sábado, 31 de mayo de 2014

Decadencia imperial

La cita a Toynbee es obligada y así se hace en este texto para repasar después, punto por punto, las razones para pensar que los Estados Unidos se encuentra en franca decadencia como potencia hegemónica. Casi solo les queda el ser una hiper-potencia militar, pero eso es, precisamente, uno de los factores que llevaron a los imperios anteriores a la decadencia. Que se lo digan al imperio de los Austrias. Pero hay más argumentos que se enumeran allí.
Cierto que el "que viene el lobo" ha sido anunciado repetidas (y equivocadas) veces y que, en todo caso, no son cosas que se producen de un día para otro. Pero sí está claro que no hay nada eterno bajo el Sol.

viernes, 30 de mayo de 2014

Empleo y mejora de la economia

Las organizaciones patronales y los partidos que les bailan el agua tienen claro cómo producir la mejora económica que, obviamente, miden en "crecimiento económico" que, a su vez, se mide en aumento del PIB. Lejos de ellos la funesta manía de pensar que la mejora económica se mide en reducción del desempleo, de la precariedad y de la pobreza. 
Ayer veía uno de los medios que suelen proponer: menos vacaciones, más horas de trabajo. Y veía que no acaba de encajar con los datos. Cierto que mi argumento era flojo, pero, por lo menos, se basaba en un dato claro: el número medio de vacaciones en los países de la OCDE y cómo países con las mismas vacaciones presentaban situaciones económicas muy dispares. Acepto que era discutible el argumento, aunque me parece que sí debilitaba el argumento patronal.
Ahora encuentro datos a propósito de otro de los instrumentos que las patronales proponen para su mejora (la de la economía, no la personal, aunque también), a saber, el empleo temporal y peor pagado. Es decir, reducir los costes salariales para así mejorar la competitividad y, por tanto, mejorar la economía (lo de PIB y eso). 
Sin embargo, se dice,  que "los países que invierten en empleos de calidad pueden avanzar rápidamente en el plano económico". ¿Quién lo dice? La OIT, aunque se refiere a los países emergentes y "en vías de desarrollo". ¿Se puede aplicar a los países "en vías de subdesarrollo"? Tal vez sí. Tal vez apostar por empleos de mala calidad sea la forma de conseguir el "subdesarrollo" de una manera más rápida de lo que las "austeridades" están consiguiendo.
A este respecto, los resultados de las elecciones al Parlamento Europeo son claros: los que podrían, no quieren; y los que querrían, no pueden. Pues en esas estamos: discutiendo del sexo de los ángeles.

jueves, 29 de mayo de 2014

Menos vacaciones y más trabajar

Sin embargo, no es ese el problema, aunque en la mitología empresarial aparece de vez en cuando, sobre todo cuando hablan de productividad y de crecimiento económico. Sin embargo, este gráfico de Le Monde suaviza el mito de que el exceso de vacaciones es malo y su defecto, bueno. Se trata del número de días que tienen, en media -claro-, los currantes del respectivo país.


Lo curioso no es que España, Francia, Reino Unido y Suecia tengan el mismo número, sino que Alemania (la jefa) e Irlanda (uno de los GIPSI) también compartan las pocas vacaciones en comparación con Austria (y Malta, sí).
No es un argumento contra el argumento, sino una advertencia para las conclusiones apresuradas. Véase dónde está Italia.

miércoles, 28 de mayo de 2014

Ganó la abstención

Se esperaba la mayor de la historia reciente y creo que pide un mínimo intento de entenderla. Se me ocurren tres motivos, aunque no puedo saber cuál ha sido el que más peso ha tenido en el resultado. Son: pasotismo, euroescepticismo y posible reacción o efecto de la campaña.
El pasotismo es el primer argumento para explicar esta abstención. No se puede negar su existencia, pero tampoco parece que se pueda exagerar. Al fin y al cabo, también es pasotismo votar y olvidarse de la política o votar y no vigilar si las promesas se han cumplido. Si me apuran, también es pasotismo votar por un partido como si uno fuese un fan acrítico cuyo voto no guarda relación con un mínimo de seguimiento de lo que hace el “propio” partido, es decir, aquel al que siempre se vota. Puede ser pasotismo confundir un partido político con un equipo de fútbol. Pero aceptémoslo como motivo.
El segundo es el del euroescepticismo que, a su vez, viene en dos versiones. La primera es la de aquellos (tanto en la derecha como en la izquierda) que tienen un exceso de nacionalismo que les dificulta aceptar que haya una institución en Bruselas por encima del gobierno “nacional”. Es un fenómeno creciente y no es solo propio de los neofascistas. Obsérvese, de paso, que no se trata de los nacionalistas catalanes que han jugado la baza de “estar presentes en Europa para hacer oír nuestra voz y que no se produzca una hecatombe si conseguimos la independencia”. Se trata, en cambio, de los españolistas unidos a otros nacionalistas, más o menos chovinistas, franceses, ingleses, italianos etc. Muchos han votado (y sus partidos han crecido), pero otros no.
La segunda versión del euroescepticismo viene de los que no pueden aceptar que “Bruselas” sea lo que es: tres sedes, salarios altísimos para sus burócratas, dietas hinchadas, viajes en “business”, gastos incontrolados... Votar por alguien sería votar para que pasase a “mejor vida”, una especie de premio. Una encuesta del Pew Research Center en los seis países mayores de la UE llevada a cabo esta primavera daba las razones de estos euroescépticos: la UE es ineficiente (57%), se mete donde no le llaman -“intrusiva”- (63%), no comprende las necesidades de los ciudadanos (65%) y mi voz no cuenta para ellos (71%). Claro que, en este último caso, si no se vota, la voz se escucha todavía menos, pero eso es discutir con el 71 por ciento. Hay un motivo más.
La campaña electoral ha podido empujar a más de uno a la abstención. Oficialmente se trataba de elegir a los que iban a formar parte del Parlamento Europeo, ese que los euroescépticos consideran demasiado caro y muy poco transparente. Sea. Pero la campaña raramente trató de ese “formar parte del Parlamento Europeo” y, como me temía en mi colaboración “Argumentario” publicada en INFORMACION en la pre-campaña, los partidos se dedicaron a asuntos, sin duda importantes, pero totalmente ajenos a lo que versaba. Era, sí, un insulto a la inteligencia que el PP hablase de que si ganaban los socialistas se volvería a los (horribles) tiempos de Zapatero o que el PSOE hablase hasta la saciedad del machismo del candidato “popular”. Puede dudarse que fuese “el mejor candidato”, como le llamaban desde el PP, pero convertir el asunto de aquellas declaraciones en el sonsonete de la última semana era insultante. No para el candidato, sino para el posible elector que se sentía ofendido por tal tipo de argumentación, tan poco aceptable como la que se tenía uno que oír por parte de otros partidos, siguiendo el “Argumentario” que ya sospeché, a saber, que si uno estaba cansado del bipartidismo, de esos políticos que siempre han estado en política y de las pésimas consecuencias que han traído, lo que tenía que hacer era votar a los ajenos al bipartidismo. Todo ello al margen, en el caso de algunos minoritarios, de que sus líderes fuesen un caso igualmente notable de dedicación a la política como profesión. Pero lo que quiero decir es que convertir la campaña al Parlamento Europeo en una especie de campaña para el Parlamento Español tal vez sirviera para ganar algún voto, pero arrojaba a abstenerse a los que se sentían insultados por tal engaño. Abstención que, por otro lado, tanto temían los partidos por lo que tenía de deslegitimación del proceso... razón de más para abstenerse.
Fuese o no fuese esa la intención de los abstencionistas, es lo que se ha conseguido. ¿Culpas de quién? Repartidas.
(Publicado hoy en el diario Información -Alicante- con mis 750 palabras de los miércoles)
(Añadido el 29: La elevada abstención cuestiona el futuro gobierno de... ¿la Unión Europea? No. De Al Sisi en Egipto. Todavía hay clases para El País)

