de referencia" contra Rusia en general y contra Putin en particular que reprodujeron otros países.
Demos ahora un salto hasta 1988 porque es chocante el paralelismo con el caso del derribo del Iran Air 655. Hasta en el número de víctimas, que resulta parecido al anterior. Pero esta vez el error lo cometen desde el portaaviones estadounidense USS Vincennes, bien entrenados y con material propio (aunque, por entonces, algunas empresas japonesas suministraban componentes importantes a los misiles estadounidenses, pero no sé si era el caso). Las reacciones de la prensa y los políticos estadounidenses fueron muy diferentes a las del MH17 ya que se explayaron justificando el hecho, atribuyendo el error al piloto, pero culpando sobre todo a Irán.
Cambiemos de tema, pero sigamos comparando. En octubre de 2005, el entonces presidente de Irán, Ahmadineyad, citando al ayatola Jomeini, dijo aquello de que “había que borrar del mapa a Israel” en un caso extremo de anti-judaísmo (que otros llaman antisemitismo como si los árabes no fuesen semitas). Parece que nunca, ni uno ni otro, dijeron tal cosa sino que fue efecto de una, tal vez malintencionada, traducción. Lo que realmente dijeron era otra cosa. En el caso de Jomeini, lo que habría dicho es que el gobierno del Sha había sido “borrado del mapa del tiempo”, a lo que Ahmadineyad añadía la URSS e Israel: que igual que el tiempo se llevó por delante dos regímenes como el del Sha de Persia y el de la URSS, el tiempo acabaría llevándose por delante el gobierno sionista de Israel. Sin embargo, las reacciones en los Estados Unidos y en los medios que siguen sus indicaciones fueron sumamente críticas ante tal (supuesta) violencia verbal iraní.
El salto ahora es hasta Gaza. Tres estudiantes judíos secuestrados y asesinados desencadenaron, con sospechosa tardanza, una operación del gobierno de Israel. De entrada, se atribuyó muy rápidamente a Hamás (que siempre ha negado la autoría), aunque hay quien afirma que el delincuente fue un judío. Si de lo que se trata es de “borrar del mapa”, es lo que ha pretendido el gobierno de Israel con sus acciones contra Gaza recibiendo, además, material y ayuda militar estadounidense. Lo afirman estadounidenses como Noam Chomsky entre los radicales y Dennis Kucinich entre los Demócratas (fue miembro de la Cámara de Representantes hasta 2013). Sin embargo, la operación “Margen Protector”, según Gallup, también obtuvo una aprobación mayoritaria por parte de la opinión pública estadounidense (no la española). “Borrar del mapa” es lo que significaría el aumento de “márgenes de seguridad” en tres kilómetros reduciendo todavía más el territorio gazatí, la destrucción de las infraestructuras de Gaza (escuelas, hospitales, mercados, conducción de agua, electricidad) y la afirmación explícita, por parte de Moshe Feiglin, dirigente de una facción del Likud, partido en el gobierno, y parlamentario en la Kneset.  Según este político, con lo perpetrado podría Gaza  “convertirse en parte del Israel soberano poblado por judíos, sirviendo, además, para aliviar la crisis inmobiliaria en Israel” (para no ser tildado de “antisemita” -antijudío-, aquí está la fuente: http://www.israelnationalnews.com/Articles/Article.aspx/15326#.U-EJWfl_uIw). No es la versión oficial del gobierno,  temporalmente “satisfecho” con la destrucción de 32 túneles subterráneos que, supuestamente, Hamás utilizaba para posibles e ineficaces ataques al territorio ocupado por Israel, pero que también podían servir para aliviar el bloqueo al que es sometida la zona. La versión del sr. Feiglin no es, pues, la oficial, pero sí hay que considerarla.
A todo esto, las reacciones de los gobiernos de la Unión Europea hacia el asunto de Gaza han sido mucho más suaves que las producidas contra Rusia (personalizada en Putin) y el asunto del MH17. Y si sus medios levantaron la voz contra Ahmadineyad, nada parecido a las reacciones de la entonces Comunidad Económica Europea sobre el vuelo 655: no se propusieron sanciones contra los Estados Unidos que, por su parte, expresó, a través de Bush I, vicepresidente de Reagan, un resumen de estas heterogéneas reacciones: "Nunca me disculparé por los Estados Unidos de América – No me importa lo que digan los hechos".
(Publicado hoy en el diario Información -Alicante-. Añadidos algunos enlaces y envío a este artículo publicado desde una posición para nada sectaria en el periódico jerosolimitano Ha'aretz -precisa suscripción o darse de alta- sobre el rechazo a los hechos por parte de sectores importantes de la población judía en Israel -recuérdese que allí hay población nojudía-. Se puede extender algunos sectores de la población judía fuera de Israel, aunque parece ser menguante aunque se reconoce el colonialismo del sionismo, no del judaísmo)

