martes, 31 de mayo de 2011

Opinión de militares

Gallup presenta un estudio comparando la aceptación de las políticas de Obama entre los militares (sean veterano o en activo) y el resto de la población. También da los datos para los militares según su edad (que puede traducirse en rango). En general, los militares muestran la misma tendencia descendente que el resto de la población, pero aceptan menos las políticas y, por lo que se refiere a la edad, el rechazo aumenta con la misma. Pero, de nuevo, las diferencias entre militares y ex-militares por un lado y no-militares por otro son curiosas.
Barack Obama Job Approval, by Veteran/Active-Duty Status and Age, January 2010-April 2011
Obama Job Approval, Active-Duty Military vs. National Adults, by Age

lunes, 30 de mayo de 2011

Crímenes contra la humanidad en Libia

Nunca sé lo que va a ser noticia. Sí sé lo que me interesa. Y este es un caso: el que unos abogados franceses denuncien a Sarkozy e intenten llevarlo ante los tribunales por los crímenes contra la Humanidad cometidos por la OTAN en Libia. Hace un par de días la misma fuente informaba de que el gobierno de Libia negaba haber utilizado bombas de racimo en Misrata como había dicho el Human Rights Watch. Tiene toda la pinta de convertirse en un "conflicto olvidado". Como tantos otros.

Política real

(graphic: Center for Budget and Policy Priorities}

He encontrado este gráfico en varios lugares. Por ejemplo, en este que, además, añade algunas fotografías más o menos sarcásticas. Intenta explicar el origen de la deuda pública estadounidense que, según el gráfico, estaría alcanzando el 70 por ciento del PIB aunque otras fuentes hablan del 100 por ciento (algún tecnicismo que se me escapa).
Como se ve, el gráfico atribuye la deuda a varios factores, a saber: 1. a una falta de ingresos debida a recortes fiscales; 2. a las guerras de Irak y Afganistán; 3. a los efectos de la crisis y de las políticas de salvataje y de recuperación; y 4. al funcionamiento habitual del gobierno (lo que queda después de quitar todo lo anterior.
Lo que me llama la atención, de todas maneras, es la solución que se ha encontrado para tal problema, sobre todo por parte del Partido Republicano (que será seguido por el Demócrata y por el presidente). Nada de aumentar la presión fiscal sobre los más ricos (que, al fin y al cabo, esa fue la política fiscal de Hood Robin que ha producido esa parte del déficit). Nada de dejar de intervenir en un sitio y otro. Nada de revisar las nacionalizaciones de pérdidas hasta tanto tengan beneficios y se puedan privatizar. La solución es recortar gastos sociales, educación y sanidad. Es decir, que si la política fiscal era a favor "de los de arriba", la solución es ir contra "los de abajo". Tiene su lógica y estoy seguro de que hay economistas que mostrarán que "no hay alternativa". Tal vez no la haya. Pero conste en acta que, desde el punto de vista de las clases sociales, la cosa se las trae.

domingo, 29 de mayo de 2011

Para quién trabajan los políticos

Me ha encantado el subtítulo de este artículo publicado en inglés por un francés en la Revista Amauta. Viene a decir que el movimiento "Democracia real, ya" de los "indignados" está recordando a los políticos para quién trabajan (o deberían trabajar, añado). Es un buen resumen de lo sucedido en la Puerta de Sol de Madrid (video incluido -no me gusta argumentar con videos, pero esa es otra historia-), con los puntos del manifiesto y las dudas sobre el futuro. Pero me quedo con el subtítulo.
Los políticos, en general, tienen a llenarse la boca con palabras grandilocuentes. Entre ellas, las peculiares interpretaciones del "mensaje" que los ciudadanos emiten en las urnas. Es como si existiese una entidad física llamada "ciudadanía" (otros la llaman "pueblo") que habla para expresar sus voluntades: la voluntad general. La cosa, en cambio, es más pedestre: numerosas decisiones personales -de muy diversa motivación e intencionalidad- coinciden en depositar su voto para una opción que se presenta a las elecciones o vota en blanco o nulo también por motivos e intenciones muy diferentes. La suma de esos votos sirve para decidir quién manda, no para saber qué quiere cada uno de los votantes ni, mucho menos, qué "mensaje" lanza la suma de todos ellos formando un conjunto cuyos componentes son muy heterogéneos.
Yendo al otro lado, los políticos olvidan que son elegidos por esos votantes y acaban creyéndose depositarios de un llamado casi divino, investidos de la gracia sagrada del "pueblo" (otros la llaman "ciudadanía"), pero en abstracto, tan grandilocuente como lo de las interpretaciones metafísicas de la "voluntad general". Los gobernantes son puestos en el cargo por la suma de votos, no por algo que los hace "responsables ante Dios y ante la Historia" como pretendía Francisco Franco, sino responsables hacia esos ciudadanos a los que volverá a ver en las siguientes elecciones. 
El elector siempre podrá decir, como los nobles aragoneses a su rey, "como hombre no sois sobre nosotros, y como rey sois por nosotros y para nosotros". Realizada la conveniente revolución burguesa, si se sustituye "nobles" por "electores" y "rey" por "gobernante" se tiene una aceptable traducción al tiempo presente en términos democráticos. Obviamente, el dictador no aceptará ese dicho. Pero, y ahí entra el valor de la "Spanish revolution", tampoco lo aceptan los políticos que "reinan" por el apoyo de entidades financieras (económicas en general, "business politics") y que lo hacen para satisfacer sus intereses (además de los personales a través de la corrupción): son "sobre nosotros" y gobiernan "por otros y para otros".  
Como siempre, hay que huir de las generalizaciones. Ni todos los políticos son así (me consta), ni todos los participantes en las manifestaciones del 15M piensan de esa forma (los hay muy apparatchiki, con centralismo democrático, como también me consta). Pero que ahí hay tema, eso sí que lo tengo claro.

sábado, 28 de mayo de 2011

Curiosidades

Cuando mi información venía del papel impreso de forma mayoritaria, estaba suscrito a periódicos y revistas tan heterogéneas como el Nikkei Weekly, Novedades de Moscú, The Economist, International Herald Tribune y Gardian Weekly. De este último recuerdo una sección de cosas raras, curiosidades, como la foto de un cartel en Inglaterra en el que se leía "prohibido arrojar piedras contra este cartel". Histórico.
Hoy he visto, al pasar con el autobús de San Juan a Alicante, un cartel en una valla que protege unas obras. No había otro cartel o signo a su lado. El único cartel decía:
"La empresa declina toda responsabilidad ante el incumplimiento de este aviso"
Absolutamente genial. Puedo imaginar que había otro cartel prohibiendo algo y que se habría caído. Pero tal como estaba tenía que recordarme al viejo Guardian y hacerme pensar en el lenguaje de los políticos en esta fase de perplejidad en que se encuentran muchos países.

viernes, 27 de mayo de 2011

Sindicatos

En un momento en el que hay un alto desempleo y en el que los empleados temen perder su trabajo y sufren recortes en su salario y condiciones de trabajo, cuando la economía está al paso de una profunda recesión y cuando desde la política se intenta recortar todavía más los derechos de los trabajadores, uno esperaría una reacción inequívoca de los sindicatos, en especial de los mayoritarios, con más responsabilidad que los minoritarios que tienen que hacer, a veces, cosas raras para sobrevivir. Y, sin embargo, eso no se produce.
¿Estoy hablando de España? Pues no. Casi he traducido, palabra por palabra, de un artículo de Ralph Nader que, a su vez, hace referencia a unos trabajos del viejo sindicalista estadounidense Harry Kelber.
Tal vez sea cierto que los sindicatos son más activos en las fases de crecimiento económico y que se vuelven defensivos cuando la economía se contrae, pero defensivos de su propia existencia según la vieja "férrea ley de la oligarquía" a la que se refirió Michels, es decir, dedicando más esfuerzos a mantener sus estructuras (y sus funcionarios, aunque también con ERE) que a luchar por sus objetivos fundacionales de defensa de la entonces clase obrera, hoy clase asalariada.
Pero, ¿quién defiende, entonces, a "los de abajo" en estas circunstancias? ¿"Democracia real, ya"? ¿El Partido Popular al que votan significativamente? El partido socialista no, que está "missing". Pues hay quien dice que ahí reside, precisamente, uno de los factores que están produciendo la crisis actual en los países centrales.

jueves, 26 de mayo de 2011

El dinero tiene sus razones que la razón no comprende

Le coeur a ses raisons que la raison ne connaît point, en el original.
No es la primera vez que encuentro noticias sobre el sector financiero libio, el del gobierno y el de los rebeldes. Ahora aparece en el Finacial Times un reportaje sobre las presuntas pérdidas que las inversiones libias por parte de su fondo soberano habrían tenido en productos financieros de JPMorgan, BNP Paribas, Société Générale o Credit Suisse. Se trataría de miles de millones y se habrían producido el año pasado, antes de que se montara el pollo actual anglo-francés (los suizos son neutrales, faltaría más).
Lo que me fascina no son tanto las pérdidas cuanto las inversiones del fondo soberano al que nadie le hacía ascos, aunque ahora se congelen sus activos.
No hay que culpar a un genérico "neoliberalismo" o a un todavía más genérico "capitalismo". Es más sencillo "cherchez l'argent" como antes se decía "cherchez la femme". Pero no el dinero genérico sino el de ofertantes de productos muy sofisticados (que forman parte de la llamada "crisis") y demandantes de los mismos aplicando la regla de juego básica y obligatoria que es la del beneficio. Ya puestos, me gustaría saber cómo funciona el gobierno de Venezuela en este proceloso mar de las inversiones internacionales en el sector financiero. Los amagos sobre la relación entre el gobierno de Venezuela (Pedevesa para ser algo menos genéricos) y el de Irán podrían ser un buen indicador: no hubo problemas con el "sátrapa"; los hay con el cuarto proveedor de petróleo a los Estados Unidos. Pero ni idea. Sólo es un tema a seguir.

