jueves, 31 de octubre de 2013

Integraciones y desintegraciones

España se rompe, según algunos. Por Cataluña, pero también por el País Vasco. La Unión Europea se rompe, Norte-Sur, los que se quieren ir del euro y de la Unión, toda una panoplia. 
¿América Latina se integra? Sanguinetti no lo tiene claro y su argumento parte, precisamente, de lo desintegrados que están los numerosos intentos de integrarla. Otra cosa es el "wishful thinking" o la "omnipotencia de las ideas" y, por supuesto, los proyectos políticos recogidos en cada uno de los variados intentos de integración. Pero el análisis concreto de situaciones concretas no lleva a constatar un evidente proceso de integración. Eso sí: por lo menos no parece desintegrarse como los dos casos con que he iniciado: sencillamente, sigue desintegrada. Los que sirven a una revolución aran en el mar, que habría dicho Bolívar. 

Violencia percibida, violencia real

Son tres fenómenos diferentes y sus relaciones mutuas son complicadas. Por un lado, la violencia real en una determinada sociedad. Por otro, la opinión que se tenga en esa sociedad sobre el nivel de violencia que se da en ella. Pero, hay que añadir, qué están diciendo los medios al respecto, qué hechos reales han impactado en la opinión pública y qué intereses haya por parte de voceros de uno u otro tipo en exagerar el nivel de violencia real. Este último asunto incluye a las empresas armamentísticas y su lobby y a los políticos que necesitan de ese miedo para mantener determinados comportamientos de represión y vigilancia. Ya he hecho comentarios al respecto aquí y aquí, siempre pensando en los Estados Unidos.
Ahora Gallup me añade este gráfico que completa el cuadro: la opinión sobre el aumento de crímenes en los Estados Unidos no parece correlacionarse muy bien con al tasa de victimación (aunque siempre se podrá discutir cómo se obtiene esta última: las estadísticas oficiales siempre pueden sufrir alguna que otra operación cosmética en uno u otro sentido, según haga falta en cada momento. Además, una cosa es la opinión puntual que puede ser efecto de un acto espectacular en aquel momento y otra cosa es la tasa anual). De todos modos, ahí va, y no voy a ser de los que un mal dato estropee un buen argumento:

U.S. Violent Crime Rate^ vs. Americans' Perception of Crime Rate vs. Year Ago
(Añadido el 1º de noviembre: Gallup añade hoy unos datos interesantes. La mayoría de estadounidenses se siente seguro saliendo a pasear por la noche en los alrededores de su casa:

Trend: U.S. Safety When Walking Alone Near Home at Night

¿Qué temen, entonces? ¿De qué se defienden comprendo armas?

miércoles, 30 de octubre de 2013

Uno de muertos

Los de siempre no son noticia. Quiero decir, los del hambre. Por ejemplo, los cinco millones de niños que mueren al año por desnutrición y necesidad. Tampoco son noticia los que son resultado de la chapucería de la intervención de “los buenos” para detener a “los malos”. Se trata de lo que está quedando de Irak (6.000 muertes violentas en lo que va de 2013 después de más de 100.000 -quizás 500.000- desde marzo de 2003), Afganistán (2.700 afganos y 296 soldados estadounidenses muertos en 2012) y Libia (entre 2.800 y 30.000 durante la “guerra”, e incontables ahora). Tampoco vienen en los telediarios (y son cotidianos) los que son efecto de otro tipo de intervenciones. Es el caso de Siria, 100.000 muertos desde marzo de 2011. O el de Pakistán (casi 5.000 en lo que va de año, de los cuales casi el centenar causados por “drones” teledirigidos). Sin embargo, ha habido tres casos que han obtenido respaldo en la atención pública en este mes que acaba y da paso al Halloween estadounidense, antes llamado “Día de los muertos” hispano. Son muy diferentes entre sí, pero tienen en común el que no es la primera vez que ocurren y el que los muertos han sido numerosos, concretamente Cusco, Madhya Pradesh y Lampedusa.
El caso del Perú es el de un accidente de tráfico. 52 muertos. Carreteras andinas estrechas, llenas de curvas y bordeando el abismo. Las he vivido y sé de qué van. Probablemente, conductor en malas condiciones tanto por lo que había bebido como por su escaso interés por las normas de tráfico. Volvían de una fiesta y estaban todos alegres. Fallo humano, supongo.
En la India se trataba de una fiesta religiosa. Una peregrinación. 91 muertos. Aglomeración extrema, algo que provoca la estampida (una carga policial, posiblemente) y cuerpos aplastados por la muchedumbre que se agolpa, se pisotea y se asfixia. Lo del Halloween del Madrid Arena, pero multiplicado. Fallo policial, quizás.
Finalmente, las muertes de Lampedusa han sido de ahogados. 400 en el que dio paso a aquel arrodillarse de Letta y a los gestos de Barroso ante los ataúdes, 34 a los pocos días. Emigrantes, fugitivos, buscadores de asilo que intentan llegar a las costas de la Unión Europea y que naufragan. Fallo ¿de quién?
Son casos que se repiten y se podrían evitar. En las carreteras andinas, mejorando el trazado y controlando a conductores. Se ha hecho, por ejemplo, en la “carretera de la muerte” en Bolivia. En el caso indio, controlando el acceso, no el desplazamiento. En el caso de la costa italiana... Ahí la cosa es más complicada. Hay, en efecto, factores que expulsan a esa población, intermediarios que comercian con su trasporte, medios precarios para su traslado, leyes increíbles (es delito prestar auxilio a tales náufragos) y factores de atracción. Habría que ver qué es lo más urgente (no necesariamente llamar a la Armada a patrullar la zona) y qué es lo más necesario.
Pero hay algo más. Es cierto que todas las muertes enumeradas tienen una cosa en común: no son muertes “de calidad” cuyos indicadores serían que se produjese a final de una vida, por varias causas y a un ritmo que no hace interminable el proceso ni se desencadena en un instante. Sin embargo, desde ese punto de vista, y recordando a Machado, “un golpe de ataúd en tierra es algo / perfectamente serio”. Pero en el sentido de que una sola muerte, una sola, producida en la infancia o la juventud, de un golpe, evitable y, peor, por accidente, es tan importante como miles en las “guerras” o decenas en las catástrofes. Una sola vida, segada por causas evitables, es siempre una tragedia. En ese y todos los casos anteriores, el problema ya no lo tiene el muerto: lo tienen los que se quedan y lloran su ausencia irreparable. Y con más dolor al saber que se podría haber evitado. La muerte (el tema sigue siendo un tabú entre nosotros) llega. El corazón de Unamuno le pedía la inmortalidad, pero su razón se la negaba.
De acuerdo. Pero tiene sentido intentar poner los medios para que no se produzcan las que sí son evitables, afectan a niños y jóvenes que mueren tras largas agonías o de un solo golpe. Estremecerse ante las imágenes, sí. Pero pensar en qué se puede hacer para evitar esas muertes de “mala calidad”, también. Y saber quiénes son los responsables a fin de cuentas. Y un mínimo de jerarquización de las comprensibles rabias.
(Publicado hoy en el diario Información -Alicante-)
(Añadido el 3: Estampida, en Nigeria, después de una vigilia católica. 28 muertos. O 17. O muchos -por lo menos 17-)

¿Qué son 600 olivos?