Mercado supuestamente libre

Ya pasó cuando Carter impuso sanciones contra la URSS por su "incorrecta" invasión de Afganistán. La "correcta" se produjo con posterioridad y fueron los Estados Unidos los invasores, eso  sí, en coalición voluntariosa con importantes aliados y no para defender al gobierno afgano como hizo el "ejército rojo". Imperdir las exportaciones de alimentos a la URSS ("our clients" como los llamaba Reagan cuando hablaba con agricultores) era mal recibido por los propios agricultores y era causa de cambios en el comercio internacional de tales bienes.
Ahora han sido las sanciones de la Unión Europea a Rusia que han sido seguida por sanciones de Rusia a la agricultura de la Unión, que afectan a algunos países más que a otros y que ha hecho que los agricultores se preocupen por las ventas que han perdido a nuestros clientes ("our clients") y por lo obvio que ha hecho Rusia: comprar dichos productos en otros lugares como Brasil o Chile. En un ejemplo adicional de "mercado libre", la UE intenta disuadir a Brasil o Chile de que exporten tales productos a Rusia.
Como puede observarse, hay notables diferencias entre un caso y otro. Primero, que los agricultores estadounidenses tuvieron mayor capacidad de influir en sus gobiernos que los agricultores afectados en la UE. No es el primer ejemplo del abismo que separa las posiciones de los bruselianos -ejecutivo, supuesto legislativo y funcionarios- de los intreses de sus supuestos electores. Segundo, que las decisiones de boicot vinieron de dentro en los Estados Unidos y, en el caso de la UE, vienen de fuera.
El elemento que comparten creo que es igualmente claro: el mercado libre, en el terreno internacional, es para los mindundis. 

martes, 12 de agosto de 2014

Crímenes de guerra

Se etiquetan de tal forma las muertes producidas, sobre todo en bombardeos, entre civiles. Son los conocidos "efectos colaterales" que, en algunos casos como el de Gaza, son acompañados por acusaciones por utilizar a los civiles como "escudos", cosa que, por lo general, no funciona y el bombardeo sigue sin preocuparse por tales "escudos" o por tales "efectos". La violencia, en estos casos, es la de los bombardeos, misiles y drones, pero hay igualemente tales muertes de civiles cuando los soldados toman tierra, momento irremediable en toda guerra que se precie y momento en que hay que haber dejado suficientemente arrasado el territorio enemigo como para que los "efectos" y "escudos" ya no molesten.
Sin embargo, puede suceder y sucede que los soldados cometan desde atrocidades como las de My Lay, en la guerra del Vietnam, hasta asesinatos de civiles a punta de bayoneta o de disparo individualizado.
De todos ellos trata ahora el informe de Amnistía Internacional al que se hace referencia  aquí, aunque únicamente referido a Afganistán.
Dada la peculiar situacion del "derecho" internacional (no el privado, que es boyante), tales desmanes solo se castigan si el gobierno que los perpetra no se encuentra entre los "bendecidos" por los Estados Unidos y, por supuesto, los Estados Unidos mismos, que tienen "bula" para tales delitos. Puede perseguirse y condenarse a cualquier yugoslavo o africano que se tercie. A los "cuatro de las Azores", no.

