miércoles, 29 de febrero de 2012

¿Sociedad postdemocrática?

“Hay muchas maneras de rebelarse, y solo una pequeña minoría de éstas es sabia. Galileo fue un rebelde y fue sabio; los creyentes en la teoría de que la Tierra es plana son igualmente rebeldes pero son unos ignorantes. Es arriesgada la tendencia a suponer que la oposición a la autoridad es esencialmente meritoria y que las opiniones no convencionales están destinadas a ser correctas: no se sirve a ningún propósito útil rompiendo las farolas en la calle o sosteniendo que Shakespeare no es poeta”. Esto escribía Bertrand Russell en 1932 y es una parte del problema: la ignorancia.
El otro problema es la ideología. De hecho, estos rebeldes son juzgados de manera diferente según la ideología de quien los observa: el color del cristal con que se mira. Todo parece indicar que la ideología es un atajo que encontramos para no tener que pensar mucho. Si se quiere, es un medio, como cualquier otro, para saltarse el precepto de la Ilustración: “sapere aude”, atrévete a conocer. Todos tenemos ideología. La independencia y neutralidad es un mito... que pertenece al reino de la ideología. Y no parece que coincida con la realidad el suponer que las ideologías clasificadas en derecha e izquierda (con sus extremos, incluido el extremo centro) coincidan con las clases sociales. Si algo mostró el 20-N fue un corrimiento de las clases trabajadoras hacia el voto al  Partido Popular y un aumento de voto a IU desde las clases media-altas. De ahí a decir, como se dice, que el Partido Popular es el partido de los trabajadores no hay más que un paso y se sirve con toda decisión.
Visto el despliegue policial que pude observar la semana pasada en Valencia, desde la estación del Norte, en la plaza del Ayuntamiento, antes “del Caudillo”, es preciso introducir otra “i”, la de la inercia que, mezcla de ignorancia e ideología, hace que, para unos, los estudiantes sean el “enemigo” y, para otros, los héroes. Y ahí he tenido que recordar a Václav Havel y su “El poder de los sin poder”
Como dicho autor trataba de lo que él llamaba “sociedades postotalitarias”, que eran las suyas de 1978, tal vez podríamos hablar de las nuestras como “sociedades postdemocráticas” con el mismo distanciamiento con que él se acercaba al cambio político que iba a producirse en los países del Este en general y en Checoslovaquia en particular.
Lo primero que hay que recordar es que “una reflexión sobre las posibilidades de ‘los sin poder’ no es viable sino mediante una reflexión sobre el carácter del poder en la situación en la que estos ‘sin poder’ actúan”. Y esa situación, entre otros factores a los que volveré otro día, tiene dos componentes que ahora vale la pena subrayar.
El primero consiste en la constatación de que en el sistema postotalitario “la vida está atravesada de una red de hipocresías y mentiras”. De hecho, prosigue Havel, el individuo “está obligado a vivir en la mentira” y raramente sale en público para decir “el rey está desnudo”. La mentira, en efecto, “es uno de los pilares de la estabilidad externa del sistema” que “no cae mientras el hombre esté dispuesto a vivir en la mentira”. ¿Cuál es la mentira? “Sapere aude”: atrévete a buscarla.
El segundo es que el sistema postotalitario se diferencia en un punto importante de lo que sería una “dictadura clásica” cuyo “poder se deriva sobre todo del número y equipamiento de sus soldados y de sus policías. Por tanto, su riesgo mayor es la posibilidad de que se alce alguien mejor dotado bajo este aspecto y que sustituya al grupo en el poder”.
En el caso hipotético de que nos estuviésemos dirigiendo hacia una sociedad postdemocrática, habría que ver cómo funciona la reflexión respecto a la pasión, el juicio respecto al pre-juicio, el dato frente a la opinión y, sobre todo, la discusión frente a la represión, sea policial o sutil o disfrazada de “sentido común”. No es cuestión de derechas e izquierdas, una dimensión importante, pero que está siendo acompañada por otras igualmente activas. La ideología a la que nos podríamos referir va mucho más allá y se ocupa de las mentiras sobre el poder en la sociedad que podrían verse con mayor facilidad reflexionando sobre la “reforma laboral”. El caso es, volviendo a Havel, que resulta sintomático “el principio de identificación del centro del poder con el centro de la verdad” que es la forma más extrema de “autosumisión” postdemocrática: Los jefes no se equivocan. Nunca.
(Publicado hoy en el diario Información -Alicante- pensando no solo en el Reino de España sino en algún que otro de mis países)

martes, 28 de febrero de 2012

Marruecos, UE y España

Me preguntó un empresario, antiguo alumno y, a pesar de ello, amigo, cómo era posible que la Unión Europea tomase unas decisiones respecto a la entrada de productos hortofrutícolas en la Unión que evidentemente lesionaban los intereses de los agricultores españoles.
No le conté lo que me contestó un destacado líder de un partido de una izquierda no necesariamente muy unida cuando planteé el dilema de a quién apoyar: si al pequeño productor marroquí (competitivo) o al empresario valenciano (subvencionado). Me contestó: "a mí me votan aquí". Que "los proletarios no tengan patria" no venía a cuento.
Podría haber sido una respuesta: a los de Bruselas no se les vota en ningún lado, así que pueden hacer lo que les dé la gana. Pero no parece que sea una buena respuesta.
La que se me ocurrió a botepronto fue que la Unión no existe como tal. Que lo que hay es una jerarquía de países con unos que mandan (Merkozy) y otros que obedecen. O, para ser exactos, líderes de esos países jerarquizados que defienden los intereses de sus respectivos votantes. "Los de abajo" (políticos y ciudadanos) tienen que ser realistas y adaptarse a tales circunstancias objetivas. En ese contexto, "los de arriba" europeos podrían haber entrado en una relación de "do ut des" con las élites marroquíes para intentar llegar a acuerdos de ese tipo: pueden meter sus productos competitivos en la Unión a cambio de algo, que se me escapa (¿pesca? ¿política magrebí?).
Después se me ha ocurrido una respuesta mucho más retorcida (el retorcimiento de una respuesta no es garantía de que la correcta -esta gente es muy retorcida- ni de que sea incorrecta -hay que optar por las explicaciones sencillas antes que por las conspiranoides-) y es que la concesión al gobierno marroquí para que se marque el tanto de que sus productos competitivos podrán entrar en el mercado en el que más demanda puede haber tenga como motivo directo o indirecto acabar con los subsidios de la Política Agraria Común (ya de por sí decrecientes). Al fin y al cabo, el Banco Mundial los ha estado considerando excesivos.
Lo que había antes era una retórica pro-mercado y una práctica proteccionista. Lo que habría ahora con este levantamiento del cuotas y aranceles es un internacionalismo inesperado y un ataque a los intereses de algunos agricultores europeos en general y, sobre todo, españoles. No se trata de pequeños agricultores. Realmente, no se trata de "los de abajo" de aquí.
Así que mejor habría hecho no contestando a mi amigo, visto lo confuso del asunto que no permite respuestas simplistas y menos en contextos tan poco transparentes y democráticos como los de la Unión Europea bruseliana.

lunes, 27 de febrero de 2012

Lo que cuesta intentar ser presidente

En dólares de hoy, esto es lo que han costado las campañas presidenciales (la actual promete ser también costosa) comparado con la renta media de los más ricos entre los ricos estadounidenses.

Campaign cash

Con razón decía Chomsky que se contentaría con que la democracia en su país fuese como la del Brasil, donde una persona como Lula había podido llegar a presidente. Es evidente que en los Estados Unidos es impensable: hace falta mucho dinero y es obvio de dónde puede venir el mayor aporte.

La humillación de Grecia

Para ser exactos, la humillación de los griegos. Leo y releo y me suena a lo que contaba en clase, hace años, sobre la crisis de la deuda latinoamericana. Ahora toca Grecia.
Primer punto: en una situación de deuda, no es del todo serio mirar únicamente al deudor. Hay que mirar también al acreedor que no calculó el riesgo moral de su préstamo. Por ejemplo, bancos alemanes. Si prestas mal y no te pagan, una parte de la responsabilidad está en el prestamista irresponsable. Entonces fue parecido: los petrodólares inyectaron liquidez en el sistema bancario (ahora tal vez haya sido la burbuja inmobiliaria estadounidense, española y alguna más) que se abalanzó a prestar sin calcular demasiado las probabilidades de que el préstamo se convirtiese en fallido.
Segundo punto: mirando al deudor, se puede ver los gastos absurdos que se hicieron aprovechando la euforia de los préstamos irresponsables. Y quién los hizo. Por supuesto, determinados gobernantes (en el caso latinoamericano, básicamente dictaduras militares). Pero lo que hay que preguntarse también es quién fue el vendedor en tales transacciones absurdas. En el caso griego, compra codiciosa de armamento por aquello de que tienen un conflicto con Turquía aunque ambos estén en la OTAN. ¿Los vendedores? Pues los que ahora aprietan las clavijas empezando por Alemania.
Tercer punto: sí, un sistema, el griego, muy habituado a los trucos contables, al fraude fiscal, a las nóminas hinchadas, a la economía sumergida... y a la fuga de capitales a la primera de cambio. Por un lado "los de abajo" intentando sobrevivir en un ambiente hostil y, por otro, "los de arriba" echando por la vía de en medio sin mirar a quién pisan.
Los efectos son los mismos que entonces: pobres más pobres (que son los que tienen que pagar las deudas contraídas por bancos y gobernantes irresponsables) y ricos más ricos (que ya han puesto a buen recaudo sus fortunas y pueden ahora comprar más cosas a precios mejores). Es decir, aumento de la desigualdad (que ya estaba aumentando) y aumento de la pobreza (gracias a estas "terapias de ajuste" impuestas por una nueva entidad, la troika BCE, Comisión de la UE y FMI,  que sabe bastante este último de cómo se hacen estas cosas). Los inocentes, castigados; los irresponsables, de rositas. Y en Alemania crecen los sentimientos anti-griegos.
Una pequeña diferencia: como la UE está compuesta por países centrales (y algunos en vías de subdesarrollo, pero eso no se reconoce), no acaba de vérsele sentido a que se organicen las ONG que se organizaron por ejemplo en Bolivia para aliviar los efectos del "choque" de cuando Jeffrey Sachs estaba de aquel lado ("El señor don Juan de Robles / de caridad sin igual / hizo este santo hospital / pero antes hizo a los pobres": el hospital se llama Objetivos de Desarrollo del Milenio y Lucha contra la Pobreza).
Y un escolio: no es buena cosa la inercia intelectual para intentar entender qué está sucediendo en un contexto tan cambiante como el presente. Así, por ejemplo, la India, que ha sido durante muchos años el primer receptor de ayuda, está organizando su propio sistema de "cooperación" con el mismo objetivo que sus colegas emergentes (y su competencia de los centrales): ganar clientes. ¿Tiene sentido enviar ayuda (supongamos que solidaria) a un país que está dedicando fondos a la ayuda (más bien interesada)? Lo cuenta The Economist.

