lunes, 31 de marzo de 2014

Elementos no económicos en la economía

Me llegan dos textos sobre el asunto, que me han hecho pensar.
El primero se refiere al papel que las "narrativas" (palabrita que no me gusta nada, pero qué le vamos a hacer) tienen sobre la actividad económica. No es novedad. El poco sospechoso (o muy sospechoso) George Soros lo afirmaba hace bastantes años: lo que se dice sobre le economía afecta a la economía. Claro que el que lo dice debe de tener algo de peso. Lo que diga yo es irrelevante. Lo que diga el gobierno, no tanto. Él lo llamaba "reflexividad", cosa que, de ser cierta, abre posibilidades interesantes a las discusiones académicas sobre la economía, si dichas discusiones se quedan en un despacho y no llegan a nadie o si se difunden en medios de amplia difusión (el caso de Krugman en el New York Times).
Pero, cuidado, es cierto que hay profecías que se autocumplen; si se extiende el rumor de que mi banco está al borde de la insolvencia correré, como muchos otros, a sacar mis magros ahorros de dicho banco con lo que, si el rumor era falso, no importará nada: el banco se convertirá en insolvente. Pero también hay profecías suicidas. Buena parte del marxismo de Marx (no de su escolástica) puede clasificarse de tal: hecha la profecía sobre la crisis terminal del capitalismo, los beneficiados por el sistema corrieron a tomar decisiones que impidieran tal crisis y crearon el Estado de Bienestar, haciendo que la profecía de Marx se fuera al garete. De todas formas, como digo, para que una profecía funcione hace falta que el propagador de la misma tenga un mínimo de audiencia y un mínimo de credibilidad y que los actores implicados en dicha profecía tengan capacidad para reaccionar de manera correspondiente.
Existe, además, un tercer tipo de "narrativa": la de "que viene el lobo", es decir, la cantidad de veces que se ha anunciado la crisis terminal del capitalismo hasta nuestros días... que podría ser que sí fuese cierta y no por el peso de la "narrativa" sino porque los hechos son tozudos y ya puede un gobierno trasmitir que hay "brotes verdes" en coherencia con esta perspectiva de las "narrativas", que si la realidad es dura, ya podrán hacer profecías con la intención de que sean autocumplidas: se las llevará el viento y quedarán en las hemerotecas.
El segundo habla más directamente de la actividad académica que llaman economía o ciencias económicas (en inglés tienen la ventaja de distinguir entre "economy y "economics"; en castellano "economía" se refiere a ambas y es fuente de malentendidos). Se refiere a la discusión a la que se someten los modelos que se pretenden sean una buena descripción de lo que sucede realmente y, al mismo tiempo, sirvan de orientación para los que toman decisiones. Prescindamos de los modelos cuya relación con la realidad es prácticamente ausente y pasemos al elemento que el artículo que cito pone de relieve: lo importante de los modelos son los supuestos en los que se basan, cosa que raramente se somete a discusión, dice, sustituyéndola por observaciones sobre la elegancia matemática y su coherencia. Cierto que correspondencia y coherencia son dos criterios importantes, pero el artículo subraya la, por otra parte, evidente importancia de los presupuestos o los supuestos. Claro que el más evidente es el de suponer que los seres humanos son racionales.
Añado por mi cuenta la evolución que observo en las ciencias económicas académicas que no sé si por imperialismo que expande sus territorios o por reconocimiento de la esterilidad de los modelos abstractos, comienza a adoptar (o, mejor, vuelve a adoptar) perspectivas propias de otras disciplinas. Tal vez el caso más evidente sean las "behavioural economics" que no sé cómo se traduce al castellano, pero también las perspectivas "institucionalistas" sobre el desarrollo (económico, claro).
Visto desde fuera, hay vida después de la vida. Al fin y al cabo, la actividad económica no está separada en un compartimento estanco del resto de la vida social, que incluye la historia. Precisamente por eso Roubini concluye un texto sobre los riesgos globales afirmando:
Indeed, as was the case with the global financial crisis, investors seem unable to estimate, price, and hedge such tail risks properly. Only time will tell whether their current nonchalance constitutes another failure to assess and prepare for extreme events

domingo, 30 de marzo de 2014

El Papa desde Latinoamérica

Preguntados por estas tres cuestiones, estas son las respuestas latinoamericanas:
Latin Americans' views on Pope Francis and his potential effect in the region
El desglose por países, desde los más entusiastas (Argentina -claro-, Paraguay -sorprendente-) a los menos (Centroamérica, pero, probablemente, por menor presencia relativa de católicos) se puede ver aquí. Que piensen eso no quiere decir que tengan razón y más habiendo las diferencias que hay entre unos y otros.

sábado, 29 de marzo de 2014

En riesgo de pobreza

Estos datos no son de esos ante los que el ministro Montoro, ministro de Hacienda español, pueda mostrar su irritación por que se publiquen (vuelvo a ese asunto en un segundo). Pero son claros: 4 de cada 5 adultos temen caer en la pobreza, en el desempleo o en tener que recurrir a las ayudas públicas para sobrevivir. De hecho, la economía del país se hace cada vez más global (grandes contratos e inversiones en el extranjero, es decir, exportación de puestos de trabajo, con sus más y sus menos), la desigualdad entre ricos y pobres aumenta y los salarios en las fábricas disminuyen (en algunos casos hasta caer por debajo de la línea oficial de la pobreza) mientras se plantean, por parte de los empresarios, nuevas formas de reducir tales salarios y "mejorar" las condiciones de despido (mejorarlas para los empresarios, claro). Una vez más: ¿España? No, los Estados Unidos.
Pero vaya un comentario sobre las Españas a propósito del informe de FOESSA (la fundación de Cáritas para la investigación social con la que he estado en relación hasta que me jubilé) El de Cáritas Europa está aquí. De entrada, la irritación de Montoro al respecto es patética, y más patético es que diga que los datos solo se basan en "mediciones estadísticas". ¿En qué, si no? ¿En la palabra del ministro? ¿Hay que creerle entonces cuando anuncia el porcentaje del déficit público sobre el PIB cuando no se conoce el PIB? Por supuesto que eso no son "mediciones estadísticas": son fantasías aritméticas a las que se puede aplicar el dicho del ministro: "una emisión de informes sistemáticos puramente estadísticos relativos al concepto de pobreza", bueno, en lugar de "concepto de pobreza" hay que poner el concepto de "recuperación".
Los datos de FOESSA tienen una doble fuente para este tema: las estadísticas oficiales y las encuestas que realiza la Fundación y que son técnicamente correctas. Pero el problema es otro. El problema es cómo se "mide" la pobreza y, en concreto, la pobreza infantil. Algunas tertulias radiofónicas al respecto han demostrado hasta qué punto la ignorancia sobre el asunto es enciclopédica (no me las doy de "enterao", pero a mí no me pagan por decir lo que se me ocurra en la radio: lo hago aquí, pero gratis y con no excesiva audiencia).
Y la verdad es que tal medición no es fácil. Como me decía Amando de Miguel, a la pobreza se le puede aplicar el principio de indeterminación de Heisemberg: si ves a los pobres, no puedes contarlos; y si los cuentas, no puedes verlos (cuando estaba en activo hicimos ambas cosas con mis colegas de la universidad). Pero pobres,  haberlos, haylos. Lo sabe bien Cáritas y demás instituciones que están sustituyendo al Estado en la protección de los más vulnerables. Sin embargo, contarlos es difícil... y necesario si queremos saber qué están produciendo las políticas de austeridad y de recorte del déficit que, según el gobierno, nos están llevando a la "recuperación" (del PIB o del Ibex, supongo). 
El texto de Cáritas Europa (no de Cáritas España) sobre España es (obsérvense las fuentes -y del Eurostat viene lo que al Eurostat va, enviado por los respectivos gobiernos):
Spain has the second highest rate of childhood poverty in the EU (exceeded only by Romania and followed by Bulgaria and Greece). The at-risk-of-poverty rate amongst children aged under 18 was 29.9% in 2012, compared with an EU28 average of 21.4% (Eurostat, 2013q). The rate showed a particularly significant rise between 2009 and 2010. The material deprivation rate for children increased between 2011 and 2012 (from 15.6% to 19.4%) (Eurostat, 2013r).
El "at-risk-of-poverty" es una cosa que Eurostat se ha inventado recientemente y que, bajo sus siglas AROPE, queda mucho más presentable que "pobreza", que es algo muy feo y que nunca ha gustado a ningún ministro (recuérdense los comentarios de la entonces ministra socialista de Asuntos Sociales -no de Hacienda- Matilde Fernández al respecto y las reacciones que suscitaron en 1989 -alguna me afectó, pero esa es otra historia-). En los Estados Unidos hay algún senador que dice que la pobreza es una amenaza para la democracia.
Por discutir, que no quede. Y por decir la primera que le viene a uno a la cabeza, tampoco.

viernes, 28 de marzo de 2014

Cinco años de austeridad

Este informe del Instituto Sindical Europeo sobre estos últimos cinco años en la Unión Europea plantea cuestiones de fondo que vale la pena recrrdar.
Primero, que hay causas comunes tanto en los orígenes de la "crisis" (cap. 1, "De la crisis bancaria a la deuda pública") como en su tratamiento (cap. 2; "Recortes que llevan a ninguna parte" y el papel que ha tenido en los mismos el "caballo de Troika" como ellos le llaman).
Segundo, que los efectos de tales políticas sobre situaciones previas muy heterogéneas son, igualmente, heterogéneos.
Y tercero, que hay cuestiones que tendrían que ser tratadas en común (por ejemplo, la política sobre las energías renovables) y que hay alternativas. 
(Solo para españoles: al tomar como horizonte temporal los cinco años, se difumina bastante el fundamento de la retórica del actual gobierno echando la culpa de todo al anterior ocupante del palacio de La Moncloa, truco habitual en muchas partes del mundo, que no quita en nada la responsabilidad por los errores cometidos por el anterior gobierno o, mejor, por los anteriores gobiernos, pero que relativiza la absoluta demonización del anterior por parte del actual.)

jueves, 27 de marzo de 2014

Conflictos mediambientales

Un entretenido mapamundi interactivo publicado por EJOLT con los diferentes conflictos relacionados con el medio ambiente. A resaltar la concentración de conflictos relacionados con el extractivismo en los países costeros latinoamericana con el Pacífico, los industriales en la India y los relacionados con la energía (petróleo) y la tierra en torno a Nigeria. Pinchando en cada conflicto se obtiene información detallada incluso sobre la exactitud del diagnóstico. Vale la pena la excursión a la racionalidad humana.