Colonos judíos han destruido 600 olivos en Nablus. Propiedad de palestinos, claro. No es noticia, claro. Y menos que esos 600 se sumen a los que están siendo destruidos sistemáticamente en la zona por parte de los colonos. Los palestinos, muchos de ellos musulmanes, es que no saben cultivar el olivo, claro. Por eso son pobres, claro. Y los judíos, apoyados por el gobierno israelí, seguirán vaciando Palestina hasta conseguir el Eretz Israel, el Estado étnico solo para los judíos que hablen hebreo.
Al salir de mi casa miraré con tristeza el olivo que hay en mi puerta.

Chiíes y suníes en Oriente Medio

No me siento a gusto cuando una situación se intenta explicar en términos de la(s) religion(es) presente(s) en la misma. Mucho peor cuando se supone que la religión es la variable independiente por excelencia. No niego que interviene, pero de ahí a ser un factor explicativo... Y no digo ponerla como causa de comportamientos. El caso extremo es Urbano II y Francisco de Asís, ambos católicos, el primero belicista y el segundo pacifista. ¿Era su religión la causa de su comportamiento divergente? Ayer ponía otro caso dentro de Oriente Medio.
Claro que en Irlanda del Norte hay católicos y protestantes divididos hasta la violencia. Pero entiendo más lo que allí sucede si pienso en grupos invasores o en clases sociales que si pienso que unos obedecen a un cabeza de su religión y otros a otra (entre el Papa y la Reina).
Sin embargo, este artículo de Robert Fisk en The Independent ayuda a describir el embrollo del Medio Oriente al clasificar los países (o sus regímenes) en chiítas y sunitas. No pretende que la religión sea causa de nada y la prueba es que hay gobiernos que, sin abandonar su adscripción religiosa, cambian de opción política en la complicada arena de aquel espacio. Es el caso de Arabia Saudita, cosa que me hace pensar que lo que se discute no tiene mucho que ver con la religión. 

martes, 29 de octubre de 2013

Menguante islamofobia

Si la alianza Israel-Arabia Saudita, bendecida por los neocons estadounidenses, se consolida, pronto olvidaremos buena parte de las soflamas anti-Islam motivadas por razones geopolíticas y no por análisis de sus contenidos, sobre todo teniendo en cuenta que Arabia Saudita no es, precisamente, un dechado de democracia y feminismo y que su versión del Islam es la wahabita. Claro que siempre se podrá pensar que las movidas femeninas en pro de conducir coches son promovidas y financiadas por la maldad intrínseca de Irán no-árabe y chiíta o cualquier otra fantasía sobre el papel de las religiones en las relaciones entre países.

Golpe de calor

La metáfora de Lovelock es conocida: el Planeta actúa como un ser vivo que reacciona a su entorno y, así, si hace calor, suda para que, al evaporarse el sudor, baje su temperatura; y si hace frío, tirita para que, así, al quemar calorías, suba su temperatura. Homeostasis lo llaman. 
Eso era en una primera obra. En la última añade un elemento a su metáfora: se puede morir de frío o de un golpe de calor. Es decir, que hay temperaturas a partir de las cuales el cuerpo ya no reacciona y muere o se colapsa. 
Por eso, Lovelock no era muy amado por los ecologistas en su primera obra y sí lo es en la segunda: traducido a la Tierra, decía, un aumento por ejemplo de CO2 en la atmósfera hará que Gaia, la Tierra, reaccione generando más algas en los mares que hagan la fotosíntesis, o sea, se coman el carbono y suelten en oxígeno. Lo que dice ahora es que hay niveles de "no retorno". Tipping point.
Es en ese contexto que hay que ver estudios como este. Son parciales, pero son sintomáticos, como sintomático es el escepticismo sobre el significado de los mismos. ¿Habrá homeostasis o estaremos llegando o estamos en el tipping point? No se pierda el próximo capítulo, si es que le toca vivirlo. Sus nietos, seguro que sí. Sea cual sea. Y no es la única incógnita. Hay más.

La que se nos viene

Es probablemente una exageración, pero esa exageración era impensable en los Estados Unidos hace incluso diez años:
"Half the country lives in poverty. Many of the rest of us, if the corporate state is not overthrown, will join them. These truths are no longer hidden"
Lo dice un "progre", pero a veces los progres aciertan. Si eso va a llevar a una revolución, está por ver. Podría ser una revolución "desde abajo", como él vaticina, o, lo más frecuente, una revolución "desde arriba" como fue la de Hitler, aunque tal vez más suave. O puede que la cosa se prolongue en el tiempo de manera indefinida, pero es lo menos probable. Podría volver una especie de "Estado de bienestar". O podría ser que estuviese equivocado el diagnóstico de que tanta gente vive en la pobreza y el pronóstico de que "los de en medio" van a caer en ella. Piénsese, si no, en la estructura subyacente al sistema mundial contemporáneo.

lunes, 28 de octubre de 2013

Deportes de riesgo

Me estoy aficionando a hacer ejercicio físico a diario, pero no me intereso por los deportes. Menos todavía por lo que sucederá en Qatar y lo que sucederá en el Japón. Pero por otros motivos, como puede verse en los enlaces.

Políticas universales

Hace ya años, Joseph Stiglitz, en un libro cuyo título no recuerdo, bromeaba sobre los funcionarios del FMI que, después de dictar sus terapias de choque en un país, digamos africano, se iban a Latinoamérica a dictar sus recetas a un país del continente, para lo cual lo único que tenían que hacer era cambiar el nombre del país. El sarcasmo incluía que, a veces, el word en que se habían redactados las "condicionalidades" fallaba y los funcionarios y políticos del país latinoamericano se encontraban con que en algunas partes del documento aparecía el nombre de su país y en otras el nombre el país africano. Los funcionarios internacionales no se habían tomado la molestia de revisar la copia impresa que entregaban al nuevo país después de sesudos análisis y simulaciones econométricas.
Me te tenido que acordar de la anécdota (tal vez embellecida por la memoria después de tantos años de crisis de la deuda en el "Tercer Mundo") al ver, noticia tras noticia en el Jornal de Noticias, que la historia se está repitiendo. Salarios, empleo, pensiones, funcionarios, gasto social, recortes en sanidad y, para completarlo, hasta los rectores de sus universidades protestan de los recortes a los que se les somete. Como si leyera periódicos españoles.

