martes, 31 de diciembre de 2013

Izquierda y progresismo

Vale la pena leer este artículo de Eduardo Gudynas comparando lo que decía la izquierda latinoamericana de los años 60 y 70 (ay, sí: contra Franco vivíamos mejor en España) con lo que están haciendo los actuales gobiernos latinoamericanos llamados "progresistas" si se prescinde de su retórica presente (y olvidando que lo de los años 60 y 70 también tenía una fuerte dosis de retórica). Digamos que hay un cierto desfase entre lo que se proponía entonces por los de la izquierda certificada y lo que hacen ahora los gobiernos que, a veces, se llaman de izquierdas, aunque las más de las veces prefieren llamarse "progresistas", en terrenos que van desde su idea del "desarrollo" a lo que entonces se llamaba "profundización de la democracia" pasando por la lucha contra la corrupción. Y ahí es donde tengo que dar un salto: el gobierno español no es ni de izquierdas ni progresista (a lo más, era de "centro reformista" aunque ahora es difícil no clasificarlo de derecha pura y dura -desde su legislación sobre el aborto a la que va contra la expresión y la manifestación-): según lo que ahí aparece, si se tiene en cuenta la práctica y se olvida de la retórica, no hay tantas diferencias entre algunos gobiernos "progresistas" latinoamericanos actuales y el gobierno actual (se le clasifique como se le clasifique) español y, ya puestos, también el catalán. Retórica al margen, insisto.
Ahora bien, los gobiernos llamados 'progresistas', tal vez aprovechando su petróleo y su extractivismo, incrementan su gasto social, en educación y sanidad, y reducen el hambre, la pobreza y la desigualdad. En cambio, el gobierno conservador español,  forzado tal vez por los efectos de rescate bancario, nacionalización de entidades financieras y generosas subvenciones a las mismas, reducen el gasto social, en sanidad y educación, mientras aumenta la pobreza y la desigualdad. Todo es comparar.

lunes, 30 de diciembre de 2013

Pobreza en el mundo

Durante algún tiempo, el Banco Mundial definió "pobreza" como la condición de los que vivían con menos de un dólar al día (eso sí, calculado a "paridad de poder adquisitivo"). Como vieron que la medida no tenía mucho sentido, decidieron cambiarla... y definir "pobreza" mediante 1,25 dólares al día. Un cambio espectacular, como puede suponerse. No es una buena "medida" pero, en todo caso, es mejor que la que usaron los de la Unión Europea (los que viven con menos de la mitad de la renta mediana del país en que habitan, que es una medida, en realidad, de desigualdad, mal corregida ahora con lo de AROPE, riesgo de pobreza y exclusión). Con aquella "medida" (1,25), Gallup ha venido haciendo encuestas desde 2006 hasta completar este mapa:
Curioso lo de Noruega (no me encaja con otros datos, como el Índice de Desarrollo Humano, o la renta familiar) o lo de Inglaterra (que sí que me encaja: con más razón, lo de Portugal). Nótese la diferencia entre "emergentes" BRICS. Pero recuérdese que la encuesta a los 131 países comenzó antes de la "crisis" y terminó seis años después. Nunca sé qué es mejor, si un mal dato (como este) o ninguno.

domingo, 29 de diciembre de 2013

Sobre la cuestión vasca

Acabo de escuchar, por radio, las diversas opiniones que suscita el reciente comunicado de los presos de ETA. La mayoría encaja en uno de los grupos siguientes:
1. Los que atribuyen una intencionalidad u otra al comunicado, sin entrar en su contenido. Basados en las afirmaciones anteriores sobre tal intencionalidad, lo desautorizan.
2. Los que aprovechan el comunicado para arrimar el ascua a su propia sardina, sea a favor del gobierno, sea a favor de otras instituciones u organizaciones.
3. Estos son minoría, tal vez porque no he hecho un recorrido suficiente por las emisoras, algunas de las cuales encajan en el punto anterior. Se trata de los que van al contenido y afirman que se trata de un paso adelante en la resolución del problema. 
Estar en un grupo o en otro viene determinado por algunas opciones previas.
1. Tener o no tener intereses creados en el asunto.
2. Reconocer o no que hay un conflicto no resuelto. Hay quien lo niega, pero parece obvio que sí que lo hay si definimos conflicto como "situación en la que diversos grupos -por lo menos, dos- tienen objetivos incompatibles". La independencia (y el socialismo) son objetivos incompatibles con sus contrarios.
3. En ese caso, intentar resolver o trascender el conflicto es una opción. Utilizarlo para otros objetivos es otra.
4. Otra opción es, por un lado, la de querer que haya vencedores y vencidos (estos últimos, ETA, claro) aunque con ello el conflicto permanezca intacto. Por otro lado, la de querer que el conflicto se afronte por medios democráticos (que es lo que ETA pretendió obviar).
Cierto que ha habido violencia por varias partes. Pero también parece que la perpetrada por ETA ha sido mucho mayor y, en algunos casos, indiscriminada que la perpetrada por el estado y sus "fuerzas del orden", tipo GAL, o por grupos asilvestrados financiados por particulares.
ETA se equivocó manteniendo la "lucha armada" después de la muerte de Franco, Ahora podría estar equivocándose el gobierno manteniendo la "firmeza" y evitando los "atajos" para afrontar la cuestión vasca. 
(Queda por ver qué dicen el PNV y su gobierno autonómico, que, a estas horas, no he escuchado todavía)

Consumo de combustibles fósiles

Este es el dato del Banco Mundial sobre el consumo de energía procedente de combustibles fósiles:

Las tendencias están claras, parece. La "zona euro" reduce su presencia mientras aumenta la de "Asia oriental y el Pacífico". Si el Planeta puede aguantarlo, es otra cuestión. Como también lo es que el "mundo" suponga algo más del 80 por ciento del total y que sumando los porcentajes de cada región se llegue a algo que no es 100. Nada es perfecto. Y es que, argucias del lenguaje, de lo que se trata es del peso que tienen los combustibles fósiles sobre el total de consumo de energía, que entonces sí que tiene sentido el gráfico. "Asia-Pacífico" cada año más consumidora de tales combustibles (petróleo y gas, para entendernos), "Zona Euro" cada vez menos... porque confían en otras fuentes, no necesariamente menos contaminantes o ni más seguras, tipo carbón o tipo Fukushima..

sábado, 28 de diciembre de 2013

Antisemita judío o judío antisemita

Mantengo el vocabulario común, aunque es engañoso. Repito: semita no se refiere únicamente a los judíos (religión, pueblo) o israelitas (ciudadanos del estado de Israel, pueblo) ya que los árabes también son semitas. Me refiero a las actitudes xenófobas frente a judíos en general. Y lo hago a propósito de Csanad Szegedi, líder de un partido particularmente anti-judío en Hungría que, del día a la noche, descubre que él es judío. La judeidad le viene, como es preceptivo, por línea materna. Así que llama al rabino (que se asombra de tal llamada) y, en su visita, le ruega la circuncisión y ahora sigue actuando como judío. Lo contó Ha'aretz y se hicieron eco otros respetables medios, aunque parece que no es una novedad.
No parece, pues, una broma propia del Día de los Inocentes ni estamos en el 1º de abril. Algo de manipulación sí puede haber, pero, en cualquier caso, intentar meterse en la mente del sr. Csanad que pasa de líder del partido Jobbik a devoto circuncidado es toda una aventura: por qué era anti-judío y por qué se convierte en judío no deja de ser un misterio, sobre todo en el paso de uno a otro, como un Saulo convertido en Pablo de Tarso. Hay gente pa' to', que diría el Guerra.

viernes, 27 de diciembre de 2013

Hoy no es mañana

No es, pues, una inocentada, pesce d'aprile, April fools o como se quiera llamar sino un sesudo estudio, con fórmulas matemáticas y todo y con un tratamiento estadístico impecable, además de publicado por el poco chistoso Banco de la Reserva Federal de Atlanta (USA). Basado en modelos fundamentados en la mejor teoría, datos abundantes y de calidad y razonamiento claro, se analiza en el paper, por supuesto en inglés, es decir, de primera calidad y digno de publicarse en un JCR del primer cuartil, la relación entre el SAD (Desorden Afectivo Estacional) de las personas en estos días de poco sol y bastante frío (lo primero dificultando el desdoblamiento de las provitaminas y lo segundo produciendo un claro retraimiento corporal), entre el SAD, digo, y el comportamiento de las Bolsas. Las implicaciones políticas son evidentes: "alegría, alegría, alegría / alegría, alegría y placer" para conseguir la inmediata recuperación del ciclo bursátil que es donde muchos ven que está la "crisis".  Claro que si la relación es en la dirección contraria, uno entiende algunos suicidios.

jueves, 26 de diciembre de 2013

Lenguas y dialectos

Los filólogos seguro que tienen clara la diferencia. Pero en el uso de tales palabras encuentro algunas curiosidades. De mi etapa italiana creo recordar que "dialectos" eran todo aquello que se hablase localmente y que fuese diferente del "italiano estándar" oficial (el florentino, vamos). En sus mejores momentos del franquismo español, dialecto era todo aquello que no fuese el castellano (español). No estaba claro si ahí se incluían los "acentos" locales, pero sí estaba claro qué era lengua y qué era dialecto. 
Por eso me ha resultado divertido encontrar en mi buzón de entrada un correo electrónico con el siguiente texto:
If this E-mail is unreadable or in the language different than your dialect, please click here
O sea que si no podía leer el correo o estaba en un lenguaje o lengua "diferente de mi dialecto", podía cliquear y encontrar allí remedio a mi discapacidad.
La Gran Revolución (la francesa, claro) comenzó con un gran respeto a lo que se hablase en Francia hasta que se entró en una dinámica de "terrorismo lingüístico" (el Abbé Gregoire es paradigmático, aunque sus aportaciones en otros campos puedan tener otra cualificación): solo había una lengua (la francesa, vehículo de civilización y de la libertad) y el resto eran un simple "patois", un dialecto entre los 33 existentes. Habría que leer su Informe sobre la Necesidad y los Medios para destruir los Patois y de Universalizar el Uso de la Lengua francesa.
Por lo visto, los anunciantes que me envían esa publicidad que cito están en la misma línea: hay que universalizar el uso de la lengua inglesa (versión americana: no "queuing" sino "lining up") mientras los "patois" que hablo no hará falta destruirlos, sino que se irán descomponiendo ellos solos: cuestión de tiempo, sin necesidad de "hable usted la lengua del imperio" que es como los franquistas luchaban contra los "dialectos" peninsulares diferentes del español (castellano). Sobre los imperios expansivos (los de verdad, no el franquista de opereta) ya hice un comentario ayer. Añado ahora que no todos lo consiguen ni hay imperio que dure eternamente. Ni siquiera el egipcio o el chino. Ni el inca, por motivos obvios.
Estoy seguro de que, si leyese ahora mi Política lingüística y lenguas minoritarias. De Babel a Pentecostés publicado hace treinta años, encontraría algunas sutiles diferencias con lo que ahora se percibe. Vive la différence.