Por su parte, Swiss Re intenta describir el riesgo de catástrofe mediambiental a escala igualmente planetaria. Mas de 600 casos analizados y estas son las diez primeras ciudades bajo tal riesgo. Tres columnas: la de personas potencialmente afectadas, la de días de trabajo perdidos y de dichos días con relación a la economía del país:

Curioso que el Japón no aparezca en el mapa y, sin embargo, tenga tres ciudades entre las que se encuentran ante mayor riesgo de catástrofe relacionada con el medio ambiente (inundaciones, terremotos etc.). Igual es que bastante tienen con Fukushima. O no.

miércoles, 26 de marzo de 2014

Principal problema que existe en el país

Si se quiere saber cuál es, habría que preguntar a los “expertos” que, muy especializados, dirán que es el que les queda más cerca de su disciplina e incluso eso en contradicción con otros colegas. Otra opción, todavía más problemática, es la de preguntar a la gente. Tal vez en ese caso no sabremos cuál es, pero sí sabremos qué estado de opinión existe.
Porque encuestas tenemos. Y si se pregunta cuál es el problema más importante, las respuestas más frecuentes (de más a menos) serán: El desempleo o, si se prefiere, el empleo, que iría en primer lugar. Después tendríamos la “economía en general”, sin bajar a mucho detalle, pero se entiende que hablan de la “crisis”. La sigue la insatisfacción con el gobierno y los políticos, la corrupción y el abuso de poder. Inmediatamente, cuestiones relacionadas con la sanidad y, a pequeña distancia, el problema del déficit del gobierno central.
Así va España ¿no? Pues no. Es una encuesta de Gallup del mes pasado entre la población estadounidense. Por suerte, tenemos el barómetro del CIS del mismo mes y que da, como principal problema que existe actualmente en España, el paro. Le sigue la corrupción y el fraude, los “problemas de índole económica”, “los/las políticos/as en general, los partidos y la política” y, sí, la sanidad. En ambos países está también la educación, en sexto puesto en España y en octavo en los Estados Unidos. Y la inmigración, aunque también en puestos diferentes, está entre los problemas reconocidos por los encuestados.
Tal vez sean esos los problemas, pero no puedo evitar levantar acta de las curiosas semejanzas entre ambas listas que pueden deberse, de entrada, a cómo se ha hecho la pregunta, pero también a que ambos países (y no solo ellos) reflejan problemas más generales que son los que producen esas similitudes. Y algo de eso tiene que ser si se considera que uno es el país hegemónico por ahora (aunque viniéndose a menos) y otro es uno de los GIPSI, los países de la Eurozona en vías de subdesarrollo, aunque hay más. No todos los países son iguales ya que algunos son más iguales que otros. Alemania sin ir más lejos, o la China. O Rusia.
Estas diferencias entre países justifican las encuestas que tienen como entrevistados a los ciudadanos del respectivo país. Pero con dos salvedades. Una, que las diferencias internas en cada país hacen que lo que se dice sobre el conjunto tenga que ser revisado. Por ejemplo, “los nacionalismos” en la encuesta del CIS obtienen un 1,2 % de las respuestas en España. Pero no hace falta mucha encuesta para saber que ese porcentaje es mucho mayor en Cataluña, aunque no “los nacionalismos” sino “nuestro nacionalismo”. La otra, como digo, que hay problemas que van más allá del país.
Una de las dificultades que hay en la actualidad es que los gobiernos, por definición, actúan y deciden sobre su circunscripción, así que es lógico que se preocupen, más o menos, de qué piensan sus ciudadanos, aunque solo sea retóricamente. Pero si el problema es supra-estatal (nota: por tanto también supra-nacional), tendría que ser abordado por entidades supra-gubernamentales. Las hay, cierto, pero no funcionan a este respecto (tampoco funcionan algunas gubernamentales, pero esa es otra historia). Así que los problemas que se originan por encima de los gobiernos, pueden ser parcheados por los mismos, pero no solucionados fácilmente. Las alegrías gubernamentales sobre lo bien que funcionan los parches ("la recuperación es fuerte", dicen)  tendrían que ser objeto de otro tipo de encuesta.
El primer problema supra-gubernamental es la “crisis”. Es la economía mundial la que está con problemas que “gotean” hacia los Estados generando problemas adicionales si no se parchean. En ese sentido, un nuevo crash  no es descartable. Pero también es mundial el problema energético (que se lo digan a los ucranianos y a cómo les han “goteado” los oleoductos del gas ruso). El tercer problema mundial, que afecta más a los países periféricos, es el alimentario, objeto también de su propia burbuja (como los anteriores, ya que el sistema en el que estamos por lo menos los últimos 500 años funciona mediante burbujas). Hay un cuarto problema todavía más mundial si cabe: el mediambiental, del que hablaré el próximo miércoles.
Las encuestas reflejan una pequeña parte de los problemas mundiales que cito. Algunos, ni se nombran a pesar de que, por otras encuestas, sabemos que en USA el 65 % cree que el cambio climático está acaeciendo. Pero no es su problema.
(Publicado hoy en el diario Información - Alicante - . Los datos, aquí)

Engañar(se) en España

No son privativas de España. Se dan también en muchos otros sitios. Pero mis ejemplos los tomo de dicho país. En estos días estoy constatando dos formas claras (y relacionadas entre sí).
I. La primera consiste en el dicho de "arrimar el ascua a su sardina". Ante las Marchas de la Dignidad que confluyeron en Madrid el sábado 22 y el domingo 23 hay versiones como las siguientes. 
1.Versión de algunos participantes en la manifestación de Madrid: toda la culpa de la violencia la tuvieron los policías, atacando a los manifestantes pacíficos que todavía estaban escuchando a Beethoven en la plaza de Colón.
2. Versión paralela y confluente: toda la culpa de la violencia la tuvieron los infiltrados de la policía que tenían la consigna de provocarla. Como ha habido casos anteriores de tal infiltración, también los ha habido ahora (con pulsera identificadora del "no me pegues, que soy compañero").
3. Versión de algunos (sindicatos de) policías: toda la culpa de la violencia la tuvieron los mandos policiales que, incompetentes como en el caso de Melilla, no supieron organizar la defensa del orden público y dejaron "indefensos" a un grupo de policías. Acción-reacción y espiral de la violencia.
4. Versión dominante en (algunos) medios: toda la culpa de la violencia la tuvieron los radicales (en particular, unos gallegos, partidarios de ETA) que, muy bien organizados y entrenados, fueron precisamente a por la policía y a montar todo el lío que se pudiese.
Moraleja: la violencia no deja ver lo admirable de las Marchas y las razones de las mismas y de la manifestación que siguió. El gobierno, muy inteligentemente, se aprovecha de estas versiones parciales para trasmitir su defensa del orden público y su rechazo de la violencia "venga de donde venga". ¿Se discuten los motivos de las Marchas? No. Se rechaza,  lo más retóricamente posible, toda violencia. Y nada más.
II. La otra forma de engañar(se) es a propósito de la muerte del ex-presidente Adolfo Suárez, anunciada con 48 horas de anticipación, y seguida de un "entusiasmo indescriptible" con alabanzas y homenajes de un personaje que fue "crucificado", traicionado, vilipendiado y aislado por propios y extraños y que ahora se presenta como bueno, sin mezcla de mal alguno. Engañar(se) por exceso de entusiasmo.
No vendrá mal recordar los artículos de Karl Marx en torno a la Constitución de Cádiz, la de 1812, publicados en el New York Daily Tribune y traducidos aquí. Con su peculiar versión del racismo teutón hacia los pueblos mediterráneos (emotivos, poco trabajadores, derrochones), Marx comenta sobre la propensión de los españoles a entusiasmarse por lo que después rechazarán y, viceversa, expresar rechazo hacia lo que después será objeto de entusiasmo. En ambos casos, exceso de entusiasmo que no ayuda mucho (como en el caso de los intereses sobre el "ascua" y la "sardina" en el ejemplo anterior) a entender lo que realmente sucede.
Puedo asegurar y aseguro que algunos de los que han rendido sus respetos al féretro de Suárez como el "mejor presidente que hemos tenido" (lo decía la panadera de mi pueblo con lágrimas en los ojos), también lo hicieron, cuando jovencitos, ante el féretro de Francisco Franco. Pero esa es otra historia.
La historia, aquí, es la de una divinización acrítica de un personaje humano. Divinización (como canonización) significa que se borran todos los posibles defectos del humano (que, por definición, los tiene) y se ensalza su figura por encima del resto de los mortales, que no conseguirán tan excelso tratamiento.
E inmediatamente viene la utilización fría y racional del entusiasmo ajeno. En primer lugar, por parte de la familia, pero eso sería especulación por mi parte (que la hago, pero que no trasmito, basada en argumentos "que se quiebran de sotiles"). Pero, sobre todo, por parte de la clase política en general y del gobierno en particular que encuentran en este entusiasmo teatralizado al máximo un mecanismo para recuperar la confianza perdida en políticos y gobernantes y, en el caso del partido en el gobierno, de recuperar algún voto perdido. Tendremos aeropuertos, calles, avenidas, títulos de hijo predilecto que llevarán el nombre del ex-presidente fallecido, olvidando sus rasgos "humanos, demasiado humanos" y adjudicándose sus méritos (que, claro está, también los tuvo).
Dos ejemplo, pues, de engañarse y ser engañados en España. Hay más, sin duda. Y no solo en España, claro. Todo sea por la causa. Lo que falta saber es qué causa y de quién.
(Añadido el 28: interesante artículo sobre el 22M, con breve referencia a la Transición y a Suárez, y alguna respuesta a esta última pregunta)

Estos jóvenes...