Deuda en España

El Partido Popular, vencedor indiscutible en las últimas elecciones locales, anuncia auditorías en los gobiernos de Comunidades Autónomas a los que accede o accedería ahora después de un gobierno socialista. Parecen querer decir con eso que no se fían de sus antecesores y que creen que han incurrido en "contabilidad creativa", ocultando gastos para que nadie piense que están en bancarrota. Lo que no dicen es que las Comunidades Autónomas, como la valenciana, que llevan gobernando varias legislaturas ha podido igualmente dedicarse a maquillar sus datos, aunque, como bien saben muchos de sus proveedores y van a saber muchos de sus funcionarios, lo de la bancarrota es más que probable.
Que mindundis como yo hablemos del asunto no tiene mucha importancia. Pero que un partido que gobernará el año que viene y gobernó hasta hace 8 años en Madrid use la bancarrota de las administraciones públicas como instrumento para ahondar el enterramiento del partido socialista me parece una irresponsabilidad más de la clase política que padece España, central, autonómica y municipal.
No sé si Grecia acabará declarándose tal y si se saldrá del euro como amaga para que le den préstamos para aguantar el chaparrón. Sí sé que las opciones son muy pocas y que la peor es "politizar" el asunto, aireándolo cuando se trata de los adversarios y ocultándolo cuando se trata de los propios.
Se vienen tiempos duros, tal vez extremos, para los "países en vías de subdesarrollo" y parece que estos temas son demasiado aburridos e insuficientemente vistosos como para que los "indignados" del 15M y "Democracia real, ya" los planteen.

miércoles, 25 de mayo de 2011

Moscú no es Rusia

Eso dicen y eso parece que muestra un estudio. Pero no me resulta novedoso. En el viejo Perú se decía que había dos Perú: Lima y el resto (después hubo que aceptar que "el resto" invadiese Lima). En México los "chilangos", los habitantes del Distrito Federal, no acaban de ser vistos con buenos ojos por el resto de mexicanos. Incluso por los mexiquenses (Estado de México, capital Toluca) a pocos kilómetros del DF.
No es universal. Roma tiene un papel muy particular en Italia. Los parisinos son muy peculiares pero no detecto un síndrome tan peculiar como para que no se les vea franceses (probablemente, son los inventores de "ser francés", del Volksgeist francés -disculpándome por usar una palabra alemana para "espíritu del pueblo", le peuple). Y La Paz o Quito forman un particular binomio, respectivamente, con Santa Cruz y con Guayaquil. 
Cierto que, en estos últimos cuatro casos, aparecen resquemores hacia las capitales burocráticas que, por ejemplo en Italia, la Lega Nord verá como parte de sus problemas (curioso que el territorio que hizo la unidad del país dé paso ahora al movimiento autonomista-separatista más evidente).
No tengo muy claro lo de Bruselas porque no tengo muy claro el problema flamenco-valón. 
¿Y Madrid? Qué voy a decir de Madrid. Por un lado, está el binomio que forma con Barcelona, al modo boliviano o ecuatoriano. Pero soportar alguna de las tertulias radio-televisivas generadas en dicha capital burocrática hace a veces pensar que Madrid no es España. Y es que a veces no se enteran.

martes, 24 de mayo de 2011

Medicina poco humanitaria

Estuve ayer dando una charla en unas jornadas de medicina humanitaria. Mi papel consistió en lo de siempre: explicar brillantemente lo mal que estamos. Eso no tiene interés. En cambio, sí que le veo interés a los comentarios que escuché entre algunos participantes a propósito de los abusos cometidos por sus colegas y en defensa de una mejor preparación de los que se lanzan a la tarea humanitaria. Esta es una lista no exhaustiva de lo oído:
  1. Médicos que intervienen sin el más mínimo conocimiento de la cultura local. Pase. No son antropólogos. Pero no vendría mal que conociesen las reglas mínimas de cortesía en el país en el que están prestando su ayuda y, sobre todo, que supiesen bien qué cosa es tabú y qué cosa está mal vista. Lo del tabú tiene mucha importancia. 
  2. Médicos que operan sin pedir el consentimiento del paciente. Eso, como lo anterior, se llama colonialismo: el hombre/mujer blanco/a sabe lo que necesita el paciente, de raza inferior por supuesto, y no se toma la molestia de hacer lo que haría en su país de origen: pedir el consentimiento para operar.
  3. Médicos que operan por encima de lo que harían en su país de origen, sea porque lo hacen por encima de sus propios conocimientos, sea porque lo hacen más allá de lo que realmente necesita el paciente (amputaciones innecesarias por ejemplo, me decían).
  4. Sanitarios (que no siempre médicos) que hacen prácticas en el "tercer mundo" que no podrían hacer en su país de origen (ni como MIR) o médicos que experimentan en el "tercer mundo" lo que no podrían experimentar en su país (operaciones que son arriesgadas y que en su país le harían tentarse la ropa antes de lanzarse, pero que en el "tercer mundo" se sienten con patente de corso humanitario para prácticas de principiantes o experimentos de catedráticos).
Por supuesto que no toda la medicina humanitaria encaja en estos tres casos: la hay de mucha calidad y heroica. Pero hay que tener cuidado con el encandilamiento que produce esa "solidaridad" que, encima, reserva un alto porcentaje de los fondos recibidos para garantizarse un buen funcionamiento y unos sueldos para los no-voluntarios que para mí los quisiera yo. Insisto en que eso es lo que he escuchado y se añade a lo sabido sobre las malas prácticas de la industria farmacéutica vendiendo productos caducados o experimentando nuevas medicinas sin conocimiento de sus cobayas. Eso ya no viene envuelto en "medicina humanitaria". 
Como también escuché hace unos días, y en otro contexto, que hay algún que otro ERE para reconocidas ONG. También en ese mundo vamos a ver cambios interesantes.

lunes, 23 de mayo de 2011

Utilidad de los sindicatos

Privatizar determinadas minas en el Congo ha echado leña al fuego de la guerra civil en dicho país y ha incrementado el número de violaciones de mujeres.
Dicha privatización fue promovida por el Fondo Monetario Internacional.
La mujer que, afortunadamente, tenía la protección de su sindicato para poder denunciar al director gerente del FMI podría ser congolesa de origen, aunque parece ser que es guienana.
Si no hubiese tenido la protección del sindicato, probablemente no habría pasado nada (todo ello suponiendo que no se trate de un montaje).
Curiosa historia. Entre tanta campaña anti-sindical y tanta política anti-sindical, este asunto luce con luz propia.

domingo, 22 de mayo de 2011

Psicópatas al poder

Por lo visto, el porcentaje de psicópatas entre los altos ejecutivos, altos funcionarios y políticos de alta gama es parecido o incluso superior al de la gente normal. La maldad llega a decir que es superior incluso al porcentaje que hay en las prisiones.
Recorriendo la lista del artículo que cito y que se toma de "The Psychopath Test" de Jon Ronson, uno no puede menos que pensar no sólo en los peculiares próceres a que se refiere el artículo (estadounidenses y un francés) sino a algún que otro liderillo en las Españas.
Pero lo fantástico, en un caso como en el otro, es que estos psicópatas fascinan a la gente. Y más cuanto más irracionales se hacen las campañas en manos de "motivadores", "comunicadores", "maquilladores" y "asesores de imagen". Si los políticos fuesen partidarios de la democracia (que no lo suelen ser), harían campañas de otra forma bien diferente a los espectáculos que montan (y se convierten en una de las razones de la corrupción en el Brasil: las campañas son muy caras).
Añado que tengo suficientes amigos y amigas en la política activa como para saber que los psicópatas son un porcentaje, no la totalidad. He tenido algún compañero de trabajo psicópata (los hay también en las universidades, claro está), pero ningún amigo psicópata.
Es cosa de grados (se es más o menos psicópata), pero los temas son estos (los últimos son para delincuentes):
1. Labia, encanto superficial
2. Grandioso sentido de la autoestima
3. Necesidad de estimulación, propensión al aburrimiento
4. Mentiroso patológico
5. Estafador, manipulador
6. Falta de remordimiento o culpa
7. Afectos poco profundos
8. Insensible, falta de empatía
9. Estilo de vida parasitario
10. Poco control de la conducta
11. Comportamiento sexual promiscuo
12. Problemas de conducta tempranos
13. Falta de metas realistas a largo plazo
14. Impulsividad
15. Irresponsabilidad
16. No cepta la responsabilidad por sus propias acciones
17. Muchas relaciones breves de pareja
18. Delincuencia juvenil
19. Revocación de la libertad condicional
20. Penal versatilidad (perdón, versatilidad para el crimen)
Qué barbaridad. Repitan conmigo: qué barbaridad.