lunes, 11 de agosto de 2014

Israel contra Gaza, Hamás contra judíos

Se pueden contrastar estos dos tipos de versiones: una, que defiende los hechos que favorecen al gobierno de Israel en su actual operativo contra Gaza, y otra, contrapuesta a la anterior, que pretende desmontar ese tipo de planteamientos. El punto central, me parece, es el carácter terrorista de Hamás. Para los primeros es incontestable y es la razón última de las operaciones actuales, incluyendo lo indefendible que habría sido una alianza de Fatah con dichos terroristas. Para los segundos, tal argumento es una excusa que solo busca legitimación. Los dos vale la pena de ser leídos, aunque la documentación del segundo es algo mejor que la del primero que incluye algunos puntos harto discutibles. Pero seguro que también el segundo.
Puestos a optar, prefiero un tercero, que defiende la piedad y la cordura y refleja los pasos de autores judíos israelíes a los que "les llueven insultos y amenazas por hablar contra la demencial política militarista". Una vez más: no todos los que están contra estas políticas son anti-judíos. Al revés. Por eso es preciso distinguir, como hace un editorial de The Guardian, entre anti-judaísmo (rechazable) y ser contrario a la política actual del gobierno de Israel.
Dejar claros los objetivos y motivaciones de cada una de las partes (no la retórica, sino la de los hechos) es un primer paso. Un mínimo de empatía hacia unos y otros es el siguiente. Y promover una resolución racional y afectiva del conflicto (no solo de la violencia), el tercero.
Sin embargo, tal y como muestra el segundo y remacha el tercero de los artículos citados, no hay tal voluntad ni por parte internacional (los Estados Unidos) ni por parte interna. Goliat, al contrario de lo que sucede una vez en la Biblia, siempre vence a David. Por eso, patologicamente, no están preocupados por otra opción que no sea la victoria. Es la ley del más fuerte a la que hay que ornamentar para hacerla más presentable. Total, una resolución más de Naciones Unidas que quede desoída, tampoco es tan grave.
Recuérdese, además, que no son dos religiones lo que está enfrentado en la zona. No todos los palestinos son musulmanes ni todos los que tienen ciudadanía israelí son judíos aunque, en este último caso, haya posiciones políticas -mayoritarias en el democrático Israel, es decir, con mayores probabilidades de salir adelante por la fuerza de los votos- que pretenden que el Estado de Israel sea un estado judío. Si los palestinos votan libre y limpiamente por un determinado partido o fuerza política, en cambio, no tendrá ningún valor y será rechazado ese voto por estar del lado de los "terroristas" (ver el segundo artículo citado).

domingo, 10 de agosto de 2014

Fe ciega

Un grupo particularmente negacionista del cambio climático es, en los Estados Unidos, el de los fundamentalistas cristianos que leen la Biblia en sentido literal, sin pararse a interpretarla, y llegan a la conclusión de que no hay riesgo alguno: Dios, en su infinita bondad, creador del cielo y de la tierra, no va a permitir que tal cosa ocurra: que el mundo tal y como lo conocemos y como fue creado deje de existir. 
Ahora encuentro otro otro grupo interesante: el de los que tienen tanta fe en el poder de la ciencia que no se preocupan de tal cambio ya que la Ciencia va a dar respuestas completas a tales problemas por muy preocupantes que parezcan.
Cierto que la fe mueve montañas, pero no por eso permite ver lo que hay al otro lado de las mismas. Y tanto da que sea en un dios benevolente o en una ciencia omnipotente.

sábado, 9 de agosto de 2014

Desencadenante

También llamado "causa precipitante". Se da en contextos (físicos o sociales) en los que se acumulan las tensiones hasta que un pequeño hecho produce un cambio muy notable. Es como ir disolviendo sal en el agua hasta que un granito, un solo granito, hace cambiar la disolución y esta se precipita. El granito no es la causa, obviamente, pero sin el granito no habría habido precipitación.
Estos días, conmemorando aquella guerra que iba a ser el fin de todas las guerras, es decir, la I Guerra (llamada) Mundial, la de 1914, hace un siglo, se ha mostrado el papel de precipitante o desencadenante que tuvo el atentado de Sarajevo. Las tensiones eran previas, pero el atentado las hizo visibles y activas.
He encontrado esta bella carta que un periodista ecuatoriano dirige a otro. Cuenta lo que un colega peruano le contó a propósito del "fujimorismo", su control de la sociedad, su corrupción y el descontento que fue produciendo poco a poco. De momento, las tensiones subterráneas no se percibían, pero un reportaje de El Comercio, periódico limeño, actuó de precipitante o desencadenante de una reacción que se llevó por delante al sistema montado por Montesinos, Fujimori y demás compañeros.
El periodista traza (o, mejor, insinúa) un paralelismo entre aquella situación y la que, según él, está viviendo el Ecuador: superficie tranquila que cubre serias amenazas para la democracia y aumento de las tensiones políticas en el país, que podrían tener también su desencadenante.
Como se sabe, es prácticamente imposible predecir estos "saltos cualitativos", según la obsoleta terminología marxista ahora sustituida por la de "estructuras disipativas" de las que habló Prigogine (vas añadiendo calor a un recipiente con agua y el calor se difunde de abajo arriba hasta que, al añadir un grado más, cambia todo, el líquido "rompe" a hervir y el calor se difunde por convección) y que, trasladadas a lo social, hay que tomar con cautela y solo como una metáfora más.
¿Las Españas? Que el "calor" está aumentando, parece fuera de discusión. Que hay tensiones subyacentes y no tan subyacentes, tampoco es discutible. La cuestión es saber si esta olla de grillos va a romper a hervir y bajo qué desencadenante. La aparición electoral de Podemos es importante, pero no creo que tenga ese carácter de precipitante, aunque algo de cambio ya ha producido. La "Diada" del 11 de septiembre en Cataluña ("voluntat, votar i victòria", la V gigante), si no va a compañada de algo más, tampoco creo que sea un buen candidato a desencadenante. La consulta posterior (en la forma que sea, elecciones, referéndum ilegal según los españoles -o según el Tribunal Constitucional) podría serlo, pero también aquí si va acompañada de algo más (¿militares?). Pero que la temperatura es elevada como para cambiar de sistema de difusión del calor o como para pasar de disolución a precipitación, eso sí me parece verosímil. Lo que es todavía más verosímil es que un aumento de tensiones puede llevar a efectos "catastróficos" todavía mayores. Tiempos interesantes y poco aptos para la racionalidad.