Los que ahora tienen entre 18 y 32 años son, en lo religioso, menos creyentes que el conjunto de la sociedad, más críticos con el gobierno, menos dispuestos a casarse "legalmente" y más interesados por los "amigos" en facebook y dispuestos a hacerse un "selfie" a la primera de cambio. No ven grandes diferencias entre los dos grandes partidos, no son muy pesimistas sobre su futuro pero sí muy negativos sobre su presente.
¿España? No, los Estados Unidos.

martes, 25 de marzo de 2014

El que rompe, paga

Se refiere, aquí, a Libia, donde para derrocar a un cambiante líder se destrozó un país. Que el líder era cambiante lo digo porque fue enemigo, amigo y enemigo acérrimo a lo largo del tiempo. Si con Reagan era malo-malísimo, después resultó bueno-buenísimo, con abrazo al rey de España incluido, visita del ministro socialista de asuntos exteriores del dicho país y, antes, regalando un caballo al presidente Aznar, su amigo. No digamos nada de la visita a Berlusconi y de la financiación a Sarkozy. Pero resultó que era malo y que había que quitarlo por bien de la democracia. Tal vez porque, gracias a aquellas relaciones tan estrechas, los líderes mundiales de Occidente (lo de "mundiales de Occidente" tiene su aquél) descubrieron que era un dictador malo-malísimo y que Reagan tenía razón al enviar la flota a patrullar las costas de Libia, incluyendo la del pueblo que se llama como el pueblo español en el que nací, Albaida, "la blanca" en árabe. Probablemente (nueva ironía) descubrieron que había otros intereses de por medio y que el tal Gadafi no respondía convenientemente a ellos. Cosas que tenían que ver con dólares, bancos, petróleo y fronteras, por citar unos pocos. Y allá que fueron los líderes mundiales de Occidente a arreglar tal desaguisado y a "democracy building" que es lo propio. Y fue el desastre. 
Con aquello de que el enemigo de mi enemigo es mi amigo, los líderes mundiales etc. se aliaron con movimientos y organizaciones muy heterogéneas (yihadistas, secesionistas, controladores de petróleo, invasores, mercenarios, bandidos) y, una vez derrocado el líder, llamaron paz al destrozo que habían producido. Una vez más, ubi solitudinem faciunt, pacem appellant. 
Y van a ser tan irresponsables como en otras ocasiones. Fueron irresponsables metiéndose en tal berenjenal sin conocer bien el asunto y son irresponsables porque no van a pagar por los platos rotos. Nadie les va a castigar expulsándolos del G-8 para que sea G-7 cuando ya funciona el G-20.

lunes, 24 de marzo de 2014

Muerte en Irak

Los cálculos más ajustados iban por los 200.000 muertos causados por la invasión hasta hoy. Otros cálculos hablan de casi 500.000 entre muertes directas e indirectas. 
Es difícil saber cuántos muertos exactamente ha causado la hybris, la desmesura y arrogancia, de los "cuatro de las Azores", es decir, del gobierno neocon de los Estados Unidos y sus "valets de chambre". 
Decían que iban a defenderse de un posible ataque iraquí (ataque anticipatorio y no el ataque preventivo que sí entraría en la Carta de Naciones Unidas), iban a "democracy building" y demás mentiras y lo que han conseguido es mayor inestabilidad, fomento del yihadismo, gobierno hiper-corrupto, descomposición y muertes, muchas muertes aunque sea tan difícil su recuento. 
Pero las madres, padres, esposos, esposas, hijas e hijos que han llorado a un solo muerto, uno solo, merecerían una petición de perdón por parte de los apuntados y no imputados por tal crimen. El que sean unos centenares de miles u otros centenares, no es lo importante, por más que claman al cielo. Un solo asesinato basta.

domingo, 23 de marzo de 2014

El papa Francisco y el mercado

El papa Francisco mereció la portada de la revista Time como “persona del año 2013”. Es obvio que el Papa no deja indiferentes a muchos. Están, ante todo, los que aplauden gestos que van desde su sencillez a su decisión de afrontar problemas espinosos como la pederastia de algunos sacerdotes. También están los que, desde dentro de su Iglesia, marcan distancias ante opiniones vertidas por el Pontífice sobre sexo, género y sexualidades. Ha sido el caso del cardenal Burke que, además, había sido defenestrado de la Congregación para los Obispos, y del cardenal Cipriani, arzobispo de Lima. Y podrían estar los que perderían con el intento de Francisco de poner orden en el “Banco del Vaticano”, el Instituto para las Obras de Religión, que habría sido objeto de acusaciones de lavado de dinero que se podría haber producido en connivencia con diversas mafias italianas, cosa que el Pontífice estaría dispuesto a detener aun a costa de su seguridad personal.
La reciente exhortación apostólica Evangelii Gaudium es un caso más, aunque con características propias. Por un lado, ha habido reacciones muy elogiosas por parte de católicos, sobre todo latinoamericanos, en particular si se encuentran cercanos de la llamada “·teología de la liberación”. El ejemplo más notorio ha sido Leonardo Boff. Algunas frases de la exhortación dan pie a ello. Para empezar, el Papa cuestiona la economía sin rostro humano, el consumismo y las extremas desigualdades existentes. A este último respecto, afirma que “mientras las ganancias de unos pocos crecen exponencialmente, las de la mayoría se quedan cada vez más lejos del bienestar”. La raíz de este desequilibrio es doble. Por un lado, proviene de “ideologías que defienden la autonomía absoluta de los mercados y la especulación financiera” y, por otro, de ideologías que niegan “el derecho de control de los Estados, encargados de velar por el bien común”. Los efectos de tales ideologías llegan hasta el medio ambiente que queda indefenso “ante los intereses del mercado divinizado, convertidos en regla absoluta”. Muchos católicos “progresistas” lo venían diciendo desde mucho antes.
Otros católicos, en cambio, han tenido reacciones negativas. Un ejemplo: El pasado 8 de diciembre, en la última página del suplemento "empresas" del ABC, venía un furibundo, aunque comedido, ataque contra esas ideas sobre el mercado y el capitalismo ("Se equivoca el papa Francisco", creo recordar que era el título que leí en la edición en papel, aunque no he podido encontrarlo en la edición digital). El autor del comentario no podía aceptar que el papa hablase de la "divinización del mercado" cuando lo que hacía el pontífice era una "demonización del mercado". Por las mismas fechas, algo parecido se había dicho por parte de Xavier Serbia, periodista puertorriqueño, analista del programa “CNN dinero” de la versión en español de la cadena norteamericana.
Claro que no llegaban a los extremos del comentarista Russ Limbaugh titulando (27 de noviembre) “Es triste ver hasta qué punto está equivocado el papa Francisco (a no ser que haya sido mal-traducido por izquierdistas)”. Los puntos de vista del Papa eran calificados de “dramática, embarazosa e intrigantemente equivocados” y avanzaba el calificativo de “marxista” para el Pontífice, cosa que no es la primera vez que sucede y a la que Bergoglio ya ha dado cumplida respuesta en varias ocasiones. Eso sí, diciendo, en las revistas de los jesuitas, “nunca he sido de derechas”.
Pero lo más curioso ha sido la reacción de algunos multimillonarios católicos estadounidenses como Kenneth Langone que insinuó (30 de diciembre) que podría dejar de hacer aportaciones económicas a la Iglesia Católica si el Papa seguía llevando a cabo tales ataques al “capitalismo”.
Tal vez Francisco se queda corto si se tienen en cuenta las multas de la Unión Europea a Deutsche Bank, Royal Bank of Scotland, Société Général, JPMorgan, Citigroup y RP Martin que muestran lo lejana del mercado que se encuentra la actividad financiera de los grandes bancos o los desmanes cometidos por alguno de ellos (JPMorgan, por ejemplo) en el contexto del “esquema Ponzi” que llevó a Madoff a la cárcel. En el sector, la “divinización del mercado” es pura retórica para esos bancos mientras sus prácticas es posible que sean peores que las que la Evangelii Gaudium critica.
(Publicado en el Boletín Cultural de la asociación de jubilados de la CAM, JubiCAM)