Piqueteros, forajidos, indignados

La gran diferencia con la "primavera árabe" es que los que se manifiestan o acampan en torno al "15-M" no arriesgan su vida. Pero la mezcla de "creative chaos, naive enthusiasm and pent-up frustration" de que habla el cronista de The Guardian me hace recordar el "que se vayan todos" argentino (y todos se quedaron) y la revuelta ecuatoriana de los "forajidos" contra un presidente al que consiguieron "botar" (echar) de la presidencia y que sigue en política después de haberles llamado "forajidos". Desde este movimiento después lucharon contra la "partidocracia" mediante un movimiento (Alianza País) que se ha convertido en partido y con todos los defectos de la "partidocracia" que criticaban los "forajidos".
El contexto de "pent-up frustration" (frustración acumulada) que ha motivado la revuelta española parece evidente. 
También que hay un "naive enthusiasm" (entusiasmo ingenuo) que recuerda el "seamos realistas, pidamos lo imposible": por pedir que no quede, pero queda por saber qué medios se aplicarán para conseguir qué fines. Como estos últimos no están definidos, los medios quedan en el aire (la tos de una bronquitis o de un cáncer no se curan de la misma forma). 
La esperanza está en el "creative chaos". Físicamente, no hay tanto caos. Hay organización, limpieza, si se quiere, orden. Ley y orden, aunque la ley no sea precisamente la de la Junta Electoral. Pero sí hay caos en lo que se refiere a los discursos y propuestas. Que de ahí puede salir algo bueno para todos, me parece innegable. Pero también me parece innegable que puede salir un "fuese y no hubo nada" o algo no demasiado bueno. El futuro existe, con independencia de si consiguen de inmediato más abstención o más voto para Izquierda Unida o para otros partidos que no entrarían en el tripartidismo. Pero la pregunta no es para hoy, sino para el medio plazo.

sábado, 21 de mayo de 2011

Efectos inesperados

Cuando veo "analistas" atribuyendo a determinados políticos la capacidad de mover a su antojo los acontecimientos, se me abren las carnes porque no sé si es mala fe o mala idea. Lo recibí anteayer. Se trataba del enésimo intento de echar sobre Rubalcaba la culpabilidad del 11M. Por lo visto, habría tenido la capacidad de prever todas las reacciones, incluida la estupidez del PP, y habría tenido todas las variables bajo control aunque, prosigue la que creo intoxicación, nunca pensó que la tragedia fuese tan grande. Con esos antecedentes, no me extraña que ahora echen sobre Rubalcaba la "maniobra" del 15M (para el extranjero poco avezado en la jerga española, 11M fue el atentado en Atocha en plena campaña electoral de 2004 y 15M es la revuelta de los indignados, la "Spanish revolution", producida en plena campaña electoral actualmente en curso). Qué supo quién y cuándo lo supo, es siempre la batería de preguntas que hay que hacerse, como se hizo con el 11S: ¿lo sabía Bush?. O, en su día, lo de Pearl Harbor: ¿Lo sabía el Roosvelt de 1941? Ya he dicho que, si existe Dios, no es ninguno de los recién citados.
Sin embargo, el título de este post se refiere a otra cosa: revueltas en Túnez y Egipto, aplastamiento violento de manifestantes en Bahréin y Siria, guerra civil en Libia, empantanamiento en Yemen, políticas dignas de la más estricta bonocracia latinoamericana pero en Arabia Saudita, ligeros atisbos de apertura política en Marruecos, forman parte de lo que se ha llamado la "primavera árabe" que, obviamente, no incluye a Irán, pues no son árabes. Los efectos están por ver incluso en Túnez y Egipto, pero, de momento, hay dos novedades dignas de mención. Una, de difícil relación con la "primavera", pero no imposible, visto el ligero cambio de gobierno producido en Egipto, y es el acercamiento entre Hamás y Al Fatah, enemigos hasta llegar a las armas hace no mucho y ahora dispuestos a luchar por el pueblo palestino al que sus luchas mutuas no permitían atender. La otra sí parece un efecto de la "primavera": Obama reconoce que las fronteras para un posible acuerdo entre el gobierno israelí y los representantes palestinos son las de 1967. 
The borders of Israel and Palestine should be based on the 1967 lines with mutually agreed swaps, so that secure and recognized borders are established for both states.
En su discurso (me lo envían de la Embajada -"la" Embajada- y está en español aquí), después de repasar la situación de los países afectados por la "primavera" y de lo que su gobierno va a hacer para cambiar de política de manera selectiva respecto a ellos, Obama propone lo que muchos han propuesto antes: reconocer las legítimas aspiraciones de las partes y trabajar para que no las imposibiliten gracias a aspiraciones ilegítimas.
No me lo esperaba. Aunque sí me podía esperar que quedaría en agua de borrajas gracias a Netanyahu (o, añadido el 23, que Obama rectificase presionado por AIPAC, el lobby más importante de Washington, israelí por supuesto) . Cuando me demuestren lo de Rubalcaba, diré lo mismo. Y cuando la revuelta del 15M se convierta en una revolución, también.

El fin del mundo

No sé si se ha dado cuenta de que el mundo se ha terminado hoy. Si es que van como van y pasa lo que pasa. No me diga que no se ha enterado. Pues mal le veo. A la izquierda del Cordero por incrédulo. Lo siento. Pero peor lo tendremos los descreídos. Envíeme un sms dondequiera que le toque el Juicio Final que será en octubre.

viernes, 20 de mayo de 2011

Los jueces se equivocan

Son humanos. Eso es todo. Pero es que el problema, muchas veces, no son los jueces sino los fiscales (como la fiscal del caso Strauss-Kahn, en campaña para su reelección como fiscal, cargo electivo) o, peor, las leyes. Y hasta los policías. El caso extremo son las penas de muerte, ejercicio de venganza por parte de la sociedad y que los mejores criminólogos estadounidenses reconocen que nada tiene que ver su aplicación con la disuasión a cometer un delito: el delito se comete con independencia de que haya pena de muerte y se practique.
Ahora, se me recuerda aquí, ya no estamos en los tiempos de "Se ha escrito un crimen" o "Colombo": personas muy inteligentes que saben darse cuenta de dónde está el quid de la cuestión y hacen confesar al criminal. Tampoco estamos en "Canción triste de Hill Street", cuando el crimen seguía sin vencer pero sabíamos más de las debilidades de los policías. Ahora estamos en las varias "CSI" (Nueva York, Miami) y en la inefable "NCIS", con todo tipo de artilugios tecnológicos y pruebas de un cientifismo que echa de espaldas que conducen a descubrir con toda certeza quién es el malo o la mala. Los de antes era policías o detectives aficionados. Ahora, al margen de la evolución de "Magnum" hasta convertirse en el patriarca de "Blue bloods", son científicos, criminalistas. Y ante la ciencia lo único que se puede hacer es expresar reverencia, obediencia y sumisión. Amén.
El problema es que en los Estados Unidos hay diversas organizaciones que se dedican a liberar a condenados inocentes (esta o esta) y presentan datos menos optimistas. De entrada, calculan que con sólo que haya un 1 por ciento de inocentes condenados, estamos hablando de más de 20.000 personas. Después, presentan los datos de los que han conseguido salvar del corredor de la muerte (algunos después de muchos años batallando por su inocencia): centenares. Pero, lo que es peor, no pueden dar datos (excepto algunos anecdóticos) de los inocentes "ajusticiados" (es decir, asesinados judicialmente) ya que, una vez muertos, ya no se sigue la causa por su excarcelación o por su revisión de juicio.
Hay muchos argumentos contra la pena de muerte que van desde los derechos humanos a lo desagradable que suele ser su crueldad o lo rechazable que es la venganza. Pero el más fuerte ya lo he dado: es inútil. 88 por ciento de los criminólogos encuestados dijeron que las ejecuciones no reducían las tasas de homicidio.

Si lo que quieren es venganza, que lo digan. Es la ley del Talión, aunque algunos rabinos no están de acuerdo con la interpretación extrema. Nos humanizamos en la medida en que nos alejamos del espíritu vengativo. 


jueves, 19 de mayo de 2011

El futuro del 15M

Sesudos comentaristas y acrisolados intelectuales han mostrados sus dudas (a las que me sumo) sobre el futuro del movimiento "Democracia real, ya", también llamado "Spanish revolution". No porque duden (dudemos) de que vaya a perdurar sino porque es demasiado pronto para saber hacia dónde se puede dirigir. 
Cuando las termitas inician un hormiguero, lo hacen dejando, de forma aleatoria, sus deposiciones sobre el suelo, pero en la medida en que la aportación de una coincide con la aportación de otra, la probabilidad de que una tercera se una a la incipiente estructura aumenta y no será extraño acabar viendo allí una primer columnilla que forme parte del conjunto. Lo que había comenzado como aleatorio, acaba siendo estructural.
En el 15M estamos en esa fase inicial y es bastante inútil atender a qué dicen unos y otros para hacerse una idea de por dónde podrá evolucionar la situación. La visita que he hecho esta mañana a los acampados en Alicante, tampoco.  Hay peticiones, sí, pero no se ve cómo lograr su cumplimiento a través de qué medio. Y no necesariamente se van a mantener esas peticiones en el futuro: pueden ser sustituidas por otras nuevas (al margen de que algunas de las peticiones son más retóricas que prácticas, pero eso es una evaluación propia de mi edad, no de la de los que he visto acampados).
Pero lo de los políticos se mantiene en la tónica impresentable y desagradable de esta campaña. En un extremo, tenemos a los que acusan de Rubalcaba de ser el organizador del movimiento. Es obvio: lo consideran omnipresente (como para estar en todos esos sitios a la vez), omnisciente (capaz de conocer las reacciones que podrán tener todos los actores implicados) y omnipotente (con poder suficiente como para conseguir lo que quiere), es decir, lo consideran Dios estos creyentes que ya tienen Uno. Me parece una tontería. Pero en el otro extremo, están los que subrayan el regocijo de los que creen que lo que está sucediendo supondrá una disminución de voto para el PSOE y un aumento correlativo de la abstención, con lo que el triunfo del PP será todavía más sonado, así que constatan que con la boca pequeña dicen una cosa, pero por debajo de la mesa alientan al 15M. Tenemos, igualmente, a los que creen que haciéndose ahora los "indignados" y echándole la culpa de todo al PP, van a conseguir rebañar algunos votos llamados "útiles". Y, claro, también están los que ven estos hechos como la típica maniobra comunista al recoger una de las reivindicaciones de IU sobre la ley electoral y al plantear que "no se vote a los de siempre" (PP y PSOE). No es del todo justo suponer que estamos ante una jugada de IU cuando también UPyD se ha subido al carro de intentar sacar tajada del tema (uno de los volantes que he recogico en la acampada recuerda la triste situación de IU y UPyD en lo que respecta a lo que "vale" (fea palabra: no hay que confundir valor y precio, mis queridos marxistas) su voto en el actual sistema electoral si se lo compara con el de los "malos", es decir, PP y PSOE. El viejo Duverger ya decía que los sistemas electorales eran para tener una representación lo más fiel del electorado (y el precio eran gobiernos inestables y la tiranía de las minorías) o para tener gobiernos estables (y el precio era una representación mucho menos proporcional, tendencialmente mayoritaria hasta llegar al sistema anglosajón en el que "el que gana se lo lleva todo"). Pero esa es otra historia.
La historia del futuro la he resuelto con medios indignos de mi racionalismo: he recurrido a I Ching, el sistema de adivinación chino en el que se lanzan unas monedas y se consigue una figura para la que hay unas frases suficientemente ambiguas como para que cada cual entienda en ellas lo que más le convenga. Pues bien: he preguntado al I Ching cuál iba a ser el futuro del 15M y el resultado ha sido "La Duración":
EL DICTAMEN
Éxito. No hay falla. Es propicia la perseverancia. Es propicio que uno tenga a dónde ir.