domingo, 27 de octubre de 2013

No espían a mindundis

La cosa no va de que espíen a gobiernos amigos y enemigos. Espían a los importantes, como espían a las empresas que pueden ser competitivas con las propias y... a todo lo que se mueve. Aclaremos.
Lo de espiar a gobiernos, ya es un clamor: 35 líderes del mundo mundial vigilados estrechamente a través de sus teléfonos y correos electrónicos. Algunos afectados lo juzgan excesivo, aunque Cameron lo minimiza (estos anglosajones... Así era el mundo de 1984, la novela de Orwell).
Los gobernantes españoles andaban algo cabizbajos: con el complejo de inferioridad que les caracteriza, siempre buscando superarlo incluso sobreactuando como hacía José María Aznar, temían no dar la talla y no estar en la lista de políticos vigilados atentamente por la NSA y similares. Ya pueden estar tranquilos y mañana llamar al embajador USA para pedirle explicaciones. Perdón, que son precavidos: para pedirle información; con cortesía diplomática, faltaría más. A mí me extrañaría que se hubiesen sorprendido por tal espionaje, pero el teatro de rasgarse las vestiduras sería una forma de decir "somos importantes". No hay peligro: no se llamará a consultas al embajador en Washington y les basta con la certeza difundida de que, sí, han sido espiados, añadiendo por su parte que no hay "constancia". Perfecto. Se evitan hablar de la colaboración en el espionaje.
Las empresas objeto de "seguimiento" no son la tienda de la esquina ni el taller de reparaciones que está a pocos metros de mi casa. Las "pequeñas y mediocres empresas" (creo que era Braudel el que usaba esa frase) nada tienen que temer. Las multinacionales, armamentísticas, tecnológicas, sí. 
Y por lo que se refiere a los millones de ciudadanos vigilados atentamente, estoy convencido de que este blog no está entre ellos. Con una treintena de seguidores, ocupando un puesto muy bajo en los "ranking" de blogueros y tratando solo muy de tarde en tarde temas candentes (aunque creo que sí importantes), estoy seguro de que no ha entrado en el "data crunching" que ha puesto a otros en el punto de mira del Gran Hermano, ni siquiera si, de vez en cuando, y por complejos motivos, he utilizado palabras que creo que entran en sus criterios de búsqueda. Mi correos electrónicos, es cierto que me conectan con gente de medio mundo (he tenido mucha suerte con mis amigos). Unos, casi a diario; otros, de vez en cuando; pero en todo caso con confianza y tranquilidad. Irrelevante para la NSA, excepto en un par de casos en los que, ahí sí, evito sistemáticamente entrar en determinados temas que son sensibles en sus respectivos países y puedo suponer que ellos sí que podrían estar en la lista de "interesantes". 
Total, eso: que los mindundis tenemos garantizada la "privacidad". Que, para lo que sirve...
(Añadido el 29: Claro que si hay dos interpretaciones para un hecho, es que hay posibles muchas más. Hoy leo dos: que el gobierno español es pura sumisión al que manda y que, como otros europeos, es pura hipocresía lo que hace -esto último, en el Financial Times-. No sé por qué me da que esta es una buena interpretación)
(Añadido el 30: Me lo temía y viene en portada como noticia principal)

sábado, 26 de octubre de 2013

Fukushima

El nuevo peligro viene de la Naturaleza. El constante, de su gestión. Los últimos efectos de Chernobyl (por donde, por cierto, pasé en tren con el tiempo) llegaron al sureste de España. No sé hasta dónde pueden llegar los del Japón. 

Sobre predicciones económicas

La debacle económica de 2008 fue precedida de numerosas predicciones en sentido contrario: la economía iba bien y lo decía desde el Fondo Monetario Internacional a The Economist pasando por la Reserva Federal. Alan Greenspan, anterior director de la misma, parte de esa constatación para preguntarse a qué pudo deberse tal acuerdo en la equivocación. Vale la pena darse una vuelta por su texto. Faltaría más: no dice que los modelos econométricos no sirvan para nada; más bien dice que son preferibles a la "regla del pulgar"; pero el hecho es que han fallado estrepitosamente, con lo que su arrogancia tendría que reducirse.
Greenspan enumera las razones, al margen de la obvia de que hubo "groupthink" y evitando la innecesaria teoría de la conspiración más aplicable a las agencias de "rating". La razón  más clara es que la idea subyacente en tales modelos sobre cómo actúan los seres humanos está básicamente equivocada (no es el único que piensa así). Veblen, un clásico citado por Greenspan -también cita a Keynes, pero de pasada, como introductor de esta econometría-, se horrorizaría al ver el desconocimiento del ser humano que tienen muchos de los que tales modelos ponen en marcha. Curioso que se recurra a autores que desde otras disciplinas son habituales (como curioso es que se descubra el papel de las instituciones en el crecimiento económico que llaman "desarrollo" -vaya novedad-).
Para errores del mismo Greenspan cometidos en el pasado (no de pronóstico, sino de diagnóstico), Paul Krugman da cuenta.
Hay algo más: en otro trabajo se dice algo que es parte del problema
Yet it seems that politicians and economists are too often fighting the last crisis and not the present one, and unfortunately this time that has been a result of a concentrated spread of misinformation about Keynesian economics.
Las ciencias sociales entraron en un proceso de divergencia e institucionalización cuyo precio ha sido alejarse de "análisis concretos de situaciones concretas" enzarzados en disputas de escuela (escolásticas)  y perder fiabilidad en sus "predicciones". Peor son las mías, que confían más en la intuición que en las matemáticas. Por eso también me he equivocado tantas veces. Sin ir más lejos, en vísperas del "shutdown", estaba convencido de que las Bolsas sufrirían un bajón: pues menos mal que no soy el FMI ni el BCE. No por los errores que comparto, sino por el poder e influencia.
(Añadido el 27: en mi primera visita a los Estados Unidos, escuché, de boca de jóvenes de mi edad -entonces yo era todavía más joven que ahora- que la revolución estaba en marcha. Era finales de los 60. Acabo de leer una predicción parecida, pero de ahora. No conviene confundir predicción con voluntarismo o con wishful thinking. La hay también en las predicciones económicas y más si se basan en supuestos falsos defendidos por nobel de economía, según veo a 3 de noviembre).

viernes, 25 de octubre de 2013

Lo que ganan los ejecutivos

Se trata del último informe sobre los ingresos, en los Estados Unidos, de sus CEO, consejeros delegados, altos ejecutivos. Estos son los diez primeros:

Company Name
CEO
Total Actual Compensation
Facebook, Inc.
Mark Zuckerberg
$2,278,668,214
Kinder Morgan, Inc.
Richard D. Kinder
$1,116,685,089
Sirius XM Radio Inc.
Mel Karmazin
$255,355,676
Liberty Media Corporation
Gregory B. Maffei
$254,890,638
Apple Inc.
Timothy D. Cook
$143,828,867
Dick’s Sporting Goods, Inc.
Edward W. Stack
$142,052,496
Liberty Interactive Corporation
Gregory B. Maffei
$136,450,484
Starbucks Corporation
Howard Schultz
$117,562,601
salesforce.com, inc.
Marc Benioff
$109,544,875
Verisk Analytics, Inc.
Frank J. Coyne
$100,432,117

Téngase en cuenta que los niveles de ingresos anuales de los más ricos han estado aumentando constantemente con la "crisis". Es decir, que la desigualdad ha aumentado también en los Estados Unidos.  En concreto, los ingresos medios de los 2.200 ejecutivos analizados aumentaron algo más del 8 por ciento de 2011 a 2012. Por encima de la inflación. Por lo que se refiere a las propiedades, esta es la evolución.