sábado, 22 de marzo de 2014

Excepcionalismo y doble moral

Se me acumulan los textos sobre el "excepcionalismo" estadounidense (la creencia de que están por encima del derecho internacional, un pueblo suficientemente cercano a Dios como para no permitir que algo se interponga entre ambos, y, mucho menos, la ley -ver Fundamentalismo USA) y su doble moral. En casi todos los casos, solo con los titulares me basta:
1. El golpe de Estado en Ucrania fue legal, pero el referéndum de Crimea, no (aquí). Lo primero no tiene nada que ver con la Constitución, así que es válido deshacerse de un gobierno y poner a otro sin mediar elecciones. Lo segundo sí, ya que la Constitución prohíbe todo secesionismo por referéndum. Es pura hipocresía. Como en España: se puede modificar la Constitución de tapadillo (saltándose las reglas constitucionales para hacerlo) y se puede anunciar que se volverá a hacer "cuando lo diga Bruselas". Pero el referéndum de Cataluña es ilegal.
2. De Obama a Putin: haz lo que yo digo, no lo que yo hago (aquí). Las intervenciones de los Estados Unidos en Afganistán, Irak, Pakistán, Siria, Libia... no son un ejemplo a seguir por Putin, pero sí la defensa de la Constitución y el orden establecido que se predica desde todas las instancias estadounidenses. España no ha participado nunca en esas operaciones de dudosa legalidad y de clara ilegitimidad, parecen decir los gubernamentales españoles (políticos y sus voceros e inspiradores). Eso sí, han sido contrarios a la independencia de Kosovo.
3. La retórica vuelve por sus fueros (aquí). Claro que las proclamas estadounidenses sobre el "excepcionalismo" se podrían volver contra ellos (en la medida en que van perdiendo poder o, si se prefiere, dejan de ser hegemónicos), pero lo mismo se puede decir de Putin. Las hemerotecas no perdonan. Y las sospechas de que la retórica oculta la realidad, crecen. En España no te digo.
Así que de lo que puede pasar en el mundo real, mejor no hablamos.
(Añadido el 23: Aquí se asombran, desde los Estados Unidos, de que dicho país no haya sido objeto de sanciones por sus violaciones al derecho internacional. Se asombran como recurso retórico. Porque, eso sí, dice Obama: "Rusia tiene que pagar por su acción en Crimea". Los Estados Unidos no tienen que pagar nada y los que montaron el pollo tampoco)

Contra las vacunas

Hay varias motivos para estar contra las vacunas. Los hay religiosos. Por ejemplo, el problema que han tenido los que pretendían vacunar contra la polio en Paquistán. Los hay ideológicos, propios de los que rechazan como "alternativos" todos esos inventos. Los hay prácticos (y conozco más de un caso), que son los de los que son conscientes de sus efectos secundarios. Los hay de pura ignorancia, que no voy a comentar. Y los hay que son de "agradecer" a los recortes en sanidad propios de países en vías de subdesarrollo como España.
Algunos de los "prácticos" han terminado evaluando qué arriesgaban vacunándose (o haciendo vacunar a sus hijos) y qué arriesgaban no vacunándose, que me parece es un modo más sensato de plantear la cuestión, extensible a otros medicamentos ya que todos, supongo, tienen efectos secundarios. Se trataría de comparar los tales efectos secundarios con lo que se produciría de no tomar los medicamentos.
El caso de la vacuna contra el sarampión es un caso interesante: el haberla rechazado en plan "New Age" ha producido en los Estados Unidos una crisis sanitaria importante.

viernes, 21 de marzo de 2014

MH370

Me llaman la atención algunos comentarios sobre el avión malaysio perdido, más allá de su uso interno y del carácter detectivesco del asunto que le hace tener gran cobertura mediática:
1. Hace ver hasta qué punto la tecnología, de la que todo el mundo se siente orgulloso, tiene evidentes limitaciones y, en más de un caso, incrementa la inseguridad (aquí). No es de descartar que tal avance imparable de la tecnología permita la dirección remota del aparato.
2. Hace ver que, a pesar de la extrema vigilancia orwelliana a la que las superpotencias y las potencias someten a la población en general, es imposible que lo controlen todo (aquí). Si van a por mí, me encuentran. Pero no pueden ir a por todo el mundo a la vez. No hay ordenador que pueda con ello (ver punto 1).
3. Dadas las peculiaridades de esta desaparición (subida a mucha altitud tal vez para neutralizar a los pasajeros, pero no a sus teléfonos móviles; presencia de cinco personas en la cabina, no de uno solo; vuelo a baja altura para tal vez para evitar ser localizados; trayectoria y desplazamiento exactamente opuesto al esperado) y dado que nadie (a estas horas) ha reivindicado ningún tipo de secuestro, no es exagerado pensar que nos encontramos ante una versión extrema de los "desaparecidos" latinoamericanos (de nuevo aquí)
Con razón andan preocupados algunos amigos muy queridos que van a cambiar su residencia (aunque sea temporal) a Kuala Lumpur. ¿Hay nuevos grupos promoviendo la violencia por la violencia? ¿Como medio de que la gente "tome conciencia", como en algunos atentados del siglo XIX?
(Añadido el 25: Esta es, en mi opinión, la reflexión más curiosa. Se ha hecho a propósito de un texto de la hija del predicador estadounidense Billy Graham y dice que esta desaparición es el primer paso hacia la "Rapture", la asunción de los creyentes al cielo, inicio del fin de los tiempos. Si entiendo bien, lo que dice la evangelista es que es un anticipo, no que forme parte. Su cita es de 1 Tesalonicenses 4:16-17. En la traducción de Reina-Valera (RVR1960) sería: 
16 Porque el Señor mismo con voz de mando, con voz de arcángel, y con trompeta de Dios, descenderá del cielo; y los muertos en Cristo resucitarán primero.
17 Luego nosotros los que vivimos, los que hayamos quedado, seremos arrebatados juntamente con ellos en las nubes para recibir al Señor en el aire, y así estaremos siempre con el Señor.
Tanto da)

jueves, 20 de marzo de 2014

Mentiras culturalistas

Un artículo de Žižek traducido al castellano plantea una cuestión que me parece de fondo en los tiempos que corren: las mentiras étnicas manipuladas por líderes. Hay muchos ejemplo, pero ahí se parte del caso yugoslavo actual. 
Si yo fuera docente, plantearía a mis estudiantes un ejercicio de gimnasia mental: sustituyan "mentiras étnicas" por "mentiras nacionalistas" y vean si el artículo se mantiene en su arquitectura.
En los tiempos que corren, el análisis y evaluación de cuestiones de fondo es sustituido por exaltaciones emocionales sobre cuestiones de forma. 
Hay, en el artículo, una referencia a los valores de la Ilustración cuya presencia parece haber menguado en aras de romanticismos que hay motivos para concebir como peligrosos para la vida de muchas personas. Y no solo del no-nacido como parecen pensar algunos próceres religiosos.
Evitable: el uso y el abuso de la palabra "fascista" para cualquiera de se diferencie del (y más si se opone al) gobierno del momento. También es un síntoma.

Dónde radican los mayores bancos

Este es el mapa que proporciona SNL (ver allí también la lista completa, de más a menos empezando por China, Reino Unido, Francia, el Japón y encontrando a los Estados Unidos en el puesto 6 con su JPMorgan:


Tener grandes bancos puede no significar mucho, pero me llama la atención la diferencia dentro de los BRICS: la China destaca (primer país con bancos en esta lista), Brasil la sigue, después Rusia y, finalmente, la India con un solo banco y Sudáfrica no está.
Si sumas los de la Eurozona, se trataría del primer grupo si estuviesen medianamente unidos, que no lo están.
Los Estados Unidos están a la altura del Japón, aunque supongo que este último ha perdido miembros en esta lista después de la explosión de su burbuja inmobiliaria de los 90' de la que todavía no se ha recuperado.
No tengo claro que, en esta evolución del capitalismo, eso de que "manda, a escala mundial, el capital financiero"  se pueda ver con estos datos. Pero sí da una visión, aunque borrosa, de qué está sucediendo.
Pero mucho más interesante es saber que el FDIC (la Corporación Federal de Seguro de Depósitos) ha demandado a un grupo importante e internacional de esos bancos por el escándalo del LIBOR. ¿Ya no mandan tanto los bancos que se saltan a la torera las sacrosantas reglas del mercado? ¿Comienzan los gobiernos a defender el mercado frente a las fechorías de los bancos? No me lo creo, pero igual me equivoco.