LA IMAGEN
Trueno y viento: la imagen de la duración.Así el noble permanece firme y no modifica su rumbo.
 Pero la cosa sigue si le planteamos la cuestión del futuro de forma más específica. Esta es la respuesta del I Ching:


EL DICTAMEN
La subida tiene elevado éxito.
Hay que ver al gran hombre.
¡No temas!
La partida hacia el sur trae ventura.

LA IMAGEN
En medio de la tierra crece la madera:
La imagen de la subida.
Así el noble, con gran dedicación, acumula lo pequeño
para lograr lo elevado y lo grande.
 Curioso ¿no? Y seguro que los del PSOE, PP, IU, UPyD y nacionalistas varios interpretan de manera diferente las ambigüedades que antecede. Si usted ya le ha encontrado su significado profundo, hágaselo ver. No sea cosa que suceda como los partidos con el movimiento 15M, en el que cada cual proyecta sobre él sus propios fantasmas o, más prosaicamente, arrima el ascua del movimiento a la sardina de los intereses electorales y ramplones del partido. Porque, de momento, lo que no está siendo ramplón es precisamente el 15M.
(Esta es la crónica que publica el Finacial Times el día 20. No la veo partidista y termina con una cita de Felipe González: en el mundo árabe piden poder votar, en España dicen que no vale la pena votar. No es mala diferencia. Pero ¿por qué?) 

miércoles, 18 de mayo de 2011

15-M

Ver las cosas desde la lejanía impide ver los detalles y puede llevar a cometer errores en la descripción y la apreciación. Sin embargo, el que ve las cosas desde fuera puede, en cambio, darse cuenta del significado real de un acontecimiento con más sentido que el que lo está viendo desde dentro (es la diferencia entre un callejero y un mapamundi). Fiel a ese principio, he buscado en la prensa extranjera algo que me arrojase luz sobre las manifestaciones iniciadas en España el 15 de mayo, seguidas por acampadas en Madrid (y después en otras ciudades) y desalojadas por la policía para dar paso a nuevas manifestaciones y acampadas (craso error, por cierto, de los responsables del "orden público" que han acabado fomentando el movimiento por aquello de la "acción-reacción"). No he encontrado prácticamente nada (no digo que no lo haya), así que tengo que fiarme de mis propias reglas.
1. De hecho, lo que he encontrado se refiere a lo primero que hay que preguntarse ante hechos como los que comento, a saber, en qué contexto se producen o, si se prefiere, cuál ha sido su caldo de cultivo. Parece bastante obvio, pero no siempre se recuerda al tratar el 15 M y lo resumo a partir de la agencia iraní de noticias o de la BBC, que viene a decir lo mismo: desempleo, en particular entre los jóvenes, y terapias de choque y políticas de ajuste impuestas desde fuera del país que tienen consecuencias muy duras para los sectores más vulnerables de la sociedad, es decir, que tienen efectos que no se reparten equitativamente entre sus ciudadanos. "Los de arriba" (incluyendo la clase política), no tienen los problemas que padecen "los de abajo". Lo de Internet, efectivamente, no hay por qué exagerarlo.
2. Lo segundo que hay que preguntarse es qué es lo que se observa. En nuestro caso, un movimiento muy heterogéneo al que no se le pueden adscribir con facilidad elementos comunes y sobre el que no es aconsejable proyectar las propias frustraciones para encontrar una buena interpretación. Tampoco parece de recibo el autoadjudicarse la representación del conjunto, emitiendo comunicados de prensa en nombre de todo el movimiento en los que se reconoce la heterogeneidad del conjunto y las decisiones espontáneas al margen de los que afirman representar al todo.
3. Después está la cuestión sobre las motivaciones de sus actores, qué es lo que les mueve a actuar. Porque ahí sí que se puede encontrar un elemento común entre los participantes y que, además, es común con otros actores sociales no involucrados en el movimiento: el descontento con la clase política. Como digo, ese descontento, como pude constatar ayer charlando con amigos muy alejados del 15M, está mucho más extendido y no se limita a jóvenes, estudiantes y desempleados sino que alcanza a maduros (y más que maduros), profesionales y relativamente acomodados como mis amigos de ayer. Algo ha debido de hacer mal la clase política o algo ha sido sistemáticamente presentado como malo por parte de los medios de comunicación para que el descontento esté tan presente y aparezca en las encuestas atribuyendo a "los políticos, los partidos" un papel importante en los problemas del país.
(Obsérvese, de paso, que lo dicho hasta ahora puede aplicarse, mutatis mutandis, al Norte de África. El artículo de la BBC citado más arriba compara ambos casos de manera explícita)
4. Viene, a continuación, preguntarse por los objetivos que se pretenden, ya no sólo por los sentimientos que se manifiestan. Como no se trata de una revolución programada ni siquiera de una rebelión, sino de una revuelta (una intifada, si se prefiere) o una movilización, los elementos expresivos del descontento pueden ser comunes mientras que los objetivos, no. Están, claro, los que se quedan en la expresividad, sin ningún tipo de instrumentalidad medios-fines. Parecen ser la mayoría. Están los que llevan esa expresión de la frustración a manifestar algún tipo de violencia (quema de un contenedor o ruptura de un escaparate, por ejemplo). Parecen ser la minoría. Y, finalmente, están los que, partiendo de "no les votes" vienen a decir: si eres de izquierda y estás unida, vota, pero no al PP ni al PSOE sino a... (y ahí no se dice nada porque al buen entendedor pocas palabras bastan).
Los puntos1 y 3 son muy importantes en mi opinión. Y de cómo se resuelva el 4 dependerá el rumbo que tome el movimiento del que se podrán desprender algunos de sus componentes o al que se podrán incorporar otros. Y ahí me podría detener. Pero hace falta añadir un elemento más para el análisis, que aquí es muy secundario pero que en otros casos se propone como el fundamental (y no lo es): el de la legitimación de los hechos.
5. La legitimación no debe confundirse ni con el contexto, ni con las motivaciones o los objetivos. Raramente es "la" causa y cuando se presenta como "la" causa (como hacen los islamófobos con el Islam y el terrorismo internacional que puede analizarse siguiendo esta lista) hay motivos para sospechar de segundas intenciones y hasta de mala fe. Pero las legitimaciones existen, aunque me resultan difíciles de encontrar en el caso presente más allá del "edadismo" (igual que hay "clasismo" para las diferencias de clase o "racismo" para las supuestas diferencias de raza o "sexismo" para las diferencias entre los sexos, hay "edadismo" para las diferencias de edad): jóvenes molestos por la mala opinión que de ellos tienen los de más edad y que legitiman su acción con lo de "el futuro es nuestro" o "vaya futuro que nos están dejando los mayores" o "no somos lo que ellos dicen que somos". Como al movimiento se han añadido personas no-jóvenes, creo que esas legitimaciones irán perdiendo peso, si es que son las que se pueden observar. La verdad es que no me llegan por los canales que suelo utilizar.
Pero ya digo que si el pasado hay que verlo recurriendo a 1 y 3, el futuro habrá que verlo haciendo las preguntas pertinentes respecto a 4. Si se queda en expresividad, pues "fuese y no hubo nada". Si se traduce en una espectacular abstención (cosa que no creo), los partidos políticos la fagocitarán mediante la mejor técnica que tienen para dicho comportamiento: ignorarlo. Siempre podrá darse un caso de "teorema de Thomas": si los actores definen una situación como real, ésta será real en sus consecuencias. Pero no se excluye, visto el peso de 1 y 3, que la cosa vaya por otros derroteros que también desconozco, así que me remito a la crónica que se ha hecho desde dentro, y muy bien hecha por cierto.
(Añadido al caer de la tarde: visto desde fuera, en este caso, Italia, no es que añada muchas sugerencias para entender lo que está sucediendo, aunque se subrayen las preguntas sobre los efectos electorales inmediatos -Italia ha tenido sus elecciones locales el pasado 16 con efectos importantes, aunque no los que querían los que han visto perder a Berlusconi: "si pierde, que se vaya", habían dicho [me suena, me suena]-)
(Y al día siguiente: un comentario desde fuera que creo vale la pena leer. Entre otras cosas, reconoce que los manifestantes no son paranoides cuando constatan el relativo silencio de los medios. Y digo relativo porque anoche en las tertulias no se hablaba de otra cosa. Bueno, sí, y de Strauss-Kahn)

