jueves, 31 de mayo de 2012

Menos mercado, más Estado

En esas estamos, sobre todo en España e Italia, pero también en Polonia (tarde se enteran) y Reino Unido, según el Pew Research Center:



Y curioso que si lo que se compara es 2010 y 2012, en todos los países hay un retroceso de los "librecambistas". De hecho, hasta los Bancos piden a gritos la intervención del Estado ahora que lo necesitan. Antes, cuando los que lo necesitaban eran "los de abajo", el mantra era el conocido: "menos Estado, más mercado". Se terminó. Pero volverá, no hay que preocuparse. Son modas, como en el vestido femenino que ya estudió Kroeber en 1919. La política económica también es cíclica. Como la economía mundial. Casi se podría decir que, hasta ahora, cuando las cosas iban bien, se era librecambista y cuando las cosas iban mal se era proteccionista. De hecho, algunos nacionalismos más burgueses siguen esa misma pauta: cripto-nacionalistas cuando las cosas van bien y hiper-nacionalistas cuando las cosas van mal. Pero eso es especular. El hecho es que ya no se escucha el mantra recién citado.

miércoles, 30 de mayo de 2012

Están locos estos europeos

Una encuesta del Pew Research Center sobre qué piensan estos europeos. Ahí va una de las tablas:


Algunos detalles chuscos:
que los alemanes (correctamente) y los españoles y polacos (equivocadamente)  proporcionen los porcentajes más altos en cuanto a pensar que la integración fue buena para la economía (del país, se entiende)
que los griegos den los mayores porcentajes de opinión positiva sobre el euro y los menores sobre la opinión positiva sobre la actuación del Banco Central Europeo. Creo que yo contestaría con las respectivas mayorías.
Otra cosa es si están satisfechos ahora con las condiciones del país y si piensan que sus condiciones económicos son buenas, comparando con lo que opinaban en 2007:



Impresionante la caída de satisfechos en las Españas.

martes, 29 de mayo de 2012

Mentiras belicistas

Un repaso a las 15 guerras importantes de los Estados Unidos. De fuentes nada sospechosas es suficientemente equilibrado como para poner los pros y los contras hasta de la guerra hispano-estadounidense que comenzó con la voladura del Maine en el puerto de La Habana (fue España -versión oficial estadounidense-, no fue España -versión oficial española-, fueron los mismos estadounidenses, fue un accidente: el caso es que unos dicen que investigaron -el gobierno español- y otro se negaron a hacerlo -el gobierno estadounidense- mientras los periódicos de Hearst clamaban a favor de la guerra. Agua pasada.
Mucho más interesante es, en estos tiempos, la financiación de ambos bandos en Afganistán por parte de los Estados Unidos.
Un ejemplo más de que los motivos "oficiales" de una guerra (motivos -causas-, objetivos -fines-) no siempre coinciden con los reales. Ahí va una lista de los posibles:

SISTEMA
ACTORES
ASUNTOS

Político
Partidos
Gobiernos locales y extranjeros.
Poderes del Estado (judicial, legislativo)
Servicios secretos y policiales
Lucha por el poder
Toma de decisiones
Territorio
Alianzas

Social
Movimientos sociales (sindicatos, ONG)
Clases o estratos sociales (grupos dominantes, excluidos, profesionales)
Mantenimiento o logro de privilegios o intereses
Injusticia, inequidad
Pauperización, polarización

Económico
Empresas legales e ilegales (droga), locales y multinacionales
Organizaciones gubernamentales (Banco Mundial, FMI, OMC etc.)
Acceso y posesión de recursos
Riqueza
Gestión de la escasez
Defensa de intereses


Cultural
Grupos definidos por cultura (lengua, religión, "raza" etc.)
Instituciones religiosas (Iglesias, monasterios, sectas)
Medios de comunicación
"Etiquetado" del enemigo
Dicotomía "Nosotros"/"Ellos"
Racismo, xenofobia
Nacionalismos
Síndrome de Pueblo Elegido

Militar
Ejército y Paramilitares
Guerrillas y bandas armadas
Bandidos
Servicios secretos.
Acceso/financiación de equipamiento
Acción-reacción
Legitimación
Intereses creados


El artículo que cito contiene buenos ejemplos de la "doctrina Göring":

“La gente común no desea la guerra (...). Eso es obvio. Pero a fin de cuentas, son los líderes de un país quienes determinan la política, y siempre es una simple cuestión de arrastrar a la gente” lo cual “es fácil. Lo único que hay que hacer es decirles que están siendo atacados y denunciar a los pacifistas por falta de patriotismo y por poner en peligro a la nación. Funciona en cualquier país”. 

lunes, 28 de mayo de 2012

Tabaquismo: así funciona la cosa

¿Es dañino para la salud el ser fumador pasivo? ¿Tiene sentido prohibir fumar en locales cerrados? Científicos internacionales (franceses, ingleses, estadounidenses, es decir, la "crème de la crème") aportaron sus dudas reconociendo que la información disponible no llevaba a conclusiones y que había otras explicaciones al hecho de que los fumadores pasivos desarrollaban determinadas patologías.
Un magnífico reportaje en Le Monde da detalles del modo en que las empresas tabaqueras contrataron a empresas de relaciones públicas para que "comprasen" a determinados científicos cuyos nombres (en el caso de los franceses) se dan y se incluyen las cifras que recibieron, algunos en discretas cuentas suizas. Bueno, estos científicos no se vendieron, cosa impropia de la Ciencia con todas las mayúsculas del mundo: sencillamente, se alquilaron para expresar sus dudas, asistir a "congresos" organizados por aquellas empresas a través de rimbombantes instituciones tapadera o consiguieron filtrar sus estudios para que, en los congresos reales, los datos contrarios a la hipótesis de la empresa no tuviesen eco. 
Sí, las empresas tabaqueras estaban sintiendo los efectos de los estudios que mostraban la relación entre el tabaco y el cáncer y el enfisema: las ventas había caído. Y las empresas defendieron valientemente lo más sagrado para ellas: el beneficio. Y para ello, caiga quien caiga, todo vale.
Ninguna sorpresa, excepto en los detalles: el sistema en que vivimos funciona así y se encuentran casos parecidos en la industria farmacéutica (creación de "enfermedades" para aumentar las ventas), petrolera (dudas sobre el cambio climático) y financiera (agencias de "rating" o la película Inside job). No importa alterar los datos y evitar la alarma que produciría saber que el fumador pasivo tiene riesgos de salud importantes, que determinados "fármacos" no curan nada porque no hay tal enfermedad (eso sí, tienen efectos secundarios que sí atacan), que el cambio climático se puede llevar por delante a la especie humana o que el juego enloquecido de los CDS puede producir mucha pobreza. Lo que importa es que el tabaco, las "medicinas", la contaminación y la burbuja financiera producen beneficios a una parte de la sociedad. Lo que suceda con la otra parte, no importa. Y si insisten en decir que la realidad es esa, pues peor para la realidad.
Claro que “Vivimos en un orden mundial criminal y caníbal, donde las pequeñas oligarquías del capital financiero deciden de forma legal quién va a morir de hambre y quién no”. Eso dice Jean Ziegler, vicepresidente del Consejo consultivo de Derechos Humanos de la ONU, y reproducen aquí. Pero no solo es cosa del capital financiero.