viernes, 8 de agosto de 2014

Israel: anti-qué

Antisemita es una actitud o un prejuicio más general: incluye a los "islamófobos" (anti-árabes) y a los anti-judíos. Árabes y judíos comparten lenguas de la misma familia, la semítica, a saber el árabe y el hebreo (que se había prácticamente perdido, pero que se ha recuperado en Israel)
Anti-judío es también un prejuicio más específico: se refiere a todos los judíos y les achaca actitudes y comportamientos que el que tiene el prejuicio rechaza. 
Anti-sionista es una posición política contraria a determinadas políticas, por ejemplo, al expansionismo del gobierno de Israel o a su colonialismo. Contraria también a la ideología sionista.
Se puede ser anti-sionista sin ser anti-judío. Aquí  hay un ejemplo de un judío (para nada anti-judío ni antisemita) que se declara anti-sionista:
I am a Jew (and over the age of 65) who is deeply opposed to Zionism. I do not believe for a minute that at its core anti-Zionism is anti-Jewishness.
Con un apellido como el mío, que me hace sospechoso de ser descendiente de "marranos", creo que no soy antisemita ni anti-judío (tengo y he tenido buenos amigos judíos), pero sí encuentro rechazable la política de asentamientos y de convertir a los palestinos en habitantes de "campos de concentración al aire libre" que es el corolario del expansionismo sionista bajo capa de "seguridad", presión demográfica o crisis inmobiliaria. Eso no me convierte en alguien que acepta cualquier política o comportamiento de los palestinos. La versión de israelíes compasivos y angustiados también ha de ser escuchada. Sí es sospechoso, de artero, el etiquetar a los críticos del sionismo como anti-judíos (como aqui) o antisemitas o, como sucede en Israel con sus críticos, de "izquierdistas". Feo truco.

jueves, 7 de agosto de 2014

Ébola

Puedo entender que no haya investigación suficiente como para saber que funciona la nueva medicina contra el ébola que, por cierto, sí que se va a utilizar con los dos estadunidenses contagiados en África y repatriados a los Estados Unidos. Puedo entender que, dado el carácter privado de la investigación, la empresa propietaria de la patente se cure en salud (nunca mejor dicho) y no dé un paso adelante sobre su comercialización. Y puedo entender que, en todo caso, sería mucho el dinero que haría falta para usar esa medicina en África (con el religioso español de San Juan de Dios, ya se ha dicho que, en cuanto se sepa algo, se usará con él). 
Lo que no entiendo es que el gobierno de los Estados Unidos vaya a invertir más de 550 millones de dólares en una fuerza de despliegue rápido en África. ¿Para qué? Para paliar el ébola, parece que no. Para reparar el desastre de Sudán del Sur, parece que tampoco.
(Añadido el 12 de agosto: Parece que la nueve medicina, que iba a aplicarse al religioso español -fallecido-, va a ir igualmente a Africa, aunque no sé cuánto va a costar ni quién lo va a pagar. Supongo que es un buen momento para poner a prueba el ZMapp en humanos y a buen precio)