martes, 17 de mayo de 2011

Clasismo geológico

Ha sucedido en Lorca como sucedió en Puerto Príncipe: el terremoto ha sido particularmente cruel con "los de abajo". En Haití, los barrios ricos salieron relativamente incólumes. En Lorca, son los inmigrantes los más castigados por el terremoto. No es la Tierra: es la sociedad.
Ya pasó con el Titanic: el porcentaje de muertos de clase turista fue muy superior al porcentaje de primera clase. El salvamento de "los de arriba" era más fácil... y prioritario.
Pero ha pasado en muchas otras catástrofes naturales. Y la razón es obvia: "los de abajo" tienden a tener sus casas en sitios más arriesgados (cuencas de ríos, laderas de montes que pueden venirse abajo) o habitan casas más antiguas y de menor calidad y que pueden derrumbarse de modo más probable.
Claro que hay casas antiguas que resisten mejor (me lo contaron en el caso de Chile): las de los ricos de antes.
Y ahora se añade la burbuja inmobiliaria española en la que los materiales han tenido una importancia menor frente al dinero fácil y rápido. Cosa que se aplica a algunas obras públicas en las que no me extrañaría que hubiese habido algún episodio de mordida, coima o corruptela. 
Como dicen en México:
Pobre del pobre que al cielo no va:
lo chingan aquí, lo chingan allá

lunes, 16 de mayo de 2011

Menos mercado, más Estado

Hace tiempo que no escucho recitar el mantra contrario, que estuvo muy en boga hasta finales del siglo pasado. Pero no había leído unas declaraciones como las de la vicepresidenta del Banco Mundial exponiendo la necesidad de que el gobierno intervenga tan claramente en los asuntos mundanos del mercado. No hay nada eterno.
Tampoco lo ha habido para el Fondo Monetario Internacional que ahora reconoce, aunque sea en última instancia, la importancia de la regulación y los errores de diagnóstico y terapia producidos antes de la crisis y que, a lo que ahora parece, intervinieron en la creación de la misma. Stiglitz hace un buen resumen que, ironías del destino o conjura de los boyardos contra Iván el Terrible, coincide con la detención de Strauss-Kahn (y menos mal que aquí no hay la contradicción que hubo en su día entre las políticas propugnadas por Wolfowitz sobre la importancia de la lucha contra la corrupción por encima de la lucha contra la pobreza desde el Banco Mundial, por un lado, mientras, por otro, como presidente del mismo, incurría en prácticas corruptas con respecto a su novia, cosa que le hizo también tener que dimitir).
Volviendo al Fondo, Michel Camdessus, que fue director gerente del mismo, reconoció en su discurso de despedida (vaya manía de reconocerlo en la despedida, como Eisenhower con el "complejo militar-industrial", y no en la toma de posesión) que se habían pasado varias estaciones propugnando la política del "Estado mínimo". Pero el daño ya era irreparable. 
Y ahí siguen tan panchos.

domingo, 15 de mayo de 2011

Nakba

La "catástrofe" (nakba) que hoy (día cristiano) se conmemora es la de los palestinos que fueron (y siguen siendo) expulsados de la tierra en que vivían a manos de judíos que aducían derechos históricos y apoyo de las superpotencias, en particular de Inglaterra. Todos los años se producen manifestaciones que son reprimidas convenientemente y que ya el viernes (día musulmán) habían producido un joven herido, muerto el sábado (día judío). El muerto es palestino, por supuesto. Y el ejército que pone orden, israelí.

sábado, 14 de mayo de 2011

Turismo rojo


Así lo llaman en el People's Daily on line. Se trata de los lugares que organizó el Partido Comunista Chino en su Larga Marcha hacia el poder y que ahora son visitados cada vez por más gente. Supongo que es por curiosidad de la antigualla de hace 60 años, por la nostalgia de los viejos ideales perdidos o porque se encuentran en lugares pintorescos, lejos de la contaminación tremenda de las ciudades chinas contemporáneas. Y me recuerda los "zapatista tours" o las peregrinaciones a Venezuela o a Cuba por parte de los revolucionarios europeos que, incapaces de hacer la revolución en su país, va a esta especie de safari revolucionario acompañado, muchas veces, de defensas bastante irracionales de todo lo que encuentran, perfecto desde el punto de vista de la izquierda y sin mezcla de mal derechista alguno.
En el caso chino, los europeos que todavía "crean" en la revolución china (en este como en los otros casos, es cosa de fe), harán bien en darle seguimiento al censo que está haciendo el gobierno allí sobre las tierras que todavía son de propiedad colectiva. Como se sabe, la revolución china se hizo con los campesinos y contra los obreros (la rusa, al revés, con los obreros contra los campesinos, mujiks y, sobre todo, kulaks). Por supuesto, también contra otros, faltaría más. Habrá que ver si no privatizan también esta propiedad colectiva. Aunque para tranquilidad de los revolucionarios, hay que añadir que desde las altas esferas del Partido se sigue animando a estudiar el marxismo. Así que cada cual elegirá de la realidad aquello que le interese.
De momento, se desmienten las noticias sobre un club extra-privado en una parte de la Ciudad Prohibida para los 500 más ricos del mundo. Los que hayan visitado Beijing recordarán que a la izquierda de la gran puerta que da a la ciudad imperial, puerta que tiene encima un gran retrato de Mao, hay una puerta algo menor y es la puerta por la que se entra a la residencia de altos jerarcas del Partido. 

miércoles, 11 de mayo de 2011

Por qué me insultan

Estoy siguiendo la campaña electoral española muy, pero que muy por encima: me niego a ver la televisión, me salto las páginas de los periódicos que hablan de políticos (raramente de política) y sólo en el coche escucho la publicidad electoral. Sí observo que no se tratan algunos problemas de fondo: la bancarrota y morosidad de muchas administraciones locales y el papel, como ha mostrado el informe de GRECO (Consejo de Europa), de los partidos locales en la financiación de sus respectivos partidos.
Espero que el tono de la campaña no encaje con lo que he escuchado en la referencia a un mitin de uno de los partidos en liza. Siempre se podrá decir que, en esas circunstancias, los candidatos pueden entusiasmarse, se les puede calentar la boca y pueden acabar diciendo tonterías. Eso sí: se sabe que en los mítines no hay que apelar a la razón sino a la emotividad. Pero un poco menos de sinrazón no vendría mal si lo que he escuchado es la tónica y no la excepción. Véase el argumento: El paro ha bajado este último mes en España y en la Comunidad Autónoma, pero ha subido en el lugar en que se celebraba el mitin "por culpa de que el partido gobernante en el ayuntamiento ha aplicado la misma política que Zapatero", que se supone gobierna en España. Está claro: hay que votar a la dicha candidata porque, una vez en el gobierno municipal, conseguirá que aumente el empleo... como lo ha hecho en España (gobernada por un partido diferente al de la candidata, el de Zapatero).
Da la impresión de que en esta campaña se discute de todo, menos de lo que afecta a la respectiva entidad local (ayuntamiento, diputación, comunidad autónoma) y que, ya puestos, hay que prometer incluso aquello que no está en las competencias de quien lanza la promesa. Pase con que "si me votáis, acabará la crisis", pero que se diga "si me votáis pasará lo que han conseguido los contrarios en otro sitio haciendo lo mismo que aquí, pero que aquí no lo han conseguido", me parece un insulto. Repito: ya sé que no se trata de ser racionales (ya se sabe que los humanos somos animales particularmente irracionales), pero un poco menos de maltrato a las reglas de la lógica y una ligera reducción de emociones, no vendría mal. 
Que es como convertir en argumento electoral que un miembro (o ex-miembro, porque si lo sigue siendo, hay que encarcelarlo por pertenencia a banda armada) de ETA agite una pancarta con las palabras Bildu, Independencia y socialismo. Demostrando así que ETA y Bildu son lo mismo: el que lo tiene que decir es Bildu, no el que sale de la cárcel que es muy libre de decir lo que le venga en gana en sus pancartas. En fin, que queda mucho por sufrir.

martes, 10 de mayo de 2011

Turismo de "sol y playas"