domingo, 27 de mayo de 2012

En todas partes cuecen habas

Estaba a punto de subir un post sobre la noche de Shavuot, la noche en la que, en Israel, se conmemora la entrega de la Ley al pueblo judío por parte de Dios a través de su intermediario Moisés, subrayando el hecho que cuenta Ha'aretz de que en algunos restaurantes se haya preparado ensalada de quinua, cereal andino que me encanta, cuando he encontrado, en dicho diario, esta magnífica pieza sobre "la que está cayendo". Compara, en primer lugar, la crisis del 29 y sus actores con la crisis actual y aporta algunas observaciones sobre las reacciones contemporáneas. Tres me han llamado poderosamente la atención.
La primera, que en todas partes (es decir, en países centrales, es decir, los Estados Unidos y Europa), los fondos públicos se han lanzado a rescatar bancos en riesgo. Como en las Españas con Bankia sobre todo.
La segunda, que en todas partes (ídem) la tendencia es a echarle la culpa al respectivo Banco Central y que eso suena más a chivo expiatorio (excelente imagen viniendo de un periódico israelí) que a análisis concreto de situaciones concretas. En las Españas, puede decirse algo parecido sobre MAFO al frente del Banco de España, aunque, ya se sabe, cada situación es única.
Y la tercera es que reducir el problema a una cuestión financiera (préstamos, deuda, liquidez, creación de dinero -QE- etcétera) es condenarse a no solucionarlo: un problema mal planteado es muy difícil de resolver. El problema tiene raíces que no son financieras sino que tienen que ver con la educación, la mano de obra, la cultura empresarial y un montón de factores que van más allá de las competencias de los Bancos Centrales.
Mi conclusión: si el artículo podría re-escribirse poniendo como único actor a un país determinado (los Estados Unidos, España y demás países en vías de subdesarrollo), quiere decir que el problema no es "nacional" sino sistémico. Alguno de mis profesores decía aquello de que "si es común, es que es social". Ahora, para "la que está cayendo" se podría decir que "si es común, es que es sistémico", es decir, tiene que ver con el sistema mundial y, por tanto, difícilmente va a tener solución local un problema que es mundial. Pero como el nacionalismo es la única ideología mundial... pues cada gobierno buscará "su" solución después de haberlo planteado mal. Se hunden.

Y, mientras, los países que fueron sus colonias en las distintas olas de colonialismo (ocupando territorios, ocupando mercados, ocupando militarmente) se divierten viendo cómo los náufragos, a diferencia de los de la Medusa, se pelean por ver quién es capaz de subirse a la balsa que se hunde, con lo que la posibilidad de salvarse (que solo podría ser viable si se pusiesen de acuerdo) se reduce brutalmente precisamente por esa pelea entre los náufragos. Quién te ha visto y quién te ve, y sombra de lo que eras.

Masivo no es mayoritario

El desencanto de los que se manifestaron en la plaza Tahrir tiene elementos en común con el que se produjo en las Españas entre los que se manifestaron contra la guerra de Irak y, por tanto, contra el PP. Ambos han visto que aunque las manifestaciones fuesen masivas, a la hora de traducirlas en votos en las urnas, los que no se manifestaron fueron más numerosos. En el caso egipcio, dando como opción a un sucesor de Mubarak (el mismo Mubarak contra el que se levantaron en aquella "primavera") o a un islamista, bien es cierto que "moderado" (¿hay católicos moderados?), pero, en todo caso, ajeno al espíritu laico que animó a los revolucionarios de Tahrir y otras ciudades. Que esa es otra: no fue en todo Egipto ni, en el caso de El Cairo, no fue todo El Cairo. Lo mismo con los manifestantes españoles: ganó el PP en las inmediatas elecciones y sin márgenes.
El elemento "masivo" es, por tanto, engañoso. Primero, porque al obtener mayor cobertura en los medios de comunicación (¡hay foto! ¡hay foto! y, por tanto, hay noticia visible... y superficial) da la impresión de que es "la" realidad: si no está en los medios es que no existe y, a la inversa, si está en los medios es que existe. Y ambas proposiciones son falsas: hay cosas -muy importantes y llenas de consecuencias- que no están en los medios y sí que existen y cosas que están en los medios (incluso con foto!!!!!, como algunas que se vieron en la preparación de la primera Guerra del Golfo -y en la segunda-) y son totalmente falsas.
Para el caso egipcio, las encuestas de Gallup eran claras:
Las protestas eran mala cosa a lo largo de 2011. 
La otra razón para confundir masivo con mayoritario es más de tipo psicológico y tiene que ver con la pérdida de realidad que trae consigo el sumergirse en un grupo de iguales o, por lo menos, de semejantes: se confunde "mi" mundo con "el" mundo. De hecho, uno de los objetivos de las manifestaciones y los mítines no es el de convencer al que no va, sino el de "confirmar en la fe" al que asiste a los mismos, que se ve reforzado en sus creencias.
Algo parecido sucedía con Occupy Wall Street (y estoy convencido que sucede con los "indignados" españoles, israelíes, quebequenses o mexicanos). Que, creyéndose representantes del 99 por ciento frente al 1 por ciento, obtengan otro tipo de apoyo, también documentado por Gallup.
Tienen a favor a una cuarta parte de la población, en contra a un 15 por ciento, pero son ignorados por un 60 por ciento.
Es fácil explicar estos desfases entre autopercepción y realidad. Por eso no es tan raro encontrar que cuando se trata de votar no sucede lo mismo que cuando se trata de salir a la calle o a las plazas. Todo ello con el agravante de que algunos de los que se echan a la calle no votan o por edad (raro) o por ideología (menos raro) o por costumbre (no infrecuente). Así que, en los Estados Unidos, sigo pensando, aunque con menos claridad que hace un año, que perderá Obama. Lo cual quiere decir que ganará Romney, es decir, el representante del 1 %.

Cuestión de escalas

Gallup viene haciendo una encuesta en muchos países sobre su nivel de bienestar subjetivo: si el entrevistado se encuentra bien (thirving) o se encuentra mal (suffering). En su última entrega se ve que la "crisis" no parece que haya afectado a su muestra mundial excepto en esa reducción de 2009:

Thriving, Struggling, and net wellbeing worldwide

Sin embargo, sigue habiendo diferencias entre los encuestados:

iacqw9pm1ewogg6x1q-bfw.gif

A medida que aumentan los ingresos del hogar, aumentan los que se encuentran bien (el dinero no hace la felicidad, pero ayuda). Lo contrario sucede con los que se encuentran mal. Y conviene recordar que la llamada "crisis" está polarizando las sociedades a las que afecta: ricos más ricos y pobres más pobres.
Es curioso también lo que sucede por regiones (aunque no se note el impacto de la "crisis" -que no es mundial, sino regional, aunque esté afectando de momento a los países centrales-). En este caso, el gráfico da el porcentaje de los que están bien menos el porcentaje de los que están mal, que es lo que Gallup llama "bienestar neto" nada menos:

oltfwuboqe6kudulzjijsg.gif

La tendencia es a la baja y las distancias llegan a ser fuertes. Y lo mismo aquí, aunque la muestra del África subsahariana debe de tener sus agujeros:

mgigjtcjae-ccospxxhssw.gif

El pequeño bache de 2009 ha desaparecido en general y la tendencia de Europa y América del Norte es sugestiva.