miércoles, 6 de agosto de 2014

Altos ejecutivos y crecimiento económico

La superación de la crisis pasa por una drástica reducción de salarios y dietas de los altos ejecutivos de las grandes empresas y bancos. Así se desprende de un estudio llevado a cabo por la Asociación de Economistas Importantes Organizados en las Universidades (AEIOU) con el título “CEO’s Revenues and Growth Rates in Spain” y que se publicará próximamente en la American Economic Review  for Fun, revista en el primer cuartil en su índice de impacto y que contará a sus autores para sexenios de investigación y, en el caso de que las hubiese (cosa que no creo), para posible ocupación de plazas de funcionarios.
El informe establece una clara correlación negativa entre dichos ingresos y los cambios producidos en el PIB español desde 2007 a 2013. Como buenos profesionales que son, conocen lo engañosas que son estas ecuaciones lineales por lo que han recurrido a diseñar un modelo matemático muy complejo que lleva a las mismas conclusiones una vez ajustados los parámetros para que tal cosa se produzca.
Sus datos provienen de las empresas incluidas en el Ibex y de los ingresos reconocidos por los respectivos informes anuales que dichas empresas proporcionan a sus accionistas, que es fuente de reconocida fiabilidad.
Hay, de todas formas, dos puntos débiles en su investigación que los autores reconocen con honradez y que solventan con el recurso a la bibliografía reciente e igualmente solvente.
Un primer punto se refiere a los datos que, por no encajar en su hipótesis inicial, los autores han dejado fuera de su análisis, como son los casos de Marsans, CEPYME, vicepresidencia de la CEOE, doctrina Botín e indultados varios. Pero, por lo que dicen, es válido hacerlo cuando se trata de justificar una política determinada (en este caso, reducir los ingresos de los altos ejecutivos para así conseguir el crecimiento). El caso más cercano es el de Kenneth Rogoff y Carmen Reinhart (“Growth in a time of debt”) cuya investigación demostraba la pertinencia de las políticas de ajuste en países altamente endeudados. Estos autores excluyeron de su hoja de cálculo algunas unidades, como es ahora el caso, amén de maltratar los cálculos que hasta un estudiante de postgrado pudo detectar. De momento, nadie ha podido detectar tales maltratos en el caso de AEIOU.
El otro punto aparentemente débil se refiere a las empresas consideradas ya que, al ceñirse a las del Ibex, dejan fuera empresas como Gowex que cotizaban en el Mercado Alternativo Bursátil. Pero es una limitación menor. Mucho más serio puede ser el que, al no tener datos sobre todas las empresas del Ibex, sea difícil generalizar sobre el conjunto de la economía lo que se obtiene a partir de una parte, por muy importante que sea, de la misma. Pero, por lo visto, también esto es legítimo como lo prueba el libro de Thomas Piketty (Le capital au XXIème siècle). En dicha obra, tantas veces citada y analizada, a partir del análisis de algunos países centrales (y no todos) se sacan conclusiones sobre desigualdad y crecimiento y se proponen, acordes con sus hallazgos, políticas fiscales universales, como mayor presión sobre las rentas más altas.
Estos informes son de agradecer, sobre todo porque, vistas las reacciones en contra, indican dónde reside el problema social, que no económico, que aqueja no solo a las Españas sino a otros países. En el caso de que el informe de la AEIOU hubiese sido real, las reacciones en contra, desde la denuncia por su sesgo ideológico a la revisión de datos y metodología como lo ha sido con Reinhart, Rogoff y Piketty,  mostrarían, creo yo, quién manda aquí.
Digámoslo todo. En el caso de que el estudio de la AEIOU fuese real, tendría base empírica y teórica en un estudio de Cooper, Gulen y Rau (“Performance for Pay? The Relation Between CEO Incentive Compensation and Future Stock Price Performance”) que muestra una tendencia general en los Estados Unidos: las grandes empresas con altos ejecutivos hiper-pagados son también las que en los siguientes tres años tienen peores resultados. A más salarios, peores resultados futuros, se podría decir.
Hay varias interpretaciones al hecho, pero la más prometedora es la siguiente: los altos ejecutivos hiper-pagados se quedan tan satisfechos por tal cosa que reducen su actitud crítica hacia las propias decisiones. Algo así como que al ser hiper-pagados se creen ya con derecho a tal dinero con independencia de cómo lo hagan en sus empresas. No es cuestión de la "crisis" ya que otras empresas van bien: es cuestión de los altos ejecutivos.
(Publicado hoy en el diario Información -Alicante-)

