miércoles, 29 de junio de 2011

El color de su cristal

La BBC lo dice de una forma. El Comercio de Quito toca otras teclas. Ambos se refieren a la sentencia contra el coronel Tapia acusado, junto a otros policías, de haber participado en los sucesos del 30 de septiembre. La otra tarde, esos mismos hechos suscitaron una viva discusión entre mis antiguos alumnos que se volvían a reunir a propósito de mi paso por Cuenca, Ecuador.
El caso es que unos quieren separar tres hechos distintos: la sublevación de policías, particularmente en la Academia de Policía (que muchos años ha, era un centro para jesuitas en formación, vueltas que da la historia) es una. La otra, el intento de matar al presidente Correa en dichas instalaciones. Y la tercera la insubordinación de policías en la Asamblea Nacional impidiendo el acceso a la misma de los parlamentarios en particular los del partido en el gobierno, Alianza PAIS. Es por este último caso que se juzgaba a los policías y la defensa intentó separarlos radicalmente de los otros dos. La sentencia, en cambio, va en la línea del gobierno: los tres hechos forman parte de un intento de golpe de Estado.
El Comercio proporciona una cronología y presenta las interpretaciones contrapuestas (como contrapuestas fueron las de mis antiguos estudiantes, ahora brillantes profesionales y docentes). Hubo sublevación (que otros llaman ya golpe), el presidente fue a la Academia donde estaban los sublevados (aunque también se habían sublevado en otras ciudades y con el mismo argumento: salarial) y allí quedó atrapado (aunque otros dicen "auto-recluido") en la enfermería de la Academia donde se podría haber intentado su muerte. Mientras, se producían los sucesos de la Asamblea, y todo terminaba cuando el ejército (previo pago de prebendas) rescataba al presidente (hubo muertos) y terminaba con el vacío de poder (el vicepresidente se encontraba fuera del país como también el presidente de la Asamblea). 
La versión de la BBC es que fue una insubordinación gremial motivada por una ley que incluía condiciones de trabajo de los policías, que nadie podía suponer que el presidente se metería en la boca del lobo (otros dicen que era previsible, pero lo dicen una vez producido el evento) y sería objeto de aquel secuestro, y, sobre todo, para lo que aquí me ocupa, que es el gobierno el que ha estado interesado en presentarlo como un golpe de Estado. De hecho, esta última fue la versión que estuvo dando todo el tiempo Telesur, uniendo ese golpe al sufrido por Chávez en Venezuela, Morales en Bolivia  y Zelaya en Honduras, golpes maquinados desde el "imperio", según locutores y expertos (mexicanos) consultados sobre la marcha de los acontecimientos de aquel 30-S.
Mi impresión es que la versión que más se acerca a la realidad es la de la BBC y la de algunos sectores de la oposición al gobierno. Pero los argumentos de los gobiernistas no son desechables si lo que uno busca es la verdad y no quedarse en una defensa de la propia posición política mediante la aceptación, interpretación y valoración de unos hechos y olvido, reinterpretación y contravaloración de otros. Comprendo que la política no coincida exactamente con la búsqueda de la verdad sino que se base en el uso y abuso de las interpretaciones arrimando el ascua a la propia sardina. Pero así es la vida real, bien diferente de la de los ingenuos que buscan la verdad, la diga Agamenón o su porquero...

martes, 28 de junio de 2011

No hay muchos gobiernos monolíticos

Escribí en su día, y publique en la página "Con nombres propios" de la Fundación Carolina, España, un par de comentarios sobre el proyecto del gobierno ecuatoriano de dejar bajo tierra el petróleo hallado en el Yasuní aunque pidiendo a cambio una compensación a la "comunidad internacional". No sé si dejé traslucir mi escepticismo sobre la viabilidad del proyecto tanto por la escasa disposición de esa "comunidad" (es decir, paises enriquecidos, pero en crisis) como por la sospecha que ya entonces tenía de que hubiese un plan B, a saber, extraer el petróleo.
Los cables de Wikileaks que va publicando El Comercio son reveladores a este respecto. Por supuesto, no hay que creer que los funcionarios de la Embajada (es decir, la de los Estados Unidos) son necesariamente inteligentes y están suficientemente bien informados. Su versión de los hechos no tiene por qué ser mejor (ni peor) que la que dan algunos de los protagonistas de los hechos. Pero hay un punto que sí se puede creer ya que coincide con lo que sucede en muchos otros gobiernos: en el caso del Yasuní, con independencia de cuál fuese la opinión del presidente Correa -que yo creo que siempre fue extractivista-, una parte del gobierno era partidaria de dejar el petróleo bajo tierra y otra parte era partidaria de extraerlo. Así, mientras los primeros se afanaban por lograr el fideicomiso que permitiera compensar relativamente por la no-extracción, otra parte del mismo gobierno se afanaba en ir explorando posibles contratos para la explotación. 
Y eso en un gobierno digamos "fuerte", con un presidente que hace y deshace. Ni se piense en qué sucede en gobiernos como el español. 
Decir "el gobierno ha decidido tal y tal cosa" puede ser engañoso: dentro del gobierno hay suficientes pluralidad de intereses e incluso conflictos manifiestos o larvados como para no tomar en serio la frase recién entrecomillada. El caso del Yasuní puede ser extremo, pero no es excepcional. Así es esa especie animal que llamamos "humana": irracional hasta las cachas.