Los recortes y la austeridad parece que afectan a "los de abajo" (y no te digo en Grecia).
Volviendo a los CEO, estas son mis observaciones: La primera, el volumen impresionante de tales ingresos (salarios, stock options, dietas y demás "compensations" -me encanta la palabra-). La segunda, que no siempre estamos hablando de propietarios, sino de "asalariados" que, muchas veces, se autoadjudican tales ingresos (la propiedad privada no es el criterio). La tercera, que esos "medios de producción" son, en muchos casos, de "humo", es decir, que son medios de comunicación sean de TI, sean de medios de comunicación convencionales o están, en general, en el sector "servicios".
Observación marginal: solo había oído hablar de (o leído sobre) el primero de ellos.
Otra: ¿qué diablos se puede hacer con ese dineral anual que se acumula al del año anterior? ¿Crear empleo? Sí se ha publicado para uno de los más ricos del mundo. Algunas de sus inversiones son en empresas que tienen a su CEO en la lista de los mejor pagados.
Lo que sí puede suponerse es que algo habrá ido a aceitar las maquinarias de los partidos políticos. Por supuesto que no son muy Demócratas, mejorando lo presente. Pero hay quien dice que son bien poco pro-democracia.
Esta es la lista de los primeros donantes en estos últimos tiempos:


Adelson, sí: el de Eurovegas Madrid, el de los líos jurídicos en Hong Kong y el de opiniones resolutivas sobre Israel, Irán, Palestina.
(Añadido el 28: El 10 por ciento de las grandes empresas no paga impuestos o le sale "a devolver" su declaración.

jueves, 24 de octubre de 2013

Por racismo que no quede

Una niña rubia, en Irlanda, no podía ser hija de una pareja de gitanos que, ya se sabe, son todos morenos,  de pelo lacio y de ojos negros. Así que se la quitaron a los supuestos "padres". 
La lógica es impecable: los gitanos son una "raza" y, como tal, tienen todos la misma apariencia externa que, al fin y al cabo, es lo que define a una raza. Es así que la niña no coincide con dicha apariencia externa o raza, luego la niña ha sido secuestrada por esos potenciales delincuentes.
¿Algún problema? Pues sí: que el análisis del DNA ha demostrado  que la niña en cuestión es hija precisamente de esos padres. 
No me extraña: tengo un amigo que se declara gitano y muy orgulloso de las costumbres del pueblo rom y que también es rubio. ¿Dónde está el problema? En los ojos con que los miran y, todo hay que decirlo, en el antecedente de María, la niña rubia y de ojos azules encontrada en una familia roma en Grecia.
Racismo, en fin de cuentas, es, para empezar, suponer que las razas existen y que pueden identificarse por características externas. Después viene lo de clasificarlas en superiores e inferiores, y el buen racista, por definición, pone a la propia "raza" como superior (sean chinos, caucásicos o, sí, gitanos) y a las demás como inferiores. Como en tantos otros casos (las "naciones" sin ir más lejos), la dificultad está en las fronteras y los fronterizos. Porque la ruptura entre unas/unos y otras/otros no es perceptible sino que el cambio es gradual. Pero así funciona la mente humana: inventa dicotomías donde hay un continuo gradual.

Noticias de Irak

Casi parece que no es noticia lo que se dice, sino que es noticia el mero hecho de que se diga. Pero no hay que exagerar. El que se diga no lo convierte en verdad. Dice que se fue a la guerra de Irak (la segunda, la del Bush II) para tener "un culo al que poder patear". Si fuese así, todas las elucubraciones que se hicieron en el momento (desde "imperialismo" a "petróleo") para intentar entender la decisión (porque armas de destrucción masiva no las había), eran flatus vocis, que decían los nominalistas medievales: puro aire.
Me cuesta creer que la cosa fue tan simple, pero si fue así, tienen delito, incluyendo al "cuarteto de las Azores". Las estimaciones de muertes violentas producidas en Irak desde marzo de 2003 oscilan entre 100.000 y 500.000. Pero cuando uno ve cómo se movilizó el complejo militar-industrial-periodístico estadounidense para fomentar la intervención en Siria, lo lógico es que la mosca se quede detrás de la oreja.

Washington: potencia e impotencia

Un brillante artículo de Tom Engelhardt sobre la situación actual del papel de los Estados Unidos y sus perspectivas de futuro. El primer párrafo es antológico: se trata de una enumeración, con datos y enlaces, del poder militar de dicho país capaz de dividir el Planeta en seis comandancias, tener despliegue aéreo y naval por todo el mundo, disponer de un presupuesto militar inigualado y, en definitiva, ser la mayor potencia que ha conocido al historia de la Humanidad. Pero...
La cuestión es saber qué se puede conseguir con dicho poderío. Y, a lo que dice y parece ser cierto, muy poco: pueden destruir y desestabilizar. Y punto. Los ejemplos recientes son obvios: Afganistán, Irak, Libia y han estado de hacer lo propio en Siria, de lo que fueron salvados por Putin, estuviese o no de acuerdo con Kerry para producir y aprovechar el "despiste" que permitió salirse del embrollo.
Y, claro, si pueden hacer tales cosas, es obvio que pueden amenazar con hacerlo. Por eso, como explica Chomsky, procuran ser obedecidos en plan mafioso: lo peor no es que se les desobedezca sino que otros lleguen a pensar que se les puede desobedecer... que es lo que está sucediendo pasito a pasito.
¿Futuro? Visto el inmenso fiasco de Irak (hay que recordar las enormes bases militares que se construyeron en el momento -con beneficio de las empresas que consiguieron el contrato público, por cierto- y en qué han quedado esos elefantes blancos en el desierto, derruidos y saqueados por los lugareños) y visto el apetito insaciable por hacer la guerra (ya he comentado aquí el posible interés económico en ello), quedan, a decir del autor que cito al principio, pequeñas guerras a partir de micro-conflictos. La cosa ya no da para más.
No es fascismo. Creo que exageran los que tal cosa dicen. Pero sí podrían tener un papel en el sistema mundial parecido al que tuvo la Alemania de Hitler. Destrucción, y no necesariamente creativa.
(Añadido el 28: el artículo de Engelhardt está traducido al castellano aquí)
(Añadido el 1º de noviembre: Wallerstein, aquí, incide en la paradoja de una hiperpotencia militar que, por más drones que utilice, no puede conseguir sus propósitos pie a tierra y destruye más de lo que construye. El asunto de la NSA indica hasta qué punto Washington ha perdido el respeto que se le tenía hace, sin ir más lejos, diez años. Dos puntos de cara al futuro: el hundimiento del dólar y la caída en los niveles de vida de los estadounidenses. También en este caso supongo que tarde o temprano traducirán el Comentario en La Jornada mexicana)
(Añadido el 3 de noviembre: Publica Ha'aretz algo a tener en cuenta, una vez que los Estados Unidos e Israel han sido los dos únicos países a votar en contra del embargo cubano en Naciones Unidas. Se trata de una parte del presupuesto militar del gobierno israelí y que es superior al gasto social y en educación:
The portion of the defense budget allocated for salaries, pensions, rehabilitation and payments to families is hitting a record high of NIS 18.6 billion this year - that's more than the total Public Security Ministry budget, Israel's higher education budget and the entire Social Affairs Ministry budget.
Obsérvese que no habla del presupuesto de defensa sino de una parte del mismo que, encima, es "información clasificada". Y sábese que Israel comparte información con la NSA, pero que también es objeto de espionaje)