Hace 70 años

Además de ser hoy la fiesta nacional del país del que, si yo fuera nacionalista, sería nacionalista, es decir, Bolivia, hoy hace 70 años que comenzó una nueva era: la era atómica. El hecho que hoy se conmemora, el del bombardeo de Hiroshima, había tenido algunos precedentes que, a pesar de su dramatismo, no llegaban a lo que después sería Hiroshima. Fueron los bombardeos de Londres (1915), Guernica (1937), Shanghai (1937) y Coventry (1940), pero también los de Dresde (1945) y Tokyo (1945). Sin embargo,  Hiroshima (seguida por Nagasaki) abrirían una nueva era en la historia de la Humanidad. Chomsky lo comenta aquí. 
Las armas nucleares de Irán son inexistentes y, sin embargo, han sido objeto de discusiones políticas, amenazas y negociaciones. Las de la India y Pakistán, bendecidas por los Estados Unidos, podrían llevar, en el caso de una escalada de su conflicto, a un invierno nuclear de catastróficas consecuencias para todo el hemisferio Norte del Planeta. Las de Israel, no suponen ningún problema. Por lo menos, nada se ha oído al respecto. Las de Francia e Inglaterra, tampoco. Las de la China, tal vez sí. Y nada se diga de las peligrosísimas bombas atómicas de Corea del Norte. Las de la antigua URSS, repartidas entre algunas de las repúblicas que emergieron de su desmembramiento, siguen siendo importantes en manos de Rusia. Las de los Estados Unidos (solo ellas), podrían acabar varias veces con la vida en el Planeta Tierra. Encima, ahora quieren modernizarlas.
No sé cómo se puede llamar al miembro de la especie humana "animal racional". Para hacerse una idea de lo que puede costar la modernización del arsenal nuclear estadounidense, se puede pinchar aquí y bajar hasta el cuadro en que se resume.
(Añadido el 8: ¿Son 69? Lo siento. Me he equivocado. No volverá a pasar. Quiero decir: que seguro que vuelve pasar, pero una cita de autoridad es una cita de autoridad)

martes, 5 de agosto de 2014

Estadounidenses sobre Gaza

Esto es lo que cuenta Gallup:

A observar que la pregunta es sobre lo justificado que puedan estar, en el "actual conflicto de Medio Oriente", "las acciones de Israel contra Hamás/Palestinos" y las de los "Palestinos/Hamás contra Israel". Que oscilen entre Hamás y Palestinos es interesante, pero lo es igualmente que las acciones (sean de Hamas o Palestinos) sean contra Israel y no haya "acciones del gobierno de Israel contra Gaza".
Estas cuestione sobre encuestas de opinión conviene verlas en el contexto del acceso a los datos que puedan tener los encuestados. Esta otra tabla muestra el origen de los datos de esos encuestados:
Las noticias sobre el conflicto entre algunos israelies y Hamás (sobre las espaldas de los gazetíes) se han seguido, sobre todo, por televisiones. Los diarios no han sido una fuente particularmente importante y casi una quinta parte de los encuestados no lo han seguido (si se pudiera ir a los datos originales tal vez se vería que entre los que no han seguido las noticias (not following) y los que las han seguido muy, pero que muy poco (nothing al all  cuyas respuestas se han unido, desconozco el motivo, a los que lo han seguido poco -a little-), el asunto no importa como para seguirlo por los medios. En otras palabras, que justificar o no unas acciones u otras se debe principalmente a opiniones y adhesiones previas y no a las noticias recibidas sobre el asunto, por televisiones, como se ve.