Tengo hacia dicho turismo las mismas reticencias que tuve ante la inversión pública por parte de Comunidades Autónomas españolas en parques temáticos. Claro que había sesudos informes que explicaban lo beneficioso que iba a ser el respectivo parque temático para su zona de influencia (lo fue, a corto plazo, para el sector inmobiliario y para los que, con información privilegiada, supieron de su localización antes que otros). Pero en dichos informes faltaba un pequeño detalle: que se estaban construyendo varios parques temáticos a la vez que iban a alterar la oferta y que, por tanto, estaban equivocados los cálculos hechos como si sólo existiese el parque en cuestión. Y en esas estamos.
La apuesta por el turismo de "sol y playas" tiene ese elemento en común: que no tiene en cuenta que la oferta está aumentando en el mundo, que ahora hay por todas partes (Japón, Nigeria, China, Sudáfrica, Tailandia, Chipre, hasta Mónaco) inversiones para generar más turismo, como panacea universal. De estas inversiones no se excluyen inversiones españolas en el extranjero basadas en su profundo "know-how", inversiones que van en contra de los intereses españoles y que, al debilitar la ocupación en España provocarán que se pida más dinero a los gobiernos que promueven el "sol y playas".
Apostar por dicho turismo ha tenido los mismos efectos inmediatos (algo más extendidos en el tiempo, por supuesto) que los parques temáticos, pero, a medio plazo, es fuente de inestabilidad dada su extrema vulnerabilidad a cuestiones climáticas, monetarias o de seguridad y la facilidad con que productos más baratos y mejores pueden destrozar ciudades enteras convirtiéndolas en ciudades  venidas a menos (Atlantic City). La única ventaja para las "costas" españolas es el previsible encarecimiento del trasporte que acompañará al progresivo encarecimiento de la energía. Es decir: vendrán franceses y poco más. De nuevo, Atlantic City.
Porque el "turismo de desastres" para ver Gaza o Cisjordania o el "safari político" para ver a los zapatistas en su salsa (ya que no pueden hacer la revolución en casa, la van a ver fuera), parece que cae fuera de las posibilidades del país. Sí se puede, en cambio, beneficiarse coyunturalmente (como ha sucedido esta vacaciones de primavera) de la inseguridad en el Norte de África. Pero es, como digo, coyuntural.

lunes, 9 de mayo de 2011

Evasión de impuestos

Los datos que se calculan para los Estados Unidos son estos:


Esto es lo que se calcula, en miles de millones, para cada año. En diez años, algo más de la tercera parte de la deuda pública estadounidense.
Me gustaría conocer los datos de otros países, como, por ejemplo, España. Pero la tónica parece ser la misma: los más ricos evaden mejor que los más pobres y, si los políticos piensan en subir algún impuesto, lo harán en el terreno que más afecta a "los de abajo". "Los de arriba" recibirán un trato especial para que, como se ha dicho en Cataluña, no fijen su domicilio fiscal en otro lugar.
Exactamente lo contrario es lo que pretenden los del impuesto Robin Hood (quitar a los ricos para dar a los pobres) cuando lo habitual es el impuesto Hood Robin (quitar a los pobres para dárselo a los ricos). ¿Los aliados para el Hood Robin? Las clases medias  a los que es fácil engañar con historias como la curva de Laffer, lo de que hay que mantener el domicilio fiscal de los ricos o, sencillamente, que no hay motivos para pagar impuestos, así que hay que reducirlos... con perspectiva de clase, claro.

domingo, 8 de mayo de 2011

El cambio climático existe

O, por lo menos, eso parece cuando instituciones tan poco "progres" como el Banco Mundial (2010) o tan sospechosas como Transparencia Internacional dedican sus respectivos informes a afrontarlo. Eso sí, hablan menos de cómo evitarlo y más de cómo gestionarlo. Y cuando se trata de esto último, piensan en las empresas... que tal vez hayan sido las productoras del mismo. Es decir, que hay negocio con el cambio climático, así que mejor no negarlo y sí buscar cómo hacer caja a dicho respecto.

sábado, 7 de mayo de 2011

Estupidez humana

No hace falta saber sexología para darse cuenta de que la "violación correctiva" de una lesbiana no va a producir ningún cambio en su orientación sexual y que se trata, más bien, de una perversión por parte de los violadores en grupo.

Poder judicial, poder cero

Hoy se celebra en el Ecuador una consulta que incluye diez preguntas muy diferentes en calado ya que van desde la posible prohibición de los toros hasta la penalización del enriquecimiento injustificado. La, para mí, más interesante se refiere al poder judicial. Los partidarios del SÍ (el gobierno de Rafael Correa) dicen que el actual poder judicial es corrupto e ineficiente y es preciso "meterle mano" cambiando algunos procedimientos de elección y funcionamiento. Los partidarios del NO (tanto a la derecha -los socialcristianos- como a la izquierda -Montecristi Vive- del gobierno) dicen, en cambio, que un SÍ va a incrementar las tendencias hiperpresidencialistas del régimen ya incrementadas por las tendencias autoritarias y caudillistas del actual presidente. La pregunta, dicen, violaría al Constitución, cosa que la Corte Constitucional no acepta: la ha dado por buena como dio por constitucionales las restantes preguntas, eso sí, con algunas modificaciones aunque no hubiese unanimidad entre sus miembros (Nina Pacari había producido un dictamen previo sobre la inconstitucionalidad). Pero no son estos vericuetos legales lo que me interesa tanto. Es que se trata, una vez más, de otro caso en el que se plantea el mismo problema.
Por ejemplo, en Italia donde Berlusconi se enerva con unos jueces, "comunistas" según él, que no le dejan gobernar a él que sí tiene el aval del voto popular. Los jueces, dice, no pueden ser un contrapoder y habrá que legislar para recortar su capacidad de poner trabas a la revolución berlusconiana, que es lo que en el Ecuador se presenta como "revolución ciudadana", pero con argumentos semejantes aunque en este caso no se diga que son "comunistas" los jueces. Cada país tiene su historia.
También la tiene España donde un Tribuna Constitucional ha declarado (por seis votos a cinco) que Bildu, una coalición electoral, puede presentarse a las elecciones locales del 22 de mayo. Los favorables a tal resultado, acatan y callan. Los contrarios al mismo, en la mejor de las hipótesis acatan el fallo pero no callan. En el peor, echan en cara a los jueces el haberse sometido al gobierno y no haber demostrado "independencia" como los que querían otro  fallo. No incluyo los insultos que he escuchado contra este Tribunal corrupto e ineficiente según los insultantes ni las exageraciones de algunas asociaciones de víctimas del terrorismo.
Como se ve, en el caso español estos jueces han producido un dictamen contrario a la oposición. No habría, por tanto, un enfrentamiento como en el Ecuador o Italia entre gobierno y jueces. Pero es un decir. Cuando los jueces producen resultados que no gustan al gobierno también se escuchan (aunque, de nuevo, sea en privado) quejas y resquemores por parte de los aledaños del partido en el gobierno. Pero la actual oposición (que habrá que ver qué hace el año próximo cuando gane las generales) ha deslegitimado al Tribunal Constitucional. Los voceros y palmeros que he leído esta mañana son claros al respecto, así que ya tiene la actual oposición ejemplos a seguir.
De momento, vamos a ver qué pasa en la consulta ecuatoriana de hoy.
Y, en todos los casos, parece como si el ideal de ejecutivo fuese tener un poder judicial con poder cero si no se pliega a la voluntad de ejecutivo o, en general, de la clase política y sus partidos.

Birthers y Deathers

No busques esas palabras en el diccionario inglés-español: no existen. Pero la primera ha estado en la discusión política estadounidense hasta hace muy poco. Los "birthers" eran los que negaban que Obama hubiese nacido en los Estados Unidos. Como todo sistema político que se precie, la capacidad para discutir sobre tonterías es inmensa. A los "birthers" se sumó Donald Trump, pre-pre-candidato republicano a las presidenciales del año que viene y fue "machacado" por el actual presidente al presentar el certificado de nacimiento días antes de ridiculizarle en la cena anual de la asociación de la prensa. La cara de Trump mientras Obama se reía de él era todo un poema. Obama asimiló los "birthers"  a los que siguen discutiendo sobre un ovni, sobre qué les pasó a los rockeros Biggie y Tupac
Pero los "birthers" han sido sustituidos por los "deathers", los que discuten si Osama (no confundir con Obama) murió realmente o, también, si se le mató para que no hablase y contase lo que sabe. Al fin y al cabo, Bin Laden comenzó su carrera llevando una base de datos (la base, en árabe, dicen que se dice "al qaeda") con las aportaciones estadounidenses (e inglesas) a la lucha afgana contra el ejército rojo que acudía, en tiempos del comunismo realmente existente, en ayuda fraternal del entonces gobierno comunista de Afganistán que sufría la oposición de los talibán. Dentro de las muchas teorías de la conspiración (algunas de ellas con base real, no se crea; estoy seguro de ello) está la de los que afirman que Al Qaeda es una invención del gobierno de los Estados Unidos. No me lo creo, aunque es obvio que han utilizado su existencia y las amenazas de ataque para controlar todavía mejor a la población. Pero si  me lo creyese, la teoría de los "deathers" tendría sentido.
Eso sí: aunque Al Qaeda confirme la muerte de Osama, no importa ya que los "deathers" seguirán buscando argumentos como los que se usan para negar la llegada del hombre a la Luna. Y mientras, las causas del problema, inalteradas o, peor, empeoradas: si se aplica el ojo por ojo y Al Qaeda se venga de la venganza, al final, como decía Gandhi, todos ciegos.
Y ya que estamos con conspiraciones delirantes, es una lástima que Marruecos no tenga a ETA: podrían atribuirle el atentado de Marraquech ya que fue ejecutado de manera semejante al 11-M español. Y si el 11-M fue obra de ETA, pues la conclusión sería obvia para los conspiranoides españoles. Lástima, como digo, que en Marruecos no tengan a ETA, porque además serviría para que arreciasen los insultos que en privado escuché ayer contra el Tribunal Constitucional español por haber aceptado las candidaturas de Bildu. Son curiosos estos forofos.