Cuando se conozcan los presupuestos del Estado español

Aquí un alegato sobre las actividades de un sistema financiero cuyos actores hacen que los asesinos en serie parezcan unos angelitos. Se refiere a Grecia. Comienza así:
Predatory bankers make serial killers look good by comparison. Their business model creates crises to facilitate grand theft, financial terrorism, and debt entrapment.
 No viene mal, una vez más, recordar qué se hizo con la "crisis de la deuda" latinoamericana.
Y no vendrá mal leerlo para hacerse una idea de lo que le espera a la "antigua área de la peseta".

domingo, 26 de febrero de 2012

Irán y sus paralelos

Queda feo para los gobiernos de los Estados Unidos atacar a un país que no les ataca. Ya lo decían los kantianos: las democracias nunca inician una guerra. Así que si quieren una guerra tienen que buscar sus trucos. Y aquí se traza el paralelismo entre el Japón, Irak y, ahora, Irán. En los tres casos hay un deseo de atacar, de entrar en guerra, pero para ello los gobernantes estadounidenses necesitan ser atacados primero. ¿Qué hacen? Pues imponer sanciones muy severas primero al Japón que anda enzarzado en su guerra con la China para que reaccione y ataque (en realidad, contraataque) Pearl Harbor. Lo mismo con Irak (con Afganistán había sido más fácil: habían sido ellos -no los saudíes- los que habían perpetrado el 11-S). Y ahora con Irán. No hay nada como provocar con unas buenas sanciones no-militares para que reaccione el enemigo y nos den un motivo para "contraatacar" militarmente.
No se excluyen casos semejantes en los que la policía infiltra en los manifestantes para que se produzca algún desorden que justifique el uso de la violencia por parte de la policía. En la vieja Barcelona de entre-siglos XIX y XX, algunas bombas "anarquistas" fueron exquisitamente policiales.

sábado, 25 de febrero de 2012

Desigualdad ante la crisis

Hay tres tipos de taxistas: los taciturnos (no incluyo un único caso de taxista hosco, que fue la excepción) y, entre los que conversan, los mitineros y los analistas. Los mitineros suelen mostrar opiniones más bien reaccionarias cuando no fascistoides. Mi norma: no discutir ya que lo que pretenden es convencerme mediante sentimientos o, a lo más, mediante interpretaciones muy discutibles de "eventos consuetudinarios que acontecen en la rúa", según la definición clásica e irónica de "noticia"
Los analistas, en cambio, quieren entender lo que les rodea sin entrar a calificar o descalificar. Ya conté aquí mi apacible conversación con un taxista que me llevó de Málaga a Cádiz y del que aprendí mucho en dicho trayecto.
Hoy ha pasado algo semejante con el taxista que me ha llevado en Bilbao del hotel al aeropuerto, ese sublime horror de Calatrava. Partía de un hecho: la reducción de su actividad en un 30 por ciento. Simplemente constataba como otro taxista en Granada me había dado la cifra del 60 por ciento. Con esos números en mente le dije que, comparativamente, en el País Vasco no estaban tan mal como en otras zonas (para evitar líos no he dicho ni España, ni Estado Español ni, como suelo decir en clase, "antigua área de la peseta"). Ha quedado en "otros sitios". Y me ha dado la explicación del hecho:
1. no han tenido burbuja inmobiliaria que, al reventar, se ha llevado por delante empleos y ha dejado desempleados sin estudios (que dejaron por ponerse a ganar buenos dineros en la construcción).
2. el nivel de corrupción de sus políticos ha sido mucho más bajo. Lo ha habido, pero incomparablemente por debajo de lo sucedido en lugares en los que, además, se ha gastado alegremente en fastos y fiestas.
3. ha aumentado el turismo de gente que gasta (ahí no he querido sacar el tema de ETA, pero me parece que el fin de esa inseguridad ha tenido que influir en la llegada de los antes temerosos).
Me he atrevido a añadir un cuarto factor y lo ha aceptado: el tener un sistema fiscal propio. Él lo explicaba diciendo que si eres tú el que recoge el dinero, sabes muy bien (con concierto o sin concierto) de dónde ha venido y cómo hay que responder al que te lo ha dado para que lo gestiones. Claro y diáfano.
Como mis visitas a Bilbao son habituales, nos hemos despedido deseándonos que mi próxima visita nos encuentre con algo de luz al final del túnel. Porque tanto él como yo damos por supuesto que la cosa no va a mejorar espectacularmente en los próximos tiempos.

viernes, 24 de febrero de 2012

Los proletarios no tienen patria

Un hipermillonario griego transferido 700 millones fuera de su supuesta patria. Bienvenido al club de los sinpatria, aunque probablemente pertenezca al grupo fundador. -En todo caso, no es el primero que hace tal cosa ni, me temo., va a ser el último que predique el nacionalismo "a los de abajo" mientras sus prácticas van por otros derroteros.
Están locos estos humanos.

jueves, 23 de febrero de 2012

Correlación no es causalidad

Aguardando pacientemente a que me tocara mi turno en una sala de espera, he estado leyendo los periódicos que había comprado poco antes mientras un par de niños insoportables gritaban, correteaban y molestaban al personal ante la pasividad de los padres que preferían hablar entre ellos mientras los niños seguían gritando por no decir aullando.
La pasividad de los padres guarda una evidente correlación con el comportamiento gritón de los hijos, cosa fácilmente comprobable en lugares cerrados (como un vagón de tren), semicerrados (como un restaurente) e incluso abiertos (como una calle del pueblo). Es constatable sin mayores esfuerzos. La cosa es saber qué produce qué: padres pasivos, ausentes por trabajo, cansados de su jornada fuera de casa, pueden generar en los hijos una necesidad mayor de ser atendidos con lo que su tono de voz infantil podría incrementarse a medida que los padres son más pasivos. Pero la dirección contraria también es posible: niños que ya vienen de fábrica como muy gritones generan en los padres un comportamiento pasivo por no decir resignado. No es sencillo optar por una u otra opción y habrá que ver caso por caso sin excluir situaciones de acción-reacción cuyo inicio sea difícil de saber pero que lleva a una escalada por ambas partes.
En uno de los periódicos que, a pesar de las distracciones, leía, he visto una referencia a un estudio sobre la relación entre depresión y capacidad analítica. El estudio parecía demostrar (no lo he leído: he visto la referencia en la prensa) que la depresión sería un mecanismo evolutivo para mejor entender lo que nos rodea. Ya. Pero lo contrario también puede ser cierto: la capacidad analítica, en un mundo como el nuestro, no es particularmente entusiasmante, digan lo que digan los de "pensamiento positivo" (que no lo presentan como un modo de conocer mejor la realidad, sino como un medio de no sufrir por causa de ella). Dicen que los depresivos son más lúcidos, pero no está claro para mí por dónde empieza este posible círculo vicioso: si la depresión (producida por problemas con neurotransmisores como la serotonina) produce lucidez o si la lucidez (visto lo que hay que ver) es deprimente.
Dos casos más en los que la correlación entre dos variables puede estar clara, pero no por ello se puede afirmar con claridad cuál de ellas es causa de la otra. Lo que sí está claro, me parece, es que, una vez iniciado el proceso, lo más probable es que se produzca la acción-reacción interminable. Bueno, interminable no, que las cuatro variables consideradas en mi sala de espera tienen evidentes límites. Algunos, como el suicidio depresivo, definitivos. Otros, como los decibelios que una garganta humana puede emitir, mucho menos dramáticos. Afortunadamente. E così via.