martes, 27 de mayo de 2014

No es terrorismo, es misoginia

Nadie ha llamado "terrorismo" a lo llevado a cabo por Elliot Rodgers en Isla Vista, California, cuando, desde el coche, disparó y mató a diversos viandantes ajenos a los problemas de dicho sujeto. Terrorismo, a lo que parece, es todo aquello que llevan a cabo personas asociadas con el Islam o con el mundo árabe (que no es lo mismo, pero no importa ahora). Por ejemplo, si un soldado entra a balazos en un cuartel, será un caso de enajenación mental o de terrorismo según sea el que lo lleva a cabo (no invento: recuerdo).
En el caso que ahora nos ocupa hay un par de "youtubes" en los que el muchacho expresa su profunda frustración sexual: creía que la vida de estudiante incluía sexo y diversión y se encontró con que las chicas le rechazaban. El esquema conocido: frustración que lleva a la agresividad que puede llevar a la agresión (contra lo que sea: patadas contra la pared, depresión, asesinato, descarga con insultos en las "redes sociales"...).
Encuentro un texto en el que se introducen dos factores ambientales en el esquema, a saber, la cultura de las armas y la misoginia. El texto incide particularmente en este último elemento, pero oí al padre de uno de los asesinados preguntando qué tenía que decir la NRA (Asociación Nacional del Rifle, defensora del derecho constitucional a portar armas para la propia defensa) y su difusión del armamentismo. 
Recordando lo sucedido en León con la presidenta de su Diputación, no vendrá mal recordar que, si se quieren armas, se pueden obtener ilegalmente (en este caso, de un drogadicto, a lo que dicen). Pero si, encima, se pueden comprar en la tienda de la esquina, cierto que las armas no matan sino que matan las personas, pero hacerlas asequibles es aumentar la probabilidad de que frustrados de varios tipos las utilicen.
Y, ya puestos, y recordando la barbaridad de Boston, no se olvide que también ahí se encuentra, si la versión oficial es la correcta y, si no, no importa, una clara presencia de la frustración: la que se produce al ver, a los propios, masacrados y sin que intervenga para nada la "justicia universal" ni nada que se le parezca: si el que mata, manda, no pasa nada. 

lunes, 26 de mayo de 2014

Armas de destrucción masiva

Se repasan en este texto las veces en las que el gobierno de los Estados Unidos ha recurrido a la amenaza de dichas armas para legitimar un ataque o un posible ataque contra los que se juzgaba que eran sus poseedores. Irak, Irán, Al Qaeda fueron acusados de poseerlas o de prepararse para tenerlas. Corea del Norte fue un caso aparte: siendo su poseedor, no esparaban que tuviesen capacidad para usarlas. Los otros, en cambio, eran sospechosos de tenerlas o de prepararlas.
Claro que la evidencia era discutible y, en todo caso, no llevaba a la certeza. Pero una probabilidad del 1% era suficiente como para que se tomasen las medidas pertienentes para evitar el mortífero ataque. Algo tan terrible justificaba cualquier medida por muy baja que fuese la probabilidad.
¿Truco argumental? Pues que la probabilidad de que las cuestiones mediambientales de las que han hablando desde el IPCC a algunos organismos gubernamentales estadounidenses sea mayor que las de las ADM y que su incidencia en los habitantes de la Tierra (estadounidenses también) sea incluso mayor que las de las ADM  tendría que hacer reaccionar a los gobiernos tanto si reaccionaron ante las mentiras de las ADM como si estuvieron al margen de aquellas coaliciones. 
Si no lo hacen y los medios de comunicación guardan un "respetuoso" silencio (o, por lo menos, su histeria es menor que la que mostraron con las ADM), es preciso preguntarse a qué puede deberse. ¿Tal vez los que mandan -la clase dominante a escala mundial- son suicidas? O, sencillamente, ¿que piensan, como sus antecesores que "después de mí, el diluvio"?

domingo, 25 de mayo de 2014

Utilidad del voto

Se  vota para tomar decisiones, no para encontrar la verdad. El resultado no implica que se vaya a decidir lo apropiado, correcto, razonable o de mayor utilidad para los votantes, que pueden ser engañados o votar con las manos atadas por compromisos previos que pueden ser suicidas.
El caso del voto en el Congreso de los Estados Unidos sobre el llamado cambio climático  o "climate science" es un buen ejemplo. Aunque sus militares sean conscientes de los riesgos y necesidades que supone el tal cambio, los congresistas no creen que tengan que dedicar fondos a tales minucias. Todo hay que decirlo, igual piensan que el hambre presupuestaria de los militares estadounidenses es excesiva y que hay que ponerle coto. Pero no deja de ser curioso. En todo caso, es un ejemplo.

Problemas con el centro

Aparentemente, es obvio que el centro de una esfera nunca está en su superficie. Sin embargo eso es algo que la geopolítica se encarga de negar en todo momento si la "esfera" en cuestión es el sistema mundial.
Ante todo, aparece la pugna a lo largo de los siglos por controlar el sistema y someterlo a los intereses de los grupos dominantes propios. La casa de Austria, Inglaterra, los Estados Unidos son buenos ejemplos, con la particularidad, ya indicada, de que con la emergencia de una clase dominante a escala mundial, lo de la potencia hegemónica ha de ser situado en su justo lugar: es importante saber quiénes mandan a escala mundial, pero es igualmente importante saber mediante qué potencia lo van a hacer y qué "otros" van a legitimar su coherencia interna (un buen enemigo externo, aunque sea falso, ayuda mucho a cohesionar a los propios: lo hacen todos los nacionalistas, sean estatales o sub-estatales -y hasta algún nacionalista supra-estatal del tipo de algunos "europeistas")
Pero, de inmediato, aparece la posibilidad de afrontar estas cuestiones desde una perspectiva equivocada: la de los etnocéntricos que  creen que su pueblo, Estado, zona, lengua, religión, país, están en el centro del mundo y, mucho peor, si dicha supuesta centralidad llava aparejado el derecho a dictaminar lo que los otros tienen que hacer, pensar, decir. tanto para los que se encuentran entre los anteriores o entre sus allegados o, en cambio, entre los dominados.
Dicho lo cual, es interesante este texto sobre los intentos por parte de los Estados Unidos de mantener su dominio sobre América Latina. Las intenciones, los mecanismos utilizados, las perspectivas están muy bien descritas. Vale la pena leerlo incluso si se cree que lo importante, en este momento, sobre todo vista la alianza Rusia-China, se produce en otros lugares tanto porque la potencia dominante se encuentra en proceso de cambio y puede perder, como se viene anunciando desde hace un siglo -"que viene el lobo"-  ese papel predominante, como por el hecho de que ya la idea de "patio trasero" comienza a perder su capacidad explicativa.
Exagerando se puede decir que partir de la idea de unos Estados Unidos como potencia dominante e interesada pricipalmente en A.L. es condenarse al error de percepción. De nuevo, los Estados Unidos se encuentran en decadencia (aunque sus clases dominantes trabajan para evitarlo, pero sin excesivo entusiasmo: tienen otras opciones) y, ahora, A.L. puede jugar a otros juegos que no son, precisamente, la denuncia de los manejos del imperio como fuente de todos sus males. Hay otras fuentes (por ejemplo, internas a los Estados o agazapadas en Estados vecinos) y hay otras amenazas, sobre todo si no se ven o, peor, se si ven como benefactoras. 

sábado, 24 de mayo de 2014

Fanáticos, pero informados

Lo encuentro en Los Tiempos, uno de mis periódicos favoritos por cuestiones biográficas, y cita al Washington Post, aunque no consigo encontrar la fuente en este último. Lo que viene a decir es que la CIA se compromete a no volver a usar falsas campañas de vacunación con objetivos ajenos, casi por definición, a la salud de los vacunados. ERGO ha habido falsas campañas de vacunación con objetivos ajenos a la salud de los vacunados. Desde ese punto de vista, los talibanes que se enojaban contra los sanitarios que procedían a la vacunación (por ejemplo, contra la polio en Pakistán) no eran únicamente fanáticos, sino que tenían motivos para sospechar que NO se estaba vacunando a la población o, en todo caso, que esa vacunación tenía otros objetivos ajenos a la salud de los vacunados.
Sí he encontrado, en el periódico estadounidense, referencias a los apoyos que la campaña contra la polio en Pakistán está recibiendo de musulmanes destacados (académicos, científicos etc.). Ahora ya no se da la sospecha de que se utilice la campaña para encontrar a Ben Laden. De todas formas, son varias las religiones e ideologías contrarias a las vacunas. Pero eso no les hace matar a los vacunadores. Las basta con matar a los no-vacunados.
Ver también Página 12