La inocencia ciudadana

Estábamos viendo unos videos familiares de hace treinta años con amigos de entonces y ahora. Uno de ellos dijo que éramos, entonces, muy inocentes, viendo cómo nos divertíamos. Se me ocurrió contestar que más inocentes somos ahora. La mirada de otro de ellos me dio a entender que lo que yo decía era un sinsentido, que ahora ya hemos perdido la inocencia y "sabemos"".  
No era el festivo momento de discutir, pero véase este post. Trata de una razonable hipótesis sobre el derribo del avión malaysio: fueron fuerzas gubernamentales que, probablemente sin órdenes directas del presidente, creyeron que se trataba de un avión ruso y que el odiado Putin iba en él. 
El gobierno estadounidense hizo lo mismo que el de Israel con los tres estudiantes secuestrados y muertos: aprovechar la ocasión para arrimar el ascua a la propia sardina. Como ya he contado, hay quien ha lanzado la razonable hipótesis de que no fue Hamás sino otro judío el secuestrador y asesino. Pero, como se ve si estas dos hipótesis fuesen ciertas, lo que los gobiernos hacen no es presentar los hechos sino la versión de los hechos que les favorece. 
También me he referido al uso que los gobiernos hacen de las estadísticas (palabra que viene de "Estado") dando la versión que mejor les va. En las Españas ha sido, ayer, la estadística sobre el desempleo: se ha reducido, dice el gobierno (por supuesto, gracias al esfuerzo de los españoles, dicen, y a las políticas tan acertadas de la reforma laboral). No dicen nada sobre un país que era receptor de inmigrantes y ahora es país de emigrantes (si la población laboral disminuye, el porcentaje del parados disminuye también). Tampoco dicen nada sobre la calidad de tales nuevos empleos, estacionales muchos de ellos (empleo temporal y precario para el turismo de verano) ni sobre los salarios que les acompañan. Ni dicen nada sobre los desempleados que ya no tienen ningún subsidio .Nada: hay que congratularse, dice, porque el empleo siga creciendo y la tasa de desempleo siga reduciéndose.
Los tres, cada cual en su campo (quiero decir, gobierno de los Estados Unidos, de Israel y de España), construyen una "realidad", con gran rapidez, a partir de hechos que adornan convenientemente para conseguir sus respectivos objetivos. Los efectos de tales "construcciones gubernamentales de la realidad" son claros: quieren engañarnos porque saben que somos unos inocentes, crédulos y pánfilos que sabemos que "los jefes no se equivocan", como decían los falangistas españoles de los años 30. 
Somos inocentes porque las agencias de relaciones públicas trabajan duramente para que lo seamos. ¿Más que hace 30 años? Creo que sí: "hoy las ciencias adelantan, que es una barbaridad".
Los sucesivos gobiernos de los Estados Unidos tienen una larga tradición de uso de hechos (a veces fabricados por ellos mismos) para mover la opinión pública en una dirección u otra. El gobierno de Israel, más de lo mismo: una pelea titánica para que veamos a los palestinos como terroristas y a los invasores de los asentamientos como perseguidos (a veces exageran un poco, como el embajador que sugería que el actual gobierno de Israel merecería el Premio Nobel de la Paz por lo que "no" está haciendo en Gaza).Y los gobiernos españoles van aprendiendo (¿cómo no recordar la campaña del gobierno de González para quedarse en la OTAN antes rechazada?)
Somos inocentes porque nos hacen inocentes. Ignacio Ramonet decía hace tiempo que estar informado es costoso. Supone un esfuerzo y, de entrada, una duda metódica ante campañas sistemáticas. Somos inocentes porque, por la ley del mínimo esfuerzo, adoptamos, en el caso de versiones contrapuestas -por ejemplo, a favor del chavismo o en contra-, la que más nos gusta, después de lo cual solo aceptamos las noticias que encajan con la visión adoptada previamente. Tengo que recordar la amargura de Orwell en su Homenaje a Cataluña a propósito del modo en que la prensa de su tiempo estaba tratando aquella guerra civil española y como el parti pris dominaba sobre cualquier otra posibilidad de enfrentarse con lo que estaba pasando.
La inocencia se pierde cuando se duda. Sin embargo, hay un exceso de certezas y ay que aquel que no las fomente. Como en el Discurso del Gran Inquisidor, queremos certezas. Inocentes.

lunes, 4 de agosto de 2014

Borrar Israel, borrar Gaza

Otra comparación. La hace Juan Cole aquí.
Por un lado, aquella retórica de Ahmadineyad sobre "borrar del mapa a Israel". Mal traducido podría significar arrasar Israel. La mala traducción, maliciosa o accidental, lo era de una frase con otro sentido: igual que el viento de la historia se llevó por delante al comunismo de la URSS, el viento de la historia se llevaría por delante el sionismo de Israel. Nada que ver con arrasar Israel, cosa que, por tierra, no habrían sido capaces de llevar a cabo jamás y, con las armas nucleares que habían aconsejado los estadounidenses al Sha y rechazado a los ayatollah que le sucedieron, tampoco.
Por otro lado, Gaza. Cole da el enlace a un espacio de Rusian Times (RT) al respecto y que termina con la comparación, mediante fotos de vista aérea, de cómo estaban determinados barrios "antes" y cómo están ahora. Si "borrar del mapa" se refiere a algo, es a Gaza. Y que no sea a Cisjordania también.
(Añadido el 5: Las FDI se retiran de Gaza ya que, dicen, han cumplido su objetivo de destruir los túneles. 32 en concreto, dicen. Otra versión de lo logrado es la de Dennis Kucinich -muy recomendable-. Al final, reduciendo el espacio vital a los gazatíes y destruyendo sus infraestructuras, se hace más probable un objetivo no declarado -aunque hay quien lo ha dicho en la Knesset según cita Kucinich-, a saber, el de conseguir que Gaza sea habitada únicamente por judíos)

domingo, 3 de agosto de 2014

MH17 / Iran Air 655

Una sugestiva comparación  entre el derribo del MH17 malaysio y el del Iran Air 655 que se produjo en 1988, el mismo año que el de Lockerbie.
El MH17 parece, dice el autor, que habría sido derribado por fuerzas separatistas, mal entrenadas pero con material suministrado por Rusia, al confundirlo con un avión de Kiev. El artículo recoge los encendidos comentarios en la prensa estadounidense "de referencia" contra Rusia en general y contra Putin en particular. Le falta bajar a detalles sobre la reacción en la Unión Europea.
Pero el paralelismo del caso del Iran Air 655 es chocante. Hasta en el número de víctimas, que resulta muy parecido al del MH17. Solo que esta vez el error lo cometen desde el portaaviones estadounidense USS Vincennes, bien entrenados y con material propio (aunque, por entonces, algunas empresas japonesas suministraban componentes importantes a los misiles estadounidenses, pero no sé si era el caso). También aquí se reseñan algunas de las reacciones de prensa y políticos estadounidenses explicando el hecho y atribuyendo la culpa al piloto y, por supuesto, a Irán.
No voy a entrar en detalles que desconozco. Obvio: materia reservada o de difícil acceso. Pero sí me parece que es un caso más de doble moral: lo nuestro es comprensible y lo de ellos un acto terrorista.