sábado, 26 de mayo de 2012

Suicidios militares

El hecho de que hayan muerto más ex-soldados estadounidenses por suicidio que en el campo de batalla de Irak y Afganistán merece un intento de explicación. Aquí hay un variado de ellas.
La más brutal es la que sencillamente dice que si te han enseñado a matar, no hay tanta diferencia entre homicidio y suicidio. Me parece excesiva, pero hay un elemento que une estos dos comportamientos en muchas ocasiones: drogas ilegales y legales (alcohol, en concreto). Como se sabe por otros tipos de violencias, las drogas desinhiben, liberan de tabús y reglas.
Otras son más sutiles y tienen que ver con la pérdida de apoyo de los compañeros. Mientras están desplegados, la camaradería es fundamental para superar la repugnancia instintiva a matar, los remordimientos que pueden surgir por haberlo hecho y para ocultar el miedo a ser víctima. La "decompresión" al dejar el uniforme y encontrarse solo y aislado tiene que ser tremenda y hasta yo estaría dispuesto a reconocer que algo de base tenía el viejo Durkheim y su suicidio anómico, por falta de grupo.  Pero, como digo, el recurso a las drogas ha de ser tenido en cuenta.
Hay razones ambientales: el desempleo, el abandono por parte del gobierno y, sobre todo, el abandono por parte de una sociedad que no quiere saber nada de "aquello que pasa allí". Desesperación por la situación que se sufre y desesperación por la falta de futuro. Como la de algunos empresarios italianos o jubilados griegos.
No me extraña que, alternativamente, algunos veteranos de guerra se hayan unido a los "indignados" de allí (Occupy...) y hayan arrojado sus medallas en la reunión de la OTAN. Es una reacción más suave que el suicidio, obviamente. Pero está en la misma línea.

viernes, 25 de mayo de 2012

Nacionalismo excluyente

En la asignatura "Educación para la ciudadanía", asunto chusco y cansino desde sus inicios, el nuevo gobierno español ha quitado el tema "nacionalismos excluyentes". No sé yo si los gobiernos son los más apropiados para dictar los temarios de las asignaturas y menos si son tan liberales como dicen ser. Tampoco me impresiona que esta bajada sea fruto de las necesidades de voto del partido gobernante en Madrid y de las pretensiones del partido gobernante en Barcelona. Lo que me maravilla es que no se haya visto tal tema como un pleonasmo más: albarda sobre albarda. Todo nacionalismo es excluyente por definición.
Ante todo, porque el nacionalismo es aquella ideología que divide el mundo en un "nosotros" (buenos, por definición) y un "los otros" (potencialmente amenazadores, pero en su mayoría indiferentes para el "nosotros"). En otras palabras, la ideología nacionalista (la única dominante a escala mundial como no me canso de repetir) excluye siempre a "los otros" que, como digo, pueden dividirse entre los que tanto da que existan y los que nos amenazan y nos hacen víctimas de sus turbios manejos. Un buen nacionalismo es victimista: necesita enemigos. Y si no los encuentra, los inventa, fuera o, también, dentro, los quintacolumnistas, los que practican el autoodio y todos esos trucos. Y frente a esos enemigos exteriores, uno debe lealtad absoluta a su propia nación frente a esos "otros", lealtad que puede llevar al martirio, a la autoinmolación que "en sus aras de nuevo juremos morir antes que esclavos vivir" (himno boliviano: cantado por indígenas es un sarcasmo porque se trata de liberarse "de los de fuera", no "de los de dentro" como ha querido el indigenismo). Al fin y al cabo, "morir por la patria no es morir: es vivir" (estrofa poco cantada del himno colombiano: la mejor definición de martirio cristiano ya que mueres y vas al cielo derecho derecho). El himno ecuatoriano tiene referencias a un admirado holocausto (sic) de los héroes que vio atónito el mundo. Así que, "mexicanos, al grito de guerra" etc. con el añadido machista de que "el amor de los hijos y esposa / saben siempre al guerrero premiar".
Claro que siempre hay clases. La primera subdivisión es la de nacionalismos estatales (estados a la búsqueda de su nación) y los subestatales (naciones a la búsqueda de su estado, como el referéndum en Escocia para 2014). Históricamente, es la diferencia entre el nacionalismo de la Grand Révolution, la francesa de 1789, y el nacionalismo alemán (o italiano) del siglo XIX. Cambia el enemigo. En el primer caso (aux armes citoyens) es contra los malos que "vienent jusque dans nos bras égorger nos fils et nos compagnes". Vienen de fuera. En el segundo caso, el enemigo es el que no nos deja independizarnos y con el que formamos una entidad que no reconocemos: un Estado en el que estamos ambos. 
Son dos formas de ser excluyente, pero son excluyentes: los primeros, como bien se vio con el terrorismo lingüítico del Abbé Gregoire, excluyen a esos inferiores que quieren separarse. Por no tener, no tienen lengua propia sino un "patois", un "dialecto" primitivo, no como nosotros, que tenemos la "lengua de la civilización", en francés en el caso que estoy siguiendo. Los segundos, se excluyen, en versión de los anteriores, de la "sagrada unidad de la Patria", y no aceptan a esos maketos o charnegos que vienen a poner en peligro nuestra identidad cultural (véase la Lega Nord, en lo que ellos ven como Padania y los unionistas italianos ven como Italia del Norte).
Estas dos formas vienen, a su vez, en dos versiones: la cívica y la cultural. El nacionalismo cívico es el que hace la nación fruto de un "plebiscito cotidiano": uno pertenece a la nación que quiere. Bueno, a la que le dejan, pero eso estos nacionalistas no lo consideran y, si no, que se lo digan a los inmigrantes que buscan "nacionalidad" o a los palestinos que quieren ser "israelíes". La exclusión, en cambio, es mayor en la otra versión, la cultural y, mucho más, en su versión extrema, la racista: mi nación es mi lengua, mi cultura y, en el extremo, mi raza. Minzoku que dirán los japoneses (nacionalistas por supuesto, conocedores de la "japonesidad", nihon jinron). En este caso sí que "o estás dentro o estás fuera". Y me reservo la capacidad de decir quién está dónde y, por tanto, de decidir quién no está con nosotros (los palestinos que tienen "ciudadanía", pero no "nacionalidad" en un Estado Judío y que pueden ser expulsados, es decir excluidos, de la tierra en que nacieron).
Conclusión: fue una tontería poner ese pleonasmo en el temario y es tonto el argumento para quitarlo. Yo lo dejaría, pero quitando el adjetivo. Pero mi voto no cuenta y menos bajo el "rodillo" parlamentario del actual partido gobernante español, españolista por definición. Todo ello evitando lo mejor posible los eufemismos a que nos tienen acostumbrados los políticos del mundo.

Lenguaje político

El vocabulario y la sintaxis de los políticos estadounidenses tanto en su Congreso como en su Senado ha bajado de nivel. Un estudio del que toma los datos Los Angeles Times lo muestra. Los novatos hablan peor que los veteranos. Como el asunto puede extenderse como epidemia, vale la pena detenerse para preguntarse por sus posibles causas, siempre recordando que algunos presidentes (de Bush II al mexicano Fox) han sido conocidos mundialmente por su bajo nivel lingüístico. Hay algún caso español espectacular.
Una primera causa de ese deterioro podría ser el paralelo deterioro de los sistemas educativos que ya se han rendido ante el "lenguaje de sms": xq tq. No es, pues, un fenómeno estadounidense.
Una segunda posible causa es el deterioro de la misma clase política, actividad que atrae a gente no necesariamente avezada en el uso de la lengua como los abogados. En el caso estadounidense, experta, sí, pero en el uso del dinero. Romney podría ser un ejemplo.
La tercera razón posible sería el auge del populismo a escala mundial. En el contexto estadounidense, se trataría del peso que el Tea Party tiene en su política. Para éstos, es parte de su mensaje el desprecio hacia los "intelectuales" (asimilados a "progres") y, por tanto, el uso consciente y voluntario (y simbólico y comunicativo) de un lenguaje menos elaborado para hacerse ver "cercanos al pueblo". No es todavía un fenómeno europeo (los dos anteriores sí lo son, en general, aunque con las excepciones de rigor), pero podría serlo si esta crisis produce los mismos efectos políticos que produjo el crash de 29, cosa que no es de descartar si se piensa que el crash de ahora se afirmó que "esta vez, no". Y lo hubo. De momento, hay indicios sugestivos.

jueves, 24 de mayo de 2012

Armas, si; medicinas, no

The Defense Ministry has not announced what it will sell at an upcoming property auction, but previous sales have featured helicopters and armored vehicles. Above, a military helicopter at the MAKS air show last year.