Contra la tradición católica

Lo ha dicho Berlusconi: "Nunca legislar contra la tradición católica". Típico católico: lo importante es la ley, no el comportamiento. Los conquistadores lo tenían claro frente a las avanzadas Leyes de Indias, avanzadas para su tiempo: "Las leyes se acatan, pero no se cumplen". 
Cuando se sabe de comportamientos promiscuos y paidofílicos, bien poco acordes con la tradición católica, la respuesta de este hombre de fe es la citada: lo importante es la ley, no el comportamiento. Y tiene razón, dentro de su lógica: el comportamiento se perdona con la confesión, pero las leyes permanecen.

viernes, 6 de mayo de 2011

Donde dije digo

Bellísimo ejercicio por parte de Foreign Policy recogiendo declaraciones de líderes estadounidenses sobre la importancia de acabar con Bin Laden: al principio, había que hacerlo; después, cuando se vio que no era tan fácil, se empezó a decir que el problema no era él, que el problema era otro (que es, por cierto, lo que yo creía y sigo creyendo); ahora, jubilosos, afirman la trascendental importancia de su muerte. Pues eso: donde dije digo, digo Diego. Visto el éxito y, sobre todo, la reacción popular, han corrido a sumarse a la alegría producida por la venganza por la humillación del 11-S.
Michael Moore, en cambio, es de los que piensan que se trata de una ejecución sumarísima y se muestra contrario a la misma. No lo sabía: se declara católico y, como tal, contrario a la pena de muerte y más sin un juicio justo previo. Recuerda Nuremberg: era unos criminales, pero fueron juzgados, no ejecutados sin juicio. Y, eso sí, como cineasta, constata que, hasta el momento, ha habido, por lo menos, tres guiones de la película en cuestión. Hasta en el corto plazo hay casos de "donde dije digo".
(Añadido el 7 de mayo: También es un caso de "donde dije digo" la idea que se hace de Al Qaeda. En la primera "National Strategy for Combating Terrorism" (firmada por Bush II en 2003), Al Qaeda era una estructura piramidal y, por tanto, descabezable: si se acababa con la cabeza, se venía todo abajo. En la segunda "National Strategy" (la de 2006), en cambio. se hablaba más bien de una estructura reticular, las famosas redes en las que quitar uno de los nudos no afecta al funcionamiento de la red, siguiendo el modelo de la Red de Redes, internet. No se trataría de descabezar sino de enfrentarse a las causas del yihadismo. Ahora que se ha matado a Bin Laden, se vuelven a exaltar las características piramidales de Al Qaeda de modo que, habiendo acabado con la cabeza, habrá que buscar al siguiente en la cadena de mando en la jerarquía rígida de los "terroristas". Sospechosa, a este respecto, la estrategia de los que, para afianzar esta última postura, se enzarzan contra los molinos de viento y les echan en cara haber negado la existencia de Al Qaeda, existencia que ellos han defendido siempre y, además, como estructura piramidal. Hay gente pa' to'. Porque, sin necesidad de empecinarse ni autoadjudicarse, como Pío IX, la infalibilidad, hay datos más que significativos de 1.- el debilitamiento de Al Qaeda, como ya he comentado, y 2.- el mantenimiento de la estructura reticular con líderes locales dispersos).

Lenguas, sonidos y recuerdos

Parece muy probable que el lenguaje humano se haya originado en África. No sólo la especie (que se supone por análisis genéticos), sino también el lenguaje. El argumento, tomado de la revista Science, es curioso: cuantos más sonidos tiene una lengua, más antigua podría ser. Así, el inglés tiene 44 sonidos y hay lenguas en África (!Xoo, pero con un ~ encima de la última O) con 150. Desde ese punto de vista, el castellano es un recién llegado.
Lo tengo medio olvidado, falto de uso. Pero en el quechua cochabambino que hablé en su tiempo, hay bastantes más sonidos que en el castellano. Cierto que tiene menos vocales (tres para ser exactos, a, i y u, confundiendo la i con la e y la u con la o, de modo que Teófilo se confierte en Tiujilu - porque tampoco tienen la f y les cuestan las esdrújulas como a los franceses les cuestan las palabras que no sean agudas).
Donde se "especializa" ese quechua (lo que digo no se aplica al kichwa ecuatoriano) es en las t, que tiene tres (t, t' y th en la grafía que yo aprendí, aunque sé que hay diferentes formas de escribir) de forma que se pueden decir "tatan thanta t'antata tantan" (su padre reúne pan viejo). Peor son las k, que tiene seis: k, k', kh, q, q' y qh, convirtiéndose en pesadilla para el chapetón que queriendo decir "vamos a jugar a arrancar cebolla" (un juego infantil local) dice, en lugar de "siwulla sik'i pujllasunchej", dice "siwulla siki pujllasunchej" que significa "vamos a jugar a culo de cebolla" o que dice "aqata tomasunchej" (tomemos mierda) cuando lo que quiere decir es "aqhata tomasunchej" (tomemos chicha, muy rica por cierto y más si está hecha con el método tradicional de masticar y escupir el maíz).
Es una lengua, además de endiablada en la pronunciación y la sintaxis para un chapetón, increíblemente precisa como su pariente el aymara. Serviría mucho mejor como lengua-puente entre traducciones que muchas otras y, ciertamente, mejor que las romances, tan ambiguas ellas.
Como curiosidad, este último, el aymara, tiene un pronombre más: naya, jiwasa, juma, jupa, es decir, yo, tú y yo, tú, él. El quechua también más pronombres pero en el plural: noqanchej y noqayky (mantengo los giros q'ochalas, cochabambinos; en estándar cuzqueño -al fin y al cabo, el quechua es una lengua tan imperial como lo fue el castellano- la n inicial sería ñ y, si no recuerdo mal, la terminación sería -chik, como en la variante ecuatoriana (recuérdese el "ñucanchic huasipungo" con que termina la novela de Icaza; otra cosa es que esa frase signifique en kichwa lo que el autor quiere decir). Noqanchej es nosotros, pero un nosotros que incluye al que escucha. Noqanchej somos usted y yo, querido lector, querida lectora. Noqayku, en cambio, es un nosotros que le excluye: somos nosotros los que hemos estado estas semanas en Malcocinado, Badajoz, en tierra de conquistadores, cerca de Santa Cruz de la Sierra, Cuenca, Santa Marta, Mérida, Trujillo.
La nostalgia ya no es lo que era.

jueves, 5 de mayo de 2011

BRICS: el tamaño no importa

En Sudáfrica se ha abierto un debate sobre su pertenencia al grupo de los BRIC (Brasil, Rusia, la India y la China) trasformándolo en BRICS. Un argumento a la contra ha sido que, si es por tamaño de su economía, Turquía y México estarían mejor cualificadas para pertenecer a dicho club. Pero el hecho es que Sudáfrica ha sido elegida (cooptada) para entrar a formar parte del mismo y así se ha mostrado en la reciente cumbre China.
Una vez dentro del club, y dando por supuesto que el mundo se está haciendo policéntrico y que no es impensable un mundo separado de la dependencia respecto al dólar (cosa que los BRIC ya tenían claro), en Sudáfrica la cuestión es ¿qué ganamos con la pertenencia?
La respuesta es: más que España al grupo de G-20, que, básicamente, es de hacerse la foto. Hay argumentos económicos (si ahí va a estar el peso de la economía mundial, mejor estar dentro que fuera) y geopolíticos (en tal caso, Sudáfrica se convierte en la potencia regional africana casi por necesidad, como Brasil lo está siendo en América Latina).
A estas alturas, los BRICS son una alternativa real y probable al predominio "occidental" (predominio quiere decir ser capaz de dictar las reglas de juego que más convengan a sus élites, no necesariamente a toda su población) y, posiblemente, también a la hegemonía estadounidense, cada vez más multipolar. Les falta concretar los tímidos pasos (no tan tímidos: parece que es para no asustar a nadie) que están dando para que la economía y la política reciban el toque militar. Rusia, la India y la China ya son potencias nucleares. Del Brasil y de Sudáfrica se han conocido avances nucleares importantes. 
Un mundo multicéntrico es un mundo más pacífico que un mundo con una única superpotencia o, como fue, con dos potencias enfrentadas en Guerra Fría. Y también, con los 8 polos que podría haber, más pacífico de lo que sería un mundo orwelliano con solo tres centros. Lástima que las armas nucleares estén de por medio. No hay nada perfecto.
James Petras lo plantea de otro modo y con su habitual coherencia teórico-ideológica:

Al analizar el capitalismo contemporáneo, la diferencia más llamativa reside en tres situaciones radicalmente distintas del sistema capitalista, que corresponden a los países que experimentan (a) altas tasas de crecimiento, (b) estancamiento y (c) una crisis profunda.
Los países capitalistas con tasas de crecimiento elevadas se dividen con claridad entre los que
 (a) viven del auge de las materias primas y son exportadores sobre todo de productos agrarios y recursos energéticos y mineros, situados en su mayoría en África y América Latina o 
(b) son exportadores de manufacturas, fundamentalmente en Asia (China, India y Corea del Sur).
 Las crisis económicas se pueden clasificar, a su vez, en tres grupos. 
(a) Las de las economías de recuperación rápida, entre las que se encuentran las de Alemania y los países nórdicos que, después de caer en picado hasta cifras de crecimiento negativo han aumentado las exportaciones industriales y crecen con rapidez desde 2010. 
(b) Las de las economías de recuperación lenta o estancadas, a las que pertenecen las de Estados Unidos, Gran Bretaña, Francia e Italia, que han tocado fondo, han recuperado los beneficios, sobre todo en el sector financiero, pero han hecho pocos o ningún progreso en la reducción del desempleo, el aumento de la producción de manufacturas y el crecimiento general. 
(c) Las crisis económicas prolongadas y profundas, como las de Portugal, España, Grecia, los países bálticos y los balcánicos, que están en quiebra, donde el desempleo ha alcanzado cifras de dos dígitos (entre el 15 y el 20 por ciento) y el crecimiento es negativo. Arrastran una carga de deuda muy fuerte y están implantando programas de austeridad estrictos concebidos para prolongar su depresión económica en los próximos años. 
Me pregunto dónde estarán Rusia, el Brasil y Sudáfrica.