viernes, 24 de junio de 2011

India de poncho dorado

Es la forma más sutil de racismo y el racismo es esa ideología que considera 1. que existen las razas y 2. que las razas pueden ordenarse de superiores a inferiores, dando derechos a las superiores, negándolos a las inferiores y condenándolas a la pobreza.
Cuando uno encuentra un pretendido insulto como el que da título a este post tiene que pensar en el racismo. De hecho, es lo que un parlamentario ecuatoriano espetó a una parlamentaria ecuatoriana en el contexto de una tensión producida en un problemático juicio sobre los hechos del 30-S, la algarada policial o golpe de Estado (según las versiones).
Porque lo que quiere decir es que la "india" no puede "subir" hasta tener "poncho dorado", sino que debe quedarse en su lugar inferior y subordinado. Lo he escuchado también en lo cotidiano de mi estancia en Otavalo, Ecuador, de estos días. Algunos "blancos" no aceptan que haya "indios" que hayan hecho fortuna y hayan comprado casas en el centro de la ciudad, del mismo modo que hay "payos", en España, que no aceptan que haya "gitanos" que han hecho fortuna y han dejado de sufrir la marginación a la que se les condenó desde la Pragmática de los Reyes Católicos hasta la Ley de Vagos y Maleantes franquista. Cierto que la causa de tal situación no está sólo en los "payos", pero esa es otra cuestión.
La cuestión ahora es levantar acta de ese racismo tan peculiar que consiste en "reconocer" que las "razas inferiores" tienen que seguir siendo inferiores y que si salen de su marginación y exclusión "algo malo habrán hecho" para dejar su "lugar natural", que es "abajo".

miércoles, 22 de junio de 2011

Migraciones y crisis

Una nueva encuesta de Gallup muestra dos cosas: que el deseo de emigrar está disminuyendo a escala mundial y que, de todas formas, se trata de centenares de millones los que tal cosa desean. Que quieran ir a los Estados Unidos, Reino Unido, Francia o España es menos digno de señalar ya que, si cruzásemos las respuestas, veríamos que las cuestiones lingüísticas cuentan algo, pero no todo.



Hay más cosas que comentar cuando se ven las zonas en que la presión a emigrar es más fuerte. Asia es particularmente digno de mención. 
Estoy ahora en tierra de emigración que se va ralentizando porque el país se está organizando bien, con independencia de lo simpático o antipático que me resulten sus gobernantes. Los del cantón donde me encuentro (Otavalo) parecen estar haciéndolo particularmente bien.

domingo, 19 de junio de 2011

Ideologìa y museos

Creo que era Malraux, pero no estoy seguro, el que afirmaba que detrás de todo museo hay una ideología. Lo he visto en este mi Quito entre ayer y anteayer.
El primer caso es el obvio: se trata del museo del Alabado. Magníficas piezas arqueológicas, muy bien presentadas y en un local muy apropiado. Cierto que en cada pieza falta información (Decir "Huancavilca" no es mucho) y cierto que la agrupación de piezas es peculiar. Y tan peculiar. La amable guía nos explica que el museo está organizado según la cosmovisión indígena: el mundo de abajo, el mundo de en medio y el mundo de arriba. En el mundo que puedo conocer (este) pasan como gato sobre brasas sobre la cuestión de las diferencias sociales y las invasiones mutuas (sobre todo la inca, asunto que, ante vasos claramente tales, pasan como de puntillas)  y exaltan hasta el extremo la figura del shamán (conozco un tal al que le desagrada ser llamado tal). ¿Dónde está la ideología? Pues en unificar culturas, espacios y tiempos en una supuesta cosmovisión indígena, en más de un caso imaginada, si no inventada. Tal vez sea la ley del péndulo: que de haber despreciado a los indígenas se pase a exaltar una cultura única que, evidentemente, no puede ser única aunque no sea más que por sus diferencias lingüísticas.
Es otro es también un gran museo: el del Banco Central. Le falta algo de luz y los itinerarios no siempre están claros, pero distingue claramente épocas y espacios (Huancavilca no es Yasuní) y da información de cada pieza (poniendo en duda, por cierto, que algunos "shamanes" sean tales y no simples transportistas de hoja de coca). La ideología, aquí, es la nacionalista: tomamos las fronteras actuales del Estado nacional y las proyectamos hacia atrás, con todos los problemas empíricos que tal cosa produce sobre todo cuando se trata de fronteras que han cambiado a lo largo del tiempo. Hay una mayor honestidad con respecto a los incas y, por ejemplo, y aunque sea de pasada, se reconocen los desplazamientos forzosos de poblaciones bajo el incanato (los mitimaes). Eso sí, se supone que toda esa parte (oro incluido que me temo es para "los de arriba" y no "para los de abajo") es esplendorosa y que "de repente se hizo la noche en la mitad del día", es decir, llegaron los españoles y arramblaron con todo lo que había antes. No se puede negar que la labor "civilizadora" tuvo sus más y sus menos. Más bien sus menos, visto desde el punto de vista de los indígenas. Pero, como en Roma, "quod non fecerunt barbari, fecerunt Barberini", lo que no hicieron los bárbaros españoles, lo hicieron los españoles criollos, empeorando notablemente la condición de los indígenas que quedaban. La idea de patrimonio es muy reciente (años) y explica la sobre-reacción de el Alabado.
Más sobrio resulta el museo de la ciudad, en un viejo hospital. También hay ideología pero hay que trabajar más para enocntrarla y la verdad es que no me quedó tan claro como en los dos casos anteriores, que no impide mi consejo de visitar los tres.

