jueves, 31 de julio de 2014

Otra más sobre Filistea/Falastín

El conflicto es real. Cuándo comenzó ya no es cosa tan fácil de afirmar ni de detallar.
Es posible remontarse a los tiempos bíblicos y encontrar un lugar en el Planeta en el que vivían los filisteos, politeístas, que recibieron la no-solicitada visita de un pueblo que llegaba de vagar por el desierto y que pretendía, monoteistas ellos, que esa tierra se la había dado su dios, el de los recién llegados, y que, por tanto, no podía pertenecer a los que ya estaban allí y que, encima, tenían varios dioses y ninguno coincidía con el de los que llegaban ni con sus ansias colonizadoras. Hubo mucha violencia, duró mucho y hubo algunos casos sonados como el de las murallas de Jericó que no recuerdo ahora si Josué consiguió derribarlas con la ayuda de su dios contra los dioses de los inquilinos o también fue entonces cuando consiguió que el Sol se detuviese porque se le venía encima la noche y había que rematar (nunca mejor dicho) la faena. Entre paréntesis: este es un argumento que usan los cristianos fundamentalistas para negar que sea la Tierra la que se mueve. Como se desprende de la narración biblica -verdad revelada absoluta-, es el Sol el que se mueve. Pero esto queda para creyentes. Otros dirán que es un cúmulo de mitos sin valor probatorio alguno, incluido el de que el tal territorio de la tierra que "mana leche y miel" haya sido dado en propiedad a un pueblo determinado (todo ello sin discutir si los actuales judíos son herederos de aquellos israelitas, que hay quien lo niega y aporta razonamientos, no exabruptos).
Vayamos, pues a la Historia. Aquí  hay una versión de la historia reciente y aqui está la contraria. La calidad de una y otra y el tono con que se expresan es muy diferente. Ambos pretenden dar cuenta de qué ha sucedido en tal territorio desde poco antes de 1948 -la nakba según los palestinos- hasta nuestros días. Palestinos bajo los Otomanos y el dominio inglés, búsqueda de un territorio para los judíos sobrevivientes al genocidio nazi y entrada del sionismo recordando la historia bíblica después de haberse ido infiltrando en pequeños enclaves en Filistea/Tierra Prometida y haber rechazado otros territorios seguros que se les ofrecían.
Eso se llama un conflicto: una situación en la que dos o más actores tienen objetivos incompatibles y, para ellos, irreconciliables. Claro que había otras posibilidades: acuerdos, do ut des, trascendencia del conflicto, federalismo, lo que se quiera. Pero el "esta tierra es mía" se convierte en el punto central del conflicto.
Los conflictos (definidos como he hecho), no llevan necesariamente a la violencia, pero en la medida en que aparece la llamada "violencia estructural" (victoria sistemática de una de las partes impidiendo cualquier reivindicación por parte de la otra y amenazando con violencia directa si no se acepta la situación y la violencia simbólica con la que se pretende legitimar), la probabilidad de que se produzca violencia directa aumenta y más a medida que aumenta la tensión entre las partes y los respectivos agentes que están detrás de ellos. Un hecho como el de Sarajevo puede hacer reventar la tensión y trasformarse en muertes y destrucción.
En la actualidad, fue el secuestro y muerte de tres estudiantes judíos el detonante de una nueva oleada de violencia con las previsibles manipulaciones informativas a favor de una u otra de las partes. Quién fuese el autor de tal tropelía, por lo visto puede discutirse y hasta hay quien, basado en un periodista alemán que habla en una cadena alemana, llega a decir que el asesino fue un judío y que el asesinato fue conocido por el gobierno de Israel y, como se ha dicho, fue ocultado hasta tener listos los planes para atacar Gaza basados en la afirmación  todavía no-probada de que había sido Hamás.
(Añadido el 1º de agosto: Comentario de Immanuel Wallerstein sobre el tema, con breve repaso de la historia reciente y ominosas visiones sobre el futuro)

miércoles, 30 de julio de 2014

Castas hay más que una

Castas, las hay de muchos tipos. De entrada, el uso de la palabra se relaciona con una realidad social propia de países de tradición hinduista. Es decir, no solo la India. En dichos países, se comparte la creencia de que los humanos hemos nacido de diversas partes de Brahma, lo cual nos sitúa automáticamente en una posición social superior o inferior. Lo he visto: en una reunión académica, el catedrático de casta inferior servía el café al catedrático de casta superior, brahmán. Gandhi, por otro lado, defendía el sistema de castas ya que proporcionaba estabilidad al tejido social: cada cual sabía de antemano cuál era su papel en la vida. Lo que no defendía era la situación denigrante en la que tal sistema condenaba a "los de abajo", los parias. Cierto que, en la actualidad, el sistema de castas coexiste con el de clases, pero no quita que "los de arriba", nacidos de la cabeza del dios, lo sean por nacimiento.
La aplicación a nuestro entorno tiene un punto a su favor y es que un porcentaje nada desdeñable de los hiper-ricos lo es por herencia, no por ser "emprendedores". Pero es obvio que la idea hindú se aplica con dificultades. En los lejanos años que viví en Bolivia, se usaba "la rosca" para referirse a lo que aquí se está llamando, con creciente frecuencia, "la casta". Es decir, "los de arriba", una metáfora que, como todas, tiene la cualidad de poderse aplicar a lo que uno quiera y, simultáneamente, no tener que definirse de manera "clara y distinta". Exploremos, entonces, otros contextos.
En Sudáfrica hace poco se celebraba el aniversario de Mandela cuyos méritos no hay por qué minimizar. Pero sí hay que reconocer que su país es el segundo más desigual del Planeta en términos de renta y que esa desigualdad guarda una relación, no automática pero sí real, con la diferencia racial. La "raza" no acaba de encajar con "casta" ya que una parte de la revolución de Mandela fue precisamente el permitir que un número mayor de negros (no muy grande, pero sí constatable) pudiese ascender hasta ocupar puestos hasta entonces reservados a la "casta superior", es decir, a los blancos.
Visité Polonia durante el comunismo, pocos días antes de la “ley marcial” de Jaruzelski. Un colega nos llevó a dar una vuelta en coche por Varsovia diciendo "primero iremos a ver los barrios de los obreros y después veremos los barrios en los que viven los representantes de esos obreros". Desigualdad notable, pero, a tenor de los datos, no tan evidente como en el caso ruso en el que la renta estaba concentrada en manos de una "casta", los apparatchiki, los miembros del aparato, representantes de los obreros, pero con acceso a poder, privilegio y pretendido prestigio que les hacía situarse entre lo que Djilas había llamado "la nueva clase". Los datos conocidos durante la perestroika lo mostraban con toda claridad. Evidente que se podía acceder a tal condición, pero, a no ser que se tratase de una "purga", el que entraba en el "aparato"  allí se quedaba. Supongo que igual que en Cuba. Y más de un apparatchik, con la transición al capitalismo privado, se convirtió en millonario.
Los logros del sistema comunista eran innegables, como eran innegables sus defectos, fallos y precios que había que pagar por tales logros ("Libertad, ¿para qué?").  Algo parecido, aunque a menor escala, puede decirse, en Venezuela, de la "boliburguesía", los bolivarianos con acceso al poder que tienen el agravante de incluir muchos miembros en un sector tan particularmente "corruptógeno" como es el petrolero que, eso sí, permite financiar los logros. Esta burguesía bolivariana funciona, a estos efectos, como el aparato comunista y, a mi entender, explica que, aunque la retórica del régimen sea "contra el imperio", es decir, contra los Estados Unidos, las encuestas disponibles muestren un aumento de opiniones favorables a dicho país hasta alcanzar la mayoría. En cualquier hipótesis, sí es claro que esta "boliburguesía" tiene, como los apparatchiki, facilidades de acceso al pasaporte o a la moneda extranjera (es decir, al dólar) mucho mayores que los que no pertenecen a la "casta" y, por tanto, no pueden aumentar sus ingresos mediante el tráfico de divisas.
Los que critican a la “casta” venezolana son los que en la Bolivia de mi juventud se llamarían “la rosca” y mi tesis es manifiesta: hay que desconfiar de los que denuncian la “casta” de los demás mientras apoyan la propia. No hace falta recordar “Rebelión en la granja”.
(Publicado hoy en el diario Información -Alicante-)

martes, 29 de julio de 2014

Juego de TAT

Propongo el siguiente ejercicio vacacional. Primero, leer el texto que sigue:
Bajo X, A se ha convertido en un lugar en el que la verdad y la falsedad no se distinguen y donde los hechos se ponen al servicio del gobierno. X se presenta como un patriota pero es una amenaza a las normas internacionales, a sus vecinos y a los mismos ciudadanos de A, que son intoxicados por su particular tipo de propaganda histérica anti-B
Está tomado y traducido del número 8897 (26 de julio a 1º de agosto) de la revista The Economist.
El ejercicio que propongo es el siguiente: sustitúyase X, A y B de una de estas dos formas:
1. X es Putin, A es Rusia y B es Occidental. Es la versión de la revista que también es la oficial en los Estados Unidos y sus escuderos de la Unión Europea.
2. X es presidentes estadounidenses, A es Estados Unidos y B es Rusia. Es la versión, por ejemplo, de  Chomsky. Datos aquí, por obra de Alberto Piris.
Obviamente, se puede optar por uno o por otro según la ideología o preferencias de cada cual. A ciascuno il suo. Pero no se excluya la posibilidad de que ambos sean por igual una buena descripción de lo que está sucediendo.
(TAT: test de percepción -"apercepción"- temática)
(Añadido el 1º de agosto: Hay que sancionar a X por proporcionar armas a los causantes de la matanza. X es Putin -Rusia-y la matanza es la del HN17. X es Obama -EE.UU.- y la matanza es la de Gaza)