No es lo que yo preferiría. Pero se trata de Rusia, donde el gobierno está haciendo publicidad del material militar que va a subastar este año (no se sabe todavía qué, pero la vez anterior incluían helicópteros como el de la foto que aparece en The Moscow Times) y, al mismo tiempo, está haciendo planes para prohibir la publicidad de medicinas. Supongo que lo primero, para disfrute y juego de los hiper-millonarios que ha producido el sistema post-comunista y, lo segundo, porque hay límites a las manipulaciones de las empresas farmacéuticas. Igual es que no hay un número suficiente de empresas rusas y estos extranjeros todavía no conocen los secretos de la pipriska, un viejo sistema corrupto en los viejos tiempos soviéticos.

UE: fines o medios

Dicen los periódicos que en la cumbre informal (menos mal que era informal) de ayer, los líderes europeos estuvieron de acuerdo en algunos pocos puntos (la moneda sobre todo) y en desacuerdo en todo lo demás. Es el desacuerdo el que trato de entender.
Vamos a suponer, en primer lugar, que se trata de desacuerdos sobre los medios que mejor llevan (o incluso que son los únicos que llevan) a un fin común, en este caso, el crecimiento económico, ya que nadie tiene en su agenda un "decrecimiento" que es lo que se está experimentando en la zona euro en su conjunto, con las excepciones de rigor, pero que tampoco son para echar cohetes.
Hay razones para pensar que la diferencia en cuanto a los medios es una buena interpretación de sus desacuerdos. Al fin y al cabo, es el mismo desacuerdo que hay, en las cabezas pensantes de la economía mundial, es decir, en la estadounidense, entre los "economistas de agua dulce" y los "economistas de agua salada", cada cual con sus razones, sus razonamientos y su selección de datos para apoyar su respectiva propuesta. Como no hay acuerdo entre los "grandes" economistas, es decir, los estadounidenses, es lógico que tampoco la haya entre los economistas de cabecera de los líderes europeos, unos de obediencia "dulce" y otros de obediencia "salada". Así que es comprensible que los líderes europeos reflejen las diferencias entre los economistas más reputados y que haya desacuerdo sobre los medios a aplicar.
Pero es que también podría ser que hubiese desacuerdo sobre los fines a perseguir. El primer campo, lo descarto de inmediato. No hay desacuerdo sobre el fin del crecimiento. Entre sus objetivos no está el "decrecimiento" necesario para defender el medioambiente y reducir la huella ecológica que dejan en el Planeta. Tampoco está (eso me temo), el bien común. Así que hay que preguntarse a favor de quién se da ese crecimiento y ahí es donde nacen nuevas diferencias, a saber, el fin es el crecimiento del propio país, caiga quien caiga, pero en un contexto de juegos de suma-cero (lo que yo gano es porque tú lo pierdes). Si yo defiendo a España tendré que hacerlo contra los otros y, entre esos otros, está Alemania. Y viceversa. Se trata, pues, de un caso más de nacionalismo.
Sin embargo, este primer desacuerdo en los objetivos oculta un segundo nivel: el de todo buen político que consiste en mantenerse en el poder (al fin y al cabo, la cumbre es de gentes en el poder político). Unos temen que las políticas de austeridad se los lleven por delante en los siguientes comicios. El caso inmediato ha sido la victoria cantada del PP en Andalucía que se vio imposibilitada por las austeridades del gobierno central. Claro que, uniéndolo al punto anterior, la reelección (o la victoria del equipo propio) no tiene los mismos condicionantes en España que en Alemania, de modo que si lo que predica Alemania se aplica en España, favorece a Alemania pero no a España. Traduciendo: favorece al partido gobernante en Alemania pero no al gobernante en España.
Y, de ahí, a un tercer nivel: el social. La diferencia en los fines (nacionalistas y electoralistas) implica una diferencia en los fines sociales: a qué grupo social estoy defendiendo, sea por ideología (caso raro) o por pragmatismo electoralista (porque me votan o porque me financian).
La rugosa realidad es una mezcla de todo lo que antecede y que, en cada caso particular, se jerarquiza de manera diferente, dificultando, así, la toma de decisiones colectiva. Tal vez así no se entienda mejor el desacuerdo entre los líderes europeos, pero, por lo menos, no se tendrá la satisfacción infantil de creer que se entiende porque se aplica uno solo de los elementos indicados. El simplismo es muy gratificante, lo sé. Y movilizador. Pero los hechos son tozudos.

Qué hacer

Cuando el conferenciante ha terminado de describir brillantemente lo mal que estamos, suele producirse, en el caso de que haya coloquio, una pregunta o más sobre qué habría que hacer. Se suele partir, en efecto, del convencimiento de que lo que está sucediendo no es bueno, sea la austeridad dominante o el estímulo inmediato al crecimiento. Por otro lado, hay una montaña de páginas de opinión que van en la misma línea del ¿qué hacer? (que diría Lenin, con perdón). Las preguntas y eventuales respuestas pueden clasificarse en los siguientes grupos.
1. A la pregunta de qué puedo hacer yo, las respuestas pueden subdividirse en dos subgrupos.
1.1. A qué puedo hacer yo para sacar provecho de la que está cayendo vienen los consejos sobre el uso del dinero, búsqueda de empleo, “coaching”, oportunidades y similares.
1.2. Al qué puedo hacer yo para que la cosa cambie, puede recurrirse al “indignaos”, organización, militancia, voto, pedir firmas, alzar la voz.
Ninguna de ellas es una varita mágica y de algunas de ellas cabe sospechar que es un truco de quien la propone para sacar un beneficio él o ella.
2. Qué se puede hacer para cambiar las cosas, obviamente para mejorarlas, es decir, que excluyo de mi catálogo a los que se proponen un “cuanto peor, mejor” agudizando las contradicciones para que se cumpla el cambio que les anuncia su fe (creer en lo que no se ve ni se ha visto). También aquí nos encontramos con dos subgrupos.
2.1. Los evidentemente utópicos. Se trata de “propuestas” maximalistas (cambio de sistema, decrecimiento) sólo aceptadas por pequeños grupos sin capacidad de incidir en el conjunto, sea por falta de táctica apropiada, sea, lo que es más frecuente, por falta de organización para modificar la realidad más allá de su entorno inmediato. No es aventurado afirmar que los que tienen capacidad para modificar la situación difícilmente van a tomar en consideración tales “propuestas” que raramente incluyen una indicación sobre “quién le pondrá el cascabel al gato” y corren el riesgo de quedarse en lo que los anglosajones llaman “wishful thinking”, pensamiento que solo es expresión de un buen deseo, o en lo que Freud llamaba “omnipotencia de las ideas”, comportamiento infantil de quien cree que la mejor manera de conseguir algo es desearlo intensamente.
2.2. Hay, finalmente (y en abundancia) propuestas razonables (excluyo las de “más inversión pública” sin decir de dónde va a salir el dinero para hacerla). Sin ir más lejos, en estas páginas las ha habido, aunque no han sido mías. Son cosas que los gobernantes realmente existentes, sea cual sea su color o a pesar del que tengan, podrían poner en práctica para lo cual disponen de medios y cuya demanda social no es difícil detectar. La pregunta, a veces, es, aquí, “¿por qué no te callas?”, pero la que tendría que ser es la de “¿por qué no lo haces?”. Se me ocurren varias respuestas.
2.2.1. Empacho de ideología. Suponiendo, por ejemplo, que una sanidad en manos privadas responde mejor a las necesidades ciudadanas que una pública, es decir, que la búsqueda del beneficio caiga quien caiga es mejor que el descontrol y el despilfarro. No. El problema no es de propiedad sino de gestión (objetivos, medios, control).
2.2.2. Intereses creados. Podemos suponer que los que pueden tomar la decisión están motivados por criterios altruistas. Pero no es fantasía suponer que algunos de estos que tienen poder están clasificados en el grupo 1.1 y van al “cada ú a la d’ell i a furtar lo que es puga”.
2.2.3. Bloqueos institucionales. Tengo amigos que han estado en gobiernos de cuatro países bien distintos entre sí. Quiero decir que la comparación no es irrelevante (añado que he intentado reunirlos para hacer el cotejo más sistemático, pero no consigo fondos). Ninguno de ellos se ha sentido omnipotente a lo largo del paso por su respectivo ministerio: cortapisas, imposiciones desde arriba, cerrazón en las contrapartes, desproporción entre objetivos y medios, incertidumbres sobre los resultados posibles y tantos otros factores que han dificultado/imposibilitado la toma de decisión o que han obligado a tomar pequeñas decisiones en la línea de la gran decisión que esperaba la ciudadanía.
2.2.4. Pongo este epígrafe sin título porque soy consciente de la debilidad de estas tipologías. Solo sirven para intentar aclararse, pero no pretenden ser un fiel retrato de una realidad en la que los casos concretos aparecen simultáneamente en varios epígrafes. Así es la vida: nunca es blanca o negra; siempre viene en matices del gris.
(Publicado ayer en el diario Información -Alicante-)