miércoles, 25 de diciembre de 2013

Imperios expansivos

En el solsticio de invierno los incas del Cusco celebraban el Inti Raymi, la fiesta del sol, en el día más corto del año y la noche más larga que daban paso al nuevo año. Estando en el hemisferio Sur, la fiesta era en junio (lo que ahora sería el día de San Juan) y la impusieron en sus conquistas aunque, como es el caso de Otavalo, Ecuador, la fiesta pierda su sentido original ya que se encuentra en el hemisferio Norte. Pero los imperios no han sido muy cuidadosos con esas minucias astronómicas. Les bastaba con que la fiesta legitimara la autoridad del Inca, hijo del Sol.
No se sabe cuándo empezó a celebrarse. Si su iniciador fue el Inca Sapa Pachakutec, podría haber sido hacia el 1100, es decir, bastante después de que el emperador Aureliano, en la Roma imperial y en 274, dedicase un templo al “Sol invictus”, al sol victorioso, y estableciese su fiesta el tercer día después del solsticio de invierno. Es decir, hoy, en el hemisferio Norte. La lógica es parecida a la del Inti Raymi (inti significa sol en quechua), pero su uso político creo que era un poco diferente. De lo que ahora se podría haber tratado era de ganarse a la plebe en general y a la soldadesca en particular, muy interesados en la religión mistérica de Mitra, héroe solar cuya muerte y resurrección era celebrada mediante un banquete para aquellos que habían sido iniciados (bautizados) en dicha religión. Esta religión estuvo muy difundida en el imperio romano entre los siglos I y IV “de nuestra era” y fue, efectivamente, la alternativa más clara al incipiente cristianismo que se irradiaba desde Roma y que fue declarada ilegal en el 391 (la legalización del cristianismo es de 313).
La Navidad, de hecho, empieza a celebrarse, bajo el papa Liberio, en 354, suponiendo, como había sugerido cuatro años antes Julio I, que en ese día había nacido Jesús de Nazaret, el Cristo cuya semejanza con Mitra es evidente aunque, cierto, no total. Por ejemplo, fueron unos pastores los que adoraron a Mitra en su nacimiento. También se relaciona su invención con un intento de alternativa a las "saturnales" romanas.
De todos modos, aconsejo a los que viajan a Roma que visiten la iglesia de San Clemente, cerca del Coliseo, pero que lo hagan con el siguiente itinerario: que bajen, antes que todo, por las escaleras que hay junto a la puerta hasta llegar al último sótano donde se encontrarán las ruinas de un mitreo (templo de Mitra) donde se celebraban los “bautizos” (iniciaciones) y las “misas” (banquete ritual recordando la muerte y resurrección de Mitra) sobre el altar, con referencias a sus siete "sacramentos"; suban después y verán una muy modesta basílica paleocristiana -con grafitis muy curiosos, por cierto-; y solo al final vean la iglesia actual y su espléndido y rico ábside. Tienen una interpretación visual de la historia.
Pero no ha habido fin de la historia. La Navidad y sus belenes mediterráneos (iniciados por Francisco de Asís en 1223) tenía sus competidores europeos, Papá Noel o Santa Claus, que también era fruto de la cristianización de mitos solares y que evolucionan hasta convertirse en algo parecido al Olentzero vasco que trae regalos. La figura llega a España a través de los Estados Unidos (y la Coca-Cola) como ha llegado el Black Friday el mes pasado. Se trata de otra costumbre estadounidense: la de las rebajas que siguen al Día de Acción de Gracias, cuarto jueves de noviembre, que, si no cambian las cosas, acabará celebrándose aquí bajo el imperio del comercio y las ventas. No es la única importación que se ha hecho reconociendo así el peso de los Estados Unidos. Es, no haría falta decirlo, otro tipo de imperio que ya no tiene que matar uno a uno a sus opositores sino que puede hacerlo en masa como en Hiroshima, pero que, como los anteriores, seguro que tiene fecha de caducidad. Lo tuvo el español, llevando belenes y navidades a tierras americanas y lo tuvo el inglés. En términos personales, recuerdo sin ninguna alegría las dos navidades que pasé en Lima, en pleno verano y con alguna ornamentación invernal totalmente fuera de lugar.
Por mi parte, y ya que las cosas podrían cambiar, hace tiempo que mantengo la costumbre de titular el primer artículo del año con el nombre que le adjudica el horóscopo chino, Año de la Serpiente el actual, Año del Caballo el entrante. Este año no, porque tanto hoy como el 1º de enero, que son miércoles que es cuando publico en el periódico de Alicante, no se publican periódicos. Así que el anual de comienzo de año lo traslado al 29 de enero (miércoles) aunque el Año del Caballo no comenzará hasta el 31 de enero de 2014. Pero tampoco hay que tomarse en serio todas las cosas del Inti, el Invictus, Mitra, la Natividad, Santa Claus y el Thanks Giving.

Feliz Navidad

martes, 24 de diciembre de 2013

Sobre las gambas de esta noche


Solo para los que las tengan en el menú de nochebuena, tengan estómago para afrontar algunos hechos y lean inglés. Así que, mejor, no se ponga a ver qué dice este tipo.

lunes, 23 de diciembre de 2013

La corrupción como enemigo

La corrupción, dice el presidente del Grupo del Banco Mundial, es el "enemigo número uno" de los países en desarrollo. Supongo que también lo será para los países en vías de subdesarrollo como España (Reino de España, Estado Español; táchese lo que no proceda, pero inclúyase, de momento, a Cataluña, donde tampoco es que anden escasos de corrupción).
Aunque di clases de "sociología del desarrollo", no es palabra que me haya terminado por convencer. Pero si unos países son "en desarrollo" (fe: creer en lo que no se ve), otros podrían ser "en subdesarrollo". No hay nada irreversible, excepto la muerte.

Asesinatos judiciales

La pena de muerte es eso. Un castigo excesivo, sea cual sea el delito cometido, ya que el castigador se arroga un carácter divino, la omnipotencia, que no posee, al que se añade la probabilidad de que tampoco tenga la omnisciencia y se trate de un error judicial que vendrá a conocerse una vez muerto el erróneamente castigado.
El informe anual de Amnistía Internacional para 2012 (el de 2013 todavía falta para que se publique) tenía algunos datos sobre estas ejecuciones que merece la pena recordar.
1. Que la pena de muerte sigue en vigor en una veintena de países.
2. Que la China mantiene en secreto sus ejecuciones. 
3. Que algunas ejecuciones, como las llevadas a cabo mediante crucifixión, son particularmente brutales. Arabia Saudita es un mal ejemplo.
4. Que los Estados Unidos se sitúa en quinto lugar en cuanto al número de muertes producidas por tales decisiones judiciales (añado: sin que su evolución guarde mucha relación con la evolución de los crímenes que pretende castigar ejemplarmente).
Por otra fuente, se sabe que el número de ejecuciones se ha ido reduciendo en los Estados Unidos, sea porque el número de estados que la han abolido sigue creciendo, sea porque (mirabile dictum) no es fácil conseguir el producto químico necesario para llevarlas a cabo.


Ya sé que no es un tema muy navideño. Me refiero al de la venganza que implica la pena de muerte.

domingo, 22 de diciembre de 2013

Incertidumbres ante las manifestaciones

Por un lado, encuentro indignación en mis contactos cotidianos, desde el peluquero al quiosquero. No hay día en que las noticias, incluso las más censuradas, no traigan un motivo para estar más que indignado, dicen ellos y estoy de acuerdo.
Por otro lado, encuentro personas que, igualmente en mis contactos cotidianos, dicen que eso de manifestarse no sirve para nada. Y encuentro en mis lecturas quienes opinan que tales actos son del tipo masturbatorio: proporcionan satisfacción a quien los practica, pero no tienen efectos externos, fecundantes, fuera de la pura expresión de la indignación, es decir, no cambian nada.
Este último argumento se ha esgrimido también en los Estados Unidos y ha tenido una respuesta interesante en la que se recuerda qué sucedió con actos anteriores de desobediencia civil (contra la segregación, contra la guerra del Vietnam) y se le da soporte teórico a dichas expresiones de descontento: por lo menos, producen un cambio en la cultura política en la medida en que se reconoce uno mismo como parte de algo más general (como sucedió, por volver a la Península Ibérica, con la Via Catalana) con lo que se incrementa el ímpetu para mostrar desacuerdo y modificar la cultura política dominante. La referencia al discurso "Sobre la servidumbre voluntaria" de Étienne de La Boétie (siglo XVI) es pertinente.
Pero, ay, esos efectos fecundantes a medio plazo no siempre son visibles. Pienso en las manifestaciones masivas (las mayores que se recuerdan) contra la intervención en Irak en general y, en particular, contra la participación española en dicha ocupación. De momento, yendo como iban contra el Partido Popular en el gobierno, produjeron un triunfo de dicho partido en las elecciones municipales inmediatas. Cierto que, con los atentados de Atocha chapuceramente gestionados por dicho partido, intervinieron en el ulterior triunfo del Partido Socialista en las elecciones generales. Pero, probablemente, fue esa chapucería, no las manifestaciones y la cultura política que produjeron, la que llevó a dicho triunfo.
Moraleja: ni rechazo frontal a expresar la propia indignación ni creencia beata en lo mecánico y automático que sería el efecto de dicha expresión. Los efectos de dichos planteamientos son probables: nada cambia, en el primer caso, y hay movilización en el segundo que, en alguna circunstancia, podría producir el cambio deseado. No conocemos en qué circunstancias a priori se produciría tal cambio. Ni su nivel: desde cambio del sistema, como pretenden algunos manifestantes, a cambio de algunas políticas concretas, como prefieren plantear otros. Lo que sí me parece claro es que hay que reconocer la posibilidad de manipulación por parte de otros intereses, ajenos a los manifestantes o a la mayoría de los mismos. La verdad (¿qué es la verdad? que diría Pilatos) os hará libres.