viernes, 23 de mayo de 2014

Libertad, igualdad y otras retóricas

Anunciar los propios valores es gratis. Encima, si es en campaña electoral como la actual española, puede ser hasta sospechoso. Por ejemplo, leo de un candidato haciendo una encendida defensa de los valores de la igualdad. ¿Le hace ello de izquierdas como corresponde a los tipos ideados por Bobbio -derecha, libertad; izquieda, igualdad-? Pues no necesariamente. Lo que hay que ver es lo que hacen, no lo que dicen, cosa que, a estas alturas, ya sabemos que las palabras se las lleva el viento.
Tal pronunciamiento coincide con la noticia que leo en la prensa local (en papel) pero que no consigo encontrar en la edición digital. A tenor de la misma, el ayuntamiento de la ciudad en la que estoy de paso, con alcalde del mismo color que el candidato "igualitario" que he citado antes, ha llevado a cabo el siguiente ajuste en sus presupuestos: ha reducido la partida dedicada a servicios sociales y servicios de empleo para aumentar correlativamente la partida dedicada a los escoltas que acompañan al alcalde y sus concejales (los "referentes del poder" de los que hablaba en un post el miércoles pasado). 
Silenos tal vez, pero, sobre todo, mostrando la enorme diferencia que hay entre las proclamaciones sobre los valores que defiende un partido (valores colectivos) por un lado y, por otro, los comportamientos observables en algunos de sus miembros (comportamientos aprobados por mayoría, es decir, que no son estrictamente individuales).
No voy a decir en qué ciudad española me encuentro. Es irrelevante, como lo es saber el partido al que me estoy refiriendo. Lo que me importa es trasmitir algo de escepticismo antes de lanzarse a gritar en un sentido o en otro. En todo caso, tomar con cautela lo que se autoproclama sobre libertad/igualdad. Falso dilema, por cierto. Porque no es un dilema, sino un continuo. Hace ya tiempo que se sabe y solo se mantiene como excluyentes gracias a la falta de perspectiva o al exceso de tertulias en radio o tele.
Otro ejemplo de desfase entre principios y decisiones concretas se encuentra en un documento de la UE sobre la supuesta "cooperación al desarrollo". La ventaja, en este caso, es que el contraste aparece, en el mismo documento, entre hermosos principios y actividades algo discutibles. Dar mayor peso a las empresas, en favor de estas últimas, tal vez no sea la mejor manera de "cooperar". Pero la ola real va en esa dirección, mientras las proclamas siguen siendo las de siempre (tal vez igualmente falsas como ya lo eran antes).

Plantas nucleares con vistas al mar

Andan muy contentos algunos medios españoles porque "España" (es decir, empresas que, entre sus accionistas, tienen a algunos españoles y/o contribuyen a las campañas de los principales partidos políticos y/o tienen conexiones de ayuda mutua con la Casa Real -y ya se sabe, desde Kropotkin, que la ayuda mutua es factor de evolución-), porque "España", digo, va a construir algunas plantas nucleares en países petroleros. Espero que no lo hagan en lugares inundables. Porque ahora que lo de los Polos, Groenlandia y demás se acelera, el aumento del nivel del mar parece imparable, incluso si se hace algo. No te digo si no se hace nada, como es probable que así sea. Y el aumento del nivel del mar ya preocupa a algunas plantas nucleares en los Estados Unidos. Los mapas que se pueden ver aquí son sugestivos. Combinan la previsión en la peor hipótesis sobre el crecimiento de dichos niveles y las posibles tormentas que podrían ir asociadas con el "cambio climático" o no. Menos mal que la energía nuclear es respetuosa con el medio ambiente. Bueno, con algunas honrosas excepciones como Three Mile Island, Chernobil o Fukushima, por poner tres continentes.

jueves, 22 de mayo de 2014

Empresas alimentarias "atrapadas"

No soy las únicas. Pero resulta que las grandes empresas alimentarias, que serían las más afectadas por los efectos sea del calentamiento global o del cambio climático, son también empresas que forman parte de la lista de las que más afectan a dichos problemas. Serían causantes y damnificadas al mismo tiempo. Es toda una metáfora. De todas formas, no son las únicas. Yo mismo también estoy en esa situación.

miércoles, 21 de mayo de 2014

Silenos a la inversa

Agobiados por la actualidad, tal vez convenga, a veces, echar la vista atrás y recordar cosas que ya nada tienen que ver con nuestros trabajos y días. Por ejemplo, los "Silenos de Alcibíades" que Erasmo de Rotterdam publicó en 1515. Tantos siglos de distancia garantizan que lo que entonces se dijo no sea más que un fósil literario cuyo interés nunca podrá competir con las educadas, documentadas y transparentes tertulias radiofónicas y televisivas actuales.
Comenzaré recordando que un "sileno" era una figura deforme y fea que, una vez abierta, mostraba en su interior algo hermoso o deseable. Tomado como metáfora, un "sileno" era aquella persona cuyo aspecto o comportamiento negativo ocultaba un contenido positivo. En un "sileno a la inversa", la relación entre apariencia y realidad es la contraria y bajo una forma positiva se esconde un fondo despreciable.
Pero vayamos al texto. Lo primero es que Erasmo decía referirse "a los malos sin ofender a los buenos, en realidad ni siquiera a los malos, puesto que con una discusión genérica sobre los vicios no se pretende ofender a persona alguna". Pero no podía dejar de reconocer que "ojalá fuesen pocos los eventuales afectados por estas cosas".
A continuación, añadía: "Cuando ves (...) los emblemas del poder, la escolta, cuando escuchas los tratamientos (...) ¿acaso no te sientes inclinado a venerar como a un dios a un príncipe terreno y a pensar que contemplas algo por encima del hombre? Pero dale la vuelta al Sileno: hallarás un tirano, a veces un enemigo de los ciudadanos, alguien que aborrece la paz pública, hábil sembrador de discordias, opresor de los buenos, peste de las leyes, destructor de ciudades (...)".
Prosigue nuestro autor: "Los hay que mediante el título y la apariencia se proclaman magistrados y guardianes del Estado, cuando en realidad son lobos y depredadores de la ciudadanía".
"A la función del príncipe (del gobernante, que diríamos ahora) la llaman dominio, cuando en realidad ejercer de principe (gobernante) no es otra cosa que administrar los asuntos de la comunidad". ¿Cómo no recordar el dicho valenciano dirigido al gobernante de su tiempo, Pedro IV el Ceremonioso por más señas, un par de siglos antes, aplicable al tiempo de Erasmo: "Como hombre, no sois sobre nosotros; y como rey, sois por nosotros y para nosotros"?
Viejos problemas, como se ve, pero que, en contra de lo dicho al principio, no han sido superados en tantos siglos. "Los de arriba", en política, siguen encerrados en su torre de marfil, con sus peleas internas a veces impresentables y su desconocimiento de lo que sucede "allá abajo", pero con toda la parafernalia que separa a los unos de los otros. Se trata de "los referentes del poder" como los llamaba un presidente pre-autonómico.
En periodo electoral (Erasmo prefería ese sistema democrático al de la monarquía hereditaria), los gobernantes hacen como si se acercasen al pueblo. En realidad, se acercan mediante las encuestas para así modular mejor sus propuestas (en las que no creen y hasta es posible que desconozcan), mantener su apariencia benévola y benefactora y lograr el poder o el podercillo, que no hay por qué despreciar si es pequeño. Mejor que nada ya lo será y ahí reside la razón por la que a algunos de ellos se les toleran tropelía tras tropelía, engaño tras engaño, soberbia tras soberbia: el poder de que disponen, y su uso indiscriminado, les proporciona la capacidad de aplicar el palo o la zanahoria a aquellos sobre los que ejercen su dominio.
"Insisto", añade Erasmo, "en advertir que nadie debe ofenderse, pues no se citan nombres. Si alguien no es así, que piense que nada de esto le atañe; si por el contrario reconoce su mal, que se dé por amonestado". Inútilmente, añado. Si en estos siglos hay problemas que se mantienen, no va a ser una ironía periodística la que termine con tales comportamientos.
(Publicado hoy en el diario Información - Alicante- )

Impuestos (menos) progresivos en la OCDE

Me gusta este gráfico que proporciona el Too Much para los miembros de la OCDE, a los que llama "desarrollados". Da, en media, los tipos máximos, mínimos e medis desde 1981 a 2013. Curiosa la caída, en los mínimos, en paralelo con la "crisis" y la inflexión en el 90.

