domingo, 31 de marzo de 2013

Felicidades: se cierra YouTube

No, no se hunde el mundo. Es una broma de April Fool' Day, Poisson d'Avril, Pesce di Aprile, Dia da Mentira, un día, mañana, como el Día de los Inocentes, 28 de diciembre en las Españas, en el que se hacen bromas y los periódicos publican alguna noticia falsa. Quiero decir, humorísticamente falsa, porque noticias falsas son más frecuentes: las planificadas por el medio o las que le son "coladas" por quienes están interesados en engañar en una dirección u otra.
Curiosa costumbre esa de hacer "oficial" lo que es mucho más frecuente de lo que se está dispuesto a reconocer, razón por la que TODAS las noticias han de ser tomadas con una cierta distancia. Por ejemplo, y como ya he contado, las noticias en su día sobre Irak, su enorme ejército y sus planes de ataque a "Occidente". Y no fue un Primero de Abril.

Economía sumergida

El informe es viejo (es de 2011) pero vale la pena darle un vistazo para darse cuenta de que el "top ten" de la evasión de impuestos en economía sumergida permite hacer este "ranking" basado en lo que los respectivos gobiernos pierden como efecto de la economía sumergida. No hay más países que lleguen a los 100.000 millones.


Pero también podrían ordenarse por el tamaño de su economía sumergida (España, en cuarto lugar) o por el gasto gubernamental en proporción al respectivo PIB (España, en quinto lugar). La presión fiscal española tampoco es de las más altas. Su PIB es el décimo. Eso sí, cuando se introduce la renta per cápita, se ven los problemas de los BRIC, también presentes en este "top ten", del que falta la India.

sábado, 30 de marzo de 2013

Chipre redux



Por lo que cuentan (y documentan), lo de Chipre no fue una reacción desesperada de los burócratas de la "troika", chapucera y apresurada. Por lo visto, la eventualidad de ese tipo de intervención había sido puesta sobre la mesa y analizada con mucha anterioridad y ha sido considerada en la actualidad por otros gobiernos.
Recordemos que el punto de partida fue una burbuja financiera producida por el propio paraíso fiscal. Digamos que el país vivía "por encima de sus posibilidades" con solo dos sectores económicos importantes: el turismo y los bancos permisivos. Como estos últimos hicieron a su vez inversiones arriesgadas (en fondos griegos que quebraron y en "productos tóxicos" estadounidenses) y se vinieron abajo, la "troika" aplicó las recetas previas, ya estudiadas, para evitar un colapso del sistema financiero más general, sistema en el que el dinero ya no guarda ninguna relación con la economía real. Para más inri, la inestabilidad chipriota se habrá llevado por delante el otro sector importante de su economía, el turismo, con lo que la "solución" inmediata es que paguen "los de abajo" por los desmanes de "los de arriba", gobiernos de izquierdas (el anterior) incluidos en la lista de irresponsables a los que no creo que se les exijan responsabilidades.
¿Que por qué estas recetas se habían estudiado y se guardan en los cajones por si hacen falta? Pues, primero, porque la situación chipriota guarda semejanzas con otras. La española no es idéntica: la burbuja no fue financiera. Pero no vendrá mal recordar que la deuda importante es la privada y que la deuda pública se está contrayendo a partir del rescate de bancos y cajas de ahorros con la particularidad de que la deuda genera deuda si se está produciendo para afrontar sus intereses y se contraen nuevas deudas para pagar las deudas anteriores. El turismo ya no es lo que era y las exportaciones están estancadas, aunque las importaciones (es todo un indicador de los efectos de la austeridad) han disminuido, con lo que la balanza de pagos puede presentarse como todo un éxito. Cosa de políticos. Pero el caso es que no hay que descartar que suceda algo parecido (insisto: no idéntico) a lo de Chipre en otros países.
Pero, segundo y más importante, la burbuja financiera ha sido mundial. Globalizada, digamos. En el artículo que cito al principio se reproducen algunos datos sobre el volumen de los "derivados financieros" a escala mundial. No tienen nada que ver con la economía real. ¿Trescientas veces superiores al mismo? Puede ser. Pero lo que tal dato significa es el de una profunda inestabilidad en el sistema que podría producir cualquier efecto (los sistemas inestables son los que necesitan un menor aporte de energía para cambiar incluso espectacularmente). En ese contexto, es comprensible que nuestros previsores gobernantes de la "troika" (ninguno elegido por sufragio universal directo, secreto y competitivo) hayan hecho sus planes para salvar lo salvable que encaje con los intereses que representan. ¿"Los de abajo"? Como diría la diputada española Fabra: "Que les den". Nihil novi sub sole.

viernes, 29 de marzo de 2013

Dónde viven los muy ricos

Pues estas son las diez primeras ciudades en cuanto a número de super-ricos. Lo he encontrado aquí, pero la fuente es esta:

Rich Cities

Ya me he referido otras veces a este asunto. Las primeras son ciudades de países centrales (la tríada los Estados Unidos, Inglaterra y el Japón). Las cinco siguientes están en países emergentes (BRICS sin Rusia ni Sudáfrica: todos son iguales, pero algunos son más iguales que otros). Curioso ¿no?
Pero lo más curioso es el escaso patriotismo que muestran algunos de ellos: vivir en un sitio no significa lealtad nacionalista al mismo. Eso se deja para los proletarios que, según el Manifiesto, no tenían patria y han resultado (y resultaron) ser los que ingenuamente sí la tienen.

jueves, 28 de marzo de 2013

Cinco mil millones de euros

Esa es la cantidad que el Banco Central Europeo ha enviado, en billetes contantes y sonantes, a Chipre para afrontar la falta de liquidez. En los tiempos de la peseta, decían que un millón de pesetas pesaba un kilogramo. No sé cuánto pesarán esos 5.000.000.000 euros. Van en barco y camiones y, como era de esperar, bajo muy fuertes medidas de seguridad ya que nunca antes se había trasportado una cantidad de dinero semejante.
Preguntas: ¿Los han imprimido ex profeso? En teoría, eso tendría que ser ligeramente inflacionario.
¿Ya los tenían -recuérdese que se trata de billetes físicos, no cantidades contables-? Si los tenían en billetes de 500, hablamos de 10 millones de billetes. Y ¿qué hacían donde estaban?
Y respuestas: la situación de Chipre era terminal, dramática, apoteósica. Claro que si, en otros países, la gente empieza a sacar sus pequeños dineros para guardarlos bajo el colchón y los grandes ahorros para depositarlos castamente en paraísos fiscales, al margen de que resulte más rentable el atraco a mano armada en las casas apropiadas (ni de pobres ni de ricos: en las de en medio), se podría crear un problema de liquidez parecido.
Recuérdese que hay tres tipos de ladrones: los profesionales (bandas organizadas que viven de eso), los necesitados (personas que sufren un revés y necesitan dinero para afrontar esos imprevistos) y los rateros. Pero, ya se sabe, para atracar un banco, nada mejor que ser un cargo directivo del mismo. Esos son otro tipo de ladrones que se sale de la tipología habitual.
(He oído esta noche, en una televisión española, que el dinero provenía, oh ironía, de Alemania, aunque me temo que sea un error: no es de Alemania, sino del BCE y el BCE está en Francfurt, Alemania).

Lo que queda de la globalización

Se daba por supuesto que existía e, igualmente, que era algo beneficioso a lo que los gobiernos tenían que adaptarse. Pero era una ideología y, como tal, su base empírica era más que discutible. Cierto, no había globalización del comercio. Claro que había un comercio internacional, pero su peso sobre el total de transacciones comerciales era mucho menor de lo que se predicaba. Probablemente, no alcanzó el 15 por ciento del total. Quedaba la globalización financiera: ésa sí que existía, pero ahora se comienza  a pensar que no ha sido buena para el conjunto de la población mundial, aunque sí lo haya sido para los que se han beneficiado de ella. Todavía se benefician, pero la duda sobre sus bondades que antes se anunciaban, ahora empieza a crecer. Ha hecho falta una sucesión de crisis de Paul Krugman resume así:
Since 1980, however, the roster has been impressive: Mexico, Brazil, Argentina and Chile in 1982. Sweden and Finland in 1991. Mexico again in 1995. Thailand, Malaysia, Indonesia and Korea in 1998. Argentina again in 2002. And, of course, the more recent run of disasters: Iceland, Ireland, Greece, Portugal, Spain, Italy, Cyprus.
En el artículo que cito, habla de quienes, como él, han venido diciendo que las crisis tenían que ver con la falta de regulación de los mercados financieros internacionales (la globalización financiera que dirían otros) y que se habían tenido que oír que eso era para países "pobres", no para países "ricos". El caso es que, como termina el artículo, podría haber una cierta nostalgia de los viejos tiempos en los que sí que había regulación financiera:
Right now, the bad old days when it wasn’t that easy to move lots of money across borders are looking pretty good.
Esa globalización podría dejar de existir. No es la primera vez, en la historia del capitalismo, que una etapa de ferviente globalización es seguida por otra de presurosa desglobalización. Esta vez incluso desesperada. Tal vez. Pero también es posible que los jugadores en la ruleta mundial "se olviden de Chipre y se dediquen al repunte del riesgo", como se dice en el Financial Times. Total, qué mas da una crisis más o menos cuando el beneficio está esperando en un juego, con algo de inercia, pero con evidente "chute" de la adrenalina que mantiene activa la partida de nuevo a escala mundial y sin restricciones. Se verá. Pero es un dilema muy de fondo, más allá de las primeras páginas de los periódicos o las aperturas de los telediarios.