miércoles, 23 de octubre de 2013

Cooperar y/o competir

El cierre de embajadas de agosto ante una posible amenaza de Al-Qaeda (la mala, que la de Siria es buena) produjo también algunas reacciones mostrando el escaso alcance de esa paranoia si no iba acompañada del reconocimiento de dónde está el problema: acción-reacción que no se soluciona atacando más sino cooperando (válido para ambas partes). Casi en la misma línea, Rohaní afirmaba en su toma de posesión que “La solución con Irán es el diálogo, no las sanciones”. Y se iniciaban los pasos para negociar cómo negociar una posible negociación entre los gobiernos de Israel y Cisjordania.
En el siglo XIX se acuñaron dos escuelas extremas: por un lado, el darwinismo social (supervivencia del más fuerte) extrapolando de la evolución de las especies al funcionamiento de la sociedad y, por otro, la de "La ayuda mutua, factor de evolución" de Kropotkin, extrapolando de la colaboración intra-especie en la evolución animal a la colaboración entre humanos.
Las reglas del juego del capitalismo son darwinistas: competencia y supervivencia del que más pueda (todo vale). Queda para pequeños (y no tan pequeños) grupos lo de colaborar y generar estructuras en las que la lucha del más fuerte se transforme en "ayuda mutua, factor de evolución". Las cooperativas son el mejor ejemplo. El Tea Party, no.
Por eso resulta interesante que haya autores (como Michael Tomasello, del Instituto Max Plank de Leipzig) que proporcionan teorías que, partiendo de una revisión del darwinismo y su traducción social, llegan a ideas de colaboración y su traducción social. En realidad, no son tan nuevas ni su referencia a los clásicos tan innovadora. El hecho es que Darwin y Kropotkin se habrían asombrado de las respectivas versiones fundamentalistas de sus propuestas. Es decir, ambos reconocían que ni el "darwinismo" ni el "anarquismo" poseían el monopolio del principio explicativo de la evolución, sino que, de hecho, esta había sido efecto de una combinación de ambos principios, la competencia y la colaboración. Nada nuevo, entonces.
Exaltar una de las dos con exclusión de la otra es ideología (en el sentido de "falsa conciencia"). Además, si se aplica una de ellas, exclusivamente y como principio rector, a la sociedad, produce más daños que bienes. Por eso es comprensible el bandazo de los que, viendo los males causados por los excesos del darwinismo social, extreman la exaltación del "kropotkinismo social".
Utilizar únicamente una de ellas como instrumento para analizar la sociedad lleva a errores de percepción. Como entenderían Darwin y Kropotkin y ahora puede extrapolarse, las sociedades realmente existentes son una mezcla de cooperación y competición, variable de una sociedad a otra y variable también dentro de cada sociedad (en qué instituciones se es más cooperativo y en cuáles se es más competitivo) e incluso dentro de instituciones "oficialmente" competitivas como puede ser la economía en la que los organigramas formales dan paso a organizaciones informales y donde la competencia entre empresas se puede basar en cooperación de fondo para mantener el sistema, alterar el precio de las cosas y organizar la oferta de productos y servicios. 
Efectivamente, hay psicólogos que han estudiado el comportamiento “instintivo” o “espontáneo” de los niños y han encontrado una fuerte presencia de la cooperación. Pero lo mismo puede decirse de los economistas que se han enfrentado al paradigma darwinista neoclásico, proponiendo teorías más matizadas (interesantes Ernst Fehr y Klaus M. Schmidt ya en 1999).
No hace falta tener mucha información para percatarse de que la cooperación-competición no es igual entre grandes empresas (en concreto, en el sector petrolero, donde prima la cooperación para fijar precios, mantener el coche de gasolina, evitar la entrada de otros sectores energéticos) que entre las pequeñas, donde la competencia es mucho mayor.
Por lo que respecta al ahora, se pueden situar las diferentes propuestas políticas de un extremo a otro, desde los fundamentalistas neoliberales (“libertarians” los llaman en los Estados Unidos y, como digo, se concretan en el extremismo del Tea Party) a los extremos solidarios pasando por los conservadores más cercanos a los primeros y los socialdemócratas más cercanos a los segundos, aunque las más de las veces muy cercanos entre sí a la hora de someterse a sus “superiores” de fuera y a la hora de optar por la confrontación y no por el diálogo ya que están atrapados en su juego político. La ventaja de la democracia es que se puede escoger entre esas opciones sin que ninguna sea la “definitiva”, por muy revolucionaria, cercana a las bases o parecida a las de los “países de nuestro entorno”.
(Publicado hoy en el diario Información -Alicante-)
(Añadido el 24: un amigo me hace notar que Darwin no habló de la supervivencia del más fuerte sino del más apto. Lo del fuerte ha sido una contaminación del darwinismo social. Mea culpa)

Izquierda everywhere

En un post comentando el último episodio del fiasco de Rogoff  (y Reinhart) sobre la austeridad, encuentro esta frase sobre la izquierda estadounidense a propósito de la pretensión de Rogoff de que la reacción a su famoso paper fue "orquestada por la izquierda" como si esta fuese un todo homogéneo:
The left spends at least as much time in circular shooting matches and debating who is “left” versus “liberal” versus “Vichy left” versus “progressive” versus “Democratic party hack” as it does shooting at the right.
Me suena. La izquierda se pelea más internamente que con la derecha. Todo eso suponiendo que tales distinciones sean fiables.

Esclavos

Que, según algunos cálculos, haya 30 millones de esclavos en el mundo, puede discutirse. No hay, que yo sepa, un censo en el que los esclavos se den de alta para ser reconocidos como tales. Pero la cifra no me extraña (me la pasa un amigo).

The number of slaves in each country. Click to enlarge. Data source: Walk Free Global Slavery Index. (Max Fisher/Washington Post)


Los porcentajes, algo más.

Share of each country's population that is enslaved. Data source: Walk Free Global Slavery Index. (Max Fisher/Washington Post)

Lo que me extraña es que el Parlamento Europeo hable de más de 800.000 esclavos en la Unión Europea, cuna de la civilización y la libertad. De ellos, casi 300.000 esclavas sexuales.
La diferencia entre una cifra y otra, al margen de la fuente y de su fiabilidad, no está en el porcentaje que supone una y otra sobre el total de su población. Está en que la mayoría de esclavos en la primera estimación es de esclavos por nacimiento (castas inferiores, por ejemplo), mientras que los de la segunda fuente me temo que sean esclavos "de importación". No sé qué es peor.

martes, 22 de octubre de 2013

¿Sexo? No, gracias. Somos japoneses

Un artículo de The Guardian sobre los cambios que se están produciendo en el Japón en torno al sexo, en particular entre los jóvenes. Aumento de célibes (y de vírgenes de ambos sexos), huida del amor (romántico o no) y, a lo más, algo de sexo sin compromiso, caminos divergentes para ambos géneros...
Este último punto me interesa. Como es sabido, las mentalidades cambian muy lentamente, la economía lo hace con algo más de rapidez y la política cambia muy rápidamente. Pues bien, la cultura tradicional (la mentalidad dominante durante tiempo) asignaba a cada género un papel que la evolución de la sociedad hace saltar por los aires, produciendo un desconcierto colectivo que se manifiesta en la dificultad a comprometerse en una pareja sexual estable.
De todos modos, los datos que aporta el artículo desde fuentes variadas son muy curiosos. Algo más está pasando como para que ese instinto básico se esté encaminando en la línea allí indicada (que incluye aumento de manga -hentai-, "autoestima" y demás).