miércoles, 22 de febrero de 2012

Teología medieval

Vamos a suponer que alguien cree que las naciones no existen, que lo que existe son los nacionalistas y, ciertamente, existen las instituciones que congregan a estos, sean partidos o Estados. Quiera que no, tendrá que ver, no sin asombro, cómo, en algunos casos (no en todos), algunos nacionalistas afirman la existencia de su nación mientras niegan la de la nación de los que niegan la propia.
Y vamos a suponer que alguien cree que los dioses no existen, que lo que existe son sus creyentes y, ciertamente, existen las instituciones que congregan a estos sean parroquias, iglesias, sinagogas o sanghas budistas. Quiera que no, tendrá que ver, no sin asombro, cómo cada creyente afirma la existencia de Dios mientras niega la del dios falso en el que otros depositan su fe.
Claro que hay diferencias entre un caso y otro, pero la semejanza que quiero subrayar ahora es ésta: ese “alguien” perderá su tiempo miserablemente discutiendo con un creyente o un nacionalista partiendo del supuesto de que no hay naciones o no hay dioses. Será un diálogo de sordos ya que lo que un nacionalista puede discutir es si su nación es la verdadera o no, no que no haya naciones. Pero lo será incluso si, como contestarían tanto Confucio como Buda, reconoce que ése no es el problema. Que los creyentes discutan entre sí, incluso sobre variaciones mínimas dentro de la propia religión, o que los nacionalistas lo hagan, es normal. Forma parte de la actividad misionera o de la lucha política que, por lo general, reafirma en la fe a cada cual, en particular al nacionalista que necesita un enemigo exterior o una fuente externa de todos sus males.
Lo que es particularmente inútil es la discusión con el agnóstico. Me ha pasado.
En el primer caso, un grupo de amigos, miembros de la Fe Bahá’i, hace tiempo y lejos de aquí, intentaron convencerme de la existencia de Dios. Usaban argumentos parecidos a los de las “vías” de Santo Tomás, cuyas fortalezas y debilidades creo conocer. Nada. Inútil por ambas partes. Puestos a discutir, hubiera preferido el argumento “ontológico” de San Anselmo o el muy pragmático argumento “a pari” de Blas Pascal basado en la esperanza matemática. Yo no pretendía convencerles de nada, pero ellos sí. Y, como digo, inútilmente.
Ahora me he visto enzarzado en un “intercambio de pareceres” con un nacionalista catalán convencido de la realidad de su nación y de la irrealidad de la nación española. Para esto último sus argumentos eran particularmente débiles tanto como los de los que niegan a Cataluña el carácter de nación. Pero es que es cuestión de fe (“creer en lo que no se ve”) y por más que yo adujese los argumentos ya clásicos sobre la nación como “comunidad imaginada” (con más o menos fundamento histórico o antropológico, pero inventada), mi escepticismo chocaba con el “firme muro de su religión”. Perdimos el tiempo, evidentemente. Porque su mayor argumento consistía en negar la existencia de la nación española mientras que el mío consistía en mostrar la debilidad de los argumentos tanto españolistas como catalanistas sin por eso negar la evidencia de Estados y movimientos políticos.
Pero es que la cosa no es, volviendo a Confucio o a Buda, saber si eso existe o no, sino cómo organizar a los creyentes para que diriman sus diferencias de forma razonable (hablando, dialogando e incluso negociando, sí). Demasiadas muertes de mártires que han dado su vida por su Dios o su Nación y demasiadas muertes perpetradas por creyentes en uno u otra y, todavía peor, si eran creyentes de ambas al mismo tiempo con un “Gott mit uns”, dios con nosotros, como decían los alemanes o los enzarzados en “cruzadas” como dijeron que era la última guerra civil española (española, eso parece).
En este sentido, hace unas semanas (otra cosa son los decires y desdecires del ministro del ramo la semana pasada), fue una buena noticia que destacados miembros del Partido Popular vasco reconociesen la existencia de un conflicto de identidades dentro del País Vasco, eso sí, separándolo del caso ETA: hay vascos que creen que son una nación y, por tanto, necesitan de un Estado para reafirmarla o defenderla y hay vascos que creen que, por muy diferentes que sean de otros españoles, forman parte de la nación española o del Estado nacional español. Discutir cuál de las dos naciones en la verdadera es inútil y recurrir a la violencia, legal o ilegal, para dirimir la cuestión todavía más deplorable.
(Publicado hoy en el diario Información -Alicante-)

Bases cerca de Irán

No está mal este mapa. La fuente lo da como mapa de las 45 bases estadounidenses que rodean a Irán, potencia agresora a lo que parece:

martes, 21 de febrero de 2012

Irán: déja vu

Suena a rancio. Me parece estar escuchando a Colin Powell en Naciones Unidas explicando los enormes peligros que suponía Irak para la estabilidad del mundo, o a Tony Blair explicando que Irak podía atacar a Inglaterra en 45 minutos o a José María Aznar exclamando aquel "créanme" a propósito de la amenaza iraquí, las armas de destrucción masiva, el segundo (¿o era el tercero?) ejército del mundo, o la democratización y liberación de un país que saldría en masa a vitorear a sus liberadores (Runsfeld dixit) y todo aquello que me llevó a escribir un librito sobre su evidente contenido orwelliano, y no solo en el sentido de "guerra es paz".
Repetimos ejercicio con Irán. Por eso resulta interesante que tres especialistas franceses expliquen en Le Monde el alcance real de la amenaza realmente existente en la realidad. Pero es inútil. El vocerío se mantiene aunque, todo hay que decirlo, todo parece indicar que esta vez tampoco vendrá el lobo que se viene anunciando desde 2004-2005. Irán no tiene capacidad de ataque importante, los Estados Unidos tienen bastante con el gasto de Irak y Afganistán (y las tropecientes bases militares en todo el mundo) en un momento de contracción económica y, por su parte, Israel... Bueno, Israel es el cabo suelto.

domingo, 19 de febrero de 2012

Mi pueblo soy yo

You choose: Los Fronterizos o Espriu. Ahí van uno detrás del otro, quedándome con el último verso de los Fronterizos y, en el caso de Espriu, cambiando el verbo del cuarto verso comenzando por el final:

Mi pueblo, ay que lindo es mi pueblo
las gentes del mundo, quisiera un día
conozcan mi pueblo, y digan
ay que lindo es mi pueblo,
quizás les recuerde, que hay en la vida
un rincón del alma, en donde guardar
retoño de un sueño, que brota de nuevo
como en primavera, queriendo dar flor
Ay que lindo es mi pueblo, con sus casitas viejas,
quebradas sus tejas, sin color sus rejas,
no importan sus casas, si es que ya son viejas
lo único su gente, que canta feliz
Mi pueblo, es un pueblo de sueños
perdido entre nubes, color ilusión
y tiene, sus calles alegres
y el cielo más lindo, que usted jamás vio
lo invito, mi amigo que vaya
conozca este pueblo, donde yo nací
Sabrá, del murmullo del río
del canto del grillo, de coplas de amor
del verde, del campo y la tierra
que moja la lluvia y aroma mi voz
nostalgias, de ti siento ahora
cuando en mi guitarra, te vuelvo a nombrar
y en noches, bajo de tu Luna
te entrego mi alma, con esta canción
Mi pueblo, ay que lindo es mi pueblo ….
Mi alma es mi pueblo, mi pueblo soy yo


Oh, que cansat estic de la meva
covarda, vella, tan salvatge terra,
i com m'agradaria d'allunyar-me'n,
nord enllà,
on diuen que la gent és neta
i noble, culta, rica, lliure,
desvetllada i feliç!
Aleshores, a la congregació, els germans dirien
desaprovant: "Com l'ocell que deixa el niu,
així l'home que se'n va del seu indret",
mentre jo, ja ben lluny, em riuria
de la llei i de l'antiga saviesa
d'aquest meu àrid poble.
Però no he de seguir mai el meu somni
i em quedaré aquí fins a la mort.
Car sóc també molt covard i salvatge
i estimo a més amb un
desesperat dolor
aquesta meva pobra,
bruta, trista, dissortada pàtria.

Aunque, eso sí, mi pàtria (sí, esdrújula) no es el país cuyo pasaporte llevo.

sábado, 18 de febrero de 2012

Anacronismos que no lo son

Los "belenes", esas construcciones navideñas cuyo uso ha entrado en conflicto con el "árbol de navidad" que los puristas ven ajeno a "nuestra cultura", me hacen sonreír por sus evidentes anacronismos en vestidos, personajes, puesta en escena y, sobre todo, en climatología. Me refiero a la nieve que suponía ajena a la zona. Y, una vez más, me equivocaba. La foto que adjunto es de estos días en Cisjordania, algo mas al norte de Belén, pero no tanto como para considearla "otro mundo". La fuente es palestina y en el cuerpo de la noticia se dice que también ha nevado en Belén. Como no hay nada perfecto: lástima que no haya fotos de esta última ciudad, pero supongo que se debe a problemas "periodísticos" con las autoridades israelíes.

viernes, 17 de febrero de 2012

Presidentes USA: todo es comparar

Esto acaba de publicar Gallup:
How do you think each of the following presidents will go down in history -- as an outstanding president, above average, average, below average, or poor?
No sería el orden que yo propondría, pero ni soy "americanista" ni me han preguntado ya que los entrevistados han sido estadounidenses. ¿No se podrían poner todos en la última línea de abajo? Claro que si vamos a los presidentes españoles...

jueves, 16 de febrero de 2012

Ricos más listos, pobres más tontos


O ambas cosas a la vez. El gráfico que reproduzco del New York Times es muy claro o así me lo parece: las diferencias en las pruebas de lectura entre blancos y negros han disminuido si se controla la renta, pero la diferencia entre los ricos y los pobres ha aumentado. Como dice el texto, la diferencia entre los niños ricos y los niños pobres es ahora el doble de la diferencia entre niños blancos y niños negros (que sigue siendo real aunque sea decreciente).
Las cosas pueden cambiar con el tiempo (como se ve con la cuestión racial), pero la educación de los niños tiene la misma inercia que un barco (es una metáfora que usó Alfred Sauvy para explicar las consecuencias a largo plazo de los cambios demográficos). Es decir, no se puede frenar en seco y los efectos perduran. En las Españas se ha visto: los que dejaron sus estudios porque ganaban su buen dinero en la construcción, ahora que la burbuja ha reventado se encuentran sin empleo y sin capacitación. Para el caso de los Estados Unidos puedo pensar en un futuro de mano de obra muy barata, sin cualificación, que sustituya a las factorías de esclavos y presos que pueblan la China.
La Revolución Industrial creó mucha miseria (el pauperismo, como se llamaba) y tardaron años en que entre sus efectos y los de la explotación a los países periféricos se pudo tener, en los ahora centrales, un "Estado del Bienestar". Tal vez estemos en algo parecido (nunca es igual) y las revoluciones tecnológicas tardarán en ser beneficiosas para "los de abajo" (lo son, sin duda, para "los de arriba"). O tal vez los emergentes y algunos periféricos (¿latinoamericanos?) van a sustituir a los actuales centrales que tendrán una mano de obra no cualificada para los talleres semiclandestinos de bajo valor añadido (porque esos productos seguirán existiendo).
Estas cosas son como la meteorología. Tal vez llueva.