sábado, 21 de diciembre de 2013

Índices de paz

No hay alternativas: para intentar describir el estado de la paz en el mundo, estamos abocados a tomar como unidad de análisis los estados realmente existentes, no las entidades subestatales como sería de desear desde un punto de vista digamos que teórico. Lo que sí tiene alternativas es la medida de la paz en términos de "no-guerra", que es la versión más simple de que se dispone. 
Se puede, en cambio, utilizar una serie de indicadores (desde la tasa de homicidios al número de personas encarceladas pasando por, obviamente, los enfrentamientos armados internos) para un índice de paz y otra serie de indicadores para un índice de paz positiva (corrupción, desigualdad, censura, o, si se prefiere, gobernanza, justicia, acceso a la información). Con dichas series se construyen sendas listas de los países del mundo y, para 2013, las ha publicado el Institute for Economics and Peace en un informe que vale la pena por lo menos echarle un vistazo. Mapas y tablas para ambas variables y algún que otro gráfico más para algunos de sus componentes. En ambos casos, no hay grandes sorpresas en cuanto a quiénes gozan de mejores resultados o de peores. Pero es sugestivo comparar ambas series y ver quiénes bajan y quiénes suben cuando se pasa del índice de paz global al índice de paz positiva.
Sí, lo sé: todo manejo de indicadores -ya complejos de por sí- hasta convertirlos en un índice que los abarque es discutible. Cómo se recoge, cómo se cuantifica y cómo se le asigna un peso en el intento de sintetizar son cosas muy discutibles. Y siempre habrá quién diga que "paz positiva" no es eso. Bueno, ellos han definido así su campo y lo hay operacionalizado así. Aportan conocimiento con todas sus limitaciones. Pero conocimiento.

viernes, 20 de diciembre de 2013

Demasiada "política"

Copio y pego de un artículo escrito por simpatizantes del chavismo:
El Chavismo puede sentirse optimista, en cierta medida, porque después de la ajustada victoria de Maduro en las elecciones presidenciales de abril, el desgaste de un proceso con 15 años en el poder, el acoso mediático, la inseguridad sin resolver, ineficiencia, falta de planificación, corrupción, problemas económicos gravísimos, la inflación disparada, desabastecimiento de algunos productos básicos y, sobretodo, lo más importante, sin el gigante Chávez aguantando en sus hombros este panorama demoledor, se preveía que el proceso iba a desplomarse.
La raíz de los problemas venezolanos no está en si "Chávez vive" (como el "Alfaro vive" ecuatoriano, sin exclamación final). Es la economía, estúpido (que diría la campaña electoral de Bill Clinton). Un ex-ministro de Chávez se ha encargado de ponerlo negro sobre blanco y se le ha contestado aquí sin salirse demasiado de la economía.
Y la economía es algo que se suele presentar como local (si en parte lo es), pero que no se puede separar de la economía mundial (que también tiene algo que decir al respecto). Por ejemplo, el extractivismo y el rentismo son políticas locales. Mucho más el clientelismo. Pero el mercado del petróleo es mundial, el mercado de divisas también (aunque las devaluaciones sean locales) y el de la alimentación no digamos. Que no son "mercados libres" es algo que hay que añadir: son manipulados. Pero no por esos gobernantes locales (del gobierno central) que exaltan la política y la ideología por encima de otras consideraciones.
¿Que qué tiene que ver eso con las Españas? Nada, claro, si se recuerda que en España no hay petróleo (bueno, no hay mucho y el que hay se va a extraer con "fracking", los muy insensatos). No puede haber mucho extractivismo (a no ser que el turismo se incluya en tal capítulo -cosa que mis amigos latinoamericanos se horrorizarían de tal error terminológico, pero que a mí no me parece tan insensato-). Tampoco rentismo. Algo de clientelismo sí que hay, pero "hacia arriba", no "hacia abajo".  Y el diagnóstico que he citado se aplicaría solo en algunos puntos a las Españas. Sobre todo no se aplicaría en lo de la inflación (la deflación tampoco es que se ideal). De haber inflación es de política que oculta la economía, la ineficiencia y la corrupción. Tanto por parte del gobierno catalán como del central (el de Madrid, si se prefiere, pero entonces al anterior hay que llamarle "de Barcelona", que tampoco es un asunto menor). Y son esos puntos los que hay que resolver, mezcla, ellos también, de local y exterior, por más que ya no se hable tanto de la "troika" y de los "hombres de negro". Pero usar esa política como cortina de humo y maniobra distractiva me parece que está muy feo. Sobre todo si reduce las energías que tendrían que estar siendo utilizadas no precisamente en el "politiqueo", por más que el tema de la "sagrada unidad de España" por un lado y el sagrado "derecho a la autodeterminación" por otro sigan siendo santo y seña de unos y otros. En el fondo, aunque solo en parte, se trata del acceso al poder, la posibilidad de corromperse y la disponibilidad de puestos para los amigos en ministerios como el de Hacienda o en empresas públicas o en proceso de privatización ¿Irresponsables? Tal vez. Pero no están solos.

jueves, 19 de diciembre de 2013

Renta familiar mundial

Una encuesta mundial de Gallup sobre la renta familiar y la renta personal que el entrevistado reconoce (no necesariamente la real). En todo caso, no hay novedad, señora baronesa. Los países con mayores rentas son estos: 
xnsmmuvwz0ww5ductyp7rq.png
Y estos son los que están en el otro extremo:
bkmfth4c_0iujdalwjgf0a.png
Al ser la media lo que se proporciona y no dar la desviación típica (la dispersión), no vendrá mal recordar la desigualdad mayor en los países de esta última lista que en los primeros de la lista anterior, de tradición socialdemócrata. Ricos y pobres los han en los países de ambas listas. Y la distancia entre unos y otros en cada caso es lo que hay que plantear si es que se quiere "desarrollo", es decir, crecimiento del PIB, que es lo que realmente se significa con esa palabra. 
Y otra obviedad: la relación entre esas rentas y el nivel de empleo a tiempo completo (con algunas salvedades que otros se encargan de recordar para los Estados Unidos).
vytpzmyi4kyk1akb9kesfw.jpg
Volviendo a la lista completa de países encuestados (apta para nacionalistas que ya tienen su estado y necesitan saber en qué puesto está su país en esta olimpiada, pero no apta para nacionalistas sin estado, que se verán frustrados), hay algunas cosas curiosas: la China y el Ecuador están prácticamente empatados (aunque la China sea el gran prestamista del Ecuador), lo mismo sucede, en un puesto mejor (si es que mejor tiene sentido y sin imperialismo el imperialismo implícito en el caso anterior), con Taiwán y España. 
El orden de los BRICS es Rusia, Brasil, China, Sudáfrica e India. La distancia entre el primero y el último es notable en esta y en otras variables. Irán está en un puesto más alto que México y Uruguay que Venezuela. Todos estos por debajo de la mediana mundial, excepto Rusia.
Curiosidades.