martes, 14 de junio de 2011

Más indignados

Aconsejo leer este artículo sobre las movilizaciones en Chile. Es corto y claro. Muestra los tres pasos en la reacción popular frente a los desmanes de las sucesivas clases políticas: desmovilizados por la dictadura; semimovilizados en la transición; movilizados contra el conjunto de la clase política. Como siempre, no es idéntico a lo que sucede en España con los indignados, pero tiene elementos en común que vale la pena considerar.

lunes, 13 de junio de 2011

Solo para italianos

Habrá que oír y leer las reacciones españolas al referéndum italiano. Mi reacción me retrotrae al referéndum sobre el divorcio que se tuvo en los años 70. En aquel caso, la pregunta era si se era favorable o contrario a la abrogación de la ley Fortuna-Basilini. De esta forma, los partidarios del divorcio debían votar no (por no eran contrarios a que se echara a la basura la ley del divorcio). Pensé que era el máximo de complicación que un referéndum podía alcanzar hasta que he leído la pregunta sobre la energía nuclear para producir electricidad en el referéndum de ayer y hoy. Voilà:
Volete che siano abrogati i commi 1 e 8 dell'articolo 5 del d.l. 31/03/2011 n. 34 convertito con modificazioni dalla legge 26/05/2011 n. 75?
Se trata de dos comas de un artículo de un decreto ley, convenientemente modificado. Y hay que responder si se es partidario de quitarlas o no. Superior a mis fuerzas y eso que es una de las preguntas más fáciles (véase la primera aquí). Pero no exageremos: no se crea que "commi" son nuestras comas,,,,  que en italiano se llamarían "virgole", que acabo de escribir ente "virgolette". Las leyes italianas están siempre divididas en artículos, los artículos tienen una o más "comas" (¿epígrafes?) y cada coma puede estar divida en diferentes frases. Claro: no sé a qué comas se refiere la pregunta. Pero ese es mi problemaY supongo que de muchos votantes o abstencionistas. Como tantas veces, se trata de dejar en la inopia al ciudadano incapaz de entender los arcanos secretos que maneja la élite política. Pero no es muy diferente a la parla que se utiliza en los periódicos para referirse a los problemas económicos de los distintos países. Entiendo lo mismo que con el referéndum. Todavía no sé qué es el diferencial de deuda ni la prima de riesgo ni en qué consistiría un rescate. Se lo tengo que preguntar a un amigo economista que es capaz de explicármelo para que yo lo entienda. El jueves, sin ir más lejos.
Mientras tanto, ahí va la pregunta "realmente" importante: la cuatro
Volete voi che siano abrogati l'art. 1, commi 1, 2, 3, 5, 6 nonché l'art. 2 della legge 7 aprile 2010, n. 51, recante "Disposizioni in materia di impedimento a comparire in udienza"?
No me diga que no entiende la pregunta de las "comas" que podrían abrogarse sobre "las disposiciones en materia de impedimento a comparecer en audiencia". Si está clarísimo: se trata de saber si Silvio Berlusconi puede escaparse del cumplimiento de la ley por estar "au-dessus de la mêlée" (como muchos políticos españoles de facto) o estará, como el común de los mortales, sujeto a tener que comparecer si es imputado, acusado y juzgado. Parece que podrá ser juzgado. Otra cosa es que lo acabe siendo. Italy is not different.
Los resultados dan una victoria al Sí (contraria al gobierno: ya se sabe que el sí tiene una propina -una yapa como decimos en los Andes) y una participación suficiente. Jamás pensé que hubiese tanta gente que entendiese las preguntas.