lunes, 28 de julio de 2014

Corrupción comparada

He seguido con mucho interés un breve intercambio de correos entre varios viejos amigos míos, desde perspectivas y países diferentes a propósito de la corrupción en los respectivos países. Mi cuarto a espadas:
1. La corrupción, como el tango, es cosa de dos. Conviene preguntarse no solo por los corrompidos sino también por los corruptores. Estos últimos usan su dinero o el de sus empresas para mejorar sus expectativas de beneficios. Los corrompidos toman decisiones contra el interés general a cambio de dinero. Desde el punto de vista ético, ambos son rechazables. Desde el punto de vista legal, habrá que ver cada caso.
2. La corrupción tiene, por lo menos, dos variantes: la corrupción mosquito (aduaneros, policías de tráfico, funcionarios en general que pueden aceptar dinero por agilizar un procedimiento) y la corrupción dinosaurio, la de las grandes empresas comprando o alquilando políticos para que sus decisiones encajen con los intereses de dichas empresas.
3. Hay una corrupción más, la internacional, generalmente de empresarios de países centrales (o de multinacionales de cualquier país, central o periférico) a políticos o funcionarios de países periféricos (aunque ha habido algún caso de casas reales de país centroeuropeo implicadas en corrupción)
4. La comparación entre países es problemática. Lo que ha estado publicando Transparencia Internacional ha sido "percepción de la corrupción", y la percepción puede deberse a casos sonados en el momento de hacer la encuesta o al silencio cómplice de los medios de comunicación. Lo que sigue publicando Gallup es "experiencia de la corrupción" y esa es, casi por necesidad, corrupción mosquito.
5. Lo de los medios es importante. No hay por qué suponer que "todos" los políticos son corruptos y "todos" los medios de comunicación son angélicos (angelicos testes). Los intereses de estos últimos (los medios, no los testes) pueden hacer que se acuse en falso o que se mangifique lo pequeño y se oculte lo grande. Opinión pública, medios y policía no suelen coincidir en sus apreciaciones. Y sé de un par de casos condenados por los medios y absueltos por la justicia justiciera (no la corrupta, que también la hay).
6. También es importante distinguir entre nivel de corrupción (con independencia de cómo lleguemos a establecerla, que, como he dicho en el punto 4, es problemático) y tendencia de tal nivel. Puedo imaginar, aunque no he tenido experiencias directas al respecto, dos países con nivel diferente (por ejemplo, nivel de país A mayor que el de B) pero con tendencia decreciente en A y creciente en B. Es la diferencia que puede entre país A en vías de desarrollo y país B en vías de subdesarrollo.
7. Sí parece claro que, tanto en un caso como en otro, la cuestión no es la "denuncia profética" sino la aplicación de medios para evitarla (haberlos haylos) y los más evidentes para detectarla y llevarla a los tribunales cuya venalidad también puede reducirse. Si no se hace nada, la corrupción genera corrupción y el que sale perdiendo es el ciudadano de a pie.

domingo, 27 de julio de 2014

Politizar la ciencia

Hace unos días se publicaba en un periódico español un artículo titulado "El 'fracking' o la sordera hacia la ciencia". Lo firmaban dos expertos en el asunto, representando a sus respectivos colegios profesionales. Criticaban la politización del tema del gas de esquisto y demás gases no convencionales y abogaban por su extracción mediante las modernas técnicas, incluida la ya anunciada en el título, el "fracking", aportando para ello lo expuesto por el Panel Intergubernamental para el Cambio Climático (IPCC, por sus siglas en inglés): el papel positivo que había tenido para el cambio climático. Cuestión de hecho, parece. Pero el problema son las condiciones para que el impacto sea mínimo o incluso inexistente. El periódico resaltaba una frase del estos autores:
Los riesgos son mínimos siempre que los operadores apliquen las mejores técnicas (subrayado mío, JMT)
Un ejemplo a contrario aquí.
Recogiendo lo expuesto por otros autores en un informe para la Agencia de Salud Pública del Reino Unido, esos riesgos serían mínimos si se procede a
estudiar con detenimiento la localización exacta de las perforaciones, garantizar la integridad del pozo mediante las correspondientes barreras protectoras, ofrecer información sobre los productos químicos utilizados y mantener un monitoreo constante del entorno, incluyendo mediciones previas de las aguas y la calidad del aire.
Es mucho pedir y es olvidar que la "ciencia" no se produce en un vacío en el que las técnicas se aplican de una manera aséptica. Hay intereses, hay manipulaciones, hay falsificaciones voluntarias y... hay fallos con efectos que no resisten una análisis comparando la probabilidad de que se produzcan y las catástrofes que supondrían (esperanza matemática).
Cierto que los no-científicos tenemos poco que decir sobre la ciencia en abstracto, pero sí podemos levantar acta de cómo se practica (plagios por un lado e informes inventados -hasta en Nature- por otro), quién la financia y quién decide qué resultados se tienen en cuenta y cuáles no. Esto es válido para geólogos e ingenieros, pero también para investigadores para empresas farmacéuticas, para economistas (si es que es una ciencia; la sociología creo que no lo es) y mucho menos en el sentido de "ciencia que fundamenta una tecnología") y todas aquellas ciencias que no viven en las nubes sino en el mundo real. No sé si eso es politizar la ciencia. Sí sé que es ponerla en su sitio. Importante sin duda, pero no definitivo.
(Añadido el 15 de agosto: He subrayado antes el "siempre que". El fracking podría ser seguro, dice "la ciencia", "siempre que" se hiciese de una determinada manera... que no se hace. Aquí hay referencias a un estudio que muestra que el "siempre que" no se ha cumplido en numerosos casos en los Estados Unidos, donde hay una clara vigilancia sobre el asunto. No te digo cómo será el "siempre que" de Repsol en Canarias. ¿Hay antecedentes en América Latina de "aplicación de las mejores técnicas"?)

sábado, 26 de julio de 2014

Más elucubraciones sobre Rusia, MH17, Israel y esas cosas

Me ha impresonado la rapidez con que la Comisión Europea ha procedido a sancionar a Rusia con los consiguientes efectos previsibles sobre la economía rusa (se habla de inminente etapa recesionista).
Al mismo tiempo, me ha impresionado la lentitud con que dicho organismo ha procedido a sancionar a Israel. En realidad, no lo ha hecho.
Poniendo una cosa y otra en la balanza, el comportamiento no deja de ser curioso. Por un lado, tenemos un vuelo malaysio que es derribado. Sobre los causantes hay versiones de lo más heterogéneo, aunque la dominante sea la de los Estados Unidos: Putin. Pero pueden haber sido los separatistas pro-rusos con o sin ayuda rusa. O puede haber sido un soldado ucraniano que se ha pasado a los separatistas. O, aplicando el "cui bonum", puede haber sido el gobierno de Kiev. 
Por otro lado, tenemos el secuestro de tres jóvenes judíos por parte, si hacemos caso a lo que de inmediato dice el gobierno de Israel, de Hamas, que nunca ha reivindicado el delito (incluyendo el asesinato, cosa, a su vez, llena de interrogantes). Eso lleva a reaccionar, por parte de extremistas, y asesinar y quemar vivo a un joven palestino (ojo por ojo). Y el genocidio que ha seguido entre absolutamente dispares en cuanto a fuerzas y apoyo militar exterior. 
Un vuelo derribado por autor desconocido por un lado y un genocidio por otro. Los gobernantes europeos optan, en ambos casos, por la versión estadounidense con nombre propio en el primer caso (Putin) y con silencio sobre los autores en el segundo. Es decir, van contra Rusia de manera directa y visible y miran hacia otro lado en el caso palestino.
Una conclusión: la Unión Europea practica el seguidismo hacia los Estados Unidos (lo de Kerry no es sorpresa)
Y ahora, la especulación: el enemigo a batir son los BRICS. La China es demasiado grande (y tenedora de bonos del tesoro estadouidense). La India, Brasil y Sudáfrica no son significativos, sobre todo estos dos últimos. Asi que lo que queda es debilitar a Rusia. Cierto que esta pretende reorientar su comercio hacia la China, pero la UE es demasiado importante en la estructura del comercio ruso como para no resentirse, y mucho, de estas sanciones que (sigo especulando) poco tienen que ver con el MH17 y, en cambio, con lo que interesa a los Estados Unidos, fiel aliado de Israel y encantado, como el gobierno de Jerusalén, de ver divididos otra vez a los palestinos (Hamas por un lado y Fatah por otro) y con nuevas posibilidades para nuevos asentamientos. 
Por cierto ¿hay petróleo frente a las costas de Gaza? Bueno, no es importante: que quien tenga el ejército más poderoso es el que se lo llevará. Y, por seguir especulando, igual se lo lleva  una empresa estadounidense con conexiones con Israel.

viernes, 25 de julio de 2014

Dejar huellas en internet

Un negocio importante en internet es el de la publicidad para vendernos cosas. Pero me imagino que hay un negocio igualmente importante, si no más: vender usuarios... a los que enviar publicidad que encaje con sus gustos, preferencias y comportamientos.
Aquí  hay una entrada con enlaces a investigaciones recientes sobre un medio para hacer seguimiento de los sitios que uno visita."Canvas fingerprint", que no sé cómo traducir, "huellas de lona (o lienzo)" está en páginas en las que se entra y envía información. Y aquí una lista de páginas en las que el tal script está instalado (o estaba): noticias, entretenimiento, pornografía y hasta un biblegateway.com ("portal de la biblia" si no entiendo mal). De lo más variadito. Cierto que algunos de esos sitios, ante la noticia, se han apresurado a informar a sus usuarios de que han procedido a borrar el tal script. No deja de tener su ironía que sea precisamente un sitio de pornografía el primero en publicarlo. 
Por lo visto este "canvas fingerprint" es paricularmente eficaz. Total, que "Big Brother is watching you" aunque no lo sepas. No solo la NSA sino también las empresas que quieren venderte algo.

jueves, 24 de julio de 2014

Deuda y más deuda

Aquí viene el dato: la deuda total de la China alcanza el 251 por ciento de su Producto Interno Bruto. No hay por qué asustarse ya que el porcentaje de los Estados Unidos es 260 y el del Japón 415 por ciento. El artículo que cito también dice que no hay que preocuparse porque esa deuda tiene un fuerte componente interno, así que no hay que temer una crisis de la deuda (externa).  O sí.
Primero, por la tendencia:
total debt china
Y, sobre todo, porque indica el casino en el que estamos montados. Me gustaría ver los datos comparativos para la Unión Europea. Encuentro que la deuda pública es el 87 por ciento del PIB, pero eso es solo una pequeña parte de la deuda total.
Si el PIB es tan superior a la deuda, la pregunta del ignorante como yo es igualmente simple: ¿y de dónde se va a sacar el dinero para pagar intereses y amortizar el principal? ¿Van a pedir uno nuevo para pagar el antiguo y, otro posteriormente, para pagar el nuevo?
Para entender el mundo, ¿basta con pensar que es como Argentina, pero más grande y con los "fondos buitre" dentro y no fuera?

miércoles, 23 de julio de 2014

¿Qué futuro para nuestros nietos?