miércoles, 27 de marzo de 2013

Más sobre el asno de Buridán

Navegando por internet se encuentra esta bienintencionada versión del asno de Buridán, en este caso con dos asnos:
Con ella se da a entender que colaborando se consigue más que peleándose. ¿Cierto? Bueno, pues hay quien proporciona esta otra versión:
Se trata, obviamente, de la versión que mejor conviene al vencedor, capaz de comerse los dos montones de forraje. Colectivamente, la cooperación daría mejores resultados (cada uno comería en total un montón).
Ahora piénsese, por un momento, que uno de los asnos son los países centrales de la Eurozona y que el otro asno es el de sus países periféricos. No es mucho exagerar decir que la opción, de momento, es hacia el modelo 2, hasta que los países centrales se den cuenta de que el problema no son sus bancos sino su comercio y que los periféricos, congelados por la austeridad impuesta, la impericia de sus políticos y el carácter insaciable y avaricioso de sus élites sociales, empiezan a no demandar productos de los países centrales. Tal vez entonces piensen que el modelo 1 sería el más beneficioso para todos. Y por dos razones adicionales:
1. que la cosa quedase en el primera primera de las viñetas de cada uno de los modelos: un asno de Buridán que acaba muriendo de hambre.
2. que en ninguno de los bienintencionados modelos se discute un pequeño detalle: quién ató a los burros. ¿El capitalismo?¿Y quién va a sustituirlo con qué? Encima, la cosa no acaba ahí.

martes, 26 de marzo de 2013

Datos sobre Chipre

Como quien no quiere la cosa, el Boletín Semanal que hoy publica el Banco Mundial, trae datos sobre Chipre. Irrelevantes para la que está cayendo, y tal vez ahí resida su interés. Así, venimos  a saber que la renta per cápita (ingreso nacional bruto, método Atlas -no se crea-) ha estado creciendo por encima de los "países de renta alta aunque no miembros de la OCDE" con los que se compara. La cosa, efectivamente, ha ido bien y se refleja en el crecimiento de la esperanza de vida (llegando a los 80 años al nacer en 2011), la escolarización muy alta, el acceso al agua potable (100 por ciento, por lo menos desde 2005) y las bajas emisiones de CO2, punto este último que podría indicar una economía no-industrial y que, como sabemos, indica una economía hiper-financiera (eso sí: los datos sobre los préstamos del Banco terminan en 1992, cosa que creo que también es un dato positivo).
Demasiados datos positivos que indican lo poco indicadores que son. La procesión iba por otro lado.

lunes, 25 de marzo de 2013

Chipre: Otra vez Buridán

Elegir no es fácil cuando la opción es entre dos males. Si se tratase de elegir entre el bien y el mal, parece que la cosa no tendría muchas dificultades: se elige el bien y se rechaza el mal (qué sea el bien y qué sea el mal es otra cuestión). Y si se trata de elegir entre dos bienes, puede haber todo tipo de métodos para hacerlo y hacerlo con tranquilidad: lo más que se arriesga es no conseguir, con la propia decisión, tanto como se podría haber conseguido con la contraria, pero que, aun así, no dejaría de ser de resultados positivos.
El asno de Buridán es un caso particular: el animal, hambriento, se encuentra a la misma distancia de dos montoncitos de forraje igualmente apetitosos; si se acerca a uno, se aleja del otro; y como ambos le apetecen igualmente, acaba muriendo de hambre al no poder decidir.
Pues bien, después de leer esta buena colección de traducciones de artículos sobre el asunto Chipre (escritos, obviamente, antes de las novedades producidas en Bruselas ayer domingo), se me ocurre una situación todavía peor que la del llamado "asno de Buridán". 
De los artículos en cuestión se desprende un diagnóstico común: un paraíso fiscal, con fuerte presencia  de rusos practicando la lavandería financiera y con perspectivas petroleras, que invierte en Grecia y compra productos tóxicos estadounidenses y cuyo sistema bancario entra en crisis (riesgo de bancarrota)  al perder sus inversiones. Ante ello, los no elegidos democráticamente de la troika, que ven peligrar el sistema bancario que ellos protegen y la moneda que parece convenirles, imponen una serie de medidas a cambio de enviar dinero para el saneamiento de los grandes bancos -las cooperativas, sin problemas- a cambio de saltarse reglas dictadas por dicha troika sobre los depósitos bancarios.
Ante tales terapias, y encima impuestas desde fuera, la gente se arremolina y los parlamentarios chipriotas elegidos democráticamente tienen que abstenerse -los gubernamentales- o votar en contra -la oposición-. Reaccionando,  los no-elegidos democráticamente (la troika) dicen que "donde dije digo, digo Diego", pero añadiendo que, sean cuales sean las medidas del rescate, el pueblo chipriota va a tener que sufrir mucho, pagar por los pecados de los banqueros, evasores fiscales y mafiosos y asumir en sus carnes las consecuencias de los desmanes cometidos por otros (imagen muy de Semana Santa católica, la tradicional, no la del sector turístico). 
Y aquí viene el nuevo asno, enfrentado a un mal (la pérdida de poder adquisitivo de sus ahorros, pensiones y, en general, activos, gracias a las condiciones del rescate) y a otro mal (la pérdida de poder adquisitivo de los activos propios si se sale del euro y se devalúan sus fondos digamos que en un 50 por ciento, entre devaluación e inflación). Como ciudadano que vota ¿qué puede elegir? ¿Perder o perder? Un buen político, enfrentado a una campaña electoral con tal dilema, lo que hará es tratar de asno al electorado y hablarle de cualquier otra cosa (nacionalismo, los turcos, la era del petróleo y el gas -obviando que ya ha sido vendido a los rusos-, y cosas parecidas) o les hará promesas falsas con "narrativas" muy sugerentes y "story telling" de vaya usted a saber.
De te fabula narratur. Por ejemplo, de los españolitos (o, si se prefiere, de los catalanes): ¿qué tendrían que elegir?¿Recortes por un plan de austeridad o recortes por salirse del euro? Evidente la respuesta: una campaña electoral plagada de falsedades o maniobras distractivas como fueron, respectivamente, las del Partido Popular en las elecciones generales y las de Convergència i Unió en las autonómicas.

domingo, 24 de marzo de 2013

Migraciones: destino deseado

Estos son los cálculos que hace Gallup sobre el número de personas que desearían cambiar de residencia y a qué país desearían emigrar: 
top desired destinations.gif

Nótese que Arabia Saudita tendría más "novios" que Alemania y que Australia está en este "top ten". Estados Unidos sigue siendo la "Tierra Prometida" mayoritaria: tres veces más que el siguiente.

sábado, 23 de marzo de 2013

Perplejidades ante Palestina

El nuevo gobierno Netanyahu, laico y nacionalista, no presagia nada mejor que los anteriores, religiosos y nacionalistas, en lo que se refiere a la paz en aquellos territorios. Ante tal gobierno y coincidiendo con el viaje de Obama a Israel y Palestina, Gallup ha publicado una encuesta que me ha dejado perplejo, por lo menos en estas dos de sus tablas. La primera se refiere al apoyo que pueda prestar la población al llamado proceso de paz:

qmhbgxziies_msxvztuqeg.gif

Yendo a sus dos últimas líneas, parece que el apoyo más evidente a dicho proceso viene de los "israelíes no-judíos" (ciudadanos, pero sin la religión que otros pretenden que sea la religión del Estado). Pase. Pero obsérvese que el porcentaje mayor de rechazos (sin, en ningún caso, llegar a la mayoría) viene de los palestinos que viven en la Franja de Gaza. ¿En la Franja de Gaza? Pues sí.
La otra tabla es ésta y se refiere al apoyo a la existencia de un Estado palestino independiente del Estado de Israel:

api050eprea9mkbagmf8oq.gif

Se repite: los "israelíes no-judíos" (algunos de ellos, palestinos) lo apoyan con fuerza mientras que los palestinos que viven en la Franja de Gaza se muestran, en mayoría, contrarios a tal Estado. Tal vez porque supondría la existencia de dos Estados. 
No lo sé. Pero una vez más, estas cifras (discutibles por cuanto no sabemos el grado de ocultación de opiniones que haya podido haber en un contexto tan problemático como éste) muestran que no es la mejor forma de analizar el asunto contraponiendo judíos y palestinos de manera blanco y negro. Dentro de los israelíes hay diferencias y hay divisiones de opinión y lo mismo puede decirse de los palestinos, ahora sí divididos en dos territorios distanciados hasta en lo político.