Colonialismo chino

Se sabe. Desde documentos de Oxfam a informes de la Cepal, la China está estableciendo lazos que pueden ser llamados "coloniales" en América Latina y África. Pero ahora lo dice Hillary R. Clinton, lo cual no deja se sorprender.
Primero, porque se cree el ladrón que todos son de su condición.
Segundo, porque el colonialismo de la China es más fácil de asimilar, al no tener un pasado sospechoso de conquistas y expansiones (aunque está el caso del Tibet, pero se puede dejar para otro día).
Tercero, porque no va acompañado de penetración cultural: no hace falta aprender mandarín ni a comer con palillos. Ni se convierte alguien en culto porque ha leído "Los tres reinos" y distingue a Confucio de Lao Tsu y sabe distinguir la transliteración Pekín de la de Beijing (y Lao Tse de Lao Tsu)
Y, cuarto, porque parece establecerse en un "do ut des", reconociendo los intereses de cada parte y, por tanto, no ocultando los propios en "defensa de la civilización" (que sería la confuciana), "promoción de la democracia" o cualquiera de los cuentos que los occidentales han contado (desde la "evangelización" del siglo XV y XVI) para legitimar y justificar sus conquistas. Los chinos, a lo que parece, no necesitan de estas historias: hacen negocios y se olvidan de las retóricas como la de las "buenas prácticas" de la cooperación del CAD.
El presidente Truman, en su discurso inaugural de 1949 decía
El viejo imperialismo –explotación para beneficio extranjero - no tiene espacio en nuestros planes. Lo que estamos vislumbrando es un programa de desarrollo basado en el juego limpio democrático.
Pero antes de criticar el colonialismo chino, Clinton habría dicho en una conferencia el año pasado:
(El desarrollo) ahora es un imperativo estratégico, económico y moral – tan central para satisfacer los intereses estadounidenses y resolver los problemas globales como la diplomacia o la defensa.
¿Y cuáles son los intereses estadounidenses? La versión oficial dice:
Los intereses de EE.UU. incluyen proteger la nación y a nuestros aliados de un ataque o de las coacciones; promover la seguridad internacional para reducir los conflictos y fomentar el crecimiento económico; y asegurar el patrimonio común y con ellos el acceso a los mercados y recursos mundiales.
Ya se sabe, "el infierno son los otros".

domingo, 12 de junio de 2011

Desestabilizar para ganar

No puede ser que la oposición haga como la CIA con los gobiernos que quiere cambiar, desestabilizarlos a través de la economía, sólo que en este caso no es contra un gobierno extranjero supuestamente hostil sino contra el propio gobierno. ¿Tiene sentido que un partido de la oposición juegue a desestabilizar la propia economía con tal de conseguir el poder? No tiene sentido pero sucede: el poder es lo primero para un partido que se precie; lo que pueda hacer con él, es secundario. Por supuesto no estoy hablando de España sino de los Estados Unidos. Vayamos a Orwell y su Mil novecientos ochenta y cuatro:

“The Party seeks power entirely for its own sake. We are not interested in the good of others; we are interested solely in power. Not wealth or luxury or long life or happiness: only power, pure power. What pure power means you will understand presently. We are different from all the oligarchies of the past, in that we know what we are doing. All the others, even those who resembled ourselves, were cowards and hypocrites. The German Nazis and the Russian Communists came very close to us in their methods, but they never had the courage to recognize their own motives. They pretended, perhaps they even believed, that they had seized power unwillingly and for a limited time, and that just round the corner there lay a paradise where human beings would be free and equal. We are not like that. We know that no one ever seizes power with the intention of relinquishing it. Power is not a means; it is an end. One does not establish a dictatorship in order to safeguard a revolution; one makes the revolution in order to establish the dictatorship. The object of persecution is persecution. The object of torture is torture. The object of power is power”.
Pues en esas estamos.

sábado, 11 de junio de 2011

Gobernar es surfear

El déficit federal de los Estados Unidos superará el billón y medio de dólares. Hay quien lo ha llamado "un suicidio económico". Efectivamente, una cosa es gobernar con el viento a favor y otra es hacerlo con el viento en contra y Obama, como casi todos los gobernantes de países enriquecidos, lo tiene en contra. Claro  que hay diferencias de velero a velero y de tabla de surf a tabla de surf y de surfista a surfista. Pero si las cosas vienen mal dadas, es que vienen mal dadas y el gobernante puede hacer relativamente poco a pesar de su velero y su tabla. En el caso de los Estados Unidos, a pesar de su capacidad de imprimir moneda (QE) sin grandes efectos inflacionarios y a pesar de poder dictar algunas reglas del juego aunque cada vez menos, visto lo que hacen los "emergentes". Los hechos son tozudos. 

viernes, 10 de junio de 2011

Algo falla

Se sabía que lo del cambio climático era cosa de progres trasnochados vendidos a las ONG. Estas decían que los negacionistas estaban vendidos a las multinacionales de la energía encabezadas por la Exxon. 
De repente la cosa comenzó a cambiar y, en las últimas cumbres sobre el clima, a partir de Copenhague y, sobre todo, Cancún, algunas empresas han empezado a ver que en el asunto del (antes supuesto) cambio climático había posibilidad de negocio, no en procurar evitarlo sino en paliar sus efectos.
Y ahora es el Banco Mundial (denostado por los progres trasnochados arriba citados) el que encabeza una iniciativa con 40 ciudades para luchar contra el cambio climático (sic). La nota de prensa del Banco 
("Ciudades a la vanguardia de acciones para abordar cambio climático") comienza así:
  • El Banco Mundial y el grupo de alcaldes del C40 lanzan una alianza para establecer planes relacionados con el clima en las ciudades y uniformar los informes sobre emisiones de gases de efecto invernadero.
  • Según un estudio del Banco, 1.000 millones de personas que viven en barrios marginales se encuentran en una situación de alto riesgo frente a los impactos del cambio climático.
  • Las ciudades son responsables de más del 80% de las emisiones de los mencionados gases en el mundo.
Curioso, ¿no? Como siempre, el vocabulario ("wording" es una bonita palabra) es sugerente. Algo pastelero, todo hay que decirlo, pero parece que algunos clichés están dejando de funcionar. Y puede que la respuesta la den las empresas multinacionales que se están lavando la cara y haciendo ver que el problema es del consumidor, no del productor.