lunes, 21 de octubre de 2013

Los arios son raza superior

Eso dicen los griegos de Amanecer Dorado, siguiendo a Hitler. El problema es que los nazis alemanes contemporáneos declaran a los griegos raza inferior. Así que, o se trata de una jerarquía alemanes>griegos>los otros o se trata de una pura fantasía fruto de tomar como "raza" lo que no lo es. En el supuesto, falso por cierto, de que existiesen las "razas", lo que no está claro es que puedan jerarquizarse en superiores e inferiores. "Raza", al fin y al cabo, es el resultado de clasificar a los seres humanos mediante criterios de apariencia externa (no su adn, o su genoma, o el tamaño de su intestino delgado) y atribuir, arbitrariamente (el poder suele ser arbitrario), el carácter de superior o inferior a todos los miembros de tal clasificación. Para el caso de los "arios", la clasificación es todavía más problemática de lo que se ve por los problemas de jerarquización de nazis griegos y nazis alemanes: llámanse arios a los que comparten descendencia del grupo lingüístico indo-europeo. Es decir, todos los europeos menos finlandeses, húngaros y vascos.

Las armas se compran para ser usadas

Es una obviedad. Se compran para atacar a alguien aunque oficialmente se compran para defenderse de alguien que las ha comprado para atacar. Respuesta y disuasión son argumentos válidos para las personas físicas que las compran (en mercados legales o ilegales), para grupos "armados" (lo mismo) y para países o naciones. 
Habría, eso sí, caminos más baratos: el de hacer que el "otro" sintiera como indeseable el atacar. Para ello, afrontar el conflicto si lo hay y, además, hacer que el ataque sea algo negativo para el que ataca (pierde mercado, se cierran bancos en los que las elites que podrían atacar han depositado dinero, se convierte en un paria internacional etc.). Pero esto es demasiado complicado y trabajoso y los humanos, como otros animales, prefieren tirar por la calle de en medio y recurrir a las armas.
La cuestión, de todas formas, además de saber para qué se compran es saber para qué se venden y quién lo hace, y eso está más claro todavía. Se venden por una política keynesiana. Invertida y pervertida, pero keynesiana: bombear dinero público en el sistema productivo. Como la clásica, tienes sus flecos: el comercio clandestino e ilegal, pero esa es otra historia, común con otros productos. Y el mayor fleco es ese "invertido y pervertido" que haría que Keynes se removiese en su tumba al ver su nombre en tal esquema. Pero el caso es que, si se producen, es para crear la demanda y venderlas a quien las necesite aunque no sea más que porque sus vecinos ya las han comprado y les amenazan. El derecho a la legítima defensa, claro. Y si no amenaza nadie, se inventa o se plantea la posibilidad en el futuro o se asumen roles de policía municipal a escala mundial.
Pero volvamos al keynsesiano máximo: los Estados Unidos, primer vendedor de armas a mucha distancia del segundo, Rusia. Se trata del 78 por ciento de todo el comercio armamentístico mundial, 66.000 millones frente a los 4.000 de Rusia.
El primer detalle anecdótico es que el "shutdown" fue precedido en pocas horas por sustanciosos contratos del Pentágono (Secretariado -ministerio- de Defensa) con empresas armamentísticas (todas privadas). 5.000 millones de dólares, dicen.
Ya no es tan anecdótico el papel que juegan esos productos tanto para el uso propio (su presupuesto militar es, aproximadamente, la mitad de todo el presupuesto militar mundial) como para la exportación que, como digo, le convierte, con mucho, en el primer país exportador. Es decir, el papel económico que tiene tal sector en la economía interna (genera puestos de trabajo, beneficios y circulación del dinero, póngase en el orden que se prefiera) como en el comercio exterior reduciendo el déficit comercial del país.
La conclusión malpensada es que el gobierno de los Estados Unidos promueve la guerra. No es un fenómeno únicamente político sino también económico (y, de nuevo, el orden lo pone cada cual: si primero lo económico o lo político).
Amén de ello, es política de los sucesivos gobiernos estadounidenses el usar su poderío militar para mantener su papel hegemónico en el sistema mundial, amenazando o interviniendo a tenor de sus intereses de superpotencia. También aquí, lo militar no es lo único. También espía o lleva a cabo operaciones de relaciones públicas (diplomacia púbica la llaman y se dirige desde el Departamento de Estado). Pero es indudable que las armas juegan un papel en ese tipo tan particular de neo-neo-colonialismo, militar, económico y político. En todo caso, su papel defensivo es menor en este punto. 
Para rematarlo (nunca mejor dicho), el liderazgo que los Estados Unidos ocupan en las armas de nueva generación (comenzando por los "drones"), indica hasta qué punto se mezclan consideraciones económicas (ciclo del producto), políticas (vigilancia, espionaje y asesinato "limpio" de los designados como "malos" sin declaración de guerra ni juicio) y militares (evitar el regreso de ataúdes y reconocer que la ocupación del terreno es demasiado complicada para los fines que se persiguen).

domingo, 20 de octubre de 2013

Miedo made in USA

He leído, incidentalmente, un texto académico sobre el miedo en la sociedad estadounidense que, a decir de su autor, sería causado por el terrorismo yihadista desde el 11-S. En realidad, es la versión oficial pero que casa muy mal con los datos, incluyendo los actos terroristas en países de mayoría musulmana, relacionados con diferencias políticas y sociales y que vienen empaquetados bajo la etiqueta religiosa de suníes y chiíes. .
En primer lugar, porque ese miedo, de existir, habría sido anterior al 11-S.
En segundo lugar, porque hay interpretaciones alternativas al 11-S como, por ejemplo, la de ser algo parecido a lo que fue Pearl Harbor: formando parte de una "cultura de guerra", legitimar las acciones que seguirían, a saber, entrar en la II Guerra Mundial a lo que eran contrarios muchos estadounidenses, y entrar en una supuesta "guerra contra el terror" que permitirían toda una serie de actividades desde el Patriot Act a los espionajes de la NSA.
Pero, sobre todo, porque el miedo en la sociedad estadounidense, de existir, estaría más motivado por los sucesivos tiroteos o balaceras  (más de 60 desde 1982) con numerosos muertos. Aquí hay una enumeración, descripción y somero análisis y aquí una constatación: son varones los atacantes, con alguna rara excepción femenina.
El miedo (y la acción política de las empresas armamentísticas a través de la National Rifle Association) produce armamentismo privado y ese armamentismo privado, junto al machismo, hace más probable la balacera que, entonces, generará más miedo. No son yihadistas (un solo caso que yo recuerde, el de Fort Hood en 2009, y hasta en ese caso se puede discutir tal calificación, algo así como haber calificado el terrorismo de ETA como "terrorismo católico").