viernes, 22 de marzo de 2013

La crisis compleja

El etnocentrismo, esa creencia tan difundida según la cual "mi" mundo se encuentra en el centro de "el" mundo, hace aguas. No hay que avergonzarse ni de sentirlo ni de que esté en crisis. Lo han sentido todos los pueblos que han identificado, por ejemplo, lo que ellos hablan con lo que habla el ser humano (runa simi, en el quechua de los incas) o incluso lo que ellos son con el ser humano (bantú). Los eurocéntricos que han creído que "su" civilización era "la" civilización (razón por la que suponían que nos encontrábamos en una "crisis civilizatoria"), tanto en su vertiente europea como en la más apropiada vertiente "occidental", tienen dificultades para mantener su idea. Pero pasar de ese etnocentrismo europeo u "occidental" al latinoamericano tiene sus peculiaridades.
En primer lugar, el "latinoamericanocentrismo", desdeñando a los eurocéntricos coloniales y tratando a los Estados Unidos como "imperio" (sin ver su colonialidad subterránea), puede producir engaños, errores y deformaciones como los ha producido el eurocentrismo. Sin embargo, el poder de uno y otro no es el mismo, pero si parece que las proporciones están cambiando. Ya se habla de "aprender de América Latna" (o "aprender del Sur") en lo cultural, pero también se espera el flujo de capitales en la misma dirección. Esos "centrismos" suelen implicar una relación de poder centro-periferia.
Como intelectualillo que soy, me interesa más el primer aspecto, aunque el segundo sea más importante "en última instancia", más allá de las retóricas sobre "narrativas", "discursos" y "story telling", que es algo que me interesa todavía menos.
La ventaja del "latinoamericanocentrismo" es que nace algo menos etnocéntrico. Es decir, nace menos miope ya que no compensa su miopía, como los eurocéntricos, con las gafas de su poder colonial. 
La ausencia total de etnocentrismo creo que es imposible, ya que es un rasgo animal del que difícilmente se puede uno despojar, aunque sí se pueda reducir (como se puede ayunar o se puede practicar la castidad). Creo, en efecto, que todos tenemos algo de etncéntrico y, lo más que podemos hacer, es intentar que no se convierta en chovinismo, que puede ser dañino para otros y, tal vez, hasta para la especie. "Después de mí, el diluvio", après moi le déluge, atribuido al Luis XV francés del siglo XVIII, es también propio de prácticas chovinistas llevadas a cabo por empresas contaminadoras, países esquilmadores y gobiernos extractivistas (incluidos los latinoamericanos).
Vengamos a la "crisis". Son frecuentes los análisis de la misma como si fuese básicamente estadounidense o se tratase de la eurozona o del correspondiente país europeo en el que vive y trabaja su autor. Y entre sus autores hay nobel de economía, catedráticos ilustres y académicos reconocidos entre ellos (con ayuda de los medios, claro). Crisis económica, por supuesto.
Por todo ello (largo camino para llegar aquí), me resulta particularmente interesante el número de América Latina en Movimiento dedicado como este post, a la "crisis compleja". 
Porque, primero, no es únicamente una crisis bancaria, devenida financiera, transformada en económica y concretada en crisis de deuda (en la Eurozona). Eso se da. Y es cierto que la Eurozona, en particular sus GIPSI, harían bien analizando qué sucedió en América Latina cuando tuvo su propia "crisis de la deuda". Es algo más complejo, aunque, insisto, me resisto a llamarlo "crisis civilizatoria" y lo dejaría en un sencillo "cambio de época", con todo lo subjetivo que tiene eso de las épocas.
Segundo, porque, aunque los autores son básicamente latinoamericanos, no desdeñan las aportaciones de autores de otros dos continentes.
Y, tercero, porque el resultado es  inevitablemente "latinoamericanocéntrico", pero no miope. El número demuestra un mejor conocimiento del mundo que muchos análisis de "la" crisis (la "nuestra" claro) que he leído recientemente.
¿Qué hacer? Nadie sabe, más allá de propuestas puntuales que los que tienen poder (sea en América Latina, sea en la Eurozona y, cierto, en los Estados Unidos) no aplican ni piensan aplicar, como tampoco los gobiernos de los llamados "emergentes", los que, dentro del G-20 prestan a los  enriquecidos y altamente endeudados que todavía creen ser el centro del mundo, cuando el centro del mundo está... ¿dónde? El centro de una esfera nunca está en su superficie. Y mucho menos en esa esfera llamada Tierra, Gaia.

jueves, 21 de marzo de 2013

Conocer es comparar

Comparar el chavismo con el peronismo o a Beppe Grillo con Mussolini es arriesgado porque son más que evidentes sus diferencias. Efectivamente, comparatio non tenet in omnibus. Sin embargo, esas comparaciones son útiles. No para convertirlas en un argumento contra el chavismo o contra el M5S (porque la comparación no sirve para eso), sino para hacerse preguntas sobre la actual viendo lo sucedido en el pasado. Nada más. Por eso ambas comparaciones me han parecido interesantes.

miércoles, 20 de marzo de 2013

Sí a la guerra

Hoy hace diez años que empezó una guerra, absurda entre las guerras absurdas: la de “Occidente” contra Irak o, si se prefiere, la del “cuarteto” contra Sadam Husein. Absurda, pero racional en el sentido de que era un medio para lograr determinados fines que, por cierto, no eran los que el cuarteto de las Azores (Aznar, Barroso, Blair y Bush, por orden alfabético) aireó sistemáticamente y algunos de sus participantes, Tony Blair en concreto, siguen manteniendo. Una visita a la página web que habían alimentado, entre otros, algunos miembros del gobierno de Bush II, los llamados “neocons”, muestra que la invasión de Irak estaba en la mente de dichos políticos mucho antes que la de Afganistán y mucho antes del ataque terrorista del 11-S. De hecho, Donald Rumsfeld, secretario (ministro) de defensa y uno de los “neocons” del Project for a New American Century, quiso que, tras el 11-S, el objetivo fuese Irak y no Afganistán: por fin tenían un Pearl Harbor que movilizase a la opinión pública a favor de ese intervencionismo. Si Pearl Harbor había convencido a los estadounidenses de que había que entrar en la II Guerra Mundial, el 11-S podía ser utilizado para convencerles de que había que ir contra Irak. La decisión, como se sabe, fue la de “primero, Afganistán (donde se esconde Al Qaeda, el causante del 11-S) y después, Irak (que es un aliado de Al Qaeda, dictatorial y amenazante potencia militar)”.
Aunque el “cuarteto” en general, y Bush II en particular, no han pedido disculpas por sus decisiones y aunque el obispo Tutu propusiera llevar ante los tribunales a los dos anglosajones del cuarteto, el hecho es que, poco a poco, se ha ido demostrando 1. que no entendían nada de lo que estaba sucediendo en Irak (cosa, desgraciadamente, irrelevante cuando se trata de atacar a otro país, como ejemplos recientes siguen demostrando) y 2. que los argumentos que usaban eran falsos. Podemos discutir si mentían (porque sabían que eran falsos) o fueron engañados (que tampoco dice mucho a su favor). Pero ni había tal alianza con Al Qaeda (al revés, había una clara animosidad entre Ben Laden y Sadam), ni se trataba de un enorme ejército, ni tenían planes para atacar a Inglaterra, ni había armas nucleares ni siquiera planes para construirlas.
Se trataba de un amigo “nuestro” (en los tiempos de la guerra Irán-Irak) transformado en enemigo “nuestro”. Algo así, aunque más sencillo, que lo sucedido con Gadafi, enemigo-amigo-enemigo según en qué momento.
Aunque los medios de comunicación internacionales (y, muy en particular, los estadounidenses) se alinearon con Bush II, el aniversario de hoy fue precedido por una de las manifestaciones mundiales más numerosas que se conocen: la producida el 16 de febrero del mismo 2003, un “No a la guerra” que congregó entre diez y quince millones de personas a escala mundial y que, en España, planteada contra el gobernante Partido Popular y su líder José María Aznar, fue seguida por el triunfo electoral de dicho partido en las inmediatas elecciones municipales. Un caso más de diferencia entre “manifestación masiva” y “manifestación mayoritaria”. Los gobernantes de entonces, como ahora el presidente Rajoy, siempre podrán decir que la “mayoría silenciosa” es la que realmente cuenta. Si les vota, claro. Aquel “¿oirán nuestros gobernantes el clamor del pueblo?” quedó en eso: en una invasión de dudosa legalidad y de discutible legitimidad.
Tiempos pasados, se dirá. Pero no tanto. Hans Blix, que había dirigido el equipo de inspectores que buscaban armas nucleares en Irak, ha dicho este mismo mes algo preocupante: “No repitan la guerra de Irak con Irán”. Porque, efectivamente, el enemigo, desde muchos años, ha sido Irán, tan petrolero como Irak, pero mucho más militante respecto a Israel de lo que lo era el menos armado y más contemporizador Irak de Sadam. Se verá. Muchas veces se ha dicho “que viene el lobo” respecto a un posible ataque contra Irán que modificaría, notablemente al alza, los precios del crudo. El problema es que, en el cuento y quizás en la realidad, al final el lobo sí que viene.
Hay una razón más para recordar este aniversario. Tony Blair ha defendido, con la misma vehemencia con que defendió el ataque contra Irak y con argumentos tan discutibles como los de entonces, una mayor participación “occidental” en la guerra de Siria, evidentemente contra el actual gobierno.
La historia no se repite ni en comedia ni en tragedia. Pero no viene mal recordar viejos hechos si permiten plantearse preguntas importantes en el presente.
(Publicado hoy en el diario Información - Alicante -: Añado  una foto de recuerdo)
The architects of the Iraq war. (photo: Chip Somodevilla/Getty Images)
 Diez años después, y sin salir de los Estados Unidos, se puede decir que se equivocaron, mintieron o se dejaron engañar: "Judith Miller, Kenneth Pollack, Robert Kagan, William Kristol, George Will, Ann Coulter, Peggy Noonan, Andrew Sullivan, William Safire, Fouad Ajami, Charles Krauthammer, Richard Gephardt, Tom DeLay, George Tenet, John McCain and of course Condoleezza Rice, Colin Powell, Donald Rumsfeld, Dick Cheney and George W. Bush:" y estuvieron en lo cierto: "Noam Chomsky, Ron Paul, Patrick Buchanan, Arianna Huffington, Robert Byrd, John Mearshimer, Stephen Walt, John le Carre, Edward Said, Terry Jones, Jonathan Schell, James Fallows, Mohamed El Baradei". Lo dice un autor que estuvo entre estos últimos. Debía de ser claro porque hasta un intelectualillo de provincias, periférico total, lo veía (y lo publiqué en La guerra de Iraq: un enfoque orwelliano)