jueves, 9 de junio de 2011

Habrá que leerlo

Se trata del libro de Ha-Joon Changdel que ya ha habido un buen libro sobre esa curiosa idea de los países centrales de subirse al centro y quitar la escalera para que nadie más pueda subir. No les ha salido bien, pero esa es otra historia. Lo primero que cuenta ahora es que eso del "mercado libre" sería una idea interesante si fuese cierta en algún lugar del mundo o tiempo de la Historia. No existe. Lo que a veces se quiere decir con tal palabra es mejor acceso a su control por parte de determinados empresarios. Lo he visto a escala local: un conocido empresario (y amigo) ha defendido a capa y espada la "economía de mercado libre" desde su posición privilegiada en la economía local, es decir, con acceso preferente a contratos y controlando una parte muy importante de su mercado, "libre" pero controlado por él.

miércoles, 8 de junio de 2011

Contra la corrupción

Hay una corriente, cuando de corrupción se trata, que la reduce a una variante de la "prensa del corazón". Que si Fulano recibió tal cosa, que si dijo por teléfono tal otra (con derecho de réplica y teléfono de aludidos), que si le contó  Mengano no se sabe bien qué, y cosas por el estilo. Ningún interés.
Otra corriente consiste en airear los casos de los contrarios y callar los propios. Casi por definición, el infierno (los corruptos) son los otros. Ningún interés si, encima, lo que hay es un infantil "y tú más" que sólo consigue que el ciudadano crea que todos son iguales.
La corriente que me interesaria es la de los que no sólo se preocupan de descrubrir los casos y castigar a los culpables (que, sí, me parece muy bien) sino que, sobre todo, procuran sentar las bases para que no se vuelvan a producir. No veo muchos ejemplos de esto, más allá de las retóricas e incumplidas manifestaciones en pro de un código de conducta y transparencia.
La razón para que lo que me interese sean los pasos para evitarla la daba Robert B. Zoellick, presidente del Banco Mundial (13 de abril de 2011):  "La corrupción les roba a los pobres, mina la competencia justa, distorsiona la asignación de recursos, destruye la confianza del público y socava el estado de derecho”. 
Tanto me da que los corruptos sean rojos y/o azules. Lo que me importa es que la corrupción se hace con mi dinero y contra mi bienestar.

martes, 7 de junio de 2011

Elecciones peruanas y portuguesas

Di por supuesto que si Ollanta Humala llegaba a la segunda vuelta del domingo pasado, uniría a todas las demás opciones contra él y perdería. La democracia, en sistemas mayoritarios, tiene eso: el que gana se lo lleva todo (hace ya años estuve en una reunión en Quito discutiendo alternativas a los sistemas electorales latinoamericanos: de entonces a hoy, ningún cambio).
Pero volviendo a Humala, cuando alguien tan poco sospechoso de izquierdista como Vargas Llosa anunció que votaría por Humala, debí entender que la cosa había cambiado. Y así ha sido aunque detrás de Vargas podía haber el resquemor de haber perdido como candidato presidencial frente a Fujimori padre. Fujimori podría haber ganado en Lima, Callao, Piura, Tumbes, Lambayeque, pero el mapa sigue dando victoria para Humala.
La mitad de los votantes peruanos ha votado contra Keiko Fujimori (más bien contra su padre) y la otra mitad ha votado contra Chávez, es decir, contra el peligro de una amnistía para Fujimori padre por un lado y por otro contra el peligro de lo que puede dar de sí un ex-militar no reconvertido (los militares, a diferencia de los curas, lo son para siempre).
No parece que se haya votado a favor sino en contra. Ahora vendrán los exegetas explicando en qué ha consistido el "mensaje" que los electores han expresado en las urnas. Como si lo hubiesen expresado tomando la calle: una manifestación multitudinaria no significa mayoritaria, como tendrían que saber los que están por el cambio electoral en España por motivos particulares. Y los que están en contra por motivos igualmente particulares aunque diferentes de los anteriores Pero de eso, otro día. Hoy me quedo con la constatación de mi error por no haber pensado que el dilema iba a ser Ollanta - Fujimori.
Por lo que respecta a las elecciones portuguesas, no he podido menos que reírme al leer (ayer leí un montón de periódicos en papel) las versiones que daban unos y otros. Cuando leo por internet, busco la noticia. Cuando leo en papel, busco el tratamiento. Pues bien, los periódicos de derechas hablaban de que la crisis se ha cobrado una víctima: Sócrates. Y que los electores portugueses han votado contra su partido, el socialista (en Portugal, los nombres de los partidos están un poco a la izquierda de lo que realmente son, de modo que el socialista es socialdemócrata y el socialdemócrata es "centrista" -y lo que queda del comunista es entre socialdemócrta y socialista). Los periódicos todavía más a la derecha han elegido titular como que los electores portugueses elegían al partido conservador para que saque al país de la crisis. Supongo que los españolitos que lean este post (los guarde dios) verán que una de las dos Españas, después de helarles el corazón, les está tomando el pelo. Aunque igual son las dos. Mi impresión es que también en Portugal se ha votado contra, no a favor. Es la tónica europea: se vota contra el gobierno.