miércoles, 18 de diciembre de 2013

Cosas del amor

Los arios no eran “mejores por sus cualidades mentales” sino en la medida en que estaban dispuestos a “poner todas sus habilidades al servicio de la comunidad”. Los arios, en efecto, “voluntariamente subordinaban su ego a la vida de la comunidad y, si lo pedía la ocasión, incluso lo sacrificaban”. “Dispuestos, si hacía falta, a dar su vida por los demás”. Ahí residía su superioridad. Por lo menos, eso decía Hitler en Mein Kampf.
“Porque no hay mayor amor que el del que da la vida por los amigos”. El salto podría parecer brutal porque es del evangelio de Juan, capítulo 15. Y es Jesús de Nazaret el que se presenta como ese que tiene ese gran amor, ya que va a dar la vida por los suyos.
Pero, ¿y si decimos “no pienses qué puede hacer tu país por ti: piensa qué puedes hacer tú por tu país”? Podría suponerse que estamos en las mismas, aunque en este caso lo que tenemos es un famoso dicho por el entonces presidente Kennedy. Y entre las cosas que se podía hacer por el propio país era el ir a la guerra, como sucedió en Vietnam con su sucesor, Johnson, y la conscripción al margen del ejército profesional.
Evidentemente, se trata de casos muy diferentes entre sí, pero es igualmente evidente que tienen elementos en común: la generosidad de dar la vida por los otros. Por la raza, los amigos o por el país.
Y ahora un salto mayor: Los inteligentes también se enamoran. Eso no lo duda nadie. Serán inteligentes, pero no son inmunes a ese enloquecimiento pasajero que es el enamoramiento. Y lo traigo a colación porque percibo, en determinados ambientes, un asombro ante la irracionalidad de algunos planteamientos nacionalistas o algunos planteamientos religiosos actuales, no tanto ante los elementos programáticos de los mismos, aunque, como se verá inmediatamente, están relacionados.
Los primeros planteamientos que han llevado a provocar asombro han sido los cuotidianos: el catalanismo y el españolismo. Sus componentes poco racionales son fáciles de detectar. Se trata de sentimientos que no se avienen a razones: el corazón tiene sus razones que la razón no comprende. Como dice el otras veces citado himno colombiano: “que morir por la patria no es morir: es vivir”. Como arios o cristianos.
Los segundos planteamientos llegan a propósito de la exhortación Evangelii Gaudium del papa actual. Pero en este caso se trata de las reacciones: furibundas unas (¡hasta en el “ABC”!), sumisas otras, interesadas las de más allá. Lo que asombra es la constatable falta de racionalidad en los dos primeros tipos de reacción, ajena a un mínimo análisis crítico de su contenido, aunque no sea más que situándolo en un contexto histórico un poco más amplio. En la tercera reacción sí puede verse el elemento racional: se usan aquellas declaraciones para arrimar arteramente el ascua papal a la propia sardina ideológica o política.
El problema que tienen los que se asombran por la falta de racionalidad en los planteamientos nacionalistas o en los religiosos lo tienen porque confunden dos campos distintos aunque sus fronteras no siempre queden claras, sobre todo porque, como se ve en el caso del Papa, hay racionalidades (relación medios-fines) que aprovechan de esos enamoramientos para arrimar el ascua a su sardina. 
Además, hay toda una serie de actividades intelectuales (racionales) que legitiman esos enamoramientos: la historia y la teología. La historia, por ejemplo, extrapolando “hacia atrás” los territorios actuales hasta encontrar raíces profundas para el sentimiento identitario de unos “contra” otros, claro, y, por supuesto, dispuestos a defender la verdad (su verdad para ser exactos). Y la teología por aquello de “fides quaerens intellectum”, la fe que busca un cierto entendimiento. Eso sí, para el enamoramiento en sentido estricto no se me ocurre qué actividad intelectual lo legitime, pero supongo que entrará la supervivencia de la especie, las feromonas, y vaya usted a saber.
Lo que sí se me ocurre es que hay modos racionales de aprovecharse del sentimiento ajeno que incluyen la satisfacción de egos de los líderes o los intereses de todo tipo que abarcan no solo los políticos (electorales, correlación de fuerzas, maniobras distractivas) sino también los económicos. Incluyo ideologías y religiones que piden grandes sacrificios de los adeptos. Por lo menos, Jesús de Nazaret iba a morir. En muchos otros casos, los que mueren son los otros. O, sencillamente, se les condena a enfrentamientos inútiles o reducción de su posible bienestar. “Que se jodan”, dirán, quedándose tan satisfechos de haber provocado el sacrificio ajeno.
(Publicado hoy en el diario Información -Alicante-)
Al día siguiente de enviar el artículo al periódico (16 de diciembre), me encuentro citado el comienzo de este editorial del periódico El País de 2007 contra el Che Guevara:
El romanticismo europeo estableció el siniestro prejuicio de que la disposición a entregar la vida por las ideas es digna de admiración y de elogio. Amparados desde entonces en esta convicción, y a lo largo de más de un siglo, grupúsculos de las más variadas disciplinas ideológicas han pretendido dotar al crimen de un sentido trascendente, arrebatados por el espejismo de que la violencia es fecunda, de que inmolar seres humanos en el altar de una causa la hace más auténtica e indiscutible.
En realidad, la disposición a entregar la vida por las ideas esconde un propósito tenebroso: la disposición a arrebatársela a quien no las comparta.
Me molesta la coincidencia, pero constato mi distancia. 

Los cinco frágiles

En el Finacial Times de hoy (hay que registrarse y se pueden leer algunos artículos) viene una descripción de cómo se encuentran estos cinco países ("fragile five") que, probablemente, sea una mejor versión del viejo BRICS, los llamados "emergentes", que ahora parece que fue una agrupación apresurada y, en el fondo, engañosa. Se le quita R (Rusia) y C (China) que, efectivamente, tienen una dinámica diferente desde el papel jugado en Siria por uno al alunizaje del otro. Se le añade Indonesia y Turquía y ya tenemos un nuevo grupo a seguir, precisamente en su fragilidad. Pero tan heterogéneos como lo era el grupo BRIC(S). 
No hay más remedio que agrupar países ya que no hay cabeza que pueda seguir los 200 que existen. La alternativa es de varios tipos, desde centro-semiperifeia-periferia a los rankings de renta o PIB cortados más o menos arbitrariamente para tener grupos (lo que hace el Banco Mundial) o rankings de Indice de Desarrollo Humano (según el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo). 
En general, ni "la complexité de la complexité" que no permite aclararse mucho, ni la hipersimplificación (por ejemplo, desarrollado - subdesarrollado o "en vías de desarrollo") que raya en el simplismo, muy gratificante pero muy engañoso. La de los "fragile five" por debajo de los realmente emergentes (Rusia y China) daría un mundo con seis grupos y medio. A partir de 7, la mente ya no discrimina. Así es la vida. Sabiendo, eso sí, que toda agrupación no es más que un instrumento para entender mejor el mundo a pesar de ser, casi por definición, engañosa. De nuevo, así es la vida.

Batalha

Leo un artículo sobre el 30 aniversario de la declaración del Mosteiro da Batalha como Patrimonio de la Humanidad por parte de la UNESCO. En él se enumeran las diversas actividades que acompañarán la conmemoración, incluida una exposición en varias ciudades francesas con el claro objetivo de promover el turismo a la ciudad portuguesa. Vaya antes una anécdota personal antes de hacer un comentario al artículo.
Hace muchos años tuve que ir a Lisboa al tribunal de una tesis doctoral que había dirigido. Mi balbuciente portugués se debe a que quise hacer mis intervenciones en dicha lengua, pero esa no es la cuestión. La cuestión es que fui en coche desde Alicante, haciendo las convenientes paradas. Una de ellas fue, precisamente, en Batalha donde la visita al Monasterio de Nuestra Señora de la Victoria era (y es)  preceptiva. A la entrada del monumento vimos que los profesores universitarios tenían la entrada gratuita. Mi mujer llevaba el carnet correspondiente, pero yo no. Se lo expliqué al empleado de la entrada que, al oír mi portugués, me preguntó "El señor ¿es español?; "Soy, sí", contesté; a lo que él, con una gran sonrisa respondió: "Adiante", adelante. Y entré gratis. Lo que los dos sabíamos es que el Monasterio fue erigido para celebrar la Victoria de Aljubarrota (1385), que marca la inflexión hacia la independencia del territorio (más o menos) del actual Portugal frente a la Corona de Castilla o frente a España si se prefiere. Lo de "más o menos" se refiere al hecho, común con otras "naciones", de que las fronteras suelen ser problemáticas y se puede seguir discutiendo hasta la actualidad la pertenencia de un pueblo a un lado o a otro de la frontera, con lo que la "nacionalidad" de sus habitantes no deja de ser problemática (y la idea de nación, también).
Volviendo a las celebraciones que se planifican ahora, habrá un simposio. Espero que de historiadores que plantearán la lucha del pueblo portugués "contra" el imperialismo español o castellano (no sé si habrá referencias a la ayuda militar inglesa que recibieron). Pero lo interesante del artículo es que no hay una referencia explícita a Aljubarrota, a España y, en definitiva, a la Victoria. Como suele sucederme, encuentro que los silencios son más interesantes que las palabras.

martes, 17 de diciembre de 2013

Cadenas globales de mercancías

Un sugestivo informe de la OCDE del que copio y pego este mapa:


Es una buena metáfora al ver dónde está el cuartel general, dónde los proveedores internacionales (y las correspondientes materias primas), dónde las fábricas y dónde las principales oficinas de ventas. Estos han preferido "valor" a "commodities" o a "mercancías". No importa, me parece, mucho.
Eso sí: me gustaría ver el mapa de productos con mayor valor añadido o el de coches o de armas o de mayor impacto contaminador. 
Para los nacionalistas que, inmediatamente, buscan dónde se encuentra el propio país (el del pasaporte), añado que el informe compara a diversos países (incluyendo, claro, a los de la OCDE) en términos de dicha "cadena de valor global" (A value chain identifies the full range of activities that firms undertake to bring a product or a service from its conception to its end use by final consumers). El gráfico de una idea de lo que puede significar el índice de participación en la cadena de valor global.


Luxemburgo queda muy arriba, e Israel por encima de España. Estados Unidos, todavía más bajo.
¿Se nos viene encima una burbuja de "commodities"?

lunes, 16 de diciembre de 2013

Como para fiarse

Esta encuesta de Gallup es entretenida. Pretende reflejar el grado de honradez que los encuestados atribuyen a algunas profesiones. Los más éticos, según la encuesta, serían enfermeras, farmecéuticas, maestras, médícos, militares y policías. Salud y seguridad trufada de educación. Hablamos de porcentajes de respuestas superiores al 50 por ciento. Vamos ahora al otro extremo: los cabilderos (los de los lobbies), miembros del Congreso, vendedores de coches, funcionarios del estado, anunciantes, reporteros de televisión y abogados. El núcleo de la sociedad: ley, gobierno, información. Como los que venden la moto (coche en este caso). Entre unos y otros, curas, jueces, banqueros (que algunos llaman banksters), talleres de reparaciones, funcionarios locales, periodistas (de prensa).  Esta el la tabla.

U.S. Views on Honesty and Ethical Standards in Professions, December 2013

La cosa puede complicarse. Como es evidente, no se trata del nivel de ética que tanga cada profesión sino de cómo las perciben los estadounidenses. Por eso es curiosa una publicación posterior de Gallup  a partir de la misma encuesta pero dividiendo las respuestas por tendencia electoral (que no me ha interesado mucho) y por edades. Véanse las diferencias entre jóvenes y viejos.
Age Differences in Honesty and Ethics Ratings of Professions, December 2013
Curiosos los extremos.

Extremistas cristianos

Si hay una "milicia musulmana", será etiquetada como "extremista" (también puede ser "fundamentalista" y "terrorista"). Y si ha matado cristianos (en ese ecumenismo al que se ha referido el papa Francisco), se hablará de la persecución que sufren los cristianos por el hecho de serlo y el caso de los coptos egipcios se aducirá como prueba. Si, en cambio, hay una "milicia cristiana" que masacra  la semana pasada a 24 no-combatientes en la República Centroafricana, se trata de una "milicia" tout court. Hay quien se asombra.