miércoles, 15 de febrero de 2012

Errores y mentiras

La Historia reciente de la Humanidad es la historia de los errores cometidos por sus dirigentes y de las mentiras que, dependiente o independientemente, los han acompañado. Esta es mi conclusión, personal y, como se ve, transferible, de la lectura del último libro de Josep Fontana, “Por el bien del Imperio. Una historia del mundo desde 1945” que me aconsejó un colega de Elche y al que, por suerte, hice caso. Por lo visto no soy el único que llega a tal conclusión: un amigo que también lo ha leído la comparte. Nos han engañado mucho y habría que ver cómo conseguir la vacuna para no volver a ser engañado.
Además del doble argumento de autoridad, la del autor y la del que me lo aconsejaba, me atraía leer un libro que, año más año menos, cubría los años de mi vida y me hacía ver mis lagunas, mis recuerdos vagos y mis memorias más vívidas. Como el libro hace abundantes referencias a los personajes históricos, me ha ayudado a recordar los que me citaba mi padre, los que olvidé en mis etapas de preocupación por la “cuestión obrera” o los que desatendí en las de profunda introspección o las de inmersión en una sociología a-histórica.
Debo añadir que hace unos días hubo un cierto revuelo en clase cuando lo cité. La razón era que uno de los estudiantes había comentado antes con sus compañeros que lo estaba leyendo también y algunos de ellos se habían asombrado, no sin ironía, por el “valor” del susodicho al enfrentarse a un “ladrillo” de más de mil páginas. Pero es que “hay gente pa’ to’”, pero esa es otra historia: la del paso del libro al sms o, a lo más, al twitter.
El caso es que los políticos que en el mundo han sido se han encontrado muchas veces en momentos en los que había diversas opciones dentro del propio gobierno sobre el qué hacer: unos a favor y otros en contra y nadie con la verdad absoluta. Tal vez algunos tuviesen la certeza de estar en lo correcto, apropiado, aconsejable, eficaz, eficiente. A eso se añadía la existencia, en el mejor de los casos, de una oposición que no solo decía que lo que prefería el gobierno era equivocado (eso es gratis) sino que era capaz de proponer alternativas que, también por definición, nadie podía decir que estuviesen necesariamente en lo cierto y en lo más apropiado para resolver el problema. ¿Hay que atacar a Irán o hay que someterla a presiones diplomáticas o económicas? Aunque “los míos” tengan respuestas clarísimas, me perdonarán si sopeso lo que dicen los que afirman lo contrario y más si los veo “desde” Israel o los veo “desde” los Estados Unidos o los veo “desde” Rusia o la China. Ponerme a verlo “desde” España son ganas de perder el tiempo ya que no sé de parte de quién está “el país”: si de sus señoritos de siempre, de sus señoritos enmascarados (interesantes las posiciones de FAES sobre Israel a la que proponen como miembro de la OTAN -y tiempo al tiempo-) o de los señoritos que vienen (ahora resulta que la China podría “resolver” -es un decir- la crisis de la deuda europea).
El libro que comento presenta multitud de situaciones en las que los gobiernos no han sabido literalmente qué hacer y han tirado por la vía de en medio sin saber si esa era la opción que mejor encajaba con sus intereses electorales o “nacionales”. Eso sí, en general han tendido a maquillar los resultados ya que, quien controla el pasado, controla el presente. Pero lo más fascinante es la retahíla de casos en los que los gobiernos han mentido no solo mediante la generación fraudulenta de entusiasmos sin base real. Casos de engaños conscientes, voluntarios, sistemáticos, con falsas pruebas, con un engañoso “créanme” como el de Aznar en la televisión a propósito de Irán o con maniobras distractoras.
En los que hemos sido engañados tantas veces y suponemos que seguiremos siendo engañados (los únicos que no son engañados nunca son los que tienen una fe ciega, no por ser fe, sino por ser ciega, es decir, que no se enteran de haber sido engañados), siempre aparece la pregunta sobre qué hacer para no reincidir. No tengo buenas respuestas ni para mí. Pero sí sé que el entusiasmo es mal consejero, que el tener una única fuente de información es peligroso, que encerrarse en la propia localidad lleva a errores y cosas semejantes.
(Publicado hoy en el diario Información -Alicante-)

Petróleo iraní para España y otros

Acaban de anunciar que cortan el suministro a España, Holanda, Francia, Grecia, Italia y Portugal. Lo recoge Press TV, agencia oficial. Es exactamente lo que les faltaba a estos PIGS y adláteres.

El futuro de Assad

Hoy publica Wallerstein su Comentario nº 323, ahora en inglés, pero supongo que pronto en el español de La Jornada. Esclarecedor. Plantea las razones internas y externas por las que es probable que Assad siga en el poder de Siria en el futuro inmediato.
Internas, a pesar de la guerra civil, por los apoyos que tiene en el ejército regular y las fuerzas religiosas que desconfían de los suníes ahora en la oposición.
Externas, pasando revista de los intereses reales (no de la retórica, que es gratis) de los actores fuera de Siria: Arabia Saudita, los Estados Unidos (encantados del veto ruso), Israel, Francia y Turquía. Por más que pese el argumento Irán (once more) y el papel de Hezbolá y Hamás, no está en la agenda de ninguno de ellos repetir la experiencia de Libia. Probablemente, ni siquiera la de Irak. 
Un aumento del caos, a la iraquí, con Assad fuera del gobierno, produciría un campo adicional para Al Qaeda y sus proyectos no para Al Andalus (que son retóricos) sino para Arabia Saudita (que son los importantes). Me ha extrañado el papel asignado a la amenaza de Al Qaeda, pero así viene en el texto e igual es que ahora que ya no se usa para justificar un roto y un descosido, ahora es cuando se puede ver su auténtico papel.
¿Reforma política, entonces? Eso dicen desde Siria.

martes, 14 de febrero de 2012

Dopaje

Comprendo las reacciones que produjeron en España unos muñecos del Canal+ francés haciendo mofa del dopaje de los deportistas españoles. Se llaman nacionalismo: si ofenden a nuestros héroes, nos ofenden a todos. Un reportaje francés se puede leer aquí.
Como no me siento ofendido (y tampoco por la rapidez con que en las Españas se aireó un caso de dopaje acaecido en Francia), confieso, sin embargo, mi perplejidad. No por la reacción, sino por el problema.
¿Por qué es tan grave el dopaje de los deportistas? Conozco a una joven doctora que hace esos controles pero que tiene que ir acompañada de un varón para que éste esté presente en el momento en el que el deportista orina en el vaso ad hoc. Igual el hacerlo ante una dama les inhibe la micción. Pero el caso es que el asunto se controla y se controla mucho. ¿Por qué? Se me escapa.
Y se me escapa cuando se sabe de actores de cine que han actuado bajo los efectos del alcohol (desde Spencer Tracy al actor de Harry Potter -Daniel Redcliffe- pasando por el bochornoso espectáculo que dio el otrora guapo -que se lo digan a Visconti- Helmut Berger en televisión). Nadie les hace un control de alcoholemia antes del "cámara, luz, acción". Son conocidos también los casos de abuso de estupefacientes por parte de cantantes, abuso que ha llevado a la muerte (toda muerte es prematura) a más de uno de ellos y a más de una. Y las aficiones a sustancias sólidas, líquidas o gaseosas que consideramos droga (legal o ilegal) son también conocidas para algunos artistas plásticos y algunos literatos (que, como en el caso de Berger, también han aparecido borrachos en el plató alguna vez. La cantante Ornella Vanoni idem de lo mismo). ¿Fueron creativos bajo el influjo de las drogas? ¿Dopados?
Tengo una colega que antes de clase se atiza medio botellín de vino. ¿Habría que hacerle el control antes de entrar en clase?
Así que a lo que iba. Ninguno de los casos insinuados o citados son edificantes. Pero por qué, si todos están en el mundo del espectáculo -¿los profes también?-, se la tienen que tomar con los deportistas es algo que sigo sin entender. ¿Es porque compiten? También los otros, a su manera, compiten. ¿Es porque esas cosas hay que hacerlas a pelo? Pues que prohíban la Viagra.