lunes, 6 de junio de 2011

Europeos laboriosos

Un informe francés, que puede ser sospechoso de poco germanófilo y alguno de cuyos gráficos caen en lo que ayer planteaba sobre el uso de los mismos, somete a verificación algunas afirmaciones de Angela Merkel sobre las economías europeas en general y, en particular, sobre las diferencias entre la alemana y las del sur  (Francia, Italia, Portugal, Grecie y España). Traduzco la síntesis final:
Los alemanes trabajan mucho menos (al año y durante su vida) que los asalariados de los países del "Sur" de la zona euro (Francia, Italia, Esaña, Portugal, Grecie). No trabajan más ni más intensamente.
Los resultados económicos superiores de Alemania se explican:
- por su esfuerzo en la innovación
- por la tasa de ahorro de los hogares y empresas más elevada
- y únicamente respecto a Portugal e Italia, por una mejor cualificación de la mano de obra
Si eso es así, los parches que se pongan en los descosidos económicos inmediatos no deberían hacer perder de vista los problemas del medio plazo: innovación y ahorro. Aunque a corto plazo, consumo. Lo de la edad de jubilación lo dejamos para otro día.

domingo, 5 de junio de 2011

Errores comunes

He encontrado entre mis viejos acetatos, de cuando usaba transparencias en lugar de powerpoint, esta joya tomada de The Economist hará como 15 años (desgraciadamente no conservo la fecha). Es un buen ejercicio de escepticismo sobre los gráficos que haya podido colgar en el blog o que pueda colgar en el futuro. Con los mismos datos supuestos, los malvados del Economist hicieron tres gráficos diferentes. 
El primero por la izquierda es el de "business as usual": los salarios por hora del jefe y del trabajador son, más o menos, paralelos a lo largo del tiempo aunque el jefe parece que crece algo más. Eso sí, a distancia del currante que, de todas maneras, parece como si hubiese crecido algo más rápido en los últimos años.
El segundo es el que presentaría un gobierno que se precie (y su correspondiente patronal). Son los mismos datos, pero la escala es logarítmica, de forma que se ve que hay una convergencia de salarios, aunque se da la distancia que el rango, importancia y responsabilidad del jefe merece.
El tercero (el que queda, en este caso, en la extrema derecha) sería el de algunas emisoras y de algunos de sus locutores que escucho con devoción como Intereconomía: el gráfico muestra empíricamente que los salarios del obrero han aumentado mucho más que los del jefe, razón por la que se precisa una reforma laboral que deje las cosas en su sitio que, por lo visto, no tiene gráfico que la recoja.
¡Y son los mismos datos que, convenientemente torturados por el gráfico, acaban confesando lo que el torturador quería que confesasen! Cuidado la próxima vez que vea un gráfico en este blog.


sábado, 4 de junio de 2011

Corrupción para todos

Hace unos días puse como característica de los países "en vías de subdesarrollo" la corrupción de su clase política y, consiguientemente, el descrédito de esta. Hasta ahora, y gracias al sesgo impuesto por Transparencia Internacional, se tendía a ver la corrupción como cosa de "subdesarrollados" y, por tanto, ajena al buen hacer, elegancia y distinción de los desarrollados.
De hecho, la corrupción estaba entre los factores que producían el "subdesarrollo" y, claro, nada tenía que ver con el desarrollo, los desarrollados y su propuesta de desarrollo (algo así venía a proponer Paul Wolfowitz en su fugaz paso por la dirección del Banco Mundial que tuvo que abandonar por corrupto).
Muchos sabíamos que aquello no era así. Por lo menos, y ya que la corrupción es cosa de dos, hacía falta un corruptor y un corrompido. Y si se trataba de la gran corrupción (no de la pequeña mordida), el corruptor solía estar en país del centro y el corrompido en país de la periferia. Amén de que en todas partes cuecen habas y en la mía a calderadas.
Ahora veo un informe nada menos que del Banco Mundial reconociendo que la corrupción, por lo menos en lo que respecta al tema del informe (la construcción de carreteras) es algo común a centrales y periféricos, ricos y pobres, desarrollados y subdesarrollados (táchese lo que no proceda). Me ha gustado, en particular, la lista que da para detectar comportamientos corruptos. La pego a continuación después de haber recorrido con ella mi entorno inmediato. Ahí va (la traducción no es mía sino del Banco):