miércoles, 19 de marzo de 2014

Crimea-Cataluña

Para entender algo mejor el papel de Rusia en la crisis de Ucrania-Crimea se puede imaginar lo siguiente. Supongamos que los Estados Unidos tuviesen una serie de bases militares en Cataluña a través de las cuales gestionasen las andanzas de su VI Flota en el Mediterráneo y los vuelos militares transoceánicos hacia el Medio Oriente. Como es sabido, Cataluña tiene una población culturalmente dividida aunque la mayoría habla catalán y tiene antepasados y apellidos catalanes. Pero no todos, amén del Valle de Arán. En muchos de ellos, ha cundido a lo largo del tiempo una tendencia política clara, contraria el gobierno de Madrid que tiene viejas raíces (“España contra Cataluña”, real, maquillado o inventado, no importa: basta con que se lo crean), pero que ahora se manifiesta en la economía: cuánto les roba España, es decir, el gobierno de Madrid. Este rechazo al gobierno central no se da en toda la población, pero sí en partes muy importantes de la misma. Ahora supongamos que el gobierno de Madrid, enfrentado a un movimiento popular de “indignados”, es sustituido por otro, claramente anti-estadounidense en una especie de golpe-blando, aunque con muertos. Digamos que pro-ruso (antes era más fácil: se le podía llamar comunista). En esa suposición, añadamos la sospecha de que ese movimiento ha sido financiado por el “oro de Moscú” y que el gobierno de los Estados Unidos comienza a temer por el futuro de sus importantes bases imperiales. Pues bien, si el movimiento que consiguió cambiar al ocupante de la Moncloa pudo estar financiado por la heredera de la KGB, de la que Putin tiene alguna idea, no le costaría nada a Obama, mediante actividades encubiertas de la CIA, llevar al independentismo catalán a dar un paso hacia la independencia respecto a Madrid. Un referéndum es, sin duda, la forma más democrática de lograrlo, aunque las leyes españolas no lo legitimen (tampoco las ucranianas). Se vota, se gana y se salvan las bases. Quedará, eso sí, el problema de las minorías que no hablan catalán y que encima no son catalanas, pero todo se puede arreglar, pacífica o violentamente.
La traducción no es demasiado complicada: rusos, rusófonos, rusófilos, ucranianos y tártaros, muchos de ellos asustados por la deriva totalitaria del gobierno provisional de Kiev y que piensan que con Rusia estarán mejor (como les promete Moscú), mientras otros se abstienen. Presencia estadounidense en el golpe-blando y de los rusos en los independentistas de Crimea. Al final o de momento, rusos asegurando sus bases y estadounidenses molestos por no tener suficientemente debilitada a la antigua enemiga, hoy competidora (BRICS, Organización de Cooperación de Shanghai). Con la habitual doble moral en relaciones internacionales, lo que vale para un contexto (Kosovo, Malvinas/Falklands, Gibraltar), no vale para otro y se cualifica, según quién mande, de legítimo o ilegítimo con recursos a la Historia (con mayúscula) sea real, manipulada o inventada, que eso no importa.
Claro que lo de Ucrania-Crimea no es el caso de España-Cataluña. De entrada, los aspectos económicos son muy otros. Aquí no hay gasoductos, ni Rusia puede agitar la amenaza de vender sus reservas de divisas en dólares, ni el dinero que hayan exportado los oligarcas rusos está en peligro de congelación en bancos “occidentales”. Pero hay otras cosas.
Para empezar, es inútil recordarlo, pero no se recuerda: el PIB español disminuiría con la independencia catalana. También disminuiría la aportación catalana al fondo de solidaridad mediante el cual el que más tiene ayuda a los que menos tienen para que estos puedan comprarle sus productos. Por el otro lado, el asunto no está tan claro ya que depende de cómo se llevara a cabo referéndum y/o la independencia. Podría ser, efectivamente, catastrófico para Cataluña (eso piensan empresarios catalanes) pero positivo para Cataluña al salirse del euro y de la “austericida” Unión Europea (eso piensan algunos izquierdistas). Difícil saber qué sucedería con la deuda externa, la provisión del fondo de pensiones, el comercio exterior (boicot al cava incluido), los impuestos progresivos (incluyendo el de sucesiones) y los regresivos (el IVA) y el servicio exterior del nuevo país. Porque no se trataría de reincorporarse a Rusia sino de ser independiente, cosa que no es el caso con Crimea.
De momento, la “lucha” se lleva a cabo pensando excesivamente en apoyos electorales inmediatos. Se presenta como una pelea a banderazos, pero es algo menos visceral que eso: se lanzan datos. La visceralidad se deja para creyentes, españolistas o catalanistas y sus subespecies. Aquí, como allí, las élites hacen cálculos mucho más racionales... y discutibles.
(Publicado hoy en el diario Información -Alicante-)
(Aquí más datos sobre Crimea olvidados por la prensa estadounidenses mainstream más inclinada a recoger la propaganda oficial que también se trasmite a otros países como España. Y aquí referencias al manual de golpes de estado "blandos" aunque el autor los plantea como dirigidos únicamente contra gobiernos de "progresistas". No es un buen enfoque. "Progresista" o no, no importa; lo que importa es si es de los "nuestros" o no)

martes, 18 de marzo de 2014

BBVA y la corrupción

Aquí vienen las andanzas del Banco 'contra' la corrupción.

Ciencia privada: las barbas del vecino

Se trata de un artículo del New York Times que describe el proceso de privatización de la ciencia en los Estados Unidos, cada vez más en manos de los "sponsors" que ha respondido al "fundraising". La lógica ya no es la de lo que fue el modelo japonés (kanri shakai, sociedad gestionada) en la que la ciencia era gubernamental y después pasaba a las empresas. En el modelo que está emergiendo en los Estados Unidos la ciencia es básicamente empresarial, aunque Obama siga predicando que tiene que ser "estadounidense" la que lidere el mundo. Y la respetable lógica empresarial es conocida: la lógica del beneficio y, por tanto, de la patente. Dicho en buenos términos:
Las empresas no son necesariamente malvadas, aunque algunas lo son de manera diabólica. No pueden evitarlo. Hacen lo que se supone que tienen que hacer para conseguir el beneficio de sus accionistas.
En teoría, los gobiernos buscarían el beneficio de todos, el llamado "bien común". Esa es la teoría para unos y otros. De todas formas, bueno es ver qué está sucediendo en el "modelo" en el que tantos se miran. 

lunes, 17 de marzo de 2014

Desigualdad y crisis

Anda el otrora menos "progre" Fondo Monetario Internacional ocupado con la cuestión de la desigualdad, tema que, hasta hace poco, era desdeñado por los liberales y confinado a las covachuelas de los "progres trasnochados" como yo. Sus razones ideológicas tendrá. Pero también tiene una razón de tipo empírico: parece que la desigualdad estuvo en el origen de la actual crisis y está entre los mayores obstáculos que impiden o dificultan salir de ella. Dos aspectos quisiera resaltar de un reciente informe del Fondo que puede consultarse aquí (en inglés, eso sí).
El primero viene de este gráfico que se comenta allí:


Como se ve, sitúa a los países de la OCDE (no todos, por cierto) en torno a la recta de mejor ajuste entre la movilidad económica (situación de los hijos respecto a la de los padres) y la desigualdad de renta medida por el coeficiente de Gini (0 es igualdad absoluta y 1 -o 100-  es desigualdad absoluta). 
En un extremo, los países relativamente más desigualdes y con menor movilidad económica. Destaco a los Estados Unidos y su "American dream" fallido, pero se le unen Gran Bretaña, Francia, Italia, Suiza y España. No sé cómo va Suiza en esta crisis, pero los otros están particularmente golpeados. 
En el otro extremo, los nórdicos, menos golpeados por la crisis.
El otro asunto que quisiera resaltar es el papel que se le asigna a la redistribución (lucha contra la desigualdad) en la recuperación económica. No hacen falta muchos modelos econométricos para saber que el crecimiento del pastel puede ser importante, pero mucho más importantes son las reglas mediante las cuales se reparte ya que podría haber un "decrecimiento" con mejores repartos y un crecimiento mucho más desigualitario con lo que la crisis persistiría (esto último no lo dice el FMI: sería pedirle mucho). El Fondo indica el caso de aumento de desigualdad con reducción de la pobreza en muchos países "en vías de desarrollo":
Despite rising inequality, on average, poverty rates have been declining in most developing economies
Pero lo primero que dice en el "resumen ejecutivo" del informe que he citado es claro:
Fiscal policy is the primary tool for governments to affect income distribution
Y ahí tampoco hace falta ser un "experto" como los que, en España, han redactado un informe consultivo para el gobierno sobre una posible reforma fiscal. La distribución de la renta (igualdad o desigualdad) viene afectada sobre todo por la política fiscal en la cual, es igualmente obvio, que los impuestos progresivos (IRPF por ejemplo, aunque su progresividad se puede reducir, por ejemplo reduciendo los tramos y los porcentajes -los tipos- de los más altos) tienen un mayor papel en la igualdad que los regresivos (el IVA por ejemplo). Obvio también, y el informe lo recoge, que hace falta incidir en los servicios sociales (educación, sanidad y esas cosas que en España se recortan). Claro que el Fondo añade que hay que meterle mano al "mercado laboral". Nadie es perfecto.
Ahí se ve cómo los gobiernos andan atrapados: necesitan recaudar más para responder a sus necesidades inmediatas que, de momento, van trampeando hipotecando el futuro de las próximas generaciones (la deuda), pero, por otro lado, necesitarían reducir la desigualdad si quieren salir del empantanamiento. Y no saben hacer las dos cosas al mismo tiempo, así que tiran por lo inmediato: recaudación desigualitaria.
Pero, volviendo al informe del Fondo, a lo largo de él se constata que la desigualdad está aumentando tanto en países "avanzados" como en los "en vías de desarrollo". Es lo primero que dicen en la introducción:
Income inequality has increased in both advanced and developing economies in recent decades.
Mi traducción es que si la crisis es, relativamente, mundial y la desigualdad es un obstáculo para la salida de la misma, esta desigualdad que aumenta gracias, en particular, a políticas fiscales como las que proponen los "expertos" o "sabios" españoles, va a impedir que se supere la tal crisis. Otro "crash", como han dicho personas más respetables que yo, no es impensable, y menos si se entabla una guerra económica entre Rusia y los Estados Unidos (reservas rusas de divisas en dólares, gas, exportación de divisas por parte de oligarcas y otras menudencias). Y si los argumentos del Fondo son correctos, sus efectos serán mayores en los países con mayor desigualdad y menor movilidad social: los indicados en el gráfico y, sí, los otros muchos con índice de Gini todavía mayores.
Y mi sorpresa es dar un vistazo al trabajo del Fondo sobre España y los esfuerzos, desde mitad de 2012, para ayudar a la recuperación promoviendo la estabilidad financiera maltrecha por la burbuja inmobiliaria en círculo vicioso con los problemas de la Eurozona. Esto último es de lo poco que trata este estudio acerca de los elementos no-locales del problema. ¿Dónde está la desigualdad? No se ve directamente, aunque algún "progre trasnochado" como yo pueda pensar que la desigualdad está entre qué se permite a los bancos y a sus directivos y qué no se permite a la gente del común.
Ralph Nader se preguntaba aquí qué deuda había contraído una destructiva Wall Street con los jóvenes estadounidenses. Prafraseándole se podría preguntar qué deben los bancos españoles a los jóvenes españoles.