Top tax rates

martes, 20 de mayo de 2014

Los que mandan y cómo

Un artículo, documentado e incisivo, sobre la clase dirigente a escala mundial, sus niveles, su lucha de clases desde arriba, su utilización del Estado en general (interesante referencia a los programas de austeridad) y de los Estados Unidos en particular, con tres estudios del caso finales (11-S, Ucrania y algunos acuerdos comerciales comenzando por el discreto Transpacífico que podría ser completado con el igualmente discreto Transatlántico). 
Casi por supuesto, no se puede estar de acuerdo con todos sus extremos, pero está muy documentado y la bibliografía es muy reciente. Si, encima, cita a algunos amigos míos, miel sobre hojuelas.
Se puede completar con este otro más centrado en los Estados Unidos y que muestra algunas características psico-sociales de "los de arriba" comparadas con las de los pobres y de los de clase media que temen caer en la pobreza. Egoísmo, falta de empatía, escasa ética, poco "emprendedores" por un lado y lo contrario por el otro.
El caso, según un libro reciente de Matt Taibbi, es este:
Poverty goes up. Crime goes down. The prison population doubles.
Fraud by the rich wipes out 40 percent of the world’s wealth. The rich get massively richer. No one goes to jail.

lunes, 19 de mayo de 2014

El mundo sigue cambiando

Mientras en la Unión Europea siguen discutiendo sobre sus campañas electorales en clave local, el mundo sigue cambiando.
Lo de la campaña, y tomo como ejemplo a España, es curioso: se sigue al pie de la letra el argumentario que indiqué hace unos días y la propaganda se reduce a dos asuntos: hay que votar (se supone que habrá la mayor abstención en la historia de esas elecciones, mostrando el desinterés de los ciudadanos por algo que no entienden) y "el partido con el que compito es un desastre -ha sido, está siendo o será- para España". Qué tenga que ver en ello la Unión Europea, es un misterio que algunos (minoritarios) afrontan diciendo que tienen que estar allí para que las políticas que "gotean" hacia España sean diferentes. Caso especial, los nacionalistas catalanes, claro.
Pero, mientras, se puede cantar con Jimmy Fontana:
Gira, il mondo gira nello spazio senza fine / con gli amori appena nati, / con gli amori già finiti / con la gioia e col dolore della gente come me. // Oh mondo, soltanto adesso, io ti guardo / nel tuo silenzio io mi perdo /e sono niente accanto a te. 
Pues eso, que el mundo sigue dando vueltas, cambiando, y la UE es la nada frente a ese mundo. Sigue fiel a su jefe de filas, los Estados Unidos, y sigue siendo rehén de las relaciones de este con Rusia, como se ha visto en el caso de Ucrania y sus flecos petroleros. El mundo, en efecto, podría estar pasando del "siglo americano" (por estadounidense) al "siglo "euroasiático" (pero "euro" significa Rusia): nuevas relaciones comerciales, nuevas monedas de referencia (como ya he contado aquí), nuevos equilibrios incluso militares y, en todo caso, petroleros (el farol de los Estados Unidos parece que era más un truco para legitimar el "fracking" que una predicción fundamentada). Lo que cuenta Pepe Escobar en el Tomgram tiene sentido y concluye: 
That remains most of the rationale behind the American imperial containment policy -- from Russia’s European “near abroad” to the South China Sea. Still, with no endgame in sight, keep your eye on Russia pivoting to Asia, China pivoting across the world, and the BRICS hard at work trying to bring about the new Eurasian Century.
La política de los Estados Unidos tiene, entre otros elementos, este: el de impedirlo (desde Crimea al mar de China). Pero todavía no hay resultado sólido mientras Rusia mira a Asia (cosa que, en la Guerra Fría fue cuidadosamente evitado por los Estados Unidos hasta el punto de pasar información a los chinos -comunistas, marxistas y todo eso- con tal de que no se aliaran con los rusos, que lo de la ideología es para mindundis), China se difunde por el mundo (que se lo digan a los andinos y a los africanos en general) y los BRICS intentan que el "sigo americano" pase a la historia con sus instituciones incluidas (Banco Mundial, FMI, OTAN y la ONU actual).
Así que, españoles, a votar por el partido que mejor pueda gobernar...¡a Españaª. En general, como Dios, premia a los buenos y castiga a los malos. Quién sea cada cuál se sabrá atendiendo a la estúpida campaña electoral que están sufriendo los cada vez más abundantes abstencionistas (los otros ya saben a quién van a votar: a los que han votado antes). Pero, claro, estas cosas son demasiado complicadas para explicarlas al electorado. Lo que hay que darles es basura, que es lo que merecen por burros que son y les hacemos.
(Sustantivos y adjetivos de este último párrafo son totalmente inaceptables. Este también)
(Añadido el 23: traducción al castellano)

domingo, 18 de mayo de 2014

La economía financiera en primera persona

No es un banquero. A lo más, un bancario. Lo que sí es es un "broker" que habla con conocimiento de causa sobre el triunfo de la economía financiera sobre la economía "real", su motor (la codicia) y la trampa de la que, si se juega, no es fácil salir. Aconsejo su lectura en particular a los intoxicados por exceso de teoría. Ideología todos tenemos. El "banquero" también. Habrá que ver también el corto.

Verum, Pulcrum, Bonum

Admiro aquellos blogs que consiguen lo que yo no consigo. Desde ese punto de vista, nada parecido a la envidia y si a la admiración y, por tanto, algo que me aporta felicidad (la envidia es lo super-opuesto a la felicidad).
En primer lugar, su nivel de información. Me asombran esos blogs llenos de datos, referencias y puntos de vista contrastados o contrastables. El "verum" de los medievales. Procuro imitarles, pero soy consciente de que no lo consigo y, en todo caso, que no logro alcanzar su nivel.
En segundo lugar, su nivel estético. Dibujos, fotografías, orden más o menos armonioso. Ni nivel, ni vainas. Que no consigo acercarme ni de lejos a la calidad de algunos de ellos, a su "pulcrum".
Y lo que ya llega al máximo de mi admiración es el blog que consigue ambas cosas a la vez: informativos y hermosos. No voy a citarlos, pero los tengo muy en mente. Y que, encima, sean capaces de ocultar su esfuerzo y trabajo bajo una apariencia de sencillez, como quien no quiere la cosa, eso ya me lleva al sumum de admiración.
Los juicios de valor me interesan mucho menos. Para ser exactos, nada. El juicio de bueno o malo es algo que puedo concluir yo por mi cuenta y no lo admiro. Mucho menos las valoraciones en blogs antiestéticos, pretenciosos o paranoides. Y no te digo lo poco que disfruto de los griteríos escritos.

sábado, 17 de mayo de 2014

Muertes clasistas

Lo que el video que publica La Repubblica permite adivinar es monstruoso. Emigrantes intentando alcanzar las doradas costas del bienestar y que mueren abrazados cuando el barco se hunde, toda una metáfora. Me recuerda el fotograma de una película de mi infancia, en blanco y negro, con unos brazos intentando abrirse camino para salir al aire y muriendo ahogados en el intento. No recuerdo el nombre, pero la imagen no se me ha borrado. La encuentro ahora aunque no en la ficción, sino en la "rugosa realidad". 
Las muertes en la mina turca añaden un detalle: la absoluta indiferencia con que el presidente Erdogan enumera casos similares, haciendo ver de esa forma que tampoco hay motivos para escandalizarse, que eso es "business as usual". Desde "arriba" estas cosas son así: estadística pura, tal ve interesada. Que haya niños y que todos tengan salarios de miseria (bueno, los capos no, que para ellos rigen esplendorosas las leyes del mercado), "es lo que hay". Por parte de Erdogan no solo se muestra falta de reflejos, sino falta de empatía y exceso de soberbia por parte de "el de arriba". 
Hay un detalle en mi vida que encaja con este asunto: el tiempo que estuve viviendo en un pueblo minero boliviano, sabiendo de las condiciones de vida de los mineros en el socavón y en su domicilio y viendo igualmente el modo de vida de los "rescatiris", niños y no tan niños que rebuscaban entre los deshechos de la mina por ver si era factible "rescatar" alguna brizna o migaja  de estaño entre los escombros. 
Y lo de las leyes del mercado es algo obvio: el trabajo de "los de arriba" es mucho más arriesgado y precisa de conocimientos especialmente elevados y elaborados como para que vaya acompañado de mejores salarios que el de "los de abajo" y, de nuevo, su situación física que es una metáfora de la posición social, mucho más determinante para fijar un salario que no las supuestas leyes del mercado. Es el respectivo poder, lo que hay que considerar. Que se lo digan al gobernante.
Es posible que la idea de Piketty, en su comentado libro, sea la adecuada: el puesto que se ocupa es hereditario. Pero hablando de lo general y con las consabidas excepciones, como la del presidente Morales, antiguo cocalero y de familia minera. Entre las posiciones superiores, intermedias e "inferiores" hay, cierto, movilidad social, sobre todo entre las dos primeras con la salvedad de algunos intermedios que se creen de "los de arriba" por el mero hecho de no formar parte de "los de abajo". Ya que estamos, encuentro nuevas recensiones del dicho libro. Algunas, ya publicadas, poco documetadas y con exceso de prejuicios anti-marxistas. Otras (como la que me hace llegar Michael Barratt Brown, marxista) documentadas, matizadas y manteniendo las distancias que exige el rigor intelectual (espero que se publique en New Statesman, que es donde suele publicar sus recensiones. Cuando llegue, a no perderse el final bien poco entusiasta con la propuesta de Piketty: respeta su recogida y tratamiento de los datos, pero tiene sus reticencias frenta a las soluciones al problema. De ahí su cita a la frase final del libro: "Those who have a lot of it (money) never fail to defend their interests")
Y este es el tercer caso: el del asesinato de la presidenta de la diputación de León. Es horrible. Todos estos asesinatos absurdos lo son. Lo conoco igualmente por experiencia personal: pariente cercano, y muy querido, asesinado con menos motivos (si es que se puede decir eso de los motivos) que la presidenta. Pero en este caso, y al margen de las impresentables reacciones en las llamadas "redes sociales", contrasta la reacción de "los de arriba" por una muerte de los suyos con lo apresurado del silencio sobre las otras muertes, en especial la de los inmigrantes. Por lo menos algunos turcos han salido a la calle a protestar no solo por las muertes sino igualmente por la inmensa insensibilidad de sus dirigentes que, seguro, sí que habrían demostrado su dolor de tratarse de uno de los suyos. Pero "los de abajo" no son de los suyos.