lunes, 13 de febrero de 2012

Paraísos fiscales

Hay redes que, como ésta, proporciona información (normalmente basada en chivatazos) sobre cómo funcionan dichos sumideros. De ahí extraigo estos dos textos:
Los paraísos fiscales producen pobreza. En 2005 publicamos un trabajo titulado The Price of Offshore que estimaba el total de fondos propiedad de individuos en tales lugares en torno a los 11,5 billones de dólares USA. Basados en ello calculamos que lo que se estaba perdiendo en impuesto sobre la renta ascendía a 255.000 millones de dólares. Cada año. Con ese podría más que superarse el Objetivo de Desarrollo del Milenio de Naciones Unidas de reducir a la mitad la pobreza en el mundo en 2015.
Sin embargo, nada se ha hecho, más allá de la retórica de cara a la galería, para recuperar esos dineros que, fiscalmente, pertenecen a pueblos sometidos ahora a recortes y "reformas laborales" o "reforma del despido" a favor del empresario, sea o no sea evasor (que, por lo menos en España, tiene muchas probabilidades de serlo, según los chivatos de la Agencia Tributaria que dice que "el 72 por ciento del fraude fiscal lo hacen las grandes empresas" mientras "queda impune el 84 por ciento de su evasión"). Dejando de lado el caso de España, la pregunta es por qué no se soluciona el problema fiscal de los paraísos ídem. La respuesta la da el otro texto que anunciaba:
Cerca del 40 por ciento de los países identificados como de IPC [Índice de Percepción de Corrupción que publica Transparencia Internacional, añado] bajo son o tienen paraísos fiscales. Entre Singapore (5º), Suiza (7º), Reino Unido (11º), Luxemburgo (13º), Hong Kong (15º), Alemania (16º), USA (17º), y Bélgica e Irlanda (ambos19º). Barbados y Malta, paraísos fiscales, están el 24º y el 25º.  
¿Qué nos dicen esos “rankings” sobre las actuales políticas de corrupción? Pues lo mismo que sobre el impuesto Tobin o Robin Hood: que cada cual defiende a sus corderillos, con o sin lobby ad hoc.
Viene todo esto a cuento a propósito de paraísos fiscales a donde ha ido una parte de los fondos de la Fundación Nóos en la que algo tiene que ver la Familia Real española (por lo menos el cuñado del heredero, aunque dicen que Belice no es un paraíso fiscal) y con los fondos que el candidato Mitt Romney tiene en las Islas Caimán, en lo que no se diferencia mucho de antecesores que también tuvieron un discurso propio sobre impuestos.
Me molesta reconocerlo, pero hay veces en que sí creo que "los gobiernos son el consejo de administración de los negocios de los burgueses"... porque están en el gobierno o porque pertenecen a un rango inmediatamente inferior pero claramente sometido al superior. Agghhh, marxismo. Bueno, si en algo parecen tener razón, ¿por qué rechazarlo? ¿porque los intelectuales son el servicio de relaciones públicas de los negocios de los burgueses? Y pensar que los pequeños y medianos empresarios se creen que están con "los de arriba"... Angelitos.

domingo, 12 de febrero de 2012

Merchandising de políticos

Hace unos años Howard Zinn explicaba que los estadounidenses (y, añado por extensión, los ciudadanos a estas alturas de la historia) son fácilmente objeto de engaño en la medida en que carecen de memoria. Aprendiendo a vivir al día, lo pasado, pasado está. Los políticos lo saben bien y pueden decir hoy exactamente lo contrario de lo que decían ayer y quedarse tan tranquilos. 
Dicen que en los Estados Unidos las mentiras de los políticos el elector las castiga. Tal vez fue el caso de Watergate y, dicen, que lo que molestó a los estadounidenses en Bill Clinton no fueron sus pecadillos (aunque según la religión de éste el sexo oral no lo sea) con Monica Lewinsky sino que mintiese al respecto. En otros sitios hemos oído un "no le conozco" referido a la misma persona a la que después hemos oído llamar "amiguito del alma". Y no ha pasado nada. Probablemente porque en este último caso no hubo el mismo chuntachunta mediático que hubo con la becaria.
El primer párrafo se refiere a los cambios en los discursos políticos a tenor de los tiempos que trascurren y las necesidades políticas del momento. El segundo caso, a la simple mentira. Pero ambos forman parte de esa forma de envolver un producto (el candidato) de forma que sea apetecible para el consumidor (el elector). Hoy puede decir "con el cambio de gobierno se generará confianza y se solucionarán los problemas" y mañana puede decir "va a haber problemas por lo menos para un año más, y de la confianza mejor no hablemos".
Caso extremo: Mitt Romney, periclitante pre-candidato a la presidencia de los Estados Unidos. El Washington Post (que no parece querer que Romney salga elegido) ha hecho un recorrido por sus sucesivos discursos ante la Conservative Political Action Conference. El resultado es espectacular: como en cada caso se trataba de vender una moto diferente, el discurso ha podido ser hasta radicalmente diferente de un año a otro.
Pero, la verdad ¿esos discursos tienen algún efecto en los hábitos de compra electoral de los consumidores-electores en el mercado político-electoral? La verdad es que no lo sé. Sí sé que los políticos lo creen: si no, no cometerían tamañas incoherencias. Porque no son incoherencias consigo mismos sino con el producto que en cada caso están vendiendo o, como en el caso del "amiguito del alma", entre el producto y la realidad. Pero ¿a quién le importa la realidad?

sábado, 11 de febrero de 2012

Irán: el lado político local

Sigue discutiéndose (y éste es un trabajo interesante) si habrá o no habrá ataque Israelí, con o sin el apoyo estadounidense, contra Irán al estilo de lo que ya hizo Israel contra Iraq o de modo masivo (se excluye el ataque nuclear, aunque Israel podría borrar del mapa a Irán con sus más de un centenar de cabezas nucleares). No voy a criticar a unos y a otros, sino intentar entender por qué cada uno actúa como actúa.
1. Irán. Las elecciones presidenciales de 2009 que renovaron el mandato de Ahmadineyad fueron problemáticas, pero fueron. Quiero decir que se trata de un país democrático. Cierto que, por encima, los "guardianes" velan por la pureza de los candidatos pero, como ha indicado Chomsky, también en los Estados Unidos estas "personas" en que se han convertido las grandes empresas velan por la idoneidad de los candidatos. No es ese el problema. El problema es que Ahmadineyad tiene un apoyo problemático en las urnas y tiene que fortalecerlo. Para ello, la "amenaza" israelí le resulta rentable y utiliza el argumento de "si ellos la tienen, nosotros también" y "si ellos no han firmado el acuerdo de no-proliferación, nosotros sí". "Ellos" son los israelíes, es decir, el gobierno de Netanyahu. El "ellos", tan útil para cualquier movilización nacionalista, incluye a los anglosajones en general (Irán tiene una historia poco agradable para ellos de relación con Inglaterra que se prolonga en cómo sus medios en inglés subrayan metódicamente las maldades inglesas) y a los estadounidenses en particular.
2. Israel. Tiene una situación interna también problemática. Tiene a sus propios "indignados" y ha tenido una huelga general ahora. Y larga. El gobierno de Netanyahu se mantiene con apoyos del sector más fundamentalista del sionismo. Eso es coyuntura. Pero como estructura, está rodeado de árabes que le han estado negando su derecho a tener un Estado y mantiene un conflicto con los palestinos a los que, poco a poco, va haciendo dejar sus territorios (se incluye arrancar olivos de propiedad palestina) hasta recuperar la Tierra que su Dios les dio en propiedad y que ven usurpada por los palestinos. Tal vez no crea en el proyecto iraní de tener una bomba nuclear (que, a lo que parece, no tiene y, a decir de los iraníes, no pretende) ni se sienta vulnerable ante vecinos cuya capacidad militar es muy inferior. Tiene que hacerse respetar, es decir, tiene que evitar el uso de la fuerza hacia fuera y concentrarse en el uso de la fuerza hacia dentro, y para ambas cosas la amenaza funciona y algún que otro "ataque quirúrgico" también. Desde este punto de vista, un enemigo externo es rentable, pero, sobre todo, viene bien un argumento para distraer de seguir invadiendo terreno al los palestinos.
3. Los Estados Unidos. Obvio: está en año electoral, las campañas son caras y AIPAC, el lobby judío, funciona bien tanto en la organización del voto como en su financiación. Para algunos es un mito, para otros una realidad, pero la idea de que Israel está siendo amenazada gravemente por sus vecinos en general y el gobierno iraní en particular es rentable para todos y los candidatos republicanos han sido explícitos en su apoyo a Israel contra Irán incluyendo la intervención militar, sea apoyándola, sea incluso participando en ella. El problema del candidato demócrata es que está en el gobierno y tiene que tomar decisiones ahora (los otros candidatos en campaña pueden prometer la Luna si hace falta). Algunas de ellas incluyen la reducción de gastos militares (hay quien ve "brotes verdes" en la economía estadounidense, pero la situación sigue siendo grave). En todo caso, y aunque el gobierno iraní esté usando sus otras armas (por ejemplo, la de des-dolarizar lo más posible el comercio de petróleo), el gobierno estadounidense sabe qué sucedería en el caso de su participación armada.
Una situación inestable, como se ve, en la que se pueden ir produciendo escaramuzas, asesinatos de científicos nucleares iraníes a manos de "alguna agencia de espionaje extranjera" (o una mezcla de Mosad y CIA), despliegue de fuerzas militares, toma de posiciones en el estrecho de Ormuz y demás asuntos que ocupan las páginas de los periódicos que no se entretienen en minucias (si es que hay alguno). Claro que hay "economía" en todo esto (el dólar, el petróleo), pero es la política, estúpido.
Añado: en La paz perpetua Kant inauguró una corriente de pensamiento que dice que "las democracias no inician guerras". Bien. Los tres países son, con sus fallos, democráticos. Con fallos, sí. Pero democráticos.