miércoles, 23 de mayo de 2012

Es clase, no origen

En este estudio de Gallup sobre 15 países europeos (2009-2010, pero recién publicado) se hacen diversas preguntas que después se cruzan con el origen del entrevistado, distinguiendo entre nativos (indígenas, vamos), inmigrantes que ya llevan tiempo en el país y los recién llegados (newcomers).
Economic Status of Migrants and the Native Born in Europe
Que una quinta parte de los recién llegados confiese que no ha tenido suficiente dinero para comprar alimentos en los últimos 12 meses es, en mi opinión, lo más llamativo, comparando dicha proporción con el 7 por ciento de los indígenas o nativos que, en una tercera parte, dicen vivir confortablemente frente a la quinta parte de los inmigrantes que ya llevan tiempo en el país y el 14 por ciento de los recién llegados.
Una clave para entender estas diferencias viene de otra tabla de dicho estudio:

Employment Status
Es el desempleo, estúpido. En momentos de aumento del desempleo en Europa (no digamos en las Españas), se tiene acceso al empleo en términos de capacidad social para ello: los recién llegados son "los de abajo de los de abajo", así que casi la mitad de los mismos se encuentra sin trabajo, razón por la que sus respuestas son las reseñadas más arriba. El empleo, en efecto, no es únicamente cuestión de capacitación. Es también cosa de tener conexiones y, sí, tener suerte. Pero hasta la suerte, muchas veces, es cuestión de conexiones.

martes, 22 de mayo de 2012

Desempleo juvenil

El desempleo juvenil seguirá alto y crecerá notablemente en las "economías desarrolladas" y en el Norte de África, donde ya era particularmente alto junto a Oriente Medio, con países concretos en los que ese desempleo alcanza al 50 por ciento de los jóvenes (de 15 a 24 años). Solo habría disminuido en el Sureste Asiático - Pacífico. Eso dice un informe de la OIT que cita el Financial Times que añade este gráfico:



Si no hay políticas de estímulo al crecimiento (prosigue la OIT), en Grecia y España habrá una "generación perdida". Y las perspectivas para 2016 son sombrías.
Aun así, hay algo en el gráfico que me chirría. Pero eso es lo que hay en el informe original y no me encaja.
Más. aquí.

lunes, 21 de mayo de 2012

Vergüenzas made in USA

Son cinco y pueden aplicarse, mutatis mutandis, a los restantes países en vías de subdesarrollo. 
La primera es que el cuidado a los niños ha situado o está situando al país en la cola de los países industrializados. Esos que antes se decía "de nuestro entorno".
La segunda es la traición a los jóvenes a los que se les aconsejó seguir estudiando. En las Españas ya no es garantía de empleo pero todavía es reducir la probabilidad de desempleo comparándola con los que no tienen estudios.
La fuente de ingresos de las clases medias ha recibido un buen embate y, en muchos casos, ha desaparecido. Y va a desaparecer todavía más si no cambian las cosas.
La cuarta tiene que ver con la justicia: fumar marihuana te lleva a la cárcel, robar millones de una Caja de ahorros solo te produce algunas algunas molestias menores.
Finalmente, claro que hay servicio de sanidad. Pero hay que pagar por ella.
It`s a long way to Tipperary, pero lo estamos recorriendo con mucha decisión mientras discutimos sobre el color de los chándal que llevarán "nuestros" atletas en una competición mundial en la que el pabellón español debe quedar en lo más alto.

domingo, 20 de mayo de 2012

Juntamiento con fenbra plazentera

Son  cosas del Arcipreste de Hita en el castellano del siglo XIII-XIV:
"Como dize Aristótiles, cosa es verdadera,
el mundo por dos cosas trabaja: la primera
por aver mantenençia; la otra cosa era
por aver juntamiento con fenbra plazentera.

Si lo dijera yo, se podría tachar,
mas lo dice un filósofo, no se me ha de culpar.
De lo que dice el sabio no debemos dudar,
pues con hechos se prueba su sabio razonar"
No sé si este hecho prueba el sabio razonar de Aristóteles, pero parece que los grafiti más antiguos que se conocen en Europa (dejémoslo en Europa y no digamos "en el mundo", víctimas del eurocentrismo) están en Francia, antiguos de 37.000 años, y muestran órganos genitales femeninos (humanos y de animales, en concreto, bisontes). 
De todos modos, igual el Arcipreste tenía sus problemas (de frustración o de viejo verde), pero, cuando se ven los grafiti que reproduce La  Repubblica, cuesta ver lo que dicen que representan.
Y así concluye el Arcipreste:
"Que dice verdad el sabio claramente se prueba
Hombres, aves y bestias, todo animal de cueva
Desea por natura siempre compaña nueva
Y mucho más el hombre que otro ser que se mueva
Digo que más el hombre, pues otras criaturastan
sólo en una época se juntan, por natura;
el hombre, en todo tiempo, sin seso y sin mesura,
siempre que puede quiere hacer esa locura"
Locura, dice.