Cuántas vías hacen falta

En política, lo de "nunca segundas partes fueron buenas" es el planteamiento típico de los que, investidos de razón absoluta, embisten contra todo lo que sea diferente a su absoluta verdad. Son peligrosos porque pueden ponerse violentos y, personalmente, seguro que estoy entre los "malos" en su definición maniquea de la política.
Las "terceras vías", en cambio, se presentan como negociadoras y transigentes. Ahora aparecen entre los Demócratas estadounidenses con gran horror de los que prefieren un mundo dicotómico que, piensan, es mucho más claro. Vistos los destrozos causados por tal "tercera vía" promovida por Blair y articulada por Giddens, tal vez tengan algo de razón los que ahora se molestan por la aparición de aquella "tercera vía".
Pero es que la realidad política, en la medida en que pretende (sin lograrlo nunca y, por supuesto, si es que lo pretende realmente), responder a la realidad social, no se puede quedar ni en dos ni en tres, a no ser que se plantee en términos de la primera opción: Yo tengo la razón, la verdad y la vida. Si no es así, no hay más remedio que reconocer incluso la pluralidad política realmente existente incluso bajo apariencia de dualidad. Por ejemplo, en los Estados Unidos, donde los "dos" partidos son, en realidad, varios partidos, desde el Tea Party que horroriza incluso a algunos Republicanos hasta esta "tercera vía" que horroriza, como he citado, a los progres. Ya serían cuatro (más incluso, a la hora de votar "austeridad" o en minorías), amén de los escaños ocupados por "independientes".
Otra cosa es que unos y otros sean realmente independientes y puedan responder directamente a la realidad social. Pero si la realidad social es la del poder del dinero (incluso para hacer campaña, junto a otras corruptelas conocidas), se entiende que haya un porcentaje tan grande de abstencionistas que, seguro, pueden dividirse, a su vez, en varias categorías: por lo menos, los que están contra tal sistema y los que tienen cosas más importantes en que ocuparse que en tales peleas, como puede ser sobrevivir o subsistir (la abstención es clasista).
Si a las "cinco vías" de Tomás de Aquino nos atenemos, inmediatamente se ve que hay más "vías" (la de Anselmo, la de Pascal). Así que mejor olvidarse de los números. Y, sí, otra cosa es que las leyes electorales (como la estadounidense o como la inglesa) prácticamente condenen a tener solo dos partidos, sea porque la ley deforma la realidad social, sea porque los ciudadanos, sabiéndolo, optan por un voto útil con lo que refuerzan el bipartidismo. Eso sí: oponerse al bipartidismo puede estar bien, siempre que no sea un "quítate tú, que me pongo yo" y lo que se busque sea sustituir a un bipartidismo por otro o, peor, volver al partido único. Eso es practicar la politiquería que se critica.

domingo, 15 de diciembre de 2013

Errores de percepción

Una buena colección de ilusiones ópticas que el cerebro procesa erróneamente atribuyendo a la "cosa" características que no tiene. ¿Esse est percipi? Pues según y como. Y si eso es así, qué no será el dar como criterio de verdad el "lo he visto en la televisión".... Y ya no digamos cuando de lo que se trata es de cuestiones más complicadas. Moraleja: primero, dudar. Por ejemplo, ante exaltaciones como la de Mandela. No viene mal darse cuenta de cómo y por qué cambió de ideas respecto a la economía de Sudáfrica, qué ilusiones ópticas pudo tener y, al margen de las que no tuvo, qué ilusiones ópticas se pueden estar produciendo al respecto.
Y no son las únicas. La directora Lagarde reconoce ahora que el Fondo Monetario Internacional cometió un error  (por falta de suficientes estudios) en su percepción del multiplicador fiscal para Portugal y Grecia. No tengo ni idea de qué pueda ser el dicho multiplicador fiscal. Lo que sí parece claro es que su pequeño error de percepción (tendría que haber sido 1,7 y lo percibían como inferior a 1) tuvo efectos devastadores sobre las "condicionalidades" impuestas por la "troika" contra dichos (y tal vez otros) países. Cuando ahora la directora general dice que Europa (¿toda? ¿solo UE? ¿solo Eurozona? ¿solo el centro de la Eurozona?) se encuentra en el buen camino, primero no se sabe a dónde conduce tal camino y, segundo, no hay por qué suponer que ahora ya no se basa en errores de percepción como los anteriores. Como si dicen ahora que la competitividad a través de la reducción de salarios (devaluación interna) igual no funciona. Errores de percepción o errores interesados.

sábado, 14 de diciembre de 2013

Lectura sobre la India

Se trata de una larga recensión sobre un libro de Anderson sobre la ideología india, escrita desde una perspectiva enraizada en la India. Me ha interesado por varias razones.
La primera, porque me aporta mucha información sobre un sistema poco conocido y muy mitologizado. Un "emergente" que ha tenido sus oscilaciones económicas, siempre manteniendo un sistema formalmente democrático (e insisto en lo de formalmente, porque ese es uno de los argumentos de Anderson).
La segunda porque, aunque sea marginalmente, reduce la idolatría hacia Gandhi y Nehru, cosa que va en paralelo con parecida reducción respecto a Mandela. Fueron gigantes, pero no dioses. Que la cita más dura contra Gandhi venga de Trostky, no deja de tener su ironía.
La tercera porque, por un lado, muestra la dificultad que tienen las ciencias sociales (occidentales en origen y colonialidad) para dar cuenta de realidades diferentes, distintas y distantes. En concreto, para la intersección entre clase social y casta. Pero, por otro, la dificultad de escapar de ellas. Me recuerda a los indigenistas andinos, fuertemente anticoloniales defendiendo sus raíces ancestrales, pero que citan a Foucault o a Bourdieu (versión estadounidense) con profusión. El autor de la recensión es un buen ejemplo: hace ver ambas dificultades y, en el caso de la segunda, cita profusamente a Max Weber en contraposición al Marx que usa, distantemente, Anderson.
Me parece que el recensionista acaba aceptando que la revolución llevada a cabo por las castas altas para lograr la independencia frente a Inglaterra se quedó en eso y no dio pasos importantes hacia la igualdad social (algo parecido a lo que Pilger dice sobre Mandela: que disminuyó la distancia entre blancos y negros, pero aumentó entre negros y negros). Pero también aporta el dato de gobiernos de partidos de los dalit (la casta inferior, los intocables) que tampoco han sido espectaculares en la lucha contra la corrupción y la violencia inter-cultural (sea étnica o religiosa). Eso sí, tanto el Partido Comunista como los maoístas (naxalitas) han tenido un peso importante en gobiernos locales o han tenido una influencia igualmente constatable en el gobierno central.
La última, porque las comparaciones con el otro "emergente" de la zona, la China por supuesto, son interesantes: unos manteniendo, al menos verbalmente, los lazos con el hinduismo (explícitamente por el Bharatiya Janata Party) mientras que los otros han desmontado el confucianismo que todavía aleteaba en algunas ideas del Mao post-marxista. El fantasma de Lenin recorre el tema.

viernes, 13 de diciembre de 2013

Dinero ilícito

Un informe de Global Financial Integrity recién publicado trata de los flujos de dinero ilícito (corrupción, evasión de impuestos, criminalidad: un batiburrillo) desde los países llamados "en desarrollo" entre 2002 y 2011. Mal empezamos porque me gustaría tener los datos sobre los países "desarrollados" y preferiría que distinguiesen entre "emergentes" y "no emergentes", amén de que no me fío de algunos de los patrocinadores, pero es lo que hay. Ya puestos, me habría gustado que no se hubiese recurrido al batiburrillo de "dinero ilícito" y se hubiese distinguido entre sus componentes, pero igual entonces se vería la debilidad de algunos de los datos. En fin.
Gracias al informe se sabe que el monto total de tales flujos aumentaron en 2011 hasta llegar a casi un billón de dólares (946 millardos), después de haber aumentado en media un 10 por ciento anual. Que los países de Medio Oriente y Norte de África  y los del África Subsahariana son aquellos en los que más aumentó. Que en estos últimos, dichos flujos suponen un mayor porcentaje sobre su PIB. Pero que Asia tiene el mayor peso sobre el total (en torno al 40 por ciento del total). Y los diez primeros países por total acumulativo son estos (nótese que el noveno es Irak, aunque el informe reconoce algunos problemas con esos datos):
1. China ..... US$107.56bn average (US$1.08tr cumulative) (bn es millardo, tr billón)
2. Russia ................ US$88.10bn avg. (US$880.96bn cum.)
3. Mexico ............... US$46.19bn avg. (US$461.86bn cum.)
4. Malaysia ............. US$37.04bn avg. (US$370.38bn cum.)
5. India ................... US$34.39bn avg. (US$343.93bn cum.)
6. Saudi Arabia ...... US$26.64bn avg. (US$266.43bn cum.)
7. Brazil .................. US$19.27bn avg. (US$192.69bn cum.)
8. Indonesia ........... US$18.18bn avg. (US$181.83bn cum.)
9. Iraq ....................... US$15.76bn avg. (US$78.79bn cum.)
10. Nigeria ............... US$14.23bn avg. (US$142.27bn cum.)
Sudáfrica (el BRICS que falta) ocupa el puesto 13.
El mapa que presentan es este:


Insisto: no deja de ser interesante lo que NO dicen, a pesar de que lo que dicen lo es.