1- Número de contratos otorgados a una empresa específica.
2- Tabulaciones de licitación de proyectos.
3- Empresas que presentan una oferta y después se transforman en subcontratistas del proyecto.
4- Rotación de empresas que hacen la oferta más baja.
5- Una diferencia porcentual constante entre las ofertas.
6- Un porcentaje específico de obras disponibles en una zona geográfica para una o varias empresas durante un período de tiempo.
7- Una diferencia porcentual constante entre la oferta más baja y la estimación del ingeniero.
8- Ubicación de la empresa que hace la oferta más baja en comparación con la ubicación de las empresas que hacen la segunda y tercera oferta más baja.
9- Variaciones en la oferta de precios por unidad presentada por un licitante en diferentes proyectos en las mismas condiciones.
10- Número de empresas que solicitaron paquetes de licitación en comparación con el número de las que realmente presentan una oferta.

Los presuntos implicados seguirán negándolo todo. Han aprendido de sus antecesores a ocultarlo mejor.

viernes, 3 de junio de 2011

Liderazgo de la ONU

Gallup publica, de vez en cuando, estudios sobre el grado de aprobación que merece el liderazgo de los Estados Unidos en el mundo. Este es uno dedicado al liderazgo de Naciones Unidas. Aunque no voy a reproducir sus tablas que, de todas maneras, no se pierde el tiempo dándoles un vistazo. Meto esta porque me permite un primer comentario:

UN approval global medians.gif

Tenemos la información básica: 126 países, encuestas durante 4 años y un nivel de aprobación suficientemente alto como para superar la desaprobación. Pero, alto ahí: ¿se ha fijado en la pregunta sobre cómo está llevando a cabo su liderazgo Naciones Unidas? Veamos: da por supuesto que Naciones Unidas ejerce un liderazgo que puede aprobarse o desaprobarse. Y no hay tal. Naciones Unidas no tiene tal papel. Como se ha visto en el caso de la 1973 respecto a Libia, la ONU ha ido a remolque de lo que han "liderado" otros y se tragará las evidentes violaciones de la discutible resolución. Pero sigamos.
Si va a la lista de países que más aprueban ese supuesto liderazgo, aparecen dos grandes grupos (y algunos sueltos, que no voy a considerar): países pobres y países nórdicos de tradición socialdemócrata. Entiendo que los encuestados en los países pobres confunda aprobación con deseo: alguien tendría que defenderles a escala mundial, lo que, como he dicho, no es el caso. Lo de los países nórdicos (y alguno más de tradición socialdemócrata) parece tener otra lógica: la de desear la existencia de instancias supra-estatales para resolver los conflictos de forma pacífica o para interponer fuerzas propias (cascos azules) en los enfrentamientos armados derivados de los conflictos.
La lista de los que desaprueban ese supuesto liderazgo tiene componentes de un solo tipo y un par de elementos discordantes. Los que desaprueban el trabajo de la ONU son, básicamente, países árabes. Con razón: han acumulado caso tras caso de oídos sordos por parte de Israel a las resoluciones de NN.UU. Si la ONU dice una cosa y después Israel dice que se llama andana, no parece que NN.UU. esté haciendo algo positivo ni que su trabajo sea digno de aprobación. Pero lo fantástico es que Israel esté en el grupo. Comprensible: con las actitudes paranoides provocadas por su gobierno en la ciudadanía, no me extraña que los encuestados digan que lo de la ONU no está bien, siempre diciendo que no hay que pasarse con los palestinos y que si las fronteras de 1967 y esas cosas de los derechos humanos. Pero lo mejor, para mí, es el grado de desaprobación que genera en los encuestados estadounidenses como para que los Estados Unidos aparezcan en esta lista de desaprobadores: o porque no saben que en la ONU mandan ellos o porque creen que, como pueblo elegido, sólo tienen que rendir cuentas a Dios sin que sea aceptable la existencia de algo que se pueda interponer, aunque sea retóricamente, entre el pueblo elegido y su Dios que lo elige.
Ahora bien, nada de lo dicho debe ser tomado como resultado de un análisis pormenorizado de las tables. Estas han actuado, más bien, como láminas de un test proyectivo que me han permitido decir lo que se me ha ocurrido. Las tablas no prueban nada de lo que he dicho, pero si creo lo que creo, son un buen ejemplo de que no estoy equivocado. Claro que si usted cree otra cosa, encontrará que estas tablas no tienen interés alguno o no prueban nada (en eso sí que tendrán razón) o son un ejemplo de lo contrario a lo que yo pienso o todo esto es un caso más de las manías de estos intelectualillos de provincias que no entienden nada de nada.