Irak: Incógnitas

Efectivamente, hace veinte años. Pero el artículo que hoy me publica el diario Información y que subiré más tarde, lo escribí, por motivos logísticos, bastante antes, de modo que no pude leer lo que se ha publicado estos días. 
Ya sé que, como decía Bertrand Russell, “lo que los hombres quieren, de hecho, no es el conocimiento: es la certeza”. Eso sí: como soy incapaz de ofrecer soluciones, lo menos que puedo hacer es colaborar en plantear algo menos mal los problemas, lo cual me hace poco interesante para los que buscan certezas: propongo incógnitas para montar el sistema de ecuaciones a los que habría que buscar soluciones (que no solución). Son, ahora, cuatro, y pueden servir como antídoto para cuestiones más actuales.
1. Trío o Cuarteto. Es decir, la cuestión Barroso. Según unos, eran tres (los tres mosqueteros), pero según otros eran cuatro (hay que añadir a D'Artagnan).


Dos cuestiones al respecto. La primera, por qué desaparece Barroso de la primera y más difundida foto. Hay varias hipótesis y no excluyo la más paranoide: que haya sido excluido para que pudiera seguir en el poder, en ese caso, de la Unión Europea. La segunda, universalizable, que no porque haya foto hay que creerse lo que se ve. Primero, porque una de las dos es, por lo menos, incompleta si se aceptan como válidas. Pero, segundo, porque ambas (o la segunda) han podido ser retocadas por el fotoshop. Como ésta, que difícilmente puede ser auténtica:

JPEG - 34.1 KB

Moraleja: según la vieja receta de la Ilustración, conviene no fiarse de los sentidos sino someterlos a un mínimo de criba mediante la razón. Tal vez no lleguemos a certezas, pero, por lo menos, habremos reducido la probabilidad de error garrafal. 
Personalmente, prefiero hablar de cuarteto.
2. Protagonista o comparsa. Es decir, la cuestión Aznar. Hay dos grupos extremos. Por un lado, los que recuerdan (sin ir más lejos, el domingo pasado -aquí, por ejemplo, pero hay que estar suscrito-) que Aznar, con ese gesto, puso a España en la cúspide del poder mundial, en el centro, en lo más alto logrado desde años. Por otro lado, están los que piensan que si Barroso fue solo el anfitrión, Aznar fue el miembro más cercano del Consejo de Seguridad de entonces. Nada más. Otra cosa, para estos últimos, entre los cuales me cuento, es el Ego de Aznar, "mi amigo Tony Blair", "hemos discutido mucho" con acento tejano, y aquellos pies encima de la mesa. El caso es que el obispo Tutu en ningún momento ha dicho que había que llevar a Aznar ante el Tribunal de la Haya, pero sí a Bush y a Blair.
3. Engaño o mentira. Aunque también ahí tengo mi opinión, no está claro si hubo detrás una equivocación de la omnipresente, omnipotente y omnisciente CIA, un engaño de un confidente, una exageración para motivar a la ciudadanía o una simple, lisa y llana mentira. Documento recientemente desclasificados muestran la mezcla de todo ello. Repito lo que digo en mis 750 palabras para Información: no sé cuál de las hipótesis es peor: que les engañasen o que intentasen engañar. Lo que sí está claro es que hay "verdades" que matan: desde su inicio, hasta febrero de 2013, como 160.000 muertos entre soldados, "contractors" y civiles y más de un millón de desplazados, aunque es difícil saberlo exactamente.


4. Pero la gran incógnita es la de saber si valió la pena para el contribuyente (en la fuente que acabo de citar se calcula que, entre Afganistán, Irak y Pakistán, se trata de 4 billones de dólares), para la paz y la seguridad mundiales, para los iraquíes en general o para el bolsillo de determinadas empresas y no solo petroleras. Y los daños causados van mucho más allá. Cuando se incluyen otras operaciones y se ven en el contexto del sistema mundial, siempre queda la duda de si lo que causa una enfermedad puede considerarse parte de su remedio. Si fuera homeopatía, podría aceptarse. Pero la impresión es que el remedio es peor que la enfermedad causada por dicho remedio intervencionista.
Aquí se ha comparado esta barbaridad con la producida en My Lai cuyo aniversario casi coincide -16 de marzo de 1968-. Piénsese ahora, como hago en el próximo post, en Pakistán, Irán, Corea del Norte y así sucesivamente.

martes, 19 de marzo de 2013

A favor y en contra de la guerra de Irak

A propósito del décimo aniversario del inicio de la II Guerra del Golfo (la primera fue la de Bush I, "daddy"), Gallup publica los resultados de sucesivas encuestas entre estadounidenses:

Looking back, do you think the United States made a mistake sending troops to fight in Iraq? 2003-2013 trend

Como se ve, tres etapas: 
1. la del apoyo inicial: un 80 por ciento que dice que no es un error meterse en tal empeño. Es el momento de fuerte campaña en los medios para convencer de que la cosa va para corto, que será un paseo triunfal y que, como diría Donald Rumsfeld, los iraquíes recibirán con los brazos abiertos a los liberadores que estarán encantados de acabar con la tiranía de Sadam Husein, cuya estatua será derribada con (como después se ha sabido) evidente manipulación de las imágenes.
2. la de las oscilaciones iniciales después de la caída de la caída de los que no creían que había sido un error. La cosa comienza a complicarse y, aunque se ocultan los ataúdes que regresan a casa, se comienza a ver que la cosa va para largo, que no hay recibimiento glorioso y que hay una complicada mezcla de insurgencia, brigadas internacionales y bandas armadas, amén de divisiones internas de difícil gestión (kurdos, suníes, chiíes).
3. la larga etapa actual en la que la mayoría dice lo de "qué error, qué inmenso error". Cierto que, entre los que votan republicano o se inclinan a hacerlo, el apoyo a aquella acción es más frecuente: diferencias de percepción, ardor guerrero, "sostenella y no enmendalla". Pero ya son diez puntos de diferencia a favor de los que no le ven los beneficios de aquello o, si se prefiere, un aumento de treinta puntos en los que dicen que fue un error.

Burbuja a la vista

Se sigue pensando en términos locales lo que tiene poco, aunque lo tiene, de local.
Son locales las elecciones a parlamentos, presidentes o primeros ministros y, consiguientemente, son locales algunas de sus decisiones, aplicadas, básicamente, pensando en la reelección propia o la de sus partidarios. Pero si la economía llamada real sigue siendo local (hay que producir para el consumo y, en la mejor de las hipótesis -y en porcentajes menores- para la exportación), la economía financiera sí que ha sufrido una globalización gracias a decisiones políticas locales (por parte de gobiernos locales con ascendencia jerárquica -orden de picoteo-. sobre los demás, que se han sometido y habría que explicar por qué) y al papel de las llamadas "nuevas tecnologías de la información".
Tal vez el hecho no haya sido planificado por oscuras conjuras o conspiraciones en covachuelas recónditas dentro de clubes exclusivos como la Trilateral, el Bilderberg o Davos, pero no parece paranoide el reconocer que la nueva situación favorece los intereses de grupos sociales, muy concretos aunque heterogéneos , que caen bajo la etiqueta genérica de "capitalismo financiero", es decir, grupos concretos con capacidad de incidir directamente en ese mercado globalizado y, por supuesto, hacerlo bajo la férrea lógica del sistema desde, por lo menos, 500 años (si no 5.000 como decía Andre Gunder Frank), a saber, la del beneficio o, si se prefiere, la de la acumulación incesante de capital, que ahora puede hacerse con más facilidad (si se tienen los medios) a través de las finanzas internacionales.
Para que el volumen de dichas finanzas supere con mucho al producto bruto mundial hacen falta sucesivas burbujas (comprar barato para vender caro sabiendo que el comprador venderá más caro todavía). La burbuja energética o la alimentaria tienen efectos en puntos concretos como los ha tenido la burbuja inmobiliaria en los Estados Unidos o en España y la tuvo en los 90 en el Japón. Pero la burbuja financiera en la que se encuentra el sistema a partir de las decisiones de la Reserva Federal, el BCE y el Banco Central del Japón y el intento de mover capitales desde los países emergentes hacia los países hasta ahora centrales es digna de atención ya que se produce en plena desaceleración a decir de los políticos locales y disminución real a decir de los datos del empleo a escala mundial.
Como "toda política es local", los medios de comunicación (locales, por definición) reflejan lo local. En las televisiones españolas que veo hay albricias o lágrimas según vayan los valores bursátiles del día que el periodista o, generalmente, la periodista explica en función de temas locales o, a lo más, regionales, sin darse cuenta de que el asunto es algo más complicado que la reacción local a temas locales, inversores locales ante el gobierno local. 
Por eso es particularmente instructivo este artículo (en castellano y de un economista al que respeto) mostrando facetas de la actual burbuja financiera.