viernes, 18 de octubre de 2013

Los inteligentes también se enamoran

Eso no lo duda nadie. Serán inteligentes, pero no son inmunes a ese enloquecimiento pasajero que es el enamoramiento. Sin embargo, son varios los amigos que me han comentado su asombro ante la irracionalidad de algunos planteamientos nacionalistas o algunos planteamientos religiosos.
Los primeros son los que se llevan: el catalanismo, el españolismo y hay quien me ha añadido el valencianismo. Sus elementos poco racionales son fáciles de detectar. Se trata de sentimientos que  no se avienen a razones: el corazón tiene sus razones que la razón no comprende.
Los segundos me llegan a propósito de los ecos de aquella entrevista del papa Francisco a las revistas de los jesuitas, sus hermanos. Pero en este caso no va con lo que dijo el pontífice sino sobre las reacciones: furibundas unas, sumisas otras, interesadas las de más allá. Lo que asombra a alguno de mis amigos es la absoluta falta de racionalidad en los dos primeros tipos de reacción. En el tercero sí puede verse: se usan aquellas declaraciones para arrimar arteramente el ascua papal a la propia sardina ideológica o política.
El problema que tienen los que se asombran por la falta de racionalidad en los planteamientos nacionalistas o en los religiosos (mosén Xirinachs, senador, decía que ambos sentimientos están en puntos del cerebro muy cercanos el uno del otro) lo tienen porque confunden dos campos distintos aunque sus fronteras no siempre queden claras, sobre todo porque, como se ve en el caso del Papa, hay racionalidades (relación medios-fines) que aprovechan de esos enamoramientos para arrimar el ascua a su sardina. 
Además, hay toda una serie de actividades intelectuales (racionales) que legitiman esos enamoramientos: la historia (ad usum delphini, claro) y la teología. Para el enamoramiento en sentido estricto no se me ocurre, pero supongo que entrarán las feromonas, la supervivencia de la especie y vaya usted a saber.
Lo que sí se me ocurre es que hay modos muy racionales de aprovecharse del enamoramiento ajeno que van desde los favores sexuales a la satisfacción de egos e intereses de todo tipo.

jueves, 17 de octubre de 2013

Deuda

El reloj de la suspensión de pagos del gobierno federal de los Estados Unidos (algún gobierno federado o ciudad ya lo hicieron) vuelve a hacer tictac hasta el 7 de febrero. Total, una deuda equivalente al PIB del país es una fruslería que podrá asumirse con QE, explotación de las periferias y algún que otro artificio contable.
Lo que ya no está tan claro es que la deuda de los países periféricos de la Eurozona pueda ser pagada. Yanis Varoufakis da por supuesto que no y que las diabluras (shenanigans) de los líderes europeos no sean las de peleas dentro del Partido Republicano (el Tea Party, ¿perdedor de esta mano de póker?). Lo impresentable es que muestran una gran alegría cuando contraen más deuda como si fuese a haber un crecimiento económico (y de recaudación) tan enorme que hiciese posible su pago. Parece que no hay tal posibilidad, así que "el mundo que dejamos a nuestros nietos", después de haber colonizado el Planeta y el medioambiente, es el de haber colonizado el futuro. Y el que venga detrás, que arree.

miércoles, 16 de octubre de 2013

Desconfianza, irritación, aburrimiento, indiferencia

Que hay un problema, nadie lo duda. Hasta se podría decir que se ha convertido en un tópico. Ya no está tan claro cómo etiquetarlo. Incluso se discute cuál sería el sujeto de la oración con la que se describe: “los políticos”, “la clase política”, “algunos políticos”, “la democracia” o “la política”. Sí se constata la mala opinión que expresan los encuestados  cuando se les pregunta por temas que incluyen esas palabras.
La semana pasada se ofrecía, en estas mismas páginas, una infografía a partir del Barómetro del CIS de septiembre. Recordemos: la situación política española era calificada de mala o muy mala por el 80 por ciento de los encuestados cuyas respuestas, además, permitían una lista de problemas que empezaban por el “paro”, seguían con “corrupción y el fraude”,  los “de índole económica” y “los políticos en general, los partidos y la política”. Y si se les preguntaba cómo veían la situación política en un año, un 46 % contestaba que igual y un 32 % que peor. Los que creen que mejor estaban en el 10 % y otro tanto los que no sabemos.
Para saber habría que ver cómo ha sido en tiempos recientes. Y estos son los resultados del Barómetro de septiembre de 1994, también de mayor a menor: “Desempleo”, “el problema de la droga”, “la situación económica, la crisis, la subida de los precios” y “la corrupción, el fraude, los escándalos políticos”. Ahora los de septiembre de 2003: “paro”, “terrorismo de ETA”, “inseguridad ciudadana” e “inmigración”.
Hay problemas que pueden ser más o menos coyunturales, pero hay uno que aparece como constante: el paro o desempleo, siempre en primer lugar. La corrupción estaba hace 20 años y fueron y son los escándalos y la escandalera montada en su entorno. Pero el problema con la política o los políticos es reciente. En los Barómetros, aparece en primeros puestos solo a partir de 2009. En el de octubre de 2012 se preguntaba por “los sentimientos que, principalmente, inspiraba la política al entrevistado”. La respuesta más frecuente era la de “desconfianza” (45 %), seguida por la “irritación” (15 %), el “aburrimiento” (13 %) y la “indiferencia” (11 %). Hay motivos, entonces, para preguntarse si la cuestión es más o menos coyuntural.
Lo que sé es que no es exclusivo de España. De Italia, mejor no hablar. No hacen falta muchas encuestas para saber qué está pensando la mayoría de los italianos ante los espectáculos que su “clase política” está ofreciendo. En Francia, Hollande cae en aceptación y, probablemente, algo parecido sucede con el “entusiasmo” con la política. En Alemania, Merkel ha, más o menos, ganado, pero se detecta el mismo cansancio con el juego político. En Portugal, se mide por la abstención en elecciones recientes. De todos modos, la palma es para los Estados Unidos.
Gallup daba la lista de problemas y, por orden, eran “gobierno disfuncional”, “economía”, “desempleo” y “déficit”. También proporcionaba las valoraciones de los presidentes desde Truman a la actualidad. La opinión mayoritaria sobre Obama no es muy halagadora, pero mucho peor es la que merecen los congresistas y senadores: solo un 11 % valora positivamente cómo están desarrollando su actividad, tendencia claramente decreciente en lo que va de siglo, por tanto anterior a la “crisis” e independiente de cómo han gestionado el “shutdown” cuyo reloj ha estado haciendo tictac hasta la fatídica fecha de mañana. “Gobierno disfuncional” es una expresión curiosa y ha saltado al primer puesto en esas últimas circunstancias de irresponsabilidad y politiquería extrema.
La cosa, como se ve, es algo más complicada que lo que venían a decir los franceses firmantes del Manifeste Roosvelt del año pasado: “Por desgracia nuestros dirigentes parecen totalmente superados por el fenómeno: ya fueron incapaces de anticipar la crisis de las “subprimes”, hoy son incapaces de proponer un diagnóstico ajustado a la situación, y en consecuencia incapaces por ello de presentar soluciones concretas, a la altura de los retos actuales. Todo sigue como si una reducida oligarquía interesada sólo por su futuro a corto plazo hubiera tomado el mando”.
Y todavía más complicada si se tiene en cuenta esta otra cita: “Está muy claro que las clases gobernantes del mundo son demasiado ignorantes y estúpidas como para ser capaces de ver más allá del tal problema [el del excesivo poder de las finanzas] y demasiado engreídas como para pedir consejo a quienes podrían ayudarles”. Se publicó en 1932 y su autor es Bertrand Russell. Lo que vino después, ya es historia. Historia con mayúscula, diría yo.
(Publicado hoy en el diario Información -Alicante-)
(Añadido el 17: Tareas para mis inexistentes estudiantes: comparar los datos del Barómetro del CIS de septiembre para España con los datos para NBC-Wall Street Journal de octubre para los Estados Unidos -la muestra española es sensiblemente mejor, dicho sea de paso-)