Keynes publicó en 1930 un  texto que tituló Las posibilidades económicas de nuestros nietos. Escrito con un optimismo digno de mejor causa, sus previsiones para 2030 difícilmente las compartiríamos ahora: no tuvo muchos aciertos al tratar del crecimiento, el empleo, el dinero o el tiempo dedicado al trabajo.  Argumento básico: “Cuando la acumulación de riqueza ya no sea de importancia social, habrá grandes cambios en el código moral. Seremos capaces de librarnos de muchos de los principios seudo-morales que nos han atormentado durante doscientos años, mediante los cuales hemos exaltado las más desagradables cualidades humanas como si fueran grandes virtudes”. A estas alturas, la búsqueda sin fin del beneficio, junto al papel que la desigualdad social ha jugado en nuestras sociedades (asunto que, por cierto, Keynes no consideraba), hacen que el futuro para nuestros nietos sea todo menos tan de color de rosa como imaginaba el economista y no solo en lo económico, que ya se las trae. Y digo nietos por mantener su vocabulario. Se me ocurren tres temas que tendrán que sufrir “nuestros nietos” si no se toman decisiones al respecto. De momento, tales decisiones brillan por su ausencia. Vayamos a esos temas.
1. Nuestros nietos tendrán que sufrir una transición energética que va a suponer un cambio de civilización. Claro que va a haber un paso del petróleo a otras energías, sean o no renovables. Pero ese paso va a ser muy complicado: es un cambio de civilización que puede ir acompañado de guerras parecidas a las que vemos ahora, guerras por el dominio y acceso a lo que vaya quedando del petróleo, cuyo "pico" es posible que ya lo tengamos ante nuestros ojos aunque no queramos verlo. Todo ello más allá de la supuesta inestabilidad de los precios del petróleo debida a la constatable inestabilidad de muchos países productores. La producción de noventa millones de barriles diarios no puede durar eternamente.
2. Nuestros nietos tendrán que afrontar cuestiones complicadas en el campo de la alimentación. Si la población sigue creciendo y la agricultura no puede responder a esas demandas, la escasez puede tener efectos desastrosos. La respuesta de los alimentos transgénicos tiene sus problemas mientras carecemos de perspectiva temporal suficiente como para evaluar sus posibles efectos. Pero, sencillamente, el acceso a tierras productivas puede ser una fuente adicional de conflictos, cosa que algunas grandes fortunas parecen conocer y por ello dedican ingentes sumas de dinero para hacerse con tales tierras cultivables en África y América. El plazo para prevenir el agotamiento de los caladeros es todavía menor.
3. Nuestros nietos sufrirán, si no se hace nada para evitarlo, una crisis medioambiental. Las consecuencias de un aumento de las temperaturas se han ido anunciando: sequías, inundaciones, temperaturas extremas, elevación del nivel del mar, cambios en la corriente de El Niño...
Lo peor a lo que tendrán que enfrentarse es que, en el mejor de los casos, se habrán tomado decisiones para reducir el impacto de los tres temas anteriores, pero difícilmente las habrá habido para la interacción entre ellos. Y estas son las cuestiones adicionales.
a. Crisis medioambiental y transición energética. La búsqueda desesperada de nuevos yacimientos y el uso de nuevas técnicas para la extracción, como el "fracking", pueden tener impactos indeseables sobre el medioambiente y terremotos. Por su parte, la crisis medioambiental puede hacer aparecer nuevas demandas sobre la energía que no necesariamente estaban previstas ni necesariamente van a poder ser abordadas por los gobernantes del momento.
b. Problemas alimentarios y crisis medioambiental. La relación es obvia. La escasez de alimentos puede ser agudizada por la crisis medioambiental, sobre todo por la ya observable escasez de agua potable a escala mundial, aunque igualmente por las sequías, inundaciones y cambios de clima. Pero el intento de responder a la escasez con cualquier medio (sea o no sea seguro) puede, del mismo modo, agudizar la crisis medioambiental tanto por la roturación de terreno destruyendo bosques como por la introducción de elementos, como los alimentos genéticamente modificados, cuyas consecuencias a medio plazo se desconocen.
Volvamos a un tema que estaba en el texto de Keynes: el crecimiento económico y la ausencia de los "sentimientos morales" de los que hablaba Adam Smith y que, de alguna forma, aparecen en dicho texto. Los casos de la China, Ecuador, Perú o España (Canarias, Baleares) proporcionan ejemplos, mediante las declaraciones de sus gobernantes, del modo con que se someten todas las posibles consideraciones (ambientales, sociales) a dicho crecimiento, fin de toda actividad que lleve al beneficio. Nunca mejor dicho, a cualquier coste.
(Publicado hoy en el diario Información -Alicante-)

The best government money can buy

El Financial Times (hay que registrarse para leerlo completo) da cuenta de los dineros que "Wall Stret" (es decir, el sector financiero) está aportando a la campaña de "midterm" para el senado estadounidense. Lo está haciendo a favor de los candidatos más conservadores, sobre todo republicanos. Y es de bien nacidos ser agradecidos.
Y ahora unas  citas:
“Esta situación de poco inteligente respeto por parte del público en general es exactamente lo que necesita el financiero para que la democracia no le ate las manos. Tiene, por supuesto, muchas otras ventajas en sus relaciones con la opinión. [...] Pero dudo que alguna de esas armas resulte eficaz sin ayuda de la superstición (del público)”.[...]
“Está muy claro que las clases gobernantes del mundo son demasiado ignorantes y estúpidas como para ser capaces de ver más allá del tal problema [el del excesivo poder de las finanzas] y demasiado engreídas como para pedir consejo a quienes podrían ayudarles”
“Las finanzas son más poderosas que la industria cuando ambas son independientes, pero los intereses de la industria se aproximan más a los de la comunidad que los intereses de las finanzas. Ésta es la razón por la que el mundo ha llegado a tal extremo: el excesivo poder de las finanzas”.
Son de Bertrand Russell, en El Midas moderno, de 1932. Juzgue el paciente lector si esto o esto, que es de actualidad en las Españas, tiene algo que ver. Pura curiosidad. Si, después, se lee esto (sobre todo el párrafo final),  mejor.

martes, 22 de julio de 2014

Gasto público en educación

El Banco Mundial da los datos aquí sobre el porcentaje que supone la educación sobre el total de gastos del Estado. Los últimos datos de los Estados Unidos o de España son de 2010 mientras que Ruanda o Singapur ya los tienen para 2013. Tomando los últimos años en cada caso, las diferencias son enormes: países con un porcentaje muy alto (Tailandia -la más alta- o Sudáfrica), intermedios (Chile), bajos (España o los Estados Unidos) y muy bajos (Myanmar). No me fiaría mucho de estos datos, además incompletos, pero es lo que hay.

lunes, 21 de julio de 2014

Historia en primera persona

Solo para viejos que lean inglés. Aquí se cuenta la historia de los Estados Unidos, su política y su cultura, en términos de lo que su autor, a los 70 -algo más joven que yo-, ha vivido y cómo ve lo que tiene ahora delante de sus ojos, las "nuevas generaciones" y los posibles futuros que, viviendo más del pasado que del futuro, se abren para su país -y para el mundo- y que él aconseja no tener en cuenta sus posibles predicciones.
Ahora, a los 45 años de la llegada de algunos hombres (varones, no mujeres) a la Luna, recordé mis experiencias de aquel día, los comentarios con los compañeros de piso en Cochabamba y, como estaba recogiendo material para mi tesis, las reacciones que encontré en el pueblito (Tiraque) en el que lo estaba haciendo, en particular las de algunos indígenas. No sabían estos, que consideraban la tarea como algo fantasioso ya que tales hombres no habían encontrado al Señor Santiago que vive en la Luna, no sabían, digo, que con el tiempo su negacionismo iba a ser imitado por otros conspiranoides que, basados en detales sobre reflejos y banderas, siguen afirmando que fue un montaje trasmitido desde un decorado cinematrográfico. Dicen, en inglés, que fue falso como mis amigos vallunos lo decían en quechua.
Como en el caso de Engelhardt, para mí es biografía lo que para muchos es historia. Como la guerra del Vietnam que él cita (y que yo viví de una manera particular porque tenía un amigo vietnamita que, anticomunista, antifrancés y antiestadounidense, después fue preso de conciencia de Amistía Internacional, ya fallecido) o mayo del 68 que Engelhardt creo que no cita.