jueves, 2 de junio de 2011

Contra el terrorismo

Me ocupé de la palabra terrorista hace años, Diccionario de la Real Academia en mano. Es un diccionario que no han usado los redactores del proyecto de ley que presuntamente "cierre el paso a negociar con ETA". Fruto de un posible pacto entre el PP y el PSOE, incluye esta frase:
“El Estado reitera su compromiso de perseguir la derrota definitiva, incondicional y sin contrapartidas del terrorismo en todas sus manifestaciones”
Sin embargo, lo diga Agamenón o su porquero, no se puede derrotar al terrorismo. Se puede, eso sí, derrotar a los grupos que lo practican: el terrorismo es un medio, una acción; no una ideología ni, mucho menos, un grupo concreto (ETA, en este caso, que sí ha practicado el terrorismo). El terrorismo sólo se puede evitar, y eso es acción policial, acción policial y acción policial, no nuevas leyes.
¿Que no quieren negociar con ETA? Bueno. Están en su derecho. Pero tarde o, mejor, temprano tendrán que hablar con ETA para concretar la rendición, la reinserción de los etarras y, ojalá, la reconciliación (cosa, esta última, harto improbable, visto lo visto). ¿Que no quieren llamarlo negociación? Pues bien. 
Lo que no me gusta es lo de "en todas sus manifestaciones". Supongo que se refiere e incluye a grupos políticos que no practican la violencia y, por tanto, no practican el terrorismo pero que no son del agrado del PP y del PSOE. Podría incluir, si hiciese falta, al PNV. Demasiado genérico.
Pero, puestos a ser genéricos, no estaría de más que "el terrorismo en todas sus manifestaciones" incluyese a otras prácticas atemorizadoras, más o menos violentas, que nada tienen que ver con ETA y sí con los aledaños del poder en la sociedad española.

miércoles, 1 de junio de 2011

Felicidad subjetiva

north-koreas-happiness-index1.jpg

Todo lo que he podido saber se reduce a esta tabla que todos los que he encontrado reproducen de la misma fuente y que cuenta  en qué posición se encuentran algunos países en el Índice Global de Felicidad que ha publicado el gobierno de Corea del Norte. Doy por supuesto que la primera línea es básicamente en chino pero no en coreano, así que el lío es notable.
Como el avezado lector, algo más que yo, podrá ver, el país más feliz es la China (el imperio del centro, según los caracteres chinos que supongo comunes con Corea y con el Japón). Después va Corea (la del Norte, por supuesto, porque la del Sur es lo que aparece en el puesto 152), Cuba y Venezuela. Los Estados Unidos (el imperio americano, según los caracteres comunes -obsérvese que la China y los Estados Unidos tienen un carácter en común: el rey -o el jade, que no distingo- dentro de una frontera, es decir, reino o imperio) es eso que aparece en el puesto 203.
No me río de esa lista como no me río de las muchas otras que andan sueltas por ahí y que reflejan otros valores. La tomo como una más. Pero me hubiera gustado verla completa y, sobre todo, ver qué criterios utilizan para construirla. 
Tomársela a risa y, en cambio, tomarse en serio, como si fuese palabra divina, la lista de Transparencia Internacional o la del Índice de Desarrollo Humano o la del Índice de Competitividad Global o las del Producto Interno Bruto del Banco Mundial sin preguntarse cómo se ha construido indica que no estamos dispuestos a aprender y que, por suerte, estamos en la verdad. Como me decía un amigo (y muy amigo): "Qué suerte hemos tenido naciendo en un país que tiene la religión verdadera".
Si la felicidad cada cual la define de una manera, no tendría que extrañar que cada élite la defina de la manera que más contentos tenga a los que tiene debajo o que mejor encaje con la legitimación de sus intereses. El índice dominante es el índice que más conviene a la élite dominante. Que haya muchos significa que esa élite es más heterogénea de lo que nuestra pereza mental nos permite pensar.
Vaya parida que me ha salido.

Estado de derecho

Mala cosa es que algunas preguntas sobre la legalidad (y sobre la legitimidad) de determinadas actuaciones de un gobierno, sea de los Estados Unidos o de las Españas, se consideren, de hecho, irrelevantes ya que lo que cuenta es su eficacia.
Es lo que pensaría una empresa bananera a la hora de financiar a guerrilleros de otro país contra toda legalidad del propio país de origen donde los tales guerrilleros ahora son llamados terroristas. Business is business.
Claro que desdeñar el pragmatismo y "ser realistas y pedir lo imposible" no es la alternativa. Pero entre el pragmatismo cínico y la retórica de las cartas a los reyes magos hay puntos intermedios. Se llaman Estado de Derecho. Y si ese se viene abajo, significa que vienen malos tiempos para la lírica.
Y ya se riza el rizo cuando los gobiernos hacen leyes "ad hoc" (para impedir que una determinada opción política se presente a las urnas como en la "ley de partidos" española o la "ley de víctimas del terrorismo" o para impedir que se persiga judicialmente al primer ministro como en Italia). El Estado de Derecho se supone que tiene como constitutivo la universalidad: los burgueses que hicieron la Revolución Francesa querían exactamente eso, a saber, que no hubiese leyes "ad hoc" ni, mucho menos, unas leyes para aristócratas y otras para plebeyos, unas para banqueros y otras para adversarios políticos.