sábado, 19 de mayo de 2012

Robar con provecho

Un buen botín se puede conseguir de dos maneras extremas: robar a un rico o robar a muchos pobres. 
El primer método tiene la dificultad de que los ricos se defienden bien: seguridad privada, "corafuegos", alambradas, fosos con cocodrilos, paraísos fiscales, sicav (fondos de inversión opacos al fisco) y demás. Hay que ser, entonces, un gran ladrón de guante blanco para meterse en ese campo. 
La alternativa es robar poco a mucha gente y hacerlo de forma sistemática e imperceptible. Para eso hay que ser un gobierno, un banco o una gran empresa que pueden sacar unos céntimos de millones de personas y conseguir lo que no conseguirían de un rico. 
El argumento lleva a lo que el ministro de Justicia español llamó "violencia estructural", un término que, creo, acuñó Johan Galtung. No se ve, está empapando la sociedad, no es individualizable, pero funciona de manera sistemática y se relaciona con sus parientes, la "violencia cultural" que es la manera con que se legitima tanto la violencia estructural como la más conocida "violencia directa". Ahí van algunos ejemplos (si no se ve bien, se puede pinchar encima y mejora algo):
La primera de ellas se refiere a la de la lucha de clases, pero no en el sentido programático que podía tener en algunos partidos obreristas, sino en el sentido empírico observable en la actualidad y que no es la lucha de clases de “los de abajo” (los parias de la Tierra, “los de la cuchara”) contra “los de arriba” (que podría, a lo más, aparecer en alguna casilla de las violencias directas bajo forma de disturbios que es lo que impropiamente se asocia con lucha de clases), sino la lucha de clases de “los de arriba” contra “los de abajo” que ahí sí que se trata normalmente de violencia estructural y nadie mejor que Warren Buffett para levantar acta de la misma: “There’s class warfare, all right, but it’s my class, the rich class, that’s making war, and we’re winning” (Hay lucha de clases, cierto, pero es mi clase, la de los ricos, la que la está llevando a cabo y estamos ganando).

viernes, 18 de mayo de 2012

España no es Grecia

Lo han dicho antes Irlanda, Portugal e Italia. Ahora le toca al gobierno español que teme lo que puede salpicarle el caso griego. Al fin y al cabo, el negocio de las finanzas internacionales consiste en apostar sobre/contra situaciones que no sean demasiado débiles (no son rentables porque se saca poco de ellas) ni demasiado fuertes (la probabilidad de sacarle rentabilidad a la apuesta es mucho menos). Cierto que Soros sacó a la libra del sistema europeo (lo cual significa que sí son capaces), pero no pudo con el yen (lo cual significa que no son omnipotentes).
Pero volviendo a las Españas, en el Financial Times se pone el dedo en los elementos peculiares de España que, efectivamente, no es Grecia, pero que podría ser Irlanda. 
El "ladrillo" y el derroche autonómico aparecen inmediatamente como parte del problema. Es decir, las cuentas de los Bancos (¡y de las Cajas!) y el sobre-gasto de los gobierno autonómicos, asunto este último que nada tiene que ver con el resto de los GIPSI, antes PIIGS. Como el FT no tiene por qué estar infectado/afectado por el españolismo que aprovecha que el pisuerga pasa por valladolid para pedir que se acabe con las autonomías, lo que dice el artículo es que la "devolution" (las autonomías) son parte de la solución ¡pero bien gestionadas!. Es decir, con más autonomía como la vasca (su sistema fiscal es bien visto por el FT) y como quiere el gobierno catalán. No sé, no sé. No me veo yo al anterior gobierno valenciano gestionando mejor una fiscalidad a la vasca que lo que han derrochado hasta hace poco.
Hay, de todas maneras, versiones moderadamente optimistas sobre la Unión.

jueves, 17 de mayo de 2012

La imagen de Israel

Cierto que ya no tengo de Israel la imagen que me trasmitió la novela y la película Éxodo, de cuando yo era joven. Ahora, David se ha convertido en Goliat y Goliat ya no genera las mismas simpatías que el pequeño David peleando con su honda frente al gigante. Esto último lo dice Aaron David Miller (en contra de mi costumbre, pongo su nombre para que no haya malentendidos) en Foreign Policy a propósito de un artículo del embajador israelí en los Estados Unidos conmemorando el Día de la Independencia (de la Catástrofe, para otros) en el que afirmaba que, ya que no se ha conseguido domeñar a Israel por la violencia directa, se está consiguiendo deteriorando su imagen pública. Pero es que Israel es ahora un Goliat armado hasta con la bomba atómica.
Cierto que, como termina el artículo que cito y en frase de David Ben Gurion, lo que importa no es lo que los goyim (gentiles) pensemos, sino lo que Israel hace. Pero, como dice el artículo, ése es precisamente el problema: lo que Israel hace. 
Algunas de esas acciones pueden entenderse en el contexto de la necesidad de defensa del Estado. Es el caso, dice, del ataque a las instalaciones nucleares de Irak en 1981 o a Siria en 2007. En ese caso estaría también el posible ataque a Irán, si es que se acaba produciendo y esta vez sí que viene el lobo. 
Otras tienen que ver con la ideología de algunos israelíes. Se trata de la política expansiva de los asentamientos hasta recuperar el Eretz Israel (ver mapas, además del que reproduzco al final) que, de inmediato, dificultan, si no imposibilitan, cualquier proceso de paz. 
Finalmente, están  "those that are dumb, arbitrary, or disproportionate in terms of loss of life (see: Ehud Olmert's massive invasion of Lebanon in 2006, as well as many of Israel's occupation policies that humiliate Palestinians, including collective punishment, housing demolitions, and so on)". Subrayo el maltrato humillante a los palestinos, arrasando sus campos o demoliendo sus casas, de muy difícil justificación en términos de "autodefensa".

De este mapa solo entiendo (mi hebreo no da para más) lo de "Eretz Yishrael" (sin vocales, claro) que es lo que aparece escrito, de derecha a izquierda, en letras mayores en el centro del mapa. No todos los israelíes comparten esta visión, ni otras más extremas (la del "desde el Éufrates al Nilo"). Pero haberlos, háylos, y ha sido usada para hacer de la causa palestina un asunto más general y no solo local.

"Los de siempre" vs "quién los conoce"

Son dos argumentos fáciles de encontrar a la hora de cualificar gobiernos. Por ejemplo, Italia tiene  una clase dirigente muy envejecida: los directores de los Bancos parecen obispos, pero los altos cargos políticos no andan muy lejos de esa gerontocracia. En cambio, el nuevo gobierno Ayrault está  formado, a decir de los tertulianos españoles que se irritan ante cualquier cosa que no huela a su camada "anti-progre", por "desconocidos". No parecen muy bien informados (igual  lo están, pero prefieren intoxicar). Lo cierto es que es un gabinete muy joven (sobre todo si se compara con los datos italianos).
Pero una cosa es levantar acta de la edad media de un gobierno o de su nivel de paridad o de la capacitación previa de sus miembros y otra cosa es recurrir a argumentos calificadores o descalificadores convirtiendo el dato en un juicio. 
Creo recordar que ya Quino, en una inolvidable Mafalda, hacía ver que una edad media u otra sería recibida por los críticos de la misma forma. Si eran nuevos porque "quién los conoce" y si ya tenían experiencia porque "son los de siempre". Para ellos, lo importante no es el dato sino el juicio. Y ése es previo a los datos.