domingo, 16 de marzo de 2014

Crimea: la mota y la viga

Un equilibrado y equilibrante comentario de Jan Oberg sobre la situación en Ucrania con Crimea y Rusia, los Estados Unidos y la Unión Europea al fondo. Puede ser útil para compensar las versiones de la CNN o Bloomberg. Las superpotencias (y sus medios) ven con facilidad la mota en el ojo ajeno y no ven la viga en el propio. Y las vigas no son pequeñas, como repasa Oberg.
Dos puntos: uno, que es preferible primero hacer las paces y después asegurarla que no viceversa. Oberg presenta algunos hombres de Estado que lo han tenido claro.
Y, otro, que un referéndum es un medio típicamente democrático que algunos países han usado para resolver problemas de fondo y otros lo tienen como algo habitual y propio de democracia directa. El dificultarlo o imposibilitarlo por criterios nomocráticos, es decir, que una ley (por ejemplo, la Constitución) lo prohíbe, es, cuanto menos, un truco político dudoso. La ley en cuestión puede cambiarse y así poder ejercer la democracia.  En ese caso, poca diferencia con Cataluña. En el resto, numerosísimas.

Problemas "nacionales" USA y España

Gallup en los Estados Unidos y el CIS en las Españas preguntan lo mismo: cuál es el mayor problema que tiene el país. Entretenido comparar las respectivas respuestas:
Most Important Problem Facing the U.S., March 2014
Desempleo, la economía, los políticos, la sanidad, la educación y demás.
Ahora el CIS (Barómetro de febrero, 2014):
Como se ve, difieren en las respuestas minoritarias, pero no en las mayoritarias. Curioso ¿no? ¿O la semejanza estará en las preguntas? Me interesa sobre todo la cuestión "mediambiental", que no está entre las doce primeras en los USA. En las Españas, los problemas mediambientales reciben un 0,1 por ciento. Sin embargo, y en otra encuesta, Gallup se muestra que un 65 por ciento de los estadounidenses creen que el cambio climático ya se está produciendo y un 36 por ciento que supone una seria amenaza a la vida. 

sábado, 15 de marzo de 2014

Tratados de derechos humanos

Hace algunos años escuché a un candidato a gobernador de un estado mexicano una frase que se me quedó grabada: "Los derechos humanos son para los humanos; no para las ratas". Por suerte no ganó. O sí, no recuerdo.
Lo que sí recuerdo es que los Estados Unidos han informado a Naciones Unidas que los tratados que prohíben la tortura y las muertes arbitrarias, en general los tratados internacionales sobre los derechos humanos, no se aplican a las operaciones militares del gobierno de dicho país.
Todos los animales son iguales, pero algunos son más iguales que otros. Orwell, en Rebelión en la granja, Animal farm, lo pone en boca de los cerditos que han ganado la revolución contra el granjero y han acabado ocupando su poder pareciéndose a él, para lo cual han re-escrito los principios que guiaron su revolución.

viernes, 14 de marzo de 2014

Renta y moralidad

El Pew Research Center ha publicado los resultados de un estudio en el que se preguntaba si la creencia en Dios era necesaria  para la moralidad. Este gráfico me resulta sugestivo:
Wealth and Attitudes Toward Morality
El mismo PRC se encarga de subrayar el carácter anómalo de los Estados Unidos y de la China. También salta a la vista que hay más países con renta per cápita baja (los situados a la izquierda) que países con rpc alta (los situados a la derecha). También hay más países que creen que la creencia en Dios es necesaria para la moralidad (los situados arriba) que países que no lo tienen tan claro o, mejor, en los que los que dicen tal cosa son minoritarios (los situados abajo). 
Claro que si entramos en distinciones entre moral y ética, la cosa se complica por un lado (discutir sobre definiciones es tedioso) pero se simplifica por otro si por moralidad se entiende el código de conducta derivado de una religión mientras que la ética no se deriva de ninguna religión necesariamente, aunque no creo que esa haya sido la perspectiva ni de encuestadores ni de encuestados.
Lo que sí parece es que sería exagerado afirmar que la "religión es el opio del pueblo", aunque tal vez, si alguien quiere salvar su ortodoxia, siempre se podrá decir que es así en el interior del conjunto de países pobres y que podría serlo en porcentajes del interior de los países enriquecidos. 
¿La China? Sus religiones dominantes (confucianismo, taoísmo, budismo) son religiones con moralidad pero sin dioses. 
Los cristianos ricos (Alemania, Francia, España, Italia) están en un proceso de secularización o, si se prefiere, de descreimiento que tienen que echar mano de otros principios que no sean los dioses.
¿Los Estados Unidos? In God/Gold We Trust.

jueves, 13 de marzo de 2014

Ucrania: enfrentamiento y negociación

El lenguaje del Financial Times me resulta familiar
Moscow deploys fighter jets to Belarus after Washington moves F-16 aircraft from Italy to Poland to demonstrate ‘collective defence’ remains in force
Una "escalada" que no va a menos sino que se "consolida" y datos sobre el despliegue de unos y otros que el periódico, como los demás, cuantifica según fuentes "oficiales". El mundo mantiene la respiración ante lo que se ve venir aunque no sepa lo que ha pasado.
Quizás me equivoque una vez más, pero me recuerda crisis de los misiles en Cuba (crisis en el Caribe según los rusos, crisis de octubre -de 1962- según los cubanos) de la que escribí hace poco aquí a partir de documentos desclasificados y publicados por la NSA (no confundir: se trata del National Security Archive, no de la National Security Agency, buenos y malos según se mire). Aquella crisis, que, a lo que dicen, estuvo a punto de llevar a una confrontación militar directa, nuclear tal vez, se resolvió pacíficamente y cada cual retiró lo que tenía que retirar.
¿Donde está la diferencia mayor? Pues en que entonces las negociaciones entre las dos superpotencias fueron secretas y cada cual pudo cantar el "hemos ganado". Ahora, mañana, las negociaciones entre Kerry y Lavrov van a ser públicas. En Londres, que no es precisamente territorio neutral.
De paso, se ve que lo de USA-URSS no era por la ideología, como si fuese un "remake" de la Historia según Hegel como confrontación de ideas (y que permitió lo de "El Fin de la Historia" cuando se desmembró la URSS, según Fukuyama quien, por cierto, reconoció haberse equivocado). La confrontación era y es por el poder a escala mundial. Rusia ya no usa el "comunismo" sino lo que me atrevería a llamar "cooperación envolvente" sea con los BRICS o con la Organización de Cooperación de Shanghai, SCO en inglés. USA, en cambio, espera que el "fracking" le proporcione petróleo como a para sustituir a Arabia Saudita como primer exportador.
Por buscar antecedentes, el Financial Times también recuerda qué sucedió en Estonia, Letonia y Lituania en 1940, invadidos por la URSS, con elecciones que llevaron a gobiernos que decretaron la incorporación a la URSS:
Estonia, Latvia and Lithuania recall 1940, when they were invaded by the Soviet Union, rigged elections were held and new governments joined USSR
Para todo hay antecedentes.

miércoles, 12 de marzo de 2014

¿Por qué los pobres no se echan a las barricadas?