jueves, 12 de diciembre de 2013

Sudáfrica, antes y después

No hay por qué extrañarse del extraño consenso en torno a Mandela. Más allá de dignatarios circunspectos que cumplen con su papel ceremonial (incluido el presidente del Banco Mundial) y masas enardecidas que también lo hacen, la historia es la que es
Cierto que hacen falta mitos (según el primer artículo que cito, el de Mandela unido al de Gandhi y del Che Guevara) o, mejor, cierto que los mitos sirven para algo. Pero sigo pensando, con el Evangelio, que "la verdad os hará libres" y que la libertad es un bien precioso que hay que cuidar. Por ejemplo, planteando la necesidad de reducir las desigualdades si lo que se busca es esa libertad o liberación o como quiera llamarse a, primero, que no te engañen; segundo, que no te exploten; tercero, que puedas elegir -libertad para-; y cuarto, que no te sojuzguen -libertad de-. Algunos mitos, tal vez, sirvan para movilizar a los humanos en este último sentido (y, tal vez, en el segundo). Sin embargo, no tengo claro que si contienen fuertes dosis de engaño sean realmente útiles para ello, no siéndolo para el primero de los sentidos indicados. No me convence la liberación basada en la mentira o el engaño.
Si se ha leído el último de los artículos que cito, léase y disfrútese este párrafo del discurso del presidente del Banco Mundial que también cito:
El mundo ha perdido a un hombre que dio un arcoíris de posibilidades para un país que fue segregado en blanco y negro. Su labor en pro de la humanidad permanece con nosotros. Él enseñó al mundo que no importan los pecados del pasado, no importa el horror del apartheid, el camino a seguir hacia la paz incluye el perdonar pero no olvidar, que hay no sólo que recordar lo que pasó, sino también ofrecer una mano con el fin de comenzar de nuevo.
También se puede comparar con este, escrito en primera persona. Si los textos con los que, profesorilmente, pretendo que se compare no se entienden (porque están en inglés), compárese con este  y véase que la tendencia a dejar fuera unos aspectos u otros de la historia es epidémica. Como lo es dejar fuera a unos o a otros. Como dejar fuera a De Klerk.
Eso sí: ha faltado tiempo para que en Palestina se dijese algo sobre el apartheid que se padece en la zona. Ya lo dijo Jimmy Carter en su criticado (por algunos israelíes) libro:
Portada

miércoles, 11 de diciembre de 2013

Nacionalismo para mindundis

La cantante Tina Turner, el cofundador de Facebook Eduardo Savarin, Denise Rich y la heredera Isabel Getty, todos ellos estadounidenses, y los franceses Gérard Depardieu y Bernard Arnault, este último el más rico de Francia, tienen dos cosas en común. La primera y más evidente es la de ser ultra-ricos y venir, con nombres, apellidos y fortuna en la lista de Forbes y, concretamente, en la del Wealth-X Institute. La segunda es la de haber cambiado recientemente de nacionalidad o estar en trámites de lograrlo.
No es nada raro. Según el Departamento del Tesoro estadounidense, el número de personas que habían pedido dejar de ser estadounidenses había alcanzado su nivel más alto en 2011 con 1.781 solicitudes. Sin embargo, entre enero y septiembre del presente año, la cifra ha llegado ya a 2.369. No tengo datos de otros países y, en consecuencia, tampoco los tengo de España, aunque son conocidos los casos de deportistas/artistas “españoles” que han buscado domicilio fiscal en territorios no-españoles.
Por lo que leo, se trata de una tendencia en aumento a escala mundial. De hecho, en los recuentos que publica anualmente el Wealth-X Institute, el número de hiper-millonarios crece de manera significativa en algunos países, fruto precisamente de la llegada de estos buscadores de nueva nacionalidad. Se trata de Suiza, Singapur, Hong Kong, Islas Caimán y Luxemburgo.
Visto lo cual, algunos países, como Malta, han iniciado una política de “ciudadanía a cambio de inversión”: usted trae su dinero aquí, nosotros le daremos un tratamiento “suave y reconfortante” y, a cambio, le declaramos ciudadano de nuestro país, compatriota de los restantes nacionalistas que creen que “morir por la patria no es morir: es vivir”, como raza el himno nacional colombiano. El caso de la “rusificación” de Depardieu fue muy  comentado y supongo que algo parecido sucederá con Tina Turner. Los centenares (probablemente millares) de personas que han hecho lo mismo, seguirán discretamente su proceso de des-nacionalización y re-nacionalización.
“Nación”, originariamente, era el lugar de nacimiento y los lugares de nacimiento se podían juntar. En la vieja Sorbona medieval, los estudiantes estaban agrupados por sus “naciones” que, en muchos casos, era lo mismo que su lengua materna. Era, pues, una universidad “internacional” antes de que la palabrita adquiriese un sentido diferente con la aparición de la ideología nacionalista que propugnaba que había una cosa empírica que se llamaba “nación”, que uno nacía dentro de una de ellas y que a dicha cosa se le debía lealtad. Hay diversas variantes dentro de dicha ideología, pero todas tenían (y tienen) un elemento en común: que toda nación debe tener su Estado y que todo Estado debe procurar ser una nación. Cierto que, recientemente, ha aparecido una nueva especie, la del Estado Plurinacional (como en la Constitución boliviana), pero la mayoría de Estados siguen jugando con la idea de que Estado-nación-nacionalidad-pasaporte-impuestos están en el mismo orden de cosas.
Sin embargo, lo que estos hiper-ricos que he citado ponen de manifiesto es un elemento que oculta la ideología nacionalista, sea estatal -el españolismo, para entendernos- o subestatal -el catalanismo, para intentar entendernos-. Como tal ideología, tiende a igualar a los que están dentro de su correspondiente nación y en plan casi religioso. Algo así como la epístola de Pablo de Tarso a los Gálatas: “No hay aquí judío, ni griego; no hay siervo, ni libre; no hay macho, ni hembra: porque todos vosotros sois uno en Cristo Jesús”. Traducido a la ideología nacionalista: no hay orígenes remotos, ni clase social, ni género ya que todos sois uno en la Nación. Somos una nación. Y punto.
El Manifiesto Comunista decía que “Los trabajadores no tienen patria.  Mal se les puede quitar lo que no tienen.  No obstante, siendo la mira inmediata del proletariado la conquista del Poder político, su exaltación a clase nacional, a nación, es evidente que también en él reside un sentido nacional, aunque ese sentido no coincida ni mucho menos con el de la burguesía”. Que, de hecho, no tengan patria, mal se aviene con el fuerte nacionalismo que se constata precisamente en el “proletariado” y, aunque no gustase a los redactores del Manifiesto, con mucha más fuerza entre las clases medias.
Resumiendo: aunque pueda haber falsa conciencia (se equivocan cuando hablan de nación como si fuese homogénea) o mala conciencia (quieren engañar ocultando quiénes ganan y quiénes pierden con dicha ideología), el caso es que hay algunos hiper-ricos muy poco nacionalistas. Y cuando se le niega la nacionalidad a alguien, seguro que no es un hiper-rico. Todavía hay clases.
(Publicado hoy en el diario Información -Alicante-)
(Añadido el 12: Para el caso catalán, aquí se plantea en términos de clases, sin negar, eso sí, el aspecto identitario)

Francisco y el mercado

El pasado domingo, en la última página del suplemento "empresas" de un periódico conservador español, venía un furibundo, aunque comedido, ataque contra el papa Francisco y sus ideas sobre el mercado y el capitalismo ("Se equivoca el papa Francisco", creo recordar que era el título aunque no he podido encontrarlo en la edición digital habiéndolo leído en papel). Había un par de maldades sobre el papa, "compatriota de la presidenta Fernández" y sobre el que podría haberle escrito la encíclica. Pero el autor del comentario no podía aceptar que el papa hablase de la "divinización del mercado" cuando lo que hacía el pontífice era una "demonización del mercado". 
Interesante estos conservadores que aceptan lo que diga Roma si coincide con lo que ellos piensan, desean o defienden y se ponen tiesos cuando Roma dice algo que no les gusta. No hace mucho ya pasó con el cardenal Cipriani, peruano. Lo que diga el papa "va a misa" siempre que diga lo que a mí me gusta oír. Personalmente, no me impresiona que diga una cosa u otra, pero me intriga estas distancias entre católicos frente al actual papa cuando han estado defendiendo cualquier cosa que dijesen los anteriores, en especial Juan Pablo II y Benedicto XVI.
Espero que no se pongan levantiscos ante la posibilidad de que Francisco renuncie a llevar la mitra. Y, ahí sí, me encantaría que lo hiciese: es un trasto antiestético. No me imagino a Pedro el Pescador llevándola. Y no te digo a Jesús de Nazaret.
(Nota bene: el artículo que cito es de broma).

martes, 10 de diciembre de 2013

Actitudes ante la "crisis"

Me llegan al buzón casi al mismo tiempo. Aunque no tratan de la misma "crisis", sí son buenos ejemplos de las actitudes ante las mismas.
La primera plantea una disyuntiva ante la crisis de la Eurozona y la firma un economista "marxista errático" que se autoubica en la izquierda. Trata, eso sí, de la disyuntiva que parece afrontar la izquierda europea a la hora de responder al ubicuo "qué hacer". Porque, dice, hay dos posibilidades para la izquierda: luchar por sacar al propio país de las garras del euro neoliberal y, mejor, acabar con el euro tout court desmantelando la Unión Europea o aliarse con quien haga falta para que la hecatombe que se vendría encima no aumente todavía más el dolor y las penurias de "los de abajo". Es decir, revolución o reformismo, en este último caso colaborando en la estabilización del capitalismo europeo.
La segunda tiene dos actores (antropólogo y politólogo) y si la anterior viene en inglés, esta puede leerse en castellano y en catalán. Parte de una descripción que quiere ser lo más completa posible de la crisis mundial y sus aspectos (desde políticos a ecológicos). Más allá del hecho de publicar en una institución cristiana, no hay confesiones ideológicas como en el caso anterior. Pero sí hay una opción clara por los movimientos sociales como lugar (locus) en el que se construyen las alternativas a un mundo o a un sistema que se viene abajo. La referencia al 15-M español y a la incipiente interrelación entre los movimientos sociales (de Tánger a Nueva York) es directa y la opción por formas más participativas de la política y de la economía es explícita.
¿Dónde está mi problema? Se puede llamar al primero "pesimista de la razón" o "apuesta por el mal menor" y al segundo "optimista de la voluntad" o "apuesta por otro mundo que es posible" o "seguro", como citan a José Luis Sanpedro.
Pues mi problema es doble. En primer lugar, que ambas propuestas son incompatibles tal como se plantean y no solo por el respectivo ámbito de actuación. En segundo lugar, que las dos pasan como gato sobre brasas sobre la actitud más extendida: la de dejar que las cosas sigan su rumbo y, esto, por dos actitudes diferentes, a saber, la de los que ganan con la situación actual (a los que sí se refiere el primero de los textos citados, aunque no en el sentido en que lo hago ahora) y, por tanto, no tienen ningún interés en que las cosas cambien (y el que venga detrás, que arree) y, por otro lado, la de los que, encima de perder con la que está cayendo, no mueven ni un dedo por reaccionar ni en términos de la primera propuesta ni en los de la segunda. Los que se benefician están encantados de todo aquello que distraiga a estos últimos y les mantenga como soportes inconscientes de un mundo, un sistema, una coyuntura o una situación en el que claramente son los perdedores.
Lo que tampoco sé es esto dónde encaja.