viernes, 10 de febrero de 2012

China fascista

Me llega este inflamado texto haciendo ver lo que de fascista tiene la China actual. El sistema es bueno: se toma la definición que de fascista hacen otros (como Unberto Eco) y se va a ver si esos elementos se encuentran en la vida diaria de quien la vive en dicho país. Este sería el resumen:
"a form of political behavior marked by obsessive preoccupation with community decline, humiliation, or victimhood and by compensatory cults of unity, energy and purity, in which a mass-based party of committed nationalist militants, working in uneasy but effective collaboration with traditional elites, abandons democratic liberties and pursues with redemptive violence and without ethical or legal restraints goals of internal cleansing and external expansion."
El mismo artículo declara no ser el primero en haber hecho ese ejercicio, pero la comparación es mucho menos articulada y completa que la que cito en primer lugar. Pero este sería su resumen:
"the role of the nation in all matters, including sports; a sense of national grievance as the core of national identity; the paranoid control of any potential opposition; and the rise of Han Chinese racism".
Como mis fuentes al respecto son sospechosas (o fuentes estadounidenses dispuestas al "bashing China", a echarle todas las culpas a una China malvada... a la que necesitan, o fuentes chinas y, por tanto, gubernamentales -People's Daily-) he hecho lo que creo aconsejable en un caso así: preguntar a gente de la que me fío y que, viviendo allí, me pueden dar su opinión sobre el artículo. Básicamente, me dicen, están de acuerdo.
Varias cosas me dan que pensar. La primera es que la crisis del 29 dio paso al fascismo y al nazismo y podría ser el caso ahora con la crisis de ahora, pero ahora de donde menos se lo esperaría uno. Y lo de la China no es a descartar. Lo segundo, es que algunas (o casi todas) las cosas que dice el artículo sobre la China podrían decirse sobre los Estados Unidos, no excesivamente democrático y que algunos (tampoco todos en la China piensan como el articulista anónimo que cito) tildan de "Estado policía".
No es la primera vez que una descripción del fascismo (como la de Emilio Gentile, El culto del Littorio, siglo XXI editores, Argentina, 2007) se utiliza, y certeramente, para calificar las derivas de un régimen oficialmente democrático. Pero esta vez se hace para calificar a un régimen de partido único, muy vertical y fuertemente estructurado. Eso que tienen andado. Las características que da Gentile son:
- Se creó una religión de la patria: religión secular o religión política.
· Se proclamó la refundación de Italia; se promovió un apostolado y una acción revolucionarios para la resurrección de la “nueva Italia”.
· Culto a los mártires.
· Desde su época socialista, Mussolini apeló a la fuerza de la fe. Luego trasladó esta concepción al fascismo.
· Ira destructiva contra los símbolos de otros cultos.
· Retórica revolucionaria, socialista, de justicia e igualdad social.
· Verdad única: se aplicó una cruzada contra los profanadores de la patria.
· Parafernalia mediática para compensar las limitaciones intelectuales y retóricas del líder.
· “Conversión” de todos los italianos a la doctrina oficial.
· Una filiación al nacionalismo más fuerte que a la libertad.
· Partido único.
· Monopolio de símbolos; apropiación de los símbolos opuestos para integrarlos. Se reescribió la historia.
· Culto al líder. Elevación del Duce a los altares junto a la patria.
· Utilización del calificativo de “revolucionario” para todo.
· Intelectuales oficiales transformando el mito en culto.
· Sacralización del Estado: se lo definió como “arcángel mundano”. 
· Estilo oficial: una estética del poder autoritaria, irónica y avasalladora. Estética de la vulgaridad y del mal gusto. 
· Rivalidad con la Iglesia católica por el control y formación de conciencias. 
· Retórica ampulosa y florida. 
· Manía de protagonismo en política mundial. 
· Discurso elemental: léxico fácil, referencia a lugares comunes. 
· Sistema político basado en jerarquías; voluntad del jefe sobre un entorno de mediocres. 
· Discriminación entre “buenos y malos ciudadanos”. 
· El fascismo permitió que pequeñoburgueses anónimos se “elevaran” al templo de la Historia y fueran “artífices” de la Historia. 
· Mussolini recorrió toda Italia, a sitios donde ningún mandatario había llegado antes. Proyectó en el pueblo la sensación de cercanía del poder. 
· Mito de Mussolini fue más fuerte que el mito en el proyecto fascista. Híper personalismo: el Duce rodeado de indignos que no podían igualarlo y mucho menos remplazarlo. 
· El proyecto fascista se sostuvo en una mezcla de oportunistas, pragmáticos y convencidos.
 Sigue habiendo coincidencias, pero es obvio que cuando la lista se agranda, las coincidencias se reducen (no es buena cosa escoger de la lista únicamente lo que encaja con el propio prejuicio, anterior al juicio). Y es que la historia no se repite ni en comedia ni en tragedia. Pero no viene mal hacerse preguntas sobre el ahora pensando en lo que sucedió en aquel entonces.

jueves, 9 de febrero de 2012

Los bancarios no tienen patria

He escuchado con mucha atención, mientras mi vecino de al lado dormía plácidamente, una charla de un alto ejecutivo bancario. Al margen de los detalles sobre la crisis (iniciada en los Estados Unidos, difundida mediante productos tóxicos, con gobiernos endeudándose para salvar a los bancos y bancos prestando a los gobiernos para que afrontasen su deuda... con dichos bancos), me he dado cuenta de la importancia que puede tener el pensamiento deductivo. Quiero decir que si se parte de un supuesto robusto, es fácil deducir los comportamientos que serán observables. No sirve para todo, claro está, pero tiene su utilidad.
Así, por ejemplo, si pensamos que los bancos son el núcleo del sistema capitalista en el que estamos (capitalista, hay que decirlo todas las veces, quiere decir que funciona a favor del capital, como ecologista significaría que funcionaría a favor del medioambiente) y conocemos la regla básica de dicho sistema que es la acumulación de capital o la generación incesante de beneficio, determinados comportamientos de los bancos son comprensibles.
El primero, tantas veces subrayado, pero sin que genere grandes reacciones, que buscarán comprar barato para vender caro. Traducido a su comportamiento actual, tomarán barato dinero del Banco Central Europeo (que supongo no llueve del cielo sino que viene de los estados-miembro) para venderlo caro a esos gobiernos. Si con eso hunde todavía más a los gobiernos que les salvaron, problema de los gobiernos y culpa de sus políticos, como algún gran banquero "español" se ha encargado de proclamar.
El segundo, ligado al anterior, es que si el beneficio hay que buscarlo donde esté y hay que maximizarlo, no tiene mucho sentido que presten a mindundis llámense empresas o particulares. Hay que ir a los Estados y con ello sanear activos (poco sanos gracias a la pésima gestión de sus ejecutivos) y lograr... el beneficio (que logran, claro que lo logran. Y tanto).
El tercero, también ligado al anterior, es que si el beneficio está fuera de las fronteras dentro de las cuales nació el banco, pues tendrá que irse fuera a buscarlo. No hay bancos "nacionales" (excepto los centrales y esos tampoco son muy "nacionales") preocupados por el "interés nacional". El ejecutivo en cuestión tiene claro que no es momento de invertir en España porque no dará los beneficios que pueden dar los "emergentes" o incluso el balbuciente despegue (más ficticio que real, en mi opinión) estadounidense. Si esa falta de inversión en España se convierte en un factor más de desaceleración, problema de los desacelerados. Los que hayan invertido "fuera" verán mejorar sus posiciones tanto absolutas como relativas.
Me disculpo por hacer tantas referencias al Manifiesto Comunista, pero a estas alturas es mucho más claro que los bancarios no tienen patria. Lo de que son los proletarios los que no tienen patria lo dejamos para que, henchidos de nacionalismo, lo incumplamos "los de abajo" creyéndonos lo que nos predican los que, efectivamente, no tienen patria en sus prácticas. La retórica es gratis, excepto para los crédulos.

miércoles, 8 de febrero de 2012

De pragmáticos y cínicos

Dicen que la política es “el arte de lo posible” en el sentido, creo, de que no pueden pedírsele peras al olmo. Por más que “el partido” (el que sea) tenga más razón que un santo, “lo que no pue’ ser, no pue’ ser y, además, es imposible”.
Lo que sucede es que las fronteras entre lo posible y lo imposible son muy difusas en política. Cierto que, como en “El pequeño príncipe”, un rey, por muy poderoso que sea, no puede adelantar la hora de una puesta de sol. Pero también es cierto que lo que para mí es imposible, por ejemplo que me consigan gratis total una provisión de buen caviar, para algunos políticos no lo es.
Posible e imposible, en política, es cuestión de más o menos poder (con las limitaciones obvias impuestas por la naturaleza de las cosas) y el pragmatismo político consiste, precisamente, en actuar sobre lo posible, aunque, eso sí, en función de sus intereses personales, de camarilla, de partido o de país.
Sin embargo, cuando se introducen los intereses, “el arte de lo posible” puede adquirir otras coloraciones. Dos ejemplos distantes en el espacio y el tiempo.
El primero se refiere al modo con que el candidato presidencial Nixon impidió las negociaciones de paz con el Vietnam que pretendía el presidente Johnson que optaba a la reelección. A través de Anna Chennault convenció al gobierno de Vietnam del Sur para que no entrase en la negociación con el argumento de que eso mejoraría las perspectivas electorales de Nixon que, una vez presidente, concedería mejores condiciones a los vietnamitas. Era posible negociar ya o hacerlo más tarde, pero los intereses llevaron a la segunda opción.
No es un caso tan excepcional. Años después, el candidato presidencial Reagan hizo saber al gobierno de Irán que si no liberaba a los rehenes estadounidenses que entonces había en Teherán, cuando Reagan llegara a la presidencia tendrían mejores condiciones en aprovisionamiento y apoyo. Retener a los rehenes suponía reducir las perspectivas de reelección del presidente Carter que, efectivamente, perdió las elecciones y el gobierno de Reagan se enzarzó en el complicado esquema del “irán-contra” para hacer honor a ls propia palabra.
Son dos casos de pragmatismo: aplicación sistemática de los medios que mejor llevan al fin propuesto, en este caso victoria electoral caiga quien caiga.
Eso es también una parte importante de la política: “todo vale” con tal de conseguir unos fines aunque se tengan que sacrificar algunos “peones”. El problema, claro, es la calidad de esos peones y es obvio que de la siguiente lista algunos son más iguales que otros: sacrificar ulteriores bajas en el campo de batalla en aras de salir elegido (Nixon); sacrificar la libertad inmediata de rehenes compatriotas en aras del propio y personal triunfo electoral (Reagan); sacrificar la estabilidad económica del propio país (al grito de “cuanto peor, mejor”) en aras de la propia elección (ahora es Basagoiti el que critica al PNV por hacer lo que el PP hizo con el PSOE); sacrificar la estabilidad y hasta el futuro del propio partido en aras de la carrera política personal (casos varios en varios partidos); o sacrificarlo en aras del propio enriquecimiento (lo mismo, aunque se criticará a los contrarios por hacer lo que uno está haciendo); sacrificar el prestigio del propio sindicato mediante prácticas ilegales en el uso de “horas sindicales” en evidente beneficio propio (conozco casos muy cercanos); sacrificar la coherencia de una lista electoral en aras del pago de “servicios personales prestados” (lo mismo digo); y así se podría seguir. El lector seguro que habrá pensado en algún que otro caso más.
Efectivamente, he abandonado asuntos “distintos y distantes” para efectuar un aterrizaje forzoso en realidades mucho más cercanas y cotidianas. Es un intento de generalizar y de hacer ver que el problema va mucho más allá de lo inmediato, por lacerante que sea lo inmediato. La política siempre ha tenido casos de cinismo (ausencia de valores por más que se acompañe de retórica moralista casi mística pero que se resume en un pragmatismo burdo buscando los propios intereses y no los que se pregonan). Aranguren ya hablaba del problema de mancharse las manos si uno se metía en política. Por suerte, no toda la política es así. Ni todos los políticos, que generalizar tiene sus límites y puede llevar al prejuicio tan irresponsable como el cinismo de algunos y algunas de ellos y ellas (por una vez que use esta inútil frase larga, no creo que cree hábito).
(Publicado hoy en el periódico Información -Alicante-. Las referencias e insinuaciones sobre casos recientes en España, Reino de España, Estado español, territorios de los Borbones -táchese lo que no proceda-, son fácilmente prescindibles)