sábado, 2 de agosto de 2014

Antisemitismo

Uso, en el título, la equívoca palabra "antisemitismo" cuando debería haber puesto "anti-judaísmo". Como "semita" se refiere a una familia de lenguas, antisemita es el que va contra los que las hablan, sea el hebreo o el árabe (en los viejos tiempos, la cátedra en España era de "semíticas").
Anti-judaísmo lo hay, igual que hay anti-islamismo. Es un prejuicio negativo hacia todos los miembros de una determinada categoría. Y es un error: no todos son iguales, aunque el que tiene el prejuicio lo crea. No todos los judíos son sionistas, no todos los judíos son israelitas, no todos los judíos israelitas apoyan lo que está haciendo su gobierno estos días, ni todos los judíos lo hacen. Otro ejemplo, traducido desde Ha'aretz.
No es legítimo decir "los judíos están masacrando a los habitantes de Gaza". No son "los" judíos. Son israelitas, algunos de los cuales están horrorizados por lo que está sucediendo como también sucede con judíos que viven fuera de Israel. Conozco a personas de uno y otro grupo. Otra cosa es que se atrevan, como el que he citado, a levantar su voz: serán tachados de antisemitas. De hecho, es frecuente ver que los palestinos contrarios a las políticas de ocupación y a los asentamientos ilegales sean tachados de antisemitas. El efecto de tal etiqueta lo he constatado en algún profesor amigo que ha visto cómo se cancelaban algunas conferencias suyas a muchos kilómetros de distancia por el hecho de haber recibido tal calificativo, en mi opinión -y casi pondría la mano en el fuego- equivocado. 
¿"Los catalanes, el pueblo catalán, quiere la independencia"? No. Algunos (mayoritarios en este como en el otro caso) están en tal posición. Pero no son todos. Estar en contra de tal opción no convierte a quien la profesa en anti-catalán. Por mi parte, estoy a favor de que decidan lo que quieren hacer y que lo hagan por medios democráticos verificables.
Pero volviendo al tema, es un buen ejercicio preguntarse no solo por el antisemitismo (e.d. anti-judaísmo) sino también por el pro-judaísmo, es decir, por ese prejuicio que hace que todo lo que hacen todos los judíos (y, por tanto, el gobierno de Israel) está bien hecho. No es la actitud dominante en España, pero sí parece ser fuerte en los Estados Unidos y, en particular, en sus medios.
Y claro que hay que hacerse la misma pregunta sobre los palestinos en general, las diferencias entre Cisjordania y Gaza y las mayores todavía entre Fatah y Hamás. Ser pro-palestino y no ver estos suicidas enfrentamientos, la corrupción o la complacencia con el statu quo en algunos casos es tan legítimo políticamente hablando como ilegítimo desde el punto de vista del conocimiento. De hecho, no diagnosticar bien, lleva a terapias equivocadas.
Tengo amigos islamófobos como los tengo antisemitas. Lo que me interesa, antes que nada, es entenderles. La curación, la dejo a otros inexistentes profesionales. Al fin y al cabo, van a beber las noticias donde saben que sus respectivos prejuicios serán confirmados. Como yo.

viernes, 1 de agosto de 2014

Cifras sobre Gaza

Ha'aretz publica un gráfico muy ilustrativo sobre los efectos que está teniendo la Operación del gobierno israelí en Gaza, la situación de los túneles (¿para el contrabando, para la comunicación con el exterior o para matar judíos?) y las demandas de cada una de las partes y las propuestas y decisiones de diversos países. Inglaterra, Alemania y Francia están, pero no la Unión Europea.
Tómese nota de los cohetes lanzados por Gaza y su evolución desde que empezaron las operaciones terrestres de las Fuerzas de Defensa de Israel en paralelo con el número de víctimas gazatíes.
No hay referencias sobre si hubo particulares dificultades para salir del campo de concentración que es Gaza en todo ese tiempo. Sin eso no se entiende la rabia de Hamás. Ni la racionalidad del gobierno israelí, que  poco tiene que ver con los cohetes de Hamás.