domingo, 20 de julio de 2014

Israel, Ucrania y cui bonum

El llamado "Secret Downing Street Memo" sobre la participación británica en la ocupación de Irak incluye una frase que ha sido ahora subrayada a propósito de asuntos actuales. Es esta: 
the intelligence and facts were being fixed around the policy 
A lo que dicen unos y otros, la decisión de invadir Irak fue primero y, después, vinieron los datos tanto de agencias de espionaje como "directos". En muchos países, algo menos en España, los medios siguieron esta línea, trazada, de alguna manera, por el chusco discurso de Colin Powell en Naciones Unidas. Que después aquellos "datos" resultaran falsos y falaces, es agua pasada. Pero no tanto.
Se recuerdan ahora a propósito del MH17 y se pregunta, ahora como entonces, a quién beneficia (cui bonum, bueno para quién). Responder no es saber quién lo hizo realmente, pero la respuesta más inmediata es a Kiev y a los intereses de los Estados Unidos frente a Rusia. Punto.
Podría recordarse a propósito de lo que está sucediendo en Palestina-Israel. En concreto, en Gaza. También yo me lo preguntaba desde el secuestro y muerte de los tres estudiantes judío, y más viendo a dónde puede llevar la situación a unos y a otros. O a dónde parecen querer llegar. Favorece al gobierno de Israel. Punto.
No se puede concluir nada. Por la sencilla razón de que los "datos de inteligencia" y los demás "datos" que cada medio aporta según le conviene (ver un caso curioso aquí y otro aqui) pueden ser tan falsos y falaces como lo fueron los de Irak. Dudar (porque razones para dudar haberlas haylas) no impedirá ser engañados. Pero, por lo menos, lo dificultará. Algo es algo. El que no se consuela es porque no quiere.
Todo eso en la inverosímil hipótesis de que los actores en estos dramas que tanto dolor están causando, sean racionales (aqui, un israeli lo pone en duda), es decir, racionales porque ponen medios para alcanzar fines, que es el requisito para poderse preguntar "quién logra sus fines". Si únicamente es expresión de rabia y frustración, la pregunta no tiene mucho sentido como instrumento para entender quién miente.
(Añadido el 23: Mientras los líderes europeos se dan una horas más para decidir cómo sancionar a Rusia por lo del MH17, la "inteligencia" estadounidense parece que comienza a dar marcha atrás en paralelo con la marcha atrás en las decisiones políticas -anteriores, según la cita, a la "inteligencia" misma-. Por la radio sigo con interés la contraofensiva israelí para "compensar" la simpatía que generan las gentes de Gaza. Datos y más datos que muestran, con mucha más claridad, que primero está la política y después los datos.
Ese mismo día: una brillante frase de Gilad Atzmon en un artículo traducido en el que explica por qué cree que las operaciones de las FDI no benefician al estado de Israel sino todo lo contrario. La cito porque sintetiza dónde está el problema:
Si usted insiste en vivir en la tierra de otra persona, el poder militar es un ingrediente esencial para disuadir a los desposeídos de actuar para reclamar sus derechos. 
Y si, añado, usted insiste en el expansionismo, con mucha más razón).
(Ahora el 24: Aquí se vuelven a dar argumentos sobre la manipulación de los datos ("fixing") para que encajen con la poítica en el caso ucraniano y los posibles soldados con uniforme ucraniano disparando el misil presentados  como "defectors", desertores, cuando han podido ser soldados regulares)

sábado, 19 de julio de 2014

Los BRICS y el cambio

Aquí la segunda parte de un artículo de Óscar Ugarteche a propósito de la nueva arquitectura financiera que suponen las decisiones tomadas en Brasil en esta VI Cumbre de los BRICS. Supongo que la revista (América Latina en movimiento) acabará sacando un número especial con las diversas contribuciones que ya se han venido haciendo allí y que me llegan vía e-mail (una primera colección aparece aquí.en las primeras entradas al resumen)
El artículo 5 de la declaración final de la Cumbre es el punto de partida del texto que cito:
“Las estructuras de gobernanza internacionales diseñadas dentro de una configuración de poder diferente tienen signos cada vez más evidentes de estar perdiendo legitimidad y eficacia, mientras arreglos transitorios y ad hoc se hacen cada vez más frecuentes, a costa del multilateralismo. Creemos que el BRICS es una fuerza importante para un cambio creciente y reforma de las instituciones actuales hacia una gobernanza más representativa y equitativa, capaz de generar un crecimiento global más inclusivo y promover un mundo más estable, pacífico y próspero”.
Un rápido diagnóstico de la situación económica de los BRICS (PIB, renta per cápita, capitalización, acreedores globales) permite darse cuenta del potencial de estos cinco países y de sus diferencias y puntos débiles.
En todo caso (a la tercera va la vencida) es un paso importante (sin exagerar -lo mismo aquí-) la creación de una alternativa al FMI y al BM. No se crea que estamos ante unos peligrosos antisistema. Si lo fuesen, no habrían puesto el dólar como moneda de sus nuevas instituciones. Sí supone una framgentacioón del poder mundial. Eso sí.
Pero, pero...si esta fragmentación del poder mundial sirve para afrontar mejor los riesgos medioambientales inminentes, está por ver. Personalmente, dudo mucho de que sirva, como sé que no sirven las "estructuras de gobernanza internacionales" actuales, cada vez menos multilaterales y cada vez más orientadas a los intereses de grandes empresas que defienden sus beneficios y los salarios de sus altos ejecutivos.
Y si no hay gobernanza internacional a ese respecto, todo lo demás es retórica, brindis al sol o defensa de intereses a corto plazo.
¿Que por qué soy pesimista? Pues por eso: porque no veo una fuerza internacional que se enfrente al riesgo medioambiental más allá de la retórica o de hacer caja con la adaptación al mismo (no a su reducción). Hay fuerzas "progresistas" que, o mediante el neo-desarrollismo o el extractivismo, agudizan el riesgo o, sencillamente, hacen la revolución en casa sin ningún impacto fuera de ella. Pero si el problema no es doméstico, la solución no puede ser doméstica, habiendo, además, como hay "gorrones" que esperan que sean los demás los que se enfrenten al problema mientras que ellos, los gorrones, siguen haciendo caja gracias a no enfrentarse a dicho problema. Si hay algo internacional, son las multinacionales y es evidente que no están por la labor: van a la suya, es decir, a hacer caja, atrapadas por la lógica del capitalismo (si dejas de pedalear, la bicicleta te tira al suelo). ¿Los gobiernos? También están atrapados por la lógica electoral: no pueden proponer a los electores algo que tal vez sea por su bien pero que les va a molestar en su día a día, es decir, que puede hacer perder votos a quien lo propone. Eso sí, partidos minoritarios pueden ponerlo en su programa de manera irrelevante ya que no van a tocar gestión cotidiana de lo público. Retórica, pues. Y los gobiernos autoritarios no parece que estén por la cuestión, sea la China (retórica de nuevo) o sean los gobiernos latinoamericanos formalmente democráticos, retóricamente ambientalistas (Buen Vivir, Pachamama), pero dispuestos a sacrificar tales retóricas en el aras del neo-desarrollismo. Y el que venga detrás, que arree. La pregunta de fondo es sencilla: cuando entre el pánico por los efectos mediambientales de estas no-políticas, ¿ya será tarde? Supongo que sí. Pero no pasa de una suposición de intelectualillo de provincias. Los líderes... bueno, pues como en la Italia fascista, "il Duce non si sbaglia mai" o, si se prefiere la frase de movimiento alternativo antis-sistema fagocitado finalmente por el sistema, me refiero a Falange Española, "los jefes no se equivocan". Sean de los BRICS o de los que creen que son los únicos jefes.

viernes, 18 de julio de 2014

Simpatías y antipatías hacia EE.UU.

El informe completo, del Pew Research Center, puede verse aquí. Hay, de todos modos, dos datos que me han llamado la atención, uno, por lo esperable, el otro por lo inesperado.
Vaya el esperable a propósito de en qué país, de los 44 investigados, hay más o menos opiniones favorables hacia los Estados Unidos:
10 Biggest Critics and Fans of the U.S.
Lo esperable: Israel está entre los diez países con mayor porcentaje de opiniones favorables hacia los Estados Unidos y los "Territorios Palestinos" entre los diez países con menor porcentaje de opiniones favorables (o mayor de desfavorables). Comprensible: la política de los Estados Unidos es percibida como más favorable a las tesis expansionistas israelíes-sionistas que a las defensivas palestinas, que son vistas como "terroristas" o cosas parecidas.
Ahora el dato inesperado, pero también comprensible. Se trata de los países en los que esa simpatía ha disminuido más o ha aumentado más. Ahí va:
Where the U.S. Has Become Less,  and More, Popular
Siempre recordando que una cosa es el nivel de simpatía o antipatía (el porcentaje) y otra es el cambio de un año a otro en tal variable, son dignos de reseñar los aumentos de respuestas favorables de los "Territorios Palestinos" (aunque sea con un porcentaje bajo incluso después de habar aumentado 14 puntos), de la Francia post-gaullista o de la China (véanse otros datos del estudio sobre las percepciones de la China). Pero lo más interesante, para mí, es el aumento de 9 puntos en las opiniones favorables hacia los Estados Unidos en Venezuela. Ya eran mayoritarias. Ahora lo son más. ¿Tiene sentido, en ese contexto, la retórica chavista y post-chavista sobre el "imperio"? De paso, póngase en la piel de quien es entrevistado cara a cara por un desconocido que pregunta sobre la simpatía o antipatía que merece el tal "imperio". Las 1.000 entrevistas efectuadas en Venezuela cubren todo el territorio y la muestra se ha confeccionado "por cuotas". Tengo mis dudas sobre esto último, pero no dejan de ser curiosas las respuestas.