Y el petróleo, sí

Comentaba ayer lo irresponsable que podía ser el azuzar la intervención militar contra Irán. Añado ahora la cita a este interesante artículo en castellano sobre la previsible crisis del petróleo que, obviamente, incidiría en la ya maltrecha economía de los países que carecen de él. Al perro flaco, todo son pulgas.

miércoles, 16 de mayo de 2012

Dice que le han dicho

El ex-presidente español Aznar, uno de los cuatro de las Azores, dice que Putin le dijo que no había que preocuparse de que Irán tuviese el proyecto de conseguir armas nucleares ya que Israel se encargaría de evitarlo. También dice que el ayatolah Ali Jamenei le dijo en 2000 que Israel tenía que ser borrada del mapa (como reza la famosa falsa traducción de un discurso de Ahmadineyad que no habría dicho eso sino que "igual que la URSS fue un accidente histórico y la historia se la llevó, igual pasará con Israel"). Con ello, da dos argumentos para que Israel ataque a Irán (y se dispare el precio del petróleo, por cierto con grave perjuicio para el país que presidió y cuyo pasaporte supongo que sigue llevando, a pesar de trabajar para Murdoch), a saber, que Israel "nos" va a defender de la amenaza nuclear iraní y que Israel tiene derecho a defenderse de los que quieren destruir dicho Estado. Todo esto dicen en Ha'aretz que ha contado en Israel. Es de suponer que dichas confidencias son ciertas. Por lo menos, más que aquel "créanme" con que, en la televisión española, justificó el ataque a Irak contra toda legalidad y sin la base empírica que decían tener los ocupantes (armas de destrucción masiva, democratización, Al Qaeda y todo aquello que resultó falso y, probablemente, engañoso). Decían que alguien se lo había dicho.

Y después el dólar

Immanuel Wallerstein, en su Comentario 329 de ayer, hace un recorrido sobre las elecciones europeas incluyendo el referéndum irlandés del 31 de mayo. No es excesivamente pesimista sobre el futuro del euro y sobre la capacidad de la Unión Europea de capear el temporal mundial que se está produciendo. Pero termina con dos observaciones ominosas: una, sobre el futuro de los fondos soberanos, que se me escapa. La otra, más comprensible para mí, sobre el futuro del dólar como moneda de referencia.
Con un cambio, a día de hoy, de 1,2 dólares por euro, se podría decir que "la guerra ha terminado". Me refiero a la guerra de los que se benefician del dólar contra los que se benefician del euro. En el caso del dólar, son los que, al haber una demanda de dólares mundial, pueden permitirse el lujo de imprimir moneda (QE, quantitative easing) sin excesivos efectos inflacionarios: el gobierno de los Estados Unidos y sus élites. Pero estos no podían aceptar con los brazos cruzados que el euro fuese una moneda alternativa a medio plazo como parecía que podía haber llegado a serlo para gran alegría de los bancos y empresas alemanas. A estas alturas, hay demasiados nubarrones sobre el cielo del euro como para no ver que, efectivamente, "la guerra ha terminado".
Pero el dólar podría morir de éxito, porque mientras se enzarzaba en una exitosa pelea con el euro (como exitosa fue su pelea con el Japón, como potencia alternativa), los BRIICS (por lo visto hay que añadir a Indonesia) han empezado a comerciar en sus propias monedas (y no son los únicos, porque Irán ha cometido el mismo pecado imperdonable para un país de su tamaño -si fuese más grande, no se consideraría un pecado, como bien saben los BRIICS-), piensan (si la India no sigue obediente a los Estados Unidos en este punto) en un Banco alternativo al Banco Mundial y abandonan progresivamente al dólar. Cierto que la China, al ser el primer tenedor de bonos del Tesoro estadounidense, puede tener sus reparos a hundir(se). 
Aun así, el problema, para el dólar, no viene únicamente de fuera (como pretenden los políticos estadounidenses, sobre todo del Partido Demócrata), sino sobre todo de dentro: una mala economía, mayor desigualdad, fracturas sociales, deudas impresionantes... La deuda pública estadounidense viene a coincidir con su PIB: 14 billones de dólares. Añádanse las restantes deudas, véase que, como las Españas, no tiene crecimiento para afrontarlas a medio plazo y se tendrá una idea de la debilidad interna del dólar compensada por una política de "cañoneras" que tampoco es sostenible a medio plazo como no lo fue para los Austrias: el armamento, aunque una parte importante vaya a las exportaciones, ha de comprarse y para eso hace falta más dinero.
Una vez más: el problema no es local: es sistémico.

martes, 15 de mayo de 2012

Contra la pena de muerte

Es mi argumento más fuerte: la posibilidad de error judicial que lleva a un castigo irreversible. Como decían los escolásticos ex facto ad posse valet illatio. Si algo ha pasado es que era posible y ahí va un caso estadounidense, aunque la fuente sea tan peculiar (en realidad, está tomada de la Agencia Frence Press). Se puede encontrar algo más a tono con el sentimiento de superioridad o el etnocentrismo aquí o aquí. Se trata de una persona condenada a muerte y ejecutada, pero que ha resultado ser inocente. Pase que una condena equivocada lleve a que alguien pase 7 años injustos en la cárcel. Pero al final sale. El muerto, en cambio, no regresa.

La catástrofe

Hoy es el Día de la Nakba (catástrofe, en árabe). Se conmemora el principio del fin de los palestinos y el fin del principio que, de la diáspora judía, llevaría a la creación del Estado de Israel, Día, pues, de la Independencia. El periódico israelí Ha'aretz (la tierra, en hebreo) cuenta las idas y venidas que este año está teniendo el Día por parte de los palestinos que viven en Israel y, en particular, por parte de los que son miembros del Knesset (parlamento) y se han enfrentado a sus colegas judíos o no palestinos a propósito de la conmemoración y la ceremonia prevista en la Universidad de Tel Aviv.
Los conflictos cuantitativos son relativamente fáciles de solucionar, por ejemplo cuando se trata de discutir qué parte del beneficio va al capital y qué parte va al trabajo. No digo que sea absolutamente fácil. Lo que digo es que son más fáciles que los conflictos simbólicos, porque ahí es más difícil llegar a arreglos (20/80, 50/50, 80/20, por poner casos cuantitativos).
Conflictos simbólicos no significa que no tengan consecuencias observables. Si, por ejemplo, el Estado de Israel no va a financiar a grupos o instituciones que nieguen el carácter de Estado Judío al actual Estado de Israel, es obvio que eso tiene consecuencias. Sobre todo para los palestinos que tienen la ciudadanía israelí y, obviamente, no son judíos. Pero la tendencia en conflictos como éste es que no hay acomodo posible: o todo o nada. Y la posibilidad de una solución de "dos Estados" se aleja cada vez más. Catástrofe sobre catástrofe, con nuevos asentamientos, violencia de los colonos y demoliciones de casas, arranques de olivos y apartheid palestinos. Los colonos no deben ser molestados por los que enlazan aquella catástrofe con las que han seguido. En cambio, los ciudadanos israelíes que quieren serlo por haber nacido en Israel y no por ser judíos, van a ver que los tribunales le dicen que son judíos porque son hijos de mujer judía aunque no se declaren judíos ya que no tienen religión.
Shalom, salam.

lunes, 14 de mayo de 2012

Capitalismo

Esasto (tomado de El País). Pero ninguna sorpresa: son las reglas del juego del sistema en que se encuentra el mundo y que se llama "capitalismo", es decir, que está a favor del capital, no de los ciudadanos, la sociedad, lo común o la naturaleza. Y a ese juego juegan los gobiernos y determina lo que, respectivamente, socialistas, comunistas o ecologistas pretenden o pretendían hacer de modo alternativo. 
Enternecedor el muchacho entrevistado por una radio a propósito del 15-M redux y que dice que está contra el capitalismo y que hay que sustituirlo por "algo".