lunes, 18 de marzo de 2013

Rescate: gasolina al fuego

Con esa frase concluye el Financial Times su editorial sobre el rescate de Chipre que critica abierta y directamente. No tiene sentido (y, lo que es peor, no funciona, dicen) cargar sobre los ahorradores y "cuentahabientes" el peso del rescate. El asunto es político, dicen, y no se deriva de una adecuación medios-fines. 
Lo que me intriga es el "otro" del titular ("Otro rescate chapucero"). ¿Ha habido muchos más? y ¿han sido todos para salvar los bancos de los jefes, es decir, alemanes? No hay mucha transparencia que digamos. Un editorial del ABC proporciona un clave interesante: los bancos chipriotas eran acreedores de los griegos y, al producirse la quita en el rescate griego, los bncos de Chpre se vieron particularmente dañados. No hay globalización de la economía general, pero sí de la financiera en particular. Que se lo digan a los rusos que buscaron la acogida chipriota.

Datos sobre Venezuela

Son del Banco Mundial y pueden tomarse "ad usum delphini", en este caso la propia opción previa:
Positivos. El aumento de la esperanza de vida (que es un magnífico indicador de cómo le están yendo las cosas a la gente), pequeñísima reducción de la pobreza en 10 años e incremento del PIB per cápita (que no me dice nada).
Negativos. Inscripción escolar a nivel primario (baja y decreciente), ningún cambio en el acceso al suministro de agua y nivel  de  toneladas métricas de CO2 per capita (estable, pero alto).
Todo ello comparado con la media latinoamericana-caribeña y con la de los países de ingreso mediano alto, terminando en 2011 (las cosas de palacio van despacio).
Los chavistas disponen de mejores opciones para defender la gestión del gobierno y pueden achacar los negativos a manipulaciones del imperio. Los antichavistas lo tienen mas crudo: los datos negativos se refieren a asuntos cuyo impacto sería a medio o largo plazo o que tienen menos publicidad que el dichoso PIB. Asi que se puede elegir. Lo malo es que si se aceptan unos, habría que aceptar los otros. Y eso es la realidad: ni blanco ni negro sino gris.

Quién manda aquí

Curioso este gráfico de Gallup (encuestas en 130 países):

Worldwide leadership approval of five countries.gif

Con independencia de quién va primero y quién va después, la aprobación de estos países-líderes tienen una cosa en común: ha bajado en todos los casos en 2012 respecto a 2011.
Parten, de todos modos, de una pregunta engañosa con un supuesto falso: que son los países los que lideran el mundo. A estas alturas, ni siquiera diciendo que "países es una forma abreviada de referirse a sus gobiernos" se arregla la cuestión. A estas horas tendríamos que saber que el liderazgo del mundo es suficientemente confuso como para no aceptar respuestas facilonas como "tal o cual país" o "tal o cual gobierno". La opción es "nobody is in charge", aquí no manda nadie porque quieren mandar muchos o, por otro lado, hay una cosmocracia que manda (¿financieros? ¿hiper-ricos? ¿élites mundiales?)

domingo, 17 de marzo de 2013

¿Se rompe España?

Parece que hay tres factores que, con lógicas diferentes, atentan contra la unidad de España: 1. la crisis interna de los dos partidos mayoritarios. 2. la crisis de la Casa Real y 3. las propuestas secesionistas catalanas.
Por empezar por el final, no se incluye el secesionismo vasco. Los más secesionistas (Bildu) están ocupados con la cuestión del fin de ETA y el asunto de los presos. Los siguientes en la escala (PNV, en el gobierno de la Comunidad) están más ocupados en enfrentarse a la crisis económica (sus bases empresariales es lógico que lo pidan) que en plantear el secesionismo a la catalana. En Cataluña el gobierno va al revés: los menos nacionalistas (CiU, en el gobierno y a pesar de su base empresarial) plantean abiertamente el secesionismo junto a sus aliados en el proyecto y primer partido de la oposición aunque apoyen al gobierno (ERC). Va para largo.
La Casa Real ha tenido de todo: escándalos sexuales, dispendios impresentables, corrupción, abuso de poder y hasta uso indebido de armas de fuego. Es, sobre todo, el asunto de la corrupción de alguno de sus (ex)miembros el que más claramente lleva a una descomposición de una institución que se supone (junto con el ejército, no se olvide) garante de la unidad de España. De todos modos, no parece que la III República esté a la vuelta de la esquina. Una abdicación, en caso extremo, y "a rey muerto (o abdicado), rey puesto".
Lo de los dos partidos mayoritarios es también fuente de inestabilidad que afectaría a lo anterior y, al unirse, acelerarían la posibilidad de secesionismo. No creo, de todos modos, que estemos ante una Tangentopoli que se vaya a llevar por delante a esos dos partidos. Sí sería posible un "5 Estrellas" celtibérico, pero manteniendo la "sagrada unidad de España" tanto si viene de IU como si, con más razón, viene del ultra-españolista UPyD.
¿Se rompe España? Mi impresión de observador periférico es que, como el bravucón clásico, "fuese y no hubo nada". Por lo menos hasta, digamos, 2020. Lo cual no quita para que las tres cuestiones sean graves y complicadas de gestionar. Pero para eso les pagamos.
Otra cosa es la "explosión social". Pero tampoco tengo claro que se vaya a producir: la depresión colectiva es uno de los resultados de la frustración que producen las políticas de austeridad (recortes). Como frustración, genera agresividad, pero esa agresividad se está dirigiendo hacia uno mismo: depresión y aumento de suicidios, además de las manifestaciones en la que se expresa el descontento. Pero la depresión no se traduce en un "alzamiento nacional", si es que "nacional" se puede aplicar a las Españas, claro.
Y una más: es prácticamente imposible hacer pronósticos, pero sí predicciones. Sabemos que un resorte aguanta que se le estire hasta un cierto punto, a partir del cual se rompe. Sabemos cuándo se ha roto, pero no sabemos cuándo se va a romper. Si seguimos separando sus extremos, sabemos que se romperá, pero también sabemos que podemos dejar de hacer fuerza y que, entonces, ya no se va a romper. Hay muchas fuerzas jugando en las Españas, cierto también. Si siguiesen todas en la dirección indicada, España se rompería. Pero puede haber un alto en el camino, una vuelta atrás o la aparición de fuerzas nuevas (sí, lo dicho) que detengan el proceso de se particular resorte que es el sistema político español. Mi predicción es que no se romperá (con independencia de lo que me guste tal eventualidad o su contraria). El pronóstico es reservado.

sábado, 16 de marzo de 2013

El miedo ambiente

Tomo el título de un articulo cuyo diagnóstico comparto, pero que no estoy seguro de que su terapia sea la apropiada.
El caso es que el ambiente de miedo al futuro está muy difundido en sectores de las sociedades hasta ahora centrales. No creo, en cambio, que sea mundial. Como tampoco creo que, ante un depresivo, la cosa se arregle diciéndole "venga, hombre, anímate; hay muchos motivos para que no estés como estás". Es decir, que el miedo ambiente y la depresión colectiva no se curan con dosis de "pensamiento positivo".
Para entendernos, volvamos a 1848 y a su "Manifiesto Comunista". Reconozcamos, de entrada, sus muchos errores de diagnóstico (comenzando por su primera frase que, claro, Engels tuvo que matizar posteriormente en una nota a pie de página: la Historia de la Humanidad no es la historia de la lucha de clases. De nuevo el etnocentrismo). Pero el diagnóstico era claro, el actor de la terapia también (el proletariado -después pasó lo que pasó, pero esa es otra historia) y la terapia era la toma del poder "dándole la vuelta a la tortilla" ya que los proletarios no tenían nada que perder que no fuesen sus cadenas, así que el camino era claro: proletarios de todos los países, uníos. Sin miedo. La Historia está de vuestro lado.
En aquellos momentos, el miedo que flotaba en el ambiente era el miedo a la revolución, cosa que hizo que los gobiernos conservadores instauraran el Estado de Bienestar ara evitarla. Si ahora tenemos a los conservadores de entonces, no parece claro que teman algo. Están de lo más tranquilos.
Vengamos al miedo ambiente actual (más generalizado que la depresión colectiva típica de países en crisis). Los diagnósticos son divergentes en muchas direcciones, pero eso no es novedoso. Lo que es de resaltar es que la viabilidad de las terapias o tratamientos no queda clara. No suele haber una buena respuesta a "quién le pondrá el cascabel al gato", ni se explica que los que tal cosa hagan no tienen nada que perder con ello (al revés, temen que perderían más de lo que ganan, que es la lógica básica del sistema: el coste-beneficio), ni se le proponen opciones inmediatas para superar el miedo y, en su caso, la depre.
Tal vez, entonces, para entender algunos movimientos alternativos del tipo "Movimiento 5 estrellas" la referencia no es la Comuna de París, sino el (miedo) ambiente de la crisis del 29. Es aconsejable una lectura de este análisis de dicho movimiento, que insinúa dicha referencia,, pero ampliando la comparación.