lunes, 9 de diciembre de 2013

Espionaje empresarial

Los directivos de las grandes empresas parece que son conscientes de que la imagen de las mismas influye en sus cifras de ventas. Esa es una de las explicaciones de algunas campañas dedicadas a que pensemos que son buenas, defienden el medio ambiente, dan dinero a los pobres (eso sí, distintos de los pobres que ellas pueden crear), tienen empleados felices y, en general, practican la responsabilidad social corporativa. Nada, por cierto, contra esta última, aunque me temo que, las más de las veces, son más decorativas que reales.
En ese contexto, es comprensible que aquellos directivos estén atentos a las actividades de los que pueden airear las vergüenzas de empresas que, como tantas instituciones, tienen mucho que ocultar. Además, siempre pueden pensar que ese desprestigio puede ser causado por agentes de la competencia, que no sería el primer caso. A veces, esos "cadáveres en el armario" salen a la luz (mirabile dictum) gracias a los gobernantes o gestores públicos, como ha sucedido con la pequeña (en proporción a sus arcas) multa impuesta por la UE a unos bancos que se habían dedicado (vaya novedad) a saltarse las "sacrosantas leyes del mercado" manipulando a su antojo y beneficio el libor y el euribor que tanto influye en el pago de hipotecas o, en otro caso, manipulando el mercado de divisas. Nada de oferta y demanda. Bueno, algo sí, pero solo para mindundis. El que manda, manda. Y, sobre la multa, sospechas conspiranoides por mi parte al ver que se trata de calderilla y de un momento de desprestigio  difuso hacia los bancos 'de antes' ya que, a partir de ahora,  van a ser buenos y a portarse bien. Pelillos a la mar.
Es un caso extremo. En el día a día, los directivos de aquellas empresas dedican algunos esfuerzos en espiar a los que pueden desprestigiarles, entablando, más de una vez, campañas de desprestigio contra esos soplones, como veíamos ayer. Aquí hay un interesante informe al respecto en el caso de los Estados Unidos. Una vez más, ya me gustaría a mí disponer de esa información para otros países en los que pienso o en el que vivo.

domingo, 8 de diciembre de 2013

Conspiranoia

Me entran, en la misma mañana, dos post divergentes. En uno, se narran los bechos que se han dado en el Ecuador, donde su presidente ha ilegalizado a una ONG, Pachamama para más inri, en el contexto de las disputas sobre el extractivismo minero y, en concreto, petrolero. Usando el vocabulario que utilizó Alan Garcia en el Perú, se les acusa de ser 'el perro del hortelano', ladradores que impiden el 'desarrollo' del país, quién sabe si vendidos a oscuros donantes o manipuladores.
La otra entrada cita a Wikileaks que ha aportado documentos que prueban que las empresas petroleras (quién sabe si en connivencia con el gobierno estadounidense) han conspirado contra los ecologistas (‘infantiles' que diría el presidente ecuatoriano) que se oponían al oleoducto de Keystone.
El paralelismo (y las diferencias) me dan que pensar. Primero, en el oscuro mundo de las empresas petroleras. Segundo, en el uso de la acusación de haber conspirado siguiendo igualmente oscuros intereses. Tercero, que no hay modo de saber qué ha pasado realmente si, antes, no se toma partido. Y con eso, en un nivel inmediato, significa política: a favor de unos o de otros, del Presidente o de Pachamama, de.los favorables a Keystone o de los contrarios. Pero, a otro nivel, significa saber si se está a favor de los derechos de la Naturaleza o, si se prefiere, a favor de perspectivas temporales más allá de lo inmediato, o se está a favor del ''desarrollo'' entendido como crecimiento del PIB y enriquecimiento de unos a costa del bienestar de otfos, pueblos indígenas y futuras generaciones incluidas. Y el que venga detrás, que arree.
(No añado bien los enlaces por culpa de mi impericia con la tableta, pero cualquier devoto del milagrero San Google e interesado en los detalles sabrá elevar sus amorosas plegarias al serafico -no me deja ponerle el accento- y sin duda que serán benignamente atendidas, obteniendo el devoto una Inmaculada respuesta. Amén)

sábado, 7 de diciembre de 2013

El país más corrupto del mundo

La publicación del informe de Transparencia Internacional sobre la percepción de la corrupción en los distintos países y territorios (177 en total) ha tenido, como todos los años, sus ecos en la prensa. Que si Bolivia había subido o bajado un puesto, que si Chile ha bajado dos puestos, que si Costa Rica va detrás de Chile y Uruguay en América Latina, que si la corrupción (y no la percepción de la misma, que es de lo que trata el informe) había aumentado tanto o cuanto. En España el asunto era el del aumento de dicha percepción, solo superado por el aumento en Siria, con lo que el país pasaba del puesto 30 al 40, alejándose de la impoluta Dinamarca (number one) y acercándose, aunque de lejos, a países en guerra civil (Siria), ocupados (Irak), en descomposición (Somalia) o herméticos (Corea del Norte).
En el prólogo a mi librito sobre la corrupción, Alberto Acosta hace una crítica frontal a dicha institución, partiendo de experiencias históricas en su país, el Ecuador. Pero no es eso lo que me ocupa. Me ocupa el eco (inútil) de dichos "ranking".
Por eso me ha interesado este post de Juan Cole sobre las diez razones por las que considera a los Estados Unidos el país más corrupto del mundo, aunque en la lista de T.I. ocupe un discreto puesto 19 empatado con el Uruguay. Campañas políticas poco transparentes, uso continuo del lobby para "orientar" las decisiones políticas, utilización del monstruoso gasto militar para inyectar dinero a las empresas privadas, espionaje masivo a sus ciudadanos, presiones exitosas de los más ricos para que se les deje ser todavía más ricos reduciendo sus impuestos (con algunas excepciones, añado, como Warren Buffett pidiendo que su presión fiscal se acercase a la de sus subordinados), abuso de la información privilegiada y así hasta 10. 
En el fondo e indirectamente, es una buena crítica al informe de T.I. y eso que en éste se dedica un buen espacio a las cuestiones metodológicas que tiene el comparar lo incomparable (y que ya están en el documento que las originó). Eso sí: que, sin comparar, está fuera de cuestión el que en España hay un clamor creciente sobre la difusión del comportamiento corrupto. He llegado a oír decir con toda seriedad que sería "el país más corrupto de Europa, solo comparable con Italia". Pero sí parece que, al margen de cuantificaciones problemáticas, la percepción de la corrupción ha aumentado en España. 10 puntos o 5 puntos, tanto da. Lo que da es que no se perciben medidas apropiadas para investigar lo que ahora se denuncia y pertenece al pasado sin darse medios para evitar lo que se pueda estar produciendo en este campo ahora mismo. Si lo que ahora emerge, en el sentir de muchos, es la punta del iceberg del pasado, no es ociosa la pregunta sobre las raíces que ese pasado pueda tener en el presente. Eso sí: el gobierno central quiere suprimir, so capa de austeridad, los tribunales de cuentas y defensorías del ciudadano a escala autonómica. No creo que sea para que, así, se vigile todavía menos el comportamiento de la administración pública, sea de interinos (los políticos, aunque los hay de larga duración) sean hasta ahora estables (los funcionarios, cuya estabilidad no sería extraño ver reducida).

viernes, 6 de diciembre de 2013

Democracia y capitalismo

Excelente artículo de Boaventura de Sousa Santos. Sería mala señal estar de acuerdo en todo ya que sería señal de beatería, pero sí da una perspectiva histórica amplia sobre el tema. Para criticarlo hay que recordar que, cuando se trata de hechos, se puede discutir si son reales o imaginados o si deja al margen algunos demasiado importantes. Otra cosa es cuando se trata de propuestas políticas como las que están al final del artículo: depende del lado en que esté cada cual ya que ahí entran valores e intereses. Frente a los hechos solo cabe el "verdadero o falso". Sobre valores e intereses, en cambio, está el compartidos o no compartidos, ya que no es demostrable el que "deban" ser esos y no otros. 

jueves, 5 de diciembre de 2013

Sexo y cerebro

Que haya que seguir luchando por la igualdad de derechos, me parece obvio, aunque no lo sea para mucha gente, tanto varones como hembras. Pero que hay una desigualdad de partida me parece igualmente obvio. Diferencia (desigualdad) física-biológica-fisiológica, incluyendo, también obviamente, el "vive la différence" que sigue al reconocimiento de la "petite différence". Había muchos estudios que mostraban diferencias también en el funcionamiento del cerebro y mayor especialización en el hemisferio derecho en las mujeres y en el hemisferio izquierdo en los hombres. Se podía discutir si venían así ya "de fábrica" o eran efecto de la educación que transforma los sexos en géneros y algunas excepciones parecían ir en la dirección de esta última posibilidad. Pero el hecho era que, de ser así, la facilidad para las matemáticas o para la intuición no eran las mismas en los sexos/géneros. Provenga de donde provenga (y si es de la sociedad, con más razón hay que tenerlo en cuenta), un último estudio publicado en los Proceedings of the National Academy of Sciences de los Estados Unidos muestra una vez más las diferencias en el funcionamiento de los respectivos cerebros. Citando:
Overall, the results suggest that male brains are structured to facilitate connectivity between perception and coordinated action, whereas female brains are designed to facilitate communication between analytical and intuitive processing modes.
Lo malo, dicen, es que estos estudios encajan con los estereotipos: varones más dotados para la percepción y las acciones coordinadas y mujeres para las habilidades sociales, la memoria y la multitarea.
No me queda claro qué habría sucedido si se hubiesen escaneado cerebros de personas pertenecientes a culturas distintas y distantes. Puede que, como las estructuras básicas del lenguaje que postula la gramática generativa de Chomsky, también aquí haya unas estructuras básicas del cerebro que vienen "de fábrica" según las hormonas dominantes en el feto. Pero no puedo evitar pensar que, como la lengua, no es lo mismo el inglés que el quechua e incluso dentro de las variantes de una misma lengua donde si uno dice Ama hinakanqichis, wiraqochakuna!! otro diría Ama jinasina kankichejchu, wiraqochas!!, faltos ambos de perspectiva de género con lo de wiraqocha. 
El cerebro sería un hardware y la educación (la lengua) un software. No sé. Lo que sí sé es que el parti pris no es la mejor regla para aclararse en el asunto. Por eso hay quienes ponen en guardia ante conclusiones apresuradas.

miércoles, 4 de diciembre de 2013

Informe PISA

El problema no es si el país se encuentra por encima o por debajo de la media. El problema, a medio plazo, es si los alumnos que quedan mejor y los que quedan peor están muy alejados entre sí en su rendimiento como para hablar de un "abismo" entre los dos. Si, encima, los ricos quedan, en media, mejor que los "más desfavorecidos", la cosa tiene pronóstico reservado. Una vez más, la cuestión no es la media sino los picos y la desviación estándar.