La caída de un imperio

Si yo fuera profesor universitario, propondría a mis estudiantes que ejerciesen de tales (es decir, a los que estudiasen, que ya sé que no son la mayoría) esta tarea: comparar, por un lado, lo que Johan Galtung analizó en 1979 comparando la caída del imperio romano y la situación mundial de entonces y, por otro, lo que Chris Hedges analiza ahora comparando la caída del imperio romano y la situación actual, en concreto de los Estados Unidos.
La historia, con permiso de Hegel y Marx, no se repite, ni en comedia ni en tragedia, pero sí se puede aprender de lo sucedido anteriormente por aquello de que "los pueblos que olvidan su historia están condenados a repetirla" (cosa que dicen que dijo desde Cicerón a Santayana y de Avellaneda a Franco -que a ese sí que se lo escuché-).
Mi opinión no va a influir en la realidad, pero tengo la impresión de que, después de haber anunciado en repetidas ocasiones "que viene el lobo", esta vez sí que está viniendo y entramos en una etapa particularmente desordenada y caótica. De lo que vaya a emerger de ella (cuestiones medioambientales sobre el suicidio de la especie al margen) ya no me enteraré. Por razones meramente actuariales.

lunes, 14 de octubre de 2013

Economía ficción

Copio y pego de aquí los datos sobre el Producto Mundial Bruto, el monto total de los "derivados" y el de Bolsas, seguros y familias:
The notional value of derivative financial instruments is now estimated at $1.2 quadrillion – that is, one thousand two hundred trillion dollars. This statistic is fantastic in every sense of the word, amounting to 16.7 times the Gross World Product, which is the value of all the goods and services produced per year by every man, woman and child on the planet: $71.83 trillion. Derivatives are valued at six times more than the total accumulated wealth of the world, including all global stock markets, insurance funds, and family wealth: $200 trillion.
No comment.
(Añadido el 15) Pero sí el comentario de Vanoufakis:
To sum up, toxic derivatives were underpinned by toxic economics which, in turn, were no more than motivated delusions in search of theoretical justification; fundamentalist tracts that acknowledged facts only when they could be accommodated to the demands of the lucrative faith. Despite their highly impressive labels and technical appearance, economic models were merely mathematised versions of the touching superstition that markets know best, both at times of tranquillity and in periods of tumult.
Superstición, dice.

Pesimismo ambiental

Otro estudio, publicado este en Nature, calculando cuándo las temperaturas medias comenzarán a subir de forma continuada. La fecha de corte para las ciudades estudiadas, si no se hace nada por evitarlo, sería 2047 (aunque en algunas ciudades ya sería un hecho en 2020). Si se toman medidas apropiadas, en 2069. 
Por mucho que aumente la esperanza de vida en las Españas de la austeridad (donde, por cierto, supongo que se tiene que estar reduciendo), yo no seré testigo ni siquiera en el caso más cercano. Es decir, que entiendo que se diga que la cuestión ambiental es importante y, al mismo tiempo, no se haga nada para remediarla. El que venga detrás, que arree.
Como los autores (de la universidad en la que he estado un par de veces y por periodos largos -la única en la que he dado clases con pantalón corto y chancletas-) son serios, añaden las numerosas razones para tomar sus conclusiones con cautela, que es a lo que se aferrarán los de "el que venga detrás etc." para justificar que no se haga nada, excepto volver a reunirse los gobiernos y "business as usual" el resto de habitantes del Planeta.

domingo, 13 de octubre de 2013

Politiquería provinciana

Claro, claro, me refiero a la de los Estados Unidos a propósito del "shutdown" mientras el reloj hace tictac y se acerca la fecha del 17. Se prorrogue o no tal "deadline", la cosa no cambia mucho. 
Allá se discute de vez en cuando sobre el "excepcionalismo" estadounidense (que ellos llaman "americano" -ver también este-), sobre el "aislacionismo" (bien contrario a la doctrina Carter ya expuesta en 1980) y el "destino manifiesto" por encima del derecho internacional (público, por supuesto). A lo más que llegan es a darse cuenta de que el actual "shutdown" está afectando a las vidas de muchos estadounidenses (añado: los más vulnerables y, en todo caso, los más indefensos, incluyendo los veteranos de guerra y, claro, las mujeres). E insisto: podría ser un truco planificado para justificar más recortes austericidas). 
Lo que no discuten con tanto ahínco es el hecho de que se trata del único país que puede "pensar localmente y actuar globalmente" y, peor, que lo que hacen "dentro" tiene consecuencias "fuera". Y dramáticas en algunos casos como podría ser el presente, en caso de suspensión de pagos. Hasta su Banco Mundial lo ha venido a decir. Y su no menos FMI.
Sin embargo, los análisis que uno encuentra allí hablan de escenarios para la política local según se llegue a un acuerdo o no, y, en su caso, según el tipo de acuerdo al que se llegue. Piensan en las elecciones siguientes, claro. Y es un buen artículo en mi opinión. Otros, como Barbra Streisand, se preguntan cómo una minoría (el Tea Party) puede hacer papel mojado lo de "gobierno del pueblo, por el pueblo y para el pueblo" o hacen ver las incoherencias del Partido Republicano cuando habla de "principios" siendo así que tendría que hablar de intereses. Y los efectos electorales están sobre la mesa.
No sigo. Pero habría que decirles que 1. es la economía, estúpido y 2. que los países que están uncidos al carro estadounidenses (prácticamente todos, incluidos los "emergentes" que o comercian con ellos y son los primeros tenedores de Bonos del Tesoro entre los extranjeros -la China, claro-) la tienen clara si, pensando localmente los "gringos", lo que están haciendo es actuar (sin darse cuenta?) globalmente: los uncidos se verán muy, pero que muy afectados si se produce la debacle anunciada. 
Viceversa: no está mal que se actúe localmente (es el único ámbito inmediato y tal vez posible), pero no estaría de más que se pensase globalmente también. Pensar globalmente y actuar globalmente ya debe de ser la repera.
(Añadido el 17: Aquí vienen, con más detalles, los gastos federales que no se cerraron -por ejemplo, el del sueldo de los parlamentarios o su gimnasio- y los que sí se cerraron -mujeres, niños y minorías, primero-)