Ricos sin fronteras

El reportaje también se podría titular "los burgueses no tienen patria" o, también, "internacionalismo millonario".

viernes, 15 de marzo de 2013

Crisis de la deuda

Lo que fue una crisis financiera se convirtió en económica y, por causa de decisiones políticas, se ha convertido en una crisis de la deuda pública como la que tuvieron los países latinoamericanos que tenían que endeudarse para pagar la deuda que habían contraído para afrontar unos pagos previos para los que no tenían ingresos suficientes. Hoy es Italia y lo es España, casi con idénticos titulares. La diferencia es que la de entonces era deuda con bancos básicamente, así que el FMI, defensor de los bancos de los países centrales, era el que imponía las "condicionalidades" (en general: controlar la inflación, reducir el déficit público vía gastos y reducir el déficit comercial). Ahora, además de los bancos (en el caso de España, con fuerte presencia de los bancos alemanes), están fondos de inversión, inversores internacionales más el problema que supone la deuda para una moneda común. Por eso hay "troika".

Papa Francisco

Con independencia de las propias creencias, la elección de un papa es un hecho importante para el funcionamiento del sistema mundial. Cierto que, detrás, no tiene batallones, como desdeñosamente afirmaba creo que Stalin, pero sí tiene que ver con una religión jerárquica con miembros, más o menos entusiastas, en todo el mundo.
Para hacerse una idea de por donde van las cosas es inútil hacer cábalas sobre cuáles han podido ser sus intenciones asumiendo el nombre o qué valor predictivo tiene su primer discurso o qué es lo que sus electores han querido conseguir con su votación. Son especulaciones. Pero sí se puede atisbar algo si se toman las versiones más negativas sobre su pasado (como esta, de un probablemente no-creyente, pero de tradición católica, sospechoso, eso sí, de "kirchnerista") y se las compara con las más esperanzadas sobre su futuro (como esta de Johan Galtung, que no es católico).
Cuatro enfoques, entonces: pasado positivo, pasado negativo, futuro esperanzado, futuro pesimista. Obviamente, pasado y futuro son términos relativamente intersubjetivos aunque hay quien prefiere remontarse a las reducciones jesuiticas y quien parte de la Junta argentina. Pero el positivo/negativo y esperanzado/pesimista depende de las respectivas escalas de valores (revolución, reforma, status quo por un lado, y, por otro, paz, justicia, ambas, lucha de clases, política alternativa etc.). 
La "verdad" no está en el medio. Los hechos son los hechos, aunque permitan interpretaciones diferentes y cada cual elija aquellos que mejor encajan con sus valores si adopta una postura militante. Pero los "espectadores" podemos adoptar otras actitudes. No necesariamente más cómodas en el terreno intelectual, pero sí más descansadas en el práctico/pragmático.

jueves, 14 de marzo de 2013

Dos tipos de errores en internet

Este es uno. Una revista satírica (del tipo El Jueves en España) publica un artículo totalmente en broma (como toda la revista). Un bloguero lo copia y de ahí pasa a una página respetable y, a partir de ese momento, se monta un pollo en la red porque se da por verdadero lo que originalmente era una broma. La broma de la fuente que cito es la de decir "ojalá hubiese sido verdad". Pero no lo era y encendió los ánimos en las redes sociales.
Esta es otra. Se trata de poner un video en el que un personaje (al que, dicho sea de paso, ya me he referido alguna vez y no en términos necesariamente positivos) es entrevistado por una periodista. Pero en inglés. Y como no todo el mundo sabe inglés, qué mejor que ponerle subtítulos... exagerando las respuestas. No es que el entrevistado sea muy brillante contestando, pero los subtítulos parecen puestos a mala idea. Eso sí: el que lo vea y lea los subtítulos se creerá que es eso exactamente lo que está diciendo el hombre. No se trata de traducir "you were supposed to be my friend" por "tú suponias que era mi amigo", sino de traducir un "I agree" por "cojonudo" (que no es el caso que estoy citando, vaya).

miércoles, 13 de marzo de 2013

Diccionario recreativo (para españoles)


Aeropuerto peatonal (llamado también “del abuelito”): Inversión de fondos públicos (ver) sin que todavía se conozca su utilidad.
Aeropuerto: Lugar de paso para aviones de carga o de pasajeros.
Amiga especial: Calificativo que aplica a “la liga de los grandes” (Corinna) lo que tiene otros nombres entre mindundis.
Amnistía fiscal: Perdón concedido a delincuentes que no han cometido ningún delito (Cristóbal Montoro).
Androcentrismo: Ideología y prácticas cuyo centro ocupan las mujeres (Napoleon Chagnon)
Asamblea: Organización aparentemente horizontal fácil de reventar y hasta de manipular.
Bolívar: “El canalla más cobarde, brutal y miserable” (Karl Marx).
Bolivarismo: "Socialismo petrolero muy diferente del que imaginó Marx" (Hugo Chávez)
Caridad: Sustitutivo creciente del Estado de Bienestar, poniéndola en lugar del reconocimiento de derechos.
Cisne negro: Suceso altamente improbable aunque no intrínsecamente imposible. Es la otra cara de “mirlo blanco”.
Consumismo: 1. Excesos en el consumo (ver) atribuidos a los demás, nunca a uno mismo. 2. Objeto de nostalgia.
Consumo: 1. Adquisición de bienes, demanda satisfecha. 2. Verdadero generador de empleo (ver “empresa”).
Corrupción: Efecto de la partitocracia (ver) y el consumismo (ver). Puede aumentar cuando disminuye el control de los ciudadanos. Ver “democracia”.
Crisis: 1. Coartada utilizada para justificar los recortes (ver). 2. Tragedia griega.
Decrecimiento: 1. Obstáculo para el empleo. 2. Defensa del medio ambiente.
Democracia: 1. Sistema mediante el cual los oprimidos eligen a sus representantes-opresores (Vladimir Ilich. Lenin). 2. “El peor de los sistemas, exceptuando todos los demás” (Winston Churchill). Ver “partitocracia”.
Dependencia: 1. Situación en la que la satisfacción de necesidades básicas propia depende de otros, tanto en bienestar como en libertad y seguridad. 2. Lo contrario de independencia (ver).
Desaceleración del incremento: Dícese de algo que sigue aumentando y se utiliza en especial para desdramatizar al desempleo. Tiene la misma lógica que “avance estratégico sobre la retaguardia” para referirse a una retirada.
Educación (del latín  “educere”, sacar): Método para meter ideas en mentes indefensas.
Elefante blanco: Despilfarro de fondos públicos (ver) como los de varias “ciudades” (artes, ciencias, luces etc.) en la Comunidad Valenciana.
Empresa: Organización cuyo fin principal es el beneficio y no la creación de empleo (Adam Smith).
Esperanza: Suponer que “esto” va a pasar y que volveremos al ladrillo.
Fallas: Ver “Hogueras”.
Fe: Creer en lo que no se ve, por ejemplo, financiación legal de partidos públicos.
Finiquito diferido, simulado: Figura innovadora en el derecho laboral  que consiste en un salario mensual al que no se le llama salario (Cospedal)
Fondos públicos: 1. Que provienen de los impuestos del público. 2. Descontrol.
GIPSI: Países en vías de subdesarrollo situados en la periferia de la Eurozona, afectados por la crisis (ver). Es restrictivo reducirlos a Grecia, Italia, Portugal, España e Irlanda.
Hogueras: Ver “Fallas”.
Independencia: Sustitución de gobernantes lejanos y presuntamente corruptos por otros que se las dan de cercanos, totalmente honrados y de gran transparencia (ver).
Monarquía absoluta: Sistema en el que el jefe del Estado “tiene la plenitud de los poderes legislativo, ejecutivo y judicial” (Ley Fundamental del Estado de la Ciudad del Vaticano). No ver “Monarquía”, a no ser que se trate de estados petroleros de Oriente Medio que nadie critica.
Monarquía: Institución cuyos miembros son designados en unos minutos de sexo y no necesariamente de amor. Esa designación puede haber sido precedida de hechos violentos (guerras civiles o internacionales, asesinatos, confinamientos).
Partitocracia (o partidocracia): Neologismo. Ver “democracia”.
Programa electoral: 1. Contrato con los electores por parte de los partidos que concurren a unas elecciones. 2. Mentira cochina.
Raíces: 1. Medio que usan las plantas para alimentarse. 2. Medio que usan algunas personas para recrearse en la nostalgia manipulable. 3. Recurso retórico identitario.
Recortes (“retallades” en el catalán de la independencia -ver-): Reacción fácil o interesada al decrecimiento (ver) y a la crisis (ver)
República, III: Propuesta grandilocuente, pero irrelevante para resolver los problemas inmediatos. Ver “Cisne negro”.
Sanidad privada: Medio utilizado a veces por los poderes públicos para efectuar un trasvase de dinero igualmente público a favor de amigos y familiares.
Semana Santa: Tres días de atascos. Fue una fiesta religiosa.
Transparencia: Método para exponer lo que conviene y ocultar lo que estorba.
Universidad privada: Empresa (ver) dedicada a la educación (ver).
Universidad pública: Institución dedicada a la educación (ver) financiada con fondos públicos (ver) y con riesgo de someterse a la partitocracia (ver).
Virtudes teologales: Ver “fe”, “esperanza” y “caridad”.
Vulnerables: Objeto privilegiado de los recortes (ver), que sufren dependencia (ver) o, simplemente, tienen escasa capacidad de reacción frente a la partitocracia (ver).
Palabras en un idioma extranjero: Amor” (Bergman). Hay más.
(Publicado hoy en el diario Información -Alicante-)