jueves, 15 de mayo de 2014

Lejanas versiones del fascismo

El texto merece ser leido. Escrito desde la India y a partir del auge de la extrema derecha en las recientes elecciones, pretende describir el contenido del fascismo. Y merece ser leido porque el lector atento puede encontrar semejanzas con otras situaciones "intercontinentales",
El autor dice que el fascismo no se basa en el razonamiento sino en los sentimientos: el orgullo nacional, el odio al diferente, la nostalgia de un pasado que, probablemente,  nunca ha existido pero en el que se cree firmemente. Cosa de fe, a lo que parece.
He tenido que recordar el viejo himno fascista italiano: il fascismo è la salvezza della nostra civiltà. El autor que cito no lo trae, pero trae la idea de que esa perspectiva (los adeptos tal vez no lo llaman fascismo) va a traer la salvación para todos los males del pueblo que sufre todo tipo de calamidades. Porque lo nuestro es una gran civilización de larga trayectoria y glorioso pasado. 
La incertidumbre y la inseguridad de fondo pide a gritos certidumbres y seguridades. Pero como no se pueden conseguir, se prometen. Todo queda claro para ese fascismo que, en buen religioso, practica el "credo quia absurdum" (creo porque es absurdo), aunque, eso sí, lo procura compensar con una "fides quaerens intellectum". Al fin ya al cabo, son modernos y necesitan el ornamento del intelecto arropando la fe. 
Hay otras semejanzas que el lector de otros continentes puede encontrar en asuntos que le rodean. Tal vez porque, otra vez, se anuncia el retorno del fascismo. Con rasgos comunes con el de principios del siglo pasado.
A principios del siglo XX tuvo igualmente muchos nombres: fascismo, nazismo falangismo. Y alguno adicional sin nombre "peligroso". Se presentaba con uniformes de colores variados: camisas pardas, negras, azules y hasta blancas (la Falange Socialista Boliviana). Y sin uniformes. O con distintivos claros. El enemigo cambiada de un caso al otro, pero siempre se daba un enemigo, interno o externo o ambos, produciendo argumentos para la existencia del partido y su nacionalismo. No todos eran dados al escuadrismo, forma propia del pandillismo. En cambio, mostraban tendencia a los espectáculos de masas y si no era bajo un líder reconocido, por lo menos mostraban rasgos de mesianismo, ese mito judeocristiano que narra la existencia de un pueblo oprimido que es salvado por alguien que llega desde el exterior del mismo.
Hoy es el aniversario de la nakba.

(Añadido el 23: Otro texto menos lejano)

miércoles, 14 de mayo de 2014

Soberanía financiera

Este domingo  y lunes  se publicaron detalles de lo sucedido con Bakia. En varias informaciones se podía encontrar un conjunto de capas, a veces confundidas, pero que, como la cebolla, acababan dando ganas de llorar sobre el maremoto de Cajas y Bancos. Con independencia de esto último, resultaba complicado distinguirlas aunque también era frecuente que se diera una de ellas como excluyente de las demás. Teníamos, en efecto, las siguientes capas y sus respectivos principios de explicación de lo sucedido, aplicables no solo a Bankia sino a otros casos más.
-Las relaciones personales cuentan. Cuentan, y mucho, las peleas entre personas por ocupar parcelas de poder, la antipatía irracional que se haya podido producir entre ellos, las pasadas historias de conflictos, roces y desencuentros. No se excluye el orgullo de unos o la soberbia de otros. Son humanos y nada humano les es ajeno. Y lo que se podría haber resuelto con facilidad, resulta casi imposible dadas esas relaciones Rato-Blesa-Rajoy-Guindos, tomados dos a dos. Y falta gente en la lista. Crespo y Olivas o MAFO y González.
-En el otro extremo, las relaciones internacionales cuentan. El sistema financiero puede ser todo lo local que se quiera, pero depende del sistema financiero internacional. Un problema como el de aquellas entidades, puede "gotear" sobre el conjunto, siempre alejado del equilibrio y, por tanto, muy sensible a las alteraciones de sus componentes. No extrañe, pues, que "desde fuera" cayesen "recomendaciones" para que se solucionase el problema como fuese. Y no solo instituciones como el BCE o el FMI sino también personas como Obama o Merkel.
-Porque, es igualmente evidente, que lo que sucede en el sistema financiero (internacional) influye en el sistema financiero local que, a su vez, si tiene entidad, influye en el internacional. Hay, pues, impactos en las dos direcciones: lo local recibe el impacto de lo internacional y viceversa. Entiendo que Obama estuviese preocupado con que el asunto afectase al sistema financiero internacional y que tal impacto afectase al sistema financiero local (el estadounidense) precisamente en periodo electoral. Total: la soberanía financiera es limitada.
-Pero tiene su margen de autonomía y lo local aparece, por lo menos, en los siguientes aspectos que también encuentro en los textos que he podido leer:
a. la competencia entre Bancos y Cajas en la España de entonces y la competencia entre Bancos (aliados para que el sistema funcione de acuerdo con sus intereses y enfrentados por captar clientes y conseguir ayudas e inversiones: los ejecutivos tienen su corazoncito, pero lo tienen igualmente los accionistas -y más los mayoritarios-)
b. la mala gestión en muchas de ellas, encandiladas por el ladrillo, el exceso de liquidez (dinero que llegaba, por ejemplo, de bancos alemanes con los que se endeudaron locamente) y la furia de la burbuja financiera (no solo de la inmobliaria)
c. las decisiones inapropiadas de los sucesivos gobiernos, fuesen del color que fuesen. Por lo visto, no estaban preparados para afrontar un toro de ese tonelaje. Inapropiadas por lentas o por, como se ha venido a saber, equivocadas (no llevaban al fin propuesto).
d. el pánico de los gobiernos al ver que, si la cosa se iba al garete, se iban ellos con la cosa.
e. la obediencia final de los gobiernos a los intereses del sector financiero o, para ser precisos, a los que lo controlan. Al margen de algunos latrocinios castigados, no se han castigado las barbaridades del sector. Se les ha premiado, incluso, con nuevas prebendas y ayudas, fomentando, de esa manera, la idea que muchos tienen de que todo se debe al sometimiento del poder gubernamental al poder financiero.
Como es de suponer, cada cual es libre de pensar que alguno de los puntos anteriores es el "determinante en última instancia" y derivar de él las recetas apropiadas para que no vuelva a producirse el problema: desde mejorar las relaciones humanas aportando ética en los negocios y responsabilidad social corporativa hasta acabar con el capitalismo pasando por el cambio de gobierno o de legislación. Nada que objetar, excepto que no es mala idea considerar los restantes niveles del problema. Tal vez para afrontarlo haya que incidir en lo que esté al alcance de uno. Pero para entenderlo, es mejor ver el conjunto.

UE: medio lleno, medio vacío

Estos dos gráficos del Pew Research Center resumen el tema: 
Por un lado, aumenta el apoyo a la UE en los siete países en los que se ha hecho la encuesta. Aumentan los favorables hasta pasar el 50% y aumenta, aunque sea escasa, la idea de que la integración ha fortalecido la economía, aunque no se concreta los beneficiados de la misma.