miércoles, 4 de mayo de 2011

No es nada personal

Cuando oigo la frase citada, no puedo evitar pensar en comportamientos mafiosos. Bien es cierto que la he usado una vez en mi vida para comenzar a explicar una decisión que sigo considerando justa, pero el peso de “El Padrino”, creo que en la primera película de la saga sobre la mafia estadounidense de origen siciliano, me hace recordarla.
Noam Chomsky ha comparado la actitud de los sucesivos gobiernos de los Estados Unidos en el campo de las relaciones internacionales con el comportamiento mafioso. Como explica Chomsky, el mafioso quiere obediencia y algunas de sus violencias son para conseguirla y, en concreto, para enviar un mensaje a los posibles desobedientes: “si desobedeces, te ataco”. Es como el mafioso de “Chicago años 20” que ofrece “protección” a un tendero y, si este la rechaza, atacará al tendero no sólo para que este entienda que debe obedecer sino, sobre todo, para que otros sepan que no es buena cosa desobedecer al mafioso. No es nada personal.
Por eso me extraña la frase de “amigo; extravagante, pero amigo” referida a Gadafi. Porque esas no son las reglas. No tiene que ser nada personal, sino que lo que cuenta es cuándo eres obediente, porque serás premiado, y cuándo no lo eres, porque serás castigado. Lo que hagas con tu gente servirá para ser olvidado en el primer caso y para ser anunciado a los cuatro vientos en el segundo. Mientras obedezcas serás un aliado y cuando no obedezcas te convertirás en un déspota. Pero es la relación entre el mafioso y el tendero lo que cuenta, no lo que hace el tendero cuando sisa en sus ventas.
El mafioso, sea en las relaciones internacionales o en las sociales o personales inmediatas, practica con entusiasmo lo que, desde fuera, se puede llamar “doble moral”: juzga de diversa manera los comportamientos de los obedientes y el de los desobedientes aunque el comportamiento sea el mismo. Lógico: lo que cuenta es la obediencia, no el comportamiento. Y el mafioso que va trepando en la jerarquía “familiar” hace lo mismo: va ganando obedientes con los medios a su alcance. Claro que algunos son benevolentes, como la familiaridad, la fidelidad o la amistad. Pero, si hace falta, el mafioso tiene que hacer saber que es capaz de castigar, vengarse o sencillamente amenazar. Y lo hace pensando no sólo en el “castigado” sino como aviso para navegantes. No es nada personal.
Claro que no es nada personal. Lo que hay son intereses y esos intereses son los que determinan el comportamiento del mafioso, no la aplicación de las normas sean internas o internacionales. Al obediente de Arabia Saudita (y prescindo ahora de quién es el obediente, si Arabia Saudita o Estados Unidos) se le permite que invada Bahréin. La invasión es para defender un régimen que le conviene y porque allí hay una importante base militar estadounidense. Al Irak de Sadam Husein no se le permitió que invadiera Kuwait aunque pudiera aducir que estaba recuperando la “sagrada unidad de la patria” rota por las potencias coloniales. Dicha anexión o recuperación habría significado un exceso de poder para Sadam al controlar reservas de petróleo muy importantes y, encima, se hacía contra la voluntad explícita del mafioso expresada por su embajadora ante Irak. Así que se produjo la I Guerra del Golfo (ahora estamos todavía en la interminable II Guerra del Golfo).
Como comentaba la otra semana, se discute si los Estados Unidos van a seguir siendo la potencia hegemónica. Soy de los que piensan que hay para mucho rato: las decadencias de anteriores mafiosos como monarcas (los Austria) o como países (Inglaterra) no se produjeron de un día para otro. Pero es que, además, la potencia militar de los Estados Unidos es, comparativamente, muy superior a la de la monarquía que organizó la Armada Invencible.
Aun así, siempre es interesante ver qué mafiosillo está intentado sustituir al actual Padrino y qué métodos está utilizando para hacerlo. Lo intentó Rusia y fracasó en la Guerra Fría. Lo intentó el Japón y ha fracasado en el enfrentamiento comercial. Ahora lo intenta la China comprando voluntades, sin violencia, con dinero, inversión, rescate de deuda soberana, “ayuda al desarrollo” y hasta con “política medioambiental” (sic!). Está por ver si lo consigue, cosa que, en todo caso, no se producirá de un día para otro aunque es obvio que trabaja en ello.
Y es que, por lo visto, ser el Padrino tiene muchas ventajas que justifican todo tipo de comportamientos y arbitrariedades. No es nada personal.
(Publicado hoy en el diario Información -Alicante-)

Dinero de Israel a Palestina

Hay noticias que me dejan boquiabierto: el gobierno de Israel va a dejar de trasferir al gobierno de Cisjordania (Al Fatah) los impuestos palestinos que recogía y que ascienden entre impuestos aduaneros y otros en torno a los 8 millones de dólares. Lo que me asombra no es que amenace con no trasferirlos y que lo haga para presionar para que Al Fatah no consume su alianza con los otros palestinos, los de Hamás en Gaza, con los que ha estado enfrentado incluso violentamente. Eso lo entiendo. Hamás, esa especie de frankenstein creado por Israel y los Estados Unidos para debilidar a la OLP y a Arafat, hizo lo que tantos frankenstein han hecho en la historia reciente (Noriega, Bin Laden), a saber, volar con las propias alas y hacerlo sin respetar las órdenes de sus creadores, razón por la que, cuando ganaron limpiamente unas elecciones, sus creadores, democráticos ellos, no respetaron los resultados electorales, como ya habían hecho en Argelia con el FIS. Y comprendo que los enfrentamientos Al Fatah - Hamás hayan sido muy rentables para seguir con la política de expulsar a los palestinos de Palestina. También entiendo que el gobierno de Cisjordania proteste, con la boca más o menos pequeña.
Lo que me asombra es que esa transferencia de impuestos palestinos al gobierno palestino por parte del gobierno israelí haya sido la norma durante los últimos años. Dejarse encandilar por los enfrentamientos impide a veces darse cuenta de dónde están las alianzas. Como el hecho de que Venezuela sea el cuarto proveedor de los Estados Unidos.
El argumento usado por el gobierno israelí me resulta familiar: dicen que no quieren que ese dinero (¡que no es suyo!) sirva para financiar las actividades de su hoy enemigo Hamás. Es como decir que, en las Españas, la izquierda abertzale no debe estar en las instituciones pues recibiría el dinero que los demás partidos usan para sí. Y que tampoco es suyo. En Israel, hay voces sensatas que piden darle una oportunidad a Hamás. En España, no se dejan oír, aunque haberlas háylas, pero en los blogs.

martes, 3 de mayo de 2011

Tres campos para un asesinato

La portada del Finacial Times (digital) de hoy permite establecer los campos en los que hay que considerar el hecho del asesinato de Bin Laden (asesinato vengativo, todo sea dicho; no justiciero):

  1. Al Qaeda, como ya he dicho, se encontraba marginado en las revueltas del mundo árabe. En decadencia. Sus propuestas, aunque tengan seguidores, no son mayoritarias ni, probablemente, significativas. Claro que puede haber nuevos ataques terroristas (basta con un solo terrorista para hacer saltar un coche-bomba), pero igual que antes de dicha muerte. Si se prefiere, algo más. El que ahora ya no se hable únicamente de la organización Al Qaeda sino también de sus franquicias (¡sic!) y de sus células asilvestradas va en esa misma dirección.
  2. La muerte de Bin Laden debe ser vista, antes que nada, en términos locales. La reacción favorable unánime de los medios estadounidenses, incluyendo la de críticos inmisericordes con Obama, es significativa. La explosión de júbilo visible, también. Y el uso electoral que hace Obama del hecho (ahora ya no se puede dudar de sus capacidades como "comandante en jefe"), lo mismo. Y, probablemente, esto último sea lo central, precisamente en el aniversario del ridículo "Misión cumplida" anunciado por Bush II en el portaviones Lincoln a los meses de iniciada la II Guerra del Golfo.
  3. Pero queda por ver qué reacciones produce no en Al Qaeda sino en el mundo árabe y, en particular, en el mundo musulmán. El que algunos centros musulmanes hayan rechazado el "enterramiento" (?) en el mar es un mal presagio para una zona que se sentía humillada y pisoteada por los "cruzados" (Es aconsejable el primer capítulo de El Mundo Árabe explicado a Europa, de Bichara Khader). La arrogancia y la prepotencia y el estilo "salvaje Oeste" pueden ser útiles en el punto anterior, pero no lo son en el presente campo.
Creo que es irrelevante el que haya sido real el asunto y el que, en el caso de ser real, que se haya producido en ese día y no en otro. Los tres puntos anteriores permaneces intactos, sea cual sea la respuesta que se dé a estas últimas incógnitas. Y más intacto queda lo que dice el gobierno chino, a saber, que la causa del terrorismo no es esa persona sino las injusticias que Occidente comete en el mundo. 
(Para los amantes de los detalles y que lean inglés, aconsejo dar un vistazo a estos documentos del National Security Archive para ver qué sabemos que sabía el gobierno estadounidense desde hace 15 años a propósito del ahora muerto)