Diagnósticos, pronósticos y terapias para la Eurozona

"Comparar a los economistas con los astrólogos es un insulto. Para los astrólogos". Así titulaba Andre Gunder Frank, economista, uno de sus trabajos. Lo he recordado leyendo este de Paul Krugman en el que pasa revista de los que se equivocaron en sus diagnósticos, fallan tremendamente en sus pronósticos y, por tanto, están aplicando terapias equivocadas en la Eurozona estando como están en el poder de la misma (poco democrático, por cierto).
Mi problema adicional es que el haber acertado en el pronóstico no significa necesariamente que el diagnóstico sea correcto y que las terapias que se proponen vayan a funcionar. He acertado en algunos pronósticos y me he equivocado escandalosamente en muchos más. Pero se basaban más en la intuición que en una consideración sistemática de todos los síntomas. Así que mantengo un cierta desconfianza hacia estos alternativos y, mucho mayor, hacia los alternativos a los alternativos, que son los que ya tienen el diagnóstico hecho sin necesidad de ver al enfermo ya que tienen un libro sagrado (sea de Marx, Smith o Keynes) que les dice lo que hay que hacer ante cualquier enfermo posible. Y si son fundamentalistas, peor. Su relación con la realidad puede ser pura casualidad.
Como ejemplo al magen, compárese este diagnóstico y pronostico aparecido en Clarín con este otro en Aporrea. Tratan de la Venezuela actual e inmediata.
Lo que quiero decir es que ni los economistas hablando de la Eurozona ni los analistas tratando del chavismo pueden evitar el ver las cosas "del color del cristal con que se mira", es decir, a través de su ideología (inevitable para todo ser humano, incluidos los que dicen ser neutrales y no tener ideología, sino teoría económica o teoría política). Y todos partiendo de una inevitable ignorancia de todos los elementos que componen su objeto de análisis: nadie lo sabe todo, y, entre eso que no se sabe, es posible que haya algo mucho más determinante para el pronóstico que lo que la respectiva ideología, teoría o libro sagrado le dicta. Es difícil evitar la arrogancia intelectual o el apego sentimental a las propias ideas (particularmente enternecedor en los que han inventado una palabrita que han lanzado al mercado de palabritas que componen las ideologías, las teorías o los textos sagrados). El viejo Popper ya proponía que el fin de la actividad intelectual no era la búsqueda de la verdad (mucho menos, la defensa a ultranza de la propia "verdad"), sino el trabajoso empeño de reducir los propios errores.
Claro que si lo que se pretende es pasar a la acción (la terapia), no hay más remedio que tirar por la calle de en medio. Y asumir, en su caso, los propios errores de diagnóstico, llegado el momento, u ocultarlos bajo nuevas teorías. El "filosofo rey" de Platón puede ser una contradicción en los términos, un oxímoron.

martes, 12 de marzo de 2013

Noticia del día

¿Cual es la noticia, más allá del cónclave romano, que aparece en todos (¡todos!) los periódicos que he leído por internet, sea cual sea el país desde el que se emiten? Que un juzgado de Nueva York rechaza la prohibición de venta de refrescos grandes. Eso sí que es consenso. Lo que no sé es a qué principio periodístico responde. Cierto que no es "hombre muerde a perro".

Más barbas del vecino

  1. Los salarios reales se reducen y aumentan los licenciados que trabajan sin contrato.
  2. No se está creando empleo sino que se está destruyendo hasta tener niveles de los años 90.
  3. En más de la mitad de las familias del país se ha sufrido un deterioro de las condiciones económicas en este año pasado.
  4. Aumentan las letras protestadas y los retrasos en los pagos a las empresas
  5. Masivas manifestaciones contra la corrupción y la pobreza recorren el país.
  6. Lo de la corrupción es grave: están acusados hasta exministros.
  7. "Préstamos de la UE obtenidos gracias a cuentas fraudulentas, un tesoro público saqueado por los cleptócratas de los dos principales partidos e inversiones "públicas" en proyectos mastodónticos improductivos con socios empresariales corruptos", dicen
  8. Y añaden que los jóvenes"están hartos de la ineficaz oposición parlamentaria, las manifestaciones rituales y los foros sociales sin trascendencia, por los que desfilan conferenciantes radicales locales y extranjeros que exponen teorías sobre la crisis, pero que siempre han tenido un trabajo y un sobre a fin de mes".
  9. Así que la "indignación puede volverse violenta" (Al margen de esta lista: un problema a seguir en una Venezuela que se polariza política y socialmente es el nivel de violencia previo y la excesiva presencia de armas en manos privadas)
  10. Menos mal que los intereses de la deuda soberana siguen bajando. Albricias.
  11. Aunque la situación económica es pésima, siguen llegando pateras con inmigrantes (para quedarse o de paso para otros países) que arriesgan su vida en embarcaciones muy inseguras.
  12. Ninguna de las noticias anteriores se refiere a España. Tampoco el que se vayan a hacer públicas de manera oficial las listas de los donantes para que el gobierno lleve adelante sus proyectos.

lunes, 11 de marzo de 2013

Hay crisis y crisis

Que España es un país en vías de subdesarrollo comienza a ser ya un lugar común. Se discute, de tanto en tanto, cuándo terminará esta mala racha y se volverá al crecimiento, y hay respuestas desde los optimistas de 2013 o 2014 a los pesimistas de 2025. Pero no se plantea a qué niveles se llegará cuando "esto" termine. Probablemente, los viejos tiempos no volverán y se aplicará a España el dibujo que, hace ya años, se hacía para la economía mundial (cuando se pensaba que la crisis era mundial y no regional):

Eran tiempos felices que no volverán, que no, que no volverán (era una canción de mi infancia).
Como mandan los cánones, esta situación se puede analizar "subiendo" hacia la Eurozona, hacia los países hasta ahora centrales o incluso hasta el cambio de época en el sistema mundial. Pero también se puede "descender" a sus componentes. De hecho, es lo que hicimos hace poco en una sobremesa en el País Vasco comparando la situación allí y la de la Comunidad Valenciana.
Los datos cantan. Euskadi tiene una situación incomparablemente mejor que la del País Valenciano. ¿Por qué? Saltan las razones:
  1. apostó en su día por la industria, no por los servicios ni el turismo
  2. no utilizó el sector de la construcción (el "ladrillo") como locomotora
  3. sus cajas de ahorro fueron mejor gestionadas y no sufrieron la impresionante rapiña valenciana
  4. hay creciente turismo pero no de "sol y playa", más vulnerable a los ciclos
  5. no está claro si el disponer de un "concierto" (sus tres fiscalidades: Álava, Guipuzcoa, Vizcaya) es un factor a añadir. Lo que sí parece es que, con independencia de los ingresos, los gastos no han sido tan estúpidos como los de la Comunidad Valenciana y su endeudamiento público no alcanza los niveles de esta última (Nota: hay cinco fiscalidades en el Estado español: la española central, la navarra y las tres vascas citadas).
No hay nada perfecto. La Comunidad Autónoma Vasca no es un ente aislado y necesita de mercados para sus productos: si el resto de Europa -resto de España incluido- están sufriendo una contracción del consumo, lógico es que haya una contracción de la demanda de productos vascos y eso comience a afectar al desempleo (con niveles relativamente bajos, me dicen, ha tenido uno de los incrementos mayores en España).
Como es más que probable, el empleo no lo crean las empresas (que, como buscan el beneficio, ahorrarán siempre que puedan en empleo) sino el consumo y  éste está por los suelos en la Comunidad Valenciana y, aunque comienza a resentirse, todavía es alto en la Comunidad Autónoma Vasca. El capítulo no está cerrado, pero es obvio que se trata de dos situaciones diferentes frente a la llamada "crisis".