martes, 7 de febrero de 2012

China en el mundo

Me acaba de aparecer ahora mismo la China en dos contextos diferentes. El primero es un comentario en las diapositivas de un colega latinoamericano exponiendo la situación económica del subcontinente y dice, a propósito del proceso de "primarización" (aumento del peso del sector primario extractivo y agrícola en aquellas economías):
Un punto clave de la “primarización” es la presencia de las inversiones chinas. Más del 90% de las inversiones empresas chinas en América Latina –US$ 15.251 millones- se dirigieron a la extracción de recursos naturales en 2010 ( según informe de la CEPAL de 2011).
El otro me hace recordar la prontitud con que la China ha dicho que estaba dispuesta a echar una mano en la crisis de la deuda europea. Viene en el Financial Times de hoy: el Fondo Monetario Internacional ha advertido al gobierno chino que si Europa (la Unión Europea) se viene abajo económicamente, el primer perjudicado será la China. No sé si es una amenaza para que los chinos hagan buena su disposición o una constatación de la realidad.
En todo caso, a nadie se le ocurra encontrar cuestiones ideológicas en estos movimientos. Una vez más, pragmatismo puro. Y uso del propio poder para incrementarlo.
El esquema parece claro: se extraen productos naturales de América Latina, se venden productos manufacturados al África (y al resto del mundo) y se financiariza la relación con Europa. ¿Estados Unidos? Buena pregunta. Son los primeros tenedores de bonos del Tesoro.
Como siempre, la realidad es más complicada que estas simplificaciones. Lo explica un ejecutivo según cuenta la Folha que
  "explicou a Efe que a entrada da China como parceiro comercial na América Latina permitiu diversificar o investimento até então concentrado com a Europa e os EUA, e potenciar acordos comerciais beneficentes. China é o principal parceiro comercial do Brasil, Peru e Chile.O veloz avanço da classe média na China beneficiou ainda a indústria latino-americana, com acordos comerciais que permitiram crescimento do comércio, antes concentrado em pequenos grupos da população.Guillamón citou o exemplo da quantidade de vinho chileno e argentino que chega ao continente asiático e a demanda de uva para implantação de vinícolas na China.A expansão da América Latina está concentrada nas cidades com mais de 1 milhão de habitantes, de onde provêm 55% do PIB, com expectativas de alcançar até 85%".

Egoísmo ilustrado

Son relativamente frecuentes las andanadas sobre las ayudas que los "ricos" dan a los "pobres", sea cuestión de personas, comunidades autónomas en el reino de España o países en el mundo mundial. 
En el primer caso, se dice que esa ayuda "cronifica" la pobreza ya que reduce los incentivos para movilizarse y salir de la misma. 
En el segundo caso, que cito, se trata de las Comunidades que ven que no todo lo que producen se queda en su territorio sino que es un dinero, vía impuestos, que va a manos de dirigentes de otras Comunidades (pobres) que, seguro, no sabrán usarlo como los ricos han sabido hacerlo hasta el punto de haberlo producido. 
En el tercer caso, se exige que en vez de ayudar a los países "subdesarrollados" (que, ya se sabe, son corruptos y manirrotos -algo así como los que no quieren dar limosna porque los pobres se lo gastan en vino-) lo que hay que hacer es dedicar esas ayudas a los necesitados propios, a los propios pobres o desempleados o dependientes.
Hay argumentos en la dirección contraria: la caridad, la solidaridad interterritorial e internacional. Cuestiones morales o ideológicas.
Hay uno que me resulta simpático y con él he dado título a este post: la ayuda de los ricos a los pobres (en cualquiera de sus niveles) es una forma inteligente de que los ricos sigan siendo ricos y vivan tranquilos sin necesidad de echar mano de la policía pública o privada.

"Ognuno sta solo sul cuor della terra / trafitto da un raggio di sole: / ed è subito sera"

lunes, 6 de febrero de 2012

Encantados de conocerse

En mi vida he encontrado más de una persona así: con un evidente "sesgo de autopercepción" a su favor, es decir, que se creía por encima de lo que los demás podíamos verle. No se me ocurrió que eso pudiese ser objeto de estudio comparativo, pero no comparando a estas personas con sus circundantes sino comparando entre países la abundancia o escasez de dichas personas. Un curioso estudio (me resulta ridículo que firmen 19 autores) que, como es de pago, se puede ver, además del resumen que acabo de citar, en esta recensión. A lo que parece, los estudiantes (porque el material se obtiene de entrevistar a estudiantes) de los 15 países estudiados muestran mayor cantidad de personas encantadas de conocerse (que se evalúan -erróneamente- por encima de la media) en países con más desigualdad económica mientras que los más igualitarios proporcionan menor porcentaje de ellos y más de gente que sabe cómo es y no se hace ilusiones (ilusión significa deseo de alcanzar algo, pero también engaño, falsa percepción). Japón, Alemania y Corea estarían entre estos últimos y el Perú y Sudáfrica entre los más "sobradores". Los Estados Unidos, para mi sorpresa, en medio. No he podido ver la lista de todos los países, pero las explicaciones (incluso teniendo en cuenta que estamos tratando de estudiantes) me parecen verosímiles: en contexto de desigualdad, hay que estar continuamente abriéndose camino y levantándose sobre las cabezas de los demás para ser vistos y cuanta más autoestima, mejor; mientras que en contextos de igualdad (tal vez menos competitiva), los "encantados de haberse conocido" encuentran su comportamiento menos funcional, lo cual no quiere decir que no lo sea en casos personales bien concretos.Sucede en instituciones altamente desiguales como son las universidades, para muchos con un modo de producción semi-feudal. En ellas se da un porcentaje muy superior a la media local de personajes imbuidos de su excelencia, carisma y capacidades. Narcisistas, vamos, que ésa es la enfermedad profesional de los académicos.
Lo que el estudio referido sí pone en cuestión es el papel que se ha atribuido (por lo menos desde el Homo oequalis de Dumont) a las culturas más individualistas y a las más colectivistas. Aunque no me parece que destruya el hecho que las sociedades individualistas tendrían que tender a ser más desiguales mientras que las otras, no. Contraejemplo: las diferencias en coeficiente de Gini, que mide la desigualdad de renta, entre los países entonces comunistas antes de la caída del Muro. Y como el que tuvo, retuvo, siguen observándose en esos mismos países ahora que disfrutan del capitalismo (algunos de sus ciudadanos tienen otra opinión, pero ésa es otra historia). Basta de divagar.

domingo, 5 de febrero de 2012

Luchadores

No soy un luchador. Soy como Arquíloco. Pero tengo amigos que sí lo son y confieso mi dificultad para entenderles, más allá del afecto. Este texto me ha aclarado mis ideas sobre mis amigos luchadores:
I do not expect to see the things I fight for happen in my lifetime. Matters have gone far beyond that. I expect to fail, to die in defeat. That does not matter to me. The fight is worth waging because these things matter, and I intend to give the years I have left to that fight, no matter the outcome. Sooner or later, we will prevail. Write it down; I just did. I probably won't be here to see it, but victory is its own reward, because a better world is possible, and that is all that matters.
Aparece al final de un texto en el que se narran las luchas y derrotas de su autor. Importan dos cosas: tener claras las cosas que importan y estar convencido de que saldrán adelante y triunfarán aunque el luchador ya no llegue a verlo. Y ésa es mi diferencia: tal vez tenga claro qué es lo que importa (más o menos, tampoco voy a exagerar), pero no tengo tan claro que se vayan a cumplir. Lo que sí tengo claro es que si nadie lucha por ellas, nunca se conseguirán. Este es mi homenaje a mis amigos luchadores en Europa, Asia y América.

sábado, 4 de febrero de 2012

Siria: pros y contras

Los gobiernos de la China y de Rusia han vetado la condena de Naciones Unidas al régimen de Siria por aplastar sin consideraciones el levantamiento democrático de su pueblo contra un unos déspotas perpetuados en el poder. Y aquí hay una versión alternativa: el gobierno de Siria se defiende contra los infiltrados y mercenarios enviados por quienes quieren romper alianzas poco favorables para los déspotas perpetuados en el poder... en Arabia Saudita. Es decir, con Irán.
Claro que las motivaciones de unos y otros son diferentes. Las de los que ahora vetan, también.Y, en ningún caso, hay una defensa de los débiles (¿por qué no en otros sitios?) ni una apuesta por la "democratización". Pero la cuestión difícil de resolver si no se tiene el prejuicio de un partido tomado de antemano es la de saber qué es exactamente lo que está sucediendo en Siria sin olvidar sus antecedentes. Imperdonable, pero no incomprensible.