jueves, 17 de julio de 2014

Sudán del Sur: primum vivere

Se trata de la nación más joven del mundo. Consiguió la independencia frente a Sudán en 2011. "El mundo era tan reciente, que muchas cosas carecían de nombre, y para mencionarlas había que señalarlas con el dedo", se decía en Cien años de soledad. 
Sin embargo, no es literatura lo que falta sino ayuda para una situación extrema. Naciones Unidas busca esa ayuda y habla de un millón de desplazados y de 50.000 niños que corren el riesgo inmediato de morir de hambre. Once millones de habitantes, 45% de los cuales son menores de 14 años, según el Factbook de la CIA, que añade la cifra de 300.00 refugiados en países vecinos.
Enfrentamientos entre grupos muy heterogéneos (Naciones Unidas nombra a seis), algunos de los cuales (todos, según NN.UU:) reclutan niños para sus actividades, están en la base de esa situación extrema. 
¿Están esos millares de personas mejor ahora que antes? En caso de respuesta negativa, independencia ¿para qué? No será por cuestiones identitarias: los dinka son un 35,8%, los nuer  un 15,6% y el resto lo componen varios grupos diferenciados (hasta 12)
Falta un dato: petróleo. Siguiendo con el Factbook, 98% de los ingresos del nuevo Estado provenían de la producción y exportación de ese medio millón de barriles que extraía al día (advertencia: situación altamente "corruptógena" -el país ocupa el puesto 35 en desigualdad y los Estados Unidos el 41-) y la suspendió en 2012 con los efectos devastadores que pueden imaginarse y ahora constatar. No sé si esos recursos los controla un determinado grupo "étnico" y los restantes (es decir, sus élites) quieren acceso al reparto o es una cuestión puramente social y nada "étnica". Pero el caso es que los que están muriendo o malviven desplazados o refugiados son "efectos", no "causas".

miércoles, 16 de julio de 2014

Luz al final del túnel

Por enésima vez, y siempre con metáforas, se anuncia el final de la “crisis”. Si antes fueron “brotes verdes” ahora es “luz al final del túnel”, para lo cual cualquier dato sirve. La luz de ahora es la corrección al alza de la tasa de crecimiento del PIB. Tanto el gobierno como los organismos internacionales (in)competentes reconocen que se equivocaron la vez anterior y dan a entender que ahora aciertan al pronosticar un miserable crecimiento del 1,5, muy lejano del que dicen necesario para la creación de empleo cuyo anuncio, sin embargo, forma parte de la moderna luz. Supongo que no se trata de creación de empleo sino de disminución del desempleo, gracias al retorno de inmigrantes a su país, emigración de españoles, rendición de los que ya no se inscriben en las oficinas de empleo y al paso a la economía sumergida por parte de “amas y amos de casa” que ya no buscan el “subsidio” reservado para Bancos y grandes empresas.
La metáfora tiene, sin embargo, otra lectura: lo que se ve al fondo no es el fin del túnel sino una locomotora que viene contra nosotros a toda velocidad. Vayan tres de ellas que, encima, no se excluyen mutuamente.
Un país relativamente importante podría hacer “default”. Me refiero a Argentina, a la que se le ha dado una nueva moratoria hasta fin de mes. Cierto que en esa situación mucho tienen que ver los errores cometidos por los diversos peronismos. Pero también está claro que los “fondos buitres” que revolotean sobre el país muestran que no todo es política económica interior. Para entendernos: la crisis “española” ha sido resultado de errores cometidos por Aznar y Zapatero, pero habría sido mucho más suave de no haberse producido lo de Lehman Brothers. Total, que el efecto en la economía mundial de lo de Argentina podría ser una “luz” no precisamente esperanzadora.
La otra “luz” sería la bancarrota de un banco como el Espirito Santo o el BNP. No sería como Lehman Brothers, pero el sistema financiero internacional está suficientemente interconectado como para que un resfriado en un extremo haga toser en el otro. Un Banco que se hunde puede ser una tragedia para sus accionistas, aunque no tanto para los que tienen allí sus cuentas. Sobre todo es una tragedia para los otros bancos que, en el interbancario, han prestado al que se hunde y, en su contabilidad, tienen que pasar un asiento del activo (deuda) al pasivo (fallido), con la consiguiente probabilidad de tener que declarar pérdidas a no ser que intervenga el denostado Papá Estado y aplique el consabido “subsidio” (que este sí que es bueno, no el del denostado desempleo).
Hay más: es Oriente Medio. No me refiero al asunto Palestina-Israel que, de momento, se está resolviendo en beneficio del gobierno de Israel que puede arrasar zonas de Gaza para que, una vez sin palestinos, puedan ser nuevos territorios en los que construir nuevos asentamientos de acuerdo con la idea de que todo el territorio palestino forma parte del regalo de Dios a su pueblo. En todo caso, triunfa con las dificultades de un indeseado gobierno Fatah-Hamás. Sin embargo, la “luz” al final del túnel puede ser otra: Irán, Irak, Siria y también Ucrania, es decir, el petróleo. Producción por un lado y distribución (oleoductos) por otro, podrían crear una situación como la de la “crisis del petróleo” de 1973 que los países petroleros llamaron “boom del petróleo” y que, por cierto, podría llevar a acelerar las prospecciones y el “fracking” en las costas españolas y, eso sí, a poner en valor un posible oleoducto para el gas argelino a través de lo que ahora es España (¿por Cataluña?).
No soy de “cuanto peor, mejor” ni de la “agudización de las contradicciones”, como “extremista, pesimista y agorero” fue el PP contra el anterior gobierno. Soy, más bien, de los que creen que “la verdad os hará libres”. Pero no las “verdades” con que nos obsequian políticos que piensan más en las siguientes elecciones que en la resolución y anticipación de problemas. Son, para nuestra desgracia, aquellos que piensan que “el que venga detrás, que arree”. No son todos, ciertamente, pero son muy visibles y audibles. Para eso no veo luz al fin del túnel. Pero sí la ve el PP. Su obsesión con Podemos tiene una interpretación verosímil: es una manera de restar votos al PSOE y garantizarse así el triunfo en las siguientes elecciones, que eso si que es luz al final de su túnel.
(Publicado hoy en el diario Información -Alicante-)
(Añadido antes de su publicación: uno de los desencadenantes de la "crisis" fueron los "productos tóxicos" vendidos por bancos estadounidenses irresponsables. Véase, si no:
Banking giant Citigroup has sealed a $7 billion deal with the Justice Department over its "egregious misconduct" of selling toxic mortgage-based securities, which contributed to the financial crisis.
Siete mil millones de dólares para evitar una multa mayor es un dinero a tener en cuenta. Y no es el único. El sistema financiero está interconectado y cuanto más esté uncido al estadounidense, peor. Lo del BNP Paribas es diferente: cometieron la osadía de saltarse las directrices de los Estados Unidos sobre con quién relacionarse. Como se ve, no siempre los gobiernos actúan a las órdenes de los Bancos. Y no me diga que se trata de una serie de "operaciones cosméticas"). 

Más sobre Filistea

A propósito de un mapa que alguna vez, y ya hace años, utilicé en clases o charlas, y en el contexto de una discusión pro y contra palestinos (o, al revés, judios, que no israelíes), Juan Cole traza aquí la historia del territorio desde los años 20 a nuestros días. Este es el conocido mapa, que también he debido de publicar en el blog actual o en el anterior, en Tercera Información, pero que ahora no encuentro (en el anterior, imposible. se ha borrado todo):

El texto merece ser leído porque, en el contexto, como digo, de dicha discusión, afronta algunas afirmaciones de unos y otros y las somete a revisión. Cómo empezó el asunto bajo los británicos, cómo intervinieron las Naciones Unidas, qué papel jugó inicialmente los Estados Unidos, cuál fue la reacción inicial de los "filisteos" (así se les llama en algún documento previo a la nakba, introduciendo serias dudas sobre quién sería el "dueño" del territorio si nos remontamos a tiempos bíblicos) y cómo ha evolucionado el sionismo hasta llegar a la actualidad.
Como, buscando el mapa en el blog, he puesto "Palestina" en su buscador interno, he dado un vistazo a las cosas que he ido publicando sobre el asunto. Que el gobierno de Israel no ha visto con buenos ojos los acuerdos entre Fatah y Hamás (inicialmente estos últimos una creación contra Fatah que, como Frankenstein, se les fue de las manos a sus creadores) parece claro. Y que la situación actual les sirve para dinamitar tales acuerdos, también. Y que el objetivo final, respecto a los mapas que re-copio, es que todo el territorio (y algo más: el Eretz Israel, a lo que ya me referí aquí) quede blanco, sin manchas verdes, también parece claro. Este es un posible mapa del Eretz Israel que habría que añadir a los cuatro iniciales (las letras de mayor tamaño, leídas de derecha a izquierda, dicen precisamente eso: Eretz Israel).



martes, 15 de julio de 2014

Mirarse al espejo

Estaba convencido de que los varones, cuando se miran al espejo, se encuentran mejor de lo que están realmente, mientras que con las mujeres sucede lo contrario: que siempre se encuentran peor de lo que realmente están. Craso error, no por inexacto sino por incompleto. Incompleto como todo enfoque que acaba en "ismo" o "ista". Sexismo en este caso: ver el problema desde el prisma de las diferencias entre sexos.
Una encuesta de Gallup, aunque solo se refiere a los Estados Unidos, me ha hecho ver mis limitaciones. Es preciso introducir otros "ismos": el edadismo (ver el problema desde el prisma de las diferencias entre edades) y el racismo (ver el problema desde el prisma de las diferencias de "razas" o, peor, "etnias").
Jóvenes y viejos tienden a verse mejor que los de edades intermedias y negros e hispanos mejor que blancos y asiáticos. Visto lo complicado que es clasificar a los entrevistados por clase social, siento que no se sepan las diferencias que puede aportar el clasismo (ver el problema desde el prisma de las diferencias de clases).
Cruzando sexo y edad, se obtiene este dibujo un tanto chapucero pero sugestivo: la diferencia entre varones y mujeres es mayor en las edades bajas y se va reduciendo hasta unirse en los viejos.
Son prismas, encuadres, enfoques, y creo que todos sirven para ver la realidad, a no ser que se declaren los únicos posibles o "correctos". Y cuando se convierten en monotemáticos, lo que son es aburridos. Mejor intentar ir combinándolos. Eso si, sin la pretensión de conseguir un absurdo e inútil mapa de la realidad a escala 1:1. Nequid nimis. 