jueves, 7 de marzo de 2013

Necrológicas

Con ocasión del anuncio de la muerte de Hugo Chávez, se han podido leer tres tipos extremos de comentarios y, por supuesto, todos sus intermedios (no hay tipos puros).
1. En primer lugar, tenemos los que solo ven lo que su gobierno (o él, casi personalmente) ha hecho bien. Es muy propio de europeos que en su día fueron recibidos por el mandatario y que no ven otra cosa que la reducción de la pobreza, el crecimiento económico, la lucha contra la desigualdad y se preguntan si la oposición tiene programa implicando que no lo tiene. He leído ese tipo de comentario también sobre otros gobernantes bolivarianos incluyendo, además, errores muy de bulto sobre su oposición de izquierdas, que haberla háyla.
2. Después están los que solo ven lo que él ha hecho mal, para lo cual se recurre a los datos sobre violencia, bonocracia, boliburguesía, devaluación sintomática, corrupción y, en los casos más sutiles, sobre los riesgos del extractivismo, ese "socialismo petrolero" sin alternativas para cuando se terminen los yacimientos (agresión al medioambiente aparte). Algunos de estos hipercríticos son exiliados venezolanos y es obvio que les duele la herida.
3. Finalmente, están los que saben que no hay nada perfecto ni nada totalmente malo (creo que era Oscar Wilde el que decía que "no hay libro malo que no contenga algo bueno": pues eso: no hay gobierno malo/bueno que no contenga algo de bueno/malo respectivamente). Se puede hacer desde posiciones próximas a 1 (lo más frecuente en mis lecturas) o desde las próximas a 2 (no recuerdo ahora ninguno de ellos, pero posible es).
La versión paranoide de 1 también es digna de atención: el imperio le mató. Excesivo.
Claro que uno puede tener sus simpatías hacia ese personaje (sin llegar a la adoración de algunos clasificados en 1, casi idólatra) y antipatías. Confieso que yo he sufrido vaivenes en las dos direcciones desde que llegó al gobierno (yo estaba entonces en Quito y me escribí con algunos chavistas incondicionales y con algunos condicionales -que lo veían como el mal menor-) hasta que enfermó y se vio que su río iba a la mar, que es el morir. Y claro que esas simpatías o antipatías tiñen la descripción que se hace de lo que ha sido su gobierno y hacen enfrentarse a los que juzgan contrarios o, incluso, a los de 3 (ay, la equidistancia analítica). Pero confieso que me encuentro muy incómodo con los de 1 y con los de 2, sobre todo cuando llegan a extremos pueriles que, además de no ser ciertos, son risibles.

miércoles, 6 de marzo de 2013

Hay GIPSI y GIPSI

En la lista de hiper-millonarios (mil-millonarios, billionaires) que publica la revista Forbes se pueden ver las diferencias entre los países periféricos de la Eurozona. Italia tiene 23 de ellos, España 20, Irlanda 4, y Portugal y Grecia 3 cada uno. En el mundo, el total de hiper-millonarios ha aumentado y también ha aumentado la riqueza que acumulan en su conjunto. No me he puesto a comparar con la lista de 2012, pero me da la impresión de que en Italia han disminuido y han bajado puestos, mientras que en España la cosa les va bien (a ellos, claro).
Yéndose al "top", y con datos de Wealth-X, los diez países que tienen más hiper-ricos son los Estados Unidos (480), la China (147), Reino Unido (140), Alemania (137), la India (109), Rusia (97), Hong Kong (64), Suiza (57), Brasil (49) y Canadá (40).
¿Centro y semperiferia? ¿O cambios en el centro con subidas y bajadas mientras otros están en vías de subdesarrollo? No es un buen indicador para responder, pero sí da ideas.

martes, 5 de marzo de 2013

Las barbas de tu vecino

  1. Funcionarios en peligro: la "troika" no se arredra aunque se grite "que se lixe a troika".
  2. La corrupción castiga electoralmente hasta a la extrema derecha.
  3. No es fácil estar contra la clase política y, al mismo tiempo, formar parte de ella.
  4. La homofobia no tiene patria: es un enemigo fácil y concita acuerdos. Cuantos más balones fuera, mejor.
  5. Cuando no hay pan (ni política industrial), mejor circo (o casino).
  6. La población está dividida en dos mitades: la de los que añoran los viejos tiempos del fallecido dictador y la de los que no lo añoran (porque lo sufrieron, porque no se acuerdan, porque tanto les da, porque no estaban).
  7. Suiza aprueba en referéndum limitar los sueldos de los altos ejecutivos (los dictarán los accionistas y no se los auto-adjudicarán dichos ejecutivos) ¡Perdón! Este punto no pertenece al mismo conjunto que los anteriores ;-)

lunes, 4 de marzo de 2013

Globalizar la corrupción

El crimen se globaliza. Hubo, hace un par de años, un informe de la agencia de Naciones Unidas que trata de drogas y crimen, dedicado precisamente a esa globalización. No trataba, que yo recuerde, el asunto que me ha tenido entretenido estos días: el de la corrupción. Terminado el libro (corregido y aumentado lo que escribí en 1995), me encuentro con esta noticia en el New York Times sobre las andanzas de Sheldon Adelson, el gran magnate de los casinos a escala mundial. 
Gracias a investigaciones de agencias como el FBI o la Securities and Exchange Commission, se reconoce que podría haber violado la  Foreign Corrupt Practices Act al haber sobornado a funcionarios chinos en sus intentos de extender sus negocios a la China llamada comunista, añadidos al casino de Macao.
No tiene por qué haber incurrido en tales prácticas en su desembarco en Madrid, pero no sería el segundo caso que se le conoce. Al mismo tiempo (prosigue el artículo que cito) son conocidas las veleidades políticas del hipermillonario de 24.900 millones de dólares: ha sido activo y generoso apoyando las candidaturas republicanas, directamente o a través de los llamados "super PAC", esas instituciones electorales que hacen que las elecciones de su país sean solo discretamente democráticas. El poco sospechoso Jimmy Carter,  vista la “corrupción financiera” de las campañas, ha llegado a afirmar que se trataba de “uno de los peores procesos electorales del mundo". Pero ésa es otra historia.

domingo, 3 de marzo de 2013

Alternativas económicas para España

Recomiendo este artículo tomado del blog de Juan Torres López sobre las alternativas a la situación socio-económica española actual, en particular respecto a su integración en la eurozona- ¿Salirse del euro, quedarse o crear una neo-peseta? El artículo plantea las opciones en orden a su deseabilidad (obviamente, desde su perspectiva -que comparto-, pero que, como dije ayer a propósito de países andinos, no tiene por qué ser universal si se basa en valores no-universales). Y termina de manera desesperanzada:
0. En cualquier caso, lo que me parece más relevante y la conclusión principal a la que deseo llegar es que ninguna de esas alternativas es viable en las condiciones políticas en las que estamos. Mientras predomine en España la fragmentación política y bajo el esquema de partidos y el equilibrio resultantes de los pactos de la transición ni se podrá tratar de modificar la situación en la que estamos dentro de Europa, ni se podrán poner en marcha reformas internas dentro del euro, ni, por supuesto, será viable salir de éste. Se requiere una previa modificación de nuestro marco político y el nacimiento de una nueva mayoría social en torno a un proyecto que en otro lugar se llamaría “nacional” pero que, como prueba de las dificultades que hay para ponerlo en marcha en España, aquí ni siquiera sabríamos qué calificativo deberíamos ponerle para definirlo como deseado por esa inmensa mayoría de personas y clases, colectivos sociales, sin herir un buen número de sensibilidades. - See more at: http://juantorreslopez.com/impertinencias/dentro-o-fuera-del-euro-diez-ideas-2/#sthash.vhv3Ufhx.dpuf

sábado, 2 de marzo de 2013

Perplejidades andinas

Un artículo en Le Monde diplomatique (Bolivia) permite comparar a dicho país con el Ecuador. En ambos se da crecimiento económico, reducción de la pobreza y de la desigualdad, incremento del gasto social (salud, educación, bonos y subvenciones) y las balanzas comerciales y de pago son satisfactorias como satisfactoria es la cuestión de la deuda externa y del déficit público. Y en ambos casos, también, aparece la China, invirtiendo, cooperando y garantizándose el suministro de combustibles (gas o petróleo).
Se trata, como Stefanoni cita a Chávez, de un "socialismo petrolero muy diferente del que imaginó Marx". El extractivismo cuenta, efectivamente. Y, en ambos casos, se generan oposiciones no solo por lo que sería su derecha sino también de ex-miembros del respectivo gobierno que denuncian el abandono de las viejas promesas y la caída en un extractivismo, neodesarrollismo, bonocracia y, más allá de las retóricas, en un escaso respeto real a la Pacha Mama (la Madre Tierra) y al Buen Vivir / Vivir Bien definido por los pueblos originarios a los que, más en Bolivia que en el Ecuador, los gobernantes dicen representar y servir ("mandar obedeciendo").
La política es optar entre alternativas posibles y es ahí donde se ve la verdadera ideología: en los criterios mediante los cuales se decide en una dirección o en otra, más allá de supuestas tecnocracias igualmente ideológicas y que ninguno de los dos gobiernos defiende. Pero ideología no es retórica. La retórica se la lleva el viento. Las decisiones son las que se ven.
Desde perspectivas ideológicas diferentes (es decir, desde escala de valores diferentes) se les puede criticar. Eso es política democrática también: presentar alternativas desde perspectivas diferentes. No lo voy a hacer. Pero sí constato, en ambos casos, una notable asimetría entre lo que dicen y lo que hacen. Y sin entrar en qué sucederá en el respectivo país a medio plazo. Pero eso no parece que preocupe a los gobernantes ocupados en su reelección.