Pero, por otro, se critican, mayoritariamente, muchos aspectos del funcionamiento de la UE. Estos, en concreto:


La UE no escucha a los ciudadanos y no comprende sus necesidades. Encima, se mete donde no les llaman y, para más inri, es ineficiente.

martes, 13 de mayo de 2014

Un problema del capitalismo

No hace falta grandes elucubraciones: el capitalismo es un sistema con unas determinadas reglas del juego (la lógica del beneficio sin fin, sobre todo) que se ha ido extendiendo hasta ocupar todo el Planeta. Algunas de sus variantes aparecidas de tanto en tanto afirman que la unidad para analizarlo es el individuo ya que todas las agrupaciones que se hacen a partir del mismo, son, como queda implícito, construcciones sociales (familia, clase, instituciones -incluye los sindicatos- y todas las otras). Algunos de sus voceros particularmente distinguidos como Lady Thatcher lo han dicho por activa y por pasiva: solo existen los individuos y es a partir de eso que se puede analizar y, por tanto, decidir sobre el "qué hacer" ya que tampoco existe la sociedad, otra de las construcciones sociales que pueden tener utilidad pero que no por ello tienen consistencia, digamos, "ontológica". 
En ese contexto, encuentro un post que argumenta a partir del siguiente texto:
The disposition to admire, and almost to worship, the rich and the powerful, and to despise, or, at least, to neglect persons of poor and mean condition is the great and most universal cause of the corruption of our morals sentiments”
El culto a los ricos y poderosos mientras se pasa por alto lo que sucede con los pobres es la causa principar de la decadencia de nuestros sentimientos morales. El argumento del post que cito se puede resumir en un silogismo de lo  más clásico: 
el capitalismo tiene como unidad al individuo que es capaz de actuar siguiendo una determinada moralidad;
es así que dicha moralidad anda por los suelos;
luego el capitalismo se encuentra ante una profunda crisis.
Hay muchas cosas discutibles en el silogismo. La premisa mayor tiene muchos problemas: que sea el individuo, como dicen los neoliberales, y que el individuo tenga que tener una determinada moralidad (se puede decir que esa "moralidad" es la del "todo vale y el que venga detrás, que arree" -cosa particularmente aplicable al terreno mediambiental-). Pero si esa premisa se acepta, la premisa menor es constatable y se puede concluir como hace el silogismo. Hay mucho que discutir. Pero la sorpresa del post que estoy citando (y que incluye citas a varios autores que encajan con la premisa menor y con la conclusión) es la autoría del texto que he citado en la lengua del imperio: es del patriarca y referencia del neoliberalismo, a saber, Adam Smith. 
¿Ya estaba en crisis en aquellos tiempos? La verdad es que el capitalismo siempre ha estado enfrentado a sucesivas crisis y siempre ha salido victorioso de cada una de ellas. Su capacidad de adaptación ha sido superior a la de todos los sistemas que le antecedieron, si es que hubo alguno antes. ¿Va a salir de la de ahora? Eso ya no lo tengo tan claro (como no lo tuvieron claro los que constataron sucesivas "crisis terminales del sistema"...y se equivocaron). El argumento es el mediambiental. Si hay que hacer caso a lo que dicen los que saben y los que, movidos por la evidencia, dicen cosas contrarias a sus intereses, el cambio climático no es un problema de esos de "el futuro de nuestros hijos": es un problema actual. Ver el National Climate Assesment. Dicen que es serio y urgente.

lunes, 12 de mayo de 2014

Todavía hay clases

Se trata de un texto interesante sobre (contra) la austeridad. Habla en particular del Reino (todavía) Unido de Inglaterra, Escocia y Gales (e Irlanda del Norte) y se refiere a las discusiones locales sobre la austeridad. Su punto de partida es que tachar a favorables y contrarios de seguir una perspectiva ideológica es, a la vez, verdadero y falso. En todo caso, lleva a error plantearlo de esa manera. El motivo que aduce es claro: lo que causa el rechazo o no de la austeridad no es la ideología, sino que tanto dichas políticas como  las correspondientes ideologías comparten un mismo origen, a saber, los intereses de clases sociales diferentes.
Lo dicho para el Reino Unido puede valer para otros Estados. Si se reconoce tal cosa, es posible que algunas expresiones como "lo que quiere Alemania" o, peor, "lo que impone Merkel" sean una forma abreviada de hablar, pero tomadas en su literalidad son engañosas: no es a países ni siquiera a sus gobiernos a donde hay que mirar, sino a los grupos sociales (si lo de "clases sociales" da alergia) dominantes. No siempre, como ya se demostró hace muchos años, "la ideología dominante es la ideología de la clase dominante". Dicha regla tiene numerosas excepciones a lo largo de la Historia. Sin embargo, no parece exagerado seguir los pasos del  Richard Seymour que cito y reconocer que preguntarse por tales intereses es una forma fecunda para entender las austeridades actuales.
Por añadidura: decir que dichas políticas son las únicas posibles (TINA, There Is No Alternative), es todavía más engañoso. Como dijo el finado Adolfo Suarez, "hay tantas  políticas económicas como estrellas en el cielo". Si se elige una u otra, tal vez sea por ideología, pero es todavía más probable que sea por intereses de clase o por satisfacer los intereses de otros (o propios, que no se excluye)

domingo, 11 de mayo de 2014

Movimientos y cambio social

Es posible entusiarmarse con los nuevos movimientos sociales como es posible detestarlos desde el pensamiento reaccionario. En un caso y en otro, esos entusiasmos y esos rechazos previos producen perspectivas sobre las capacidades de los movimientos para introducir cambios significativos en las sociedades en las que se dan. No hace falta mucha maldad para darse cuenta de que ambos dan por supuesto que el cambio se produce: los revolucionarios y reformistas apoyan a los movimientos porque producen cambios; que es el mismo motivo por el que los reaccionarios los rechazan ya que, desde su perspectiva, el cambio no es bueno.
De vez en cuando se encuentran entusiastas que, sin embargo, son capaces de entender que nadie ha escrito el futuro en un Libro (sea el que sea) y que, por tanto, los movimientos pueden fracasar, pueden hacer bumerán o pueden triunfar sin que sea sencillo predecir el resultado anticipadamente. Para complicarlo, no es imposible (y hay numerosos casos en ese sentido) que un movimiento triunfe y que, al cabo de un tiempo, los triunfadores se conviertan en defensores a ultranza de su statu quo, es decir, se conviertan en conservadores de lo establecido cuando no se dedican a dar marcha atrás y, manteniendo su vocabulario revolucionario, aplicar sus esfuerzos a hacer lo contrario de lo que predicaron en los movimientos. El poder corrompe.
Algunas de estas reflexiones me las ha provocado la lectura de este texto dedicado a una socióloga, Francis Fox Piven, de la que nunca había sabido nada, pero que me recuerda algunas cosas que destacados pensadores latinoamericanos dan como propio, y como ajenas y contrarias a la "colonialidad del saber". Son de los entusiastas, pero Piven parece dotada de mayor capacidad analítica.

sábado, 10 de mayo de 2014

Desigualdad, crecimiento y esas cosas

La enésima recensión del libro de Piketty (El Capital del siglo XXI), esta vez bajo la pluma de Rogoff. Como no he leido el libro (y, a la que voy, creo que nunca voy a leerlo) no me voy a meter en el asunto de si es correcta o, como otras que he visto y se notaba mucho, tiene excesivos sesgos ideológicos. Pero plantea varias cuestiones que Milanovic ya ha planteado y ha intentado dirimir en el terreno del diagnóstico, a saber, que una cosa es la desigualdad a escala mundial "entre personas" o "entre familias" (los datos no dan muchas opciones), otra cosa es la desigualdad entre países y otra, muy diferente, la desigualdad dentro de algunos países. Encima, hay que discutir si y cuánto ha cambiado cada una de esas desigualdades a lo largo del tiempo. 
Es importante distinguir entre esas desigualdades y sus respectivas evoluciones porque para cada una de ellas se plantea de forma diferente el problema del crecimiento. Piketty, dicen que dice, dice que la desigualdad es más importante que el crecimiento. Rogoff arguye que eso vale para países ricos (centrales, se les puede llamar igualmente, pero igualmente pueden ser llamados "en   vías de subdesarrollo" como pueden ser los GIPSI y, hay quien añade, los Estados Unidos y Francia, en los que la desigualdad interna ha aumentado considerablemente en los años recientes), pero no para los otros.
Sobre la propuesta fiscal de Piketty, nada que decir. Entiendo las reticencias de Rogoff: impuesto discutible y, en todo caso, poco aplicable realmente. Pero no es lo que más me interesa de esa polémica. Primero, me llama la atención que el tema de la desigualdad vuelva a estar en el candelero de economistas convencionales. Segundo, me interesa ver los intentos de cuantificar esa desigualdad, aunque hay otras, no solo la de renta. Y tercero, quiero ver cómo quedan aquellas desigualdades y su cambio a lo largo del tiempo. De todos modos, "los de arriba" no parecen muy preocupados por el asunto: se encuentran muy a gusto donde se encuentran.
Pero la cuestión no es saber si la desigualdad es buena o mala, sino los efectos que pueda tener su nivel y sus cambios a lo largo del tiempo. Ese es el problema. ¿Afecta al creciminto? ¿Alguna de ellas? ¿Todas? ¿Implica serios presagios de cara al futuro tal nivel y tal cambio?
Y añado, como dicen otros, ¿se resuelve todo con el dichoso crecimiento? ¿No hay problemillas adicionales, como los mediambientales, cuando de habla del crecimiento, encima medido por el aumento del PIB?