lunes, 14 de julio de 2014

La prensa informa

Leo todos los días dos periódicos en papel, junto a los que veo en pantalla. Lejos de mí la funesta manía de creerme informado. Caso de hoy: sendos titulares en tales diarios (no doy el enlace, porque supongo que no lo hay, al ser informaciones locales). Se trata de la evaluación que hace cada uno de ellos de los resultados de las primarias del Partido Socialista Obrero Español para elegir a su secretario general. El resultado es conocido: ha ganado Pedro Sánchez. Pero lo que se preguntan ambos diarios es por el significado de los resultados en la Comunidad Valenciana y, en concreto, en el PSPV, Partido Socialista del Pais Valenciano que es como se llama su rama valenciana. Estos son los titulares:
El PSPV sale dividido de las primarias
La victoria de  Sánchez consolida el liderazgo de Ximo Puig en el PSPV
(Puig es, por ahora, el secretario general de la federación  valenciana -si es que se llama de esa manera esa rama local -"nacional"- del árbol central -"federal"-)
El argumento de los primeros, que aparece de inmediato, es que Sánchez "sólo aventaja en cuatro puntos a Madina en las votaciones de la Comunidad frente a los 12 del conjunto de España" (subrayado mío).
El argumento de los segundos es que "el nuevo secretario general del PSOE gana con el 46%, frente al 41% de Madina" (cinco puntos de ventaja).
Ajenos a "esta nuestra Comunidad" igual tienen dificultades para hacerse cargo de nombres y situaciones. Pero a lo que voy es que si  sólo leyese uno de los diarios y, encima, me creyese todo lo que dicen, mis conclusiones iban a ser diferentes. La de ahora es que conviene no entusiasmarse con los titulares y entradillas. Para fe ciega, la de antes.
(añadido el 19 de julio: lo de los titulares, pasa hasta en las mejores familias e incluso dentro del mismo periódico, como ha sucedido con el New York Times)

Imagen de Rusia

El Pew Research Center publica los resultados de una encuesta sobre la imagen "global" de Rusia, sobre todo en relación con los sucesos de Ucrania (Russia’s Global Image Negative amid Crisis in Ukraine). El resultado es inequívoco: entrevistados en 44 países -incluida Rusia- dan una mediana de opiniones desfavorables del 43 por ciento, frente al 34 por ciento que es positiva. Este es el gráfico por "continentes" (ni USA ni Medio Oriente lo son, pero tampoco hay que ponerse exquisito en estas cosas). Como se ve, dan la razón al titular del informe.
Unfavorable Views of Russia on the Rise
No tendría que hacer falta que recordase (¡vaya recurso retórico!) que no conviene quedarse con los titulares. De hecho, el informe incluye algunos datos que conviene tener en cuenta, a saber, los resultados por países y ya no solo a escala mundial o "continental". Ahí van:
Europeans, Americans More Negative toward Russia
Nótese el caso de Israel y de los Territorios palestinos ocupados, pero, sobre todo, el caso de países con porcentaje bajo de desfavorables y que, encima, ha disminuido en un año: India, Sudáfrica y, sobre todo, la China. Solo falta el Brasil para tener a los BRICS al completo. Si se tuviese en cuenta la población, más Nigeria y Pakistán, la conclusión sería que la opinión desfavorable hacia Rusia no es mayoritaria "en el mundo". Pero eso son minucias. Más importante es la curiosa coincidencia de los BRICS (menos Brasil, repito), cuya VI Cumbre comienza hoy precisamente en el Brasil. La propaganda ya no es un monopolio.

domingo, 13 de julio de 2014

Privatiza que algo queda

En las Españas no ha disminuido la fiebre privatizadora y, en algunos casos, con argumentos más bien curiosos. Pretender que privatizar una línea de tren mejora la competitividad es, cuanto menos, absurdo, si no insultante. Si existiesen, por lo menos, dos aeropuertos, uno junto a otro, sirviendo al mismo territorio, se podría hablar de competencia, pero si solo hay uno y es privado, eso se llama monopolio y los efectos son previsibles.
Viví los inicios de la fiebre privatizadora británica bajo la después Lady Thatcher, fallecida hace poco más de un año. Y encuentro ahora un informe sobre los efectos de tal fiebre. En The Guardian lo resumían así (traducción de google corregida):
La privatización no está funcionando. Nos prometieron participación democrática, competencia, caída de los costos y mejores servicios. Una generación después, la experiencia de la mayoría de la gente ha sido todo lo contrario. Desde energía al agua , del ferrocarril a los servicios públicos, la realidad ha sido: monopolios privados, subsidios perversos, precios exorbitantes, lamentable falta de inversión, especulación y captación empresarial.
Obvio. El objetivo, allí entonces y aquí ahora, es otro. Lady Thatcher cuando le decían que estaba vendiendo "las joyas de la familia" respondía que lo que estaba haciendo era vender "las joyas a la familia". Tal vez. Algo parecido dijo Gonzalo ("Goni") Sánchez de Lozada en Bolivia, años después. Pero que querían (y ahora quieren) hacer caja no se puede negar.  Lo de "mejores servicios" no entra necesariamente en el programa. Y si no funcionan (como algunos hospitales privatizados en las Españas), se les subsidia sin que ningún empresario o sus turiferarios levante la voz ante tal uso del dinero público. Los subsidios malos son los que se dan a "los de abajo".
Curioso que, a estas horas, Krugman reconozca que las ciencias económicas son mucho más politicas de lo que imaginaban, sobre todo los encerrados en una pretensión de "ciencia" parecida a la física nuclear. Eso sí, sin CERN.
(Añadido el 13: con inusitada prontitud el español El País publica hoy en su suplemento de economía la traducción, algo edulcorada, del artículo de Krugman que cité ayer. No sé si está en la edición digital, expurgada como todas las digitales)

sábado, 12 de julio de 2014

Mi elección racional

Mi "fidelidad de marca", ese mecanismo a través del cual reducimos costes de elección, para dentífricos y champús no es excesiva, pero es real. Como es real, he ido al supermercado buscando "mis" marcas (es como los que siempre votan al mismo partido), pero, como no es excesiva, al no encontrarlas he buscado alternativas.
Animal racional, me he puesto a evaluar críticamente cada uno de los productos que había en los estantes. Para los dentífricos, además del precio, me he puesto a ver sus (supuestas) propiedades adicionales. Que si blanqueo, que si sarro, que si sensibilidad. Y lo mismo con el champú: precio, ay, sí, pero también componentes, (supuestas) propiedades para distintos tipos de pelo (graso, seco etc.). Y, con esa información completa, he hecho mi decisión de compra, muy satisfecho conmigo mismo, consciente de mi racionalidad. Lo del precio me ha hecho dudar por un momento: no necesariamente los más caros son los más buenos, aunque ese suele ser uno de los argumentos contra la teoría del precio de equilibrio (en teoría, si sube el precio, baja la demanda, pero eso es olvidar que la calidad también se puede tener en cuenta y "disfrazarla" con precio alto). Pero no, he hecho una decisión racional de manual. Perfecto.
He vuelto a casa y he puesto la televisión. Cuando han llegado los anuncios he visto con horror que acababa de comprar precisamente el dentífrico y el champú que se estaban anunciado. Quiero decir que es seguro que había visto esos dos anuncios antes de la compra, no había prestado atención, pero es más que probable que su mensaje se me quedara grabado en el subconsciente y esa ha sido la razón por la que los he comprado. De elección racional, nada: solo el auto-engaño.
Nunca he estado en twiter y me di de baja en facebook hace ya años, pero parece que es la nueva frontera en el "márketing": conseguir que el incauto crea que es racional cuando lo que es es un simple manipulado más. Como lo he sido yo con mi dentífrico y champú, temas irrelevantes, lo cual me hace pensar qué estará sucediendo con los importantes. Sin paranoias.

viernes, 11 de julio de 2014

Paranoicos sin fronteras

Lo peor que le puede pasar a un paranoide que cree que le están persiguiendo es que le estén persiguiendo realmente. Pasaba con los que sospechaban que sus navegaciones por Internet estaban siendo seguidas por oscuros poderes mundiales. Más de una he tenido que leer al respecto. Los ingenuos pensábamos que no, que siendo, como somos, unos mindundis, no va a haber alguien dispuesto a seguirnos los pasos, hacer análisis de contenido de correos y posts y controlar en qué sospechosas páginas entrábamos. Pensábamos, insisto que en nuestra ingenuidad, que, puestos a vigilar, estarían vigilando a los "sospechosos habituales" (con escaso éxito, por lo visto, si observamos cómo han ido atentados, intervenciones, desfalcos, robos, invasiones y demás asuntos que afectan al orden establecido). Pues no. Resulta que vigilan más a los mindundis que a los "sospechosos habituales". Una razón puramente estadística es que, al ser una vigilancia al azar, los mindundis, que somos mayoría en el mundo, tenemos necesariamente que estar proporcionalmente representados en la muestra, es decir, de manera mayoritaria. Otra razón es que los vigilantes están locos y "quis custodiet ipsos custodes", quién vigila a los vigilantes. Finalmente, que los "amenazantes" han dejado de estar entre los "sospechosos habituales" y, en consecuencia, los defensores del orden, que saben que salta la liebre donde menos te lo esperas, han tenido que husmear en muchos más ordenadores. Pero para eso tienen la tecnología apropiada.
Para los que quieran defenderse de tal ataque (si es que tiene algún sentido defenderse de la estupidez), aquí hay algunos medios para conseguirlo, aunque nunca de manera total. Por lo que a mí respecta, pueden seguir viendo lo que quieran. Cuanto más vean a los irrelevantes como yo, menos verán a los que les tendrían que importar. De hecho, cuenta ahora Snowden, el 90 por ciento de los vigilados por la omnipotente, omnipresente y omnisciente (es decir, divina) NSA, no tenían nada que ver con la "vigilancia".