Suicidios árabes

Le Monde recoge el reportaje del periódico argelino Al Watan sobre el aumento de suicidios de jóvenes en el mundo árabe. Recuerda que "todo" empezó con el suicidio de un joven tunecino, asunto que desataría la ola de revueltas de la llamada "primavera árabe", hoy ya "invierno". Pero, sobre todo, subraya el elemento de desesperación que subyace a esa serie de suicidios que no acaban de encajar en la tipología de Durkheim. Hay desesperación, sí, pero manifiestan una doble ruptura en esas sociedades: por un lado, la que se produce entre "los de arriba", bien situados y defensores del status quo (por cierto, nunca entenderé por qué, en castellano, lo correcto es poner statu, cuando se trata de un latinajo) y "los de abajo", damnés de la Terre, perdedores en la partija social. Y, por otro, entre los jóvenes y los maduros (los viejos no cuentan: no es país para viejos).
Si se reduce la tensión entre ambos extremos, tendríamos "indignados". Pero cuando los extremos del resorte se separan excesivamente, el resorte se rompe por la parte más débil. Por el eslabón más débil, que decía el otro (Lenin, marxista) para explicar por qué el marxismo no se aplicaba a su país y la revolución no se había producido en países fuertemente industrializados, como pronosticaba la teoría, sino en un país atrasado como Rusia. Pudo ser. Ahora, el suicidio se produce donde hay un modelo previo (hay imitación hasta en eso) y donde las circunstancias son extremas.
Lo que habría que preguntarse es si este suicidio de la desesperación tiene alguna relación con los ataques suicidas que ya fueron importantes en el proceso de independencia argelino y se han producido después, incluso desde supuestos "religiosos" no musulmanes.

viernes, 3 de febrero de 2012

Petróleo cubano

El "oro negro" es demasiado importante como para no tenerlo en cuenta en el sistema mundial. Genera intervenciones militares como las estadounidenses, ayuda procesos de independencia como los escoceses (habrá que ver cuánto petróleo se encuentra en el País Vasco) y hace olvidar retóricas antiimperialistas y antimultinacionales: Repsol-YPF comienza sus prospecciones en aguas profundas cubanas. Con algo de tecnología china, eso sí, cosa que la fuente que uso (china, claro) se encarga de subrayar. Más que la política, el petróleo hace extraños compañeros de cama. Que se lo digan a Arabia Saudita.
Lo que no sé es si el producto de la extracción en Cuba será de propiedad privada capitalista (con regalía para el gobierno cubano), de propiedad estatal comunista (con porcentaje para la empresa capitalista que hace la prospección) o de propiedad mixta socialdemócrata (con porcentajes de propiedad). Parece que no importa. Lo que importa es que cace ratones.

El Roto

Israelíes en Ramallah

"Altura de Dios" sería la traducción del nombre del lugar, por eso prefiero esa terminación a la más castellana de Ramala. La historia es la de una incursión "rutinaria" del ejército israelí en Budrus, un pueblo al norte de dicha ciudad en Cisjordania que se supone NO pertenece (¿todavía?) al Estado de Israel. La rutina implica cacheos y registros y forma parte de la humillación que sufren los palestinos en su tierra (¿provisional?). En esta ocasión la patrulla se retira sin darse cuenta de que deja detrás a uno de sus miembros que, asustado supongo, se dirige a dos aldeanos. En otras ocasiones, un suceso así ha llevado al linchamento del "olvidado" a manos de los indignados invadidos. En este caso, los aldeanos llevan al soldado perdido hasta la (¿actual?) frontera y lo dejan sano y salvo con sus compañeros. Por supuesto que el ejército israelí ha abierto una investigación sobre el asunto y ha suspendido al teniente coronel que iba al mando del batallón (¿cuántos soldados componen un batallón?), pero no es cuestión de dejarse atrapar por la anécdota, por curiosa que sea.
La anécdota es símbolo de una situación: los asentamientos crecen y las incursiones también. La justificación de los primeros es que "toda esa tierra fue dada por dios a los judíos" (ay, "altura de dios" se refiere a otro dios que sabe que "dios protege a los malos cuando son más que los buenos" en lo local y tienen más armas). La justificación de las segundas es "ataque preventivo": prevenir ataques palestinos al territorio israelí (dado por dios etc., pero de historia reciente). Los dos aldeanos simbolizan a los que rechazan la violencia como modo de resolver las disputas. Paradójicamente, algunos soldados israelíes piensan lo mismo. Pero el que manda, manda, y el proceso de paz sigue estancado.

Blogosfera política francesa

Una interesante cartografía interactiva que proporciona Le Monde sobre la blogosfera política en este año electoral. Interesante como producto en sí, pero también por su "regionalización" y su "politización", es decir, "dónde" (si es que eso tiene algún sentido en la blogosfera) se "sitúan" los blogs políticos según su tendencia (derecha-izquierda). De momento, vamos ganando, pero no sabemos quiénes.

La guerra de Irán

Un excelente artículo en el Bulletin of the Atomic Scientists. A pesar de su título, trata de los antecedentes recientes de esa compleja relación a tres que es Irán-Israel-Estados Unidos, de la situación actual y de qué tendrían que hacer los participantes para evitar una guerra de podría tener efectos catastróficos sobre el conjunto mundial. A su favor, paradójicamente, hay que decir que el texto está lleno de "parece", "tal vez", "podría ser" y "según ha dicho Fulanito", es decir, no viene con la verdad absoluta por delante, sino que reconoce las dudas, perplejidades e incógnitas que rodean al asunto. Sus fuentes, eso sí, están claras y explicitadas.
Tal vez por la revista en que lo publica, faltaría lo que he encontrado en otros textos sobre el tema: si bien la relación Israel-Irán puede estar determinada por las percepciones del gobierno del primero sobre las intenciones armamentísticas nucleares del gobierno del segundo, falta por afrontar las relaciones Estados Unidos-Israel, que son también complicadas y que van desde el peso que el lobby AIPAC tiene en la política estadounidense (y en año electoral y con necesidad de recortes) hasta el papel que juega Israel en la zona. También haría falta explicitar las razones de la relación Estados Unidos-Irán, que más parece determinada por cuestiones económicas en general y monetarias (el dólar) en particular que por cuestiones armamentísticas. La doctrina Carter, en efecto, dice que lo que tenga que ver con la extracción y distribución de petróleo  desde Medio Oriente forma parte de los intereses nacionales estadounidenses.
La primavera se presenta, una vez más, y ya lo he contado, movida. Eso dicen que ha dicho Panetta y aquí hay un artículo analizaándolo. Y no parece que las respectivas opiniones públicas estén por la cuestión. Y sigo sin saber qué pito toca la UE en este embrollo. Pero me consuela que una persona tan informada como el autor del artículo del que he partido manifieste tantas dudas como las que yo podría manifestar: es que el asunto está conscientemente oscurecido.

jueves, 2 de febrero de 2012

Los pobres en las primarias estadounidenses

Doy por supuesto que si el candidato es Gingrich, ganará las elecciones y eso me aterra. Pero, de momento, el que parece que las ganará (a expensas de una "sorpresa de octubre" por parte de Obama) es Romney. Sigo, más o menos, su campaña y me ha fascinado la última: una frase en la que declara que "los muy pobres no le preocupan", que las clases medias, sí.
Hay demasiadas interpretaciones del asunto ya de por sí complejo.
La primera es: puro pragmatismo, ya que los muy pobres no votan y las clases medias sí. Esto encaja con otra intervención del candidato: los pobres tienen su red de seguridad, a los ricos les está yendo bastante bien, pero es la clase media la que no va tan bien y hay que preocuparse por ellos... para que me voten, claro. Ver esta encuesta del Pew Research Center sobre qué piensan los votantes republicanos sobre el tema según su nivel de renta.
La segunda es clasismo. Los muy ricos (y él lo es, incluyendo algunos pecadillos en paraísos fiscales) están demasiado lejos de los muy pobres como para saber de qué va lo que tan lejos está. Además, es comprensible que no entre en sus preocupaciones.
La tercera es política. Viendo con detenimiento lo que el hombre dice, "no le preocupan" porque sabe que hay redes de seguridad, bonos de comida (food stamps), sanidad gratuita para los pobres (Medicaid) y programas de ayuda para los mismos. Y no le preocupan porque sabe que esos sistemas funcionan y que si algo no funciona, él lo arreglará.
Y la cuarta es electoral (aunque inútil): los contrarios se han agarrado a esa frase para desprestigiar al pre-candidato sin darse cuenta de que ese argumento vale precisamente para los que no piensan votarle para presidente y no impresiona a sus posibles electores en estas primarias para elegir candidato.
La crisis (en USA como en la UE) hace que gobernantes malos sean sustituidos por gobernantes peores (lo de Monti sobre los jóvenes que tendrían que habituarse a cambiar de trabajo si es que lo logran, también se las trae). Menos mal que Gingrich sería todavía "más peor". Pero todavía hay partido, aunque hay quien dice que gane quien gane, Estados Unidos pierde (y, añado: al ser potencia hegemónica, algunos más perderemos, a saber, los subordinados).