viernes, 9 de mayo de 2014

Racionalidad de la irracionalidad

Encontrar racionalidad en todo comportamiento humano es tarea imposible. Somos seres irracionales y racionales en diversas proporciones que tienen que ver con el modo de ser de cada cual y con las circunstancias concretas en que cada cual se desenvuelve. En numerosas situaciones de la vida cotidiana en las que aparece el coflicto (personas con objetivos incompatibles) me he encontrado con los siguientes tipos:
1. El "belicoso", es decir, el que disfruta de la confrontación por la confrontación. Su racionalidad no es la de aplicar unos medios para alcanzar unos fines sino a) la de expresar su "belicosidad" o, en casos contados, b) fomentar el enfrentamiento para lograr fines a medio plazo. El enfrentamiento es el medio.
2. El "negociador", el que busca arreglos entre las partes de modo que todos puedan sentirse satisfechos con el resultado final. "Do ut des", "quid pro quo" o incluso trascender el conflicto al modo de Galtung.
3. El "arquíloco", el que detesta el conflicto y el enfrentamiento hasta el punto de rendirse y "dejar su escudo sobre los arbustos".
4. Una variante del 1.b puede ser la del estrictamente racional que aplica medios para alcanzar fines. No por "belicosidad" sino por exigencias del contexto en que se produce el problema. Teoría de juegos incluida.
En un caso bien alejado de mi experiencia en la vida cotidiana, se discute en este texto de Foreign Affairs  sobre las motivaciones de Putin en el caso de Ucrania/Crimea y se inclina por una variante del tipo 1, a saber, la del que usa la "racionalidad de la irracionalidad", el "agudizar las contradicciones" en el viejo lenguaje. Provocar un estado de irracionalidad como medio, racional, de obtener un fin.
Hay motivos para desconfiar de estos enfoques personalistas, es decir, que reducen el problema a las motivaciones secretas de una sola persona. En un conflicto con tantos actores son ganas de simplificar demasiado.
Son igualmente dignos de desconfianza los enfoques que reducen el problema a una sencilla puesta al día de la URSS y, ya delirante, del comunismo. Explicar resucitando viejos enemigos simplificadores no parece la mejor manera de aclararse.
Analizar en concreto lo que concretamente sucede parece una mejor estrategia. Hay intentos dentro de ese enfoque (este, por ejemplo) y carezco de instrumentos para inclinarme por unos o por otros. Lo que, en cambio, puedo hacer es advertir sobre los riesgos mistificadores que tienen las interpretaciones basadas en un solo elemento del problema. Casi por definición, están equivocadas, son engañosas o son malintencionadas. Su simplicidad las hace atractivas para el que las recibe que puede decir "por fin lo he entendido". Pero son igualmente atractivas para el que las emite: el placer de lo bello, sencillo, aplicable, incluso si viene arropada en lenguaje complicado y abundante cits eruditas.
Volviendo al conflicto y a Ucrania, son innegables los factores personales: con otras personas, otro Kerry, otra Merkel y, claro, otro Putin, las cosas pueden ser diferentes. Tampoco hay motivo para rechazar los factores "inerciales", conflictos que vienen de lejos, metaconflictos (ya nadie se acuerda de su comienzo), geopolítica, constantes luchas por el poder mundial. Pero igual que el tango es cosa de dos, el conflicto también es cosa de dos. Solo que en este caso es un tango particular: no hay solo dos ni hay que buscar motivaciones personales en una sola persona ni inercias en un solo pais. Hay, como digo, más partes implicadas y no todas en el terreno oficialmente político. Claro que este es importante, pero no esta solo. Empresas y hasta culturas han de ser tenidas en cuenta y pueden tener un papel central por encima de la política y las motivaciones personales. Volviendo a la vida cotidiana, el racismo en ambas partes de un conflicto puede ser un elemento importante para entender  su desarrollo. 
Claro que, el otro extremo, el de la "complejidad de la complejidad", tampoco lleva a mucho. Ne quid nimis si lo que se quiere es resolver el problema concreto.
Total: asumir que todo comportamiento humano es racional puede ser fuente de errores. Cierto que hay racionalidad respecto a los medios apropiados para alcanar un deterinado fin (que, por cierto, puede ser una locura: es racional, si se quiere destruir a toda la Humanidad, dedicar ingentes cantidades de fondos al armamento nuclear). Hay, igualmente, racionalidad respecto a determinados valores (con permiso de Skinner y su Mas alla de la libertad y la dignidad): se pueden hacer cosas por amor, patria, libertad, divinidad, fraternidad, identidad...Hasta "victoria". Pero es cierto, por igual, que puede haber comportamiento "de locos": no parece que sea un primer caso el del gobernante enloquecido o del Dr. Strangelove

jueves, 8 de mayo de 2014

A la cárcel por lo de Irak

El alcalde de Londres comparte la idea de encarcelar a Tony Blair por el delito cometido llevando al Reino Unido a una guerra injustificada y, encima, justificada con mentiras. Pas mal que el imperio de la ley sea igual para todos, sean "los de arriba" o "los de abajo". Al fin y al cabo, eso es la democracia: imperio de la ley.
Evitando cuidadosamente ironizar sobre el asunto a la vista de acontecimientos recientes en democracias avanzadas, no es absurdo plantear que en las Azores estuvieron cuatro, no uno, y que, de ellos, uno sigue en activo aunque ya le quede poco. ¿De rositas los otros tres, sin ni siquiera ser imputados? No digo acusados ni, mucho menos, condenados. Pero si ha habido delito en lo de Blair y sus 45 minutos en que Sadam Husein alcanzaría a Londres con sus bombas, lo hay igualmente en el "créanme cuando les digo" de Aznar y, en cualquier eventualidad, lo hay en haber participado en invadir y destrozar Irak.

miércoles, 7 de mayo de 2014

Argumentario

Durante la pre-campaña, era fácil adivinar el contenido de los mensajes básicos de los principales partidos. En algún caso, al ver al candidato, candidata o líder político cuya intervención iba a ser resumida en televisión, pude anticiparme a lo que iba a decir y que la televisión recogía. Ahora los mensajes han cambiado ligeramente, pero sigue siendo válido para ellos que repetir muchas veces la misma cantinela la convierte automáticamente en verdadera o, por lo menos, creíble para incautos dispuestos al voto o a la abstención. Pero el caso es que la pre-campaña comenzó, más o menos, así: "yo no fui; la culpa fue de..." y ahí venían las diferencias.
1. Yo no fui; la culpa fue de... Zapatero. Fue la cantinela del PP. Todo, absolutamente todo lo malo que está pasando se debe a las malas políticas del gobierno anterior que dejaron al país hecho unos zorros y sin prestigio en Europa, marginados. Y de sus recortes sociales, no digamos: recortaron las pensiones y congelaron algunos sueldos públicos (glubs, eso de la caja b no venía en el argumentario). Nada, nada, que hemos tenido que venir nosotros para arreglar este desaguisado. ¿Elecciones europeas? Ah, sí. Bueno, pues que volveremos a tener la voz que perdimos por culpa de Zapatero etc. Solución: vota PP.
Eso sí: pocas referencias a Aznar y a sus políticas (excepto a los tiempos en que puso los pies en la mesa de Bush y ahora imponiendo participar mañana en el Foro Abc), nada que tenga que ver con la "austeridad/recortes/ahorro" ni con la adulación a Merkel, aunque sí referencias a que han traído la "recuperación", es decir, a incrementos modestitos del PIB sin efectos en el empleo precario ni, mucho menos, en los parados de larga duración.
2. Yo no fui; la culpa fue de... Rajoy. El PSOE entra en la escena para explicar que la derecha ataca contra los derechos sociales adquiridos mediante tantas y tantas luchas. Que los recortes son insufribles. Que su política económica no trae bienestar y que parados, mujeres, dependientes, ancianos y enfermos están ahora peor de lo que estaban. ¿Europa? Perdón, se me olvidaba. Pues eso, que necesitamos una Europa (por Unión Europea) social y una "troika" social frente a la "troika" del PP. Solución: vota PSOE.
Eso sí: ninguna referencia a la sumisión de Zapatero (continuada, cosa evidente, por Rajoy) a los dictados de la "troika" (la de verdad) desde el fatídico mayo de 2010, nada sobre el inútil Plan E y nada sobre la falta de políticas sociales cuando pudieron aplicarlas.
3. Yo no fui; la culpa es del... bipartidismo, dice IU. Son tal para cual, no hay quien los diferencie en su sumisión a "troikas" y "poderes fácticos" en general. Ambos proponen falsas soluciones porque el problema es otro: es el capitalismo y ambos son pro-capitalistas que acaban aplicando las mismas politicas anti-populares, por más que se esfuercen en subrayar los matices que les diferencian. Pero son matices. Encima, un sistema electoral como el de la "regla de Hondt" no permite que el pueblo (español, se entiende) esté correctamente representado en el Parlamento (también llamado "Cortes"). Solución: vota IU para acabar con el bipartidismo. 
Eso sí: olvídese de Andalucía y su gobierno de coalición PSOE-IU, y de Extremadura y del apoyo de IU al PP.
Ah, y ¿Europa o Unión Europea -táchese lo que no proceda-? Como internacionalistas, reconoceremos que lo que está en juego en el bipartidismo en España (Estado Español, "este país"). Sobre el bipartidismo en el Parlamento Europeo, silencio.
4. Lo que antecede no es publicidad encubierta, a favor o en contra, de los demás contendientes (nacionalistas, UPyD, Podemos, Partido X, Vox). Es que estos últimos no me suelen aparecer en los telediarios.
(Publicado hoy en el diario Información -Alicante-)