jueves, 10 de julio de 2014

El conflicto afianza al grupo

Así resumía, en 1999, las ideas de Simmel y Coser referentes al papel del conflicto en la formación y afianzamiento de grupos:
1. Los conflictos con grupos extraños aumentan la cohesión interna. Un grupo que se siente atacado se hace más compacto y solidario.
2. El tipo de conflicto externo define la estructura interna. No todos los conflictos tienen el mismo efecto en la composición y tipos de relaciones entre los miembros de la colectividad.
3. La búsqueda de un enemigo externo fortalece la cohesión. Es algo que saben bien las clases políticas que, si no tienen un enemigo a su disposición, se lo inventan. O exhuman viejas historias, reivindicaciones territoriales, miedos ancestrales...
4. Si la meta es colectiva e impersonal, la lucha es más intensa. Luchar por «occidente» o por el «islam» es más movilizador que luchar por los diamantes de los arretes de la reina, por la coima del primer ministro o por el reparto de las comisiones derivadas de un proceso privatizador.
Las "guerras por la independencia" en América Latina o África o "contra Sykes-Picot" en Oriente Medio son un caso más. La ventaja de "esa independencia" es que el enemigo externo está dentro.
Item más: algunas "luchas" contra el "imperialismo" (meta colectiva e impersonal) funcionan relativamente bien aunque (como en el caso de ayer) oculten una parte importante del problema, a saber, el papel que juegan las élites internas (muchas veces "caballo de Troya" de las élites externas) en la situación. Pero también, y ya que cita a Chomsky, el papel que juegan las empresas multinacionales (de países centrales y también de los periféricos supuestamente bajo el yugo "imperialista"). Pero, claro, reconocer que el "imperialismo" es una abstracción excesiva sería incumplir el punto 4 recién citado. No es para conocer la realidad, sino para trasformarla que se hacen tales abstracciones, amén de que evitan el penoso espectáculo que las élites locales proporcionan.
Se puede discutir si se puede cambiar la realidad desconociéndola o malinterpretándola.

miércoles, 9 de julio de 2014

Clásicos para Cataluña

En los clásicos es difícil encontrar respuestas: vivieron en un mundo diferente al nuestro. Pero los tales sí son útiles para plantear preguntas que ayuden a entender qué es lo que está pasando. Ya se sabe: un problema mal planteado, raramente tiene solución.
Tenemos, en primer lugar, el llamado teorema de William I. Thomas (1863-1947). Dice, en una obra de 1928,  que si los actores sociales definen una situación como real, esta tendrá consecuencias reales. El ejemplo, cuando yo era estudiante, era la liquidez de un banco: si el público llega a pensar que no hay tal, lo más probable es que corran a sacar sus dineros del dicho banco con lo que lo que en un primer momento podía ser falso, se convierte en verdadero y el banco deje de tener liquidez. Traducido a nuestra tema, resulta curioso cómo se discute sobre la “base empírica” de los respectivos nacionalismos (el españolista y el catalanista). Los datos históricos se arrojan de unos a otros como si ahí residiese el problema. Y no es así. Un número significativo de actores sociales de un lado y de otro definen su “realidad” como nacional (España, la única nación; “som una nació”) y eso se convierte en real en sus consecuencias aunque sea abundantemente falto de base empírica.
Claro que siempre hay algo de base. Es poco viable un experimento como el finlandés: crear un nacionalismo casi de la nada. Lo que se observa es que siempre hay algo en que agarrarse para definir la situación de una forma u otra. Como con los bancos: esos rumores son propios de contextos económicos inestables. De todos modos, hay otro clásico que ayuda a entender hasta el finlandés: Georg Simmel (1858-1918), en la versión que de sus ideas hizo Lewis Coser en 1956. Lo que vienen a decir y es útil aquí es que si un grupo se siente amenazado, es más probable que se aglutine. No hace falta que la amenaza sea real. Basta que los actores sociales la definan como tal (Thomas de nuevo). Pero un buen enemigo “fuera” del grupo es ideal para montar un buen nacionalismo. Los “malos” nos amenazan, se dirá, así que unámonos y defendámonos contra sus amenazas.
Y ahí entra un tercer clásico, Robert Michels (1876-1936) en este caso y su “férrea ley de la oligarquía” que publicó en un libro de 1911. Lo que decía era muy sencillo: a medida que una organización crece y se hace más compleja, sus líderes comenzarán a dedicar más y más esfuerzos a mantener la estructura (y a mantenerse en el poder de la misma) que a conseguir los objetivos iniciales de la tal organización. Michels se refería a partidos políticos (es el título de su libro) y no vendrá mal tenerlo en cuenta a la hora de hacerse una imagen algo menos sesgada sobre “la que está cayendo”.
Tenemos, entonces, que, sobre bases reales, se ha conseguido que amplias capas de las respectivas poblaciones sientan (porque no se trata de razonamientos, sino de sentimientos, de ahí el entusiasmo) de una determinada manera en que los líderes políticos han encontrado un campo interesante para practicar la “férrea ley de la oligarquía” utilizando la amenaza externa para aglutinar lo más posible a sus ciudadanos. No es nada original: el españolismo franquista o el nacionalismo estadounidense -constante- tienen la misma lógica. Gibraltar era un buen argumento para mostrar cómo la sagrada unidad de la patria venía mancillada por una bandera extranjera en el territorio propio: sentimientos, unificación, oligarquía. Y Reagan invadió Granada (la isla) para unificar a USA frente a un enemigo exterior como la Junta argentina hizo con las Malvinas y Thatcher aprovechó con las Falklands.
Podemos discutir eternamente quién es nación, quién ataca a quién y quién manda aquí. Esto último es lo más fácilmente observable. Lo del ataque es más controvertible y lo de ser “nación” es cuestión de fe, creer en lo que no se ve: como los dioses, las naciones solo existen en la mente de sus creyentes, pero tienen consecuencias observables. En qué se basan unos y otras es cosa algo más complicada. Las naciones, en la Historia (así, con mayúsculas). Los dioses, para los judeocristianomusulmanes, en un Libro que solo tiene valor si ya crees en él.
Los conflictos que usan la religión como bandera son muy complicados. Los nacionalistas, en cambio, serían sencillos si fuésemos razonables y si los políticos de uno y otro signo no estuviesen atrapados por su férrea ley. Pero son más negociables.

martes, 8 de julio de 2014

En política todo vale

Eso vendría a decir El Príncipe, pero dicho principio puede ampliarse, como ya hice aquí.
Se sabía que Reagan boicoteó la liberación de los rehenes estadounidenses en Irán para así asegurarse la elección frente a Carter. El secuestro de unos compatriotas con tal de conseguir el poder. Minucias. Ahora un insider cuenta algo mucho más cutre: Nixon participó en la conjura republicana para boicotear las negociaciones de paz con el Vietnam en 1968. Una vez más, venimos a enterarnos de cosas de este tipo gracias no a los desvelos de la policía o de la oposición, sino gracias a "uno de los nuestros" (con la corrupción suele suceder algo parecido: son los de dentro los que levantan la liebre). En un caso y en otro tienen que ver con el poder, solo que los cuatro años adicionales que duró aquella guerra (y los muertos que causó en el Vietnam y en las tropas estadounidenses) son un precio demasiado alto con tal de conseguir el poder. Demasiado alto para los muertos y la destrucción causada. Para el que consigue el poder, una minucia. ¿Principios? ¿Ética? Qué disparate.
Una moraleja adicional: tanto en el caso de Reagan como de Nixon (para ser exactos, de sus respectivos centros estratégicos), lo que se hace es para conseguir el poder. Así que no vendrá mal desconfiar también de lo que se dice desde la oposición. Del gobierno, desconfiar, siempre.
(Añadido el 11 de agosto: Confirmado lo de Nixon desde fuente poco sospechosa)

lunes, 7 de julio de 2014

Efectos del dinero

Curiosos efectos del dinero que los economistas desconocen, pero que los psicólogos sociales se han encargado de describir a partir de experimentos. No sé si se puede generalizar a otras culturas o sociedades, pero tampoco sé si lo de los economistas es universal. Sí creo que las reglas del juego global llamado capitalismo son universales, pero no todo el mundo las aplica ni todo el mundo lo juega.