Degustando la desigualdad

Fake South African slum

Estamos en Sudáfrica y en estas condiciones vive alguna gente. Eso sí, es para ricos que puedan pagar  el equivalente a 82 dólares al día -desayuno no incluido-, algo así como la mitad del sueldo medio mensual sudafricano, por habitarlas (más fotos, aquí incluyendo un video que vale la pena paladear: blancos visitando las instalaciones). Los ricos pueden, de esta forma, disfrutar por unos días del modo de vida de los pobres de su país. Eso sí: para que la cosa sea algo menos dura de soportar, las chabolas disponen de ducha, electricidad, calefacción bajo el suelo y wi-fi.
Efectivamente, Sudáfrica está entre los países más desiguales del mundo en lo que se refiere a la renta (el segundo más desigual, según el FactBook de la CIA). No me extraña que a algunos no les guste esta promoción. Si ahora el país da como para esto, ¿cómo debió de estar bajo el apartheid?

martes, 3 de diciembre de 2013

¿Ironías?

Puede ser. Pero también que se me escape algún detalle. Resulta que Netanyahu, en su visita al Vaticano, le regaló al papa un libro escrito por Ben-Zion Netanyahu, padre del primer ministro israelí, sobre los "Orígenes de la Inquisición", con su traducción al castellano.
El autor, conocido sionista contrario a la división de Palestina entre palestinos y judíos, era conocido por sus trabajos sobre las andanzas de la Inquisición contra los judíos y, en la dedicatoria que el hijo entrega al Papa, se dice: "Para su santidad el papa Francisco, gran pastor de nuestra herencia común". 
No sé si son mis ojos los que encuentran ironías de la historia o fueron meteduras de pata o, como digo, no me he enterado de la misa la mitad.

lunes, 2 de diciembre de 2013

Países en los que sufrir

En todos los países hay gente que sufre. Gallup, periódicamente, intenta, mediante una serie de indicadores (por definición, discutibles), establecer el porcentaje de respuestas que pueden clasificarse como "sufrientes". También da los datos de los "boyantes" y los "que van tirando" (traducción mía). Ahora proporcionan la lista de los países con mayores porcentajes de "sufrientes" en 2012 y son estos:
lcuuy0x7w0m-pvsh9mctag.png
No hay muchas sorpresas. Países invadidos, destrozados por catástrofes y por una transición feroz al capitalismo de mercado y... ¡la India! país emergente, estrella brillante entre los BRICS. Esa ha sido mi sorpresa. Que también la ha habido con los países en los que el porcentaje es el menor, a saber:
7bxdi7nsxugcfip330c12a.png
Petroleros, con o sin tradición socialdemócrata, anglosajones, paraíso fiscal... De la "región de Somalilandia" no sé absolutamente nada. Mi sorpresa es, primero, Libia que, por lo dicho, tendría que estar en el grupo anterior. No me hace cambiar mi opinión sobre el régimen de Venezuela.
Pero Qatar me hace replantearme todo el argumento, sabida como es la presencia de esclavos, parias, explotados, inmigrantes ilegalizados frente al superlujo de "los de arriba", autóctonos y explotadores. Supongo que en la muestra si incluyeron más "de arriba" que "de abajo" (algunos de los cuales son "inexistentes", invisibles). Razón para que vuelva a lo de la India y siga sin entender. ¿Es porque fue menos sexista y clasista el muestreo? Puede ser.

miércoles, 27 de noviembre de 2013

Acreditación frustrada

El  caso podría haber sido muy sonado. No lo fue. Se trata del intento de un inglés para ser aceptado como profesor en una universidad latinoamericana, todas preocupadas, como las españolas, por la excelencia, por la aportación del conocimiento universitario al crecimiento económico y por la “empleabilidad” de sus titulados. Tomo el texto, resumiéndolo, de un artículo publicado por Eduardo Gudynas en el periódico ecuatoriano La República el pasado día 20. Veamos lo que, según Gudynas, allí han dicho los evaluadores de lo que aquí sería la ANECA encargada de aceptar o rechazar la postulación del candidato.
Lo primero que llamó la atención a los evaluadores fue la avanzada edad del solicitante: 50 años. Parece un poco tarde como para meterse en una universidad donde, todo el mundo sabe, hay que empezar de jovencito.
En segundo lugar, su nivel de estudios, según constaba en su expediente, era muy incompleto: ni máster ni, consiguientemente, doctorado. Solo un título de grado medio en ciencias básicas en un centro religioso. Solo por eso ya podía ser rechazado ya que dicho requisito ya constaba en la convocatoria de la plaza.
En tercer lugar, sus investigaciones recientes mostraban una mayor deficiencia si cabe. De hecho, no había concretado, en su currículum, investigaciones de mérito y se había limitado a indicar que, a bordo de un barco, se había dedicado a tareas de “naturalista” recogiendo muestras que catalogaba y enviaba a museos. Un técnico, en definitiva, no un investigador, cosa que, además, se veía en el nivel de sus publicaciones: un catálogo de fauna observada en sus viajes en el barco y algunas monografías junto a un libro de viajes que no puede considerarse publicación científica. Le faltaban, evidentemente, publicaciones en revistas indexadas (JCR o JCI) y, las que tenía, no estaban entre las de impacto alto: no llegaban ni al cuarto “cuartil”. Además tampoco habían sido citadas significativamente por otros científicos o colegas: muy pocas citas y en contextos de bajo impacto. En definitiva, su producción científica era muy baja y de escasa calidad, cosa que, a mayor abundamiento, se veía en sus muy pocas aportaciones a congresos científicos en forma de ponencia o comunicación. En concreto,  la última comunicación (para más inri, con un coautor) no había recibido un respaldo favorable por parte de la comunidad científica y fue ignorada por los cargos académicos pertinentes.
Por otro lado, el candidato afirmaba en su currículum que estaba a punto de terminar un libro del que daba algunos detalles sobre su propósito y contenido. En su adversidad, dichos detalles no se convirtieron en un mérito, sino en un demérito. Para asombro de los evaluadores lo que parecía insinuar en dicho manuscrito y ya había afirmado en algún texto anterior eran ideas totalmente en contra de lo que estaba establecido en la ciencia contemporánea, es decir, en los centros de primer nivel en los Estados Unidos y Europa anglosajona. Sus extrañas ideas, pensaron los evaluadores, quizás se explicasen por el aislamiento que el candidato había tenido durante sus viajes, sin conexión con centros universitarios y sin acceso a la bibliografía reciente y pertinente, cosas, como es sabido, relacionadas entre sí: son los centros universitarios los que dictaminan qué bibliografía es la pertinente o lo que algunos autores llaman “ciencia normal”.
Los evaluadores añadían que sus escasas publicaciones ni habían tenido ni iban a tener un impacto en el crecimiento económico, la innovación y la productividad, que son los objetivos de toda la institución universitaria. “Por lo tanto”, concluían los evaluadores “que la calidad académica es muy baja, y la relevancia científica para el desarrollo nacional es escasa”. Así que se quedaba sin la plaza.
Eso sí, todo hay que decirlo, vistas sus capacidades, la comisión le aconsejaba que suspendiese la publicación del libro que estaría finalizando y que, en su lugar, buscase una beca, si la hubiere, para hacer un máster y un doctorado cuanto antes ya que, dada la edad del concursante y sus escasas contribuciones importantes a la ciencia, el tiempo se le venía encima. Lo de la beca, la comisión lo sabía bien, era problemático, dados los recortes dictados por la austeridad reinante. En todo caso, le aconsejaban que dejase de escribir libros y que, en su lugar, dedicase sus esfuerzos a publicar artículos cortos (no importa si repetidos) en revistas de alto impacto, en especial en aquellos temas que sirviesen para la explotación de recursos naturales y para el bienestar del país medido a través del crecimiento económico. Si así lo hacía, podría volver a presentarse dentro de cinco años. Y que no se preocupase si el mismo artículo lo publicaba en revistas diferentes, ya que lo que la evaluación mediría lo era “al peso” (cantidad) sin mayores referencias al contenido (calidad). Tampoco importaba si los artículos en revistas de alto impacto eran en esas revistas que hay que pagar tus buenos dólares para que tengan a bien publicarte.

El rechazo de la comisión fue unánime y así se le comunicó al supuesto aspirante del supuesto concurso a la supuesta plaza, un tal Charles Darwin que pretendía publicar El origen de las especies.
(Publicado hoy en el diario Información -Alicante-)

Añadido el 10 de diciembre: mi amigo Alejo me hace notar que el periódico que cito -La República- no es un periódico ecuatoriano sino uruguayo. Mea culpa. Lo que me hizo cometer tal error fue un "Ecuador" que aparece delante de la fecha de publicación del dicho artículo como puede verse pinchando en el enlace. De todos modos, sorry. perdonariwankichej.