Vaya semanita

La que se avecina. Si la mejor noticia es que el precio del petróleo no va a subir tanto como se temía si lo de Irán terminaba en ataque (israelí) porque su gobierno está suavizando sus posiciones sobre la energía nuclear, apañaos estamos. La lista de nubarrones es impresionante: Estados Unidos, la China, Grecia, la eurozona... Mejor no leer lo que he citado al principio.

domingo, 13 de mayo de 2012

Frustrados

Esto dice Gallup sobre los estadounidenses: que los que quieren ser ricos son cada vez más gente.

Trend: All in all, if you had your choice, would you want to be rich, or not?

Hay gente pa' to'. Nada que objetar. Mi problema nace cuando comparo ese 63 por ciento que estaría encantado de ser rico con el porcentaje de los que creen que no va a ser posible para ellos. Ahí va:

Trend: Looking ahead, how likely is it that you will ever be rich? Would you say it is -- very likely, somewhat likely, not very likely, or not at all likely?

28 por ciento lo ven probable (se han excluido los que ya eran ricos) y 72 por ciento lo ven poco o nada probable. Si quieres algo que sabes que no vas a conseguir, es obvio que tienes un problema de frustración. Mi problema es que esa frustración genera agresividad y que la agresividad se descarga sobre uno mismo (suicidio, que, sí, aumenta) y homicidio y que un "buen" gobernante canaliza hacia objetos externos para que se descargue. Por ejemplo, unos buenos enemigos externos (el Islam, por ejemplo) o internos (los vende-patrias, los anti-sistema y todo eso).

sábado, 12 de mayo de 2012

Vestir correctamente

Hice mi tesina, entre la etnografía y la sociología, sobre el vestido de indígenas, mestizos y criollos en el pueblo que analizaría después en mi tesis. Hablo del valle de Cochabamba, Bolivia. Encontrar el elemento social era inevitable.
Personalmente, he mantenido "mi torpe aliño indumentario" dentro de ciertos límites: visto (es decir, me disfrazo) según el contexto y dejo la corbata para muy concretas y significativas ocasiones. Soy, pues, consciente del significado del vestido.

Ahora ha pasado con Zuckerberg, el de Facebook, cuyo modo de vestir es visto como falta de respeto hacia los inversores por parte de los estirados de Wall Street, que mejor harían teniendo respeto a los inversores en su actividad profesional sin necesidad de provocar los "Occupy Wall Street". Es ridículo dar más importancia al vestido que a las prácticas (información privilegiada, conspiración para alterar el precio de las cosas, enriquecimiento ilícito, estafa, fraude). Pero la especie humana y, en especial, esos especímenes son muy dados a la superficialidad del pavo real.
Ayer el club rotario de Alicante dio un premio a un médico muy conocido por sus logros profesionales y sus prácticas humanitarias. Se presentó a recogerlo en pantalones vaqueros (jeans) y cazadora de ciclista. Hele tus h... Me encantó. Mientras, el resto iba lo más formalito posible (hasta yo, que había sacado una corbata del armario, bien es verdad que porque tenía una conferencia por la tarde y mis amigos allí esperaban que fuese sin ella)

viernes, 11 de mayo de 2012

Corrupción percibida

Este es el resultado de Gallup para esta pregunta sobre la percepción de comportamientos corruptos en el país del entrevistado. Subrayan que a más "rico" el grupo, menos se percibe la corrupción como generalizada. Puede ser. O puede ser que hay mejores medios para ocultarla o que los ricos se dedican a la corrupción dinosaurio (y, además, de exportación) mientras que los pobres se conforman con la corrupción mosquito (la pequeña mordida al funcionario o la gran corrupción que viene de los países ricos). Si se ve, dentro del informe, las diferencias entre país y país dentro de cada grupo se ve que el PIB no es el único (ni, probablemente, el mejor) factor que explica esta respuesta. También me fascina el porcentaje tan alto de respuestas que recibe Portugal, dentro de la Unión Europea, e Israel en su zona. Y lo que puede pesar la tradición en los antiguos países comunistas: igual con Lenin vivían mejor.

kcxx90bkquunv0i_cdgoiw.gif

jueves, 10 de mayo de 2012

Banqueros, nada más que banqueros

Tomado de las notas de clase del curso sobre Teorías del Desarrollo de Alberto Acosta:

“El estudio del dinero, por sobre todos los otros campos en la teoría económica, es uno en donde la complejidad se utiliza para disfrazar la verdad o para evadir la verdad, no para revelarla. El proceso por medio del cual los bancos crean dinero es tan simple que repele la mente. Con algo tan importante, un misterio más profundo sería lo decente.” John Kenneth Galbraith (1908-2006)


Banqueros, nada más que banqueros 

Creación monetaria por la banca
El derecho de recibir depósitos es un privilegio que el gobierno concede a través de un acta de constitución que crea una institución financiera.
Este privilegio incluye no sólo la custodia de los depósitos sino también la entrega de préstamos a los clientes: una fuente importante de ganancia para los bancos. Esa ganancia resulta de la diferencia entre la tasa de intereses cobrada por los préstamos y la tasa pagada a las personas que depositan su dinero.
Veamos un ejemplo de cómo funciona este sistema:
Una persona natural o jurídica pide al banco un préstamo para el fin que sea, producción o consumo. El banco decide concederle el préstamo.
Pero normalmente no va a prestarle el dinero en efectivo, dinero que recibió de otros clientes en carácter de depósito.
El banco crea una cuenta de depósito a nombre del solicitante del préstamo y registra el importe prestado como su “crédito”.
El solicitante del préstamo, por otro lado, probablemente no retirará el dinero del depósito en efectivo sino que lo más probable es que haga sus pagos transfiriendo esos créditos a terceros utilizando cheques.
Quien se encuentre abajo en la cadena de pagos seguramente hará lo mismo.
De esa forma, puede ser que el banco que creó el depósito no necesite nunca usar efectivo para cubrir el retiro del depósito.
Los bancos no son intermediarios de crédito sino que lo crean.
Crean liquidez al crear depósitos y ponerlos a disposición de los que solicitan créditos.
Los bancos no necesitan pedir prestado primero a un depositante.
En verdad, los bancos crean depósitos y préstamos al mismo tiempo.
Los bancos no utilizaron su propio capital para otorgar el préstamo, ni tuvieron que pedir prestado.
Los bancos prestan dinero que no tienen.
¡La operación bancaria moderna es la realización del sueño del alquimista!
En verdad, el depósito bancario creado para realizar préstamos es simplemente una promesa de que se va a entregar dinero cuando éste sea solicitado.
Y si los bancos no pueden cumplir esa promesa, el que la cubre es el Estado…
¡Muchas veces la operación bancaria moderna es la cristalización y legalización del atraco institucionalizado!

Cinco conclusiones básicas:
1.     Transparencia en toda la operación de saneamiento del sistema financiero
2.     No solo se trata de salvar a la banca (no a los banqueros); la operación de saneamiento del sistema debe abordar la política macroeconómica: basta de austeridad a ultranza que ocasionará más y más problemas, arrastrando a cada vez más bancos al abismo
3.     Los banqueros y accionistas con su patrimonio deben asumir la responsabilidad
4.     Hay que proteger sobre todo a los medianos  y pequeños clientes
5.     Hay que aprovechar la crisis para construir otro sistema financiero: los banqueros tienen que ser banqueros y nada más que banqueros. Ellos y la banca misma no pueden tener acciones en ninguna otra actividad económica que salga de su órbita específica, la financiera.  Por cierto no pueden tener acciones en ningún medio de comunicación, ni la banca ni los banqueros: accionistas y administradores.
“La tarea del profesor burgués consiste no en poner al descubierto todo el mecanismo y en desenmascarar todas las artimañas de los monopolios bancarios, sino en embellecerlos”. V. I. Lenin