Nomina nuda tenemus

Así termina El nombre de la rosa y se puede ampliar a otros campos. Por ejemplo, al papel que las teorías tienen en el intento de entender qué está sucediendo.
De entrada, conviene reconocer que no podemos hacernos cargo de todo lo que está sucediendo. Así que tenemos que seleccionar. Y tampoco podemos hacernos cargo de todas las posibles relaciones entre los elementos que hemos seleccionado. Y ¿cómo lo hacemos? Pues echando mano de las ideologías y las teorías (la distinción entre ambas es más sutil de lo que parece) disponibles y que mejor encajan con nuestros prejuicios, opciones "de clase", preferencias políticas o futuros deseables.
Si estuviera en clase propondría el siguiente ejercicio a propósito del muy discutido Podemos y del su ensalzado/denostado líder máximo. 
1. Tómese, sucesivamente (el orden no importa), este artículo y este otro
2. Véanse las respectivas conclusiones a las que llegan: que si se quiere superar el actual atolladero en en que se encuentra la política española, hay que apoyar a Podemos  y que, si se apoya a Podemos, lo que se consigue es favorecer el triunfo electoral inmediato del conservador Partido Popular (y más con la modificación que podrían hacer de la ley electoral local). 
3. Los argumentos se pueden llevar a decir a) que si PP y PSOE son lo mismo, lo que hay que hacer es apoyar a las alternativas de izquierdas (olvídese la propuesta del banquero sobre la necesidad de un Podemos de derechas) y b) que como PP y PSOE no son lo mismo, el apoyar a Podemos supone reducir los votos del PSOE con lo que, aritmética en mano, el que sale ganando es el otro mayoritario, es decir, el PP.
4. Hasta ahí la parte descriptiva. Pero el ejercicio comienza ahora:
- Sepárense las proposiciones sobre hechos demostrables (por ejemplo, Podemos existe) y los hechos no demostrables sino que son fruto de opciones previas (por ejemplo, PP y PSOE son lo mismo o lo que importa son los resultados inmediatos de las votaciones).
- Indíquense qué proposiciones son indemostrables (el gobierno de los banqueros, por ejemplo, aunque yo creo -¡creo!- que es real)
- Añádanse los criterios mediante los cuales dichas proposiciones son creíbles o, mejor, son de hecho creídas por sus autores (suponiendo que ninguno de los dos quiere engañar a sus lectores, que es una hipótesis a no descartar, pero que destroza el ejercicio). 
El núcleo de ejercicio está en este último punto: son muy numerosas las proposiciones que son creídas a pie juntillas por su autor (en uno más que en otro, aunque en ambos la ideología está presente, pero se muestra más en uno que en otro -indicar en cuál-) y que no hay modo de demostrar empíricamente. Eso sí: se pueden mostrar datos o situaciones que hacen creíble dicha proposición (de hecho, yo, como ya he dicho, las doy por buenas, pero sé que no son demostrables).
El papel de la teoría o la ideología (de nuevo, con fronteras sutiles de vez en cuando) es dar sentido a la selección de datos que se ha hecho previamente en función de dicha teoría o ideología. "Dar sentido" no significa "demostrarlas". Significa que con teoría/ideología creemos aclararnos sobre qué significan los datos que hemos recogido, las presunciones que hemos añadido (ya no son datos) y cómo se relaciona ese conjunto con los objetivos de quien está escribiendo.
Yo, pecador, me confieso al hipotético lector: mi objetivo no es trasmitir la verdad, sino reducir la ignorancia (primero, la mía), para lo cual la duda metódica es un buen instrumento y el añadir perspectivas a los ruidos cotidianos es un buen medio para no quedar atrapado por lo inmediato y ver algo más allá. No precisamente "a hombros de gigantes" sino, sencillamente, a lectura de otros medios que no son los canónicos. Así parecen haberlo entendido los pocos (y decrecientes) lectores que tengo.
De todas formas, el ejercicio que propondría a mis hipotéticos estudiantes sería, una vez recorrido el trayecto anterior (que incluye explicitar los propios objetivos y metodologías), leer detenidamente este otro artículo y ver qué sobra y qué falta en los dos primeros casos sometidos a análisis. No tendría que hacer falta decirlo, pero es obvio que el cuarto punto anterior se puede aplicar y se aplica a este otro artículo.

domingo, 6 de julio de 2014

Democracia y educación cuáquera

Me tomo la libertad de reproducir este texto de Michael Barratt Brown, la persona que es a la vez la más lúcida, coherente y comprometida que conozco. Es fácil ser una de las tres cosas. Hasta dos de ellas de manera simultanea. Pero las tres y a ese nivel....
Supongo que el texto se publicará en The Spokesman Journal, pero no creo que tengan ni su autor ni la revista ningún problema en que yo lo cuelgue aquí.

A.Barratt Brown, "The Machine and the Worker', Ivor Nicholson and Watson, 1934; "Democratic Leadership" Allen and Unwin, 1938; "The Universal Light ; a Statement of the Quaker Faith", Friends Book Centre, 1944; M.Barratt Brown, "Seekers", Spokesman Press, 2013; Robert H.Kennedy, "Crimes against Nature', Harper, 2005, Steven D.Levitt & Stephen J.Lubner, "Freakonomics", Penguin 2006, pb. pp.242 £8.90

Democracy and Quaker Education.

Having read Robert Kennedy's diatribe on George W. Bush's "Highjacking of our Democracy" in his "Crimes against Nature", I decided to examine the Quaker roots of my own democratic faith and the strengthening of them that came from two great United States democrats of the Seventeenth and Eighteenth Centuries who were Quakers - William Penn and John Woolman. Where better to look than in my father's books which I found on the bookshelves in my brother's farm - the essays on "Democratic Leadership" and "The Quaker Faith", and on "The Machine and the Worker", to supplement my own Memoir with the Quaker's title of "Seekers"? My father's lecture on "Democratic Leadership" was one of the annual Quaker Swarthmore Lectures. Swarthmore was the home in Cumbria of Thomas and Margaret Fell, who were converted to the Quaker faith in the 1650s by George Fox following his epiphany on Pendle Hill. The name was adopted, not only for the Quaker retreat at the Hall and for the London lectures, but also for the first co-educational college, founded in Pennsylvania by Quakers who had been active in the US anti-slavery campaign. Even before the days of William Penn in the 1680s, one can recognise Quaker influence in the Pilgrim Fathers of the 1620s . And after Penn in the founding fathers of the United States in the 1760s we can see the Quaker emphasis on the equal humanity of all men, not yet women - the Quakers were pioneers of such equality..
I need to make it clear that I am not any longer a Quaker. I do not believe in any God, i do not go to meetings for worship, but I am a pacifist and I believe profoundly with the Quakers in the equal humanity of all human beings - of every sex, race, age or culture.. I have worked all my long life to support movements for improving opportunities for all to have good health, care in illness and old age and disability, a full education, a warm home, clean air and water, enough food for themselves and their children and a world without wars and violence. All these aims in my life harmonise with the practise of Quakers, with whom I have often worked closely.. The Society of Friends, as they like to be called, has done much over the years, to support, often to initiate, these movements, And these movements provide a basic foundation for building a democratic society. Replacing them with a consumer oriented money profit driven, market organised society is bound not only to degrade the lives of billions of people, but to endanger the very survival of the planet earth.
So what can be done, to learn from and build on the democratic traditions which we have inherited and can just still be revived? We should start by looking at the hundreds, even thousands, of protest groups, often linked by Twitter, Facebook and other Internet electronic international communications. When my father wrote nearly eighty yeas ago in 1938 about "Democratic Leadership", he had to rely on national Parliaments, local government authorities, some trade unions and a very weak League of Nations to carry the message. To day we have some devolved powers to Scotland, Wales and Northern Ireland, much stronger trade unions with international affiliations, a European Union and a United Nations with its Security Council and General Assembly . Economic Organisations have been founded for Africa, Asia, Latin America and many specialist UN organisations - for Health, Food and Agriculture, Human Rights, and beyond this there are the military alliances, NATO and the now defunct Warsaw Pact. My father was a keen internationalist and strongly supported the League of Nations, but I think that he would have found all this organisation today a bit much without a binding common purpose, like saving peace was in the 1930s; and today this, of course, should now be saving the planet. Without its protection, we are all finished..
So, the big question of our time is protecting the environment, and time is short. Here there are key lessons to be learnt from our democratic history. We have had several major revolutions which have made our world more inhabitable for more people - the American, the French, the Russian, the Chinese. Sudden complete social change is not beyond human capacity. All of these changes have been made to create a better world. Some have been reversed, but no one can doubt that we have a society with more equality of race, of sex, of culture and of income today and a more peaceful world than we had 100 years ago on the outbreak of the First World War., There is a strange apparent contradiction in the shock of the two world wars.The result of both wars was a great reduction in the power and wealth of the rich and an increase in the earnings of the poor, changes since then being reversed . In Britain the women won the vote after the First World War and the colonies won their freedom after the Second. These were revolutionary changes, which cant be reversed.
Reversing the current trends towards destruction of the planet earth requires two major changes in our current way of life. The first of these could , and should, be exposure of the corruption and misinformation spread by the venal controllers of our press and media.. This requires more books like "Crimes Against Nature" by Robert Kennedy, the immense popularity of whose lecture tours in the US proves that there is a mass of opinion out there waiting to be activated for making major change. The second change must be reversal of the current cuts in the scale and depth of education everywhere. My father in his lecture on "Democratic Leadership" in 1938 made the point that ''the spread of education, both in quantity and quality had been co-incident with the spread of the democratic idea``. Anybody who wants assurance about this should read the three volume study by Asa Briggs, leading English historian and educationist, which I shall review later. A beginning in this project could be made, if we could persuade the Labour leadership today to drop its business sensitive caution and embrace a revolutionary programme on education, the media and climate change. To do this, it would be necessary.to involve the Trade Unions in renewing their commitment to industrial as well as political democracy, the case so firmly argued by my father in his 1934 book, "The Machine and the Worker.", which we are proposing to reissue. I can only add that the whole purpose in publishing my memoir, "Seekers" in 2013 was to remind readers about my life in adult education of. that link, which my father emphasised, between education - for all people - and democracy - people power.
If education is the first requirement of democracy, information is the second, Information, especially now all that is available from the Internet which provides our chief defence against the abuse of information by the media and by so many experts and so called experts - lawyers, doctors, scientists and, not least, economists, as I found from the last book I picked on from my brother's shelves. It was called 'Freakonomics', written by Steven Levitt and Stephen Dubner and gives a series of examples of 'the hidden side' of everything economic and political. They describe information as the 'currency of the Internet".and and see it as their resource against information abuse that goes on all the time. One telling example, they give, is of the exposure of the secret passwords of the Ku Klux Klan, which virtually destroyed its power. More generally they show how information can dispel the fear that advertisers use to persuade you that you will really suffer if you do not take their product at their price. Shocking examples of estate agents' practices are given. Most of their stories are about the contradictions in the information we get - on the causes of the falling crime rates in the US in the 1980s, on the influence of sex and colour of skin in educational achievement, on the importance of the parents' class in a child's development. The book is a rich source for exploration of our democratic heritage, its successes and its failures.

Michael Barratt Brown, Pedruxella Gran, Mallorca, July 2014