Convocarlos para que lo hagan es relativamente fácil (“A las barricadas, a las barricadas, por el triunfo de la Confederación”). También es fácil encontrar motivos para que respondan: la distancia que les separa de los no-pobres es cada vez mayor y las “redes de seguridad” que no hace mucho les ayudaban a no caer todavía más abajo han sido desmanteladas aquí y en muchas otras partes del mundo siguiendo la moda de la “austeridad” (porque moda es, aunque con apoyos “científicos”, tan científicos como los de sus contrarios). Necesidades básicas cada vez más insatisfechas mientras en el otro extremo de la pirámide social hay despilfarros, faustos y derroches ante los que no valen los “lo siento mucho; me he equivocado; no volverá a pasar”. Porque ha pasado. Y eso es lo que cuenta.
Quitando esta última indicación de índole local, el resto del párrafo que antecede forma parte de la argumentación de quien se hacía la pregunta de este articulillo. No. No era de quien, después de convocar “a las barricadas”, se encontraba con que nadie o casi nadie le seguía o les seguía (ese asombro de los manifestantes diciendo “tendría que haber venido mucha más gente”). La pregunta que he puesto en el título se la hacía el poco sospechoso de izquierdista The Economist en enero pasado y por las razones que he indicado. ¿Por qué, pues, los pobres no se echan a las barricadas habiendo como hay tan buenas razones? Se me ocurren las siguientes que, para desgracia de los revolucionarios que esperan poder tomar una Bastilla o un inexistente Palacio de Invierno, pueden combinarse entre sí reforzándose. Y me parece que hay muchas más.
1. No se enteran. Siguiendo el viejo himno, “negras tormentas agitan los aires, nubes oscuras nos impiden ver”. Es más que posible. No lo ven. Y si lo ven, no lo ven como problema y menos como remediable.
2. En el caso de que se enteren, no lo dan como intolerable. Pueden verla como algo natural, como la salida del sol por el Este. O, sencillamente, no tienen claro qué es lo que podría haberla producido: “Es lo que hay”, como cada día escucho con más frecuencia. ¿Por qué se van a movilizar por algo tan natural como “los pobres siempre estarán con vosotros”? Y ¿contra quién?
 3. Se distraen con revistas del corazón o, mejor, con programas televisivos de esa ralea, que esas sí que son “nubes negras”. Eso da una satisfacción por identificación y, en todo caso, las fantasías al respecto ayudan a llevar con facilidad las estrecheces inmediatas. La vieja estrategia del “panem et circenses”, pan y circo, ahora queda reducida a circo. Mucho circo.
 4. La verdad es que bastante tienen con sobrevivir, como Orwell, en su Mil novecientos ochenta y cuatro, ponía en boca de Emmanuel Goldstein (el fundador del ingsoc) a propósito de “los de abajo”. En realidad, las protestas, de haberlas, son de las clases medias,  asustadas ante la posibilidad de caer en la pobreza o dispuestas a usar (de nuevo como en la novela y en más de un caso contemporáneo) a “los de abajo” para facilitar el propio ascenso (ya lo hizo la burguesía francesa con los sansculotte en la Grand Révolution).
 5. Se les asusta. Es otra posibilidad: el que se mueve no sale en la foto y pueden pensar que, si lo hacen, todavía podrían estar peor de lo que están. Saberse vulnerable puede llevar a sacar esa consecuencia no muy alejada de lo que, muchas veces, se produce realmente: si se escapa una bofetada, seguro que acaba en la mejilla del más débil. Las subvenciones a los ricos (aquí y en otras partes), en este Estado de Bienestar para Ricos, tal vez no se conozcan. Pero sí se conocen los recortes de la austeridad dirigidos a los más débiles.
 6. Se les reprime. Lo saben. Para eso están las “fuerzas del orden”, para mantener el ídem, y el ídem es que los pobres sigan siendo pobres o, por lo menos, que no molesten ni, mucho menos, pongan en discusión ese orden. 
 7. Se les presentan enemigos odiables. De nuevo, como en 1984, es una medida eficiente desviar la posible agresividad que produce la frustración hacia objetos fáciles de identificar y nada peligrosos para el “orden”. Se trata de religiones, “razas”, “naciones”, sexualidades… sobre las que descargar la dicha agresividad. Los culpables son los musulmanes, los “moros” y “sudacas”, los catalanistas/españolistas (táchese lo que no proceda), los homosexuales... A por ellos, pues.
(Publicado hoy en el diario Información -Alicante-)

Ucrania: más detalles

Escrito por un judío estadounidense que se declara tal y que ahora vive en Francia, este texto vale la pena. Introduce el tema judío, importante en la historia ucraniana por lo menos desde el siglo XVII y, cierto, en la reciente, y hace ver los extraños compañeros de cama o de viaje que crea la geopolítica con lo que las versiones simplistas se desvanecen aunque para los "revolucionarios" de cualquier signo sean las preferidas. Algunos detalles me han resultado sugestivos: el papel de las ONG estadounidenses en el fomento de la revuelta contra Yanukovich, incluyendo la del judío George Soros, que llevaría al poder a un grupo de neo-nazis anti-judíos.
Obvio que me falta información para juzgar, pero me da la impresión de que el autor cae en el error de "post hoc, ergo propter hoc", la equivocación de pensar que si A sucede después de B es porque B ha causado A. En un caso concreto que me ha recordado el antecedente de la Radio de las Mil Colinas en la Ruanda de hace 20 años solo que en tono menor: una televisón cerrada por el gobierno de Yanukovich por ser demasiado "independiente", que sigue emitiendo por internet como Hromadske.TV y con apoyo financiero estadounidense (George Soros de nuevo) y que emite una llamada a la insurrección asociada con los levantamientos en la plaza Euromaidan.
La historia cuenta. Pero el mapa a escala 1:1 es imposible.

lunes, 10 de marzo de 2014

Quién gana con la crisis

Lo que llaman crisis no es un juego de suma negativa (todos pierden) sino que tiene ganadores y perdedores. Los perdedores son casi visibles: los vulnerables, "los de abajo", el precariado, los dependientes, los jóvenes y así sucesivamente. Un informe del Transnational Institute analiza quiénes está ganando y mucho. Resumen en castellano aquí e informe en inglés aquí (con el capítulo 4 dedicado a España, con los pleitos iniciados y referencias al sector fotovoltaico). Del resumen, esto: En 2013, 
España, mientras se gastaba millones de euros para la defensa en demandas, recortó el gasto en salud un 22% y en educación, un 18%. 

América Latina salió de su crisis de la deuda y ahora está, en general, "en vías de desarrollo" (con un país "emergente", Brasil). España, de momento, y solo con esos recortes, ya se puede decir que está "en vías de subdesarrollo" si todo sigue igual.

domingo, 9 de marzo de 2014

Guerra Fría redux

Como el gato escaldado del agua fría huye, las versiones sobre lo que está sucediendo en Ucrania como si se tratase de una Guerra Fria II las tengo que tomar con mucha cautela. Que no pase lo que sucedió con la "crisis de los misiles". Y no soy el único que se siente incómodo con eso de que la Guerra Fría está de vuelta.
Lo de 1962 parecía ser básicamente geopolítico, militar, destrucción mutua asegurada (MAD en inglés). Lo de 2014 parece ser básicamente geopolítico, económico, destrucción mutua asegurada. La diferencia es obvia: entonces las armas de destrucción masiva eran los misiles nucleares, ahora las adm son las ventas rusas de gas y las compras europeas de gas ruso. En uno y otro caso, atrapados unos y otros en un juego de dilema del prisionero del que no saben jugar excepto haciendo como que juegan, es decir, haciendo como que hablan (que es la forma de romper el tal dilema).
El llamado dilema del prisionero es un problema clásico en investigación operativa. Traduciéndolo a literatura, se referiría a una situación como la siguiente: Imagine a dos fortachones e igualmente armados que, muertos de hambre, encuentran un jabato enzarzado en el bosque. Su primera reacción es la de pelear para que el jabato sea del vencedor, pero, como no son tan brutos, parlamentan para arrojar las armas y repartirse el jabato. Mejor, proclaman, medio jabato para cada uno que el riesgo de morir que corren ambos si pelean. Pero, además de no ser brutos, son, desgraciadamente, listos y cada uno de ellos piensa que si hace trampa y, cuando cuenten tres para arrojar las armas, él no las arroja, puede conseguir un doble objetivo: matar al contrincante y quedarse con todo el jabato. Lo malo es que eso lo piensan los dos y los dos quedan prisioneros de una situación en la que, creyendo que obtienen el máximo beneficio particular, lo que obtienen es la máxima pérdida tanto individual como colectiva. Listos sí, pero no inteligentes. 
Otra versión que tal vez sea más pertinente: el asno de Buridan que puede llevar a la destrucción mutua, al acuerdo para repartirse el mundo o al enfrentamiento que entonces pudo ser militar y que ahora podría ser energético, aunque me parece que, en este caso, el perdedor no sería Estados Unidos sino el asno de la Unión Europea.

sábado, 8 de marzo de 2014

Ruanda

Se cumplen 20 años del genocidio de Ruanda. Entre 500.000 y un millón de asesinatos, básicamente de tutsis a manos de hutus entre abril y julio. Misma cultura, misma lengua, pero diferente pasado colonial: los europeos colonos belgas habían tenido como "caballos de Troya" a tutsis creando, en clásica política colonial de "divide y vencerás", una tensión con los hutus que se aceleraría con la independencia, un hombre-un voto (hutus mayoritarios) y lo que llevó a la matanza que ahora se conmemora y al exilio posterior de hutus cuando los tutsis recuperaron militarmente el poder.
Las imágenes de aquel tiempo mostraban dicho exilio sin contar que se trataba de los genocidas que huían. Recuérdese la foto de aquel niño moribundo observado por un ave carroñera, que llamaba a compasión. Ganó un Pulitzer, aunque el fotógrafo acabó suicidándose.
Lo que ahora se acaba de publicar son despachos diplomáticos entre gobiernos de Bélgica, los Estados Unidos, Reino Unido y el secretariado de Naciones Unidas en los que los primeros advertían de la inminencia de tal masacre, aunque no de cómo algunos gobiernos europeos (el franés en concreto) podían fomentarla y el papel de los medios de comunicación, en concreto la radio difundiendo y fomentando el odio. Ahora se juzga a uno de los responsables, aunque otros (no ruandeses) se irán de rositas
Lecciones: 
- la supuesta "comunidad internacional" interviene cuando le conviene, no cuando hace falta
- prevenir no es curar si lo anterior es cierto
- la doble moral es la norma (Kosovo se puede independizar, Crimea no puede decidir volver a ser rusa, en ambos casos aplicando el "derecho a decidir" o las limitaciones de la respectiva Constitución según convenga)
- los medios son irresponsables tanto porque se ponen a trasmitir mensajes de odio (o de falsa compasión que alivia las mala conciencia)  como porque nadie les pide responsabilidades

viernes, 7 de marzo de 2014

Estadísticas "nacionales"