Futuro de Palestina

La fuente es complicada: funcionarios estadounidenses de alto nivel, bajo condición de anonimato, se lo dicen a un periodista de Israel de donde lo toma el Times of Israel: a pesar del rechazo por parte del gobierno de Israel, Palestina (dice que dicen) puede tener su propio Estado y a pesar, añado, de los 14.000 nuevos asentamientos en tierra palestina que se han producido durante el llamado "proceso de paz" o "negociaciones" (dichos asentamientos eran bendecidos por el gobierno de Netanyahu).
Por parte del gobierno de Israel, se dice que el gobierno de Fatah se niega a la posibilidad de un Estado judío (ese curioso deseo de estar dotados de un Estado étnico) mientras que por parte del gobierno de Cisjordania (que, si acaba llevando a puerto su alianza con Hamas,  podría llamarse gobierno de Palestina) se dice que el de Israel niega la posibilidad de un Estado palestino... y menos con Hamas, que gobierna la Gaza sitiada.
Un viejo conflicto: las partes tienen objetivos incompatibles entre sí, con la particularidad de que se resisten a soluciones que lo trasciendan, del tipo un "super-Estado" compuesto por ambos Estados, porque lo del Estado judío (y vuelvo a subrayar su deseada por ellos judeidad) no puede ser aceptado por los palestinos que saben que, bajo el actual gobierno de Israel, hay ya palestinos, algunos de los cuales han logrado formar parte del parlamento de Israel (Knesset). Temen, con argumentos, una nueva diáspora como la que produjo la nakba.
Cierto que la intransigencia palestina dificulta las negociaciones. Pero las dificulta todavía más esa idea de los fundamentalistas de Israel que siguen pensando en el Gran Israel que Dios les ha dado en propiedad. Porque resulta que tales fundamentalistas están en el gobierno como elemento minoritario que los mayoritarios necesitan para mantener el poder.
(Añadido el 8:  Aquí hay otras razones por las que el gobierno de Netanyahu no quiere un acuerdo de paz: no es la primera vez que bloquean un acuerdo ya alcanzado)

martes, 6 de mayo de 2014

Pseudo-haiku

El sonido
de mis pasos
no me deja oir
el silencio de los olivares

lunes, 5 de mayo de 2014

La vida eterna

Algunos titulares, como este de Le Monde, me hacen sonreir ya que me recuerdan el dicho de Unamuno: "la inmortalidad que mi corazón me pide y mi razón me niega". Nadie dice, en efecto, si estas muertes que se van a evitar lo son para siempre o solo temporalmente.
Estos titulares esconden algo parecido a otros muchos: la idea de que si nos portamos bien, comemos lo apropiado, hacemos el ejercicio justo sin pasarse, vivimos en un entorno limpio y tomamos los remedios apropiadas, entonces seremos inmortales... o viviremos una vejez llenos de achaques, goteras, alifafes, dolores y merma de facultades mentales. 
Evitar la muerte no es el caso. Es tener una vida lo menos desastrosa posible. Finales de vida decadentes y deplorables son cosas que vale la pena evitar por encima de esas muertes que se evitan si somos buenos. Eutanasia, por ejemplo. Suicidio asistido, otro ejemplo, sin necesidad de echarse al tren o desde lo alto. No hay vida eterna, pero puede haber vida de muy mala calidad en la vejez. O antes. Mi peluquero lo tiene claro: vivimos (de momento) en la parte apropiada del Planeta. En la otra parte, no se plantean estas cuestiones. "Los de arriba", claro que lo hacen. Pero "los de abajo" bastante tienen con sobrevivir, si se me permite el sarcasmo.

domingo, 4 de mayo de 2014

Sobre la pena de muerte en los evangelios

Sus opiniones no son dogma de fe, pero no deja de ser fascinante lo que dice Sarah Palin (gobernadora, candidata a la vicepresidencia de los Estados Unidos y, esperemos, con un amplio abanico de posibilidades para su futuro en gobiernos locales o federales). Viene en este enlace en el que podemos saber que ella cree que Jesús siempre estuvo a favor de la pena de muerte en defensa de los cristianos y los judíos frente a los ataques de los palestinos y musulmanes. Era, dice en la entrevista, que era la sola manera de enfrentarse a la tasa rampante de criminalidad en aquellos tiempos. Los romanos no le hicieron caso y el imperio no pudo resistir y desapareció. Por suerte para la Humanidad, prosigue, America (es decir, los Estados Unidos) ha seguido fielmente las enseñanzas de Jesús y mantienen sus ideas sobre la pena de muerte como forma de acabar con la delincuencia. Amen. Aleluya.

sábado, 3 de mayo de 2014

Curso de Krugman sobre la crisis actual, sus causas y consecuencias

Estas son las diapositivas de Krugman para el curso ECO 348 que acaba de terminar. Burbujas, rescates, euro, peleas entre economistas... vale la pena darle un vistazo aunque no se haga por otra cosa que por la curiosidad.

viernes, 2 de mayo de 2014

Democracia: gobierno del pueblo

Un caso más de distancia entre lo que el pueblo piensa y lo que los gobernantes hacen, sea por las supuestas "razones de Estado" o porque tienen que pagar peajes que van por delante de la voluntad del "pueblo":


Lo copio de este post y es otro caso en el que aparecen las debilidades de la democracia como gobierno del pueblo, por el pueblo y para el pueblo. Tal vez esto sea cierto (despotismo ilustrado se llamaba en otros tiempos). Como no se puede estar consultando continuamente sobre lo que se va a hacer, se acaba haciendo lo que le viene en gana al gobernante.

jueves, 1 de mayo de 2014

Afganistán: cherchez l'argent

Enlaces a fuentes oficiales estadounidenses que muestran que la guerra puede ser un buen negocio. Estaba, por supuesto, el negocio de las armas, los suministros y los contractors (empresas privadas que proporcionan servicios que anteriormente eran propios del gobierno, servicios militares incluso). Ahora viene el negocio de reconstruir lo destrozado por la guerra y hacerlo con dinero del gobierno destructor. Los datos que aparecen en el enlace son entretenidos: la primera empresa en recibir tales contratos ha tenido en el gobierno como el 90 % de sus ingresos, dejando a distancia al segundo beneficiario de tales contratos. Cierto que algunos contratos con otras empresas han llevado a sus ejecutivos ante los jueces. Pero la buena corrupción es la que se hace legalmente, con todos los requisitos legales y todos los procedimientos legales pensables. Si, al final, "the winner is...", eso es porque se trata del primero y mejor de los posibles. Solo los malpensados piensan mal y los trata de "paniaguados".
Y, por supuesto, ya que estamos en el 1º de mayo, todo esto se hace como forma keynesiana (invertida y pervertida, pero keynesiana) de crear empleo inyectando dinero gubernamental en el sistema (nada que ver con el libre mercado y la charla neoliberal). Si, de paso, se genera beneficio empresarial, mejor que mejor. ¿Parásitos? De eso nada. En España, y lo dice la jefa del Círculo de Empresarios, los parásitos son los desempleados. Aplicando la regla anterior, mejor puede ser el dar contratos a las empresas de los ministros y altos cargos. Aunque no para cosas que tengan que ver con la guerra. Aunque, ahora que lo pienso, igual hay algo que buscar en el sector del armamento o del petróleo. Espero que no.