En las Españas andan discutiendo entre gobiernos autonómicos y el central sobre balanzas fiscales, quién ingresa más y a quién le ingresan más. Deben de haber como una docena de maneras de calcular tales magnitudes y es obvio que cada cual escoge la que mejor encaja con sus intereses, por supuesto en aras del supuesto "bien común".
Si es por deudores y acreedores, no vendrá mal recordar que el mundo es deudor neto. Absurdo ¿verdad? Al fin y al cabo no hay deudor sin acreedor y viceversa, así que no puede haber magnitudes mayores entre los deudores que entre los acreedores. 
Vi hace tiempo estadísticas en la misma dirección absurda: las exportaciones del mundo no coincidían con las importaciones del mundo. No recuerdo ahora qué superaba a qué, si las exportaciones o las importaciones, pero en ese caso podía explicarse porque una de las dos magnitudes (o ambas), al ser tomadas de las estadísticas oficiales, tenían dificultades para reflejar el contrabando (que podía ser declarado como exportación por un país, pero ser introducido subrepticiamente en otro y, por tanto, no declarado; y al revés).
Para el caso de deudores y acreedores hay también una explicación sencilla: los paraísos fiscales y, solo para economistas, aconsejo darle un vistazo a este trabajo que, aunque no he entendido en su totalidad, sí me hace ver, una vez más, lo engañosas que son las estadísticas "nacionales". Las autonómicas españolas incluidas.

jueves, 6 de marzo de 2014

Algo no va con la democracia

The Economist publica un ensayo sobre el "malestar en la democracia" con puntos interesantes.
Que el liderazgo chino afirme que su sistema es mejor que la democracia, más eficiente y sin estancamientos.
Que las protestas crecientes a escala mundial lo son también como indicador de lo mal que funciona la democracia.
Y que la militancia en los partidos políticos en algunos países europeos está de capa caída... excepto en España, como se puede ver en este gráfico:
Chart showing European political party memberships, 1970 to 2010
No es que el nivel sea espectacular, pero la tendencia es clara. Mi no entender.

miércoles, 5 de marzo de 2014

La ilusión racista

Las razas no existen, pero tienen consecuencias como si existiesen. En su creyentes, claro. Y en los diferentes. Sucede algo parecido con los dioses: que alguno será falso, pero lleva a matanzas de creyentes en la otra divinidad (falsa, claro) como en la República Centroafricana contra musulmanes o en Mali contra cristianos. Los europeos tienen una larga tradición de matanzas de ese tipo. También pasa con las naciones incompatibles como la española y la catalana: como ambas no pueden ser verdaderas simultáneamente (“España, nación indivisible” y “Som una nació”), una de ellas tiene que ser falsa (la “otra”, claro) con previsibles efectos en la salud mental pública en los próximos meses, si no años. Racistas, creyentes y nacionalistas tienen en común la inutilidad de discutir con ellos.
Viene a cuento por un espectáculo que presencié la otra semana en mi pueblo cuando fui a comprar pan y periódicos: una mujer gritaba desaforada a un hombre mientras se alejaba. Nada excepcional. Cuando esto escribo, otra mujer ha gritado desaforadamente en la ventanilla de admisión del Centro de Salud, haciendo salir a los médicos de sus despachos para ver qué estaba sucediendo. Lo peculiar del caso del otro día fue el uso de la palabra “raza” que hizo la mujer y que le sirvió para cubrir de excrementos propios la supuesta “raza” del contrario al que dedicó un despectivo criterio de clasificación racial, acompañado del correspondiente insulto.
Que no. Que no existe tal cosa, que las razas no existen, cosa que la joven tal vez no sepa, pero, como se ve, la creencia en la misma puede tener consecuencias, en este caso verbales, y la cosa terminará de una forma u otra dependiendo del contexto.
Las razas son el resultado de clasificar la apariencia externa de los humanos según color de la piel, pelo, ojos, índice craneal y lo que se quiera. Las clasificaciones existentes no coinciden entre sí y las más genéricas (blanco, negro, amarillo, cobrizo) son un tanto absurdas aunque no sea más que porque no resuelven el estatus de los infinitos intermedios entre esas razas “puras”. Además, son inútiles para los racistas “blancos” que ven que entre los mismos están los judíos y no saben dónde clasificar a los “moros”. En el primer caso, les tendría que costar ser racista con miembros de la propia “raza”. En el segundo, pura ignorancia. Pero aquella clasificación también es inútil (o demasiado complicada) para los racistas judíos que no saben qué hacer con los falashas, judíos negros y con ciudadanía en el estado de Israel actual.
El problema aparece cuando, una vez convenientemente clasificados, unos son de una “raza” mayoritaria y otros lo son de una minoritaria. Cuidado: ser mayoritario o minoritario depende del contexto.  Me pasó cuando intenté llegar a pie, en Washington, desde la Universidad de Georgetown (mucho antes de que estuviese Aznar) a otra universidad: que de repente me encontré en un barrio deprimido de “negros” que me miraban con mezcla de asombro, ironía y, por qué no, rechazo. Los negros, en Washington, son mayoritarios, pero no lo son en los Estados Unidos.
Sin embargo, y a pesar de lo que dicen, el tamaño no importa. Rodeado de indígenas (cobrizos) en Bolivia, nunca he sentido lo que sentí en Washington. Importa el que unos sean clasificados como “raza superior” (la “nuestra”, claro) y los otros como “raza inferior”. Los blancos son, a su parecer, raza superior a la de los negros, salvajes que huelen, así que se les puede esclavizar; los arios (y eso que la raza aria, como tal, tampoco existe) son, a su parecer, raza superior a todas las razas, en particular a los “subhumanos” judíos; y los chinos confucianos, a su parecer, son raza superior a la de los “blancos” a los que consideran inferiores culturalmente (no son confucianos) y físicamente (huelen mal). Como no hay criterio objetivo alguno, unos pueden clasificarse como superiores a otros que también se consideran superiores (algunos gitanos, algunos negros del “Black is beautiful”). Hay casos curiosos, como entre los judíos asquenazi y los sefardíes, que hace que algunos de los primeros se sienten superiores a los segundos.
El grito de la mujer en mi pueblo indica hasta qué punto las razas están vivas. Que después los estudios sobre el ADN muestren la escasa base de las mismas es tan inútil como demostrar que la nación de los “otros” (españolistas, catalanistas) carece de base real. Y de los dioses, mejor que no hablemos. Discutirlos serían formas de perder el tiempo.
(Publicado hoy en el diario Información -Alicante-
Sobre mi insensato paseo por Washington, no fue por zonas que después han aparecido en el Washington Post como muy peligrosas por el número de incidentes con armas de fuego:



Futuros para la universidad

Hace meses comenté aquí, plagiando a Gudinas pero citándole, a dónde podía llevar la "americanización" de las universidades. Él pensaba en varios países latinoamericanos (lo he visto directamente en el Ecuador), yo pensaba en las Españas, con sus JCR, "syllabus" (que a mí me suena a encíclica papal poco afortunada, pero que es una americanización hasta en el vocabulario), líneas de investigación "main stream" y demás.
Ahora me toca seguir a Chomsky. Lo que plantea aquí es lo siguiente y conviene tenerlo en cuenta cuando se observa cómo el modelo estadounidense sigue ganando adeptos. Primero, cómo está evolucionando la sociedad (las sociedades, si se prefiere) en las que están insertas las universidades. Después, las consecuencias para el funcionamiento de la universidad.
Las sociedades (por lo menos las euro-americanas, que son las que observo) se están dividiendo cada vez más en una "plutonomía" (capacidad de mandar por parte de los ricos) y un "precariado". Lo de plutonomía no es manía de "progre" sino que toma el vocabulario de Citigroup convocando a un simposio con tal título. En su publicidad se dice que:
The Uber-rich, the plutonomists, are likely to see net worth-income ratios surge, driving luxury consumption.
Los "plutonomistas" son, pues, los hiper-ricos, con rentas crecientes como crece su consumo de lujo (nota: Wealth-X y la UBS acaban de publicar su informe sobre los hiper-ricos, Connecting you to wealth. World Ultra Wealth Report 2013).
¿Qué hay al otro lado, según Chomsky -y no solo según dicho autor-? El "precariado". 
El modelo es sencillo: Hiper-ricos que se enriquecen y "precariado" al que se le somete a empleos, efectivamente, precarios para abaratar su coste y, también, para aumentar su sumisión, pues temerán siempre que si se mueven les van a despedir. Es el sistema Wal-Mart, dice Chomsky.
La traducción a las universidades (dejémoslo en las estadounidenses y según dicho autor) es sencilla: se reducen los funcionarios y se aumentan los precarios haciendo que, además, los cargos estén menos ocupados por académicos y más por gestores. Traducción: reduciendo los funcionarios y aumentando los precarios se consigue 1. reducir los costes (ya reducidos en los presupuestos para investigación, en el caso de España) y 2. tener a los docentes entretenidos en "hacer carrera" y ajenos a cualquier tarea crítica, no sea cosa que los gestores les despidan por díscolos. Eso sí, añado, todo ello adornado con soflamas en pro de la "excelencia", pero mostrando a las claras lo que significa: conversión de la universidad en una empresa con todas sus virtudes, pero con todos sus defectos. ¿Gana con eso la sociedad? Pues no lo sé, pero sí sé que el problema no está en la universidad sino en la sociedad.
(Itziar me acaba de enviar la traducción del artículo de Chomsky. Está aquí)